Page 1

A B R I L 2 0 1 7 . N ú m . 7 9 4 E D I C I Ó N E S P C I A L TA U R I N A

Publicación quincenal del periódico

brava La

fiesta

desde el sentir y el temple femenino


Directorio

Indice 3 Carta de la directora

El Heraldo de Aguascalientes

FUNDADOR

4 En el ruedo de la vida

5 La fuerza de una mirada

8 Desmontando un mito: La carne del toro bravo

MAURICIO BERCÚN MELNIC

10 Apps taurinas y sitios web de interés

DIRECTOR GENERAL

11 Las mujeres bravas de la fiesta

LIC. LEÓN MAURICIO BERCÚN LÓPEZ

16 Las bravas en la historia de la tauromaquia 22 Infográficos taurinos

GERENTE

IRMA RAMÍREZ GUZMÁN

29 Las damas de la literatura en el ruedo

irguzman@heraldo.mx

35 Valientes pinceladas de mujeres templadas

CON MÁS Clase

36 Grandes mujeres con temple

directora

40 Peña femenil Taurinas Hidrocálidas 41 Outfits para la FNSM

LIC. SILVIA GUERRA

42 Vamos a más, ¡ya!

diseño gráfico

conmasclase@heraldo.mx

LDG. AÍDA AGUILERA DÁVILA

A B R I L 2 0 1 7. N ú m . 7 9 4 E D I C I Ó N E S P C I A L TA U R I N A

Publicaciónquincenaldelperiódico

EL CONTENIDO DE LOS ARTÍCULOS Y DECLARACIONES QUE APARECEN SON RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES

EN PORTADA: Vanya Aguayo y Miguel González

brava La

fiesta

FOTOGRAFÍA:

coordinación conceptual coordinación editorial coordinación fotográfica MAFALDA BUDIB

SILVIA RODRÍGUEZ

ANEL SANTOYO Marío Rodríguez

desde el sentir y el temple femenino

Agradecimientos

comercialización YOLANDA MARTÍNEZ MÁRQUEZ SILVIA RAMOS CASTILLO publicidad@heraldo.mx especiales@heraldo.mx

distribución JUAN MANUEL ANDRADE HERNÁNDEZ

eventos

[reporta]

tus

994 68 00 449 205 48 00

especiales@heraldo.mx

MODELOS:

Síguenos

Marián Reynoso Lamas Valeria Villalobos Guerra

2 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

www.heraldo.mx


Carta de la directora

La Fiesta Brava… Símbolo de algarabía, color, elegancia y señorío; la poderosa musa que ha seducido y atrapado sin remedio a más de uno. En las venas de esta hermosa tierra, fundada por un beso femenino y a la vez cuna de toreros y de muchas otras personalidades y actores de la fiesta, fluye impetuosa la sangre de la tradición taurina. Por ello y por el afán de dar a conocer una parte poco explorada, Con Más Clase decide darle voz y rendirle homenaje en esta ocasión, a aquellas mujeres que dentro y fuera del ruedo, han sido valientes artífices de sensaciones y magia en este mundo tan masculino de la tauromaquia. El sentir y el temple femenino dentro de la fiesta brava, cobra fuerza a través de las páginas de esta edición especial. Te invito a descubrirlos.

Silvia Guerra conmasclase@heraldo.mx

CON MÁS

Clase El Heraldo I

3


Presentación

En el ruedo… de la vida Es un honor presentar un proyecto que nace del esfuerzo colectivo de todas nosotras, mujeres que, amando la vida, nos aferramos con todas nuestras fuerzas a dar faena en el ruedo, sin importar la bravura del toro que nos toque capotear. Esta edición especial da voz a mujeres hidrocálidas de diversas edades y profesiones que expresan, desde su sentir y temple, lo que es la fiesta brava. Una muestra también de lo que podemos lograr juntas y unidas por nuestras manos. Las voces de una curadora de arte, una consultora de imagen pública, una directora editorial, una enamorada del arte y la educación, una fotógrafa, una historiadora y una bloguera española que pretenden hacer pensar, y se entremezclan para crear un mundo que esperamos, te inspire. Pero, ¿qué es precisamente lo que nos une, siendo tan diversas nosotras, a las mujeres amantes de la tauromaquia? Nos entreteje precisamente la sensibilidad y el temple para torear la vida con aquello que venga. Poseemos un corazón abierto para aprender las unas de las otras y escucharnos con respeto y amor acerca de la fiesta brava que ya hemos enfrentado; tenemos universos tan lejanos y a la vez tan cercanos, que nos hacen en una mirada reconocernos y saber que compartimos los mismos sueños y las mismas fuerzas para caminar siempre adelante, listas para capotear, muletear y dar una estocada final. Dentro del ruedo estamos todas nosotras y estás tú; estamos frente a frente, y no por nuestras diferencias, sino por aquella convicción y fuerza por la que entramos en ese ruedo que es la vida para torear. Y es que torear es lidiar con la incertidumbre y los contratiempos, pero también bailar con ese toro que reta, decidirse por un pase u otro y si puede ser, hacerlo bello, admirable e inspirador, que se convierta en un ejemplo que ayude a recordar que en el ruedo estamos para dar lo mejor de nosotras mismas. Y que sí, que podemos hacerlo y rematar la faena con una limpia estocada saliendo por la puerta grande airosas, aunque estemos exhaustas. Ya recuperaremos, ¡nuestra fortaleza no tiene fin! Pero si hay algo mágico es torear en compañía y saber que nunca estás frente al toro desde la soledad, sino que estás tú y todas las mujeres que sufrieron antes que tú, aquellas que sintieron desde sus entrañas y lucharon en sus vidas para dejar un mundo mejor, y que están ahí, en plan cuadrilla, siempre en espíritu y a veces, incluso, también en cuerpo. Es entonces cuando el ruedo parece más pequeño mientras el toro merma cada vez más. Y en ese momento, abrazando esa oportunidad de crecer, sabemos que estamos donde justamente tenemos que estar y que podemos lucir nuestro traje de luces con orgullo porque sí, somos grandiosas e imparables. Y nos gustaría terminar esta presentación con un discurso de Theodore Roosevelt ligeramente adaptado a todas nosotras, mujeres del ruedo que vemos más allá de lo que somos, y vivimos nuestras vidas enfocadas en aquello que podemos llegar a ser: «No importan las críticas; ni aquellas que muestran las carencias de las mujeres, o en qué ocasiones aquellas que hicieron algo podrían haberlo hecho mejor. El reconocimiento pertenece a las mujeres que se encuentran en el ruedo, con los rostros manchados de polvo, sudor y sangre; aquellas que perseveran con valentía; aquellas que yerran, que dan un traspié tras otro, ya que no hay ninguna victoria sin tropiezo, esfuerzo sin error ni defecto.

Aquellas que realmente se empeñan en lograr su cometido; quienes conocen el entusiasmo, la devoción; aquellas que se entregan a una noble causa; quienes en el mejor de los casos encuentran al final el triunfo inherente al logro grandioso; y que en el peor de los casos, si fracasan, al menos caerán con la frente bien en alto, de manera que su lugar jamás estará entre aquellas almas que, frías y tímidas, no conocen ni victoria ni fracaso».

¡Nos vemos en el ruedo! Este texto es fruto de la colaboración entre Mafalda Budib y NaLia Mandalay, unidas por el destino y el mundo virtual, demostrando que no hay barreras para honrar los lazos humanos y que hay mil caminos para una vida más plena.

4 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

5


Anel Santoyo Fotógrafa Taurina

Con una dilatada trayectoria como fotógrafa profesional, a pesar de su imagen jovial, casi infantil, Anel Santoyo ha logrado posicionarse en el gusto personal de las más grandes figuras del toreo internacional en los ocho años que lleva adentrada de lleno en este ámbito, su sueño desde niña y del que su padre le advirtió sería difícil, machista y quizá temerario. Pero a Anel ya le habían inculcado el gusto por la tauromaquia, y sólo tuvo que combinarlo con su talento personal, de tal forma que con una década de experiencia en la profesión buscó toreros, los convenció, los retrató y entonces llegó el reconocimiento a sus dotes y fortaleza. Fue la única fotógrafa que captó imágenes cuando José Tomás reapareció hace dos años en la Monumental de Aguascalientes, luego de un lustro de haber sido cornado en ese coso, y la llamó el propio matador, así que en el callejón solo estaba ella y una persona de la empresa Televisa como mexicanos, otros tres de prensa extranjera y nadie más con una cámara en mano, “ese es todo un 6 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

logro, algo estoy haciendo bien”, reconoce. Es una fotógrafa taurina que aprecia el detalle, le caracteriza la toma de elementos como los hilos, el bordado, la textura de la arena y los colores del traje; captura la lidia desde la banderilla, hasta el traje de luces y, respetuosa, evita en el color, la sangre que ofende a quienes no gustan de la fiesta brava. Anel relata que retratar en la intimidad a los toreros al momento de vestirse, le significa una serie de emociones incomparables a cualquier otro evento, pues hay sensaciones en el ambiente, en el olor del puro que se enciende y el aroma del tinto que se bebe, en los acordes del flamenco que acompaña la sesión y el reflejo artístico del torero una vez ataviado. “Es totalmente diferente a retratar una novia, y vaya que me encanta”. El mayor reto de Anel es su presencia en el callejón, donde los toreros la quieren pero los empresarios no. Lograr su lugar en un corredor del que la han sacado a pesar de llevar el respaldo de las figuras que le piden sus fotografías,

es todo un reto, es luchar por trabajar, asegura. “Como cuando me sacaron del callejón en la Monumental de Aguascalientes, a pesar de llevar el gafete que me daba derecho a ello y no como prensa, sino como fotógrafa del Juli, y con todo y mi equipo me llevaron a la calle diciéndome que los toreros no mandaban ahí. Fue triste”. Como experiencia más intensa recuerda la primera vez que tomó fotografía taurina, en una corrida con Fernando Ochoa, su padrino. En algún momento dudó sobre si sabría hacerlo pues aunque llevaba en mente la imagen que quería lograr, era la primera vez. Después vino la conquista del gusto de los matadores, de los conocedores de la fiesta, de la afición que adquieren sus obras para exhibirlas en sus casas; la felicidad del sueño perseguido y logrado a pesar de caídas y del eventual miedo que genera pensar que un toro brinque al callejón frente a la duda de si logrará por su parte brincar al ruedo para evadirlo.


