Issuu on Google+

año 3 · nº1 / marzo 2013 diario universitario publicación mensual recicla este diario *gratuito

La historia democrática de la UC ha pasado por varios hitos importantes: el surgimiento de la federación, la dictadura militar y la actual conformación del Consejo Superior. ¿Conoces en qué consiste este consejo? ¿Cómo te gustaría que fuera?  Página 8. Profundizando en la figura del Ombudsman El término Ombudsman ha llegado para quedarse, en esta edición entrevistamos  a Juan Domingo Milos, presidente del capítulo chileno del  ombudsman y secretario general del instituto latinoamericano del ombudsman. Página 6.

Sumario de Oriente Tras el sumario realizado a los estudiantes de Oriente que participaron en una funa en diciembre pasado, se han sucedido una serie de instancias, incluyendo un Recurso de protección. Entérate de cómo va el proceso.

Página 7.

Contacto

125 años de gobierno universitario ¿tiempo para un ombudsman en la uc? EnfoqueUC Enfoque_UC Consejerosuperior.cl

Claustro de la sede villarrica, un ejemplo para la UC El día 11 de marzo se realizó en la sede Villarrica de la UC un exitoso encuentro que contó con una amplia participación de los miembros del campus y en el que se discutieron temas propuestos por toda la comunidad en Enero. Página 10.


· Editorial ·

2

Número 1 | marzo 2013

Bienvenido a re-pensar nuestra Universidad Por Javiera Sánchez

El diario que tienes en tus manos es el Diario Universitario del Consejero Superior. Su nombre “Enfoque” nace de la intención de poner el centro en los estudiantes desde los estudiantes, pero esto ha ido cambiando. Estas páginas, te invitarán mes a mes a repensar la Universidad que hemos construido en estos 125 años de historia y que seguimos forjando día a día, pero ya no sólo desde los estudiantes, si no desde distintos miembros de nuestra Comunidad Universitaria que quieran reflexionar sobre algún tema de nuestra Casa de Estudios. El aniversario de este año nos hace preguntarnos muchas cosas y la idea es resolverlas en conjunto, para que te preguntes y respondas en tu cotidiano vivir en nuestras –y quizás tus nuevas- salas y pasillos. ¿Somos la Universidad Católica -inclusiva, respetuosa entre su comunidad y dialogante- que nos gustaría ser? ¿Seremos capaces de darnos cuenta de que el Chile que tenemos hoy es producto –entre otras cosas- de estudiantes de nuestras mismas salas de clases y que somos nosotros quienes podemos aportar en revertir las desigualdades de Chile? Y entre otras ¿estamos pensando esto en nuestras salas de clases?

equipo

Estos temas serán tratados en este Diario y serán mi labor como Consejera Superior durante el año. Queremos seguir discutiendo sobre cómo nos organizamos, cómo se toman las decisiones y cómo participamos estudiantes, funcionarios y académicos en la construcción de esta Universidad que se piensa a si misma escuchando a su comunidad y el país en el que vivimos. Desde la comprensión de comunidad corresponsables los unos de los otros, seguiremos defendiendo los Derechos de todos a desarrollarse de manera plena y humana, en diálogo y fraternidad. Y por último, este año te invito a entrar a tu sala y pensarla distinta. Imagínala con mayor diálogo con tus compañeros, donde el profesor no sea el que entrega una verdad incuestionable, si no el maestro que aprende contigo. Te invito a pensar en la Universidad, por qué estás acá y qué esperas lograr en estos años. Estamos en una excelente Universidad –y si eres novato te felicito por haber entrado acá- pero puede ser mucho más y es labor de todos –y tuya también- mejorarla día a día. Este Diario será un espacio abierto de discusión por lo que quedas invitado a hacerte parte de ésta por nuestro blog o mandando cartas a la Directora. Pero sobre todo, quedas invitado a darte este tiempo universitario para pensarte, reflexionar y no dejar pasar este increíble momento de la vida donde lo que viene depende de todos nosotros. Porque sólo construyendo juntos es posible lograr una universidad y un país mejor.

Directora general Javiera Sánchez · Editora General Úrsula Dragon · Dirección de arte y diseño Jacinta González Colaboradores Belén Cabrera- Gonzalo Gallardo- Monserrat Risco- Enrique González- Alonso QuevedoMonserrat del Pino- Adriana Villamizar- Alberto Millán- Angélica Bonilla- Maria Ignacia Luengo


3

· Opinión ·

Número 1 | marzo 2013

la inclusión, un proceso de aprendizaje institucional Por Gonzalo Gallardo

Con el tiempo y uso, palabras importantes se vuelven transparentes, pierden peso, demandan aclaraciones que recuerden su significado. La palabra inclusión podría estar cerca de tal transparencia; hace un tiempo acompaña todo discurso educativo. Su incorporación es buena noticia. Se debe prevenir el olvido de su sentido. Ahora que está en boca de todos, retomemos lo que su presencia denuncia: abogar por inclusión en educación es comprender que el acceso a ésta es un derecho humano, derecho que la sociedad no distribuye con justicia. Al pensar desde la inclusión en educación, se sostiene que ni el género, ni la discapacidad, ni las creencias u origen social debieran limitar el acceso a ella. En Educación Superior, pensar desde la inclusión justifica abrir caminos de ingreso a grupos históricamente excluidos, e implementar medidas que favorezcan la permanencia, desarrollo y egreso de todos. La tarea de las instituciones no es ayudar a que los nuevos estudiantes cambien, para así calzar en antiguas formas, sino pensar y transformar las estructuras existentes para que éstas sean mejores para todos. Una reflexión educativa inclusiva sería, por ejemplo, discutir sobre cuándo resulta justo exigir a los estudiantes que lean en inglés. En Chile, en el SIMCE de inglés (III° medio, 2010), sólo 10% de los estudiantes alcanzó “nivel básico”. El resto reprobó. Los resultados mostraron diferencias sociales significativas: 64% de los estudiantes de colegios privados alcanzó “nivel básico”, 8% aprobó en escuelas subvencionadas y sólo 4% en escuelas municipales. Razones ajenas a la voluntad de los estudiantes, fruto de relaciones socioeconómicas desiguales, colocan a unos en desventaja frente a sus pares y el conocimiento del cual deben apropiarse en la universidad. ¿Cuándo resulta entonces justo exigir lectura universitaria en inglés? Una alternativa de respuesta, sugerida por un colega, indicó: “cuando se les hayan dado a los alumnos las condiciones equivalentes para leer y comprender un texto en inglés”. Muchas universidades ofrecen cursos de idiomas a sus estudiantes. Pasado el tiempo que tardarían en aprobar éstos (2 años), sería legítimo evaluar textos en inglés. Exigir esto antes es, para algunos estudiantes, tan ajeno como sería para todos que se les demandara leer en alemán, o chino. En la lógica de la inclusión, las universidades debieran estar abiertas a reflexionar sobre temas concretos como éstos, y abrirse a cambiar sus prácticas, para incluir y no excluir a quienes llegan a ellas. Inclusión como concepto no puede volverse envoltorio vacío. Las prácticas derivadas de su uso deben dar cuenta de un proceso, de un constante aprender a vivir y aprender en diversidad, compartiendo oportunidades disponibles. Debemos aprender mucho, todos.

