Page 216

216

JESÚS LECHUGA-MONTENEGRO

netración de la banda ancha en los países avanzados tendría un impacto de hasta un 2.5% de incremento de la tasa de crecimiento del PIB, en tanto para América Latina sería de 0.16% (Cepal, 2012). Hoy se disipan dudas al respecto dado que es posible evaluar el fenómeno. En efecto, la reconfiguración de la economía mundial en los últimos veinte años ha estado marcada por el comercio digital, de servicios y la pro­ piedad intelectual, de tal forma que se habla de una nueva generación de la globalización con Estados Unidos a la vanguardia de la misma. El comer­ cio de servicios crece a una tasa mayor que el de bienes tangibles y los servicios representan casi el 70% del producto mundial bruto.7 Aun con mayor precisión, al interior de la economía del conocimiento, se señala que Estados Unidos lidera el camino en el desarrollo de la economía digital. En consecuencia, la brecha digital ahora no está tanto en el acceso a Tecno­ logías de la Información y la Comunicación (TIC), sino en el control del conocimiento que determina el futuro de la misma, como lo muestra el monopolio de patentes y marcas (cuadro 1). La economía mexicana está inscrita en el nuevo paradigma tecnológico; se está dentro de la red pero no con todas las implicaciones que ello con­ lleva, considerando la participación paupérrima en patentes y marcas. En opinión de Robinson (2017), el país transita con rapidez hacia la economía digital considerando que el valor de los servicios de la informática en 2016 fue de 20 mil millones de dólares y se espera un incremento anual de 15 por ciento.8 Los Activos Digitales (AD) representan una vía obligada hacia la moder­ nidad en la periferia, con las bondades de flexibilidad de adaptación y curvas cortas de aprendizaje y de bajo costo. El microchip, conectividad y ubicuidad están en la base de la producción en el contexto de la nueva economía y, por ende, en la generación de valor basado en conocimiento. Empero, la adaptabilidad tecnológica digital no implica necesariamente desarrollo, como anteriormente industrialización por sustitución de importaciones y ahora apertura comercial y liberalización económica no rompieron el nudo del atraso, pues subsisten los problemas estructurales a cuya resolución se enfocaron ambas estrategias en México y América Latina: poWilliam Robinson, “¿Qué hay detrás de la renegociación del TLCAN?”, La Jornada, 27/ julio/ 2017. 8 Esta cifra iguala los disminuidos ingresos petroleros, los cuales en el año 2013 representaban el 32% del ingreso público con 48 720 md y en 2017 cayeron a 20 000 md; un dato de mayor estabilidad es la inversión extranjera directa, la cual fue de 35 188 md y 21 755 mm, respecti­ vamente. Incidentalmente puede mencionarse que el TLCAN vigente no incluyó regulación del comercio digital, situación estratégica en el momento actual. 7

Profile for consejonacionaldeuniversitarios

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

Advertisement