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

7


Desmontando un mito: La carne del toro bravo Por Brendan Otero Speight Cae el sol en la plaza, las luces iluminan el albero donde el espada se prepara para recibir la última embestida de su compañero de lidia, un púgil de alrededor de media tonelada. Es el momento final de la faena, el torero espera salir por la Puerta Grande vitoreado por un público enloquecido con su actuación. En cambio, su cofrade aunque recordado por muchos como un gran animal, con bravura y muy buenas embestidas, es postergado por la puerta de arrastre y, por consecuencia, desaprovechado. En estos tiempos que corren, en los que nos preocupamos tanto, y no sin razón de nuestra alimentación y de dónde provienen o cómo crían el ganado, verduras, pescados, etc que consumimos, tenemos en el olvido una de las mejores carnes que existe en el mercado a unos precios irrisorios. Esto es a causa de una falsa leyenda sobre que el animal de lidia no es apto para el consumo humano. Ha llegado el momento de desmontar esta teoría y que la gente sepa cuáles son las diferencias y los beneficios de esta carne. Para comenzar debemos saber que el toro bravo es la raza bovina autóctona más antigua que existe. Luego hemos de comprender cómo es la cría de este animal que, a diferencia del ganado convencional, vive o más bien disfruta de su vida de dos a cuatro años en la dehesa, pastando y campando a sus anchas, con comida completamente ecológica y natural, sin ningún tipo de complemento alimenticio que proviene de vaya usted a saber dónde, como el famoso caso de las vacas locas. En resumen, este animal es como un deportista de alto rendimiento, al que cuidan que esté en forma, tenga una alimentación sana y ecológica para que viva como un rey. En cambio, la res que normalmente consumimos vendría a ser como una persona que tiene una vida sedentaria y alimentada de fast food; es un animal que vive estabulado, sin apenas poder moverse, engordado a toda prisa para que alcance el peso antes de la edad correspondiente con productos como el clembuterol (famoso por el antidopaje en deportistas como Lance Armstrong), prohibidísimo para la alimentación del animal para consumo humano, por lo que su metabolismo y la calidad de la carne entre otras muchas cosas, es completamente opuesto al del animal de lidia. Esto se traduce en que la carne del toro bravo es rica en Omega3, siendo muy magra (sin grasa) y con un alto grado en vitamina E, de color rojo oscuro, con grasa intramuscular como la del cerdo ibérico (famoso entre otras cosas, por el jamón de pata negra), con una textura suave y de gran sabor; en resumen, es una carne sana. Es tan sabrosa, tierna y económica, que en España son las hamburgueserías locales las que compran la mayor parte de toda la producción para la elaboración de

8 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

sus hamburguesas. Lo que sí debemos tener en cuenta es la diferencia a la hora de consumir un animal lidiado con otro, sea macho o hembra, que no lo ha sido. La carne del animal que ha sido toreado es como la de un animal de caza, un venado por ejemplo. El animal, al fallecer en un momento de estrés segrega mucho ácido láctico que se produce principalmente en las células musculares y en los glóbulos rojos. Dicho ácido se forma cuando el cuerpo descompone carbohidratos para utilizarlos como energía durante momentos de niveles bajos de oxígeno. Esta reacción se transforma en que el rigor mortis que tiene que pasar la carne es menor, deberá pasar un proceso de maduración más largo y, sobre todo, la carne quedará dura y no será apta para una cocción de corto tiempo sino que necesitará ser cocinada durante un largo periodo de tiempo como estofados o asados al horno a fuego bajo por ejemplo. Todo esto no implica que la carne no tenga un sabor fuerte pero muy agradable y con una textura que cuando uno ya la ha probado y la describe se le hace la boca agua. Hay claros ejemplos en los que se utiliza esta bendición para todos los paladares como el rabo de toro estofado e incluso podemos remontarnos a la época de Fernando El Católico del que cuentan que la noche en la que contrajo matrimonio por segunda vez, tras el fallecimiento de Isabel la Católica, cenó criadillas de toro para que le funcionara como la viagra de la Edad Media y así poder tener un hijo varón que accediera al trono, algo que nunca ocurrió. En los años veinte cuando toreros como Rafael Gómez “El Gallo” y Juan Belmonte, entre otros, cortaban una oreja, se la llevaban para que se la preparasen estofada con judías. En cambio, aunque no se sepa, hay mucho toro bravo que por unas circunstancias u otras no son lidiados en la plaza o en el campo y tienen que ser sacrificados en el matadero, como cualquier otro animal de engorda. Al morir de forma rápida y sin aparente estrés, no produce el ácido láctico que comentábamos anteriormente, por lo que su carne no es tan oscura y por supuesto, es mucho más tierna y menos sabrosa. Este sacrificio provoca que el tiempo y el modo de cocción de todas las partes sea mucho menor e incluso diferente al del animal lidiado. Idolatramos razas de animales aptas para el consumo humano como el wagyu, el angus o el cerdo ibérico entre tantos, pero nos olvidamos de consumir una carne de excelente calidad que está a la altura de cualquiera de las razas nombradas anteriormente. Se debería empezar a darle el valor real a esta raza bovina e incluso declararla con denominación de origen para que esté en su lugar, el de las mejores carnes que existen.


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

9


Apps Taurinas

Directorio Taurino

Agenda Taurina

AudioBullClick

Periscope

Completo directorio en donde encontrarás toda la información relacionada con la fiesta taurina en México. (iOS y Android)

Sencilla guía para explicar en qué consiste el arte del toreo y el mundo del toro. (iOS y Android)

Conoce el mundo del toreo en todo su esplendor a través de audioguías. (iOS y Android)

Te permite transmitir y explorar el mundo a través de videos en directo, en tiempo real. (iOS y Android)

Tarde de Toros

Sencilla guía para explicar en qué consiste el arte del toreo y el mundo del toro. (iOS y Android)

Sitios de web interés www.mundotoro.com www.teletoro.com Todas las ferias taurinas y festejos, el escalafón de toreros, carteles y plazas de toros, ganaderías, apoderados, peñas taurinas y las últimas noticias.

Emisión en directo de todas corridas de la temporada mexicana y española 2017

www.periscope.tv/ bravura_taurina Transmisiones en vivo de las corridas de toros.

10 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


Anel Santoyo

Mujres

Bravas de la fiesta CON MĂ S

Clase El Heraldo I

11


María de la Luz “Lula” Delgado de Topete Ganadera Entre un puñado de mujeres ganaderas de toros de lidia en México, María de la Luz Delgado de Topete sobresale en el escenario de la fiesta brava aguascalentense con una trayectoria de 34 años en una actividad que le apasiona, la crianza de toro bravo en la ganadería “Rosas Viejas”. A la par de su marido, Fernando Topete Ceballos, rodeados de dos de sus hijos involucrados igualmente en la tarea que exige tiempo, dedicación, recursos, cariño y pasión, recibe a cambio las grandes satisfacciones de una familia unida, complementada con el reconocimiento de los conocedores de la buena crianza y el aplauso de la afición que alcanza a distinguir los buenos bureles. Especial cariño tiene por la presea a la Mejor Novillada en la Plaza San Marcos, hace dos años, y la del Mejor Encierro en Autlán de la Grana, Jalisco, si bien, “Sortilegio” un ejemplar indultado en la plaza de Tlaquepaque, Jalisco, considera que ha sido la experiencia excepcional ya que “representa coronar el esfuerzo que en el día a día se hace en la ganadería”. Y sí, sabe de retos y dificultades en un mundo tradicionalmente machista, donde sin embargo ha crecido en conocimientos y experiencias, pero nunca sola, siempre en complemento y apoyo con su esposo Fernando, aunque en el recuento sabe que las ganaderas en nuestro país han sido pocas; la historia da su lugar a Celia Barbabosa, Laura Villasante o Vicky de la Mora, quienes por herencia o bien por influencia de sus maridos, incursionaron en esta área. Así, los retos han sido para ambos; vender, comprar, recorrer potreros, revisar empadres, si perdigan la sangre o no; juntos, con sus respectivas divergencias, pero buscando equilibrios en apoyo mutuo. Y en esa experiencia compartida, Lula, como le dicen de cariño, considera que el sexto sentido en esta tarea debe dejarse un poco de lado y más bien apostar por la objetividad como una de sus características de ganadera, con una visión minuciosa. Sobre ello, comenta: “una es detallista, exigente, selectiva; más que ellos, y en una tienta, a Fernando como buen ganadero nada se le pasa, pero yo quiero ver que la vaca humille, que recargue, que acuda tres veces, que se quede encelada en el peto, que vaya bien en el capote, que sea demasiado completa para poder sentir que todo salió bien. Soy objetiva y exigente”. Lula prefiere las tientas y tiene su más emotivo recuerdo en una tarde en la que tentaba Antonio Urrutia, en tanto su apoderado, un hombre ampliamente conocedor de la fiesta, comentaba acerca de las características de las vacas y expresaba su sorpresa a la salida de cada una por la superioridad que iban mostrando, lo que significó una felicitación muy especial pues de cinco vacas, tres fueron superiores; “fue realmente emotivo”, asegura. Orgullosa de hacer algo que le gusta y apasiona, considera que ser ganadera no es un trabajo, sino un disfrute en familia, como resultado de aquella actividad que le heredó su padre, cuando compró la ganadería que fundó Ramiro González y de la que posteriormente le entregó yerro, divisa y cartel para iniciar un nuevo proyecto que, con Fernando su esposo, cuenta ya con 34 años.

12 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

13


Rosalba Ibarra Rodriguez Ganadera Un indulto genera una satisfacción especial, cuatro, indudablemente son un placer; es toda una experiencia que suma a la trayectoria de una ganadería reconocida como lo es San Isidro, con historial de cuatro generaciones en su haber, el reto de mejorar la presencia del ganado y el respaldo de una familia unida para lograr ese cometido. Sin embargo, para Rosalba Ibarra Rodríguez, integrante de una familia cien por ciento taurina y quien creció “entre toros y caballos, disfrutando del campo bravo”, vivir y tener la oportunidad de compartir la tradición familiar por la fiesta brava es lo más gratificante que ha vivido como ganadera de toros de lidia. Su orgullo en el día a día es poder constatar la evolución, crecimiento de la ganadería y observar el lugar que ha llegado a ocupar en el conjunto de los criadores de toros con el paso del tiempo, lo que le significa el fruto del esfuerzo y la dedicación impresa a esta actividad llena de retos. Por un lado, nos dice, mantener la armonía familiar cuando surgen las divergencias ante una situación particular, son desafíos diarios, también, estar presente siempre y apoyar cada una de las decisiones y eventos que se realizan en la ganadería. Ello por encima de su condición de mujer, que sin duda en un mundo de varones ha sido un reto, pero sobre todo compartir la meta familiar y profesional de lograr que cada toro criado tenga capacidad de embestida, bravura y lleve inherente la calidad, nobleza y transmisión. Por eso el indulto sabe bien, y el primero lo obtuvo San Isidro en el año 2010, con “Juguete” un novillo que toreó “El Chihuahua”, precisamente en aquella ciudad del norte del país. Al año siguiente, “Caramelo” volvió a los corrales con la gloria del perdón a su vida, por su trapío y excelente comportamiento en todas las fases de la lidia, luego de haber sido toreado por Arturo Macías “El Cejas” en la ciudad de León, Guanajuato. Y esa escena excepcional de que en vez de darle muerte al ejemplar, haya pasado a los corrales de la plaza a recuperación, para ser incorporado a su campo de origen como semental, se repitió un año más tarde, en 2012, con “Paquito”, toreado por Juan Pablo Sánchez, en la plaza de Jalostotitlán, Jalisco. Mismo sitio en que, en el año 2015, el toro “Triana” salvó la vida teniendo frente a sí al torero aguascalentense Joselito Adame. Con la pasión por la fiesta brava heredada por su abuelo, Rosalba Ibarra Rodríguez relata que sí, como mujer, ha desarrollado su sexto sentido y “hasta un séptimo, que da la sensación y el conocimiento de la ascendencia de los animales”. De sus recuerdos emotivos en alguna tarde de fiesta brava, no excluye ninguno y asegura que todas, todas las tardes lo son, “ya que cada una tiene su esencia muy especial y el sabor de boca que queda al final va de acuerdo al resultado obtenido”.

