Page 1

celebraciones

Tríduo del 27 de Abril de 2019

Escucha a Dios en tu corazón y comprometete con el mundo Año de la escucha Ambientación general * Se inicia la clebración con una música de fondo que invite a la interiorazción. * El Cirio Pascual debe estar presente en todas las celebraciones como símbolo de Cristo Resucitado. * En un lugar destacado se coloca la frase del día o el símbolo correspondiente (u otros símbolos según la creatatividad del grupo).

Motivación general

I

niciamos el triduo de preparación del 27 de abril. El Espíritu Santo, Fuente de Amor y comunión entre el Padre y el Hijo nos ayuda a vivir estos días de forma intensa, en profunda comunión con Dios, con el Venerable Padre Usera, con María, con todas las Hermanas y con los Hermanos que acompañan la gran “Familia Amor de Dios”. Queremos estar en comunión congregacional y eclesial. Que a través de nuestra misión los hombres y mujeres de nuestro tiempo puedan conocer y amar al Señor Jesús Resucitado. Este año somos interpeladas a intensificar nuestra escucha, pues, el Amor de Dios continúa llamándonos y enviándonos. La invitación a la escucha nos interpela con fuerza ya desde el Antiguo Testamento; escucha, como actitud de apertura y profundidad de vida, de una vida que tiene sentido y que se abre a una dimensión transcendente, que entra en sintonía con Aquel que escucha y se hace escuchar. Escuchar con actitud de fe y no como simples ejercicios de capacidad de oír. Es colocarse en actitud de disponibilidad interior, actitud de acogida del Otro, que nos lleva a escuchar a los otros. El triduo es preparación para nuestra fiesta, por eso, es oportunidad para reflejarnos sobre la calidad de nuestra escucha y de nuestra adhesión al Señor que quiere ser escuchado. Son días propicios para la revisión de nuestros sentimientos y de nuestra coherencia con el Carisma Misión. Estamos viviendo la Pascua del Señor. A lo largo de las celebraciones tendremos presente al Señor resucitado, fundamento de nuestra fe. El Señor resucitado está vivo en su Iglesia. El Señor resucitado está vivo en la Palabra. El Señor resucitado es la luz que vence las tinieblas. El Señor resucitado está vivo en la Eucaristía. El Señor resucitado nos anuncia la Paz. El Señor resucitado nos envía a ser sus testigos. Boletín Congregacional - 17 -


celebraciones PRIMER DÍA 24 DE ABRIL

Símbolos  Cirio Pascual en un lugar visible

 Cartel

con la frase del primer día (escucha a tu corazón)  Corazón grande en cartulina  Diseño de un oído

Motivación: se pone música de fondo y una persona lee la motivación inicial. Escucha el latido dentro de ti, el “Corazón de Dios” Escucha…escucha…no hables…mira hacia tu interior, en lo más íntimo de tu ser...se oyen pasos seguros...pasos serenos…pasos nobles…pasos de paz…huellas ¿de quién? Pasos de “Dios silencioso” que pasa sin ofenderte, sin incomodar todos los caminos de tu corazón. Detente un momento, mantente atento... Te va a hablar, pero no quiere violentar tu libertad. ¡Ven, Señor, ven porque te necesito! ¡Ven, y rasga el velo de mi corazón acomodado! ¡Ven, y limpia mis oídos de palabras inútiles! ¡Ven ,y abre mis manos cansadas de no compartir! ¡Ven, y canta en la tristeza de mi soledad! ¡Ven, y calienta mi fría mente de la indiferencia! ¡Ven, y despierta mi fe adormecida! ¡Ven, y sacia mis labios de la sed, para tener siempre más! ¡Ven, y enséñame a amar cuando sólo pienso en mí mismo!

¡Ven, Señor, que tu luz me envuelva, penetre todas las parcelas de mi vida! Canto: algún canto que invite a la escucha, de Taizé...

