Page 1

ILDIS

Seminario Internacional

APLICACION Y ADAPTACION DE TECNOLOGIA EXTRANJERA EN AMERICA LATINA

SANTIAGO DE CHILE 28 MAYO - 19 JUNIO 1973


r

-'••

1

EL AVANCE TECNOLOGICO AZUCARERO EN CUBA PROBLEMAS Y SOLUCIONES Juan Ferran Oliva


1.

La problemática del desarrollo económico en aquellos paises que se afanan en alcanzarlo, reviste diversos rnaLices a medida que se avanza en su soluci6n y se reduce el alcaiwe gene:al de las cuestiones a resolver. As{, después que una colonia alcanza la independencia, o una nación atrasada logra eliminar us reminiscencias feudales, o da un paso m&s decisivo y transforma radicalmente su estructura socio-económica, se vera en cada caso eri:Erentada a nuevas dificuitades Quizás la magnitud de sta no se diferencie mucho de las anteriores pero entonces se contará con la experiencia y fuerzas adquiridas y el paso dado constituirá un avance que stuará la solución final a un escalón menos de distancia.

Como ha planteado Cuba en diversos eventos internacionales y como también señalara recientemente el Dr. Raúl Prebisch en el XV Período de Sesiones de la CEPAL, celebrado en Ecuador: "El cambio de estructura socio-econ6mica es la condición necesaria, pero no suficiente, del desarro:!,lo". Con eiLo se expresa una re'jia general para los países atrasados, que ya en el caso de Cuba cuenta con abundantes vivencias. El desarrollo económico requiere la creación de su base material que toma cuerpo. en las instalaciones industriales, agrícolas y de servicios, así como en la infraestructura que les sirve de sostn y enlace. Del acierto en la estrategia que se adopte para adquirir estos recursos materiales, dependerá que el balance éntre necesidades y restricciones resulte lo más positivo posible. Cualesquiera que sean la solución y el volumen de bienes de capital obtenidos, será necesario, adicionalmente, sentar


2

las condiciones para que la tecnología que se adquiera sea utilizada convenient.emente. Ello dependerá de un conjunto de conocimientos tóu-. nicos, que resultan necesarios para: 1 Realizar estudios de factibilidad e investigadoneo de mercado previas a la inversin0 - D.terminar la serie de t.cnicas de que puede di3ponerse y elccción de la m&s conveiiente. - Proyectar las nuevas instalaciones productIvas, in ciuídos el diseño de planta y selección de equipos. - Construir, montar y poner en marcha las plantas. Administrar y explotar las instalacione5 productivas0 - Distribuir y comercializar los productos. -• Mejorar la eficiencia de los procedimientos utilizados. De todo esto se infiere que la realización de la transferencia tecnológica depende de la posibilidad real de adquirir recursos técnicos, de la capacidad de seleccionar los mis idóneos y de la creación de condiciones para su asimilación total0 Usualmente se suele limitar el enfoque de este fenómeno a la transferencia que se produce de una nación desarrollada a otra subdesarrollada, lo que no es ms que un aspecto particular de una categoría general, cual es, la transmisión

-,------.


3 tecno1gica entre todo tipo de países. Pero existe, adem.s, una manifestación singular del fenómeno, que es la transmi.sión de conocimientos t&cnicos que se produce en el interior de un país, ya sea de unos soctores a otros, dentro de las ramas o incluso de las propias ftbric.as En efecto, una tecnología endógena o importada puede ser aplicada dentro de una rama epecÍfi ca de un país, sea óste desax-rollado o no. Siempre ocurre sin embargo, que no todas las actividades económicas disfrutan del mismo nivel tócnico y así, por ejemplo, mientras algunas como la potro.química., la electrónica y la aviación están sometidas a una acelerada din.mica de cambio tecnológico, otras adolecen de un atraso relativo, aón en los países ms avanzado:, y en ocasionessuelen beneficiarse con los avances obtenidoi en las primeras. Este caso es particularmente significativo en las regiones atrasadas, donde no resulta raro encontrar, dentro del poco avance general, algunos oasis de desarrollo constituídos por industrias aisladas, o por ramas que contrastan fuertemente con el resto. Desde aquellas es posible inducir hacia las demás una corriente innovadora que mejore el nivel promedio. El fenómeno de la transmisión tecnológica pudiera ser considerado tambión como un flujo de conocimientos entre la educación, que es el principal productor de este recurso inmaterial, y el resto de los sectores ecoi6mico. Entre ambos debe existir un mecanismo de retroali mentaci6n que vincule la teoría con la practica y evite que la actividad educativa, en la que incluimos no s6lo el aspecto docente sino tarnbi&n el investigativo, se convierta en una


El

torre de marfil, completamente aislada de la realidad. 2 Debe seflalarse que esta.s transferencias internas resultan particularmente factibles en países de economía cen.tralmente planificada. En ellos, por definición, lon reursos se ponen en función de los inl,ereses del país en su conjunto y no se tropieza con el inconveniente de lo3 costos tecnológicos cerrados, como resulta per±ectarnento rorrna1 cm las economÍas de empresa privada. En este trabajo y con las lImitaciones a que la falta de t:.i.cmpO nos somete, trataremos de, exponer las prtnc:i.pales experiencias recogidas en la industria azucarera cubana, que se relacionen con la transferencia, asimilaci6n y difusión de la nueva técnica, Las actuales condiciones difieren exLraordinariamente de las anteriores.y facilitan esta circulación de conocimientos y propician, además, el surqimiento de las premisas necesarias para un paso posterior encaminado a la creación de tecnología autóctona. ALGUNOS ANTE CE DENTES La caña de azúcar llegó a América con Colón. Segin D. Fernando Ortíz " ya en 1610 consta por los documentos o±i.ciales que se exportaban azúcares de la Habana", pero de acuerdo con el propio autor, ya se fabrícaban en la isla desde mucho antes. 3 Hasta el siglo XVIII esta industria, entonces artesanal, prosper6 muy lentamente, pero a partir de 1760 cesaron las trabas que impedían su expani6n y en unos pocos años Cuba devino un produetór de primer orden. 4 Elproceso de crecimiento se llevó a cabo en conrilciones típicamente coloniales que dejarían posteriormente en la economía cubana la impronta del subdesarrollo. A finales del siglo XIX se inició un proceso de concentración industrial en el que cerca de 2,000 trapiches e ingenios senil-


5

mecanizados. Al mismo tiempo, aumentaba considerablemente la capacidad de producción. 5 Ello se produjo tras la abolición de la esclavitud a travs de un prcceso de desarrollo capitalista y de las propias guerras de independencia que contribuyeron a la destrucci6n de muchos ingenios a En esta etapa hizo su aparición el capital norteanericano, que tras tímidos inteii±os aún en plena co1on.a, irrumpió con la república mediatizada en las primeras dócadas del presente siglo. çoceso de concentración modernizó totalmente br; centrales introduciendo tecnología exógena. Por esa épo ca se habia producido una separacin de varias generaciones entro los primeros equipos y la ya por entonces relativamente sofisticada maquinaria procedente de Inglaterra y Estados Urii dos. irl

Con la concentración terminó de consurnarse la escisión t4cnica entre la agricultura y la industria 0 Los trapi.ches e ingenios primit.ivos,constituían una unidad integral campo-f.brica, pero a medida que se iban arruinando y desapa.recieno, sus propietarios, por lo general carentes de capital para invertir en los costosos centrales modernos, quedaban como simples productores agrícolas y se convertían en suministradores do caña. Algunos, despojados de sus tierras, al igual que muchos campesinos, se transformaron en arrendatarios y recaristas de los grandes latifundios cañeros surgidos por la época. Esta separación tuvo su repercusión en el desarrollo t&nico y la agricultura cañera aumentó su atraso relativo con respecto a la industria y continuó emplando los mismos métodos primitivos. Fl capibal nox±eamericano no dominó totalinenbe la


deformada economía cubana hasta la primera Guerra Mundial y en especial después de la grave crisis azucarera de 1921, en que un brusco cambio de precios hizo caer las endebles estrue turas bancarias cubanas y sirvi6 en bandeja de plata laindu; tria azuc.arera a la banca y financieros norteamericanos, 6 De las 152 f.bricas azucareras existentes en Cuba, 95 fueron fundadas antes de 1900 y el recto desde esta fecha hasta 19274 En este año, por tanto, se termin6 el ms joven de los ac±uales inger4ios. Durante dicho período q auel].o 1i3

obsoie1;o; y pequeños fueron sometidos a modificaciones

y ampliaciones, que junto con los nuevos cenfrale, coJ.ocron. a la industria azucarera cubana en un estadío técnico elevado, de acuerdo con el nivel de la época. Se trataba de un proceso productivo considerablemen te mecanizado, con flujo discontínuo y operaciones i.ndividualizadas. Los cargos que exigían calificaci6n, que no eran muchos, estaban cubiertos por cubanos que la habían adquiri-. do en la prcbica y en menor grado por.egresados de centros educacionales y ejecutivos eçtranjeros, predominantemente norteamericanos. El aprendizaje de los obreros de menqs calificación se producía de forma totalmente empírica a través del clisico ascenso iniciado como simples auxiliares. Generalmente procedían del área rural y no pocos eran inmigrantes. El nivel cultural de todos ellos era bajo y abundaba el analfabeUsrno, cuyo porcentaje en 1959 alcanzaba nacionalmente un 26%, pero si se considera que en las áreas rurales resultaba superior al 40%, podrá inferirse que esta proporci6n también prevalecía entre los obreros de los centra.es en la mencionada fecha y que en las primeras dcads del siglo debía ser superior. 7 Debe significarse que en Lodo el período que precedi6


7 a la Revolución la rotación del personal de los ingenios fue muy baja. Un trabajador azucarero solía vincularse de por

vida a esta actividad, pues en el medio rural en que acta se desenvolvía "trabajar en el ingenio" tenÍa una gran signifi-. cación social y brindaba, adem.s, una forma relativamente es-• table de asegurar un ingreso, aunque se brataoe de un trabajo cíclico.