14 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

15


Las bravas en la historia de la tauromaquia Por Silvia Rodríguez

La presencia de la mujer en la historia del dominio del toro bravo se remonta hasta la cultura griega. La leyenda mitológica, que da nombre al continente europeo, narra cómo Zeus se transforma en toro blanco enamorado de Europa para conquistarla; él se vuelve manso y deja que la joven monte en su lomo. Esta pintura de Martin de Vos de 1590 muestra la escena del rapto. Los primeros indicios de una mujer torera aparecen en el Siglo XVII, como se muestra en un plato de loza de Talavera de la Reina, decorado con la imagen de una alanceadora. En España del siglo XVIII, la presencia de mujeres era profesional en el ruedo, aunque criticada por la sociedad. La torera más destacada del siglo de las luces fue Nicolasa Escamilla “La Pajuelera”, nacida en Madrid. El pintor Francisco Goya le dedicó la lámina 22 de su serie de grabados de “La Tauromaquia” con la leyenda: “Valor varonil de la célebre Pajuelera en la Plaza de Zaragoza”. México año 1810, inicios de la Independencia, se realizaron fiestas taurinas, donde Pilar de la Cruz, mexicana cien por cien, floreó y banderilleó a caballo dos toros de Atenco –iniciación de aquella ganadería- con un éxito apoteósico. Los espectáculos taurinos llamados “Las Mojigangas”, se hicieron populares a principios de siglo XIX, pequeñas farsas escenificadas en el mismo ruedo taurino como interludio, destaca “La Martina” García, quien después de ser banderillera, toreó con su propia cuadrilla desde 1838, cuentan que fue una especie de Pedro Romero pero en femenino. Martina toreó su última corrida con 66 años. En 1868, Dolores Sánchez “La Fragosa” torera sevillana, se hizo notar por su gran valentía y arrojo, así como por su belleza y porte, enfrentando las críticas machistas.Torera poderosa que demostró su fuerza en el mundo masculino, pues fue la primera en dejar la falda y vestir la taleguilla.

16 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

La cuadrilla de “Las Noyas” (en catalán las muchachas) compuesta por notables figuras del toreo femenino como las espadas Dolores Pretel “Lolita”, Ángeles Pagés “Angelita”. Torearon juntas en 45 corridas en 1895 y en 50 el año siguiente, siempre en plazas llenas a rebosar. Siguiendo el ejemplo de estas bravas mujeres, aparecen otras con carácter más profesional como Ignacia Fernández “La Guerrita” o María Salomé “La Reverte”, quien triunfó en Madrid el 11 de noviembre de 1900, alternando con “La Malagueña”. En la transición del siglo XIX al siglo XX, aumenta la oposición social al toreo femenino profesional. Las corridas con mujeres se ridiculizan y denigran. El 2 de junio de 1908, se dicta una Real Orden prohibiendo a las mujeres tomar parte en corridas de toros, específicamente torear a pie. En México, por un tiempo, seguían triunfando las mujeres toreras mexicanas como la famosa María Aguirre “La Charrita” de Zamora Michoacán, quien a caballo realizaba suertes arriesgadas como lo ilustra aquí nuestro artista aguascalentense.

PLATO “El rapto de Europa” Óleo sobre tabla de roble, 133,7 x 174,5 cm Museo de Bellas Artes de Bilbao, España

Lámina 22 Francisco de Goya 1816 Aguafuerte, aguatinta bruñida, punta seca y buril; 255 x 356 mm

Antonio Navarreta De la seria “La tauromaquia mexicana”

En 1934, se volvió a permitir la presencia de la mujer en el ruedo en España, una de las primeras mujeres mexicanas que destacan es María Cobián “La Serranita”, natural de Juchitlán, Jalisco. En 1936 en Lima Perú, debuta en la Plaza de Toros de Acho, Conchita Cintrón, fue una de las mujeres más completas taurinamente hablando, pues toreaba a pie y a caballo, dependiendo del humor de las prohibiciones en las tierras en las que se presentara. Poetiza y escritora se le dio el tituló “La Diosa Rubia del Toreo” por su elegancia, arrojo y belleza. A la par de Conchita aparece la madrileña Juanita Cruz, quien a los 15 años estoqueó su primer becerro, debutó en la Plaza de Las Ventas, el 2 de abril de 1936 con un éxito asombroso, pero poco después la Guerra Civil la obligó a marcharse a América, al igual que otras toreras.

Martina Ulpiano Checa “La Martina, torera del Colmenar” Acuarela sobre papel, 20 x 24 cm Museo de Colmenar de Oreja

Dolores Sánchez “La Fragosa” Lápiz sobre papel Firmado por J. Alaminos. Sin fecha

-¡Qué porte! ¡Qué estampa! ¿Acaso será “Lupe la Torera”? Fuente: Patricia Masse Zendejas: Simulacro y elegancia en tarjetas de visita. Fotografías de Cruces y Campa. México, INAH


En México se sumaría a las toreras Juanita Aparicio, natural de Monterrey, surgida de la comunidad de charros se amalgamó perfectamente en el toreo de a pie. Otra mujer torera que ha dejado una huella en la historia es María de los Ángeles Hernández Gómez de Alicante, mujer de bandera y torera comprometida con el derecho de todas las mujeres a torear a pie, actividad que estuvo prohibida en España.

Tres damas que torean Gustave Doré Teresa Bosli, andaluza Grabado (1862)

Torera Juanita Aparicio Mexicana

Bertha Trujillo “Morenita de Quindío”, de origen colombiano, toma la alternativa en México en 1968. Tras actuar muchos años por todos los países hispanoamericanos, decide ir a torear a España, en 1974, donde gracias a “Ángela” las mujeres podían ya torear. A principios de los ochenta surge la albaceteña Maribel Atienzar, que será la primera mujer española de esta época que tome la alternativa como matadora de toros, en 1977 en Las Ventas. La matadora mexicana Raquel Martínez, nació en Tijuana en 1952, tras una brillante etapa de novillera en la que mató 200 novillos, tomó la alternativa en 1981.

La Charrita en Acción José Guadalupe Posada Un par de banderillas a caballo colocado por “La Charrita mexicana” Grabado en relieve de plomo (ppios. SXX)

Morenita del Quindío

Con la aparición de las Escuelas de Tauromaquia en los años ochenta y en los noventa, cambió el panorama de aprendizaje del toro. En esos lares se forma la matadora madrileña Cristina Sánchez, como alumna aventajada de la Escuela Taurina de Madrid, gana en 1991 el concurso para representar a su Escuela de entre sus 126 compañeros. Para terminar este artículo tendría que mencionar a unas contemporáneas mexicanas, Lupita López natural de Mérida, en 1978. Torera activa quien tomó la alternativa en la Plaza de Toros México en el año 2011, apadrinada por Mari Paz Vega y como testigo Hilda Tenorio.

CARTEL Señoritas toreras

FOTOGRAFÍA Cuadrilla de las Noyas, capitaneadas por “Lolita” Petrel y Angelita Pagés

Ángeles Hernández

En la historia de la tauromaquia la mujer siempre ha tenido que luchar para ganar un lugar en el ruedo. Este recorrido histórico nos muestra que para vencer fuerzas misteriosas y conquistar sus sueños, las toreras no sólo se han enfrentado al toro bravo; sino también, a prejuicios, injusticias y desacreditaciones sociales por el simple hecho de ser mujer. Me atrevo a afirmar que la mujer brava en la fiesta de toros, tiene más temple, paciencia y arrojo, que cualquiera de sus compañeros masculinos. Abril 2017

María Cobián “La Serranita”

FUENTES DE CONSULTA PRINCIPALES: Ensayo “La presencia de la mujer en el mundo de los toros” Por RAFAEL GONZÁLEZ ZUBIETA publicado en http://www.bibliotoro.com

Juanita Cruz

Conchita Cintrón y su cuadrilla Plaza de toros de Santa María la Real de Nieva (Segovia, España) 19 de Septiembre 1948 Fotógrafo Mariano Carmelo Rodríguez Nuñez

Ensayo “Las mujeres toreras, un rico capítulo en la historia de México” de JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE consultado en http://www.taurologia.com Artículo “La mujer en los toros”, capítulos 1 al 4, 2011 publicado en http://coquillascifuentes. blogspot.mx

CON MÁS

Clase El Heraldo I

17


Maripaz Vega Torera española Sensible, disciplina y muy creyente, así se describe Maripaz Vega, la torera española que siente orgullo y enorme satisfacción de contar ya dos décadas consecutivas como matadora de toros, profesión a la que se incorporó por influencia de su padre quien contagió su profunda afición a sus seis hijos, cinco varones y una mujer, quienes en diferentes roles han pisado el ruedo y mirado de frente al toro. Definida por sí misma como una torera “de sentimiento y muy técnica”, la malagueña que inició su preparación en la escuela taurina a los ocho años de edad asegura que su valentía al enfrentar un toro bravo es una manera de expresar su sentir, y lograr culminarlo con la comunión torotorero-público, es lo mejor que se puede vivir en una tarde de lidia. Su carrera la ha llevado por los diversos países que viven la fiesta brava y participar en sus ferias más importantes, lo cual considera todo un triunfo pues son 20 años activa, cosechando triunfos y creando faenas que han gustado a la afición de diferente nacionalidad, con un solo idioma: el arte en el ruedo. Supersticiosa ya no, sólo creyente. Y así, bajo esa premisa, Maripaz Vega recuerda que al paso de los años ha ido despojándose de esas creencias que en su entorno iban construyendo voces cercanas acerca de la buena o mala suerte, para sustituirlas por un solo credo, la creencia en el Ser Supremo al que se encomienda en la capilla antes de salir a torear a la plaza. Sobre los retos enfrentandos a lo largo de su carrera, asegura que el mayor obstáculo ha sido que, siendo mujer, “te puedes equivocar menos que los compañeros hombres y sentir el deber de demostrar que ser mujer no impide nada”. No obstante nunca ha dudado que ser torera es su vocación y que esa es la pasión de su vida, aun cuando el desánimo eventualmente toca la puerta ante la reiterada falta de oportunidad para participar en la lidia, por eso, por ser mujer. En Maripaz Vega, sin embargo, prevalece la convicción de que es una mujer con grandes sueños, permanentemente con ganas de demostrar que su condición de mujer no le quita posibilidad para desarrollar su profesión y, sobre todo, orgullosa de serlo. 18 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