La sala de clases ideal Por Belen Cabrera

Aquello que todo profesor quisiera saber y todo estudiante quisiera vivir. Algo que posee difícil respuesta: encontrar la receta mágica de la sala de clases ideal. Pero, ¿qué significa que una sala de clases sea ideal? ¿Hemos vivido alguna experiencia de aula que pudiésemos calificar de esa manera? En fin, ¿existe la sala de clases ideal? Realizo todas estas interrogantes porque cada respuesta encontrada en el convivir de cada única sala de clases es lo que podría hacer de ella una sala de clases ideal. No existe una sala de clases ideal. Esto porque eso que podríamos llamar sala de clases ideal depende y se hace a sí misma de esa manera solo en la conjunción auténtica y en armonía de quienes forman parte de ella. Hablamos de un espacio formal de educación. Y si hablamos de educación, es de humanidad, que es diversa y es situada en un contexto. No existe una idealidad prototípica, sino única para cada grupo de personas que comparten en el proceso de educarse. Ahora bien, esto no quiere decir que cualquier cosa que suceda en la sala de clases sea ideal, por más auténtica y única que sea. Es precisamente considerar esta unicidad humana y contextual lo que hará a una sala de clases enriquecedora para el desarrollo de sus personas. En una sala de clases ideal hay aprendizaje, esto quiere decir que hay innovación, hay preguntas que realmente cuestionan, hay cambio de esquemas, hay con-versación. El conocimiento se construye en la interacción entre distintos y desde lo que cada uno trae consigo mismo a la clase. Un profesor debe invitar a aprender considerando esto, a ir más allá de lo que ya sabemos o creemos. Una clase debe propiciar la crítica, no la memorización. Las evaluaciones deben significar innovación y no repetición. Aprender profundamente es también crear, repensar. La sala de clases ideal es la que te hace más humano: más único, más nuevo, más justo. La respuesta no está entre estas líneas sino en nunca dejar de preguntarse cómo lograrla.


4

· Construcción del conocimiento ·

Número 1 | marzo 2013

Estructura curricular Por Monserrat Risco

Cada carrera y programa de pregrado de nuestra universidad tiene características propias que definen qué significa estudiar en tal escuela o facultad. Sin embargo, y sin importar qué tan diferentes o similares sean ciertas carreras, siempre nace la clásica pregunta “¿para qué me va a servir esto?”, lo que conlleva a un sinfín de interrogantes y opiniones por parte de los estudiantes que necesitan ser respondidas. Para ello, Javiera Crisóstomo ( jc), consejera académica de College de Arte y Humanidades; Mariana Valle (mv), consejera académica de Ingeniería y Eduardo Santander (es), equipo de la Consejera Superior, vocal de Construcción del Conocimiento, colaboraron con este trabajo.

¿en función de qué debiesen organizarse las mallas? JC: En mi opinión, debiesen construirse en función del perfil de egresado que se busque de acuerdo a los principios y pilares fundamentales de nuestra universidad. Sería interesante que las mallas tuviesen un sello único, basándose en las habilidades que se requieren para lograr profesionales de excelencia. La interdisciplinariedad juega un rol importante, en donde los alumnos son capaces de aprender y profundizar en temas diferentes al de la propia carrera. Hay otros elementos que a mi parecer debieran tomar relevancia al organizar una malla que incluya no sólo el aspecto académico, sino temas valóricos y morales, como los cursos OFG y las prácticas laborales. MV: Las mallas en sí deben acercarse más a la sociedad, tener más contacto con el mundo fuera de los campus a través de ramos teórico-prácticos y las mismas prácticas, al igual que instancias de investigación. Esto entrega mayor formación y nos da la oportunidad de aportar como alumnos.

lo que me parece una fortaleza. Sin embargo, falta hacer un diagnóstico particularizado sobre la vigencia de los cursos de cada Minor y sobre las razones que explican su bajísima tasa de término por parte de los estudiantes. La Universidad debería implementar estrategias para potenciar los certificados académicos, haciéndolos más atractivos para los alumnos.

MV: Sí, es una gran oportunidad para aprender, conocer y desarrollarse a diferencia de los cursos que solo te entrega el conocimiento. En la investigación el alumno adquiere herramientas e independencia, en el sentido que no se tiene un módulo-horario, es un proceso de maduración y el cambio se nota en la sala de clases. A mi parecer, esa instancia es la que realmente genera conocimiento.

¿Crees es importante potenciar la investigación en los pregrados?

ES: De todas maneras, es por esto que existe un proyecto de la Consejería Superior junto a la Vicerrectoría, que esperamos se lance durante el primer semestre, el cual busca incentivar la investigación en medio de la carrera, es decir, 2°, 3°, 4° año. La investigación espera ser asistida por un profesor, ser de corta duración y tendrá una pequeña remuneración. Además, esto tendrá creditaje, por lo que será provechoso para el estudiante en diversos ámbitos.

JC: Me parece que es importante que existan oportunidades para la investigación en todo momento de la vida del estudiante. Es una buena instancia para explorar tus capacidades y trabajar en equipo. Ahora bien, con lo beneficiosa que es la investigación, me parece que sería una buena medida fomentarla y potenciarla sobre todo en pregrado, dado que es una etapa de formación, en la que es súper importante cuestionarse para descubrir el mundo que nos rodea.