Introducción:

L

o específico del tiempo Pascal es dejar que los efectos de la resurrección sean palpables; en otras palabras, es permitir, que, en nuestra vida cotidiana, la resurrección de Cristo se refleje, mantenga alejadas todas las tinieblas y despierte la vida que estaba atrofiada en las sombras del fracaso, de la impotencia y del desaliento.

Y esta experiencia tiene que ver más con los sentidos que con la razón. Los ojos, ahora cristificados, quedan asombrados por la explosión de posibilidades, matices y colores después del rigor de la Cuaresma. El evangelio del próximo domingo nos motiva también a resucitar nuestra capacidad de escucha para estar atentos a la voz de quien vive. Necesitamos quitar la piedra de la entrada de los oídos para escuchar la sinfonía divina que continuamente hace su recital a nuestro alrededor.

Canto: El Señor es mi Pastor, nada me falta, el Señor, es mi Pastor. (Después de cada reflexión dejar un espacio de silencio). El pueblo que acoge la Palabra de Dios, es el pueblo de la escucha. Por lo tanto, el pri-

Boletín Congregacional - 18 -


celebraciones mer mandato es escuchar. Escucha, es decir, atiende a la Voz, acoge la Palabra. En el fondo, esto quiere decir: no cierres, no hagas de tu vida un espacio aislado donde sólo son escuchadas tus voces y las voces del mundo. Además de todo lo que haces y piensas, de lo que deseas y puedes, se extiende el vasto campo de la manifestación de Dios; abrirse a su voz, mantener la atención encendida, ser receptivo ante su Palabra: ese es el principio que plenifica y da sentido a la vida. Es Dios quien nos enseña a callar y hacer silencio para no escuchar la palabra que achica y mata. Existe una palabra que informa, educa, enseña, apacigua, alegra, reconforta y edifica, pero también hay otra que confunde, obscurece, empobrece, entristece, rompe, divide ... Hay una palabra que vivifica y otra que mata.

Salmo 139 Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso, todas mis sendas te son familiares.

se escribían todas en tu libro; calculados estaban mis días antes que llegase el primero.

Proclamación de la Palabra. (Mc 4, 35-41) "Este día, al atardecer, les dice: «Pasemos a la otra orilla.» Despiden a la gente y le llevan en la barca, como estaba; e iban otras barcas con él. En esto, se levantó una fuerte borrasca y las olas irrumpían en la barca, de suerte que ya se anegaba la barca. El estaba en popa, durmiendo sobre un cabezal. Le despiertan y le dicen: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» El, habiéndose despertado, increpó al viento y dijo al mar: «¡Calla, enmudece!» El viento se calmó y sobrevino una gran bonanza. Y les dijo: «¿Por qué estáis con tanto miedo? ¿Cómo no tenéis fe?». Ellos se llenaron de gran temor y se decían unos a otros: «Pues ¿quién es éste que hasta el viento y el mar le obedecen?»". Palabra del Señor.

(Un momento de silencio para interiorizar la Palabra del Señor)

Preces

No ha llegado la palabra a mi lengua, y ya, Señor, te la sabes toda. Me estrechas detrás y delante, me cubres con tu palma. Tanto saber me sobrepasa, es sublime, y no lo abarco.

Escuchar es el gran medio que nos ayuda a acoger a Dios en su plenitud y acoger a los hermanos en el Amor. Por eso oramos a Dios nuestro Padre.

¿Adónde iré lejos de tu aliento, adónde escaparé de tu mirada? Si escalo el cielo, allí estás tú; si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;

1. Señor, enséñame a escucharte en mi interior, para hacer tu voluntad. 2. Como Jesús supo escuchar la voz del Padre, nosotros también queremos ser fieles a esa misma escucha, concédenos este don. 3. Señor, que continúe encachándote y escuchando a mis hermanos y vivir con amor el día a día, a pesar de las limitaciones que experimento. 4. Señor, te pedimos por todos aquellos que durante su vida activa supieron ayudar a otros, para que sean por ti recompensados

Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente, porque son admirables tus obras; conocías hasta el fondo de mi alma, no desconocías mis huesos. Cuando, en lo oculto, me iba formando, y entretejiendo en lo profundo de la tierra, tus ojos veían mis acciones,

Jesús resucitado, enséñanos a escuchar (puede ser cantado)

Boletín Congregacional - 19 -


celebraciones 5.