19


Hilda Tenorio Torera mexicana

Aplicar la lógica y dominar la técnica, son ingredientes básicos para ser valiente; descifrar el crucigrama que representa cada toro y tener como meta el triunfo, los aderezos para el éxito, señala Hilda Tenorio, la torera mexicana que tiene como su más gratificante recuerdo haber tomado la alternativa en la Plaza México, con el récord en el mismo coso de conseguir tres orejas en una sola tarde como novillera, nunca sin obstáculos, ni mucho menos sin desaires, pero siempre con la convicción de tener el valor que da la seguridad de saber hacer las cosas. Por eso su entrenamiento es sistemático y permanente, con lectura y revisión de imágenes, “desmenuzando cada pase, descubriendo el porqué de cada movimiento y, consciente de que el toreo es también sentimiento, me doy a la tarea de combinar la técnica con la personalidad para crear la propia tauromaquia que, en lo personal, resumo como clásica y variada”, expone la michoacana, que ha encontrado suerte en su encuentro con los gatos negros, pero en contraparte ni por equivocación coloca “lo de torear” sobre la cama. Hilda Tenorio evoca a Juan Belmonte y su frase “se torea como se es”, para explicar que sus emociones y pasión al enfrentar un toro bravo tienen como base lo que ella es: disciplinada con la técnica, fuerte como la atleta que le exige el ser torera y emocional como buena mujer; “la gente no sabe de qué humor voy a salir, porque ni yo misma lo sé”. Su experiencia más gratificante, cuenta, es haber 20 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

conseguido la alternativa en la Plaza México, anunciada dos veces; la primera en 2006 y pospuesta por una lesión que la mantuvo fuera de los ruedos tres años y la segunda, 2010, con el apunte histórico de que después de 64 años del coso más grande del mundo y más importante de América, fue la primera mujer en convertirse en matadora de toros en la Catedral del toreo en México. Se declara supersticiosa y explica que lo ha ido desarrollando por experiencias vividas, como cuando cortó 3 orejas como novillera en la Plaza México, y 4 horas antes, en una caminata realizada para calmar sus nervios, se había cruzado con un gato negro al que atribuyó buena suerte a pesar de que suele ser al contrario; tipo de animal con el que años mas tarde volvió a encontrarse en pleno ruedo de la plaza de toros de Morelia en una tarde en la que igualmente logró singular triunfo, así que “me llevó bien con los gatos negros”. Respecto de su decisión de ser torera, Hilda Tenorio, confiesa haber sido antitaurina en su niñez, pero no por juicio propio sino por influencia de un pariente; situación que en su adolescencia cambió ante su curiosidad por descubrir cómo los toreros que veía en la televisión dominaban ejemplares tan grandes, bravos y pesados, mientras que ella no lo lograba con un par de perros french poodle con los que jugaba. Así que en esa búsqueda inició entrenamientos, sin un gusto pleno aún de la fiesta brava, de la que sin

embargo empezó a empaparse y sobre todo a sentir. “Leí, fui a festejos, investigué, conocí y fue la manera en que me gustaron los toros, adoré este mundo y me hice torera. Creo que los antitaurinos es lo que deberían de hacer, ocuparse por saber de la fiesta de los toros, pues no se puede criticar lo que no se conoce”. Enfrentarse con el toro, sanar las heridas y lesiones que le han propinado y que la han llevado a hospitales, quirófanos y sesiones de rehabilitación en 5 de los 15 años en los que ha participado en la fiesta brava, es un reto, sí, pero, ser mujer ha sido quizá el más fuerte en un ambiente dominado por varones: “muchos toreros me han bloqueado, como lo han hecho ganaderos y empresarios, pero hay que seguir luchando y crecer para abrir puertas, aunque es difícil pues las plazas importantes siguen cerradas, como la de la feria de San Marcos, donde hace muchos años que no entra una mujer torera en su serial”. Y es eso lo que en algún momento la ha hecho dudar de seguir en esta profesión, la negativa de toreros a alternar con ella, “pero siempre pasa algo que me dice, no, espérate tantito, eres muy buena torera, tienes muchas posibilidades, no te quites”. Y entonces recuerda que ha habido toreros en la historia que a punto de retirarse les llegó una oportunidad en una plaza de primera, un toro los encumbró y siguen, así que, dice, “sigo en los otros, luchando, entrenando con ilusión, superando momentos en los que sí me he caído”.


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

21


Suertes del Capote

La suerte de capote Se utiliza para medir la fuerza y disposición del toro. A esta suerte se le llama

El capote

Tela gruesa y pesada, elaborada de materiales sintéticos. La parte que se muestra al toro es generalmente de color fucsia y la interior, amarilla. Para mantener rígida la tela, se utiliza sumergirla en gomas.

“tercio de quites”.

CHICUELINAS. Se realiza sosteniendo el

GAONERAS. Se sujera al capote

capote con ambas manos a la altura del pecho para citar al toro, y a la embestida se recoge por debajo, envolviéndose el torero en él.

por la espalda con ambas manos, dejando la mayor parte del vuelo por un mismo lado, generalmente el derecho, Al paso del astado, el torero da medio giro hacía el costado opuesto de la embestida, levantando el capote y deslizándolo por el lomo del toro.

VERÓNICA. Se realiza sujetando el

REVOLERA. El torero suelta el capote con una mano, girándolo a su alrededor y llevando al toro largo.

capote con ambas manos, el torero adelanta el capote para citar al toro y al paso de éste carga la suerte hacia la derecha o izquierda, adelantando una pierna para preparar la siguiente.

TAFALLERA. El torero sostiene el capote con las dos manos mientras deja que el toro pase por debajo de éste, deslizando la tela por el lomo del astado.

22 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


El Traje de

Luces

LA MONTERA

EL TORERO

Sombrero de terciopelo negro que va adornado con galones de pasamanería de seda y dos borlas o protuberancias a los lados, usado por los toreros con el traje de luces al hacer el paseillo. Su uso, está lleno de normas, protocolos y supersticiones.

Es el personaje central en una corrida, y el responsable de sostener en la lidia al toro con el capote, llevarlo al caballo, realizar la faena con la muleta y darle muerte con el estoque. Se le conoce también como matador de toros, diestro o espada COLETA Postizo sujeta la montera

que

CAMISA

Es de color blanco y adornada con chorreras.

CORBATÍN Cinta delgada que se

TRAJE DE LUCES

Se le llama así por generar un reflejo cuando la luz incide en las lentejuelas que lo cubren. Normalmente confeccionado en seda y bordado en oro para los toreros y en plata para los subalternos.

HOMBRERAS CHALECO ALAMARES FAJÍN

anuda como corbata. Es negra o del color del fajín.

CHAQUETILLA Decorada de alamares y bordados en oro, plata y seda. de las hombreras cuelgan los machos. Es rígida y está abierta por las sisas para facilitar el movimiento de brazos

TALEGUILLA Pantalón ajustado que se sujeta con tirantes, llegando hasta las pantorrillas, en donde se ajusta con machos. MACHOS MEDIAS De seda color rosa.

ZAPATILLAS Planas, negras y adornadas por un lazo.

CON MÁS

Clase El Heraldo I

23


Ana Paola Hernandez Novillera hidrocálida

Atraída por las emociones fuertes, retada por lo difícil y segura de que lo que se siente en el ruedo no se experimenta ni estando enamorada, Ana Paola Hernández decidió hace cuatro años prepararse formalmente para ser torera, convencida de que lidiar con un toro es lo que más le gusta para crear arte. Con apenas veinte años de edad, de cuerpo espigado y voluntad férrea, Ana Paola alude su gusto por la estética como el factor principal para andar en el camino de la tauromaquia y desde ahí demostrar lo que se es, en su forma de pararse, de mirar al toro, de hablarle incluso e interactuar con él, en medio del ruedo y rodeada de gente, expresarse juntos. “Me gustan las emociones fuertes, me caracterizo por eso, voy por lo difícil y este es un mundo fundamentalmente de hombres; saber de sus dificultades hace que me den más ganas de torear y además sentir esa combinación de nervios, ganas, tristeza, alegría se conjunta y hace que sienta algo que nunca sentiré en la vida mas que toreando”, afirma esta joven aguascalentense con especial emoción. Confiesa que en más de una ocasión, antes de salir al ruedo, le embarga la angustia al grado de pensar para sí: ¿qué estoy haciendo aquí?, sin embargo, dice, una vez sobre la arena y en el encuentro con el novillo, “se disipa la duda, sé lo que hago ahí y lo cumplo con mi mejor esfuerzo y mi mayor alegría”. En su incipiente carrera Ana Paola espera tener una experiencia gratificante en el ruedo de la Plaza de Toros San Marcos, el próximo 5 de mayo, cuando ha sido programada como integrante de la Academia Taurina. La intención es debutar en el mismo coso en 2018 con las formalidades correspondientes ya que en la actualidad es novillero sin picadores. En ese sentido considera que el mundo de toros no tiene porqué ser de hombres, sino de ambos, pues finalmente el toro no reconoce si quien lo lidia es varón o mujer, de tal suerte que cualquier de los dos mientras lo haga con pasión y gusto, puede sobresalir. Y aunque conoce bien eso de los simbolismos en la tauromaquia, asegura que no es supersticiosa y desea no llegar a serlo, pues no quiere que alguna de sus tardes dependa de cómo caen los machos de su montera al momento de aventarla sobre el ruedo, sino de la preparación que tenga para salir adelante en cada compromiso. Eso sí, como buena dama reconoce que su sexto sentido le indicó, al menos en su debut como becerrista, que triunfaría, como fue, al lograr su primera oreja, situación que le abrió muchas puertas en su incipiente camino con el traje de luces. Uno de los retos que ha debido enfrentar pero de los que finalmente ha salido fortalecida es en las ganaderías, pues usualmente van a tentar puros hombres y a ella la dejan hasta el final por ser mujer. Apenas está aprendiendo y tiene menos tiempo toreando. De tal forma que le dejan “las vacas malas”, pero eso le ha servido para aprender a torear “vacas malas” y salir bien librada de eventuales embestidas. Todo tiene su lado bueno, asegura. Ana Paola reconoce que antes de torear teme, pues le asusta un mal golpe; sin embargo una vez en el ruedo, sus nervios desaparecen y goza el momento. Además, nos cuenta que tiene otros temores pero más grandes frente a los cuales prefiere torear que enfrentarlos, como le sucede con las alturas, ya que éstas, realmente sí le dan miedo. 24 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


