Page 1

Revista

No. 283 Año 39 Julio/Agosto 2008

La revista social del empresario

Rentabilidad de los valores

RECUERDA

00283 sociedad en

movimiento

en la Ciudad de México.

9 771665 436008

Precio al público $60.00 MN portada283usem_080709.indd 1

XXIII CONGRESO MUNDIAL UNIAPAC

www.usem.org.mx

2009 4/8/08 18:00:58


portada283usem_080709.indd 2

4/8/08 18:01:15


DIRECTORIO

Presidente Confederación USEM Luis de la Peña Stettner

ÍNDICE USEM 283

02 Editorial

RSE: una forma de vida

Director de la Revista USEM Germán Araujo Mata Consejo Editorial Luis de la Peña Stettner Constantino de Llano Marhx Pbro. Francisco Escobar Galicia Ricardo Estefan Colín Enrique Gilardi Rivero Pedro Javier González Gutiérrez Manuel Loza Macías S.J. Alejandro Rangel Gómez Javier Solana Rivero Tulio Iván Vázquez López Héctor Zagal Arreguín Publicidad Catalina Camarillo Rangel editorial@usemconfederacion.org Administración C. P. Martín Ruiz Maravillo administracion@usemconfederacion.org Presidente UNIAPAC Internacional Arq. José Ignacio Mariscal Torroella jimariscaluniapac@usemconfederacion.org Directorio de presidentes de USEM Lic. Luis de la Peña Stettner / Confederación presidencia@usemconfederacion.org Lic. Miguel Ángel Juárez de la Torre / Aguascalientes. lumamiguel@prodigy.net.mx Lic. Alejandro Azar / Grupo USEM Campeche alex _ azar@msn.com Sr. Carlos Marroquín Cortés / Ciudad Juárez sanders@jz.cablemas.com Ing. Víctor Hugo Hernández Gabiño / Córdoba-Orizaba grupogabinho@hotmail.com Ing. José de Jesús Mora / Culiacán moraculiacan@hotmail.com Lic. Ricardo Kalisch Seyffer / Chihuahua rkalisch@kalisch.com.mx Sr. Guillermo López de Lara Tinajero / Durango guillermoldl@hotmail.com Lic. Raymundo Díaz Oñate / Guadalajara raymundo.diaz@acerosarva.com.mx Lic. Javier Moreno Borbón / Hermosillo antoniojaviermoreno@msn.com Ing. Eduardo J. Espinosa A. / León erusa@prodigy.net.mx Lic. Emilio Correa Ávila / Mérida emiliocorreacvx@hotmail.com Lic. Paulino Rivera Torres Mansi/ Cd. de México hcocoyoc@prodigy.net.mx C. P. Jorge H. Santos Reyna / Monterrey jorge.santos@sanbarr.com Lic. Gerardo Sistos Rangel / Morelia sfmich@prodigy.net.mx L. A. E. John Nielsen León / Morelos john@grupomoldtec.com Lic. Luis Julián Ugartechea Begué /Oaxaca ugarmar2@hotmail.com Ing. Rubén Payán Meza / Puebla rpayan@prodigy.net.mx C. P. Cristóbal Castillo Novelo / Quintana Roo cristobalcastillo@prodigy.net.mx Lic. Jorge Eduardo Verástegui Saucedo / Grupo Saltillo jveraste@gis.com.mx Lic. José Homero Garza Rodarte / San Luis Potosí hgarza7@yahoo.com L. E. M. Patricio J. Duch Chávez / Tabasco duchpj@prodigy.net.mx C. P. Rubén Martínez Bastida / Valle de Toluca ruben@quintadelrey.com.mx Lic. Luis Sánchez Montes / Grupo Tuxtla Gutiérrez lsanchez@grupoado.com.mx Director de Confederación USEM Germán Araujo Mata direccion@usemconfederacion.org

04 Actualidad

Ética ambiental y desarrollo Lic. Pedro Javier González Gutiérrez

09 Ser responsables significa cultivar vida Lic. Luis de la Peña Stettner

12 Sólo la RSE y una actitud ética pueden salvar a México Dr. Carlos de la Isla Veraza

16 Construyamos un desarrollo sostenible con RSE Mtra. Sophie Bornot Crébessac

20 UNIAPAC

Porque lo valioso son las personas Reseña de la presentación de la Declaración Mundial de Responsabilidad Social Empresarial

22

IX Simposio CELAM-UNIAPAC: trabajo intenso, reflexión y alegría

24 Encuentros

Una vida dedicada al aprendizaje y la enseñanza

28 Encontremos los caminos de reconciliación, justicia y paz Lic. Sergio Castro Toledo

30 USEM Ciudad Juárez: cambio de presidencia, bríos renovados 32 Espacio Z

La educación, una condición para la RSE Dr. Héctor Zagal Arreguín

Editada y distribuida por Editorial de la Confederación de las Uniones Sociales de Empresarios de México, A. C. Eugenia 13, despacho 402, col. Nápoles 03810 México, D. F. Teléfono 5682 2171 y 5669 4790 Fax 5543 0605. Publicación periódica. Permiso núm. CR-DF-074-99. Características 218241212. Autorizada por SEPOMEX . Certificado de licitud de título núm. 2049. Certificado de licitud de contenido núm. 1275. Núm. de reserva 440-85. Expediente 1432 “83”/3384 del 7 de septiembre de 1983. Publicación bimestral. Suscripción anual individual $360; extranjero $60 USD. Suscripción múltiple: 5 - $1,500; 10 - $3,000; 20 - $6,000. Veinte suscripciones te dan derecho a formar parte del Círculo de Amigos de la revista. Impreso en los talleres de PROCOELSA , Pascual Orozco núm. 51, col. Iztacalco, C. P. 08640, México, D. F. Se tiraron 10,000 ejemplares. Lo expresado en los artículos es bajo responsabilidad de los autores y no manifiesta necesariamente el punto de vista de la redacción ni de la USEM. www.usem.org.mx

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 1

1

4/8/08 17:11:21


EDITORIAL

IJ<1leX]fidX[\m`[X Los editores

E

xisten muchas interpretaciones de Responsabilidad Social Empresarial –RSE–, que van desde la campaña de relaciones públicas en la empresa, el establecimiento de fundaciones de asistencia, el cuidado del medio ambiente, los programas de reforestación, el cumplimiento de las leyes, hasta la forma de reportar a los accionistas, donde se incluyen reportes sociales y ambientales paralelos a los financieros de la empresa.

En USEM y UNIAPAC consideramos que la RSE es una forma de vida; por tanto, parte de nuestra cultura. Creemos que la empresa es una comunidad de personas orientada al bien, que tiene dos finalidades inseparables: • Una económica con dos vertientes: la externa produce bienes y servicios útiles y convenientes a la sociedad, y la interna consiste en crear valor agregado para remunerar a los integrantes, los cuales pueden ser aquellos que aportan capital y trabajo. • Una social también con dos vertientes: la externa es la contribución al pleno desarrollo de la sociedad donde se encuentre, y la interna es el apoyo al progreso de sus colaboradores. Como se puede ver, el común denominador en ambas finalidades es la persona, es decir, damos primacía a la dignidad de ésta por encima de cualquier otro elemento. Consideramos que la Creación ha sido confiada a toda la humanidad –la que era, la que es y la que será–; por tanto, los bienes tienen un destino universal. Dicho en otras palabras: el hombre es gerente de la Creación, invitado a transformarla en aras del bien común. Esto da un sentido totalmente novedoso a lo que se ha definido como la tercera dimensión de la responsabilidad social: la ambiental, ya que vemos al ambiente en función de las personas, las de hoy y las de mañana.

2

Ante esta centralidad de la persona, creemos que las relaciones entre los integrantes de las empresas deben ser acordes con los principios de subsidiariedad, solidaridad, justicia. Bajo esta forma de vida, también en nuestras empresas se alienta el espíritu empresarial, la creatividad, la innovación y la competencia, pero no como medio para dominar, sino para servir. El hilo conductor de lo expuesto anteriormente es nuestra espiritualidad, que empapa toda nuestra existencia; le da vida y sentido, y potencia todo nuestro actuar. Por tanto, en USEM–UNIAPAC decimos que la Responsabilidad Social Empresarial tiene cuatro dimensiones: económica, social, ambiental y espiritual. En esta edición trataremos de dar luz sobre el concepto de RSE bajo estos cuatro aspectos. Con este número damos inicio a una serie de cuatro publicaciones que esperamos nos aporten elementos de reflexión en preparación al XXIII Congreso Mundial de UNIAPAC, el cual tendremos el honor de celebrar en la Ciudad de México, en mayo de 2009, donde podremos debatir sobre estos temas con expertos mundiales y colegas empresarios que nos visitarán de todo el mundo. Esperemos disfruten este ejemplar de nuestra querida Revista USEM, donde tratamos de darles elementos para el ver y juzgar, de tal forma que cada lector pueda definir, dentro de sus circunstancias, su actuar. ❖

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 2

4/8/08 17:11:22


REFLEXIONES

Nueva empresa, nueva educación Manuel Loza Macías S.J. t

E

l punto clave está en el concepto de la persona humana. Para ser nuevo debe superar las reduccionistas concepciones de los materialismos liberales y socialistas reales. Sólo un concepto trascendente, espiritual y de sentido común de la persona motivará los comportamientos de consumidores, de trabajadores, de empresarios, de dueños del capital, de gobernantes, de maestros y de la sociedad en general, para una nueva sociedad y una nueva empresa. Julio de 1992