6.

7.

8.

y no les falte el auxilio que ahora necesitan. Señor, te pedimos que bendigas a todos aquellos que están disponibles para ayudar a los más necesitados, principalmente a los enfermos y mayores. Recompénsalos con el don de tu alegría. Señor, te bendecimos por tu amor infinito y por tu presencia constante en nuestra vida. Haz que sepamos escucharte y concédenos la gracia de un día contemplar tu rostro. Señor, gracias por toda nuestra vida, vivida y compartida con los demás. Que sepamos siempre dar testimonio de nuestra fe y nuestra esperanza. Señor, que al contemplar a nuestro Venerable padre Usera, el hombre que supo escu-

char la voz de Dios y viviendo la verdad en el amor, sepamos seguir su ejemplo. (Otras peticiones…) Magnificat Padre Nuestro Oración final (la hacemos todos juntos) Señor, queremos comprometernos a hacer silencio para escuchar, para que nuestro mundo sea un poco mejor. A ser testigos de tu amor a ejemplo de Jerónimo Usera. Te damos gracias por la fuerza que nos das para continuar nuestro compromiso. La decisión de anunciar a todos la belleza de la vida, la grandeza del hombre, tu bondad y tu amor. Canto final: El Amor de Dios, el Amor de Dios. reine en nuestros corazones...

sEGUNDO DIA 25 DE ABRIL

Símbolos

Motivación

 Pequeños corazones de papel para distri-

buir  Un bolígrafo  Mapamundi

Dinámica: Comenzamos nuestra oración visualizando y escuchando (El Barco de la Muerte, de Nico Montero – se encuentra en la w eb de la congr eg ación ) h ttps :// www.youtube.com/watch?v=pnSJbfXUFXM

C

ada persona escribe en un corazón lo que más le ha tocado de la canción, lo tendrá como intención durante la oración; al final de la oración se coloca al lado del mapamundi en uno de los lugares donde han sucedido los acontecimientos mencionados en el corazón.

Detente, escucha, mira, párate. Alguien quiere hablar contigo. No andes inquieto sin saber lo que vas a alcanzar. Permanece donde estás para que percibas de dónde viene la llamada. Dondequiera que estés, el Señor te habla. ¡Pero, detente!, ¡Escucha! Oyes muchas voces, muchos ruidos. Él está, pero tú no consigues oír su llamada. Sólo uno debe resonar dentro de ti: Dios. El habla en el silencio, en las profundidades del alma, en el corazón. Solo conseguirás oírlo si acallas los ruidos, si sintonizas lo que viene de Dios. Pero, ¡escucha, mira! No con tus ojos, pero si con los ojos de Dios. Esta mirada está en el corazón. Solo lo conseguirás limpiando lo que está nublado. Porque lo esencial es invisible a los

Boletín Congregacional - 20 -


celebraciones ojos, solo se ve con el corazón. Pero, mira, ¡detente, escucha, mira!

vida y a las necesidades de los demás para responder con prontitud y generosidad.

Reflexión 1

Canto:

La vida es la verdadera escuela para aprender a escuchar. Por eso, escuchar la voz del Pastor implica colocarnos en el camino de la verdadera y auténtica humanización. De ahí la insistencia en tener una actitud abierta y acogedora de escuchar. El ser humano posmoderno no podrá dejar resonar en su interior la voz del buen Pastor mientras su mente y su corazón están petrificados en el automatismo de la vida. La convivencia se revela tensa, ansiosa delante de la ausencia de saber escuchar. Ser seguidor del Resucitado nos pide un nuevo oído para facilitar nuevas relaciones, la transformación social y aceptar la nueva visión de la existencia humana.