ES: Creo que las mallas están bien organizadas, ya que responden a una serie de criterios que complementan la formación de identidad UC, como lo es el curso teológico, antropológico-ético, además de los mínimos de carrera y el Plan de Formación General. Me parece, sin embargo, que el principal desafío de las mallas es ser más flexibles, de modo que permitan distintas aproximaciones al mundo laboral, tanto público como privado, y, junto con ello, que ofrezca alternativas de profesionalización y de especialización en las distintas aristas disciplinares que el alumno escoja. Asimismo, me parece fundamental que las mallas respondan a los desafíos de la sociedad del conocimiento, evitando la fosilización de la cultura académica.

¿Cuál es tu opinión con respecto a las metodologías y prácticas pedagógicas de esta universidad?

¿Deberían potenciarse los Certificados Académicos? JC: Me parece que si el Certificado Académico complementa bien tu carrera, se le puede sacar mucho provecho, y sería muy beneficioso para la universidad potenciar esta área. MV: Más que potenciarlos, hay que ordenarlos y que sean un valor agregado, no solo tomar créditos de un tema particular. No hay una noción clara de lo que son, no se sabe cómo funciona. Falta información acerca de qué pasa con los créditos, qué gano con esto, cómo me estoy formando, cuál es la diferencia con tomar ramos al azar. Las facultades deberían dar a conocer los certificados que ofrecen de mejor manera, y así potenciarlos. ES: La universidad tiene una gran variedad de cursos y un régimen semiflexible que permite tomar cursos en otras unidades académicas sin mayores inconvenientes,

El Centro de Desarrollo Docente (CDDoc) es una iniciativa de la Vicerrectoría Académica cuya misión es promover una docencia de excelencia, basada en la investigación y centrada en el proceso de enseñanza- aprendizaje y desarrollo de los estudiantes que encarne el proyecto educativo UC. Hablamos con Magdalena Jara, directora del centro, quien además es profesora de Historia en la universidad, Máster en Tecnologías para la Educación y PhD en Educación, aseguramiento de calidad y tecnología del Instituto de Educación de la Universidad de Londres.

Según lo que vemos en nuestro trabajo con los profesores y unidades académicas en la UC, existe mucha variedad de prácticas pedagógicas dentro de las salas de clases y hay una preocupación y reflexión muy interesante de los profesores por revisar las metodologías que usan y hacer mejoras. Falta sin embargo expandir a un mayor número de profesores esta reflexión para poder incorporar de modo más sistemático innovaciones docentes. Lo anterior pasa necesariamente por entender mejor cómo aprenden nuestros estudiantes, considerando las particularidades de cada una de las disciplinas, y también conocer mejor las características de nuestros estudiantes, de modo de poder planificar actividades de enseñanza y de evaluación más efectivas y significativas a los estudiantes.


· Construcción del conocimiento ·

5

Número 1 | marzo 2013

El saber de todos Por Enrique González

El conocimiento es un concepto hermoso y apasionante. Podría definirlo como una fuente que contiene en ideas compartibles lo que hemos incorporado desde nuestra experiencia, desde nuestro pensamiento y desde nuestra relación con el mundo. Podemos seguir inagotablemente pensando en cosas que agregarle, ya que es algo que se construye. Tenemos el potencial de construir el conocimiento, porque somos pensantes y curiosos, es parte de ser humanos.

A pesar de que parece que el saber sólo lo cultivaban los sabios y los científicos o pensadores en el presente, en realidad todos podemos ser parte en la construcción del conocimiento. Sólo es necesario que hagas el ejercicio de pensar críticamente. Hacer preguntas sobre el hecho, la idea, su contenido, su relación con la realidad si corresponde. Sus causas y sus efectos. Pensar, en el sentido mas amplio, y no quedarse solo con lo que hay. ¡Pensar es gratis!

Por sobre todo, tiene sentido intentar construir el saber porque en nuestra vida esto tiene efectos reconocibles. Gracias a gente que quería conocer salimos de las cavernas y nos abrimos al mundo. Gracias a gente que quería saber más conocemos algo de lo que estamos hechos. Tiene sentido conocer más sobre matemáticas, por ejemplo, porque están en lo más profundo de las leyes del universo, leyes con las que lidiamos todos los días.

Como todos podemos construir el conocimiento, no necesariamente es algo vertical. Así como tradicionalmente el hijo aprende del padre y el alumno del maestro, el caso inverso es posible e importante. Ningún profesor posee la verdad completa ni el conocimiento último sobre nada, pues el conocimiento es siempre expansible.

Tenemos el potencial de construir el conocimiento, porque somos pensantes y curiosos, es parte de ser humanos.

Tiene sentido saber de Historia, pues gracias a ella a veces detectamos errores que no deben volver a cometerse y ponemos en ello los esfuerzos. Tiene sentido conocer sobre el lenguaje, por ejemplo, porque es la herramienta por excelencia para relacionarnos entre personas. Para entenderlo y no sólo usarlo, porque entendiendo algo, resulta más fácil mejorarlo con éxito. Todo esto además de ser útil, es apasionante en sí. Empujar el límite de lo conocido, satisfacer nuestra curiosidad. Si estás en la universidad es por que te interesa aprender, independiente de tus muchas posibles metas personales. Y desde aprender a construir el conocimiento no hay una distancia tan grande. Sobre todo esto, hay tres cosas que me gustaría apuntar:

La comunicación es importantísima en el saber. No sólo porque discutiendo se sacan ideas si no porque es la manera en que lo que descubres y creas adquiere su rol benéfico y permites que el mundo lo aproveche. Conversa con tus pares en tu disciplina, o incluso con gente fuera de ella si se te da la oportunidad. La Consejera Superior 2013 y su equipo nos hemos planteado como objetivo explorar acerca de cómo se construye el conocimiento en nuestra universidad y de qué manera podemos responder mejor a esta búsqueda. Pero es evidente que se necesita de estudiantes, inquietos, pensantes y valientes, en la sala de clases y fuera de ella. Y si te sumas, tal vez de tu búsqueda nazca algo que sea bello, tal vez una respuesta, una mejora. Algo que colabore a forjar nuestra universidad, nuestro país o nuestro mundo de maneras mejores para todos. ¡Quedas invitado!


