Issuu on Google+

28

PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 2012

ENFOQUE AMERICANO

M

itt Romney aceptó el jueves la investidura presidencial republicana y prometió crear millones de empleos así como restaurar la prosperidad de Estados Unidos en la clausura de la 40 Convención Nacional del partido en Tampa, Florida, donde fue aclamado como una estrella. “Acepto la nominación”, declaró visiblemente emocionado ante los delegados del partido, mientras su esposa, sus cinco hijos y sus nietos, además de su compañero de fórmula Paul Ryan, lo miraban desde una tribuna especial ubicada frente a la tarima. Apoyado en su fama de eficacia para resolver problemas, Mitt Romney ha cerrado la convención republicana en Tampa con un discurso, el más importante de su carrera, en el que garantizó que él se ocupará de hacer realidad las promesas incumplidas por Barack Obama. El candidato republicano a la presidencia, el título que oficialmente aceptó, aseguró que le dará a su país lo que más necesita en estos momentos, puestos de trabajo, y que

reemplazará las palabras de Obama sobre cambio y esperanza por medidas inmediatas para mejorar la economía. Romney, que llegó al escenario seguido por cientos de fotógrafos y saludando a militantes que querían tocar a su héroe, logró ovaciones de pie al prometer la “crea-

ción de 12 millones de puestos de trabajo” y la derogación del “Obamacare”, como bautizaron sus detractores la reforma de salud del presidente Barack Obama, que asegura cobertura a la mayoría de los estadounidenses. “Muchos estadoun i -

denses se han dado por vencidos con este presidente, pero nunca han considerado renunciar a ellos mismos ni a Estados Unidos”, afirmó Romney, al llamar a los votantes a dar vuelta a la página en las elecciones del 6 de noviembre, en las que disputará la presidencia a Obama, que se presenta a la reelección. “El presidente Obama prometió empezar a retardar el crecimiento de los océanos y a sanar el planeta. Mi promesa es ayudarles a ustedes y a sus familias”, dijo en la que fue su frase más afortunada de la noche. Asimismo, prometió que “restaurará la promesa del espíritu de Estados Unidos” de llegar a la Casa Blanca. Romney, el millonario ex gobernador de Massachussetts, de 65 años, recibió la investidura oficial de su partido ante miles de militantes en el Tampa Bay Times Forum de la ciudad del golfo de Florida para cerrar la Convención Nacional del Partido Republicano. Antes de subir al podio, recibió el apoyo de la leyenda hollywoodense Clint Eastwood, y fue presentado por el senador cubano-estadounidense de

Florida, Marco Rubio. “Bajo (el gobierno de) Barack Obama, el único cambio es que ha sido difícil encontrar la esperanza”, dijo Rubio, de 41 años, al presentarse en el escenario más importante de su carrera política, donde recordó su niñez en el seno de una familia trabajadora de inmigrantes cubanos. Romney intentó ganarse la simpatía de sus compatriotas con un relato sobre su vida y su experiencia, tanto religiosa -aunque nunca mencionó la palabra mormón- como profesional. También anticipó una polí-

tica exterior más enérgica que la del actual presidente. Pero el eje de su intervención fue el de certificar el fracaso de Obama y anunciar una época de mayor prosperidad para todos con una gestión más certera de la situación económica. “Nuestro problema con el presidente Obama no es que sea una mala persona. Él también es un buen esposo y un buen padre, y gracias a mucha práctica, también es bastante buen golfista”, dijo Rubio, provocando risas en el auditorio. “Nuestro problema es que es un mal presidente”, indicó. Apenas iniciado su discurso, Romney fue interrumpido durante unos 20 segundos por tres personas que portaban una pancarta y gritaban: “La democracia no es un negocio”. Tras forcejear con la seguridad, fueron sacados del auditorio, mientras se decían miembros de un grupo pacifista. En la clausura de esta convención iniciada el martes, un día después de lo previsto debido al paso del hu-

