Page 67

CALIDAD Y EQUIDAD DE LA EDUCACIÓN BÁSICA

67

nes de la equidad nos ayudaría a encontrar pistas de respuestas. El asunto se retomará en el tercer acápite. En relación con la falta de un sólido soporte conceptual para este eje del modelo, conviene advertir que durante este sexenio se aprecia una particular confusión entre la equidad, como principio de justicia para atender desigualdades socioculturales y económicas, y la inclusión educativa, como principio de justicia para atender alumnos con algún tipo de discapacidad; y muchas veces ambas perspectivas se equiparan con el reconocimiento de la diversidad. Esto, como está comprobado, deriva en decisiones políticas riesgosas. Por ejemplo, durante este sexenio (en 2014) se creó el Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa (PIEE), el cual fusionó siete programas presupuestales, para el caso de educación básica fueron: 1) fortalecimiento de la educación especial y de la integración educativa; 2) forta­ lecimiento del servicio de la educación telesecundaria; 3) programa de Educación Básica para niños y niñas de familias jornaleras agrícolas migrantes (PRONIM); 4) programa Asesor Técnico Pedagógico y para la Atención Educativa a la Diversidad Social, Lingüística y Cultural (PAED), y 5) fortalecimiento a las acciones asociadas a la educación indígena (U042). Esta medida, de naturaleza fundamentalmente administrativa, ha sido criticada, precisamente por la confusión y la pérdida de visibilidad de cada uno de los problemas específicos atendidos previamente. Además de que implicó una disminución en los recursos. Como lo explica Mendoza Zuany (2017): El actual presupuesto destinado al PIEE no representa la suma de los presupuestos de los programas que se aglutinaron para conformarlo, y su complejo diseño agrupa poblaciones objetivo diferenciadas (indígenas, migrantes, telesecundarias, necesidades especiales, etcétera) y de todos los niveles educativos, con criterios de gasto diferenciados. En términos de equidad, las implicaciones son negativas, ya que se dispone de menor cantidad de recursos para cada uno de los grupos de atención, cuyas necesidades en términos de materiales educativos (para sólo referirse a este eje) son históricas y de gran magnitud (Medoza, 2017, p. 65).

Para cerrar este apartado, destaco algunas tensiones presentes en este modelo, que sería deseable fueran consideradas en la planeación educativa del siguiente sexenio:  Establece como principio el reconocimiento a la diversidad sociocultural mexicana, pero persiste una sola idea de escuela. Es difícil percibir en sus fines educativos y el planteamiento curricular la manera en la

Profile for consejonacionaldeuniversitarios

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

Advertisement