Por si esto fuera poco, el desempleo que padecía el país y que en 1958 alcanzaba un nivel de 33,5%, 8 lim.t(aba al mínimo la frecuencia de los cambios de trabajo. Después de 1927 cesó el estímulo inversionista en la industria azucarera cubana. El auge iniciado con el siglo había terminado trágicamente en 1921 con el gran crac. Una reactivación ulterior alargó un tiempo m.s el proceso de renovación y ampliación, pero fue una fase. efímera y agónica que terminó en 4 o 5 años. Posteriormente., la gran crisis mundial de los años 30 y el establecimiento de cudtas de venta en el mercado norteameri-cano, paralizaron totalmente las jnversiones. A parti.r de entonces, la producción se mantuvo muy por debajo de la capacidad de producción y se in.ici6 un proceso de estancamiento t&cnico y descapitaiizacióri. Durante el período de 1930 a 1960 la industria se sumió en un letargo que sólo mostró algunos síntomas de recupe-. ración desde los años de la Segunda Guerra Mundial hasta 1953, cuando se eliminaron las zafras restringidas. En esta etapa se realizaron ampliaciones de alguna envergadura en 8 o 10 de los 161 centrales existentes y pequeñas inversiones en otros.


8

salvo la excepción citada, que no fue trascndento, la tónica generalen las tres d&cadas señaladas fue la del es-

tancarniento. En 1960 la industria azucarera cubana mostraba pocas variaciones en relación con 1930; de hecho, el mismo equipamiento y prácticamente los mismos hombres e idéntica tradición industrial y esquema organizativo ACm en 1959, la estructura por edades en la industria azucarera cubana mostraba un peso predominante de trabaj adores viejos. M11.o obedecta al hecho de que hasta 1925 se hahan producido entradas masivas de obreros, muchos en plena adoles cencia corno era usual en aquellos tiempos. En :La década 1960-1970 se produjo un cambio de i:umbo

radicai Tras unos primeros años de orientación y aniisis, se decidió fortalecer la base económica más importante del • país como punto de partida para el desarrollo de otras ramas y se inii6 un período de crecimiento y modernización. Para ello se hacía necesario recuperar los años de atraso y prepararse para mayores producciones, pues se pasaba de una situación de mercado de vendedores sujeta a restricciones y precios bajos, a otra de demanda segura y precios equitativos. LAS VIAS DE SOLUCION La tecnología azucarera mundial ha dejado de hallarse, como en el pasado siglo, en una situación de rápido avance del que muchas veces se aprovechaban otras ramas. Ahora, por el contrario, suelen ser las innovaciones exógenas las que posteriormente se aplican en la industria sacarífera • En la tabla NQI, se muestra el esquema de las diferencias más significativas entre las fábricas de azica.r obsoletas y las modernas. En su mayoría se originan en equipos similares


. . • Ca

Tabla_NQI. cJRACTERISTICAS TECNICAS DE LOS CENTRALES AZUCAREROS Tipo de central azucarero obioleto Fecha de construcción

moderno

-

de 1945'-1.950 4 o flepu? econst.ruídos t.otaliueiit ___ Poco persona.l y de alta caU.fiaci6ri

Antes de 1945-1950

------

Fuerza de trab a :j o

Empleo extensivo de ohre,rcs no calificados

Aburid;h,auornaUzad

Instruinentaci6nE s cas a,elernent al Organizac.i.ón

Aprendizaje de trabajadores y técnicos

r4todos modernos de direcai6n0 Aplica:Ln de tcriicas de p.rot:ecc:L6n.

Dirección tradicional, AusencLa de medios y. regiarnEnto de proteclimpJ.ea. c16ri0 Esca Iii irninación inadecuadat, Pocas comodidades de trabajo,, Insta:Lacióri anquicá de equi pos, tuberías, etc.

Iluminaci6n adocuac1r. Cromatismo iridw$tcial. Layout racional0 Aplicación de modernas t6cribas de ingeniería iiidustrial0

Empírico. Escaso perso Universidades, escuela3 rial tc:nico,frecuentetecnológicas. Adiestramente de formación tam miento dirigido.T&nicas bión empírica, de desarrollo personal. Recepción en ocasiones autoni±ica. Alimentación autom±ica de CCtftiO Tu.. binas de vapor o motores eléctricos. Lubricación autorntica, Mandos a cUs

Departamonto de M.quinas de vapor recj rnolino (fase procantes, Lub.ricaci6n manuai Alimentación mecánica del proceso) no automática de caña. Operación convencional.

tancia.Difusióri conf:ínua. Casa de calderas Equipos discontínuos (fase química Operación manual y medel proceso) cnica0 Empleo de los sentidos para cletermi nar cristalización.

Equipos contínuos y automatización en las operaciones (pesaje,evaporaci6n,c.ristal:Lzaci6n, alcalizacióri,etc0,) Controles automhicas Centrífugas autoin±icas,,

Manipulación de En sacos, estiba manual A granel0 Si ei en sacos, azicar. mecanizada. ap Planta enEi- Cidé±as de - CaIaeas de alta prT3r ca, sión,dirección conven- dirección centralizada. cional Man te rumie nto • -

Correctivo •

Preventivo. -

-

-

-

-

1

--

-


que, como en el caso de los molinos, en lugar de ser movidos por maquinas reciprocantes de vapor, actualmente utiiizcn turbinas o motores eléctricos. En ocasiones se trata de instalaciones como los filtros prensa y las defecadoras que hn zido sustituidos por otros modelos corit;ínuos. Se han aubomat5..7ado la mayoría de los controles y procesos uril.tarios y se empleen equipos ms refinados, como las balderas de vapor de alta preSiófl. La tendoncia es lograr un flujo de producción ininterrumpido, lo que prcticaniente se ha logrado ya en algunos centrales de diversos países. La innovación industrial mris importante en los últimos aoz es la introducción del difusor continuo, que es muy si.rn.t-. lar al utilizado en la remolacha, pero especializado0 Sin embar go no se ha generalizado y por el momento no constituye la mejor opción tecnol6gica 9 sino una alternativa in€eresante Corno se puede apreciar, el avance tecnológico azucarero conternporneo ze basa en 4delantos que suelen proceder de otras actividades, o en la incorporación de instalaciones que generalmente son de uso universal y que no representan un secreta tecnológico ni un proceso exclusivo. Est- o es tan sólo aplicable a muy contados equipos, que por demás, tienen susL- itutos de similar eficiencia s Vale aclarar que cuando decimos avance tecnológico en general nos referimos a aqui que.contribuye efectivamente al

desarrollo de un país 0 Exc.luímos, por tanto, los casos en que lo que se incorpora, transfiere o autoriza, es el empleó de técnicas o marcas que tan sólo se limiten a prop.e.Lcr el con•suinismo, Ejemplos típicos de ello son lasf6rmuias y patentes de refrescos, de eudo-medicinas, perfumes, etc. Las principales naciones que prducen maquinaria para


lo

la industria del azocar de cafa y que son, por tanto, las que

impulsan la innovaci6n, son Inglaterra, Francia, Repbfl.ca Democr±ica Alemana, Repúblca Federal Alemana, Checoslovaquia, Australia, Estados Unidos y otraz Para los equipos comunes a la industria remolachera, así como para los demás, que no son típicamente aucareros y tienen una apiicacin ms universal, la gama de abastecedores es mucho mayor. Cuba confonta dificu1tads en la adquiiciIri de todo tipo de productos incluyendo medicamentos, procedentes de Estados Unidos o de empresas norteamericanas en otros países, ello obedece al contumaz bloqueo que el gobierno de este país ha establecido irrdtilmente contra la nación a la que eplotara durante tantos Esto, sin embargo, no acarrea dificultades irisalvables puz las alternativas de compra son varias, de igual

calidad y en oca3iones a mejores precios y condiciones. En todo caso, la única ventaja perdida es la de la cercanía del mer-cado vendedora En el aspecto financiero no se presentan grandes inconvenientes. Cuba goza de crédito y prestigio erif:re el resto de los países suministradores y adem6.s cuenta con el apoyo inapreciable del campo socialista y ha ingresado recientemente en el Consejo de Ayuda Mutua Económica, CAME. L'os últimos acuerdos firmados con la URSS, por otra parte, constituyen un espaldarazo decisivo al desarrollo cubano y facilitan, en condiciones singulares, amplios créditos y el aplazamiento del pago de los ya otorgados, todos pagaderos en 25 afos a partir de 1986. Los intereses son muy bajos y en algunos casos no existen. Se incluye ayuda t&cnica y material en grandes proporciones y se fijan precios de excepci5n al azúcar y el nickel, con los que se anulan totalmerie los efectos del intercambio desigual. Con posterioridad, hace tan sólo unos meses, Bulgaria pact6 precios similares.


u 1.1.