racán Isaac, Craig Romney, uno de los hijos del candidato, ofreció un breve discurso en español, dando un guiño al importante electorado hispano que hasta ahora apoya abrumadoramente a Obama. Romney se convirtió en el candidato oficial del Partido republicano -con el voto de más de 4.000 delegados que lo eligieron formalmente el martes- tal como lo deseó en 2008, cuando John McCain lo venció en las primarias. Con frases propias de un predicador, Romney mencionó varias veces las cualidades del pueblo estadounidense, “optimista y trabajador”, para prometer que recobrará la prosperidad económica que anhelan. La ceremonia cerró con el clan Romney casi en pleno, junto al

MITT ROMNEY, CANDIDATO REPUBLICANO OFICIAL A LA PRESIDENCIA

El otro Obama ya tiene su contracara para las elecciones de noviembre en Estados Unidos. Aseguró que le dará a su país lo que más necesita en estos momentos, puestos de trabajo, y que reemplazará las palabras del actual mandatario sobre cambio y esperanza por medidas inmediatas para mejorar la economía.


PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 2012

29

ENFOQUE AMERICANO candidato a la vicepresidencia Paul Ryan, su esposa y sus tres hijos, en el escenario saludando a la multitud mientras llovían globos y confeti con los colores de la bandera estadounidense.

Listo para la Casa Blanca “Él está listo, se ha preparado toda su vida para este momento”, había dicho el miércoles en la convención Paul Ryan, el conservador representante por Wisconsin que preside la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes. “Después de cuatro años dando vueltas en todas las direcciones, Estados Unidos tiene que dar un giro, y el hombre para hacerlo es el gobernador Mitt Romney”, agregó Ryan, de 42 años. “Quiero ser presidente para ayudar a crear un futuro mejor, un futuro en el que todo el que quiera un trabajo, lo encuentre, en el que los mayores no sientan inseguridad ante su jubilación, una América en la que cada padre sepa que sus hijos conseguirán una educación que les abrirá sus horizontes”, dijo Romney. Dirigiéndose a las bases más conservadoras republicanas, Ryan afirmó que coincidía ideológicamente con su “jefe”, porque a pesar de no compartir religión -él es católico y Romney mormón- “nos une la visión de que nuestros derechos proceden de la naturaleza y de Dios, no del Gobierno”. Otro impulso que recibió el candidato presidencial republicano para la velada del jueves lo recibió de parte de su esposa, Ann Romney, quien el martes subió al escenario para mostrar un lado más humano de este hombre tildado de “robot”, cuya familia de cinco hijos y 18 nietos luce tan perfecta como distante de la realidad del estadounidense de a pie. “Este es el hombre que Estados Unidos necesita”, afirmó Ann Romney. “No defraudará al país”, dijo su esposa desde hace 43 años. Las convenciones de los partidos -los demócratas tendrán la suya entre el 4 y 6 de septiembre en Charlotte, Carolina del Norte (este)- marcan el inicio oficial de la campaña presidencial, momento en que la población empieza a prestar mayor atención a la carrera por la Casa Blanca. El discurso de su esposa, Ann Romney, sirvió descubrir que existe cierta ternura en ese hombre de tan cuidada cabellera. Las imágenes del candidato comiendo pizza con algunos de sus nietos mientras miraba la televisión son, igualmente, una buena manera de penetrar en el alma de la persona. Por lo general, los norteamericanos no entienden que la conducta política esté completamente al margen de la conducta personal. No creen que alguien pueda ser un buen presidente si es un mal tipo. Obama puede sobrevivir a sus fracasos -su índice

de aprobación sigue en torno al 48%- porque pocos dudan de sus buenas intenciones. Romney promete ahora convertir esas intenciones en una realidad, es decir, corregir las cuentas.