6

Profundizando en la figura del Ombudsman Por Javiera Sánchez

Entrevista a Juan Domingo Milos, presidente del Capítulo Chileno del Ombudsman y Secretario general del Instituto Latinoamericano del Ombudsman. Sobre la historia del Ombudsman,

¿cómo se instaló y qué características tiene en Latinoamérica? El ombudsman, traducido al español como defensor del pueblo o del habitante, llega a América latina en 1984. Si bien es una figura que parte en Sucia, llegó a América Latina después de haber sido aprobado constitucionalmente por España. La influencia hispana y latinoaméricana caracterizó al ombudsman dejando el carácter sobre los derechos administrativos y pasando a ser un defensor de un conjunto de derechos de la ciudadanía y derechos humanos. En 1985 se creó el Instituto para promover la creación de ombuds en lationamerica. Los primeros defensores parten en América Central. En todos los otros países los capítulos se han transformado en la institución, menos en Chile y en Brasil donde no existe una figura propiamente tal como esta, aunque en Brasil han instalado algo parecido que avanza hacia una defensoría. El primer Ombdusman Universitario fue en la Universidad Nacional Autónoma Mexicana (UNAM).

¿Qué gana Chile con esta institución? El Ombudsman fortalece y perfecciona la democracia al nivel en el cual se establezca. Ayuda a los ciudadanos que manifiesten sus reclamos y que no necesiten el favor de alguien sino que cuenten con una institución autónoma de carácter público que su principal misión es velar por los derechos constitucionales y legales que tienen las personas. La democracia no se entiende solo como la votación cada 4 o 5 años, si no que también haya un mecanismo que permita que se ejerza cotidianamente. El Ombusman podría discutir sobre temas como el transporte público (transantiago), los problemas de salud en el sector

· Derechos universitarios ·

público, el conflicto mapuche y ahí donde están afectados los derechos de los ciudadanos, para que las autoridades públicas y los organismos del estado cumplan su deber. Y su característica principal es que sea independiente de los organismos institucionales. Lo mismo debiese replicarse a nivel universitario. Lo importante es que puedan acceder a un organismo que velaran por sus derechos.

¿Qué elementos son importante tener en cuenta para instalar esta figura? Primero, que estén reconocido al más alto nivel constitucional del Estado o institucional. En el caso de la Universidad en los Estatutos de la Universidad, tiene que ser un organismo máximo. Segundo, la independencia, es decir que se aseguren los mecanismos para la oficina de Ombudsman funcione. No es una especie de mesías o sabelotodo debe contar con un pequeño equipo que le permita hacer su trabajo. Tercero, debe tener un alto grado de autonomía funcional y financiera. Cuarto, debe ser elegido de una manera participativa que recoja el sentir a nivel nacional. Se debe contar con mecanismos para escuchar a la sociedad civil y a los ciudadanos, ya que no puede entrar en contradicción con los sentimientos ciudadanos; tiene que representar aquellos intereses. En el caso universitario, debiese escuchar a los distintos estamentos y debiesen participar de la elección de la figura para tener legitimidad social de los estamentos. No puede ser una figura que tome la banderilla de un solo estamento.

Número 1 | marzo 2013

Si es de los estudiantes, de los decanos o designado por el rector no va a tener ese sentido. En todos lados del mundo hoy día existe esta figura, en la línea de fortalecer la democracia, de trabajar con todos, de escuchar, de que haga propuestas, puesto que él no toma decisiones. Él da luces, no resuelve nada. En algunos países el mismo tiene la posibilidad de hacer propuestas de ley, en la universidad también podría hacerlo. Su poder va a estar en que ha habido un proceso con legitimación y que se creó por consenso y que con ellos, las personas adoptaron un compromiso de lo que el Ombudsman resuelva. Pero no va en función ni se impone por sobre el Consejo Universitario (Superior), puede hacer propuestas al Consejo.

¿Qué siente con que en la puc se esté dando la discusión para instalar a un defensor universitario este 2013? Me parece excelente que sea la universidad católica quien lo lleve adelante y seguro será importante para las otras universidades también y tendrá impacto a nivel nacional. Me parece sumamente oportuno y cuenten con todo nuestro apoyo. En 1985 nació el capítulo chileno, han habido proyectos de ley, ha estado en los programas presidenciales pero en el momento de la decisión los políticos hacen el cálculo y sienten que perderían poder no lo aprueban. Hay que tener claro que no es un competidor político, si no que ayuda al conjunto de la política a representar de mejor manera el sentir ciudadano.

En el caso universitario, debiese escuchar a los distintos estamentos y debiesen participar de la elección de la figura para tener legitimidad social de los estamentos

Esta representando lo que es común a todos, no puede ser una sola parte. Ahí va a estar la legitimidad de la institución porque hay que tener claro que no tiene poder coercitivo, no dicta resoluciones, si no que su proposición es la sabiduría, es saber representar lo justo, lo necesario para solucionar un problema y para ellos tiene que tener la legitimidad para ser escuchado.

Es muy importante lo que están haciendo en la Católica, a veces empieza como una cosa más simple y después se va perfeccionando y complejizando. En México partió como un defensor universitario y hoy está instalado en la Constitución.

Un Ombudsman para la UC Por Monserrat del Pino

Juan Domingo Milos

La idea de la figura del Ombudsman o defensor universitario surge en nuestra universidad con la propuesta de un grupo de Académicos UC. Estos prepararon el documento con la intención de analizar la posible creación de esta figura en la Universidad Católica que el Rector acogió favorablemente y aceptó que se implemente el ombudsman universitario este 2013. En los años anteriores, se ha hecho evidente la necesidad de una figura como esta. El Ombudsperson podría haber mediado la compleja situación de los alumnos de Campus Oriente ocurrida en noviembre de 2011, garantizando la existencia de un espacio neutral, o haber anticipado el conflicto de la huelga realizada en 2012 por el sindicato de Salud UC. El objetivo principal de esta figura es proponer procesos alternativos de resolución de conflicto y funcionar como mediador entre las partes, para así proteger los derechos de todos los miembros de la comunidad universitaria por igual.