:fek}ZkXefj Estimado suscriptor: Si no has recibido o quieres recibir algún ejemplar en particular, por favor comunícate con Catalina Camarillo al e-mail: editorial@usemconfederacion.org

Nos interesa tu opinión. Escríbenos a: editorial@usemconfederacion.org O visita nuestra página web: www.usem.org.mx

El\jkiXD`j`e Unir, orientar y motivar a los dirigentes de empresa para que, a la luz del pensamiento social cristiano, se comprometan a su mejoramiento personal, a la transformación de su empresa y del medio empresarial y a contribuir en la construcción de una sociedad más justa y más humana. Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 3

3

4/8/08 17:11:27


ACTUALIDAD

yk`ZXXdY`\ekXcp[\jXiifccf Lic. Pedro Javier González Gutiérrez

L

a conservación del medio ambiente es un factor crítico para la supervivencia y el desarrollo futuros del género humano. En la medida que, para satisfacer sus necesidades, la humanidad no sólo es capaz de dominar la naturaleza, sino de alterar sus ciclos vitales, se impone la redefinición del concepto mismo de desarrollo en función de dos consideraciones centrales: por un lado, la caducidad de los recursos naturales y del entorno físico en que ocurre la actividad humana; por otro lado, el imperativo de que el intercambio energético entre el hombre y su medio natural no rebase los límites que establece el proceso de regeneración de la propia naturaleza.

De acuerdo con los consensos construidos en el seno de las Naciones Unidas desde 1972, se entiende por desarrollo sustentable un proceso de satisfacción de las necesidades del presente que no compromete la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias. El desarrollo sustentable presupone, por tanto, la adopción de una amplia gama de paradigmas económicos, sociales y tecnológicos, según los cuales el desarrollo debe conciliarse con la utilización racional de los recursos naturales disponibles. La causa del desarrollo sustentable plantea importantes desafíos tanto a los gobiernos como a las empresas y a la sociedad en general. Las sociedades, desde luego, deben hacer suyos los valores asociados con el desarrollo sustentable y ello significa asumir sus implicaciones éticas en lo concerniente a la revisión de sus pautas de bienestar y modelos de vida. La civilización contemporánea enfrenta la necesidad de desa-

4

rrollar modalidades distintas de relación con la naturaleza; debe trascender las visiones puramente instrumentales y entender que una relación respetuosa con la naturaleza es una premisa de la realización humana, tanto en su dimensión material como espiritual. Para los gobiernos, el reto consiste en hacer del desarrollo sustentable un eje transversal de todas las políticas públicas vinculadas con la estrategia del desarrollo económico y social. Ya sea que pensemos en política comercial, industrial y educativa o en aspectos tan puntuales como la orientación y la magnitud del presupuesto, la sustentabilidad es un referente necesario. Asimismo, la acción del poder público debe partir de la idea de que el desarrollo sustentable no puede ser el resultado espontáneo de las fuerzas del mercado, pero tampoco puede ser producto de una regulación estatal que opere al margen o en contradicción con la racionalidad de la economía de mercado. Se trata de crear

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 4

4/8/08 17:11:41


un mecanismo de disuasión y estímulo que necesidad de que los procesos de extracción, cuente con la fuerza del Estado para garantizar transformación y aprovechamiento de los recursu funcionalidad, pero que de manera simultánea sos naturales sean expresión de una actitud cree condiciones de mercado que hagan de las renovada ante la naturaleza. opciones ambientalmente racionales, opciones Más en específico, no sólo se trata de que los económicamente viables. actores económicos cumplan a cabalidad con Con todo, no se debe ignorar lo que el desa- las leyes y normas ambientales, por ejemplo, en rrollo sustentable significa para las empresas. materia de manejo de residuos o de control de En tanto actores centrales de la actividad gene- emisiones; ello representa, a fin de cuentas, el radora de riqueza, las empresas son el agente cumplimiento de una obligación elemental. La social que de modo más directo se relaciona responsabilidad social de las empresas va más con el proceso de interacción con la lejos y se relaciona con la manera en que éstas naturaleza. consideran las variables ecológicas en el diseño Así, desde la óptica de la responsabilidad de sus estrategias de negocio. La adopción de social empresarial, el ingrediente medioam- los criterios de la ecoeficiencia ilustra con biental es clave. De hecho, en el capítulo 4 de claridad esta idea. La toma de decisiones tecla Agenda 21 de la Cumbre de Río —1992—, nológicas debe procurar el balance entre rense formulan los conceptos de producción y tabilidad y sustentabilidad y, por tanto, favorecer consumo sustentables. la adopción de tecnoloMientras el consumo susgías ambientalmente Para una empresa socialmente tentable se refiere al amigables. responsable, los recursos naturales imperativo de modificaUna nueva ética ción de los patrones a ambiental no está reñida son un patrimonio que hay que partir de los cuales se con el desarrollo; lejos cuidar y preservar en beneficio de de ello, inaugura otras define el bienestar y la idea de una “buena vida”, Por un lado, los las futuras generaciones y de las vías. la producción sustentable recursos canalizados a propias empresas. pone el énfasis en la la reconversión ambien-

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 5

5

4/8/08 17:11:59


tal de las actividades productivas representan una inversión susceptible de generar ventajas competitivas. El cumplimiento de la normatividad ambiental, indispensable para acceder a los mercados, promueve la innovación continua y la adopción de los criterios de la ecoeficiencia —por ejemplo, uso de energías alternativas, nuevas tecnologías, disminución de desperdicios, reciclamiento. Por otro lado, el cumplimiento de las normas ecológicas es capaz de inducir la aparición de nuevos sectores de negocio, tales como el procesamiento de desperdicios y el reciclaje de recursos ya utilizados, la consultoría en materia ambiental, la producción de tecnologías amigables con el entorno ecológico y la fabricación, instalación y operación de equipos anti-

contaminantes y de tratamiento de residuos, entre otros. Se requiere una visión de largo plazo. Para una empresa socialmente responsable, los recursos naturales no deben ser vistos como botín, sino como un patrimonio que hay que cuidar y preservar en beneficio del sustento de las futuras generaciones y de las propias empresas. Tampoco la satisfacción de las normas ambientales debe ser vista como una carga y una fuente de costos, sino como una inversión. Con base en una nueva ética de relación con la naturaleza, las empresas socialmente responsables deben ser pioneras y abrir nuevos caminos al desarrollo. ❖

Una nueva ética ambiental no está reñida con el desarrollo.

6

Lic. Pedro Javier González Gutiérrez Socio y Director General de Diseño Estratégico y Análisis Prospectivo, S.C.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 6

4/8/08 17:12:17


Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 7

7

4/8/08 17:12:29


8

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 8

4/8/08 17:12:34


J\ii\jgfejXYc\jj`^e`ÔZXZlck`mXicXm`[X Lic. Luis de la Peña Stettner

U

SEM y UNIAPAC manifiestan su intención de que la Responsabilidad Social Empresarial —RSE— se haga cultura; se convierta en un cuerpo de criterios de juicio que, basado en valores morales y sociales, sea parte de un sistema de actitudes y prácticas sociales de aplicación general en el gremio empresarial. De tal suerte, que quienes dirijan la empresa sobre la base de estos criterios no sean una excepción, sino que sea el modo común de entender y gestionar las empresas.

Uno de los orígenes de la empresa, como invención de la modernidad, fue precisamente la intención contraria: la de reducir la responsabilidad de los inversionistas para que el riesgo se limitase al capital expresamente invertido. Al aplicar este concepto en otros ámbitos del quehacer económico arrastró consigo la idea de la responsabilidad limitada, reconociendo como afectados únicos a los inversionistas. Luego de aproximadamente 200 años de vida, la empresa ha demostrado, por un lado, su enorme capacidad para generar riqueza y por el otro, se ha descubierto la inclusión de otros grupos de interés en la gestión empresarial, más allá de los inversionistas; de esta manera, se cayó en cuenta de la necesidad de considerarlos y atenderlos como es debido. De este reconocimiento surge un esfuerzo real de dignificar la imagen de la empresa ante la sociedad, pero también su quehacer y razón

de ser, a partir de la consideración de los grupos afectados por su gestión, especialmente al considerar a la persona como el centro de su actividad y el foco de sus relaciones internas y externas. Lograr que este reconocimiento sea una práctica real, requiere de un cambio de conducta que resulte de una toma de conciencia en diferentes niveles de profundidad, lo cual debe reflejarse en una actitud nueva, sustentada en valores, que provoque el deseo de realizar dicho cambio. Cambiar nuestra forma de actuar sería un logro relevante, capaz de beneficiar la vida en las empresas, en sus relaciones dentro y fuera de ellas, al alcanzar a los grupos referidos, posibilitar un nivel de convivencia de mayor estatura que permita, en consecuencia, un incremento en la calidad de vida y en el desarrollo integral de las personas.

