Page 1

Un Dios prohibido Nacionalidad: España. Guión: Juanjo Díaz Polo. Dirección: Pablo Moreno. Productores: Contracorriente producciones. Misioneros Claretianos. Año: 2013. Duración: 133 minutos. Género: Drama.

SINOPSIS Verano de 1936, inicios de la Guerra Civil española. La película narra el martirio de 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca), deteniéndose en el aspecto humano y religioso de las personas que participaron en este hecho histórico y resaltando la dimensión universal del triunfo del amor sobre la muerte. La película narra las últimas semanas de su vida, desde que son retenidos el 20 de julio hasta que finalmente son fusilados entre el 2 y el 18 de agosto. Durante ese tiempo, realizan diversos escritos donde hablan de su situación, de sus compañeros de cautiverio, de la gente que los vio… Los dejaron en los lugares más insospechados: el taburete del piano, las tablas de salón, las paredes, un envoltorio de chocolate con sus firmas… Estos escritos han sido el testimonio básico utilizado para narrar en cine este hecho real. Los mártires de Barbastro fueron beatificados por el papa Juan Pablo II el 25 de octubre de 1992. Junto a ellos fueron martirizados también Ceferino Giménez, “el Pelé”, gitano de misa y comunión diaria, y el obispo de Barbastro, Florentino Asensio, ambos también beatificados el 4 de mayo de 1997.

► Premio “Bravo” de Cine 2013 concedido por la Comisión de Medios de comunicación de la Conferencia Episcopal Española. ► Premio “Alfa y Omega” a la Mejor Película sobre la Fe 2013.

Para pensar… ► Los claretianos mártires de Barbastro conservaron el hábito de la comunión diaria mientras pudieron. El padre Ferrer, escolapio, y el hermano Vall, cocinero claretiano, burlando la vigilancia de los milicianos, introducían las formas consagradas en el cesto del desayuno. Al repartirlo, el padre Sierra colocaba a cada uno la suya entre el pan y la pastilla de chocolate. Hicieron de la eucaristía su alimento diario, “el pan de cada día” (panis quotidianus), como se titula el capítulo I de la exposición Eucharistia. Para ellos, su comunión diaria a escondidas era el “sagrado banquete” (salutare convivium) que aparece al comienzo del capítulo IV de la exposición, con dos preciosas obras: “La Primera Comunión” de Joaquín Sorolla (al comienzo de la vida), y “Un viático en el Baztán” de Javier Ciga (la comunión antes de morir).

► La vida de estos religiosos, en su mayoría muy jóvenes, recuerda la vida de Jesucristo, que al despedirse en la Última Cena dijo a los suyos: “Tomad, comed. Esto es mi cuerpo, partido por vosotros”. “Tomad, bebed. Esta es la copa de la nueva alianza, derramada por muchos”. Pan partido, vino derramado, signos y símbolos de su cuerpo entregado y su sangre derramada, que se hacen presentes en la celebración eucarística. En su capítulo III, la exposición Eucharistia recoge la institución de este sacramento con diversos cuadros de la Última Cena. Expresivo es también el relieve en chapa de acero de un artista de la tierra, Carmelo de la Fuente, “Partiendo el pan”; y el hermoso “Pelícano” en madera policromada, de la diócesis de Astorga, símbolo de la entrega de la propia sangre por los demás.

Para más información sobre la película…

www.undiosprohibido.com

Hoja cineforum 'Un Dios prohibido'  

Cineforum organizado por la Archidiócesis de Burgos con motivo de exposición "Eucharistia" de Las Edades del Hombre en Aranda de Duero. Casa...

Advertisement