Marcela Diaz de Leon de Espinosa Esposa y madre de torero

Siendo universitaria, en una encuesta se le planteó la pregunta sobre con qué tipo de profesionista no se casaría y de inmediato respondió: con un torero. Pero a Marcela Díaz de León de Espinosa la vida le tenía reservados toda clase de amores precisamente en un entorno de capotes y muletas, orejas y rabos, algunas angustias e infinitas alegrías. Esposa de Fermín Espinosa “Armillita” y madre de Fermín Espinosa IV, Marcela asegura que los nervios nunca se dominan, que el día que se casó fue uno de los más felices de su vida y que la decisión de su hijo no fue sorpresa y tampoco se le ha entregado todo en charola de plata; también, que sus momentos de triunfo con su esposo e hijo han sido y seguirán siendo cada ocasión que uno y otro salen de la plaza caminando, después de una corrida. Se define como mujer sensible y recuerda que su padre acudía con toda la familia a las corridas de toros y desde entonces sufría, lo hacía por el torero y pensando en la madre, esposa e hijos de cada matador oraba por ellos en la plaza, luego aplaudía, en respeto y admiración al peligro que corrían. Hoy, es además cuñada, suegra y consuegra de toreros. Expresa que de Fermín se enamoró por su ser y no por el traje de luces; porque “es bello, ecuánime, metódico”. En su matrimonio procrearon cinco hijos. Marcela fue madre de tres niñas y hasta ese entonces no se imaginó que tendría un hijo torero; pero a la llegada de Fermín supo que así sería y lo confirmó cuando el pequeño apenas aprendía a caminar y hacia faenas con cualquier prenda que tenía a su alcance, luego jugó a premiarse y siempre se mostró absorto cuando su padre lo llevaba a las corridas. Tuvo toda clase de juguetes, pero sus favoritos siempre fueron el capote y la muleta, así que cuando anunció que sería torero, “ya lo sabía y me dio gusto por Fermín, por la familia”. “No fue sorpresa la noticia y sufro mucho, pero si alguien tiene que sufrir en esto prefiero ser yo y no él, por no acompañarlo, por no motivarlo, por no estar ahí”, porque “ni a mi marido ni a mi hijo los veo toreando en el campo o en la plaza; como lo hice antes, espero rezando en mi casa, en la iglesia, hasta que vuelven y los veo bien, ese es mi reto”, nos platica sin ocultar lágrimas en sus ojos. Así que las emociones son iguales, “no he notado diferente entre lo que sentía cuando mi esposo toreaba y ahora que mi hijo lo hace. Mi marido para mí lo es todo y siempre que salía a torear le pedía a Dios nuestro señor que saliera caminando, lo necesitaba conmigo y ahora que sale mi hijo, también lo amo y es parte de mí, como mi marido es parte de mí. No noto esa diferencia. Creo que sufro al máximo y no lo noto”. Sin embargo a veces su sexto sentido sí le ha dado señales con algo de angustia, a veces con la seguridad de que todo va a salir bien, pero básicamente “soy una persona muy creyente y todo lo pongo en manos de Dios”. Marcela expresa que cada vez que los ve llegar sonrientes a casa, después de una corrida, “ese es mi triunfo, que caminen, que estén bien, que no les haya pasado nada”. Mi regocijo es el triunfo, el corte de apéndices, el apoyo de la gente; mi deasosiego, el viento, el ganado y la falta de respeto para quienes se están jugando la vida en el ruedo”, concluye.

CON MÁS

Clase El Heraldo I

25


Chacha Alonso de Sescosse Madre de Mariano Sescosse, novillero zacatecano La emoción la embargó ante el triunfo de su hijo; Chacha lloró cuando Mariano indultó un novillo en la plaza de Arroyo, agolpó en su mente en lo que el chico ha dejado por seguir su carrera y supo que para él, estaba valiendo la pena. Pero las lágrimas no sólo han sido de emoción, pues volvieron a aparecer hace cinco meses en la Ciudad de México, cuando un accidente en el ruedo le representó a Mariano una fractura de vértebra que ya superó, y que por supuesto no inhibió su deseo para seguir adelante en su carrera de torero.

¿Qué sentiste cuando tu hijo te dijo que deseaba ser torero? La primera experiencia fue con mi hijo mas grande, Mauri, tuvo permiso de un año para calmar sus ansias de torero en la escuela taurina, hacerse buen aficionado, como mi marido y yo, y así lo hizo; aunque se quedó dos años, luego se retiró. Con Mariano pensamos que sería igual pero, ya llevamos 9 años en esto. Después de la escuela taurina, Mariano se fue a España. Estuvo en Sevilla con Pepe Moral y de ahí se fue dos años a la Escuela Marcial Lalanda en Madrid; cada vez su carrera ha ido tomando más forma. Pensé que iba a pasar, pero este niño tiene carácter. Cuando veo que las cosas van siendo mas serias, tengo sentimientos encontrados porque por una parte es mi hijo y son sus ilusiones, no le puedo truncar su vida; pero por otra parte escogió una profesión difícil y peligrosa y no puedo dejar de sentir un poco de temor. Es complicado.

¿Qué emociones te embargan al ver a tu hijo en el ruedo? Procuro ir siempre que puedo, en México estuve; siento que fui de utilidad porque se le fracturó la segunda vértebra y creo que mis cuidados ayudaron mucho en su manejo. Soy de las mamás que prefiere estar, por duras que sean las cosas.

¿Puedes contarnos alguna experiencia relacionada con tu sexto sentido o premoniciones? Más bien soy una persona muy positiva y de profunda fe; para mí lo primero que hay en mi vida es Dios y siento que cuando la gente es bien intencionada, Dios regresa las cosas de forma positiva; dejo todo en sus manos, me siento querida y abrazada por Él.

¿Qué retos u obstáculos has enfrentado junto con tu hijo? Como mamá de un torero creo que hay que dominar el carácter y aprender de mi hijo, porque él me tiene que ver muy segura para poderse sentir seguro. Ese será mi siguiente paso, que me vea muy segura, tranquila porque si después de lo que le sucedió quiere seguir, tengo que apoyarlo, transmitirle mucha paz, serenidad y confianza.

¿En qué momentos te has sentido triunfadora junto con tu hijo? Una vez que indultó un novillo en Arroyo, ahí sí se me salieron las lágrimas junto con mi marido porque ves que todo su esfuerzo se cristaliza. Son niños que dejan todo, amigos, escuela, casa y un ambiente de tranquilidad por seguir sus sueños. Entonces ves que su esfuerzo, triunfos y fracasos lo valen. En esa ocasión estábamos felices, pues los premios y reconocimientos son la recompensa a lo que hemos entregado.

¿Cuál es tu experiencia más intensa de regocijo o desasosiego que has vivido en relación a tu hijo? “El regocijo es su triunfo, el desasosiego es el riesgo; pero lo más intenso es que después de su fractura, en vez de reconsiderar me dice: --mamá, el motivo de mi vida es torear--, y entonces ¿qué hago?, tengo que apoyarlo”.

26 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


Anita Andrea, Geny Casab, Silvia Rodriguez y Paty Ramirez Panel de aficionadas taurinas Frente al ruedo, como frente a la vida, las miradas se encuentran, los atavíos contrastan, las manos se agitan y a veces el corazón, la pasión detona en torno a la escena, la palabra se expresa y en ocasiones, los ojos; no importa cuanta experiencia acumulada se tenga o el largo camino que falte por recorrer, ni los pendientes para el rato, tampoco la altura del lugar que se ocupa. El esfuerzo en el arte impacta, hace vibrar. Cuatro mujeres así nos lo comparten. Todas diferentes, expresan su sentir por la fiesta brava; cómo y con quién llegó a ellas, aquel detalle que las enamoró, la figura que las mantiene ilusionadas, la intensidad de los momentos vividos y en la expectativa hacia el futuro, el deseo que nunca muere. Así, como pasa en la vida, también en el ruedo.

Anita Andrea

Geny Casab

Silvia Rodríguez

Paty Ramírez

Desde muy jovencita, con Juan Andrea, el gran maestro y señorón que sabía de toros lo que pocos. Nos casamos y vestido como un dandy, acudíamos a la plaza y nos emocionábamos juntos; cuando estaba toreando alguna figura y lo hacía con maestría, nos volteábamos a ver y teníamos los ojos llenos de lágrimas de la emoción, por lo que sentíamos; así pasó la vida entera, conviviendo con ellos. Desde Silverio Pérez para acá, los Tres Mosqueteros…, luego Manolo Martínez, el adorado Currito, ahora Fermincito, Adame que no salía sin que le diera la bendición. En fin, los toros, como mis hijos y mis nietos, nos dejaron una vida plena, llena de satisfacciones, para nosotros fue todo.

Fue a los 16 años porque en mi familia no había taurinos, entonces cuando me hice novia de Gerardo, hoy mi esposo, con una afición arraigada, me llevó a entrar por completo a las corridas de toros cada año. Primero como un evento social para mí, después, en el aprendizaje, fui percibiendo esa pasión que transmiten los toreros. Me tocó ver en ese tiempo a Curro Rivera y a Manolo Martínez a quien hasta ahora considero el mandón de la feria y creo que no ha habido un mexicano que se le parezca. Con los años procuramos ir a ferias grandes o de pueblos en México, también en España y Sevilla, además que por televisión contratamos la transmisión de ferias y las seguimos con gusto; ha sido una pasión desarrollada al cabo de años y nos encanta.

Fue en la adolescencia, cuando mi mamá nos traía a la plaza a ver al Juli como novillero; pero desde niña he visto la fiesta como una tradición, un lugar obligado en la feria de San Marcos. Luego conocí a mi esposo; a los 16 años éramos novios e íbamos con su familia, que son de afición arraigada y sus conocimientos y experiencia me los transmitieron, con lo que mi afición se fue refinando; ahora la saboreo pues es como los buenos vinos, con el tiempo, se disfrutan más. Me encanta ser taurina.

Mis padres son muy aficionados y siempre, desde pequeña, me trajeron a los toros. No pasó mucho tiempo para encontrarle el gusto y seguir mi afición personal. Fue el tiempo en que las corridas de España ya se podían seguir en televisión y entonces también nos sentábamos a ver las ferias de Sevilla, Madrid y otras en un ambiente muy familiar; es una onda muy familiar el asunto taurino en mi casa.

¿Cómo nace tu afición?

CON MÁS

Clase El Heraldo I

27


Anita Andrea

Geny Casab

Silvia Rodríguez

Paty Ramírez

¿Qué es lo que más te gusta de la fiesta brava?

Cuando desencajonan a los toros y ver los seis ejemplares, tal vez planeando a cuál torero van a hacer triunfar, o bien cuál es el torero que le va a cortar las orejas y el rabo. Empieza entonces esa sensación de la vida en juego. Por eso cuando hay un grito en los tendidos, volteamos y decimos –pero si se está jugando la vida-; porque es eso, quedando bien o mal pero se está jugando la vida. Para nosotros todo lo que abraza la fiesta de toros, desde que se visten, desde que les amarran los machos para salir al ruedo, es todo.

Me gusta la gente, ver el ruedo, una plaza de toros llena, me encanta una corrida bien puesta, con edad, trapío, puntas completas, y me encantaría que hubiera comprensión de que hay toros realmente difíciles y que si tres pases les saca el torero, esos tres pases se alaben. Del Juli me encanta ver que de un toro malo, lo hace bueno. Me gusta ese apasionamiento, esa vergüenza torera de algunos, me encanta.