Si cambiamos nuestra forma de actuar, lograremos incrementar la calidad de vida y el desarrollo integral de las personas.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 9

9

4/8/08 17:12:39


El alcance de esta forma de gerencia tiene implicaciones positivas, porque esta acción apela a un sentido de responsabilidad de mayor profundidad. Es en esta plataforma donde se percibe con mayor claridad el vínculo más relevante entre la responsabilidad social de la empresa y la cultura; se aprecia la calidad que imprime la responsabilidad a la acción humana y al sujeto que la ejecuta, con su innegable contenido moral, percibido a partir de la exigencia de dirigirla al bien común, esto es, al fomento o cultivo de la vida. Estos requisitos son igualmente característicos e inseparables en un acto civilizador, en una acción que fomente la cultura, si consideramos ésta desde la perspectiva de la contraposición “natura vs. cultura” —la naturaleza frente a la cultura—, esto es, la naturaleza transformada para añadirle valor por medio del acto plenamente humano, que implica conocimiento, intención, voluntad, y que está dirigido al bien común. Es entonces la responsabilidad una actitud implícita en la cultura, una forma ulterior, íntima y altamente fecunda de convivencia, al estar contenida la responsabilidad en la cultura y tener la posibilidad de crear valor real a partir

de la alteración creativa y enriquecedora de la naturaleza, superpuestas la moral, la libertad, la voluntad personal y el soplo divino de la creatividad. El que se trate de fomentar una responsabilidad social empresarial significa que el campo en el que se fija la atención de ésta va en función de la empresa y de su acción. Se trata, entonces, de una oportunidad estratégica para la perdurabilidad de las empresas que deciden aplicar los criterios de la responsabilidad, pero más significativo es el hecho de que implica la perdurabilidad de la empresa como institución, como instrumento idóneo para la generación y distribución de valor real. Es importante, sobre todo, considerar a la empresa gestionada responsablemente como un elemento imprescindible en el cambio de época que estamos viviendo, que requiere de referentes para distinguir las posibilidades de refundar una verdadera cultura que invite a cultivar la vida en general y la humana en particular. ❖

La responsabilidad y la cultura viven en conciliación, lo que permite que la cultura siga construyéndose y recreándose por la fecundidad que la responsabilidad le confiere.

10

Lic. Luis de la Peña Stettner Presidente de Confederación USEM

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 10

4/8/08 17:12:48


Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 11

11

4/8/08 17:15:30


JcfcXIJ<pleXXZk`kl[„k`ZXgl\[\e jXcmXiXD„o`Zf Dr. Carlos de la Isla Veraza

E

s penoso, pero hay que decirlo: México es un país donde no hay democracia, ni solidaridad, ni la debida subsidiaridad, ni, por tanto, responsabilidad social.

No hay democracia, porque este régimen debe estar construido sobre igualdades y libertades, y México es el país de las vergonzosas desigualdades: sabemos de los pocos inmensamente ricos y de los más de 60 millones de pobres, muchos de ellos, extremadamente pobres e indigentes. Pericles, el gran Pericles, decía de la democracia de Atenas: “Aquí todos somos iguales…”. El poder somos todos. Para las elites dominantes es muy conveniente llamar democracia a este régimen nuestro, que ciertamente no es, porque así las responsabilidades, se dice, son de todos. Mientras en México sigan existiendo estas pecaminosas desigualdades —uso el adjetivo con plena conciencia—, la democracia seguirá siendo una gran mentira. La democracia es el régimen de las libertades y ¿cuál es la libertad de los millones de desempleados o de los otros millones que tienen que aceptar un salario miserable, porque la mercancía humana es abundantísima en el mercado? ¿Cuál es la libertad de los que tienen que realizar un trabajo humillante, enajenante, contrario a sus intereses y habilidades; un trabajo en el que experimentan sus actos, no sólo como extraños

por ser impuestos —Erich Fromm—, sino por encima y enemigos de ellos mismos —Carlos Marx— por la esclavitud de la necesidad? Este modo de vida, determinado por un sistema de injusticias y regido por el látigo de las insaciables ganancias, es lo más opuesto a la dignidad y a la libertad de toda persona humana. Así, mientras las esclavitudes dominen a las libertades, la democracia en este país seguirá siendo un gran engaño. En los terremotos de 1985 en México, se percibió una acción muy amplia y decidida de ayuda a los necesitados. Fue especialmente notable la organización de escuelas y universidades para auxiliar a muchos miles de afectados. Se llegó a exclamar: México es en verdad un país solidario. Desgraciadamente, nuestro país está muy lejos de serlo. La solidaridad se muestra en el compromiso social de los miembros para lograr y mantener un “cuerpo sólido”. Los fuertes deben auxiliar a los débiles, los ricos deben ayudar a los más pobres, no con dádivas, sino por medio de puestos de trabajo remunerados justamente. Los que tienen grandes capitales deben invertirlos en México, porque fueron formados con recursos mexicanos

Una sociedad injusta no es solidaria y sus miembros no tienen responsabilidad social.

12

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 12

4/8/08 17:15:43


y con trabajo, muchas veces mal pagado, de mexicanos; deben preferir la inversión en primerísima instancia en México, aunque ésta sea menos atractiva en rendimientos y con mucha mayor razón cuando México es tan irresistible para los inversionistas que millones de extranjeros ya se han establecido y continúan adquiriendo bancos, cadenas comerciales, hoteleras, industriales y crece su avanzada en el agro. Las grandes diferencias de clases sociales son la mayor evidencia de la injusticia social, y una sociedad injusta ciertamente no es solidaria y sus miembros no tienen responsabilidad social. México podría ser un país maravilloso, si sólo hubiera un buen número de mexicanos con la calidad y dignidad humana suficiente para estimar más a las personas que al dinero. Más aún, extraordinario país sería México si un buen porcentaje de los que tienen el poder económico tuviera inteligencia para beneficiarse, pero favoreciendo a los muchos millones de compatriotas con gran talento y habilidades. Horrible pecado social es que nuestro país, con tan inmensa riqueza humana y material, tenga increíbles dramas y sufrimientos entre los desposeídos y desheredados. Por eso es claro, es evidente que el verdadero problema de México es de ética, y por esa razón, sólo una actitud ética colectiva puede salvarlo.

Es una enorme ofensa a la ética —i.e. a la justicia y a la dignidad humana— preferir el dinero a las personas y usar a éstas como medios de producción de capital. Es grave ofensa a la ética que los políticos usen el gran poder otorgado por el pueblo para satisfacer sus instintos patológicos de placeres burdos y dominación. Es inaudito que los responsables del bien común de todos los mexicanos —principalmente de los extremadamente pobres e indigentes—, se asignen salarios archimillonarios como los de los funcionarios del IFE, del TRIFE, de diputados, senadores y hasta de los altísimos ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. ¡Cómo juzgarían auténticos jueces estos hechos de “justicia distributiva y subsidiaria”! ¿Qué dirá la ética de los derroches sin límites de la gran burguesía mexicana en bodas, aniversarios y festejos sin fin con vinos numerados, manjares exquisitos, orquestas extranjeras, cantantes a precios de oro, vestidos de diseños exclusivos, recursos químicos para renovar la energía y de nuevo poder comenzar el ritual imitando lo más posible las famosas bacanales. Y todo esto publicado a todo color en las principales revistas que son entregadas profusamente para ser admiradas también por personas dolorosamente pobres, muchísimas de ellas con hambre y muy cerca de la desesperación.

México sería un país maravilloso, si hubiera un buen número de mexicanos con la calidad y dignidad humana suficiente para estimar más a las personas que al dinero.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 13

13

4/8/08 17:15:46


Terrible ofensa a la ética es la sistemática destrucción del planeta por el calentamiento, deforestación, extracción de recursos no renovables… Parecería que el incesto contra la madre Tierra cada día es más feroz y despiadado por la patología del poder, del placer y del consumo compulsivo. Hay una ofensa a la ética de muy especial gravedad, porque se trata de la educación. Me refiero a la grave carencia del sentido de responsabilidad social en todos los niveles de educación y en especial en la superior. Narro un caso real de un contenido de evidencia abrumadora: una madre fue abandonada con ocho hijos pequeños. Lavaba y planchaba ropa para mantenerlos. Los niños asistían irregularmente a la escuela, porque también ayudaban con la venta de chicles a la economía familiar. El maestro de primaria comprobó que el tercero de los niños tenía un muy alto coeficiente intelectual e insistió a la mamá que lo ayudaran para que pudiera dedicarse al estudio. La señora se resistía, pero finalmente decidió aumentar sus horas de trabajo y dar algunas cajas más de chicles para que los otros hermanos los vendieran.

El hijo consentido fue un estudiante notable. En la universidad, antes de terminar su carrera, ya suplía a sus profesores y daba algunas conferencias. El día de la recepción del hijo privilegiado, la mamá, los hermanos y todos los habitantes de la vecindad estaban felices preparando la fiesta para el que ya era orgullo de toda la familia. Era esperado con ansias, entre cadenas de papeles de colores y cantos de júbilo desde las seis de la tarde. Pasaron las siete, las ocho y las nueve. Finalmente, el hermano mayor fue en busca del graduado. Lo encontró en un lujoso antro celebrando con maestros y compañeros, entre brindis de tequilas y mariachis. Se acercó a él y le dijo después de felicitarlo: “Hermano mío, nuestra madre, hermanos y vecinos te hemos estado esperando desde hace tres horas para abrazarte y felicitarte. Tú sabes bien que eres nuestro orgullo y nuestra esperanza, ¿cómo es posible…?”. El ya licenciado interrumpió y, con voz dura, le dijo: “Mamá, ustedes y todos los vecinos deben comprender que yo ya pertenezco a otra clase social. ¡Olvídenme como yo los he olvidado!”, y siguieron los brindis y los mariachis.

