Page 38

38

IGNACIO LLAMAS HUITRÓN

México ha transitado en los últimos años en una trayectoria neofordista de desarrollo. Así lo indica su bajo nivel de competencias y salarios, la es­ casa producción de innovaciones en el sector productivo y la ausencia de un papel estratégico del Estado en el diseño de políticas industriales. Este modelo de desarrollo el mercado no ha generado estímulos para que el sis­ tema educativo y de capacitación forme recursos humanos de alta calidad. Si la riqueza futura de las naciones depende de la generación de tecnolo­ gías, innovaciones y calidad de los recursos humanos, entonces las naciones necesitan una ventaja competitiva en algunas de las principales ramas de actividad económica: telecomunicaciones, electrónica, farmacéutica, quími­ ca, agroindustria. Pero para crear la ventaja competitiva se necesita un Es­ tado desarrollista que promueva algunos de los sectores estratégicos de la economía, que concentre y organice la inteligencia colectiva para que ésta se fortalezca y genere conocimiento e innovación. Una estrategia de este tipo generará en un principio pocos empleos de alto nivel de competencias, pero permitiría crear valor agregado y sentaría las bases del crecimiento futuro. Es decir, se puede diseñar un modelo inicial dual de desarrollo con un pequeño sector de altas competencias en una economía de bajas compe­ tencias y bajos salarios como lo es la economía mexicana. La inversión del Estado mexicano para crear una masa crítica de científi­cos de nivel mundial, orientada por el Consejo Nacional de Ciencia Tecnología (CONACYT), para impulsar el desarrollo científico y tecnológico del país, no ha tenido el éxito esperado. Los esfuerzos realizados se han quedado cor­ tos debido a la ausencia de sectores estratégicos que demanden trabaja­dores con altos niveles de competencia. No basta con generar una oferta de egresa­ dos de alto nivel educativo, sino que también es necesario crear las condi­ ciones de demanda de trabajo de jóvenes científicos y tecnólogos educados en nuestro país y en el extranjero. Ello se puede lograr con la identificación e impulso de los sectores estratégicos que estén destinados a crear la venta­ja competitiva. Se necesita una estrategia de esta naturaleza para crear el in­ greso social que requeriría una política social de equidad y justicia social. Un ingrediente necesario, pero no suficiente, de la estrategia es la reforma del sistema nacional de formación de competencias. GLOBALIZACIÓN Y REFORMA DEL SISTEMA NACIONAL DE FORMACIÓN DE COMPETENCIAS

El orden mundial de la globalización ha generado demandas para el sistema de formación de competencias. Ninguna nación puede ser exitosa sin una inversión considerable en capital humano. La tecnología puede ser el con­ ductor de la economía moderna, pero el capital humano es, con certeza, el

Profile for consejonacionaldeuniversitarios

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

Advertisement