Page 1

PERSONAJE >

HOMBRE ESPECIAL

TEXTO: WILDER BULEJE (wbuleje@siete.pe) FOTOS: CÉSAR JUMPA (cjumpa@siete.pe)

VOLUNTAD DE ACERO

FOTO: ARCHIVO PERSONAL

Héroe biónico

LAS VÍCTIMAS. El teniente EP Carlos Felipa (en círculo) y su patrulla, horas antes del ataque narcoterrorista en el denominado VRAE.

La historia del teniente EP Carlos Felipa. Perdió la pierna izquierda en el VRAE. Recobró gran parte de facultades físicas con prótesis electrónica. Reforzó su amor propio hasta límites insospechados. Orientó sus aptitudes a la Administración de Empresas.

18 > SIETE-DEL 27 DE ENERO AL 2 DE FEBRERO

E

l reporte de bajas llegó a las redacciones a escasas horas de ocurrido el atentado contra una patrulla del Ejército Peruano en el entonces VRAE (Valle de los ríos Apurímac y Ene). La nota daba cuenta de dos militares fallecidos y cinco heridos en una trampa explosiva ese martes 23 de enero de 2010. Como es habitual la información, provino del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Precisaba que el hecho delictivo, cometido por narcoterroristas,

YO SOY Nombre: Carlos Felipa Córdova Edad: 31 años Estado civil: Casado Grado militar: Teniente EP Estudios: Administración de Empresas.Actualmente realiza Diplomado en Administración. Cursos militares: Curso regular de Comandos en Escuela de Comandos; curso de Rescate de Rehenes y Dominación de inmuebles en Estados Unidos (San Antonio, Texas); Curso de Paracaidismo y Caída Libre en Perú y Brasil. Curso de combate avanzado en EE.UU.


HOMBRE ESPECIAL

Fue el mismo Humala quien autorizó las gestiones para que Felipa recibiera una prótesis biónica en los Estados Unidos. Había que salvar el gran inconveniente de que eran exclusivas para el personal de las Fuerzas Armadas de ese país. FOTO: ARCHIVO PERSONAL

PERSONAJE >

Pierna biónica IMAGEN NÍTIDA. Las distinciones de comando de Carlos Felipa. Recuerdos imperecederos en la vida de un combatiente incansable.

20 > SIETE-DEL 27 DE ENERO AL 2 DE FEBRERO

Parte de bajas

FOTO: ARCHIVO PERSONAL

ocurrió en San Martín de Pangoa (Satipo, Junín). Entre los nombres de los heridos figuraba el teniente Carlos Felipa, jefe de la patrulla militar. Este nombre, el del teniente EP Carlos Felipa, a partir de una serie de acontecimientos posteriores será una referencia permanente en la historia del ejército peruano. No será solo por el valor demostrado en acción o por haber sufrido la mutilación de la pierna izquierda por encima de la rodilla. El teniente Felipa Córdova ingresará a las reservadas páginas de la gloria militar por un indeclinable espíritu de combate, un optimismo a prueba de balas y una pierna biónica que le ha permitido reconstruir su vida a paso firme y seguro. A sus 31 años, este oficial cambió su perfil de comando por uno de profesional calificado en Administración de Empresas (estudió en la Universidad Villarreal). Carlos se prepara con ahínco para la vida civil. También colabora con compañeros de armas que padecieron traumas similares al suyo. Y desborda amor en el seno familiar. La verdad lleva una vida plena. Disfruta cada momento. No bajó el ritmo de revoluciones vitales en ningún momento.

Carlos Felipa Córdova y Milton Molina terminaron juntos el curso de comandos. El segundo murió al ir en auxilio de su compañero de armas. Cada año la Escuela de Comandos del Ejército les rinde merecido homenaje por el valor demostrado en acción.

23 DE ENERO DE 2010 Las víctimas mortales fueron el teniente EP Milton Molina Jiménez y el suboficial de tercera Lorenzo Huancachoque Pumachoque, quienes fallecieron como consecuencia de las múltiples heridas. El hecho se produjo alrededor de las 14:35 horas, mientras patrullas de las FF.AA. realizaban una acción ofensiva. Como consecuencia del accidente, cinco militares más resultaron heridos. Se trata del teniente EPCarlos Felipa Córdova y de los suboficiales de tercera José Dávila Dávila, Fortunato Medina Mallqui y Saúl Linares Coaquira. También resultó herido el sargento primero Berly Ree Chauca Granda.

Cuando le pregunto si siente algún resquemor por la pérdida de la pierna, me responde con una seguridad absoluta: “Lo único que me entristece es no continuar como comando del Ejército. En ese año estaba listo para ascender a capitán. Por suerte sigo vinculado a mis compañeros y la vida continúa”. Son las palabras sentidas de un hombre que no conoce el incumplimiento del deber ni el concepto de rendición.

El empeño de Carlos Felipa de continuar en la vida militar lo llevó a realizar esfuerzos increíbles entre 2010 y 2011. La noticia llegó a oídos del presidente Ollanta Humala. Cuando se enteró que Felipa estaba buscando una prótesis que le permitiera continuar su nueva vida dentro de los mejores estándares posibles, autorizó las gestiones. De esa forma fue el mismo presidente Humala quien hizo posible que Felipa recibiera una prótesis biónica en los Estados Unidos. Había que salvar el gran inconveniente de que eran exclusivas para el personal de las Fuerzas Armadas de ese país. Efectuada la excepción, por pedido expreso del mandatario, Felipa viajó a Washington, al National Rehabilitation Hospital, donde después de una serie de pruebas y evaluaciones le concedieron uno de los modelos de nueva pierna izquierda Genium Bionic Prosthetic System, fabricada por Ottobock Healthcare y adaptada por Nascott, an Elkridge Orthotics and Prosthetics Company. Aunque Carlos no podrá regresar a las labores de comando en el Ejército, sí podrá realizar tareas habituales con un mínimo esfuerzo y sin sentir las incomodidades de una prótesis estática.

RENATO. El niño de tres años resultó juguetón e incansable, como su padre.

ADELANTE. Carlos Felipa rumbo al hogar en la Villa Militar de Chorrillos.

Camina con normalidad En el nosocomio de Washington Carlos Felipa se sometió a pruebas de velocidad, caminatas a diferente ritmo, subida y bajada de escaleras y rampas. En fin, todas las formas de desplazamiento que iba a soportar la pierna biónica. “Cuando llevo esa prótesis biónica camino sin dificultad. Hay un ritmo muy bien sincronizado y todo marcha a la perfección. Nadie que no me conoce se daría cuenta de que he sufrido la amputación de una de mis piernas”, confiesa. Hace algunas semanas Carlos tuvo que enviar la pierna biónica a Estados Unidos para los ajustes de rutina. A fines de este mes irá personalmente a recogerla, probarla y someterse al chequeo anual que c orresponde.

DEL 27 DE ENERO AL 2 DE FEBRERO -

SIETE < 21

Héroe Biónico  
Héroe Biónico  

Nota de Prensa Carlos Felipa

Advertisement