Page 115

LAS POLÍTICAS DE EDUCACIÓN SUPERIOR

115

Asimismo se puede observar que, en la mayoría de los casos, esta tran­ sición se mantiene en algunos estados al no observarse variaciones relevantes entre cada cinco años que involucra el periodo de análisis. Evaluando todo el periodo, llama la atención que el Distrito Fede­ ral (hoy CDMX) disminuye su porcentaje de concentración de ma­ trícula a 0.7% en 2015; mientras tanto, Colima y Coahuila aumentan su participación con 2.4 y 16.7%, respectivamente. Sin duda, los esta­ dos identificados generalmente como pobres no están presentes con altos porcentajes de participación, como lo es el caso de Chiapas, Gue­ rrero y Oaxaca; sin embargo, llegan a tener porcentajes mayores a estados que no son catalogados como pobres como lo es el caso de Que­ rétaro y Quintana Roo. 4. Crecimiento distorsionado de la oferta académica. Si bien la desre­ gulación de la educación superior permitió ampliar la oferta académica, se dejó a la deriva el tema de la calidad educativa y su diversificación con criterios de calidad, provocando severas distorsiones en la oferta académica y en la vinculación de ésta con las necesidades sociales, económicas y tecnológicas del país. Como resultado de la expansión del sistema de educación superior, la oferta de programas académicos, tanto de licenciatura como de pos­ gra­do, registró un acelerado crecimiento. De acuerdo con información de Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CIEES), para el año 2013 se registraron 22,219 programas de licenciatura, que representa el 73% de los programas de educación superior. En el caso del posgrado, la oferta de programas es de 8,368 programas, que representa el 27 por ciento. 5. Rezagos en el acceso y equidad de la educación superior. Pese a la expansión de la matrícula de educación superior, también persisten los problemas de acceso, cobertura y equidad. La desigualdad en el acce­ so se expresa en las grandes diferencias que registran la cobertura en las diversas regiones del país (cuadro 2). La diferencia entre las entidades con la cobertura más elevada (Dis­ trito Federal, 63%) y la más baja (Guerrero, 15.8%) es de poco más de 47 puntos porcentuales. Con relación a esto, Labra y Ramírez (2006), señalaron que la diferencia para 2005 era de 36% y el estado con la menor cobertura fue Chiapas con 13%, mientras que Ciudad de Méxi­ co tenía 49 por ciento. Se observa que la cobertura de educación superior del país es de 28%, lo cual no es muy favorable en el contexto latinoamericano y mundial. Entre los principales programas gubernamentales para mejorar el acceso y la equidad en la educación superior se encuentran los pro­

Profile for consejonacionaldeuniversitarios

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

EDUCACIÓN, CIENCIA, TECNOLOGÍA Y COMPETITIVIDAD  

Advertisement