Reflexión 2 Hna. Rocío, ejemplo de silencio y de escucha La hermana Rocío era una persona atenta a las necesidades de los demás. Se daba siempre cuenta si una compañera estaba triste o tenía algún problema. Enseguida captaba su situación y aparte le preguntaba: ¿qué te pasa?. Luego acogía su situación y aparte le preguntaba: "¿Qué pasa? Dime, sabes que puedes contar conmigo, escuchaba porque aprendía a escuchar junto al sagrario donde pasaba largos ratos de oración silenciosa. En Jesús encontraba la fuerza para animar a los demás. Nos enseña que guardar el silencio interior es estar atento a la

Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene, nada le falta Nada te turbe, nada te espante, solo Dios basta.

Salmo del hombre que quiere amar (recitado a dos coros) Escucha, Señor, mi oración, a Ti dirijo mi súplica. Contemplé tu vida, consideré tu ejemplo.

Vi tu entrega a los demás, tu entrega de corazón abierto. Sentí en mi corazón como un hormigueo. Y pensé en mi interior que quiero seguir tu ejemplo. Quisiera tener dentro de mí la misma entrega que tú tienes por las personas, perdonar como tu perdonas, comprender como tu comprendes, amar como tu amas. Por eso, Señor, en este momento quiero pedir tu ayuda. Enséñame hasta dónde quieres que dirija mi mirada. Enséñame a mirar más a los demás que a mí mismo. Quiero, Señor, tener un corazón entregado a los demás. Quiero, Señor, ser la alegría en mi entorno. Quiero, Señor, sembrar felicidad por donde quiera que yo esté. Quiero, Señor, aprender a escuchar cuando alguien me quiera hablar. Quiero, Señor, comprender y perdonar. Quiero, Señor, tener un amor desinteresado por los otros.

Boletín Congregacional - 21 -


celebraciones Canto: Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene, nada le falta Nada te turbe, nada te espante, solo Dios basta.

Proclamación de la Palabra de Dios. (Ex 3, 1-10) Se canta una antífona: Escucha, Tú, la Palabra de Dios, no solo con tus oídos, también con tu corazón. (bis) Vi … escuché… me fijé … decidí bajar…. Dios vio los sufrimientos de los israelitas, esclavos en Egipto, escuchó los gritos de auxilio, se fijó en ellos su mirada y decidió bajar. El Padre Usera vio a mucha gente necesitada, escuchó su clamor, la súplica de los niños, los jóvenes, las mujeres, se fijó en ellos y después de contemplarlos decidió hacer algo por ellos. Estamos invitados a hacer lo mismo con nuestra mirada, haciendo silencio, escuchando, viendo lo que acontece a nuestro alrededor y actuar.

Canto:

Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene, nada le falta Nada te turbe, nada te espante, solo Dios basta.

Preces espontaneas.

Como propuesta, hacemos unidad y oramos por los demás, por nuestro mundo, por los problemas sociales, guerras, injusticias, emigrantes, violencias de todo género, víctimas de catástrofes naturales, de terremotos…

Magnificat Padre Nuestro Oración final

Señor, Jesús, tu pasaste por nuestro mundo escuchando a todos. Escuchaste atentamente y con amor a los niños, a los jóvenes, los tristes, los enfermos, los que a ti se dirigían, a aquellos que habían perdido la esperanza, de ser tenidos en cuenta. Te pedimos que nos ayudes a escuchar como tú. Pero, para escuchar, Jesús, sabemos que necesitamos silencio, silencio exterior y también interior. También queremos apresurarnos a escuchar a Dios: “aquí estoy, disponible para amar y servir”. Como el Venerable Jerónimo Usera, la Venerable Hna. Rocío, como tantas hermanas que nos han precedido y que en su vida cotidiana estuvieron dispuestas a seguir tu camino de verdad y de bien. Gracias, Jesús, porque nos escuchas. Bendícenos y bendice a toda la Familia “Amor de Dios”.

