Page 42

El piano en mi creación musical

Marlos Nobre

Las dos primeras grandes e indelebles impresiones musicales en mi infancia han sido la música de calle del Carnaval de Recife y el Piano. La primera con los blocos del Carnaval, los Maracatus, los Caboclinhos, las Cirandas, los Frevos, formas, danzas y folguedos populares que pasaban frente a mi casa y que oía, desde muy niño, absolutamente fascinado y deslumbrado con los sonidos, los colores y los ritmos alucinantes de la percusión y los metales. La segunda gran impresión fue el Piano: la más importante y notable profesora de piano de Recife, Nysia Nobre, era mi prima y enseñaba el piano a mi hermana, Vanede (pues en aquellos tiempos el piano no era cosa para muchachos!...). Nysia y después Hilda Nobre, otra prima que llegó de Europa después de estudios con el gran pianista español Tomás Terán, han sido mis maestras desde los 4 años de edad, cuando miraba fascinado las clases de mi hermana y después, yo solo, tocaba las teclas curioso. Nysia dijo a mi madre: “María José, a este niño le gusta el piano”. Empecé entonces a estudiar inmediatamente y a los 5 años daba mi primer pequeño recital en el Teatro de Santa Isabel en Recife. Pero lo curioso es que yo quedaba horas en el piano, inventando estudios al estilo de Czerny, pues los originales me aburrían. Otra vez Nysia decía a mi madre: “Este niño está inventando cosas en el piano, vamos dejar que componga sus cositas”. En breve vino naturalmente la improvisación al piano; desde entonces, fue mi gran diversión. Pero solo improvisaba música popular, que sobre todo oía en el Carnaval. Luego, en el Conservatorio Pernambucano de Música, donde entré a los 12 años, el director severísimo me escuchó tocar un “frevo” y me reprendió severamente: “Esta es una casa de la música seria, no se toca la música de la calle”. Fue este mi primer gran choque cultural. Me salvaría luego el descubrimiento de lo que hacía Villa-Lobos en sus “Cirandas” y sobretodo el gran compositor popular Ernesto Nazareth con sus tangos brasileños. Puede considerarse como mi primera obra conservada (pues he destruido las centenas que había escrito hasta entonces) es una NAZARETHIANA de 1959 y luego un CONCERTINO para piano y orquesta de cuerda, ambas inspiradas por Nazareth. Esta última ganaría un premio en el Iº Concurso Nacional “Música, Músicos do Brasil” en Rio de Janeiro en el mismo año 1959. La tercera obra fue un TRIO para piano, violín y cello, que ganaría en 1960 el primer premio en el mismo concurso y que abriría mis caminos en Brasil.

CONGRESO INTERNACIONAL DE PIANO - La música latinoamericana para piano

~ 35 ~

Profile for Congreso Piano

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Advertisement