Issuu on Google+


PENSAMIE NTOS DE INTERÉS Aprende a discernir todo aquello que te pasa. Te ayudará a descubrir aquello que no cambia nunca en la vida. Combinar lo que es y lo que pasa, con jerarquización y dinamismo entre sí, es fuente de vida, salud, paz y amor. Dios ha puesto tu vida en tus manos. No olvides, el único arbitro, responsable y garante de ella eres tú. La influencia de todo lo que hay a tu alrededor, incluyendo las personas, problemas, situaciones difíciles, servirán de madurez o inmadurez según tu situación personal, según el trabajo que hayas dedicado a poner en marcha lo que Dios te ha confiado. Procura en la vida que todo te hable, que nada te grite y, sobre todo, que nada te produzca herida… ---Que todo te hable . Es el signo y manifestación de un corazón sano, que está hecho para libar el néctar de todo lo bueno que existe y ser bálsamo de luz y paz para todo el que lo necesite. ---Que nada te grite… Si así te ocurre, tienes un corazón débil. No eches la culpa a quien te grita o a lo que te grita. Restaura tu corazón y limpia tu sensibilidad. Y da gracias, porque este toque de alerta te puede colocar en el lugar que te corresponde. ---Que nada te produzca herida. ¡Ay, si esto ocurre…! Las heridas del corazón duelen mucho, duran en exceso y cuestan mucho de sanar. Si esto te ocurre, sé humilde, pide ayuda y desconfía de tus propios remedios. Y Dios continuará iluminando tu propio corazón. Valora más el silencio que tus propios pensamientos y palabras. Aquél, el silencio, será el camino que te conducirá al verdadero pensamiento y la verdadera palabra de tu vida. El silencio, que es el ritmo de Dios, te enseñará a vivir y presentar La maravilla de tu espontaneidad, sin mezclas, aditivos o miedos…


La experiencia de felicidad que Dios regala a quien se olvida de sí mismo… La experiencia sorpresiva de paz, que encuentras en cada paso del camino… La maravilla que supone de ligereza, suavidad, amor en tu vida, todo y llevar las cargas de los demás. El silencio te enseñará a presentar el gozo de la escucha, la humildad de quien sirve, a ser discípulo del amor y aprender en cada trance, en cada acontecimiento la lección que no sabías, o que la habías olvidado o que la habías descuidado. Cuida, vigila y ama mucho tu cuerpo. Esel lenguaje visible de tu siquismo y de tu espíritu. Sólo es peligroso, cuando, olvidando su privilegiada situación, se representa a sí mismo. Las consecuencias son nefastas: el cuerpo se degrada, el siquismo se oscurece y complica y tu espíritu se adormece y muere. Todos los ingredientes para no encontrar tu propia felicidad. La fe siempre te marcará el camino de tu propia felicidad. Aquel que está por encima de tus propias programaciones y que está conducido por un corazón abierto, libre, amado que acoge las infinitas y variadas sorpresas, con las que Dios ha jalonado tu vida, para que sea su proyecto preferido. El tuyo. El signo de tu verdadero camino es la paz con la que afrontas todas tus realidades y el amor que eres capaz de dar, porque antes lo has recibido, a los demás. Todo lo demás, sin estas características, te llenarán de necesidades absurdas, que manifestarán muy a las claras los vacíos de tu interior. Y no olvides, hay Alguien en todo este caminar, que, amorosamente y en cada paso y de una manera indefectible, con gusto te acompaña en tu cansino deambular. Y te ama tanto que lleva tu foto en su cartera. Racó de St. Francesc23 de gener 2012


PENSAMIENTOS