Page 125

mismo modo exactamente como ha sabido hablar antes de conocer una letra, es decir dándole ejemplo antes de darle reglas”. (Alberdi, 1832, t.1: 34) Esto supone que el maestro no debe ser un teórico, sino que debe saber ejecutar. Enseñar con el ejemplo: de otro modo sus discípulos tocarán las teclas sin expresar nada, ignorando “la mitad más bella de la música, el gusto”. “Después de haber enseñado a mi discípulo a tocar el piano de memoria (sic), como se dice vulgarmente, la música toda quedará reducida a la resolución de este solo problema: sabiendo ejecutar una cosa, averiguar el modo de escribirla o representarla por caracteres. El hábito de ver la práctica inversa hará creer generalmente que esta es más dificultosa, no obstante ser más natural y sencilla, pues que la escritura ha sido posterior a la música. La inversión de este problema da la resolución de este otro que todo el mundo pretende resolver: dada una cosa escrita averiguar el modo de ejecutarla”. (Alberdi, 1832, t.1: 34) Como señalamos antes, hay un ataque directo de Alberdi a la enseñanza de su tiempo. El prestigio de la Academia de Picasarri y Esnaola no había impedido que surgieran otros institutos o nuevos profesores particulares, como es el caso de Esteban Massini, de Lorenzo Salvini, de Madame Lierreclan en 1828, etc. No obstante se desprende que el éxito de estos profesores era relativo. Alberdi pudo haber conocido de cerca, por observación o experiencia, las fallas y virtudes de la enseñanza instrumental. Esto puede deducirse del ataque velado que desliza en su Discurso preliminar: “Se deduce de aquí inmediatamente que por este método nadie podrá enseñar el piano, sin saber ejecutar. Para nada sirven esos maestros que solo conocen un instrumento teóricamente. Puede decirse que no son más que unos mancos; y ya se sabe que tan difícil es a un manco enseñar el piano como a un mudo enseñar a hablar. Esta comparación parecerá a algunos de poca exactitud al ver que realmente enseñan alguna cosa; ¿pero qué enseñan? ¿cómo tocan sus discípulos? Como discípulos de manco: dan las notas únicamente, sin expresar nada; ignoran absolutamente la mitad más bella de la música, el gusto; y sólo poseen, por decir así, el esqueleto desnudo de toda gracia. De nada sirven en el piano los ejemplos dados con el canto u otro cualquier instrumento; cada uno de estos tiene su índole, su expresión particular que no puede ser interpretada de ningún modo; y en este caso vale más un triste ejemplo que el discurso más elocuente del mundo”. (Alberdi, 1832 ,t.1: 33)

CONGRESO INTERNACIONAL DE PIANO - La música latinoamericana para piano

~ 118 ~

Profile for Congreso Piano

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Congreso Internacional de Piano  

Congreso Internacional de Piano "La música Latinoamericana para piano" 18 al 21 de Noviembre de 2010 Buenos Aires Argentina

Advertisement