Al inicio sealamos que en la transferencia de tecnología, un aspecto es la transmisión en sí y otro la posibi.iitaci6n de que sea asimilada. Los problemas principalec de :La industria azucarera cubana en la actualidad, es€n relacionados con esto último. Cuando dicha transmisión se produce entre dos pas€ desarrollados no surgen mayores dificultades, pues ej. receptor cuenta con suficiente personal tcnico, dispone de la o.rqani.-. zac:L6n iai-rattructura científico técnica y dirección' necesanao, así como su propio dominio sobre procesos de similar complejidad tecnológica, lo que hace e.l trinsito perfecLamnte natural. recepción y asimilación tecnoigica se pzoduzcafl adecuadamente en un país subdesarrolJ.&do, es necesario crear las condiciones para ello. Para lograr que la

En el caso que nos ocupa, si bien es cierto que se tra ta de una actividad conocida y tradicional, deben tomarse en cuenta, no sólo los factores que han propiciado el rela:ivo atraso, sino adems la magnitud del problema, que se deriva de las proporciones de la industria azucarera cubana: el número de fabricas cori que cuenta y el número de trabajadores que emplea, que es de algo rn.s de 100,000 en las fbnicas y de cerca de 300,000 en el campo. La cuestión fundamental para Cuba es conformar toda una infraestructura tócnico-científica que pemita acele.ar la asimilación tecnológica y en su momento posibilitar el paso a la creación de tecnología aut6ctona. En tal seritido, se encaminan desde los, primeros af5.os de la Revolución, una buena parte de sus esfuerzos.


12

Ello se facilita y de hecho es posible gracias a su propia orientaci6n política. En octubre de 1.960 se terrnin6 el proceso de nacionalización de todos los centrales del país, que pasaron a ser administrados a través de organismos estatales.. La .i.n'portancia de esto sector deterrnint que eii Jui:Lo da se croase el Ministerio de la Industria Azucarera que se hizo cargo de la industria, mientras que la agricultura quedaba en manos del Instituto Nacional de la Reforma Ajraria, que dirige las granjas cañeras y orienta el trabajo de los carn pesinos propietarios de la tierra. Esta centralización de los recursos constituy(, sin duda, un cambio institucional decisivo que favorecería el ulterior desarrollo de la actividad. Vearrtos con algo ms de da talle en quá forma se materializaron dichas ventajas. EL FLUJO DE LOS CONOCIMIENTOS TECNICOS --_Señalbasnos que la transmisi6n y asimilaci6n de conocimientos técnicos fluye por tres vías principales: - Flujo proveniente del exterior del país. - Flujo interno entro sectores y actividades m.s desarrollados y menos desarrollados 0 - Flujo entre el sector productor de los conocim -Lentos básicos (educación,e investigación) y el resto de los sectores, así como el rcflujo en sentido cori tra.rio o retroalimentación. El flujo de tecnología procedente dci exterior se ha materializado en los nuevos equipds importados. Una idea de la magnitud de este aporte nos la da el plan ejecutado desde 1966 a 19700


lj Durante este período la capacidad ampliada en los ingenios con mts condiciones para ello, equivale a haber con truído unos 30 nuevos centrales con una capacidad media de unas 3 3 000 T.M. de molida diaria cada uno0 Ello a su vez supone una capacidad diaria rnayor que la de todos los centrales de Háw.,que no es por cierto, un productoc despreciable0 Este aúmento se log:a tras demoler 9 ingenios en malas coridicioiies y no irxciuy las inversiones de rposici6n, cuyo volumen fue aproximadamente una tercera parte del total ejecutado durante el p1d11 Los equipos adquiridos pro:eden de dist±n:os paises: Checoslovaquia, Polonia, URSS, Inglaterra, RDA, Francia, FFA y otros. En la mayoría de los casos, por tratarse de tcnica innovada, los contratos incluían la asistencia t&niaa y de este modo cientos de especialistas de dichos países partici. paron en la instalación y adiestramiento en el uso de esta maquinaria e instalaciones. En la agricultta caflera se han producido grandes transformaciones consistentes en la introducci6n rnasivade pr.cticas que antes, o bien ean totalmente desconocidas,.o su uso era limi€adísimo:.fertilización, deshierbe químico, mecanización de la cosecha, empleo de la aviación agrícola, irrigación, etc De entre todas ellas, la mái notoria, por lo que significa como alivio a la escasez de fuerza de trabajo y al aumento de la productividad, es la mecanización de la cosecha 0 En 1964 se inició en Cuba el empleo sistemático de combinadas cafíeras y en 1967 se había logrado realizar el 3.8% de la cosecha con ellas. En 1972 se cosechaba ya e]. 7% y se estima que para la zafra de 1973 se habrá alcanzado el 12%. 10


14

Este proceso contincta y cuando afin no han madu.rado muchas de las inversiones realizadas, ya se inicia un nuevo plan en ej. que se continuar.n renovando numerosos centrales en todo el país y se ampiiarn y crear nuevas instalaciones mCc.ni cas 1 de transporte y de diversos servicios relacionados con la industria azucarera Otro aporte significativo será el su-. ministro por parte de la URSS de los proyectos, maquinarias, equipos y componentes para instalar en Cuba una fbrica de combinadasde un modelo desarrollado por técnicos cubanos y 5ovjtjco3 3 cuya capacidad ser& de 600 unidades anuales. 11 La asistencia técnica es también una forma de transmisi6n de conocimientos proveniente del exterior. Desde hace ya varios años, lapresencia constante de cientos de ingenieros y expertos soviéticos y de otras áreas del campo socialis-. ta, ha sido un factor de extraordinara importancia en la industria azuca±era. Prestan servicios como proyectistas, como asesores técnicos en la mecanizacién de la cosecha y el trans. porte cañero y en menor escala en otras especialidades. El contacto con la técnica exterior se logra también a través del envío de estudiantes y graduados a cursos y visitas dirigidas. Esta vía es aprovechada ampliamente y son numerosos los especialistas y funcionarios que participan en becas en el extranjero, así como en misiones técnicas. En los últimos años, puede decirse que los azucareros cubanos han recorrido todas las regiones produtoras del mundo 0 Respecto a Estados Unidos, debe aclararse que el hecho de que SUS posiciones políticas sean opuestas a las de Cuba, no significa que se desprecie el contacto con sus técnicos y organizacioneS serias. Aún es reciente el incidente ocurrido en Lousiana, en 1971, cuando el gobierno de este país negé la participación en el XIV Congreso de la Asociacién Internacional de Técnicos de la Caña de Azúcar, a 19 especialistas


1.5

azucareros cubanos, que fueron arbitrariamente retenidos en labase aeronaval de selle Chaise, Nueva Orlenz Este evento, como su nombre lo indica, tenía un car á cter inLernocional y el país sede estaba obligado a facilitar la entrada a todos los participantes0 Flilo ir.err entre sectores y ac - -bí .-da,d(-.3 ~ ,,

-

.

Al nacionalizarse la economía del país durante los primeros años de la abvoluci 6 n, las distintas fabricas iban agrupáridose balo una direcci6n unificada. Así surgieron las i1madas "empresas consolidadas" que asumían esta ta'ea y e convertían en el organsrno rector de las diversas actividades, siguiendo un criterio de hornolo.gismo en la tecnolog.a. o en el servicio brindadoG La Empresa Consolidada del Aztcar, por ejempio, dirigía a todos los centrales de Cuba, para ello se valía de organismos intermedios provinciales. Ms tarde, debido a su importancoa, se convirt6 en el Ministerio de la Industria Azucarera, que actualmente cuenta con 6 empresas provinciales responsabilizadas con los centrales bajo su demarcaci6n. Tambi&n pertenecen al MINAZ otras empresas de á mbito nacional, que se Ocupan de brindar

servicios especializados a las anteriores: montaje de equipos, fabricaci6n de maquinaria, automatizaci6n y abastecj.,. mientos.