Mientras las esclavitudes dominen a las libertades, la democracia en este país seguirá siendo un gran engaño.

14

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 14

4/8/08 17:15:49


Es imposible encontrar un adjetivo apropiado para calificar a ese adefesio humano. Llamarlo bestia sería muy impropio e injusto. Ningún animal se comporta así en el reino de las bestias. Pagar de esa manera los heroicos sacrificios de la madre y de los hermanos, el respaldo de los vecinos que hacían rifas para comprar los libros caros, va más allá de la imbecilidad y del cretinismo. En la vecindad todos se quedaron esperando. El graduado, instalado en su “nueva clase social”, nunca volvió a ver a su familia que le avergonzaba. Pues bien, la parte siguiente es la más perversa y devastadora, porque el caso narrado es de un solo individuo. La verdad más cruel es que la gran mayoría de los egresados de las universidades e institutos de educación superior tienen un comportamiento muy semejante. Casi todos los estudiantes —aun los de instituciones privadas— son sustentados con un gasto social que se sustrae de los más necesitados —alimentación, educación, salud, vivienda digna. Se suele argumentar diciendo que la mejor inversión distributiva es la que se destina a la educación superior, porque después los egresados, formados profesionistas, ayudarán a que los marginados mejoren su situación. Pero ¿qué sucede en realidad? La enorme mayoría de los privilegiados celebran su graduación en lujosos antros, explotan el valor de sus títulos para su propio beneficio y nunca vuelven a la vecindad social, porque ya pertenecen a “otra clase”. Éste es, sin duda alguna, uno de los más graves pecados sociales que no pueden tener perdón en el reino de la justicia. Muchas universidades intentan escapar de la culpa y la condena afirmando con energía que la universidad cumple su compromiso de justicia con la sociedad, si “produce” profesionistas muy capaces —economistas, ingenieros, abogados… El argumento es gravemente falso, porque conocemos demasiados brillantes egresados de brillantes universidades de primer mundo que usan sus exquisitas ciencias y técnicas para hacer dictaduras más eficaces, conquistas más feroces,

Conocemos egresados de brillantes universidades que usan sus exquisitas ciencias para hacer sus métodos de explotación más productivos.

métodos de explotación más productivos; para hacer su capitalismo más salvaje. No es necesario, pero sí muy conveniente, repetir que el deber de responder a la sociedad, de retribuirle por lo menos en la medida de lo que de ella se ha recibido es una cuestión de justicia, de estricta justicia conmutativa. No es, ciertamente, un asunto de caridad. Pienso, por todo esto, que resulta innegable que la actitud ética y la responsabilidad social son la única verdadera solución de los más graves problemas de México. ❖ Dr. Carlos de la Isla Veraza Doctor en Filosofía, profesor emérito de tiempo completo del ITAM, en el Depto. de Estudios Generales.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 15

15

4/8/08 17:15:51


:fejkilpXdfjle[\jXiifccfjfjk\e`Yc\ ZfeIJ< Mtra. Sophie Bornot Crébessac

S

egún la Doctrina Social de la Iglesia, la empresa debe caracterizarse por la capacidad de servir el bien común de la sociedad.

A principios del siglo XXI, algunos pensaban que la Responsabilidad Social Empresarial –RSE– no era más que una moda. Ahora bien, hay que reconocer que este concepto se arraiga empujado por un movimiento diversificado que produce cambios en las prácticas de dirección de las empresas. ¿Serán las empresas cada vez más conscientes de las implicaciones que tienen sus actuaciones en el entorno en el que trabajan; en definitiva, de su responsabilidad social? La RSE ha ido ganando terreno poco a poco en el mundo de la empresa, al punto de que no existe empresa multinacional que no tenga un departamento dedicado a esta tarea. Sin embargo, podemos afirmar que, salvo excepciones, este avance no ha venido acompañado de un verdadero cambio en la cultura de las organizaciones, sino que está asociado con las estrategias de marketing. Mucho de lo que se hace en materia de RSE está basado más en la búsqueda de construir una imagen positiva que en la convicción de “hacer el bien sin mirar a quien”.

El escepticismo permanece en la opinión en cuanto a si son verdaderas las preocupaciones medioambientales y sociales de las empresas. El público acoge con cada vez más circunspección las campañas que informan sobre las acciones al respecto. ¿Qué supone la RSE? La respuesta aún está en discusión. Algunos consideran que la caridad no tiene nada que ver con las actividades de la empresa. Sin embargo, para otros, las actividades filantrópicas forman parte de la responsabilidad social empresarial, aunque sus implicaciones para la marcha de la empresa sean indirectas o difíciles de relacionar; argumentan que es un primer paso en este proceso. Tal y como lo afirmó Kofi Annan en el Foro Económico Mundial en 2002: “Existen muchas maneras positivas para que las empresas creen diferencia en las vidas de los pobres, no sólo a través de la filantropía, aunque ésta sea muy importante, promoviendo iniciativas que, a través del tiempo, ayuden a crear nuevos mercados”.

Para muchos, la RSE se basa más en la búsqueda de una imagen positiva que en la convicción de “hacer el bien sin mirar a quien”.

16

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 16

4/8/08 17:15:52


La sociedad se enfrenta a numerosos desafíos que fueron resumidos en los objetivos del milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la preservación del medio ambiente, fomentar una asociación mundial para el desarrollo. La empresa es un actor clave en la resolución de estos grandes desafíos. El sector privado puede dar y dará una contribución muy importante, gracias a la adopción de políticas de RSE, que se conoce también como la contribución de las empresas al desarrollo sostenible, en tres campos: • Económico: Con la maximización de beneficios de manera estable y permanente a mediano y largo plazo. • Medioambiental: Al contribuir con su preservación y al desarrollo sustentable del presente, sin comprometer las necesidades del futuro.

• Social: Al respetar los derechos humanos y laborales en su esfera de acción e invertir en la acción social interna y externa de la empresa, vinculado con la esencia de su negocio y teniendo claro lo que es y no es la acción social. La esfera de responsabilidades de las empresas se ha ampliado. La rendición de cuentas ya no se hace solamente ante los accionistas, sino también ante todos los grupos que se ven afectados positiva o negativamente por sus actividades. A dichos grupos se les conoce como stakeholders o partes interesadas, y son los empleados, proveedores, clientes, accionistas, consumidores, competidores, el Gobierno, la comunidad, entre otros. Según la Doctrina Social de la Iglesia, la empresa debe caracterizarse por la capacidad de servir el bien común de la sociedad, gracias a la producción de bienes y servicios útiles. También debe ejercer una función social, al crear una oportunidad de encuentro, colaboración, desarrollo de las capaci-

Para la Doctrina Social de la Iglesia, la empresa debe caracterizarse por la capacidad de servir el bien común de la sociedad.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 17

17

4/8/08 17:15:54


dades de las personas implicadas. El objetivo de la empresa debe realizarse en términos y con criterios económicos, pero los valores auténticos que permiten el desarrollo concreto de la persona y la sociedad no deben descuidarse. Le RSE no es solamente una cuestión de gestión empresarial, ni una simple actitud ética de algunos dirigentes, mucho menos es una cuestión de marketing social o de filantropía. Es algo más profundo. Responde a una corriente de fondo más transformadora, y en ese sentido se sitúa como una renovación conceptual del ser de la empresa, de sus fines y objetivos en la sociedad del siglo XXI. La responsabilidad social empresarial surge en gran parte como consecuencia de la reevaluación de su poder y por el gran impacto que tienen las empresas en el entorno medioambiental y en el modelo social resultante de su actividad. El concepto de RSE supone que la responsabilidad corporativa pasa a través de la cultura de la empresa, en el sentido que puede vincularse con los valores y actitudes consustanciales a la organización –contenido en distintos documentos

18

corporativos, incluidos el código de ética, la misión y la visión de la empresa–; en ese caso, puede relacionarse con valores meta como el respeto a la dignidad humana o la generosidad, con el interés de la empresa –su rentabilidad– y con el aumento de la rentabilidad y el arraigo en los valores y actitudes mencionados. La empresa ha de evaluar los impactos de sus decisiones o acciones antes de implementarlas. Por eso, la RSE debe integrarse desde la misión de la empresa hasta su operación dentro de la planeación estratégica y guiar cualquier decisión o acción. No debe ser el atributo único del dirigente, pero éste debe compartir la misma visión con los directivos y el personal. Una cultura basada en la RSE compromete a la dirección de la empresa y debe involucrar a todos los actores de ésta. Como la primera responsabilidad de la empresa es ser eficiente y rentable para cumplir con su función natural, la RSE debe ser vista como un amplio set de políticas, prácticas y programas integrados en la operación, que soportan el proceso de toma de decisiones dentro de un