Canto: Busca, no temas encontrar la verdad.

Tercer día

26 DE ABRIL

Boletín Congregacional - 22 -


celebraciones Salmo del deseo de vivir como Jesús.

Ambientación: 

la Biblia, vela, póster de Jesús, clave de sol

Una clave de sol para cada uno de los participantes con la frase: Escucharte, Señor, es mi alegría” (se entregará a cada uno al final de la oración).

Canto: Escucha Israel, no hay otro Dios fuera de ti, ámalo de todo corazón, u otro...

Motivación: La fe, “adhesión personal a la revelación del amor gratuito y ‘apasionado’ que Dios tiene por nosotros” comienza y se expresa en la actitud de shemà, de la escucha (conf. Rm 10, 17). La escucha nos inserta en Dios, Cuanto más nos esforzamos por esto, más nos reconocemos necesitados de crecer en la experiencia del amor de Dios, por eso no podemos desoír la invitación amorosa de Dios Padre, “Este es mi Hijo, el elegido: escuchadlo (Lc 9,35) El camino que nos enseña a escuchar a Cristo es la humidad, que nos lleva al silencio dentro de nosotros, a silenciar nuestras exigencias y opiniones, a aceptar la voluntad de Dios. El fruto de la escucha es, sin duda, la atención a los demás en el servicio de la caridad en la verdad. Abiertas a la escucha de Dios, somos necesariamente, dirigidos a recurrir a la escucha de los demás, para responder a sus necesidades. Dedicándose a escuchar al “Hijo amado”, Palabra viviente, nos dispone al servicio de la caridad en la verdad para una humanidad necesitada de experiencia de Amor que libera. La escucha del Hijo amado hace de nuestro anuncio un “hablar de corazón a corazón” a cada persona, una auténtica comunicación de fe. (Benedicto XVI)

Música de fondo – silencio meditativo

Señor, dame tu mirada, dame unos ojos como los tuyos que sepan ver lo que las personas tienen de bueno. Dame unos oídos como los tuyos para escuchar los gritos de los necesitados. Dame una boca como la tuya, que sepa decir la palabra cierta, en el momento adecuado. Dame un corazón como el tuyo, que sepa amar desinteresadamente, a cuantas personas se acerquen a mí. Señor, dame tu mirada. Quiero ser un instrumento tuyo que siembra el bien por donde va, quiero tener unos ojos trasparentes como los tuyos, para ver siempre el bien que existe en el interior de las personas, unos ojos que reflejen bondad, que vean al próximo como un hermano. Señor, dame tu mirada. Quiero tener unos oídos que oigan el grito de la gente necesitada. Son muchos los que me rodean Y me piden ayuda en silencio. A cualquier sitio que voy, encuentro personas que necesitan a otro que las escuche; otras con falta de cariño con necesidad de encontrar a alguien que tenga con ellas un gesto de amor. Quiero escuchar estos gritos para ir en su ayuda. Señor, dame tu mirada. Que tu corazón sea mi corazón; un corazón que sepa escuchar. Y que todo mi yo sea tuyo para poder decir como Pablo: “Ya no soy yo, es Cristo quien vive en mi”.

Boletín Congregacional - 23 -


celebraciones Canto o música de fondo.

al Señor. Señor, escúchanos.