7

· Derechos universitarios ·

Defensoría universitaria

Sumario de oriente

una idea, un sueño

Por Alonso Quevedo

Por Carolina Rojas Lasch · Carlos Aguirre Nuñez · Mike van Treek Nilsson

La idea de implementar en la UC una figura de defensoría universitaria nace del deseo de construir una comunidad abierta y convocante donde prime la convivialidad, el respeto y el buen trato. Necesitamos transformar la cultura del miedo y del temor instalada hace mucho tiempo en la Universidad y que impiden que ésta crezca y se desarrolle armónicamente en coherencia con su misión. Para ello creemos que es necesario identificar, visibilizar y analizar las prácticas e instituciones que alimentan y conforman esa cultura del miedo, para así crear un clima de confianza y discusión que favorezca posturas imaginativas y propositivas. La figura del defensor universitario u ombudsperson es parte de la cultura universitaria contemporánea. Ella permite que las discrepancias sean compartidas y que se acepte con naturalidad que el conflicto entre los miembros de la comunidad es coherente con la búsqueda de la verdad. Para promover esta cultura, actúa en aquellos espacios invisibles donde se ejerce el poder de manera abusiva. Es una figura de resguardo de los derechos y libertades de los «ciudadanos universitarios» en asuntos que interfieren con su desarrollo laboral y académico (acoso sexual, abuso laboral, discriminación, procedimientos administrativos, carrera académica, enfermedad, financiamiento, entre otros). Si esta figura hubiera estado en ejercicio algunos meses atrás, habría, por ejemplo, intercedido o resguardado a dos de los académicos autores de este escrito quienes en diciembre cesaron en su calidad de miembros del claustro académico debido a las prácticas arbitrarias que operan discretamente en la universidad desde hace no poco tiempo. Además de este rol protector tendría un papel que podríamos llamar «previdente». En virtud de él, la defensoría universitaria tendría que ser capaz de anticipar ciertos conflictos mediante la evaluación de todo el andamiaje de la universidad, observando con irrestricta libertad y total autonomía e independencia todo tipo de registros,

Número 1 | marzo 2013

reglamentos, procedimientos decisionales, etc. En virtud de su cargo, deberá informar anualmente el estado de su gestión a la comunidad universitaria resguardando en todo momento la confidencialidad de las partes. Nuestra propuesta fue discutida entre académicos de la universidad y luego presentada al Rector en agosto de 2012. Había sido él quien un año antes -en el contexto de las primeras movilizaciones estudiantiles- nos incitó a dejar de lado los miedos que frenaban la discusión al interior de nuestra universidad. Asimismo, los procesos de reforma interna y democratización universitaria debatidos entonces en el estudiantado, así como los casos de abuso administrativo, laboral y sexual que se evidenciaba en la comunidad, nos incentivaron a continuar y robustecer el rumbo de la propuesta al tiempo que nos confirmaba el sentido de su creación. En este contexto la reflexión sobre la implementación del ombudsperson está creciendo de manera colectiva y colaborativa con estudiantes y otros trabajadores de la universidad. No puede ser de otra manera si buscamos que esta figura cuente con la confianza, credibilidad y respeto de todas las personas que habitan en los campus UC y que en algún momento requerirán de su escucha e intervención libre de conflictos de interés y sesgos. En fin, nuestro grito sereno y convencido ha encontrado interlocutores y requiere todavía de más personas activas en la construcción de la comunidad.

Ahora, ¿qué características debe tener esta figura? Una de las características básicas que debe tener la institución es neutralidad e independencia, con un presupuesto independiente y un salario acorde al trabajo. De esta manera, el Ombudsman se desarrollará como una figura de toda la comunidad universitaria por igual. Otra de sus características importantes es la capacidad de para investigar, por lo que requerirá un acceso irrestricto a todos los espacios e información de la universidad. Además, la gestión del Ombudsman debe ser de carácter informal, de manera que no remplazará las vías formales de resolución de conflictos, sino más bien las complementará.

debiese tener? Luego se armará la Mesa de Trabajo Representativa de la Comunidad UC, quienes estarán a cargo de elaborar la Propuesta de la Comunidad a partir de lo que emane de los territorios y el Congreso Internacional del Ombudsman que se realizará en conjunto con Rectoría el 19 de abril. En la primera etapa de este vendrán Ombudsman universitarios de otros países (europeos y americanos) que nos contarán sobre su quehacer, dificultades, funcionamiento y responderán dudas. En una segunda etapa nos dividiremos en grupos que discutirán sobre las atribuciones, procedimientos y características humanas.

Otra de las características más importantes del Ombudsperson es la credibilidad y confianza que debe tener la comunidad sobre esta figura, es por eso que la Consejera Superior y el Consejo FEUC junto a algunos académicos han estado trabajando para que este primer semestre podamos decidir como Comunidad UC qué queremos para esta institución. Primero se propiciará la discusión multiestamental en los territorios sobre la figura a partir de las preguntas: ¿por qué creemos que es importante instalarla en la UC? y ¿qué características

Es sumamente importante que para asegurar la credibilidad, neutralidad e independencia del Ombudsman, toda la comunidad universitaria sea parte del proceso de elección de esta figura para lo que quedas invitado a hacerte parte de esta discusión. La implementación de la institución del Ombudsman nos hará inevitablemente avanzar hacia una universidad más inclusiva, pluralista y respetuosa de la dignidad de las personas.