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 18

4/8/08 17:16:10


marco de valores éticos. La RSE no es algo estático, es un concepto dinámico y multidimensional que no deja de evolucionar para adaptarse a los cambios de la sociedad, en términos económicos, políticos y medioambientales. Esto obliga a la empresa a replantear una serie de preguntas sobre lo que se pretende con la RSE, en función de qué es lo que se quiere promover, a quién se quiere impactar y cómo se va a realizar. Según M. Porter y M. Kramer, la integración de las preocupaciones sociales y de negocio necesita más que buenas intenciones y liderazgo. Requiere ajustes en la organización, información e incentivos. Pocas compañías han invertido en una gerencia que identifica y da prioridad a las cuestiones sociales basadas en su preponderancia. La empresa debe elegir los problemas sociales y medioambientales en los que se enfocará y compartir esta elección con todo el personal. Cualquiera que sea el grado de integración

de los objetivos de la RSE en las estrategias económicas de la empresa, la credibilidad externa y la eficacia del compromiso pasan por la aplicación de un sistema de control de esta evolución: se sabe que el comportamiento de los responsables es condicionado por la medida de los resultados y el sistema de información. Si la presencia de tales dispositivos no da la seguridad total de una verdadera atención a los objetivos medioambientales o sociales, no habrá credibilidad a los discursos sobre las intenciones de la dirección. La RSE es un componente fundamental para una empresa sostenible y competitiva. Es una palanca para incorporar las empresas a la construcción de un desarrollo sostenible. ❖

La responsabilidad social empresarial tiene que incorporarse al núcleo estratégico de la empresa.

Sophie Bornot Crébessac Egresada de la Universidad de París, Francia. Cuenta con una maestría en Management de RSE. Ha impartido pláticas sobre este tema en diferentes estados de la República Mexicana, así como en Alemania, Sudáfrica, Estados Unidos, Francia y Panamá. Actualmente, es consultora en diferentes organizaciones.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 19

19

4/8/08 17:16:12


UNIAPAC

Gfihl\cfd}jmXc`fjfjfecXjg\ijfeXj

P

ara tener un mayor sentido de humanidad, fraternidad, justicia y equidad, UNIAPAC y USEM presentaron, de manera simultánea en 21 estados de la República, la Declaración Mundial de Responsabilidad Social Empresarial, en un documento denominado La rentabilidad de los valores, una visión cristiana de la Responsabilidad Social Empresarial. Una forma de gestión para empresas que perduran.

La ceremonia de presentación estuvo presidida por el arquitecto José Ignacio Mariscal Torroella, presidente mundial de UNIAPAC; Luis de la Peña Stettner, presidente nacional de la Confederación USEM; Paulino Rivera Torres Mansi, presidente de USEM Ciudad de México, y Sergio Castro T o l e d o , e x pre s i de nt e na c i o na l d e la Confederación. Al tomar la palabra, Mariscal Torroella explicó: “Tenemos la oportunidad de promover una cultura económica en la que, independientemente de que la empresa se preocupe por las dimensiones económicas, sociales y ambientales de su operación, ponga su mayor atención en el ser humano, ya que todo programa de responsabilidad social debe tener a la persona como el centro, al ser ésta el eje de todo proceso económico”. El documento manifiesta claramente que la responsabilidad social empresarial es una forma de gestión de las empresas sustentables y sirve como punto de partida de numerosas iniciativas

para promover una responsabilidad social que respete la dignidad de las personas y el medio ambiente, y coadyuve a la construcción del bien común con justicia social. Al respecto, de la Peña Stettner comentó: “Los ejecutivos somos responsables de generar una cultura que traiga, al lugar de trabajo, un mayor sentido de justicia y equidad, de humanidad y de fraternidad”. El escrito, disponible en varios idiomas, incluye ocho categorías de stakeholders y tres líneas estratégicas “en atención a las necesidades espirituales, humanas y materiales, plasmadas en una matriz que nos permite generar un proceso sin fin para la implementación de una cultura verdaderamente centrada en la persona”, aseguró Rivera Torres Mansi. Finalmente, Castro Toledo profundizó sobre dicha matriz y aclaró que los empresarios tienen 24 campos de acción en los que deben trabajar para lograr ser socialmente responsables de manera integral.

UNIAPAC y USEM dan a conocer la Declaración Mundial de Responsabilidad Social Empresarial.

20

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 20

4/8/08 17:16:13


As i m i s m o, s e de f i ni e ro n l a s s i g u i e n te s l í ne a s pa ra aquellas acciones y relaciones de las empresas con sus

s) ria le

Ge

ate

s) na

ne rac ión d yd (ne e la ist r ce sid riq ibuc ad ue es za ión m

ida

ma

hu

es

Ca lid ce ad sid de ad v (ne

ce

(ne

Éti c

ay

sid tran ad s es pa tra re sc nc en ia de nta les )

old

ers )

up od (Sk e i ate nte h r

és

Líneas de acción centradas en la persona a base de indicadores de RSE

Gr

Cˆe\Xj[\XZZ`e \jkiXk„^`ZXj La visión de UNIAPAC se enfoca en el desarrollo integral de la persona humana, por lo que la elección de las líneas de acción está basada en el principio del respeto a los derechos humanos y en la necesidad de centrar en las personas todas las operaciones de la empresa, subrayando el impacto de éstas en las relaciones y el compromiso con los diferentes grupos de interés. Por tal motivo, para UNIAPAC, la materia de trabajo de la RSE son ocho grupos de interés: • distribuidores, clientes y consumidores • accionistas e inversores • personas que integran la empresa y sus familias • proveedores • gobiernos • comunidad-sociedad • competencia • generaciones futuras

1. Distribuidores, Clientes y Consumidores 2. Accionistas e inversionistas 3. Personas que integran la empresa y sus familias, sindicatos (1) 4. Proveedores 5. Gobiernos 6. Comunicad-sociedad, incluidas organizaciones educativas (2) 7. Competencia 8. Generaciones futuras (3) 1. Los sindicatos que representan a las personas que constituyen las empresas forman parte de este grupo, como así también el grupo 6. 2. Este grupo comprende a las comunidades locales involucradas en la actividad de la empresa, incluye las organizaciones educativas, las organizaciones no gubernamentales. 3. Las generaciones futuras, así como la generación actual, respresentan a las personas preocupadas por la preservación del medio ambiente y todo aquello que pueda someterlo.

grupos de interés, a fin de considerarlos como personas en su totalidad. • Ética y transparencia (necesidades espirituales). • Calidad de vida (necesidades humanas). • Generación y distribución de la riqueza (necesidades materiales). La nueva cultura empresarial afirma que lo más valioso de las empresas son las personas que la integran, de ahí que continuamente mantengan programas de capacitación y formación para lograr su desarrollo. La rentabilidad de los valores será una lectura obligada para las empresas y los directivos que buscan trascender y contribuir con acciones enfocadas al bien común. ❖

La responsabilidad social debe tener a la persona como su centro. De izquierda a derecha: Lic. Sergio Castro Toledo, Arq. José Ignacio Mariscal Torroella, Lic. Luis de la Peña Stettner, Lic. Paulino Rivera Torres Mansi y Lic. Germán Araujo Mata.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 21

21

4/8/08 17:31:36


@OJ`dgfj`f:<C8D$LE@8G8:1 kiXYXaf`ek\ejf#i\Õ\o`epXc\^iˆX

B

ajo el título: El Desafío del Empresario Cristiano a la Luz de Aparecida, el 29 y 30 de mayo realizamos en Santiago de Chile el IX Simposio CELAM-UNIAPAC. Fue un evento enriquecedor en el que participaron obispos y empresarios de 15 países de Latinoamérica y el Caribe. Entre los obispos, contamos con la presencia del cardenal Julio Terrazas, presidente del Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM y arzobispo de Santa Cruz Bolivia. En esta ocasión, la reunión de la V Conferencia Otro sacerdote de la misma congregación es del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, A n d r e w S m a l l , q u i e n t r a b a j a p a r a l a realizada en mayo de 2007 en Aparecida, Brasil, Conferencia Episcopal Americana para hacer nos inspiró para dar color a los temas de debate lobby en el Congreso americano y sacar y discusión planteados en este encuentro. adelante leyes que favorezcan al sector Durante esta fructífera reunión, numerosos empresarial en países pobres. obispos manifestaron interés por tener presencia Fueron dos días de trabajo intenso, de reflexión de UNIAPAC en sus países. Prueba de ello es el y también de alegría por reencontrarnos y comobispo auxiliar de Tegucigalpa, monseñor Juan partir enriquecedoras jornadas de diálogo. José Pintos Facal, quien brindó la posibilidad de Entre las conclusiones de los grupos de tralanzar desde Honduras la UNIAPAC Centroamericana bajo, se destacó la importancia de repetir estos y ofreció a su país como la próxima sede de nuestro encuentros entre el CELAM y UNIAPAC, para Simposio, al igual que lo hicieron los obispos de promocionarlos y resaltar más sus logros, ya Venezuela, Colombia y Bolivia. que son un buen ejemplo y ejercicio de diálogo Por otro lado, hicimos contactos muy impor- sobre la RSE. tantes con dos sacerGracias a la presendotes americanos que cia y apoyo de los están trabajando muy participantes, lograde cerca con empresamos hacer un Simposio rios en Estados Unidos. destacado, que dejó Uno de ellos es el padre marca en cuanto al Seammus Finn, quien éxito de la convocatomaneja los fondos ria y al contenido de financieros de la consus conclusiones. A gregación de los Oblatos continuación, presende María, las inversiotamos la Declaración nes que realizan en de Santiago, docucompañías públicas y mento que recopila las Matetic, presidente USEC (UNIAPAC Chile); S.E. Cardenal Julio el monitoreo de la con- Jorge ideas y acuerdos más Terrazas Sandoval, presidente DEJUSOL-CELAM, y Pascual Rubiani, ducta de RSE en éstas. presidente de UNIAPAC Latinoamérica. importantes.