Reflexión Según San Agustín: “escuchar la Palabra de Dios es como alimentarse de Cristo”. La Palabra de Dios es un alimento espiritual. Quien bien se nutrió de esta comida santificadora fue María, la hermana de Marta y Lázaro, alabada por Jesús por el hecho de escuchar atentamente, dejando todas las tareas. De hecho, Cristo mismo aconsejaría: “Buscad, en primer lugar, el reino de Dios y todo lo demás se os dará por añadidura” (Mt 6,33). El hace resonar su Palabra por medio de otras personas; por medio de los acontecimientos, pero, sobre todo, es claro, en la Sagrada. Escritura Tu Palabra, Señor, es... Principio de vida; luz en el camino, Verdad que nos hace libres, Pan que nos sustenta y fortalece, Camino de salvación, fuente de agua viva.

3. Para que valoremos el silencio como espacio donde pueda nacer la palabra de acogida que nuestro prójimo necesita. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos. 4. Para que aprendamos a escuchar mejor a nuestros educandos y acertemos a vivir con ellos en el diálogo que necesitan. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos. 5. Para que las familias y Escuelas Amor de Dios sean lugares de armonía, donde nadie deje de ser escuchado y atendido de acuerdo a sus necesidades. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos. 6. Para que los gobernantes de los países renuncien a la corrupción y escuchen la voz de los que viven en situación de pobreza y abandono. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos

Proclamación de la Palabra de Dios (Deuteronomio 6, 4 - 9)

7 Para aprender a no juzgar a nuestro semejante antes de haber escuchado atentamente y comprendido su situación. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos.

Silencio y Música de fondo

Magnificat.

Se comparte la oración y se va poniendo música de fondo

Padre nuestro

Preces

Dios nuestro Padre, que, en Cristo, tu Hijo unigénito, el amado, nos revelaste tu amor que libera y consuela, acoge la ofrenda de nuestra vida. Queremos ser oyentes atentos de tu Palabra, anunciadores fieles de tu Reino, pero, sin tu Espíritu, no podemos nada, nada damos, nada comunicamos de ti, Dios de la Alianza. Danos tu Espíritu de amor, que nos haga humildes y dispuestos a escuchar para vivir la caridad con nuestro prójimo, donando la esperanza y la alegría. En la escuela de la Virgen María, Mujer de la escucha y Madre del puro Amor, te damos todo nuestro ser, para que, transfigurados por tu amor, nos volvamos vigilantes en la escucha y fieles en el anuncio. Amén.

Canto: Escucha, adora, confía, u otro.

Señor Dios, Tú has hecho este día para nosotros y nos ha dado la oportunidad de acoger tu Palabra y de acercarnos unos a otros. Tú has llenado nuestro corazón de ecos humanos y divinos, de resonancia de tu amor. Escucha las oraciones que ahora te dirigimos. 1. Para que abramos nuestros oídos a tu Palabra, que es siempre creadora de vida y nos hace tus hijos, y hermanos de todos. Roguemos al Señor. Señor, escúchanos. 2. Para que abramos nuestros oídos a tu Palabra, que es siempre creadora de vida y nos hace tus hijos y hermanos de todos. Roguemos

Oración final

Boletín Congregacional - 24 -


celebraciones

Eucaristia del dia 27 DE ABRIL

el Señor continúe bendiciendo a nuestra Familia con sabias y santas vocaciones para perpetuar los dilatados horizontes.

Ambientación

Música ambiental Símbolos: Fundador, Escudo, Cirio Pascal, constituciones …

Introducción: “El amor de Dios nos llama”

Canto de entrada:  Este es el día en que actuó el Señor  El amor de Dios fue derramado en nues-