La agricultura cañera se dirige a través de un departamento del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), que tiene sus delegaciones provinciales de las que a su vez dependen las granjas cañeras. El sector industrial azucarero eperiment6 distintas fases de desarrollo que lo situaron muy por encima de


16 la agricultura cafiera. En base a ello ha sido posible tran ferir muchas experiencias t&cnicas organizativas, de control y de direccj6n desde los centrales al campo, cuyo estancamiento se vi6 acentuado en el pasado, por el latifundio y su organizaci.6n basada en la explotaci6n extensiva de la tierra, así corno por el uso de mano de obra barata y desocupada 7 meses al año. La mecanizaci6n y tecnificaci6n de los cultivos y en especial de la cosecha 9 implica la incorporaci6n a la agricultura de los elementos organizatv de la industria. El empleo decosechadora:3 o combinadas cañeras, como se les suele llamar, conztituye una forma de transmi..sión tecnol6gica interna, adicional a la que aportan las maquinarias importaSe. das 1 se explica por el hecho de que la mecanizaci6n no se logra s6lo con las mquiras, sino que constituye un sistema: Se precisa preparar los campos y sembrar variedades id&neas y al tnomento de'la cosecha debe existir una proporci6n adecuada de carretas, talleres rn6viles y demás medios de transporte0 Sobre todo, ha de mantenerse una sincronizaci6n rigurosa en las operaciones, pues en caso contrario, el sistema se verá afectado e incluso paralizado por las interrupciones. Esta dinámica, a la que la agricultura tradicional no esta habituada, recibe un apoyo procedente de los ingenios a través de su organizacién de transporte, que se ex'daza con la cosecha y en ocasiones, mediante el traslado de cuadros dirigentes y técnicos Ello

El cuerpo de inspectores agrénomos de las f.bricas azucareras ha jugadq también un importante papel de extensién agrícola, asesorando y reglamentando el programa de cosecha y sugiriendo variedades y métodos de cultivo,


17

Los laboratorios de control de calidad de lor3 centrales, en período inactivo, practican an.lisis de suélos y strven de comunicaci6ri para transrniLir conocimientoc útiles en la agricultura. Los talleres indu$ briales azucareros brindan asistencia t&nica al mantenimiento del ya numeroso parque de equipos cañeros. Fi transporte ferroviario dirig:Ldo desde la industria con sus it!nerarios y normas de ca]idad.de la materia prima, representan otra vía que permite diiundir practicas organizabjV25

Las oficinas de los ingenios transmiten conocimientos sobre métodos de direcci6n, estadísticos y contables a los aparatos de control de las granj.s que no cuentan con tradici6n en estas tareas. El desarrollo de la agricultura cañera ne basa en grandes c!iulas •las granjas- que abarcan miles de hetreas en las que se introduce a paso acelerado la mecanizaci6n, fertjlizaci6n, etc0, y que responden a una planificaciLn cuyo trabajo administrativo es ms complejo que el de las fincas jndividuales. La direccin centralizada de unidades productivas de diverso nivel de desarroilo,.iriduce una influencia positiva hacia aquellas m.s atrasadas, a veces indirectamente por medio de una especie de "efecto dernostraci6n" y en ocasiones en forma dirigida, ya sea por normas orientadas o corno consecuencia del movimiento de personal calificado hacia las áreas menos desarrolladas0 Existe una influencia positiva notable proveniente de un sector no productivo. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias


provocan una transferencia de hbitos y conocimientos cn:L-. c.os hacia las esferas iroductivas. A través del Servicio Mi.litar Obligatorio, los jóvenec reclutas -en especial aquellos procedentes de zonas rurales atrasadas- junto con la prepara.. ción combativa, adquieren conocimientos y di.sciplina que serán aprovechados en la vida civil al licericiarse. Esto es posible debido, no sólo a la moderna tcnica y organizaci6n militar de que disponen las FAR, sino que a diferencia del ejrci:o tradicional anterior a la Revolución, cuya misión era soste. ner los privilegios de lOS explotadores, óste tiene como objetivo defender la soberanía del país y de paso contribuir a su desarrollo. En ocasiones el aporte es mucho ms directo y un caso notable lo constituye la aviación agrícola cañera, entidad civil que ya en 1970 alcanzaba una área de 357,200 hect..-• reas de caña tratada.z con herbicida. 12 Originalmente fue organizada por las FAR, que en poco rns de un año, a finales de 1966, impulsaron el sistema con objeto de regar con urea foliar las zonas cañeras. La organización militar construyó los aeropuertos, aportó los pilotos, organizó los vuelos y garantizó el manterifirnianto,de los avir'nes.

• -. •-

Los ejemplos señalados, que no son únicos, muestran algunas de las vías utilizadas en la transmisión de conocimientos entre las actividades de ms desarrollo y las ms atrasadas dentro del país. En ocasiones se han producido en forma espont.nea, en otras constituyen tácticas estable cidas. No puede afirmarse que las diferencias hayan desaparecido por completo, pero sí se han atenuado considerablemente a través de la elevación en e]. nivel de los sectores y actividades menos avanzadas.

1:

::


19 Flu o progedente del sector "jroductor de los conocirrttento" Los procedimientos y experiencias analizados rep.reentan las vías de transfe.rrica tecnológica por antonomasia.

El medio que vamos a abordar de inmediato, sirre de base a J. infraestructura técnica que posibilita la aimilaci6n de tecnologíaG Cuando esta infraestructura madura y se apoya en un desarrollo econmico consecuente, se propicia la generaci&n autóctona de tecnología. Nos estarnos refiriendo, por supuesto,

a la educaci6n

como sector "productor" de conocimientos e incluímos dentro del concepto á la investigación y la capacitaci6n Sin pretender entrar a discutir que es rns importan.te, no cabe duda que la realización de la tecnología iticorporada depende de su asimilación consecuente. Eh los países rne• nos desarrollados existen numerosos ejemplos de fábricas parcial o totalmente suh.-utilizadar, debido a la no a.rimilación de la t&nica adquirida 0 Es posible que ello pueda achacarse, en muchas ocasiones, a que esas fábricas fueron proyectadas partiendo de las condiciones existente.en los países desarroliados donde se construye la maquinaria,, pero no es menos cierto que dise?iarlas para las condiciones dl subdesarrollo significa, en cierto modo, contribuir a la perpetuación de éste

y que es necesario crear las condiciones para asimilar técriicas progresivas, persiguiendo como rneta final, no sólo elirninar el desempleo, sino elevar la productividad constantemente y emerger del atraso 0 La "infraestructura tcni co-científica" que hace factible la asimilación tecnol6gica plena, descansa en la educación y capacitación por una parte y en la investigación por otra.


20

Entendemos por educación al proceso b.sico de formari8n

que imparte los fundamentos teóricos y brinda alguna prcLica docente, encaininados a una actividad cuya proyecci6n su:ie ser reiativarnerLte amplia. Este servicio es cumplido regularmente por el sistema nacional de la enseñanza, o sea las diversa escuelas institutos y universidades del Ministerio de Educací6n, así COmO por las FAR, i.1a. capacitación es la fase compleñentaria de la anterior, En ella, la especiai:Ldad adquirida en el sistema nacional, se perfila dentro de un marco muy concreto y se habilita al individuo para desempeñar eficientemente un cargo o una ocupación determinada. La capacitación suele ser responsabilidad del centro de trabajo aunque tambin es brindada en escurlas U.adas. Puede tomar la forma de entrenamientos dirigidos, cursos regulares, cursillos, seminarios, conferencias, encuentros, literatura específica, atención directa de bitores, o una combtnaci&n de dos o m5s de estas formase Existen obros medios peculiares de capacitación cuyo cacter es algo ms espont&ieo o menos dirigido, como son las bibliotecas y publicaciones técnicas y en general la información que se brinda a. travós de folletos, catálogos, anuncios y la obtenida mediante la actividad de las oficinas de documentación. La investigación pura y aplicada alcanza su grado de madurez cuando esta láltima logra integrarse orgnicamerite a la producción y a la educación, estableciendo un mecanismo cuya inter.-relación posibilita la innovación tecnológica y consecuentemente la generación autóctona de tecnología. Estas actividades han recibido una esmerada atención durante los iltimos años y aunque sus resultados plenos deben esperarse sólo a largo plazo, se estn obteniendo ya estirnulantes primicias.


21.