Nos comprometimos a revalorizar a la empresa como agente para la consecución del bien común.

22

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 22

4/8/08 17:31:38


;\ZcXiXZ`e[\JXek`X^f Tal como lo venimos haciendo desde hace más de dos décadas, obispos, sacerdotes y líderes empresariales provenientes de 15 países —Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Honduras, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela—, nos hemos encontrado nuevamente. Esta vez para discernir unidos en el Espíritu, los desafíos que nos proponen el acontecimiento de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, celebrado en mayo de 2007 en Aparecida, y el reciente documento de la Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa —UNIAPAC—: La rentabilidad de los valores: Una visión cristiana de la Responsabilidad Social Empresarial. A tal fin, la espiritualidad, como encuentro personal con Cristo, es clave. No es un complemento para vivir mejor los valores éticos sino su fuente, condición de posibilidad y culminación. Genera exigencias que no se resuelven sólo en la racionalidad de la ética. La conversión del corazón nos abre a la vida de Dios, nos hace sus discípulos y nos invita a la misión. La fe no nos encierra en un goce intimista, sino que nos dispone para comprender y responder a las necesidades del prójimo. Así como Cristo es el mediador del encuentro con el Padre, el otro, especialmente el más pobre y excluido, es el mediador de nuestro encuentro con Cristo. Lo dicho nos lleva a asumir oportunidades y desafíos inéditos que las realidades de orden económico, financiero, social y cultural del mundo globalizado ponen a las empresas en América Latina y el Caribe. Para ello es necesario buscar juntos cómo vivir y promover los principios y valores

de la doctrina social de la Iglesia y de la responsabilidad social empresarial, en el contexto de empresas rentables y sustentables. Así, con el fin de lograr una mayor y mejor vida para nuestros pueblos, asumimos conjuntamente los compromisos de: • Educar en los mencionados principios y valores, y difundirlos. • Encontrar formas de aplicarlos a las realidades cotidianas de las empresas. • Revalorizar a la empresa como agente para la consecución del bien común. • Exhortar a toda empresa para que considere a la persona como centro de su actividad, favoreciendo el respeto de su dignidad y la búsqueda de su desarrollo integral. • Colaborar en la reducción de los índices de pobreza en nuestros países a través de la generación de empleo decente y productivo, y de la capacitación para mejorar la empleabilidad. • Fomentar la mayor inserción posible de las personas en la sociedad del conocimiento y contribuir para una mejora sustancial de la calidad de la educación. • Aumentar el diálogo, la colaboración y el desarrollo de iniciativas conjuntas entre los pastores de la Iglesia y los líderes empresariales. Imploramos a Nuestro Señor Jesucristo que nos envíe su Espíritu para que, junto a la Virgen María, pastores y líderes empresariales hagamos realidad estos compromisos de modo que contribuyan a mejorar la preocupante situación de América Latina y el Caribe. ❖

Cada dos años se realiza este evento, con el objetivo de profundizar el diálogo entre obispos y dirigentes de empresa.

En Santiago de Chile, 30 de mayo de 2008.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 23

23

4/8/08 17:31:38


ENCUENTROS

LeXm`[X[\[`ZX[XXcXgi\e[`qXa\ pcX\ej\ŒXeqX

A

rturo Martí asistió al llamado del Señor… descansa en paz. Hombre ejemplar, empresario justo, colaborador tenaz de USEM; quienes tuvimos el gusto de conocerlo y aprender de él queremos compartir con ustedes su bonhomía y recordarlo en sus propias palabras, a través de la grata charla que tuvimos con él y que publicamos en ediciones pasadas de la Revista USEM. Arturo, tu ejemplo de vida nos acompañará por siempre.

Un hombre de creencias, fuertes convicciones y buena voluntad, comprometido con el bien común; llevó a la práctica y a su empresa los principios de la Doctrina Social Cristiana, y fue uno de los fundadores del Cufoso. Para destacar su incansable labor nos faltarían palabras, pero lo podemos resumir en un nombre: Arturo Martí. JlkiXp\Zkfi`Xgif]\j`feXc\eYi\m\ Desarrollé varias actividades. Desde muy joven me dediqué a la enseñanza llegando a tener una escuela propia que me proporcionó grandes satisfacciones. En 1947 me pidieron mi opinión sobre una empresa aseguradora y ahí me quedé. Llegué a México en 1960 y durante 25 años dirigí Seguros Tepeyac. ¶Hl„c\ccXdcXXk\eZ`e6 Los principios. Básicamente, porque coincidían con mi forma de pensar.

¶Fj\Xhl\ljk\[pXk\eˆXleX]fidXZ`e jfZ`Xc6 Desde muy joven mi familia me inculcó un sentido social. Me gustaba convivir con los obreros, llegué a conocer a gente humilde, cómo vivían, y descubrí muchas injusticias. Además, tuve la suerte de cursar mis estudios preparatorios en el Instituto Escuela de Madrid donde inculcaron la importancia de lo social en la vida. De ahí surgió todo. ¶:df ]l\ Zlck`mXe[f \jkX ZfeZ`\eZ`X jfZ`Xc6 Gracias a la USEM que me hizo aterrizar, me dio más conocimientos y más respuestas sobre todo… por ello participé activamente en distintas actividades. Antes de ser Presidente de USEM de la ciudad de México y luego a nivel nacional formé parte del Comité de cursos del consejo. Me asigné la responsabilidad de asistir a todas las sesiones de los Cufosos impartidos en esa

Doy gracias a Dios de que en mis años de juventud actuales sigo aprendiendo. 24

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 24

4/8/08 17:31:41


época para conocer el desempeño de los distintos expositores y poder evaluar el impacto de esta importantísima herramienta de formación en los participantes. Al ser el Cufoso concebido y diseñado por nosotros en USEM, había que cuidarlo y pulirlo en lo que fuera necesario. Eso sigue siendo la verdad de hoy. Después he seguido cooperando con aportaciones y buena voluntad. ¶Gfihl„j\[`fjlg\idXe\eZ`X\eLJ<D6 Porque me siento bien y mis mejores amigos son de USEM. Además, porque tuve conciencia, porque había necesidad de que nuestros principios no quedaran en teoría o en la convivencia de un pequeño grupo, sino que debían difundirse, para lo cual había dos caminos: el primero y ante todo en la empresa, y me honro en decir que transmití los principios sociales y los practiqué a todos los niveles. También descubrí la importante labor que había que hacer, porque los principios son normalmente bien aceptados, pero difícilmente se llevan a la práctica porque prevalece el tener y hay poca inclinación a buscar el crecimiento del ser. El segundo camino lo veo en el enseñar a enseñar. Hay mucha gente que ha participado en la USEM, que tiene profundos conocimientos enraizados, pero no se decide a transmitirlos, a regalarlos. Es esta una tarea que tenemos pendiente. Hay mucho por hacer y mi permanencia en USEM ha sido por gusto, por convencimiento y por necesidad. Por estos mismos motivos participé en el nacimiento de IMDOSOC y quiero dejar constancia de que ellos han conseguido una labor impresionante en la difusión de esos principios.

en el lenguaje empresarial que favorecen la participación y la productividad. No son sólo principios filosóficos, sino que llevados a la práctica conducen a esos dos caminos. Le\a\dgcf\ejlm`[XZfeZi\kX#Zfdf\dgi\$ jXi`fpZfdfg\ijfeX#gficfZlXc\c]fidXi gXik\[\cXLJ<Dc\Xpl[Xj\id\afi1 Influyó en mi comportamiento personal, porque al enraizar los principios y encontrarlos fortalecidos a través de USEM me indujo a actuar en función de ellos y me alentó a transmitirlos a toda mi gente. Con distintas recepciones. CX ^\ek\ hl\ ZfcXYfi Zfe ljk\[ \e cX \dgi\jX#¶]l\d\afi6 Definitivo. Deseo decir que todos mis gerentes tomaron el Cufoso. Yo tomé a la empresa en situación difícil. Percibí que viviría en un país distinto, aprendí mucho de la gente y me

El empresario, por rico y prepotente que sea, si es que lo ha llegado a ser, sin la gente no va a lograr nada. El activo más importante es el factor humano, yo no lo predico, creo en ello.