tros corazones  Jesucristo nos llama, Jesucristo nos envía `

¡Exultemos y cantemos de alegría porque el Señor continúa haciendo maravillas en nosotros! El Señor nos invita a celebrar el 27 de abril con júbilo en este tiempo de Pascua. ¡Tiempo de alegría! ¡Tiempo de Acción de Gracias! ¡Tiempo de escuchar las maravillas que el Señor hizo!. La celebración del Misterio Pascual fue para el Padre Usera un marco referencial y continúa siéndolo hoy para nosotros. Es la resurrección de Jesucristo la que da sentido a nuestra vida. Jesús muerto y resucitado es la expresión máxima del amor de Dios hacia nosotros, es la razón de nuestra entrega y el sentido de nuestra misión. Con el salmista damos gracias al Señor porque Él es bueno, es eterna su bondad. Alabamos a Nuestro Dios por el don de nuestro Fundador, el Venerable Padre Usera, hombre que supo escuchar de verdad a Dios y el grito de la humanidad. Agradecemos en esta Eucaristía el don de la Congregación fruto de la escucha atenta a la Voz del Espíritu y de la necesidad del pueblo. Unámonos a toda la familia “Amor de Dios” esparcida por el mundo. Damos gracias a Dios por los 155 años de vida y misión. Que

Rito penitencial (Se sugiere una pequeña dinámica: por cada invocación de perdón rezada o cantada… se enciende una vela previamente preparada) se puede llevar al altar por un adulto, un joven, una hermana, un niño…

Celebrante: Al contemplar la belleza y la grandeza del Amor de Dios, reconocemos con humildad que no siempre escuchamos la voz de Dios y de los hermanos.

Lector 1. Porque a veces vivimos distraídos, ni siempre nos miramos con atención ni escuchamos a nuestro corazón como debería ser. (Se canta el Kyrie o Señor ten piedad de nosotros, mientras se acerca con la vela encendida hacia el altar). 2. Porque no siempre hemos escudriñado el corazón de nuestro mundo, porque a veces tenemos prisa y no respondemos como se debería al grito de la humanidad.

Boletín Congregacional - 25 -


celebraciones 3. Porque no siempre escuchamos la voz de Dios, fallamos en el anuncio del Reino. Pedimos perdón al señor para poder celebrar con el corazón en fiesta, a la manera de Jesús.

Gloria.

Cantado

Liturgia de la Palabra (se sugieren las lecturas del día)

La primera lectura de este día, octava de la Pascua, pone de relieve la firmeza de Pedro y Juan en el anuncio del resucitado. "No podemos callar lo que hemos visto y oído." También a nosotras, hermanas del Amor de Dios, el Señor nos continúa desafiando hoy a renovar nuestro testimonio de Cristo resucitado, manifestando su amor. 1ª Lectura (Hch 4, 13-21): No podemos menos de contar lo que hemos visto y oído. Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (4,13-21): En aquellos días, los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas, viendo la seguridad de Pedro y Juan, y notando que eran hombres sin letras ni instrucción, estaban sorprendidos. Reconocían que habían sido compañeros de Jesús, pero, viendo de pie junto a ellos al hombre que había sido curado, no encontraban respuesta. Les mandaron salir fuera del Sanedrín y se pusieron a deliberar entre ellos, diciendo: «¿Qué haremos con estos hombres? Es evidente que todo Jerusalén conoce el milagro

realizado por ellos, no podemos negarlo; pero, para evitar que se siga divulgando, les prohibiremos con amenazas que vuelvan a hablar a nadie de ese hombre». Y habiéndolos llamado, les prohibieron severamente predicar y enseñar en el nombre de Jesús. Pero Pedro y Juan les replicaron diciendo: «¿Es justo ante Dios que os obedezcamos a vosotros más que a El? Juzgadlo vosotros. Por nuestra parte no podemos menos de contar lo que hemos visto y oído». Pero ellos, repitiendo la prohibición, los soltaron, sin encontrar la manera de castigarlos a causa del pueblo, porque todos daban gloria a Dios por lo sucedido.

Salmo Responsorial 117. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste. Salmo responsorial Sal 117,1.14-15.16-18.19 -21 R/. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. El Señor es mi fuerza y mi energía, él es mi salvación. Escuchad: hay cantos de victoria en las tiendas de los justos R/. «La diestra del Señor es poderosa. La diestra del Señor es excelsa». No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor. Me castigó, me castigó el Señor, pero no me entregó a la muerte. R/. Abridme las puertas de la salvación, y entraré para dar gracias al Señor. Esta es la puerta del Señor: los vencedores entrarán por ella. Te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación. R/.