Su secreto mejor guardado: la Iglesia mormona Conservador declarado, empresario de éxito y exgobernador, el republicano Mitt Romney cree contar con todos los requisitos para ser el próximo presidente de Estados Unidos, pero en muy pocas ocasiones menciona una parte importante de su historia personal: su fe mormona. Romney fue entronizado como candidato republicano a la presidencia el jueves en la Convención de Tampa (Florida, sureste), con un discurso que será decisivo,

según los observadores, y con sondeos que demuestran que a nivel personal está lejos de la popularidad del actual mandatario, Barack Obama. Al expresarse ante los delegados republicanos en Tampa, Romney recordó que había crecido en Michigan, donde su padre fue gobernador. “Nosotros éramos mormones y crecimos en Michigan. Esto podría parecer inhabitual, pero yo no lo recuerdo así. Mis amigos se interesaban más en los equipos deportivos que seguíamos que en la iglesia a la que asistíamos”, declaró. Romney, muy comprometido en la vida de su iglesia -la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días-, se había mostrado hasta el presente muy discreto sobre el tema. Antes de su discurso, un amigo

mormón cercano del ex gobernador de Massachusetts, Grant Bennett, dijo que Romney ayudó a dos familias cuyos hijos sufrían de cáncer. Otro miembro de la iglesia mormona, Pam Finlayson, evocó la fe del candidato, al asegurar que “cuando veo a Mitt, sé que es un padre cariñoso, un hombre de fe y un amigo solícito”. Pero la iglesia a la que Romney pertenece desde que nació apenas fue mencionada por los grandes oradores del partido. Paul Ryan, su compañero de fórmula, dijo al hablar a las bases más conservadoras republicanas, que coincidía ideológicamente con su “jefe”, porque a pesar de no compartir religión -él es católico- “nos une la visión de que nuestros derechos proceden de la naturaleza y de Dios, no del Gobierno”.

La esposa de Romney, Ann, mencionó brevemente el tema. “Cuando nos enamoramos, estábamos decididos a que nada se interpusiera en nuestra vida juntos. Yo pertenecía al episcopalismo, él era mormón”, declaró y recordó que su marido “trató de vivir su vida con los valores centrados en la familia, la fe y el amor al prójimo”. Muchos electores republicanos, en especial los evangelistas más recalcitrantes, desconfían de la religión mormona, de orígenes polígamos, y algunos la consideran incluso una herejía. “Esa es la causa fundamental para no hacer de este asunto un tema central”, explicó Charles Franklin, un experto en religiones. Fundada en 1820 por Joseph Smith en el estado de Nueva York, la Iglesia mormona es conocida por el celo de sus misioneros, que predican incansablemente en todo el mundo, y por prohibir el consumo del alcohol, tabaco y cafeína. Hay seis millones de mormones en Estados Unidos y tres de cada cuatro se describen a sí mismos como conservadores. Romney puede contar con la mayoría aplastante de esos votantes, pero tiene que convencer al resto de estadounidenses de que su fe no interferirá en su vida pública. Hay signos de que su postura ha empezado a cambiar: a principios de agosto, el candidato empezó a invitar a los periodistas a acompañarlo a servicios religiosos de su iglesia. Sus servicios de prensa han declinado, sin embargo, comentar los artículos que evocan su fuerte compromiso con el movimiento, del que fue misionero en su juventud y luego “obispo” laico en Boston. Multimillonario gracias a la empresa que cofundó, Bain Capital, Romney dedica fuertes sumas de dinero cada año a su iglesia. Ese detalle puede ser una buena manera de introducir ese aspecto secreto de Romney. “Es difícil pensar que puedas llegar hasta aquí (la nominación a presidente) sin abordar esa parte de tu historia”, señaló Franklin, de la Universidad de Wisconsin-Madison y cofundador del sitio web Pollster.com, a la AFP. Romney no es el primer mormón que busca llegar a la Casa Blanca. El fundador de la agrupación religiosa lo intentó en 1844, precisamente para obtener mayores libertades civiles para sus correligionarios. El padre de Romney, George, también intentó sin éxito ser el candidato republicano en 1968. Jon Huntsman, un ex gobernador de Utah, fue otro candidato mormón este año, pero tuvo que desistir en enero. Uno de cada tres estadounidenses tiene una mala opinión de la Iglesia mormona, según un sondeo divulgado en marzo por Bloomberg News.


