Page 1

Crítica SÜDKURIER WEHR. 16:04. Jürgen Scharf. Traducción: Carlos Estopiñán.

Reverencia ante Anne-Sophie Mutter: como no podía ser de otra manera, los estudiantes de música de Zaragoza hicieron una visita a la escultura “Viola” situada delante del Storchenhus. No es de extrañar que se sorprendieran al saber que la mundialmente famosa violinista nació en Wehr. Seguro que a ella le habría encantado asistir también al concierto ofrecido por la orquesta de cámara “Camerata Aragón”, ya que de todos es sabido que Mutter apoya el talento de los jóvenes músicos de cuerda. La orquesta de este conservatorio superior español interpretó dos conciertos, uno en Wehr y otro en la Musikhochschule de Friburgo, la cual mantiene excelentes relaciones con el departamento de cultura de Wehr desde hace 20 años. Esta carta blanca fue un auténtico as, ya que esta joven orquesta puso el listón interpretativo muy alto. Los músicos, con indumentaria ligera y mediterránea a pesar del tiempo lluvioso de Abril en Alemania, trajeron en su equipaje un programa con mucho colorido


nacional – folklore noruego, húngaro, griego y argentino- en su viaje musical.

Se comenzó con las Cinco danzas griegas del injustamente poco conocido compositor Nikos Skalkottas, alumno de Schönberg, y terminó con el Divertimento escrito por Béla Bartók por encargo de Paul Sacher, quien lo estrenó mundialmente en Basilea en 1940 con su orquesta de cámara. Entre ambos sonó la Suite en estilo antiguo “Aus Holbergs Zeit”, de Edvard Grieg, la cual siempre resulta una exquisitez muy apreciada y querida por el público. Todo ello puso de manifiesto un muy destacado nivel de la cuerda. Siempre existe el riesgo de que la Suite Holberg suene un tanto apacible y sentimental; esto no fue el caso de esta orquesta de cuerdas con su implicación y su amplia paleta dinámica. Los españoles contrapusieron al atractivo externo de Grieg y a sus movimientos de Suite antigua un carácter asombrosamente fresco así como un riguroso arte de caracterización. Gracias a que nunca cayeron en los tópicos folcloristas, no sonó la música de Grieg ni trasnochada ni anticuada cual peluca antigua, sino que tuvo en todo momento un pulso muy vivo. Este gesto interpretativo tan enérgico hay que agradecérselo al director de la Camerata Aragón, el argentino Rolando Prusak, quien también actuó como concertino. Un violinista sensible con una precisa afinación. En el Divertimento de Bartók, tan rico en acontecimientos, se eleva su solo de violín como un lamento sobre el sotto voce de las cuerdas en la melancólica Cantilena -una de las más bellas músicas nocturnas de Bartókpara después atacar el brillante movimiento final con determinación de danza rítmica. Simplemente maravilloso el modo en que esta orquesta de estudiantes trabajó diferencialmente los matices de color, sonoros y dinámicos, así como colmó su interpretación con transparencia estructural. El aforo asistente estuvo en todo momento fascinado por el perfecto sonido de las cuerdas. Como propinas siguió un auténtico y arrebatador Tango de Piazzolla, y como remate una todavía más frenética danza griega de Skalkottas.

SÜDKURIER WEHR  

Traducción de la crítica en SÜDKURIER WEHR al concierto de la CAMERATA ARAGÓN en WEHR.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you