Enumerar, aunque fuera someramente, lo realizado en el orden de la enseñanza nacional, nos tomaría demasiado tiempo y nos apartaría ms de lo debido del terna. Baste señaiar, :iin salirnos de Iste y para ofrecer una idea del

avance logrado,

que tras la erradicaci6n del analfabetismo en los primeros a ños de la Revoluci6n, en la actualidad hay.buenas escuelas para toda la población infantil y se da, adem&s, una gran atencl6ri a la enseñanza de adultos. En 1958, el n?irnero de escuelas, institutos y universidades en todo úl país era de 7.700, mientras que ahora paia de 45,000. El personal docente que los atiende ha aumentado de 23,600 maestros y profesores aquella fecha, a rn.s de 105,000 en 1973, La cantidad de alumuos matriculados era de 835,000 rnientras que en estos momentos es de alrededor de 2,500,000 1 El sistema nacional de la enseñanza,

cuyas cifrhs ma

representa±ivas acabamos de exponer, proporciona a la industria azucarera egresados universitarios, tcni.cos y obreros. Estos ltirnos, en el caso del personal masculino, previo el paso por el se3:'vicio militar obligatorio del que son licenciados con al-

gn oficio, conocimiento o experiencia. La capacitación azucarera se lleva a cabo en institucio-. nes pertenecientes al Ministerio de la Industria Azucarera, al Instituto Nacional de Reforma Agraria y en otras que correspon-. den al Ministerio de Educación. Abarca la superación y desarrollo de los actuales cuadros t&cnicos, así como la formación de aquellos que no lo soria Algunas cifras, algo ms detalla.das que las anteriores, podrán ofrecer una imagen del esfuerzo que se realiza en este sentido. Nos referiremos part:icularrnente a los dos últimos años.


22

Durante 1971 participaron en seminarios y conferericia especializadas 3838 técnicos ,de la industria y en 1972 su nú niero ascendió a 4500 En este ciitrno año la agricult.ur.t ca'. ñera ofreció eventos de este tipo, a los que concurrieron algo ms de 1.000 especialistas 0 Los asJ.€entcs a cursos formales de posi:q'ado fueron 74 y 154 respectivamente en los das años considerados 0 En 1972 se celebró la 11 40 Conferencia de la Ajociacin de Tcnicos Azucareros de Cuba" de cuyos 1000 participantes, el 57 poseÍa nivel universitarios y el resto eran tcnicos de nivel medio. Alrededor de 100 experto3 extranjeros, proce.Con mdentes de 20 países se hallaban entre los terioridad se celebraron dos pre-conferencias p.tovinciaies I:x:i.uten actualmente 8 institutos tecnológicos azucareSros especializados y 57 escuelas azucareras radicadas er los propios centrales, en las que alrededor de 5.000 alurnno-1 - ra bajadores estudian para convertirse en tcnicos medios u obreros calificados en oficios industriales. En las granjas cañe ra3 se hallan incorporados al estudio 30 1 200 trabajadores y se espera que al finalizar el año se duplique el numero. 13 Se publican 4 revistas específicamente azucarerari y. existen bibliotecas dedicadas a este tema en el Ministerio las 6 empresas provinciales, los centros de investigación azucarera y en los principales centrales y granjas. Se brinda desde el MINAZ un eficiente servicio de documentación tócnica que realiza resimenes de todas las publicaciones mundia.le3 del gnero, edita periódicamente monografías e información variada y facilita copias fotostticas y traducciones de los artículos resumidos.


23

La formaci6n de técnicos de alto nivel se lleva a cabo en las universidades en las que se gradaii ingenieros y i:Lcnciados en las 20 especialidades necesarias en la indurtria. posteriormente, perfilan sus conocimientos en la propia acti.vidad a través de planes dirigidos, en algunos casos, y un t?nto epontneamente en otros. Se trata siempre de ubicat a los recin egresados en lugares donde trabajen tcnicos experimen tados de su propia profesién, de manera que aceleren su formaci6ri La experiencia muestra que un graduado común, trabajando en un medio propicio, puede madurar en un término de 2 a 4 años, mientras que si es situado en una fábrica o centro donde sea el único de su carrera, suele necesitar más de 5 aios, e jC1USO puede deformarse adquiriendo prácticas excesivamente empíricas9 transmitidas por viejos técnicos formados en la prác tica solamente. Se estima que con anterioridad al triunfo de la Revolucién, la actividad azucarera empleaba unos 450 técnicos universitarioi en la producción y de ellos una cantidad insignificante en la investigacióne F1 total de profesionales de e:te mis-. mo nivel trabajando actualmente en ambas acbivjdacles e; de 1.065 mientras que el número de técnicos medioes de 2.602. Nos referirnos al personal graduado en escuelas. Debe sefialarse que en los primeros años de la Revolucién, al nacionalizarse la industria azucarera, cierto número de técnicos prefirió abandonar el país y negarle la ayuda que en esos momentos resultaba tan necesaria En los momenhom en que se redacta este trabajo entra en su fase final la construcción de 20 politécnicos ubicados en los propioa centrales. Cada uno de ei.los tendrá una capacidad de 500 alumnos que ingresarán a los 16 años de edad y se formarán en los disbintoz oficios de la agricultura e induLria *

.

-,•

.

.

'.

1

•.


24 azucareras,'siendo el tiempo de estudios de 3 años. En septiembre de 1974, se terminaran otros 40 centror similares en ol;ros tantos ingenios. Estos 60 politécnicos represenLarn un potencial de 30000 alumnos calificándosé para esta acU. vidad0

Estar cifras son harto elocuentes y no se precisa m.s informaci6n para comprender el vuelco que est.n dando a la si€uacin0 Uno de los aspec(os máS significativos de ésta es que a diferencia del pasado s en que los obreros solían co rnenzar a trabajar desde edades muy tempranas -•a veces de menos de 15 aiios y en muchos casos analfabetos-, ahora ingeesan a la industria con una calificaci6n sustentadas en una buena ba-. se teórica, ó por lo menos con la ensefianza primaria superada. untOntç)_en 1F1 neces.dad de tcnicos. Todo

no significa que no hayan c1i:ticultades. No obstante, el evidente aumento de estudiantes y facilidadn docentes, y del cambio en la oi4erttacin vocacional, quo ha trasladado su epicentro de las facultades de humanidades a las de ciencia y tecnología, y a pesar de que se cuenta con rnS t&riicos que nunca, su escasez relativa es grande y se precisan mucho mss. esto

El cambio que se está llevando a cabo en la funci6n de producci6n, de modo particular en la agricultura, así lo exige, pues se está pasando aceleradamente de un módelo de explotaci6n extensiva de la tierra, con operaciones de cultivo y cosecha manuales9 secano y tcicas primitIvas, a un nuevo modelo de uso intensivo del suelo, mecaniaci6n tota1 empleo de irr.tgaci6n y de técnicas de fertilizaci6n, deshierbe químico y control de plagas.


0%

i r

En la industria, la transormaci6n implica su modenización total con la introc1UCCfl de la automi.tiaci6n de controles y p.rocesos, el establecimiert:o de normas riguroElas d. producción y adlcionalmente, al igual que e.ri la ag:icui1:ura, el aumento al mxirto de las capacidades. La necanización agrícola crea nueva; diflcultade 0 La caña es cochada a máquina en una pequeña proporcin n y el resto eo cortada a mano, pero ya es "a1zad" mecTtnicn(ente en su ioaL.dad0 En esta operación,, a diferencia del alza manual, se acwrean tierra y otras impurezas. Fsto afecta al

transporte y principalmente a la f.brica y hay que crear si temas de limpieza de la caña adaptados a las coudicionet de Cuba.

I 1

La automatización no se logra tan s6io por el mero hecho de n salar un equipo automático. Los hombres que dirigen el proceso juegan en óto un importante papel y si. no se hallan debidam'nte cal.ificados o no et.n mental y emocionalmente d:Lpuestos a aceptarla, se les pocirá dotar de un equipo automtico y ellos coritinuarn operándolo en la forma habitual en quea.lo venían haciendo0 Es muy común que la nueva técnica encuentre resistencia y la autornatizaci6n en particular, acm mss. Ei el caso de Cuba ello no se produce por temor al desempleo, pues cuando un obrero es racionalizado sigue percibiendo su salario íntegro miitras rio es trasladado o ubicado en otro puesto de igual categoría y condiciones. Además, la demanda de trabajadores es superior a la ofertad No obstante, no resulta ficil cambiar los esquemas mentaler, epecialmerite en aquellas personas de m.s edad, que como hemos seña].ado abunda;i en la industria azucarera.