26

PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 2012

ENFOQUE AMERICANO

BRASIL, UN PAÍS OBSESIONADO CON EL CUERPO PERO CADA VEZ MÁS GORDO

“Gordinhos” Un informe del Ministerio de Salud, divulgado en abril, mostró que el porcentaje de personas con sobrepeso pasó de 42,7% en 2006 a 48,5% en 2011; mientras que el índice de obesos subió casi 5% en esos cinco años, de 11,4% a 15,8%.

E

sculturales mujeres en diminutos biquinis toman sol mientras adonis en sunga juegan al fútbol en la playa: esta imagen clásica de Brasil, un país obsesionado con el cuidado del cuerpo, se ve amenazada por el sobrepeso, que ya afecta a la mitad de la población. En la avenida que bordea el mar y en las playas de Rio, gordos y flacos exhiben democráticamente sus cuerpos en un país que en los últimos años ha logrado sacar de la pobreza a 30 millones de personas, y donde la dieta diaria tradicional incluye arroz, frijoles y carne de cerdo. Pero de manera creciente, los “gordinhos” comienzan a apoderarse de la escena, opacando a las musas que una vez inspiraron canciones como la popular Garota de Ipanema. Un informe del Ministerio de Salud, divulgado en abril, mostró que el porcentaje de personas con sobrepeso pasó de 42,7% en 2006 a 48,5% en 2011; mientras que el ín-

dice de obesos subió casi 5% en esos cinco años, de 11,4% a 15,8%. “Es la hora de dar vuelta el partido para no llegar a ser un país como Estados Unidos”, donde 35,7% de la población adulta es obesa, indicó entonces el ministro de Salud, Alexandre Padilha. El brasileño “come mal, podría comer verduras, legumbres, pero no, prefiere el carbohidrato, la grasa, que es lo más fácil”, dijo a la AFP Solange de Gonçalves, una carioca de 38 años que pesa 123 kilos y está entre los 30 millones de obesos del país. La vida del obeso en Brasil no es fácil, siempre señalado y discriminado, considera Solange, que nunca pudo conseguir un trabajo. “En la calle la gente se te queda viendo, comprar ropa es muy difícil, y en el autobús, una vez no conseguí pasar el torniquete y me quedé atascada. Después el cobrador, cuando me veía, me hacía entrar por la puerta de atrás, la gente no quiere sentarse a tu lado, es tris-

te”, recordó con voz quebrada. Solange ve con cierto celo a los artistas, lindos y delgados, que colman todos los días los espacios de la televisión. Son los cuerpos de fantasía que tiene, por ejemplo, Suede Junior, un mulato modelo que en la playa de Ipanema luce un tatuaje en su pectoral derecho que dice “Made in Brazil”, para no dejar duda sobre su origen. “Ir al gimnasio, cuidarse, es casi un hábito carioca. No es difícil” estar en forma, comentó, desafiando la condición de la mitad de la población. En julio, después de doce años en lista de espera, Solange consiguió someterse sin costo, a través de la red de salud pública, a un bypass gástrico, una intervención quirúrgica con la que se reduce drásticamente el tamaño del estómago, cuya capacidad pasó de 1,2 litros a 30 mililitros. “Estoy feliz, ya perdí quince kilos y me dicen que puedo perder unos cincuenta kilos en total”, expresó la mujer, que por su condición es