Me gusta esa sensación de magia que se vive en el ruedo, un poco como ese misterio que rodea lo que veo como una danza entre el toro y el torero o la torera, entonces es deleitarse con esa danza maravillosa que se siente en los huesos, hasta cuando grito un ole, con ciertos tonos, eso es lo que disfruto más.

Me gusta todo, desde la expectativa que se crea cuando se anuncia una corrida, la ganadería participante, si es un mano a mano o si hay un reto entre los alternantes. Llegar a la plaza es una sensación extrema que me eriza la piel y entonces pienso en lo que hago, en mi profesión, donde me enfrento a situaciones que creo que son similares a las de los toreros; estar uno a uno que al final es tú o yo. Los toreros la mayoría de las veces salen bien, limpios; en mi caso a veces un poco golpeada pero las sensaciones que se viven, las emociones previas, el paseíllo o la espera en el vestidor, las asimilo y me hacen identificarme con ellos, en lo que hacemos y transmitimos al público o aficionados, es lo que hace estar vivo.

Alguna tarde inolvidable que recuerdes

Era una tarde de toros soñada para nosotros, nos latía que algo iba a pasar y llegamos a la plaza. Era un encierro de Fernando de la Mora. El primer toro se llamó “Buen Amigo”, el siguiente “Aficionado”, el tercero “Hotelero” y luego de pronto uno más que se llamó “Juan” y luego llegó “Andrea”. Entonces se puso de pie toda la plaza a darle una ovación a mi marido como jamás olvidaré. Esa es la mejor tarde de toros, porque ahí se le reconoció lo que fue, y lo que sentimos con toda esa plaza de pie aplaudiéndole, fue inolvidable. Yo mandaba besos a Fernando de la Mora y a todos los que podía, ahí estaba su esposa queridísima, en fin, una tarde de gloria.

Fue un Domingo de Resurrección en Sevilla, España. Me encantó la elegancia, el respeto de la gente. Una manifestación de educación por parte del público que contrasta y entristece cuando a veces a los toreros sin que hayan terminado, les avientan cojines o los abuchean. Esa fue mi tarde inolvidable.

En la Chona hace poco, me encantó cuando Enrique Ponce estaba dando con la muleta unos pases exquisitos y alguien del público, emocionado, lanzó un sombrero muy humilde, como de paja, y me encantó que lo levantó y lo tomó con la muleta para seguir toreando con el sombrero. Nunca voy a olvidar esa humildad y esa humanidad de Enrique Ponce. Para mi fue tarde inolvidable.

Fue en San Luis Potosí, toreaba Morante de la Puebla un toro de Mimihuapam que se llamó “Amor de Dos”, era de las primeras veces que yo lo veía en México y esa fue la primera vez que lloré viendo a alguien torear; me encantó, pensaba en cómo podía ser posible, solo habíamos unas 300 personas en toda la plaza, muy pocos, pero todos salimos encantados, fue una tarde especial, muy especial.

¿Cómo comparas la vida con el ruedo?

Mi vida ha sido un ruedo, dando capotazos desde que Dios amanece hasta que anochece. Me la he jugado en la actividad a la que me dedico, tratando de cortar oreja y rabo y sirviendo desde a sus majestades de España, hasta los más modestos muchachos que se gradúan. Ahora, la vida me lo quiere quitar porque dicen que estoy vieja, que ya no es lo mismo, que ahora los que rifan son los jóvenes, pero sé que todavía puedo cortar oreja y rabo.

En que si estoy parada en el ruedo y voy a sorprenderme con el ejemplar que va a salir, es la vida misma la que te va a sorprender con todo, con tus hijos, tus padres, negocios, con todo, es decir, tienes que lidiar con ello y ponerle tu mejor pasión, temple, coraje, darle la mejor cara a la vida.

Creo que la vida es así, un ruedo. De hecho los toros es una alegoría a la vida, pues hay que tener temple, saber cómo te arrimas a un problema, cómo enfrentar al toro, cómo templarlo y luego irlo disolviendo, envolviendo alrededor tuyo, diluyendo. Creo que es un momento también de rito, y esa parte ritual que se vive en el ruedo, se vive también en la vida.

Es muy gráfico cuando lo vemos en los toros, pero creo que cada persona lo vivimos en el día a día, toreando las dificultades propias, haciendo la faena diaria. En lo personal a lo que me dedico es al boxeo y es muy similar porque no solo toreas problemas y situaciones, sino que es un enfrentamiento físico, entonces mi ring es mi ruedo.

28 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


Las

Damas de la

literatura en

El

Ruedo CON MĂ S

Clase El Heraldo I

29


Breves Resenas ¿Por qué vuelven los toreros?

Cornadas al Viento

Conchita Cintrón

Editorial: Gobierno del Estado de Jalisco, Secretaría de Cultura de Jalisco Año de edición: 2005

Editorial: Diana Año de edición: 1977 Como rejoneadora, Conchita Cintrón fue comparada sólo con los grandes. Su texto reproduce la cálida despedida y retorno de los diestros, que se va explicando por sí misma, sin que la autora tenga necesidad de recalcar.

30 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

Carmen Madrazo

La historia transcurre entre 1932 y 1959 y aborda relaciones interpersonales y familiares de los ganaderos de La Punta con los habitantes de la Hacienda, el tema de cómo la Reforma Agraria influyó en la crianza del toro de lidia en México y una descripción de cómo era el Aguascalientes de esa época. Esta ganadería fue parte del Mayorazgo Rincón Gallardo, que tuvo su sede en la Hacienda de Ciénega de Mata.

Y ahora, soy yo la torera

Los amores de Gaona

Elia Domenzain

María Luisa Garza

Editorial: Resistencia Año de edición: 2013

Seudónimo: Loreley Año de publicación: 1922

La autora, combina la poesía con el valor y el arrojo del arte taurino. Son poemas románticos, eróticos y amorosos, que hacen un

Esta novela es una evidencia del carácter abierto y de cómo una escritora puede ser parte del género literario taurino. Habla de las pasiones de Rodolfo Gaona.

paralelismo con la fiesta brava.


Aguascalientes y el reto de ser grande en la fiesta brava Por Sol Sánchez cronista taurina En estos tiempos en donde la globalización “uniforma” a los seres humanos, siguen existiendo las expresiones artísticas y esas nos hacen diferentes. Aguascalientes es tierra taurina, pero explicar de qué van las corridas de toros, requiere, sin duda algo de romanticismo, imaginación y algo de alma querendona. El torero es el único héroe verdadero arrancado de la mitología que se enfrenta a vida o muerte ante una fiera, esa sería la explicación fantástica (pero verídica) a las nuevas generaciones, pero esta visualización quizás un poco sangrienta (a lo Quentin Tarantino) no corresponde del todo, ni hace honor a lo que sucede en el ruedo, en una corrida, tiene mucho de ceremonia, se siguen protocolos, al salir el toro comienza el verdadero reto y ese es mental. ¿Cómo un ser humano puede vencer o dominar el miedo mientras su mente está descifrando segundo a segundo el pensamiento y las características de otro ser vivo que lo único en lo que piensa es en coger y prevalecer ante el oponente? Mi trabajo como cronista taurino ha sido un reto enorme, el que de pronto los aficionados se acerquen y platiquen conmigo, dejando a un lado mi género, que se les olvide y me escuchen, me ha permitido buscar mi propio medio de expresión, el público del toro no perdona, los comentarios deben de ser concretos, fundamentados. Ahora por cuestiones del destino vivo en el extranjero, extraño mi tierra, a mi gente, pero sigo colaborando en algunos medios. He participado en pláticas, en diferentes peñas taurinas en Estados Unidos y en Bilbao, y en todas ellas hablo de Aguascalientes y el orgullo de ser de la tierra de la gente buena, con esperanza en que aquellos que no son aficionados se acerquen a ganaderos, toreros, en fin, al mundo de los toros para que pregunten, se informen y por qué no, le salgan a una becerra. ¡Después de eso, el concepto que tengan con seguridad cambiará, igual y no se hacen aficionados, pero les ayudará a comprender un poco de qué va la fiesta brava, que ha puesto en el mapa a mi pequeño gran Aguascalientes!

Tendido de Sol

Sol Sánchez de Hernández Gerente General

solsanher@icloud.com FB Tendido de Sol #tendidodesole

CON MÁS

Clase El Heraldo I

31


Mi historia en la Fiesta de los TOROS Por Miriam Cardona cronista taurina Esta historia inicia de la mano de mi padre en 1996 contando con 13 escasos años de vida. A esa edad las niñas de mi generación aún jugabamos a las barbies, a la cuerda, al elástico, a las escondidas y todo aquello que de manera lúdica y sana nos entretenía. Recuerdo que mi padre, el Sr. Héctor Manuel Cardona Velasco, aquella tarde de noviembre se encontraba en la sala de casa viendo por televisión un festejo taurino de la Temporada Grande 1996-1997 y en la cual un torero de nombre Pedrito de Portugal se pasaba por la espalda a un toro con toda la barba, bigote y papada. Mientras transcurría la transmisión, entré a la sala de casa y me quedé por unos segundos muy atenta al televisor. La primera impresión que tuve fue de compasión por el toro y se me ocurrió preguntarle a papá con cierta decepción: ¿Cómo puede gustarte ver sufrir a un animal? A lo que papá me respondió que estaba equivocada en mi apreciación, que no hablara a la ligera y con total desconocimiento, me pidió que me quedará un momento más, que me sentara a su lado y observara con atención lo que estaba ocurriendo en el ruedo entre el toro y el torero, me dijo también que el toro era un animal fiero por naturaleza y que jamás lo viera con la ternura que veía al perro o al gato que teníamos en casa. Recuerdo que muy a regañadientes obedecí a papá y le di la oportunidad de que me explicara en qué consistía su espectáculo favorito. En un momento de descuido y exceso de confianza del torero portugués que veíamos en la televisión, el toro lo cogió de fea manera, le destrozó el delantero de la taleguilla y se lo pasó de un cuerno a otro con total fiereza y fuerza, cayó a la arena el torero maltrecho y requiriendo ayuda de las asistencias. En ese momento mi percepción en automático cambió. Me impactó mucho la fuerza y codicia con la que el toro hizo lo que quiso con el torero que en esos momentos angustiantes quedó a merced. Es en ese momento que me di cuenta que el TORO no es un ser vivo indefenso y que en cualquier momento puede privar de la vida a un ser humano. Por fortuna en esa ocasión no fue así, Pedrito de Portugal volvió a la carga y consiguió realizar una faena consagratoria imponiéndose ante el poderoso TORO. De aquella tarde de noviembre en 1996 hasta el día de hoy han pasado 20 años en los cuales he dedicado la mitad de mi vida al estudio del comportamiento del TORO y lo que le rodea. El camino elegido no ha sido fácil y ha resultado un tanto escabroso pero muy satisfactorio el reto de ser crítica y con ello forjar y formar criterios aunque para algunos personajes de la fiesta guste y a otros disguste porque siguen sin poder digerir que una MUJER pueda y deba destacar por sus conceptos y valor para expresarlos ya sea en un ruedo o frente a un micrófono como es mi caso. Afortunadamente damas y caballeros, el TORO es el único ser vivo democrático en todo esto y es quien pone a cada quien en el sitio que le corresponde más allá del género, por lo tanto aquella dama que sea capaz de enriquecer la fiesta con talento y fondo, más allá de la forma, el TORO y su FIESTA se lo agradecerán. Ese es el logro máximo, la satisfacción del deber cumplido en la trinchera que cada quien haya decidido abrazar con la responsabilidad máxima de buscar siempre la verdad y atreverse a decirla. Yo lo tengo claro…el presente y futuro de la fiesta para su permanencia en todos los sectores se traduce en ser más críticos y menos complacientes porque en la exigencia reside la trascendencia y en la comodidad reposa la mediocridad.