6

La instalaciéri de un equipo o control autom8±ico supone abandonar pr tices y rutina establecidas y adquirir otras que exigen m.s calificacién, más dIsciplina tecno1gica y un manten.1.mi ento ms esmerado. bmo se ve la necesidad de més personal calificado está plenarnenLe justificada. Los canbio que se ert.n llevando a cabo y los ejecutados ya, exigen que se facilite y posibilite la aimiiac5.6n de la nueva técnica. Las dificultados que ésta prcoca demandaran soluciones que muchas veces no se h&t:Liarn ni ai5n fuera de]. país y . habrá que buscarlas. interriamenPensando con un optimismo, quIzáre panglosiano ) puede afir niarse que la ventaja de estas dificultades estriba en que promueven la inventiva y ayuck.n a sacudir un pecado ori.iTinril que t:eQ

en ocasioneE arastran algunos técnicos do los países subdesa-. rroiladcs. Cnsiste en creerse condenados a recibir :La técnica del extranjero y lirnitars a operarla. Es un esquema que naturairaerite tiene sus raíces en los imperativos de la reali"Report on dad, pero que es necesario erradicar inforiue realizado en 1951 por una misién de economi±a: y técnicos del Intcrnational Bank for Reconstruction and L)evolopment, se señala, refiriéndose a este fenómeno: 'Lo empleadores (en Cuba) se sienten orgullosos de sus técnicos cubano en los trabajos de construcción, operación diaria y control, pero señalan desanimados que han encontrado poco: investigado res entre ellos, si es que hay alguno. Las evidenc.iaE encontradas por la Misión, indican que raramente un ingeniero o químico cubano se interesa por la investigación apJ.cada; en su lugar prefieren el trabajo operativo". 14

El propio informe, en ogro capítulo, señalri.: 1h "Mientras otros pases productores están tra€ando de incrementar la eficiencia y reducir los costos, la industria vial de


27

ciba muestra -en mucho aspectos- un considerable atraso en su progrcso tecnolgico Ms del 60% de la caña plantada es todavía P/0/J 2678 9 una variedad desarrollada en Java e introducida en los años 20.

Fue una innovación para Cuba en aquel t::!.cmpo 9 a pesx de que no fue desar:iollada paraun buen resultado en las condiciones de Cuba. Por otra parte, Cuba no puede continuax: dependienui de Java para mejorar sus cañas 0 Sólo una vLriedad $igníficatia, "Media Luna" 2/18 ha sido generada en Cuba. -

Mientras algunos centrales. mantienen pequefi.o lotes exper.Lrnentale, un proyecto conjunto, or:Lginalmente operado en el Central r3araguá, fue abandonado. Una est.ci6n experimen tal de la caña en la provincia de Matanzas, supuestamente finan ciada por el Departamento de Agricultura, suist actualmente gracia a unas pocas.y pequeñas contribuciones de algunos cen trales do dicha área, a.sí como de las ventas de su propia caña para la molida. No obstante, Un impuesto de 05 centavospux saco grava la producción de azi1car para el mantenimiento cojunto de una Biblioteca NacJ.on'a1 y esta estación experirnenta:1, estos propósitos no han siclo a&n realizados" Desarrollo de la_invetgaci6n A ].o 22 años de estos señalamientos, las cor'as son bastantedi$tifltas y en la actualidad existen en Cuba 17 estaciones o centros de Investigaci6n patrocinados por la Academia de Ciencia5de Cluba, el MINAZ,.el INRA y las universidades. En ellos, 1,074 investigadores, de 1oz que 368 son de nivel superior y el .teto de n.tvel medio o estudiantes, realizan las más diversas Investigaciones relacionadas con la industria azucarera: selección genótica, agroquímica y suelos, mecanización, fabricaci6n, derivados de la caña, transporte, corrosión, etc.


Muchas de estas instiiciones cuentan ya con alguna experiencia y recientemente se creó un con;ejo coordinado.i enrar gado de orientar suri trabajos, complementarlos y evitar dades inncari0

A'gunoc de :los resultados ms notaibleL; que se les pueden acreditar son el. desarrollo de diversas vaiiedades idóneas para las condiciones de Cuba y que ya se han difundido por casi todo el país 'n campañas de siembra gigantescas0 Entre ].o avances en la mecanización se destaca e]. desarrollo de varios prototipos cubanos de combinadas, algunos ya en producción seriada0 Los llamadqs "centros de acopio, grandes estaciohes de recepción, transbordo y limpieza de caña entre el campo y el cenhx.'ai, constituyen tmbin un logro que ha sido imitado en otros países para aumentar la productividad del corte manual y que ie ha difundido extraordinariamente en cuba, donde en sólo unos pocos años se constiuyeron unos cuantos cioriLos de eiloi. el ámbito de los instrumentos de dirección merece destacarse el r6p.Ido avance obtenido por la comnputaci6n electr&nica elemento que ce hace cada vez m.s indispensabl en . 1a3 empresas modernas, en la ciencia y en la técnica. La industria azucarera cubana comenzó a introducirla hace tan sólo S años y en el breve período transcurrido, una inteisa actividad de búesqueda y desarrollo del personal idóneo, de estudio, investigación y adquisici6n de equipos, fueron conformando una organización que ha creado su propio "software" y que cuenta ya con una red de equipos en todo el país. Tn

S.ft estos momentos se dispone -.para un primer nivel de procosamiento- de 5 computadoras modelo CID-201-B, ubicadas en las empresas. Es de señalar que estos equipos han sido


29

pryectados y se construyen en C.ba con componentes importados. El organismo encargado de ello es el Centro de Inveigaviones Digitales, entidad perteneciente a la Universidad de La Habcara. el control diario i decenal de zafra de todos los centraleo en cada empresa provincial, que comprende el an.iisis de la c.fa molida diariamente, inlzmos, rendimientos, gat:o de trabajo, explotaci6u del transporte, consumo de materiales, reparac:iories etc Reaiian

El grado ..uperior de procesamiento se lleva a cabo en el Ministerio en un equipo de gran capacidad, usado en tiem.po corpartido. Ee proyecta la adquisici6n en breve de un ordenidor propio.

En este nivcl se consolida la inforntac±6n pre-

viamente elaborada en las empresas, pero ademas, se realizan tareas de planificación y pron6stico de zafra mediante las cuales se determinan alternativas óptimas, se estiman los volimenes de producci6n y.se obtiene per16dicamente, a medida que transcurre la zafra, la evolución de los costos, gastos de trabajo, y dems incidencias relacionadas con ésta. En estos momentos se dispone de 60 programas propis, elaborados por la Dirección de Informt:ica del MINAZ,, y la actividad está entrando en una fase de crecimiento acelerado 0 0.

Una base rnedánicajara la pducci6n azucarera. La industria azucarera cubana cuenta con 152 centrales azucareros, cuyao capacidades oscilan entre las 1000 T4 y las 14000 TM de molida diaria cada uno. Existen 16 refinerías deazúcar y 18 destilerías de alcohol, así como alrededor de otras 160 plantas e instalaciones de diversos tarnarios en las que se produce levadura, cera, dextrana, materiales de construcción, ca]., traviesas de hormigón para vías f'rreas, etc. Dispone


30

de ms de 9000 kil6metros de vía férrea cori sus sistemas de comunicaciones y cerca de 3500 estaciones de transbordo o de acopio de caña0 Hay 3 puertoz especializados en embarques de azúcar a granel y 20 terminales mieleras. Una vasta red de caminos caberos enlaa los ca2tavera1e con la va frrea y las carreteras que conducen a. los centra.les Solamente, e tre 1964 y 1969 se construyeron, mejoraron o repararon 146,000 kil6metros de estos caminos de tierra. compactada. La caña se cultiva en unas 1,400,000 hect.reas de jra, en las que se emplean miles de tractores y equipos a gr.colas de todo tipo: sembradoras, alzadoras, carretas, abonadora, equipos de preparaci6n de tierra de regadío, esta-ciones de bombeo, etc, en alzacG.r.» .a,5 do cn las que e ha logrado mecanizar totalmente esta actividad, hay cerca de 8,500. Es de señalar también, que ya en 1970 se habían logrado mecaniza.,r las labores de cultivo en unas 700,000 hcreas. Fu ese propio afio la aviación agrícola trat6 357,000 hecttrear3o En t.4rminos general, la agricultu:a cañe'a ha recib:T.do un flujo de mecanización impresionante. AnteL de 1959 tan s6lo se empleaban algunos tractores en las labores de cultivo y en el tiro de carretas de caña, que era complementado por camiones y el tradicional ferrocarril. Una buena parte del acarreo de caña se llevaba a cabo con carretas do bueyes y el resto de las labores de cultivo y cosecha era pr.cticamen tesimilar al empleado en el siglo pasado: ni una s6la alzado-ra, ni una sola coubinada. Sn 1960 existían 9,211 tractores en toda CUba, diez años ms tarde, en 1970, el número había ascendido a 47,400. Este enorme complejo productivo está en crecimiento.