¶CXLJ<Dc\Xpl[Xj\iYl\e\dgi\jXi`f6 Definitivo. Porque al madurar los principios y los razonamientos que lo respaldan vi el camino para implementarlos a la empresa; no solamente por el deseo de transmitirlos, sino porque son una herramienta al fin y al cabo y

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 25

25

4/8/08 17:31:44


tracé un plan sin fijar plazo, basado en que la gente humilde, por decirlo así, tiene más predisposición a darse. Todos mis gerentes salieron de puestos sencillos y puedo afirmar que tras 25 años de trabajar con ellos, llevados a niveles gerenciales, jamás tuve que despedir a nadie. ¶<jkf j\ _lY`\iX cf^iX[f j`e cX gi\j\eZ`X[\cXLJ<D6 No lo hice, así es que no lo sé. Hay mucha gente que dice tener principios sociales y no los aplica, pero hay gente que los aplica y no sabe que los tiene. ¶:l}c Zfej`[\iX hl\ \j jl Xgfi$ kXZ`eXcXLJ<D6 Participar desinteresadamente, perseguir la difusión de los principios y lograr que varias generaciones demuestren su agradecimiento a la USEM, y si algo de esto he aportado es una doble satisfacción.

Lo mejor que puede dar un ser humano es darse, lo aprendí desde pequeño. Por eso, si durante toda mi actuación no puedo dar me siento incómodo y algunas veces lo hago mal pero también tengo una gran ventaja: pedir perdón.

¶Hl„ Xe„Z[fkX _X j`[f j`^e`]`ZXk`mX \e \c\a\iZ`Z`f[\jlmfZXZ`e\dgi\jXi`Xc6 Me impactó cuando me concedieron el premio nacional USEM. Me dio la oportunidad de expresar mis sentimientos tanto desde el punto de vista social como personal. Expresé que creo que lo mejor que puede dar un ser humano es darse a sí mismo. Por eso cuando no puedo dar me siento incómodo y aun si alguna vez lo hago mal tengo una gran ventaja: pedir perdón. ¶Hl„c\[`iˆXXle\dgi\jXi`fafm\efXlef hl\\jk}\dg\qXe[fX]fidXigXik\[\\jkX XjfZ`XZ`e6 Lo que siempre sostengo, digo y practico: que el empresario, por rico y prepotente que sea, si es que lo ha llegado a ser, sin la gente no va a

26

lograr nada más. Mucho hemos oído de que el activo más importante es el factor humano, yo no lo predico, creo en ello. He preguntado a muchos empresarios, sobre todo jóvenes “¿Cuánta gente depende de usted?”, me responden por ejemplo 150 y les digo que están equivocados. Usted depende de 150 personas. Además, si un empresario disfruta de su profesión es porque su gente disfruta de su trabajo. =`eXcd\ek\#¶hl„c\jl^\i`iˆXXLJ<DgXiX j\^l`iXmXeqXe[fXek\cfji\kfjhl\j\c\ gi\j\ekXe6 Perseverancia, perseverancia y perseverancia. El mundo cambia constantemente y si una asociación no se adapta al cambio se quedará en el atraso. ❖

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 26

4/8/08 17:31:51


Círculo de Amigos

Con sólo 6,000 (seis mil pesos) al año, enviaremos 20 suscripciones anuales a quien tú nos indiques: clientes, colaboradores, proveedores o amigos. Además publicaremos tu nombre o el de tu empresa en cada número de la revista.

Súmate al selecto Grupo de Empresarios que integran el Círculo de Amigos de la Revista USEM

Bimbo www.bimbo.com.mx Bodegas y Naves Industriales BRYC Bufete Matemático Actuarial www.bufetematematico.com Curtidos Temola www.temola.com.mx

Envases y Laminados www.elsamex.com.mx Estructuras Metálicas de Puebla www.emetalicas.com.mx Grupo A.D.O www.ado.com.mx. Marhnos Inmobiliaria www.marhnos.com.mx Productos Alimenticios Dondé www.galletasdonde.com Procoelsa Servicios Industriales Peñoles www.penoles.com.mx Servicios Nacionales MUPA www.multipack.com.mx Vianney www.vianney.com.mx

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 27

27

4/8/08 17:31:56


<eZfeki\dfjcfjZXd`efj [\i\ZfeZ`c`XZ`e#aljk`Z`XpgXq Lic. Sergio Castro Toledo

D

iscurso pronunciado por el licenciado Sergio Castro Toledo, miembro del Consejo Consultivo de la Confederación USEM, durante la ceremonia de inauguración de la Cátedra Konrad Adenauer, en la Universidad Anáhuac de Oaxaca (11 de junio, 2008):

La misión de USEM es la de unir, orientar y motivar al empresario y dirigente de la empresa, para que a la luz del pensamiento social cristiano se comprometa a su mejoramiento personal, a la transformación de su empresa y a contribuir a la construcción de una sociedad más justa y más humana. En USEM decimos que “ayudamos a reflexionar a los que actúan y ayudamos a actuar a los que reflexionan”. USEM Oaxaca ha realizado una extraordinaria labor en la formación de los empresarios y está iniciando una acción dirigida al cambio social. Creo entender que los trabajos de investigación y análisis de la realidad que la Cátedra Konrad Adenauer hará y motivará en esta localidad, estarán orientados desde la perspectiva de la doctrina social cristiana. En el ejercicio de ver-juzgar-actuar que la DSI nos propone como método de análisis de la realidad, planteándonos principios de reflexión, criterios de juicio y directrices de acción, encontramos una orientación segura y confiable para responder coherentemente a los desafíos que la realidad misma nos presenta.

Este método nos permite articular, de modo sistemático, la perspectiva creyente de ver la realidad; y asumir criterios que provienen de la fe (la teología) y la razón (la de las ciencias), para lograr un discernimiento de la realidad y su valoración con sentido crítico. Ciertamente, las ciencias sociales son esos instrumentos que nos ayudan a ver con mayor objetividad dicha realidad. Pero solo el análisis científico social no es suficiente. El análisis científico de la realidad sin una mirada de fe nos hará caer en la desesperanza y la confrontación. Y es que en este nuevo contexto social, en este cambio de época, la realidad se nos ha vuelto cada vez más opaca y compleja. Esto nos ha enseñado a ver la realidad con más humildad, sabiendo que ella es más grande y compleja que las simplificaciones ideológicas con que solíamos verla en el pasado y que, en muchos casos, introdujeron conflictos en la sociedad, dejando muchas heridas que aún no logran cicatrizar. No podemos excluir a Dios de nuestro análisis de la realidad. Como nos recuerda el papa Benedicto XVI: “Falsifican el concepto de realidad

Es necesario trabajar para que con base en el respeto a la dignidad de la persona, se alcance la justicia social y se respete la libertad.

28

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 28

4/8/08 17:31:57


De izq. a derecha: Lic. Raymundo Díaz Oñate, Susanne Kaess, Lic. Sergio Castro, Lic. Luis Ignacio Román Morales y Dr. Rodrigo del Val.

con la amputación de la realidad fundante y por esto decisiva, que es Dios. Quien excluye a Dios de su horizonte falsifica el concepto de realidad y, en consecuencia, sólo puede terminar en caminos equivocados y con recetas destructivas”. Al acercarnos a la realidad, debemos superar esa mirada unilateral para dar paso a un auténtico sentido en el marco de la pluralidad de visiones. Un sentido que dé unidad a lo que existe. ¿No será esto lo que está sucediendo en regiones como Oaxaca, donde parece que prevalecen los análisis materialistas de la realidad, ya sean de corte marxista o neoliberal? ¿No será esto lo que motiva y estimula la confrontación constante y destructiva de los diferentes grupos y fuerzas vivas de la sociedad? En USEM motivamos al empresario a que participe en los temas sociales importantes. Recordemos, por ejemplo, la frase de Konrad Adenauer: “La política es muy importante, como para dejarla sólo a los políticos”. En nuestro Congreso de Hermosillo (marzo 2007), propusimos la participación de todos los actores de la economía para que, atendiendo su responsabilidad social, construyéramos la EMSR, coincidimos y trabajamos con la Cátedra Konrad Adenauer en los temas de este congreso. En el Congreso de Morelia (abril 2008), reflexionamos sobre nuestros hábitos, actitudes y valores y su incidencia en “la cultura mexicana y la cultura laboral”, y discutimos lo que deberíamos cambiar para lograr mejores “condiciones de prosperidad para todos los mexicanos” de cara a este cambio de época.

Es necesario participar sin anteponer los intereses personales, sino en la búsqueda del bien común. Este diálogo que da inicio ahora con la Cátedra es para USEM un signo de esperanza. Las instituciones involucradas tendrán la oportunidad y el reto de poner sus talentos, recursos y esfuerzos para responder a las exigencias éticas y sociales. La pasión, la intensidad y el compromiso que con ustedes vivan los programas de la Cátedra Konrad Adenauer será determinante para dar respuesta al momento que Oaxaca está viviendo. Es necesario participar sin anteponer los intereses personales, sino en la búsqueda del bien común, creando las condiciones sociales para que los oaxaqueños logren una vida mejor. Es necesario trabajar para que con base en el respeto a la dignidad de la persona, se alcance la justicia social y se respete la libertad. Es mi deseo que este esfuerzo logre sus metas, pero, sobre todo, aporte luces para encontrar los caminos de reconciliación, justicia y paz en la región. ❖ Muchas gracias y mucho éxito. Lic. Sergio Castro Toledo

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 29

29

4/8/08 17:31:58


LJ<D:`l[X[Al}i\q1 ZXdY`f[\gi\j`[\eZ`X#Yiˆfji\efmX[fj

E

Lic. Carlos Marroquín Cortés

n el lugar donde por más de 15 años se han reunido socios y amigos USEM – en el Salón Presidentes del Club Campestre Juárez–, el 24 de junio de 2008 se llevó a cabo el informe de actividades del ingeniero Gabriel Sánchez Soledad, quien fungió como Presidente de la Unión Social de Empresarios Mexicanos de Ciudad Juárez, de 2006 a 2008.

