Page 1

N° 67 28-IX-2015

CINE PARA NIÑOS

DE 8 A 12 AÑOS: 10 verdades que todos los pre-adolescentes deberían saber

Película: Intensamente Director: Pete Docter

CINE PARA ADOLESCENTES

MATRIMONIO: Él no se conecta con nada que no sea su trabajo

DE 8 A 12 AÑOS:

10 verdades que todos los pre-adolescentes deberían saber Película: Everest Director: Baltasar Kormákur

Esta es una adaptación y traducción de una columna de Kari Kampakis, columnista y bloguera que escribe para diferentes medios sobre familia, adolescencia y niñez. En la siguiente columna, dedica 10 consejos a los chicos que entran a lo que en EE.UU se conoce como “Middle School”, que sería la etapa de la pre-adolescencia: Es poco común que alguien recuerde la etapa de la pre-adolescencia con mucho cariño. Es la etapa en que tenemos entre 9 y 13 años y nuestro cuerpo y mente cambian. Es una temporada incómoda. Es un tiempo marcado por los cambios, socialmente hablando, en cuanto a emociones y las presiones que recibimos. Si he aprendido algo trabajando con niñas adolescentes, es lo ansiosas que están en esta etapa por conseguir comodidad y seguridad. En sus ojos y sus voces veo que necesitan escuchar algo que les ayude a creer que las cosas tienen sentido.

acné terrible probablemente se irán. Lo mismo cuando recuerdes que no podías hablar cuando veías a tu primer amor. Serán recuerdo que compartirás con tus familiares y amigos. Requiere tiempo y confianza pero eventualmente tendrás una linda sonrisa, una piel limpia y alguien a quién amar.

Por eso pre-adolescentes, aquí van 10 verdades que les pueden ayudar:

2. No tienes que llegar a tu punto más alto a esta edad (ni en la secundaria, ni en la universidad, por si acaso)

1. Los momentos incómodos que vives actualmente serán en el futuro recuerdos divertidos. Mantén el sentido del humor cuando sea posible.

La peor meta a la que puedes aspirar es la popularidad. Que te siga una multitud, dominar a tus compañeros y vivir una vida superficial al final te llevará a tener problemas. Ve de a poco. Supera metas. No te conformes con cosas tan vacías como la popularidad.

Esos aparatos dentales que se llenan de comida y ese

“Es una temporada incómoda. Es un tiempo marcado por los cambios, socialmente hablando, en cuanto a emociones y las presiones que recibimos. ”


3. La tecnología facilita arruinar las relaciones y las reputaciones Vivimos en una época en que todo está en línea y conectado. Sentimientos, emociones e imágenes. Por eso ten sabiduría a la hora de lo que vas a decir o compartir en Internet. No te dejes llevar por tus emociones. Preocúpate de que no dañe a nadie y tampoco deje una imagen de ti que luego no querrás. Lo mismo con los mensajes de texto recuerda que un llamado siempre es mejor, revela tus verdaderas intenciones y evita malentendidos. 4. Es importante que te rodees de buena compañía Hay un viejo dicho que se puede aplicar para tu edad: “Muéstrame tus amigos y te diré tu futuro”. La vida no es tan así sin embargo es importante que te rodees de personas que saquen la mejor versión de ti y te ayuden a explotar todo tu potencial. Es importante que te lleves bien con todas las personas pero no tienen porque ser todo de tu círculo más cercano. Una mala influencia puede hacerte mucho daño después. 5. Lo que te hace diferente es lo que te hace ser genial A tu edad casi todos visten igual, caminan igual, hablan igual. No dejes que la presión te quite lo que te hace único. No abandones tus pasiones ni tus gustos que tenías cuando más pequeño porque esas cosas son parte de ti. 6. Está bien que no tengas toda tu vida planeada Quizás hayan chicos a tu edad que ya saben que es lo que quieren hacer o conocen muy bien sus talentos. No te preocupes todavía eres muy joven y no todos los planes siguen los mismos caminos. Establece metas para ti, utiliza tus dones y enfócate en una buena dirección. Establece una trayectoria positiva de modo que cuando descubras que es lo que te gustaría hacer cuando crezcas estés listo para hacerlo. 7. Tu uniforme no es tu identidad Las etiquetas son muy grandes en la adolescencia. Pero recuerda que un uniforme no te hace ser mejor que el resto, tu eres especial por tu forma de ser y lo por lo que llevas puesto. 8. Los aplausos pueden engañarte Puedes equivocarte y aún así recibir muchos aplausos. A través de las redes sociales la popularidad es cuantificable. Puedes conocer cuantos “me gusta” tiene, o comentarios o compartidos. Pero recuerda que esos números pueden confundirte. El mejor aplauso para el que tienes

que vivir es estar en paz contigo mismo ¿Qué es lo que te gusta de ti? ¿Qué te hace descansar tranquilo cada noche? Criticar a alguien hasta destrozarlo, burlarte de alguien o aplaudir como golpean a otro chico no te dará paz. 9. Hay una diferencia entre un consejo útil y una critica que te detiene: Ten cuidado a quién escuchar. Algunos quieren que tengas éxito pero otros no. Acepta consejos de personas en las que confíes y respetes. Personas que hagan lo que predican. Personas como las que te gustaría ser cuando crezcas. Personas que reconozcan tu talento y potencial y te alienten a perseguir tus metas. 10. Eres maravilloso. Realmente lo eres Todos estos locos cambios te van a convertir en una persona genial. En el gran camino que es la vida esta es solo una pequeña etapa así que relájate. Diviértete, sueña en grande y toma buenas decisiones. Algún día mirarás atrás y te reirás de todas las cosas absurdas que estás viviendo y, si tienes suerte, las disfrutarás con mucho más humor que en la actualidad. *Adaptación al texto de Álvaro Valenzuela

