Page 7

donde permanece hasta 1919 estudiando la prehistoria del extremo norte, otorgando una de las primeras secuencias maestras para la zona. Se podría decir que el tercer período (1911-1940) marca el reconocimiento de la arqueología como un quehacer independiente y maduro gracias a los aportes de los investigadores mencionados y de nuevas propuestas como las de Uhle y el arqueólogo norteamericano Junius Bird, hacia el final de esta época. Es un tiempo de múltiples líneas de investigación, que en algunos casos, ofrecen un estudio renovado y al día. Los pioneros estudios de Uhle en la localidad de Taltal, motivaron las investigaciones de Augusto Capdeville, desde 1891 hasta 1924. Durante todo ese tiempo, investiga yacimientos arqueológicos de la zona y mantiene una relación epistolar de alumno a maestro con Uhle. Después de Capdeville, el norteamericano Junius Bird realiza algunas investigaciones y en la década de los ’60, el investigador Bernardo Berdichewski en la costa arreica. Otro investigador de este período es el chileno Aureliano Oyarzún (1858-1947), quien redacta en 1916 el primer número de la revista Publicaciones del Museo de Etnología y Antropología de Chile, que durante once años, hasta su desaparición en 1927, acogió manuscritos especializados. Junto a otros investigadores fundó la Academia Chilena de Ciencias Naturales y dirigió el Museo Histórico Nacional hasta un año antes de su muerte. Una de las figuras más relevantes de este período es el inglés Ricardo Latcham. Durante cuatro años se interesó por el mundo mapuche. Después, viajó a La Serena, para asumir como profesor de liceo, lugar en el que inicia sus excavaciones en la costa e interior. Hacia 1927, empiezan a conocerse sus polémicas con Tomás Guevara y los doctores Fonck y Oyarzún. Al año siguiente es nombrado director del Museo Nacional de Historia Natural, ocupando el cargo hasta el año de su muerte. En 1936 fue nombrado profesor de Prehistoria en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile. El aporte de Latcham al desarrollo de la Antropología en América del sur es fundamental, generando una visión integradora. Es así, como sus publicaciones tratan de prehistoria, etnología, etnohistoria y antropología física. A su vez, integran las proposiciones de Uhle realizando “La Cronología de las culturas indígenas chilenas”, publicada en la Revista de la Universidad Católica (año XII, Nº4), herramienta indispensable para enmarcar los nuevos hallazgos arqueológicos, anunciando los cambios del cuarto período. El cuarto período, comprendido entre los años 1940 y 1963, marca el inicio del proceso de institucionalización de la arqueología, no sólo en Santiago, sino también en regiones. Hacia 1950, este proceso se visualiza especialmente en el Museo Nacional de Historia Natural y su sección de Antropología, el Museo Arqueológico de La Serena y el Museo de San Pedro de Atacama. En estos lugares se da espacio y estudio a las colecciones y también a la formación práctica de investigadores. Hay que destacar también al Museo Regional de Azapa de la Universidad de Tarapacá, con una ardua labor de rescate arqueológico y con un equipo de investigadores sólido hasta el presente. 7

Profile for Consejero Académico UAH

Proyecto Arqueología UAH  

Proyecto sobre la creación de la carrera de Arqueología en la U. Alberto Hurtado

Proyecto Arqueología UAH  

Proyecto sobre la creación de la carrera de Arqueología en la U. Alberto Hurtado

Advertisement