Aumentan las capacidades de producción y el aparato en su conjunto. ncrernenta su tamaño. Hubl&rarnos. podido incluir dentro de 61, para acabar de completar la idea, al sistema de capact

tacin y las instituciones de invetigaci6n mencionadas arit riormen -Le y falta, pues deliberadame rite lo hemo de3 ado pac el finil, refcrinos a la orgariizacin que tiere a su cargo el mantenim1nf.o y parte de la repouictóri de equipos, o sea aquellos de producci6n nacional0 CE.da granja y central cuenhan cori su departamento

mec.nico encargado del mantenimiento y reparaciones; en los ingenios, por tradición es mayor la oganizaci6n y experi..encia s Depu&s de la nacionaliaci6n se fueron creando talle red regionales de mayor tamaio, para apoyar las acLiv-:t.dades

de los exisbentes en fabricas. Dichaz unidades regionales producen, adem.s, algunas fiezas en fornia seriada0 Nacionalmente existen unas 25 fEbricas de equipos y piezas mecánicas dedicados exclusiva!nente a abaitecer la act.tv:i.dad azucarera. Algunos cuenban con salo 100 o 150 obreros, otros llegan a ms de 1000. En ella:3 se llevan a cabo actividades de fund:Lci6n y maquinado y se construyen equipos y piezas que van des de los ms pecados hasta los más simpj.es: molinos completos, irisbalaciories de recepción-de ca ía, vagones ferroviarios, carretas, combinadas caeras, estructuras de aero equipos tecnol6gicos de envergadiia (tachos, evaporadores rniltiplc, clarificadores, etc.), conductores de goma, implementos agrícolas varios, bombas, cabrestante:, paneles de control automatizados, unidades tecnológicas automatizadas (de alcaiizaci6n, evaporación y otras), intercambiadores de calor, condensadores, -filtros e;pecialiados y muchos equipos rns, así como una gama de pjezas e iristrumentos var: ada.


32

Esta emergente base mecánica que se halla en ráoido desarrollo en todos sus frentes se or5.gin6 a partir de unos 6 u 8 talleres independientes existentes hace poco más de una d&.ada, así como de algunos talleres de los grandes ingenios, que se segregaron para irse especiaiiando paula.tinameni,.a en determinados renglones 0 Otras fbicas :uron creadas a partir de pequeAas unidades que fworon agrand&ndo se, menI:rar que algunas zurgzn de proyectos e;pecífico 0 a

i :i últimos. añoE este desarrol].o rio ha sido es.pontneo ní vegetativo, sino inducido y dirigido a crear una base de auto-abastecimiento de bienes de capital para el sector que mis los demanda en el país y que de hecho, es e]. mercado de equipos azucareros mayor del mundo, dentro d los pro

ductoresCafieros0 No obstante, en su reciente y r.pida trayectoria esta actividad ha seguido el desarriio típIco de la industria de construcción de maquinaria, que como serialan los expertos en este campo, transcurre a lo largo de cuatro etapas.. 16 La primera de ellas se caracteriza por el predominio casi absoluto de las labores de reparación y manteriimi.erito, con la eventual construcción de piezas senciilas En una segunda etapa se comienzan a fabricar, ademas de los elementos más simp1e, alqunas maquinarias de escasa complejidad en forma no sistemática. Ello adquiere mayores proporciones en una tercera etapa, hasta el punto en que surge una organ:i.zacin integrada y diversificada de las indus.trias mecnica y se introducen L&cnica3 de fabricación relativamente refinadas 0 La cuarta y filtima etapa es la alcanzada por los países dsarro1lados0 Ei ella la tecnología nacional ha


33

alcanzado normas de calidad mundial y se producen innovado.. nos en a1gn campo en los que esta especializado e]. pai en cuesti6n, lo cual le brinda la necesaria base para la e:portaci 6n. Como ccurre casi siempre que se arializa un caso

que se halla en desarrollo, en la práctica se observan elementos de las diversas fases, aunque siempre predominan las de una en particular que permiten la caracteriac:L611. La ba.. se mecánica de la. industria azucarcra cubana se halla en la tercera fase, prb le qucdan ain bastantes rasgos de la. segunda y maniliesta muy escasos elemtntoi de laltima. Pudiéramos definirla, pues, como en el inicio de la tercera fase. El proceso se halla en plena evoluci6n y se están dando pasos serios en tal sentido, entre ellos la construccin de una f.bri.ca de combinadas de un modelo cubano.soviético, que será suministradu. por este titimo país y tendr. una capacidad de 600 unidades anuales0

a

.

rUsten numerosos proyectos re].acionados con el transporte casero, fundamentalmente ferroviario, así corno con equipos tecnol69tcos industriales, muchos de los cuales, como es el caso de. los molinos, caen dentro del campo de la maquinaria pesada. Entrar en consideraciones sobre las ulteriores consecuencias del desarrollo de esta base mecánica, que an carece de una metalúrga nacional adecuada, implicáría entrar en un campo que nos obligaría a extendernos demasiado, pero cuyas incidencias no son difíciles de conjeturare Cuando esta industria comionce a entrar en su


34 cuarta fase el país estará sustituyendo un volumen considerable de importaciones y seguramente en algunos renglones se producirn excedentes exportables que har.n a,(in m.s positivo el efecto sobre el balance de divisas, El actual surtido de producción permitiria abastecer el 40% del valor de los equipos de un central nuevo que se con truyese, con maquinarias hechas en Cuba. Esto puede dar una idea aproximada del desarrollo que se va logrando.

Desarrollo de tecnologÍa autóctona. Todo ésto no basta. Es necesario desarrollar paralelamente a la construcción de maquinaria, las condiciones necesarias para que surja la innovación técnica. La evolución de la industria productora de bienes de capital en los países desarrollados capitalistas se llevó a cabo en condiciones muy diversas a las actuales y se hace necesario adoptar otra estrategia, pues la trayectoria seguida por ellos no tiene validez en las actuales condiciones. A partir de la Revolución Industrial y a medida que se avanzaba hacia el siglo XX, se produjo una evolución técnica caracterizada por una complejidad creciente, cosa que no había ocurrido anteriormente. Ello condujo progresivamente a una ruptura con la técnica tradicional. "No hay ninguna relacióri entre las posibilidades de la técnica en el transcurso de la revolución industrial y las exigencias de la técnica moderna en el marco del desarrollo de los países del Tercer Mundo't

El éxito de la transmisión tecnológica en las condiciones anteriores, a este siglo se explica, no por la "amplitud del n.Cmrnero de los técnicos, sino por la posibilidad de formación r.pida de no técnicos". 18


35

Hasta 1800 - 1810 para Inglaterra y 1820 - 1830 para Francia, la construcción de rnaqunaria se llevó a ci,bo por los propios herreros, carpinteros o calderecos de 105 sectores en que eran utilizada.

En aquella &poca la Lcnica era muy sencilla y ].as innovaciones se encontraban presididas por el ernpi.:ismo y poco -o nada- vinculadas a la Ciencia, La pequefia separación entre las destrezas tradicionale5 y la técnica nueva hacía posible la imiLaci6n. Las dos locomotoras importadas por Francia., desde Inglaterra en 1828 no fueron puestar3 en servicio, sino que sirvieron únicamente de mode'o de las 12 primeas.locomo€oras construídas. allí. En 1.771 una máquina textil "Jenny" fue introducida en Francia y sirvió de modelo para su reproducción. 19

En el siglo XIX la nueva tciiica se presentaba al herrero analfabeto y al campesino europeo, bajo la forma de una rnquina de vapor un poco compleja.o de un nuevo a.i..- ado de hierro, perfeccionado sin duda, pero 9 con un parentesco evidente con el modelo Lrad.icional. El campe 3mb y el herrero actualed de una región dci Tercer Mundo se encuentran

con un

tractor o una segadora-'iliadora 0 La tócnica tradicional actual de los países atrasados -semejante a la de Europa el pasado siglo- está auna gran distancia do la que ofrecen los países desarrollados de esta segunda mitad del siglo XX. De seis a ocho generaciones sucesivas se han inclinado sobre cada instrumento, sobre cada rn.quina para aportar conocimientos cada vez rns basados en progresos científicos, haciendo del empirismo y de la casualidad operatoria fenómenos cada vez m.s raros y lejanos.

::

'..


36

La tcnica tradicional se eriuentra demasiado superada para que pueda v&J.idarnente incorporarse a la nueva. Como señala Paul Bairoch, "Hasta principios del siglo XX fue posible, corrindo un poco, subirse al tren de la técnica en marcha, enganchar a 6 3 un vag6n; hoy ese tren está ya tan lejos y lleva tal velocidad que ese salto ya no es po.sible, ni puede engancharse ningún vagn; hay que prever otra locomotora para dirigirse al mismo fin. Quizs sea po;ibie, evitando citrtos obst.culos que encontr6 el tren anterior, tomar una velocidad mayor, pero es necesario construir previarnente sus propios medios de locomoción" 20 El régimen colonial que padeci6 Cuba el pasado siglo y el neocolonial que perpetua suatraso hasta hace tan sólo 14 años, rompió el vínculo que de forma natural hubiese surgido entre la industria azucarera y su correspondiente base mec.riica Ahora pudiramos afirma!? remedando a Bairoch, que pará alcanzar el "tren de la técnica" hay que construir previamente los propios medios de locomoción. La base nLecnica forma parte de ellos, pero, hay que añadir los mecanismos que posibiliten en un momento dado la generación de tecnología autóctona. En la fase en que las máquinas se producían en la propia frica, las innovaciones surgidas en el proceso de producción eran ejecutadas por sus herreros, caldereros o carpinteros. A medida que la producción de maquinaria fue pasando a empresas especializadas, el mecanismo de las innovaciones tecnológicas se hizo m.s complejo y Creó su propia estructura y organización. Hoy en día, en los países desarrollados, se furidarnenta en la alta calificación de obreros y técnicos y en el flujo y reflujo de experiencias desde el