hipertensa y diabética. Con la cirugía bariátrica -el bypass es el más común- un obeso puede perder hasta 80% del exceso de peso, pero el procedimiento es sólo un pequeño paso en un tratamiento que incluye un cirujano, un endocrinólogo, un psicólogo y un nutricionista y que dura toda la vida. “El secreto del tratamiento es hacer dieta. La cirugía funciona como una herramienta para ayudar al paciente, pero si se sale de la dieta -come dulces, gaseosas, alcohol y grasas- la tendencia es que recupere el peso perdido como cualquier persona que no cumple la dieta”, explicó a la AFP el cirujano Octavio Falcao, especialista en operación de obesos. El número de cirugías bariátricas aumentó 275% en Brasil entre 2003 y 2010, llegando a 60.000 intervenciones por año, según cifras de la sociedad médica. El bypass gástrico es un procedimiento muy costoso pero cubier-

to por todos los planes médicos del país. Pero a casos como el de Solange, sin seguro o dinero, les toca la larga espera de la salud pública. Tras ser obeso durante diez años, Jederson Edealdo das Dores ha decidido someterse a la operación, que dura unos 45 minutos si es laparoscópica -técnica privilegiada por la mayoría de los médicos privados- o seis horas si es una intervención común, como ocurrió con Solange, que luce una amplia cicatriz en la barriga. “Antes era flaco, era una persona normal”, dijo cabizbajo Jederson, que no pudo precisar su peso. “Quiero vivir diferente, ser saludable, normal”, insistió. La sociedad se ha ido adaptando poco a poco a los cambios en la balanza de sus miembros. El año pasado, por primera vez en la historia, la prestigiosa escuela de samba Salgueiro de Rio de Janeiro eligió como musa a Vania Flor, una gran bailarina de 27 años y de 104 kilos de peso.


PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 2 DE SEPTIEMBRE DE 2012

27

ENFOQUE AMERICANO COLOMBIA | EMERGE DE NUEVO EL SUEÑO COLOMBIANO POR CONSEGUIR LA PAZ CON LAS FARC

¿El fin? ¿Al fin? La mesa de conversaciones para terminar con un conflicto que lleva medio siglo se instalará públicamente en Oslo un mes después de que se haga el anuncio público, aunque su sede principal será La Habana y se “podrán hacer reuniones en otros países”, según el documento.

C

olombia se lanzó nuevamente en pos del sueño de buscar una negociación de paz con la guerrilla comunista de las FARC para poner fin a casi medio siglo de sangriento conflicto armado, con contactos preliminares puestos en marcha por el presidente Juan Manuel Santos. El mandatario sorprendió el lunes al país al revelar que inició “conversaciones exploratorias” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país y la más antigua de América Latina, con el fin de “buscar el fin del conflicto”. Esta posibilidad ha infundido esperanza en la sociedad colombiana. De acuerdo con una encuesta realizada esta misma semana, el respaldo a una salida negociada al conflicto creció ocho puntos, desde el 52% registrado en junio a un 60%. Del otro lado, el porcentaje de colombianos que apuestan por una derrota militar de la insurgencia se redujo en los últimos dos meses del 44% al 37%, de acuerdo con la encuesta bimestral de la firma Gallup difundida el viernes. Por el momento, el secreto rodea los acercamientos impulsados por Santos que, según se ha filtrado por la prensa, se iniciaron desde febrero en La Habana, Cuba, y han permitido delinear una agenda de negociación. De acuerdo con esas filtraciones,

las conversaciones entre el gobierno del centroderechista Santos y la guerrilla comunista podrían iniciarse a principios de octubre en Noruega y continuar en Cuba, con el auspicio de Venezuela y Chile, en un proceso que no estará libre de obstáculos por las posiciones sobre el tiempo que debe durar y quienes se oponen a este diálogo. La conflictiva distribución de la tierra -que dio origen a las FARC en 1964-, la producción y tráfico de drogas y la inserción en la vida política de los jefes guerrilleros -muchos de ellos condenados por delitos de lesa humanidad-, generan desde ya tensos debates públicos. “Es poco probable que (el proceso) sea muy rápido. Menos de un año parece muy difícil, a menos que haya un milagro”, advirtió a la AFP Ariel Ávila, reconocido experto de la fundación Nuevo Arco Iris, especializada en el conflicto armado. Los procesos anteriores se rompieron, incluidos los realizados en Venezuela y México en 1992. El más reciente ocurrió hace una década cuando el presidente conservador Andrés Pastrana (1998-2002) desmilitarizó una zona de 42.000 kilómetros cuadrados en el sureste del país que las FARC aprovecharon para fortalecerse. Por ello fue que Santos prometió “no repetir los errores del pasado” y mantener las operaciones militares en todo el país. De esta forma San-

