Page 302

admirado con fanatismo y a su vez duramente criticado por no adaptarse las características “esperables de un intérprete disciplinado”, por excederse de su rol. Sus manierismos nada ortodoxos y la disolución de las fronteras entre intérprete, compositor, arreglador y artista generó tensiones inquietantes. En términos de Dahlhaus, la originalidad de Gould se constituyó en transgresión para aquellos defensores de la tradición, de la conservación y de la reconstrucción pero un avance en la compresión de la historicidad propia del arte. Famosa fue la escena protagonizada por Gould y Leonard Bernstein y que hoy nos sirve para nuestras reflexiones finales. Glenn Gould estrenaba su interpretación del Concierto para piano Nº1 de Brahms con la Filarmónica de NY, Bernstein conducía la orquesta. En aquella ocasión –antes de comenzar la presentación- Bernstein se dirigió al público para aclararle no suscribía a aquella interpretación; Gould –claro está- hacía una lectura particular y novedosa de la obra; sin embargo el director confesaba que la concepción nada ortodoxa del Sr. Gould le resultaba tan particularmente interesante y que no podía hacer otra cosa que dejarla emerger2. Esta intervención paradojal de Bernstein representa una apuesta ético-estética al carácter artístico de la interpretación musical; habilita pensar y ejercer las diferencias. Ubica al problema claramente en el campo estético en donde la dicotomía “correcto – incorrecto” deja lugar a las intensidades expresivas y multiplicidades creativas sobre las cuáles Bernstein –más allá de sus diferencias- decide poner un voto de confianza. Decide, en sus términos, asumir los riesgos de la creación-interpretación. Así, conocimiento histórico y praxis musical se retroalimentan y estimulan mutuamente pero sin confundirse. Razones epistemológicas y ontológicas acompañarían la moción. Por la primera de ellas –la epitemológica- adviene cierta imposibilidad gnoseológica de acceder verdaderamente “al original”, la verdadera esencia de la obra permanece –en tanto noumeno kantiano- imposible de asir; o bien porque es teóricamente imposible, o bien porque no existe tal esencia atemporal. La

2

“ (…) Se disponen a oír una interpretación nada ortodoxa, por así decirlo, del Concierto en re menor de Brahms, una interpretación que nada tiene que ver con lo que han escuchado o he imaginado a la vista de toda la gama de tempi que emplea y de la distancia que se permite en relación con las indicación dinámicas de Brahms.No puedo decir que apruebe las concepción de la obra del señor Gould. (…) ¿Por qué lo dirijo? [risas del público]. Lo hago porque el señor Gould es un artista tan válido e interesante que debo tomarme en serio todo cuanto haga de buena fe, y su análisis del concierto me parece lo suficientemente interesante para que haya considerado que ustedes también se merecen escucharlo. (…) Porque estoy fascinado, porque me encanta la oportunidad que me brinda de tener una nueva visión de esta obra tan y tan interpretada. Porque, además, el señor Gould toca determinados pasajes con una frescura y una convicción sorprendentes. En tercer lugar, porque todos podremos aprender algo de este artista extraordinario, intérprete a la par que filósofo. (…) (…) una mezcla de curiosidad, aventura y experimentación, y les puedo asegurar que ha sido toda una aventura trabajar durante esta semana con el señor Gould en este concierto de Brahms. Y movidos precisamente por esta idea de aventura, aquí se lo presentamos”. Leonard Bernstein

CONGRESO INTERNACIONAL DE PIANO - La música latinoamericana para piano

~ 295 ~

Profile for Congreso Piano

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Advertisement