32 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

33


Escribiendo historias taurinas Por Ana Delgado cronista taurina Mujer y toros: binomio ancestral que conlleva pasión, desde las sacerdotisas cretenses que como acto religioso hacían juegos de saltos a los toros, hasta la mujer actual que asiste a las plazas. Mujeres y toros, dos seres que mezclan lo terrenal y lo divino, lo real y lo desconocido, la fuerza y la belleza en sí mismos. Ser mujer, amar la fiesta brava y decidir tomar una pluma para reseñar de manera profesional lo que sucede en un ruedo no es fácil. En lo personal, cuando percibí el veneno de la tauromaquia aun siendo adolescente, no pude evitar enamorarme, fui llamada por la pasión, el Dios Tauro se metió en mi alma y fui desde entonces ferviente devota a la tauromaquia, cual si fuera mi religión, siempre fiel a las campanadas del corazón que me pedían ser parte de la celebración taurómaca. No diré que las cosas han sido fáciles, pero estoy convencida de que cuando sueñas algo, cuando te propones una meta, no hay nada ni nadie que pueda impedir que se haga realidad. Desde hace 17 años escribo crónicas taurinas para diversos medios, la radio y la televisión que también me han dejado gratos recuerdos, pero definitivamente la crónica escrita y yo tenemos un romance, nos vemos a los ojos y es como mi amante, dejo que mi numen me susurre al oído cada noche después de una corrida frente al monitor y en ese momento no existe el mundo, ni el tiempo, ni el espacio; le amo y me ama y creo que nuestro amor será eterno. Recuerdo mi primer semestre de universitaria, quería absorber el medio taurino, era mi obsesión. No había ningún camino que no me condujera a la fiesta brava y para ser sincera ningún otro que quisiera seguir. La primera oportunidad se dio en la radio cultural de nuestra máxima casa de estudios, vaya vivencias geniales, una chica de 19 años haciendo lo que más ama en la vida es imparable, no importaba que fueran fechas festivas, año nuevo o navidad, yo estaba ahí, lista para dar la nota taurina. Vinieron más oportunidades en diversos medios, vivía por y para el toro, vinieron experiencias gratas y otras en las que, cual sacerdotisa tuve que saltar obstáculos, brincar uno que otro toro resabiado y jugarme la existencia. Muchas veces dejar de lado a la familia, a la pareja, a la vida de una joven normal por estar apasionada y comprometida con la fiesta de los toros. Para mí en tiempo de feria no había antros, había redacción del periódico, no había paseos si no tardes de toros, libreta y pluma en mano, cual lienzo y pintura, para relatar mi punto de vista, para vaciar el espíritu en la crónica. Al paso de los años ser profesional de la comunicación taurina sigue siendo un reto, sigue siendo como antes una responsabilidad, porque quienes decidimos embarcarnos en este mar cambiante de la fiesta brava y comunicarla tenemos la obligación de orientar al aficionado, de velar por el bienestar y permanencia de la fiesta más bella, de cantar las verdades aunque duelan, porque para ser prensa rosa mejor que se busquen edecanes que abundan en el medio en estos tiempos, para mí la crónica taurina debe ser real, fuerte, sincera, apasionada, equilibrada, justa. Dándole su valor a lo que sucede en el ruedo, donde los únicos protagonistas son el toro y el torero. La misma crónica taurina me ha llevado por otros caminos de la comunicación, explorar otras vertientes como el ser Jefa de Prensa del Matador de toros Arturo Macías, otro reto que asumo con total compromiso desde el año 2011 a la fecha. Es un honor ser parte del equipo del Matador Macías a quien admiro y respeto como profesional y como persona, esto me ha dado la oportunidad de ver la fiesta del 34 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

otro lado del espejo, cuando te das cuenta de los esfuerzos del hombre, del torero por jugarse la vida en una tarde importante y en otra también. Como profesional me ha dejado mucho, vivo con intensidad ambas vertientes y una no se contrapone con la otra, el ser Jefa de Prensa de un torero no me exime de decir las verdades, de ser justa, de ser imparcial, porque la ley de mi vida es no traicionarme, y si eso sucediera no me lo perdonaría jamás. Quizá no soy la mejor pero pongo el corazón y el ser de por medio, porque me debo a un sueño que hice realidad y la joven que fui y que dejó su vida en esto se merece que me siga esforzando, que de lo mejor de mí, que luche, que vaya a la guerra con mi armadura de papel y mi espada de tinta. No tengo un consejo en específico para quienes quieran dedicarse a esto, sean hombres o mujeres, lo único que les pido, mejor dicho les exijo es que sean profesionales, que sean serios, que exijan y se exijan, que no se dejen llevar por la medianía, por el sobre o por la coba, que no les deslumbre el glamoure, el oropel y la golfería que en este medio abunda, que estudien, que aprendan, que lean, porque en esto nunca se acaba de aprender y que si de verdad aman esto lo respeten, porque existe gente que ha entregado su vida en beneficio de la comunicación taurina y que no estamos dispuestos a que la malbaraten, a que la humillen a que la pisoteen. Mientras la vida me lo permita, mientras un hombre valiente se enfrente a un toro bravo, mientras la inspiración no se me fugue, mi puño seguirá escribiendo y los dedos ansiosos tocarán el teclado para llevarle a quien quiera leerme lo que vivo y lo que siento en una plaza de toros, cada domingo volveré cual religión a mi templo ceremonial para dejarme seducir por lo que ahí acontezca, seguiré saltando los toros de la vida, los toros de los sueños, para llegar del otro lado y seguir escribiendo historias taurinas.


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

35


36 I El Heraldo I CON MĂ S

Clase


"La eventual aparicion de una obra de arte” DULCE MARÍA RIVAS GODOY

“El lienzo y la plaza. Dos ámbitos donde se lleva a cabo un drama eterno: el de la vida. Todo empieza, transcurre y termina. No existe certeza de cómo, pero al final, ahí queda: con luces y sombras, con blancos y negros, la pintura en el lienzo y la faena, en la memoria. En uno y en otro, la experiencia estética es mayor, si el conocimiento es más profundo. Para su ejecución, en ambos casos, es imprescindible el dominio de la técnica. Abordar este tema en la pintura, es fuente de pasión y misterio, sufrimiento y consuelo. En ocasiones logro poner algo de eso en un cuadro. En comunión con el espectador, en el lienzo como en la plaza, eventualmente se produce una obra de arte”. Dulce María Rivas Godoy, tiene Licenciatura en Artes Visuales y una Maestría en Arte Contemporáneo por la Universidad de las Artes de Aguascalientes. Con múltiples exposiciones y premios, su producción artística va de la pintura a la escultura, así como intervenciones en el espacio. Convoca presencias desde el vacío, haciendo acopio de la memoria. Parte de su obra es inspirada por todo aquello relacionado con la tauromaquia, a la que considera no tanto como una fiesta, sino como un ritual que presenta con absoluta verdad, en vivo y en tiempo real, el paso del hombre por este mundo y la manera de trascender hacia la eternidad. Piensa que a diferencia de otros géneros, para apreciar la pintura taurina, hay que entender la hondura del tema.

1

Dulce María Rivas, vive y trabaja en Aguascalientes. Datos de Contacto: 57dulcerivas@gmail.com

3

2 1 “Manada” Acrílico y óleo s/tela 45 x 60cm Colección M. Orozco 2 “Azul y oro” Óleo s/tela 90 x 65cm (díptico) Museo Escárcega 3 “Arrastre lento” Acrílico y esmalte s/tela 95 x 110cm Colección Privada

4

4 “La México, pasión y misterio”

Acrílico y encausto s/tela 95 x 110cm Colección J. Téllez

CON MÁS

Clase El Heraldo I

37


La bravura del color en la fiesta RAQUEL ROJAS NIETO

Nace en Aguascalientes en 1961. Es Diseñadora de profesión, pero ha estado involucrada con las artes plásticas y textiles desde la infancia. Su primer exposición fue de Baatik en 1992 en la Galería de la ciudad de Aguascalientes, el inicio de su carrera como creadora. Su trabajo se ha expuesto en varias partes de la República Mexicana y en Estados Unidos. Su obra es parte de colecciones particulares en América, Europa y África. Actualmente radica en Aguascalientes y su obra se ha multiplicado en productos de uso cotidiano como tazas, mascadas, sombrillas y arte objeto; el arte utilitario es también el medio de acceso y deleite de su estilo, quien ella misma cataloga como “Figurativo Feliz”. “Amo el color, parte esencial de mi obra, como lo son las telas y papeles de algodón” LA TAUROMAQUIA COMO SU INSPIRACIÓN El gusto por la fiesta nace del seno familiar, a su madre le gustaba la fiesta brava y su padre era fanático de las corridas de toros y los domingos, comenta, disfrutaban de transmisiones por televisión de tardes de toros. Su interés en plasmar toreros es por incursionar en los colores de la bravura y de la fiesta, los contrastes cromáticos de la alegría y el temor, la vida y la muerte.. los sentimientos que envuelven a la tauromaquia. Raquel Rojas realiza igualmente encargos con diversos temas y el tema taurino ha sido recurrente, comenta que la tauromaquia como tema, una asignatura pendiente pues el amor por el color es su pasión. Para ella el color es el simbolismo principal en su obra, entonces los colores de los ternos y los capotes de los toreros son fuente de inspiración por su gran colorido. CONTACTA A RAQUEL ROJAS EN FACEBOOK: Y EN EL TELÉFONO: 449 155 8380

1

38 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

2

Raquel Rojas Obra

1

Título: “Torero” Técnica: Batik y tinta china sobre papel algodón Medidas: 50 x 40 cm. Año: 2012

2

Título: “Torero 2” Técnica: Batik y tinta china sobre papel algodón Medidas: 50 x 40 cm. Año: 2012


