Page 301

legítimos en tanto y en cuanto responden a intereses diversos. Lo que no sería admisible es que alguno de ellos se autopostule como “vía imperativa” lo cual nos conduciría sin remedio, o bien al relativismo epistémico o bien a la esterilización creativa. Desde esta conciencia historiográfica un intérprete como Glenn Gould abandona la pira herética. Ya no tiene sentido afirmar que atenta contra la supuesta esencia de la obra, Gould se posiciona en el lugar de un co-creador que asume la historicidad y la vitalidad de la obra. Tal como lo referencia Eliakim Tussing, Gould incorporó, al universo sonoro de mediados del siglo XX, un pianismo particularmente novedoso. El modelo pianístico hasta el momento vigente recuperaba la estilística del intérprete-seductor-romántico-sentimental de espesa cabellera y legati pronunciados, frases melodiosas y ritmo rubatto. La genealogía Liszt – Paderewski estaba vigente cuando el Gould introduce una nueva sonoridad: formatos rítmicos marcados, fraseos más cortos y un sonido claro, transparente, por momentos metálico. Su postura sentado cerca y en un mismo nivel horizontal al teclado le permite una puntuación rítmica, usa el stacatto sin pedal y busca en cada nota pulsada individualmente un sonido claro y preciso, evidencia a tales fines un trabajo para aflojar el peso sobre las manos. El repertorio elegido tampoco era convencional para mediados del siglo pasado. Evitaba el trío romántico integrado por Schumann, Schubert y Chopin (a Liszt también por el virtuosismo) e incorpora en sus ejecuciones obras no “típicas” de los recitales pianísticos: Bach, William Byrd, Schoenberg, etc. La conciencia histórica a la cuál apela Carl Dahlhaus da cuenta de carácter contingente de la taxonomía y separación entre las figuras del compositor y el intérprete. No siempre y no necesariamente el fenómeno musical atiende a estas dos figuras diferenciadas. También la etnomusicóloga o musicología comparada podría advertidos del carácter artificial y sociocultural de tal demarcación. Glenn Gould parecía no asumir en forma sumisa el rol de “intérprete” en términos convencionales. La noción de “intérprete” tal como se forja hacia el siglo XIX no se adapta a la intempestiva actividad de Gould. En Glenn Gould confluye la ejecución instrumental, con la creación compositiva y la invención [lo nuevo] a partir de la tradición [lo pasado]; es un creador en sí (discos, fotografías, documentales, sus programas de radio, novedosas ejecuciones, él mismo). En Gould la dicotomía productor-reproductor pierde sentido y allí radica su transgresión. “Lo que sucedió en el siglo XIX, cuando los intérpretes dejaron de ser compositores fue un gran desastre para la música” Glenn Gould Según el musicógrafo Jonathan Cott, Glenn Gould no dejó de impresionar desde su mítico debut en 1947 en el cual ejecutó el Concierto para piano Nº4 de Beethoven. Desde entonces fue

CONGRESO INTERNACIONAL DE PIANO - La música latinoamericana para piano

~ 294 ~

Profile for Congreso Piano

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Advertisement