Para muchos es de conocimiento que el día 15 de Diciembre del año 2011, se realizó un acto de conmemoración organizado por la Fundación Jaime Guzmán. Al acto asistieron autoridades de la Universidad, incluido el Rector, los miembros de la Fundación Jaime Guzmán, autoridades de Gobierno y dirigentes políticos vinculados al Partido Unión Demócrata Independiente. Incluso se esperaba la asistencia del Presidente de la República la que finalmente no se concretó. La comunidad universitaria no fue invitada, ni siquiera la del propio Campus Oriente. Y de hecho, no fue hasta horas antes del acto que estudiantes y profesores fueron informados con precisión de que debían dar por terminada las clases y ensayos. Un grupo de estudiantes de nuestra universidad en conjunto con miembros de la comunidad aledaña de campus oriente, realizaron una manifestación y funa a dicho acto. Secretaría General ordenó instruir Proceso de Responsabilidad a fin de establecer la responsabilidad en “disturbios y ofensas” en que habrían incurrido miembros de la comunidad universitaria, designándose Investigador al Sr. Rodrigo Urzúa Martínez. Entre las decenas de personas que participaron sólo a un grupo de ellos, en el mes de junio 2012, fueron notificados de la formulación de cargos que se realizaba en su contra. Desde dicha fecha a Noviembre de 2012 los alumnos presentaron una serie de cuestionamientos al desarrollo del proceso y a las escasas garantías que este ofrece. Además presentaron descargos recalcando que no sólo hicieron ejercicio de la libertad de expresión sino que además se manifestaron en contra de un acto que nunca debió ser autorizado al interior de la Universidad por ser de carácter político – partidista. Entre los hechos denunciados, entre otros, se encuentran la confusa e imprecisa, imposibilidad de tener copia del expediente, imposibilidad de acceder a las pruebas presentadas por la fundación, la falta de imparcialidad del secretario general quien en este caso actuó como juez y parte. La universidad en reiteradas ocasiones rechazó cada una de los cuestionamientos y defensa de los alumnos, incluso ante la comisión de apelación (agotándose así todas las instancias que existen al interior de nuestra casa de estudios) lo que derivó en que tres de las afectadas presentarán un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago por vulnerarse ciertos derechos consagrados en nuestra constitución. El recurso es un mecanismo contemplado en nuestro ordenamiento jurídico para reestablecer el imperio del derecho, poniendo fin a los actos u omisiones arbitrarias o ilegales que se denuncias. En este caso concreto se busca que las afectadas sean absueltas de sus sanciones. El día Martes 5 se realizó el alegato ante la Corte por lo que ahora solo queda esperar la sentencia de la Corte. Para más información puedes visitar

www.consejerosuperior.cl/ sumarios-campus-oriente-y-recurso-de-proteccion/


8

· Democracia ·

Número 1 | marzo 2013

125 años de gobierno universitario Por Adriana Villamizar

“Una democracia es más que una forma de gobierno, es primordialmente un modo de vida asociada, de experiencia conjunta comunicada” Jhon Dewey, por lo que no puede esperarse participación en algo que se desconoce. Por ello cabe preguntarse ¿Cómo llegamos a nuestro sistema actual? Nuestra Universidad surgió dentro de un marco doctrinal católico como respuesta al proceso de secularización de la sociedad que se vivía a finales del siglo XIX. El Arzobispo de Santiago tenía altas atribuciones que comprendían desde el nombramiento del Rector y profesores, hasta la aprobación de presupuestos y la sanción de disposiciones reglamentarias. En 1938, se creó la figura del Gran Canciller que mantuvo las mismas funciones. El catolicismo, como elemento constitutivo, comprendía el respeto a la jerarquía de la Iglesia. Así como los alumnos reconocían la autoridad jerárquica de la Iglesia, debían hacerlo con la legítima autoridad en la Universidad: sus funciones se limitaban a realizar el máximo esfuerzo para progresar en sus estudios y eso esperaban de ellos en la Iglesia, la Universidad y la Patria. El Rector, designado por el Arzobispo de Santiago, fue siempre una figura importante, a cuyo cargo estaba la impulsión de la idea de Universidad. Sus atribuciones pasaban por la proposición del Vice-Rector y Secretario General para la aprobación del Arzobispo y presidir los consejos encargados de crear los planes de estudio, la expulsión de alumnos y los presupuestos. Los cambios empezaron en Chile en la década del 30, cuando un grupo de profesores y alumnos propusieron renovar el orden político y social, a partir de la idea de un cristianismo integral. Es decir, un catolicismo que llevaba implícita la democracia. Una organización más global estudiantil no se logró sino hasta 1938 con la aprobación de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), que empezó a funcionar en 1940 con el objeto de promover la vida universitaria y cooperar con la dirección en lo que tendiera al mayor bien y progreso de la universidad. Sin embargo, la verdadera transformación se daría muy posteriormente. Las críticas en la década de los 60, iniciadas en Europa, se dirigieron contra la masificación de las universidades y los males que ello conllevaba: una Universidad impersonal, concebida como una empresa. A la crítica la siguió la revolución: había que democratizar la Universidad. Acontecimientos políticos darían el empujón necesario: La Federación de Estudiantes de la Universidad católica (FEUC), dirigida por miembros de la Juventudes Demócrata Cristianas desde 1959, tuvo una participación activa en las iniciativas de modificación de los estatutos universitarios; Exigían el cogobierno de profesores y estudiantes y la designación de un Prorrector acorde con sus simpatías. La bomba estaba puesta y el estallido se oyó en 1967, con la Reforma Universitaria. Nuestra Universidad se vio obligada a definirse: ¿Debía crecer y ampliarse? ¿Debía ser una Universidad de profesores católicos para alumnos católicos o convertirse en una institución pluralista? El 15 de junio de 1967 en la Universidad Católica de Valparaíso se inició una movilización, solicitando un cogobierno y que el rector fuera elegido por los académicos. En Santiago, La FEUC se había tomado el edificio

principal de Casa Central, como medida de presión para pedir una mayor democratización de la casa de estudios y la dimisión del rector Monseñor Alfredo Silva. Las puertas de la Universidad fueron cerradas con cadenas y candados. De la reforma, surgió el nombramiento de Rafael Castillo Velasco por el cardenal Raúl Silva Henríquez, cuya aprobación tuvo participación estudiantil. Todo esto fue eliminado en 1973, cuando la Dictadora Militar asumió el control de las universidades, erradicando de ellas la politización que se había producido en años anteriores. Rápidamente se limpiaron los muros. Actualmente, el Gran Canciller tiene la alta tuición de la Universidad, siendo su vínculo directo con las autoridades Jerárquicas de la Iglesia Católica, y aún nombra al Rector, Pro-rector, Secretario General, Vice-rectores, Directores de los Centros Teológicos y todos los docentes que enseñan teología, además de velar por el desempeño de los curso teológicos y la ortodoxia de la religión dentro de la Universidad. Nuestro Rector, dura en su cargo 5 años y, entre otras funciones, propone planes de trabajo generales en la Universidad, preside el Consejo Superior, nombra las autoridades académicas y el personal docente y administrativo de la Universidad cuando le compete. Es subrogado en su cargo por el Pro-rector o el Vice-rector, en dicho orden de preferencia cuando éste se encuentre ausente. A diferencia de lo que sucede en la Pontificia Universidad Católica del Brasil, donde el Consejo Superior de la Universidad envía al Gran Canciller al elegido de una terna para ocupar el cargo de rector.