MATRIMONIO

Él no se conecta con nada que no sea su trabajo Andrea (42) y Pablo (46) llevan 12 años casados y tienen dos hijos de 10 y 5 años. Andrea consulta por qué desde hace dos años, fecha en que su marido ingresó a trabajar a un estudio de abogados, siente que él se ha ido desconectando cada vez más de la familia y dedicando cabeza y corazón solo a su trabajo. Este es su relato. “Mi mamá me dice que Pablo siempre fue así y que me lo advirtieron. Pero aunque tiene algo de razón, en la vida más íntima antes yo podía conversar con él, ponerlo al tanto de lo que pasaba en la casa, hablarle de los niños y contarle de mis cosas. Yo me daba cuenta que a Pablo no lo entusiasmaban las gracias de los niños y le daba lo mismo a qué colegio íban, o si los metía o no a una escuela de fútbol. Me daba pena, pero creía que a medida que fueran creciendo los iba a incorporar más a su vida. Pero desde que Pablo entró a trabajar en este nuevo estudio, es como si le hubieran podado el instinto paternal. Lleva todos los días al colegio a los niños, pero se va oyendo las noticias o hablando por celular con manos libres. Al principio los niños le hablaban, pero ahora los dos se van escuchando música con audífonos. Y en la noche, llega tarde, derecho a la pieza, no alcanzo a saludarlo y ya está metido en el computador. A veces llega temprano a comer, pero suena el celular y se va a la terraza a hablar con cigarro y todo.

adultos, toman conciencia de estar atravesando la “mitad de su vida”. En esta etapa, se puede producir una inquietud importante e incluso bastante “resistencia” al envejecimiento, y por ende, una gran necesidad de sentirse muy vigente. En ese ámbito, y especialmente para el hombre, el desarrollo profesional es de gran preocupación y fuente de autoestima y realización personal. El sentirse valorado y seguro en este aspecto, lo hace competente también en su propia autovaloración. El mundo laboral actual, es exigente y no es raro entrar en círculos viciosos donde la presión por responder a las altas exigencias nos atrapen y resten libertad y armonía en el resto de nuestras relaciones, incluyendo en éstas a las de la familia. ¿CÓMO RE-CONECTARSE NUEVAMENTE ENTONCES?

LA MITAD DE LA VIDA Y LAS PRESIONES LABORALES

1. Tal como lo hemos expresado: re-hagamos, re-implementemos, re-visualicemos aquello que antes hacíamos y que daba resultado. Preguntarse: • ¿Qué hablábamos? • ¿Cómo lo hacíamos? • ¿Dónde hablábamos?

Andrea está preocupada y desanimada con fundamentos de bastante peso. Precisa que algo se ha modificado en su relación matrimonial, que ha hecho que se distancien y se les dificulte proyectar y proyectarse como un equipo.

Visualizar aquello que nos dio resultado, permite centrarse en lo que sí funciona y hacer nuestro mayor esfuerzo por hacer más de lo mismo. Aprovechar las fortalezas es muchísimo más útil que analizar detalladamente nuestras debilidades.

Sin duda se encuentran en una crisis que los enfrenta al desafío de buscar nuevas formas de comunicarse y conectarse, desarrollando nuevas estrategias y potenciando aquello que en otras ocasiones sí ha funcionado, y que pueden servir para la situación actual. Para esto, lo primero es destacar las habilidades con las que ella cuenta. Es una mujer observadora, que tiene muy claro el pulso de su familia y que tiene una valoración positiva y justa de sus integrantes.

2. Aseguremos escucha y comprensión mutua. Muchas veces puede ocurrir que, aunque deseemos de todo corazón conectarnos con el otro, tengamos precisamente cerrado un canal vital para esta conexión: la escucha. Escuchar atentamente al otro, puede verse afectado por ciertos impedimentos que es bueno conocerlos.

Pese a que otros juzguen con desesperanza la situación atribuyendo a una característica estructural, propia del temperamento de Pablo, ella tiene plena consciencia de que antes sí ha logrado conectarse, dialogar y sentirse querida y apoyada por su marido. Esta es, por ende, una situación nueva, asociada a un cambio concreto que ha ocurrido al ingresar a este nuevo trabajo y a la que necesita ponerle término con ánimo y determinación. ¿QUÉ PUEDE ESTAR PASANDO ENTONCES? Pablo es un hombre de 43 años, edad en la que muchos

3. Asegurar el cariño incondicional: Andrea tiene una gran herramienta a su favor: quiere a su marido, reconoce en él virtudes que extraña y está dispuesta a buscar ayuda y trabajar por recuperar la relación cercana que tenía con él. Si ella lograra expresar con igual incondicionalidad esa intención a Pablo, sería de gran ayuda para iniciar el camino de acercamiento. En todo conflicto, es elemento indispensable sentirnos seguros frente al otro, para abrirnos a considerar su punto de vista. Esa seguridad se alcanza cuando nos experimentamos comprendidos y aceptados, aún cuando no comparta nuestro punto de vista. *Adaptación al texto de Carolina A. Brañas

Fst67  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you