El ejercicio del ingeniero Sánchez destacó por servir a la comunidad ejemplarmente, de igual forma lo hizo con los consejeros, empresarios de la localidad y ciudadanos fronterizos, como una manera de entregar parte de su tiempo y esfuerzo a este apostolado de la empresa, a favor de la promoción de la responsabilidad social, inspirada en la DSC – Doctrina Social Cristiana. El acto contó con la presencia del licenciado Germán Araujo, director general de Confederación USEM; el Ilmo. Sr. D. Héctor Xavier Villa, asesor moral de USEM Ciudad Juárez y rector del Seminario Conciliar, quien acudió en representación del Exmo. Sr. D. Renato Ascencio León, obispo de la Diócesis de Ciudad Juárez, y del Exmo. Sr. D. J. Guadalupe Torres Campos, obispo auxiliar de la citada Diócesis; de igual manera, se dio cita el Rvdo. Padre Arturo Jiménez, superior de los Cruzados de Cristo Rey en la Diócesis de Cd. Juárez. También estuvieron presentes los ex presidentes de la localidad, Guillermo Veytia, Marco Antonio Quevedo, Luis Monroy, José Mario Sánchez. Asimismo, nos honraron con su pre-

sencia Sergio Velasco, ejecutivo de RSE y Karla Soto, ejecutiva de Comunicación y Relaciones Públicas de la Fundación del Empresariado Chihuahuense –FECHAC, entre otras personalidades del rubro político y de asociaciones civiles, que han estado al pendiente de las actividades que la USEM ha desempeñado en la ciudad a través de su Consejo. El informe de actividades del ingeniero Sánchez Soledad fue muy completo, comprendió la mención de los temas que se tocaron en los desayunos semanales, los Congresos, las juntas virtuales, las reuniones en el D.F., los DIFOSOS y Talleres Empresa y Jefatura, el festejo de XV años de fundación en Ciudad Juárez, y culminó con el cambio de mesa directiva. El señor Carlos Marroquín Cortés fue quien tomó la estafeta y ahora es presidente de USEM Cd. Juárez. Enhorabuena, señor Marroquín. Agradecemos su entrega y deseamos que su gestión sea productiva y engrandezca nuestra misión. ❖

Gabriel Sánchez Soledad rindió su informe de actividades y pasó la estafeta a Carlos Marroquín Cortés, nuevo presidente de USEM Cd. Juárez.

30

¡Gracias Gabriel!

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 30

4/8/08 17:32:01


:l]fjf

;`gcfdX[f[\]fidXZ`ejfZ`Xc

El CUFOSO es el programa de formación que proporciona al dirigente de empresa, la filosofía y los valores que le ayudan a definir las políticas, programas y estrategias que favorezcan su pleno desarrollo, así como el de sus colaboradores, con énfasis en el ejercicio de su responsabilidad social. Destinatarios Empresarios, accionistas, presidentes, socios, directores generales, directores de planta, gerentes generales, asesores o consultores, que cuenten con: • interés por la persona y por el desarrollo social en las organizaciones, y • disposición propia de sí y del tiempo para formarse socialmente. Duración Una sesión por semana, con duración de cuatro y media horas, durante cuatro meses y medio. La Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla le ha otorgado al CUFOSO el reconocimiento académico como Diplomado.

Curso

Inicia

Termina

USEM

Contacto

CUFOSO IX

06/03/2008

17/07/2008

MONTERREY

Lic. Sylvia Adriana Vargas Terán Gerente Tel.: (81) 8378 1180 gerencia@usemmonterrey.org.mx

XIII CUFOSO

17/06/2008

21/10/2008

AGUASCALIENTES

Lic. Juan Carlos Esparza Pérez Gerente Tel.: (449) 912 1002 usemags@prodigy.net.mx

V CUFOSO

19/06/2008

20/11/2008

CHIHUAHUA

Lic. Adrián González Briones Gerente Tel.: (614) 440 4924 usemchih@yahoo.com.mx

Quintana Roo (Cancún)

Lic. Jorge Alberto Pérez Barrios Socio – USEM Quintana Roo Tel.: (998) 884 6605 caribeinversion@yahoo.com

MONTERREY

Lic. Sylvia Adriana Vargas Terán Gerente Tel.: (81) 8378 1180 gerencia@usemmonterrey.org.mx

PUEBLA

Lic. Yamel Arredondo Vélez Gerente Tel.: (222) 245 4271 puebla@usem.org.mx

CD. JUÁREZ

Lic. Liliana Vázquez Quiñones Directora Tel.: (656) 614 1444 Ext. 210 director@usemcdjuarez.org

I CUFOSO*

X CUFOSO

VII CUFOSO*

IV CUFOSO*

07/08/2008

04/12/2008

*Por confirmar fechas de inicio y término del curso.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 31

31

4/8/08 17:32:03


ESPACIO Z

CX\[lZXZ`e#leXZfe[`Z`egXiXcXIJ< Dr. Héctor Zagal Arreguín

La Responsabilidad Social Empresarial —RSE— es una expresión acuñada para designar un nuevo enfoque de hacer negocios. La RSE refiere una serie de obligaciones que la empresa debe cumplir en el ejercicio de sus actividades. Por ejemplo: servir a la sociedad con productos de buena calidad y a buen precio; respetar los derechos humanos mediante condiciones de trabajo dignas; proteger el medio ambiente; procurar una distribución equitativa de la riqueza, entre otros. Los principios están inspirados, principalmente, en la Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social, de la Organización Internacional del Trabajo OIT. Aunque la RSE también bebe de la Resolución sobre la responsabilidad social de las empresas: nueva asociación del Parlamento Europeo. La RSE es un intento loable por fomentar un capitalismo cívico y humano. Se trata de sensibilizar a las esferas de poder ante las necesidades humanas. De crear una cultura que recuerde que el dinero es un bien para remediar males. Sin embargo, considero que hablar de algo así como una responsabilidad social empresarial no es una buena señal. Las cosas no pintan bien cuando se busca el remedio y no la prevención. La RSE no es otra cosa que un paliativo para la inversión de valores y prioridades en las sociedades industrializadas. Es un error de enfoque pretender educar a las empresas. La empresa, en última instancia, es una ilusión, una persona moral —si se quiere ser irónico. La empresa, como tal, no existe. Lo que hay son personas físicas, seres humanos con negocios. Y, en este sentido, la responsabilidad social no es de la empresa, sino de los individuos. Dicho de otra manera, la responsabilidad social empresarial se aprende en la casa, no en la oficina. Lo que se necesita es una educación sólida e integral de las personas.

32

La RSE se parece más a un consejo amable que a una normatividad puntual. Y, en este sentido, la responsabilidad social corporativa supone la cooperación de las partes. Los empresarios deben estar dispuestos, primero, a escuchar y, después, a ayudar. Las empresas, efectivamente, tienen la capacidad de afectar positivamente el mundo social. Pero está en las manos de quienes manejan los grandes corporativos atender a las sugerencias. La RSE es un concepto que ayuda a remover las fibras del capitalismo salvaje. Pero no se pueden postrar todas las esperanzas sociales en él. La RSE es un recordatorio, un parche, un analgésico. Que, en la medida en que se acompañe de la vacuna, podrá aspirar a generar un cambio en la manera de hacer negocios. La educación, pues, es una condición para la RSE. Sólo a través de una formación moral y académica que repare en el valor de la persona, en el bienestar social y que no endiose al dinero, la responsabilidad social empresarial puede convertirse en realidad. El egoísmo empresarial, el afán de acumular riquezas y la indiferencia ante la necesidad ajena se combaten desde el seno familiar. Cierto. La RSE no se agota en la ética empresarial, sino que apunta a la dimensión constitutiva de la empresa, a la concreción de los valores en el quehacer comercial. Si se quiere que la RSE tenga éxito, se tiene que apostar, simultáneamente, a la educación. Antes que un catálogo de principios o estrategias comerciales, se necesitan personas éticas. Al final, se trata de empresarios, no de empresas. De lo contrario, la responsabilidad social empresarial y cualquier otra propuesta análoga continuarán hablando a oídos sordos. ❖ Dr. Héctor Zagal Arreguín Profesor de la Facultad de Filosofía en la Universidad Panamericana.

Revista USEM - Julio/Agosto

usem283_080804_BCT.indd 32

4/8/08 17:32:05


portada283usem_080709.indd 3

4/8/08 18:01:22


portada283usem_080709.indd 4

4/8/08 18:01:26

Revista USEM No. 283, Rentabilidad de los Valores  

Revista USEM, La Revista Social del Empresario La Revista USEM es una publicación que busca contribuir a la formación de la conciencia socia...

Revista USEM No. 283, Rentabilidad de los Valores  

Revista USEM, La Revista Social del Empresario La Revista USEM es una publicación que busca contribuir a la formación de la conciencia socia...

Advertisement