Apoyo externo Los gobiernos de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile apoyarán las conversaciones de paz entre Colombia y la guerrilla de las FARC, cuya sede principal será La Habana. La agenda que negociarán el gobierno colombiano y la guerrilla está formada por seis puntos, uno de los cuales se refiere al problema de las drogas ilícitas, de acuerdo con el documento que leyó Santos, también periodista, en su programa de la radio RCN. tos, quien acaba de cumplir los dos primeros años de sus cuatro de mandato, se adelantó a la reacción de los opositores al diálogo encabezados por su antecesor y padrino político Álvaro Uribe (2002-2010), quien aplicó una política de mano dura contra las FARC. Uribe ha acusado a Santos de permitir el “resurgimiento del terrorismo”. “La diferencia con el Caguán (la zona desmilitarizada por Pastrana)” es que

“ahora las FARC, aunque no están derrotadas, están perdiendo”, señala Ávila. El Ejército, que se ha beneficiado desde el 2000 de más de 6.000 millones de dólares que Estados Unidos le ha entregado a través del Plan Colombia de lucha contra el narcotráfico y la guerrilla, en la última década ha reducido a la mitad a los combatientes de las FARC (unos 9.200), y los ha replegado a zonas rurales. La negociación de una tregua resultará crucial como lo han adelantado sectores políticos nacionales y la ONU, que la consideran necesaria para avanzar en las conversaciones, a las que Estados Unidos y Europa han dado la bienvenida. Entre los que hacen este llamado se encuentra la exsenadora liberal de izquierda Piedad Córdoba, quien medió ante las FARC para la liberación de secuestrados y propende por una salida negociada. “Que dejen de dispararse la guerrilla y el gobierno porque eso genera muchas dificultades en la credibilidad y en la construcción de la agenda”, dijo Córdoba a la AFP, tras asegurar que las FARC y la guerrilla del ELN “están dispuestas a aceptar un cese al fuego”. El Ejército de Liberación Nacional (ELN, 2.500 integrantes), la segunda guerrilla comunista del país, fue invitado por Santos a sumarse a “este esfuerzo por terminar el conflicto”.

Escenario En los últimos años, la guerrilla ha perdido control territorial y ha visto caer a sus máximos líderes, “Mono Jojoy” y “Alfonso Cano”, pero sigue muy activa en determinadas zonas de Colombia con una nueva estrategia de ataques con explosivos que también causa estragos entre la población civil. Daniel García Peña, ex comisionado de paz entre 1995 y 1998, sostuvo que “tanto el gobierno como las FARC han entendido que seguir con la guerra no tiene sentido”. “La guerrilla hace rato que sabe que no tomará el poder por la vía armada y que convertirse en fuerza política sólo puede ser en un escenario postconflicto. Y el gobierno de Santos entiende que superar el conflicto es central para una exitosa inserción de Colombia en el mundo de las democracias consolidadas”, dijo a la AFP. En el último año las FARC expresaron su voluntad de iniciar un diálogo directo con Santos y dejaron en libertad a los últimos diez uniformados que mantenían cautivos, además de anunciar su renuncia al secuestro de civiles. En Colombia operan desde los años 1960 las guerrillas FARC, con unos 9.200 combatientes, y ELN, con otros 2.500, según cálculos del Ministerio del Interior. La última negociación de paz que concluyó en una desmovilización guerrillera fue la del Movimiento 19 de Abril (M-19) en 1990, mientras que el último proceso con las FARC se desarrolló por casi cuatro años hasta su ruptura en febrero de 2002.


Enfoque Americano 32