En la actualidad, sin embargo, la participación de los estudiantes en la vida universitaria no se limita al desempeño académico. La FEUC, que es el organismo máximo de representación y participación del alumnado, a través de su Presidente y Consejero Superior, elegidos democráticamente, tienen voz en el Consejo Superior. Este es presidido por el Rector y determina las líneas fundamentales de política universitaria. Esta participación, además de dar fe de la transparencia de los procesos, ha facilitado transmitir al alumnado el conocimiento estratégico en el desarrollo significativo que ha tenido la Universidad en las últimas décadas. En palabras de San Alberto Hurtado, la Universidad debe ser el cerebro de un país, el centro donde se investiga, se planea, se discute cuanto dice relación al bien común de la nación y de la humanidad. Por ello es importante saber y hacer algo con ese conocimiento: No podemos esperar participación democrática si es que no conocemos qué es la democracia.

Novedades Consejo Superior Como representante de los estudiantes en la máxima instancia de la Universidad, compuesta por la Dirección Superior, Decanos, cuatro profesores representativos y el Presidente de la FEUC, en este espacio informaré sobre temas que se discuten en ese espacio. El 8 de marzo se aprobó la reforma a los Estatutos de Letras, los que institucionalizan dos cosas que son fundamentales en el avance de la democratización de nuestra casa de estudios. En primer lugar, se integró en el proceso de elección de Decano la votación directa de los académicos de la Facultad. En segundo lugar, por primera vez en un Estatuto de la Universidad se institucionalizó el Comité Curricular el cual considera la participación del Consejero Académico en representación de los estudiantes. Esperamos seguir avanzando en este camino con los otros Estatutos de la Universidad.


· Democracia ·

9

Consejo superior La máxima instancia de toma de decisiones de la universidad y su conformación.

Número 1 | marzo 2013

Vicerrector económico Vicerrector académico Secretario general Vice gran canciller

Rector Prorrector Vicerrector de comunicaciones y educación contínua Vicerrector de investigación Secretario HCS

A) Dirección superior B) Autoridades con presencia permanente Decano agronomía e ingenería forestal Decano arquitectura, diseño y estudios urbanos Decano de artes Decano ciencias biológicas Decano ciencias económicas y administrativas Decano ciencias sociales Decano comunicaciones Decano derecho Decano educación Decano filosofía Decano física Decano historia, geografía y ciencia política Decano ingenería y conatrucción civil Decano letras Decano matemáticas Decano medicina Decano química Decano teología

C Profesores representativos x4 D Autoridades invitadas alternadamente Director DAE Director college Director Villarica *Representantes estudiantiles

Con Derecho a voz y sin derecho a voto Presidente FEUC Consejera superior

¿Crees que representa a la comunidad uc?


10

· Novedades ·

Número 1 | marzo 2013

Claustro de la Sede Villarrica un ejemplo para la UC

Por Ursula Dragón y Javiera Sánchez

El día 11 de marzo se realizó en la sede Villarrica de la UC un exitoso encuentro que contó con una amplia participación de los miembros del campus y en el que se discutieron temas propuestos por toda la comunidad en Enero. En enero, mientras gran parte de la comunidad UC se encontraba de vacaciones, los miembros del campus Villarrica trabajaban en un encuentro que reuniría a trabajadores administrativos, profesores y estudiantes en torno a la discusión de temas concernientes a la sede. Durante ese período se le propuso a los miembros levantar temas vía mail, y después de la recolección de éstos, surgieron 6 mesas de discusión: comunidad, aula constructivista,

Campus Peatonal Este 2013 el campus San Joaquín amaneció distinto; una gran avenida nos da la bienvenida a la vuelta a clases. Un claro avance hacia el campus peatonal que hace Dirección de Infraestructura y el cual transforma el campus para hacer más agradable y armónico el vivir de los miles de transeúntes que lo habitan a diario.

sustentabilidad e infraestructura, compromiso docente, beneficios estudiantiles e identidad UC Villarrica que se reunieron en marzo para comenzar el trabajo. Hubo mesas de discusión en la mañana y en la tarde, además de grupos de conversación con moderadores e invitados específicos según las temáticas. Cada mesa presentó 2 o 3 mociones, que posteriormente fueron publicadas y votadas por los asistentes. Entre las mociones aceptadas se encuentran el realizar una encuesta interna y externa para conocer los intereses y demandas futuras de carreras universitarias, consolidar y difundir la agenda y las acciones de integración con la UC en Santiago y diseñar e implementar un plan de acción inmediata para crear conciencia del reciclaje y el cuidado de los recursos dentro del campus Villarrica.

Pelayo Benavides es profesor del área de psicología y especialista en el área de antropología sociocultural, lleva 13 años trabajando en la sede y asistió al encuentro el que calificó como útil e interesante. “Me pareció interesante estar en un intercambio mucho más horizontal. Fue un intercambio interesante. Discutimos sobre la autonomía de los estudiantes, como ellos los, ¿Quién es el encargado de la educación? ¿Es algo desde arriba o algo co-construido?”- se pregunta y además comenta el cambio que hay en las relaciones entre los campus “Hay un cambio muy radical en la relación entre Santiago y Centro de Alumnos los últimos años. Quizás es por los votos, pero también en espíritu se ha empoderado la gente de acá en querer incidencia y relación con Santiago”-finaliza. Para revisar el completo informe de las mociones puedes visitar la página de la Consejera Superior.