”Amores Toreros” TERESA LEAL

Radica en Aguascalientes y actualmente trabaja en la Universidad Politécnica de Aguascalientes impartiendo las asignaturas relacionadas con el arte. Su formación es mayormente autodidacta, estudió talleres libres de dibujo y pintura en Centro Cultural Los Arquitos y cursó clases de grabado en el Centro de Investigación Gráfica “El Obraje”. LA TAUROMAQUIA COMO SU INSPIRACIÓN

La fiesta brava me ha proporcionado a la largo de mi producción un gran cúmulo de imágenes icónicas que funcionan como símbolos universales. Mi inspiración me ha llevado a recrear de manera personal la simbología taurina, como son los trajes, los toros, el entorno, etc. El simbolismo en mi obra está representado por figuras recurrentes (la noche, los sueños, el amor, el erotismo), así como un estilo trabajado a lo largo de los años que han caracterizado mi producción. (Paletas intensas, atmósferas misteriosas, figuras femeninas llenas y bastas, marcos integrados a la obra). Busca a Tere Leal en Facebook: https://

4

www.facebook.com/teresa.leal.31542 o contáctala al Teléfono 449 157 1517 y al email: sirenaleal@hotmail.com

2

1 1

“DAÑOS COLATERLAES”

2

“MATADORA”,

3

“CITA DE AMOR” Díptico Óleo so-

4

“TORO CON LUNA” (ARTE OBJETO) Óleo sobre madera, 94 x 41 x 38 cm. 2017

3

Óleo sobre tela , 73 x 65 cm , 2015

Óleo sobre tela, 33 x 41 cm, 2016

bre tela , 26 x 26 cm, c/u, 2017

CON MÁS

Clase El Heraldo I

39


Pena Femenil Taurinas Hidrocalidas

¿Cómo nace esta agrupación de aficionadas a la Tauromaquia? “Una pregunta sin respuesta”– Es lo que detonó a un grupo de amigas enamoradas de la fiesta brava después de presenciar una corrida de toros. - ¿Y ahora?, ¿quién nos dará la respuesta correcta a tantos detalles sobre el toro, el reglamento de la plaza y toda el aura ritual que rodea una corrida? Buscando en la red nos encontramos con el término “peñas taurinas”, agrupaciones de aficionados cuyo principal objetivo, además de aprender constantemente sobre la tauromaquia, es apoyar la fiesta brava. – ¡Manos a la obra! – fue que dijimos. Y así, un grupo que empezó con 7 aficionadas, familiares y amigas, creció hasta contar con 26 integrantes, quienes además de compartir amistad, han compartido momentos memorables en tardes bravas, asistiendo a tientas y visitando plazas de diferentes estados de la república. “Lo que más nos une es, la pasión por apoyar, difundir, admirar, disfrutar y conocer más a fondo la fiesta más bonita, la fiesta brava”. El 11 de abril de 2014, inauguramos la primer y única peña femenil a nivel Latinoamérica de nombre Taurinas Hidrocálidas, apadrinadas por el matador hidrocálido Arturo Macias “El Cejas”, quien confió en este grupo de entusiastas mujeres… Taurinas Hidrocálidas. Con divisa carmesí, se abrió la brecha en el sentir y temple femeninos de la sangre, sol y arena. Nuestro primer reto, sin duda alguna, fue enfrentar un mundo donde “los conocedores” regularmente llevan la etiqueta masculina. Sin embargo, hemos concentrado nuestras fuerzas en acrecentar la afición en el público femenil y trasmitir interés por aprender sobre tauromaquia. A lo largo de 3 años, hemos realizado diversas actividades en pro de la fiesta brava, con el objetivo de adquirir y trasmitir conocimiento taurino, a través de sesiones de aprendizaje con invitados especiales, conferencias públicas taurinas con destacados expositores, visitas a ganaderías y exposiciones de arte, eventos especiales para el día de la mujer, así como colaboraciones con otras peñas de la región en aras de compartir el aprendizaje y el disfrute de la tauromaquia. Nuestra mayor satisfacción, se complementa al encaminar nuestras actividades a labores altruistas y apoyo a las nuevas promesas del toreo hidrocálido; que se ha realizado gracias al trabajo en equipo y a la comunidad taurina que ha creído en nosotras como una agrupación seria y comprometida. Compartir una afición, mientras ayudamos a quienes lo requieren, es la fórmula perfecta que impulsa nuestros bríos. 40 I El Heraldo I CON MÁS

Clase

Es un triunfo para nosotras contar con el apoyo de personas y asociaciones que confíen en nuestro proyecto. Las puertas de empresarios, medios de comunicación y ganaderos, han sido abiertas para nosotras, creo que es un indicador de que estamos haciendo bien nuestra labor. El mundo del toro, es un mundo complicado para manejarnos portando en alto nuestra esencia femenina … aún queda mucho por hacer, nuestro siguiente paso es lograr que más agrupaciones de mujeres aficionadas en la república, se sumen a nuestro proyecto en pro de la fiesta brava.

Anahis Martínez Domínguez. Presidenta de la peña Si

deseas

unirte

conocernos,

a

nuestra

búscanos

en

peña

o

facebook:

Taurinas Hidrocálidas Email: taurinashidrocalidasp@gmail.com Whats app: 449 100 18 80 y al teléfono 449 232 75 54


OUTFITS PARA LA FNSM

Blusón blanco artesanal manga ¾ con aplicación de deshilado por Alma Taurina Bolsa artesanal 100% de piel vacuna con asa de cuerno de toro por Alma Taurina Pulsera de piel con moneda por Mariana Sofía Llaguno

Blusa Mi Pasión por Mariana Sofía Llaguno Chaleco de Flecos por Mariana Sofía Llaguno Leggins camperos por Mariana Sofía Llaguno Collar de seda bordado a mano por Carlota Frayle

www.msllaguno.com.mx FB Mariana Sofía Llaguno @Ms_modataurina contacto@msllaguno.com.mx

Falda Pasión por Mariana Sofía Llaguno Fashion Tshirt Torero por Mariana Sofía Llaguno Mascada Toreros Aguascalientes por Mariana Sofía Llaguno Abanico muy mexicano por Mariana Sofía Llaguno

(449)894.4790 FB Joyería Carlota Frayle

lorenalib24@hotmail.com (449)105.8794

Camisa de mezclilla por Albero Chaleco fucsia por Albero “Macho” en collar de perla por Sastrería Rojas Bolsa artesanal 100% de piel vacuna con asa de cuerno de toro por Alma Taurina

almavpalacios@gmail.com mauricioserranocote@gmail.com

CON MÁS

Clase El Heraldo I

41


Vamos a más, ya! Martha Chapa

Si a la mujer le ha costado esfuerzos y sacrificios extraordinarios para llegar a ser una torera, su participación histórica en el arte taurino se ha complicado aún más. Primero hablemos de nuestro género y el toreo, que apenas asoma tímidamente en el siglo XVII, si bien luego en el siglo XIX reaparece con cierto ímpetu aunque se ve interrumpido por prohibiciones jurídicas o legales, las cuales se diluyen en alguna medida entrado ya el siglo XX, por lo que el toreo a pie propiamente en el caso de las mujeres se registra con mayor regularidad en la segunda mitad del siglo XX, aunque cuando antes es más notoria en el rejoneo, que sí les estaba permitido, y que de paso abona para que alternen toreando al igual que los hombres. Ya en el siglo XIX, concretamente en 1812, Goya había inmortalizado a Nicolása Escamilla “La Pajuelera”, picando un toro, en tanto que Gustavo Doré incluye toreras en sus grabados. Hay sí, como decíamos algunas rejoneadoras y toreras entre el siglo XIX y XX por lo que toca a España, que llegan a destacar aunque efímeramente porque a fin de cuentas se imponía el machismo y la discriminación, desde los propios empresarios que no las promovían y los toreros que se negaban sistemáticamente a figurar junto a ellas, hasta críticos y periodistas que no las tomaban en serio. No obstante, en décadas recientes sentaron precedente Cristina Sánchez y Maripaz Vega, contemporáneas nuestras, entre otras de siglos anteriores como Dolores Pretil, Dolores Sánchez, Ignacia Fernández “La guerrita” o María Salomé “La reverte”. Queda claro entonces que durante siglos la tendencia es que a la mujer se le percibe preferentemente en los tendidos con un tono decorativo y en muy pocos casos como torera, lo cual se refleja en el arte pues por excepción aparecen plasmadas en la pintura, como “Mujer torera”, de Picasso, “Mujer joven en traje de torero”, de Monet, “Las señoritas toreras”, de Gutiérrez Solana, o en tiempos más recientes “Niña torera”, de Julio Romero Torres. Y peor aún, se nota su ausencia en la pintura, es decir como creadoras en sí, que se explica históricamente por igual por la misma misoginia y exclusión hacia la mujer, reduciéndola a ser objeto y no sujeto en el ejercicio de las artes visuales en general. De hecho, en el caso de México, fue hasta que se abrió la academia de San Carlos y luego la irrupción de la revolución Mexicana, cuando empieza a permitírsele a la mujer pintar. Es en el siglo XX cuando también pisan los ruedos un pequeño grupo de rejoneadoras, señaladamente Conchita Citrón, o la torera Juanita Cruz, entre otras. Y en nuestro caso, tendrían que pasar algunas décadas para que viéramos a Raquel Martínez, y más cerca de los días actuales, a Hilda Tenorio y Lupita Sánchez, si bien tuvimos años atrás a nuestra Juanita Aparicio. En todo caso, la discriminación se extrapola en el ejercicio como tal de las artes plásticas en forma paralela a su presencia dentro de la fiesta brava. Ahora, nos encontramos ya con las primeras muestras de artistas mujeres que pintan con el tema de los toros. Pero todavía hablamos de verdaderas excepciones. Menciono por aparte eso si un gran ejemplo; la luminosa y deslumbrante Leonora Carrington, que llega a pintar un cuadro de toros bajo el título de “Toro bravo”, pintura maravillosa que dennota una sensibilidad diferente y no sólo me refiero a cuanto a su estilo personal dentro del surrealismo, sino porque su género aunado al talento propio, le permiten creaciones originales y sumamente imaginativas. Pero fuera de ese caso y de algún otro que pudiera escapárseme, prácticamente la lista de pintoras es inexistente. Al parecer en España está surgiendo hoy venturosamente todo en movimiento en el que se manejan ya nombres de algunas artistas visuales como puede ser la pintora Susana Zaragoza y Ana Sánchez, así como una fotógrafa rusa cuyo nombre es Ana Lubova. Ojalá sea el siglo XXI el que inserte a la mujer con plenitud en la fiesta brava ya sea como torera, pintora, ganadera, periodista, subalterna y en cada una de las actividades vinculadas a esta fiesta tan única, intensa y legendaria de nuestra cultura popular.

42 I El Heraldo I CON MÁS

Clase


CON MĂ S

Clase El Heraldo I

43


44 I El Heraldo I CON MĂ S

Clase

Con Más Clase 794 - Edición especial Taurina  
Con Más Clase 794 - Edición especial Taurina  
Advertisement