Page 18

18

IGNACIO LLAMAS HUITRÓN

nidades. Además, al interior del hogar se puede reorganizar el trabajo do­ méstico para la producción de bienes (Rapoport y Docquier, 2005:20). Easterlin (1989) señaló que algunas regularidades empíricas relaciona­ das con la fertilidad y el ingreso representan un reto formidable a las inter­ pretaciones teóricas.3 Una regularidad es la tendencia de la fertilidad a caer en el largo plazo. En los países desarrollados cuando el ingreso per cápita real y, en consecuencia, el consumo real de todos los bienes aumentó por un siglo o más, los nacimientos por pareja en su etapa reproductiva cayeron de seis o más a dos o menos. Tal vez, debido a estos resultados empíricos o a una ampliación inherente al campo de estudios de la teoría económica, varios economistas, entre ellos Gary S. Becker (1960) y Harvey Leibenstein (1957), comenzaron a explorar la idea de un enfoque de toma de decisiones en el comportamiento de la fertilidad, siguiendo las líneas de la teoría de la elección del consumidor. Becker (1989, 1993) explica la relación entre fertilidad e ingreso por medio de un modelo económico en el cual la de­ manda por hijos se comporta de manera similar a la demanda de cualquier bien económico. Así, el número de hijos que se demande dependerá del nivel de ingreso del hogar (se supone que el hijo es un bien “normal”) y de su precio (costo de oportunidad) relativo con respecto a los otros bienes de consumo. El determinante más importante del precio relativo de los hijos es el costo de oportunidad de la madre (esposa), el cual aumenta con el nivel de escolaridad y de las oportunidades de empleo de la madre. Otro determi­ nante del costo de oportunidad de los hijos es la calidad que los padres, y otros familiares, planean para los mismos: educación, salud, ingreso o ri­ queza de los hijos.4 Así, la demanda de hijos aumentaría con el ingreso y disminuiría con el aumento en su precio relativo. En el caso de México, como se puede observar en la gráfica 1, el tamaño del hogar (como variable proxy de la tasa de fertilidad) tiene una relación negativa con respecto al nivel de escolaridad media del hogar. En este caso se representa a la tasa media de escolaridad como la variable que sintetiza el crecimiento del ingreso y del conocimiento promedio de los hogares mexicanos. Esto es, a medida que aumenta la escolaridad de los miembros de un hogar, aumenta su capacidad de generar ingresos; asimismo, 3 En la tradición anglosajona, existen explicaciones de estas regularidades empíricas, prin­ cipalmente, por dos escuelas: la escuela de Chicago-Columbia y la escuela de Pennsylvania. La primera enfatiza las condiciones de demanda y la segunda algunas condiciones de oferta en la explicación del crecimiento de la población. Para un breve resumen y referencias véase Easter­ lin (1989). 4 Becker (1989:67) señala que la calidad de los hijos también depende de la suerte, la heren­ cia genética, los gastos de gobierno y otros eventos que están fuera del control de los padres y familiares.

Profile for consejonacionaldeuniversitarios

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

Advertisement