11

Los desafíos del año

Por Pedro Pablo Ramirez, Plataforma Crecer

En los últimos años el escenario político de la Universidad Católica ha cambiado profundamente, la aparición de nuevos movimientos ha retomado su tradición política. En la disputa de las ideas poco a poco los estudiantes sienten más la necesidad de transformar la universidad y la sociedad. Los sectores progresistas representados por la Nueva Acción Universitaria han logrado instalar temas en los territorios menos politizados, mientras que la izquierda, principalmente a través de Crecer, se ha consolidado recuperando sus bastiones históricos y llegando a terrenos donde había perdido su presencia logrando ser la segunda fuerza dentro del Consejo de Presidentes. Lo importante es que las demandas del movimiento estudiantil son cada vez más acogidas por los estudiantes. Al mismo tiempo la idea de reformar la universidad se instaló, aunque no de la forma suficiente, pero ya existe la noción de que la universidad debe dar el giro que la sociedad espera: el de orientar su conocimiento hacia las mayorías del país , los más necesitados, aquellos en los que su misión educativa, humanista y cristiana le imponen, aquellos a los que hoy no les esta cumpliendo. Se abre un gran desafío donde se nos hace necesario definir cada vez más hasta que punto se queremos transformar y acumular fuerzas hacia ese sentido. Desde nuestro lado esta clara la postura, creemos en la democracia porque es la forma más sana de organización. Existe una enorme voz de transformación ahogada por el hermetismo y el conservadurismo que tiene cooptada la dirección de la universidad y no permite que la comunidad discuta de forma real y vinculante sobre la orientación que debe tener. Somos parte del movimiento estudiantil y tanto a la interna como a la externa sabemos que es necesario ser cada vez más los que creamos en estas ideas hasta tener la fuerza suficiente para llevar a cabo estos cambios.

Pluralismo universitario Un ideal político

por Angélica Bonilla de la Opción Independiente

“El fin último de la Universidad es la búsqueda de la verdad”. Sin duda esta definición es cierta, pero con ella muchas veces se ha querido limitar el rol de la Universidad a lo meramente académico. Si bien ésta es su razón de ser, hay otras preguntas que deben acompañarla inmediatamente, pues la búsqueda del conocimiento difiere en maneras y finalidades, y es necesario que el universitario responsable conozca al menos estas dos respuestas: ¿cómo y para qué buscamos el conocimiento? ¿Cuál es el modo de conocer y comprender? Ciertamente, poniendo todo nuestro esfuerzo y capacidades en el estudio, aprovechando y protegiendo las oportunidades que en este sentido la Universidad nos entrega. Pero no somos completos universitarios si no somos proactivos en ampliar lo que nos entregaron, y sometemos lo aprendido a crítica, tanto propia como de nuestros compañeros. La verdad no se encuentra en soledad ni en aquel lugar cómodo y seguro donde todos piensan como yo, sino en

· Cartas ·

el contraste de visiones, en la riqueza del disenso y en el esfuerzo por encontrar puntos comunes. Este es un ejercicio que se adquiere en lo cotidiano, y cuyos resultados no sólo son una permanente revisión y creación de ideas, sino que también nos moldea como personas: desarrollamos la tolerancia, pues comprendemos bajo su propia lógica los argumentos contrarios, y así vamos dejando atrás las confrontaciones donde no somos capaces de conceder ningún punto razonable al otro. Pero más importante, acabamos afirmando nuestras convicciones, pues dejan de ser intuiciones de vida para volverse argumentos reflexivos. La otra pregunta que nos hicimos, y con la cual cerramos esta columna, es paradójicamente la primera que deben hacerse al entrar a la Universidad, y ella sin duda los guiará en esta etapa de sus vidas. ¿Para qué conocer, para qué estudiar, para qué buscar la verdad? Algunos les dirán que sólo para sacar un título y asegurarse un futuro, económicamente hablando. Otros, tal vez más académicos, les dirán que el conocimiento es un fin en sí mismo, y por lo tanto ampliándolo ya cumplen su misión universitaria. En la Opción Independiente no creemos en ninguna de esas: el conocimiento debe ser accesible, y ponerse al servicio de las grandes necesidades sociales, que le dan un sentido y propósito a nuestro estudio. Somos universitarios en, y por, el mundo social. Esto tiene una gran consecuencia: que al igual que él, el fin de la Universidad no está definido de una vez y para siempre. Hoy no les diremos cuál de las concepciones de Universidad o Sociedad es la que deben adoptar. Pero los invitamos a cuestionárselo durante su vida universitaria.

Canal 13 y UC

Por Alberto Millán, Presidente Centro de Estudiantes Comunicaciones UC

Señor Director: Tras el anuncio del rector sobre la posible venta del 33% de Canal 13 que aún pertenece a la Universidad Católica, hay dos aspectos que se deben tomar en consideración. El primero es la forma en la que la universidad está tomando las decisiones de vender a privados con fines de lucro sus funciones de extensión. En esto hay un problema, en primer lugar, porque pasa a llevar la discusión sobre modelos de gobierno universitario que tiene lugar desde el año pasado en nuestra casa de estudios, en la que se ha criticado la poca injerencia que tienen la mayoría de los miembros de la comunidad en las políticas universitarias. Además, porque la universidad comienza a desprenderse de vínculos con la sociedad, lo que va en contra de lo que entendemos como el “deber ser” de una universidad para con el país y contra el de una institución que pretende promover ideales relacionados a mejorar la calidad de la sociedad, como es el catolicismo. El segundo aspecto es la oportunidad que pierde la universidad con la venta del Canal. Hasta el 2010, en la televisión abierta, solo Canal 13, UCV y Televisión Nacional, como canales sin fines de lucro, estaban medianamente en posición de hacer algo distinto a una televisión regida completamente por el people meter. La televisión, cuya programación está sometida al mercado de las audiencias y de los avisadores, reemplaza como primera prioridad su papel en la democracia (informar) por sus propósitos en el mercado (vender no solo para sobrevivir, sino para

Número 1 | marzo 2013

obtener utilidades). Al tener que buscar contenidos que le entreguen utilidades en el corto plazo, las programaciones se homogeneizan por la competencia y no están en condiciones de promover algún ideal como el católico o algún proyecto educativo. Desde 2010, Canal 13 es de propiedad mixta con un privado con fines de lucro como accionista mayoritario. Concordamos con el rector en que la emisora se aleja cada vez más de la misión UC. La solución más rentable económicamente es abandonar el espacio de la PUC en la televisión abierta. Sin embargo, advertimos que eso no es lo que se espera de una universidad que pretende ser útil para la sociedad, ni de una institución que quiere promover valores católicos y tampoco es lo que se espera de los medios de comunicación que quieren contribuir a una sana democracia.


Contra portada


Enfoque Marzo 2013