,.1

lugar donde se aplica la tecnología, al laboratorio en que se irivestiga y çle aquí a los proyectistas y fbricas donde se diseñan y comtruyen los equipos Todos estos elementos existen y estn sometidos a un desarrollo acelerado en la in.dustria azucarera cubana; vastos pianes de ca1ificacin de obreros tcni:os y diri. gentes; creacJtn de la base de investigaciones con numero sos centros especializados, cada vez rns inter-.Lelacionados y contando cori una mayor cantidad de personal científico y técnico, y por último, la creaci6n de la base mecánica capaz de producir las nuevas máquinas q ue incorporen las innovaciones que vayan sugiriendo eJ. constante avance de la. tecnología. Existe adicionalmerite una corriente cont.'j'.nua de asistncia tcnica extranjera, en la que se destaca la brindada por la URSS, que no ofrece trabas de ninguna clase a la trarumíin de conocimientos tecno16gicos sino que por el contrario, la propicia. Todos estos ingredientes se van incorporando en

forma proporcionada y a medida que se desarrollan van estabieciendo los vínculos que en su morneno les darin una integraci6n perfectamente orgánica. Cuando arribe ese estadio de madurez, Cuba, además de una gran productora do azúcar de caña y sus derivados, dispondrá del aparato capaz de crear tecnología aut6ctona en esta actividad y jugará el papel que le corresponde en tal sentido y que el atraso y el subdesarrollo le impidieron desempeñar0


38,.-

CO NCLU S IONES El cambio de la estructura socio económica producido en Cuba y la consiguiente nacionalización de la industria y el latifund.to azucarero, han h2cho factible la creación de las bases sobre las que ya comienzan a surgir la organizaciÓn que en los años venideros, generará en forma autóctona la tecro.logía azucarera0 De no haberse realizado d.chas transformaciones, la induWria azucarera cubana hubiese podido experi.mentai' algunas modernizaciones, en el caso de haberse presentado una coyuntura favorable, pero hubiese continuado dependiendo Lecnolgías exógenas. No es probable que la agr:Lc.u:LLura

pués la gran oferta de brazos, especialmente en el campo, hubiese continuado haciendo mis conveniente la explotación extensiva de la tierra. Por otra parte, aún suponiendo modificaciones en los precios de los factores de producción, rio sehuhiese es timulado la mecanización agrícola, de la que dependía el sus'terito de m5s de 3000,000 obreros, ante el temor de que una sobresaturación del desempleo hubiese conducido a serios trashubiese exigido cambios trascendente3,

tornos sociales.

En la situación de total dependencia que tenía Cuba respecto a Estados Uni1os. las innovaciones tecnológicas hubiesen redundado en beneficios para este último, en forma de reducción de precios y a través de la venta de la propia tecnología. En las relaciones comerciales entre ambos países Cuba significaba azúcar seguro, cercano y barato, mientras que Estados Unidos representaba todas las demás mercancías, incluída la tecnología.


39.-

Bajo dichas condiciones, cualquier inversi6n en Cuba hubiera acarreado m.s dependencia técnica, que hubiese sido aún mayor de haberse trata.do de actividades memos ventajosas que la azucarera. El desarrollo de la construcción de maquinaria azucarera en Cuba , hubiese tropezado con el inconveniente de la falta de recursos técnicos, materiales humaios, así corno de la orgatzaci6n requerida para impulsar la innovación. Por otra parte la propia competencia de los sumiriitradores norteirnericanos de tecnología, hubiera sido un obsttculo prcticarnente insalvable En las nuevas condiciones creadas por el cambio de rumbo político, no existen dependencias que subordinen la e-conomía cubana a los intereses norteamericanos. Se ha eliminado el J.a1:Lfundio que mantenía improductivas muchas tierras, se han diversificado los mercados azucareros y se amplía la producción y exportación de esLos renglones. El país ha adoptado una política çlefinida de desarrollo ecoiómico y cuenta con todos sus recursos productivos, muchos de los cuales se hallaban antes en manos extrajeras D.isfruta adems, del apoyo y ayu da material y t&cnica que le brinda el campo socialista, al que por definición de sus propios principios, no le interesa que ninguno de sus miembros permanezca subc1esarroilac1ó Las posibilidades de desarrollo de tecnología ause tóctona azucarera, parten de la premisa de que disponen de un gran mercado interno de maquinaria azucarera, que ademas de sus proporciones, esta llamado a crecer y trarisformarse, y seguir una política de innovación que exigirá constantes renovaciones de equipos a medida que óstos devengan obsoletos.


pública anteriores a la evolucin, el presupuesto dci pais no hubiese soportado la enorme asignaci6n de recursos dedicados a la educaci6n y al desarrollo de la investigaci6n y la ciencia de que actualmente se dispone. En un país de escaso desarrollo, como Cuba, ello sólo es posible a través de la nacionalización de la economía que facilite al gobierno los fondos necesarios para estas tareas extraord:lnarias. La creación de la infraestructura tcnico-científica y la difusión masiva de la educación técnica y general en todo el país, unidas al surgimiento de una base niecnica y a la ayuda técnica procedente del campo socialista, posibilitarn en un momento dado, el inicio de la creación de tecnologia autóctona. Ello ocurrirá cuando todos estos elementos hayan madurado y lOs vínculos que se vayan estableciendo entre ellos, permitan un flujo y reflujo de experiencias y conocimientas que den organiciciad a sus relaciones.


NOTAS BIBLIOGRAFICAS

1.- Directrices para el estudio de la transmisión de tecnología a los países en desarrollo. - UNCTAD,29 Enero/739D/BfAC 11/9.- Paj. 9. Traumisión de conocimienoG Lecn6logicos de los países desatro11ados a los países sub.-desarrollados0- Cho Cocptr y F.F. Sereovitch, UNCTAD. Publicaciones MINCEX, Cuba,Pág. 4. 2.- Desarrollo Económico y Transmii6n de Conocimientos, M.A. Figuetas Cubai, Artículo inédito. 3.-

Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar0 D. Fernando Ortíz, Pág. 449. Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1963.

4.- El Ingenio, M. Norano Fraginais. Página S. Comisión Cubana de la UNESCO. La Habana, 1964.

L

5.- Histcria de Cuba, F. Port iondo. Pág.497 y 578, Editora Nacional de Cuba. 1965. Aspectos fundamentales de la Historia de Cuba, O. Pino Santos. Pág. 208. Editora Nacional de Cuba, 1964. Azúcar y población en las 4ntillas. R. Guerra, Pág. 265. Imp. Nac. Cuba 1961. 6.- Problemas monetarios de una Economía de Exportación. H.C. Wallich, Pág. 79-91. Banco Nacional de Cuba. La Habana, 1953. Nuestra Colonia de Cuba, Leland H. Jeiks, Pág. 256-262. Editorial Palestra, BS.Aires. 1959.


7.- Encuesta de trabajadores rurales 1956-57, Agrupación Católica Universitaria - 1957. Publicada en Economía y Desarrollo de - Julio - Agosto 1972, La Habana, P.g.206

8.- Aspectos fundamentales de la Historia de Cubas O. Pino Santos, Pág. 263.- Editora Nacional de Cuba, 1964 9.- Las combinadas en la zafra 1966-67. Supiemnto " Granma en la Economía". Mayo 13/67. J. Ferrán. 10.- Cinco preguntasde Zafra. Entrevista a J.J.. Borot, Director de DINAM, por J.Vásque, Revista ATAC, tayo- Junio/72 .11.- Las primeras 15 combinadas KTP - 1. J. Vásquez. Revista ATAC, enero, febrero/73. 12.-Informe de la Delegaci&i de Cuba al XVI Período de Sesiones de la Conferencia de la FAO. Roma, Nov. 1971. 13.- Periódico Granma. Mayo 9/73. 14,- Reportan Cuba (Misión Truslow), Pág. 225. The International Bank Lar Recontruction and Development. The John Hopkins Press. 19 5 115.- Ibid. Pág. 197. 16.- Simposio inter-regiorial sobre el fomento de las ihdustrias del metal en los países en desarrollo, Moscú, URSS Set. Oct./ 1966. ONUDI, REF. LD/8 - ( 1968) No. de venta 68 II 3.9. 17.- Revolución industrial y su]-clesarrollo. Paul Bairoch, Pág. 179. Editora de Ciencias Sociales, La Habana, 1969. 18.- Ibid., pág. 179 19.- Ibid., pág. 148 20.- Ibid., pág. 189.

SEMINARIO INTERNACIONAL - APLICACION Y ADAPTACION DE TECNOLOGIA EXTRANJERA EN AMERICA LATINA  

SANTIAGO DE CHILE 28 MAYO - 1° JUNIO 1973

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you