Boletín Congregacional - 26 -


celebraciones Evangelio Mc 16,9-15. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando al campo. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

Palabra del Señor

El amor de Dios hace sabios y santos u otras (Tu fidelidad es grandes; el Señor me llamó…)

Preces Llenos de confianza en el Señor resucitado, elevemos nuestra oración a Dios a nuestro Padre, fuente de Amor y de bien y siempre pronto para escuchar las súplicas de sus hijos. Oremos cantando: Señor, escucha nuestra oración 1.

Para que el Señor resucitado que fortaleció a los apóstoles con su presencia, fortalezca al Papa Francisco para que conduzca a su iglesia con firmeza en el camino del bien. Señor, escucha nuestra oración

2.

Para que Jesús resucitado sea siempre la luz que conduce a la Iglesia en su peregrinar a la casa del padre. Y por nuestra sociedad para que se deje iluminar por la luz de Cristo: Señor, escucha nuestra oración

Homilía

Renovación de votos Celebrante: En la presencia del Señor resucitado, acogemos con alegría la renovación de los votos de nuestras hermanas, que libremente quieren seguir poniendo sus vidas al servicio de los hermanos.

Celebrante: Al hacer mías las palabras de vuestro fundador, Jerónimo Usera, invoco sobre vosotros la bendición de Dios: "Que el Señor os bendiga, que os dé mucha humildad y paciencia, y sobre todo, que llene vuestro corazón con el Santo Amor de Dios, a fin de que le sirváis lo mejor posible en esta vida para verle y gozarle eternamente en la otra vida "Que Él lleve hasta la plenitud la obra que en vosotras comenzó.

Canto Boletín Congregacional - 27 -


celebraciones 3.

Para que Jesús resucitado sea la fuerza que alienta a todos nuestros hermanos que sufren por cualquier tribulación: los sin pan, los enfermos, los refugiados los perseguidos por su fe, para que el Señor los consuele y fortalezca. Señor, escucha nuestra oración 4.

Para que Jesús Resucitado Ilumine los corazones de nuestros jóvenes, para que a ejemplo de María de Nazaret sean capaces de discernir ... y escuchar la voz de Cristo. Señor, escucha nuestra oración 5.

Para que Jesús Resucitado siga siendo la Luz que guía y fortalece a la Congregación de las hermanas del Amor de Dios. Para que cada hermana siga siendo una Manifestación permanente del Amor gratuito de Dios a los hombres. Oramos también para que el Señor bendiga a la Congregación con muchas sabias y santas vocaciones. Señor, escucha nuestra oración 6.

Para que Jesús resucitado acompañe a toda la Familia “Amor de Dios" para que sean fieles en el anuncio del Reino y que a ejemplo del Venerable Padre Usera vivan siempre en el Bien y en la Verdad. Señor, escucha nuestra oración 7.

Para que Jesús resucitado, bendiga a todos los destinatarios de la misión de la Congregación de las Hermanas del Amor, para que todos escuchen la llamada para anunciar el Amor, la Paz en el medio en que viven. Y por todos nosotros aquí presentes que celebramos con alegría y gratitud el aniversario de la Congregación de las Hermanas del Amor de Dios para que derrame innumerables gracias sobre cada nosotros. Señor, escucha nuestra oración

Celebrante: Todo esto se lo pedimos al Padre por medio Jesucristo su Hijo Jesús, en la unidad del Espíritu Santo. Amén. Ofertorio: símbolos Vela: representa a Cristo Resucitado

Racimo de uvas y espigas: - representa la Eucaristía Agua como símbolo de la vida Escudo - representa la Familia “Amor de Dios” Dibujo de un oído: simboliza la escucha Banderas de los países donde está presente la congregación Canto de comunión

Haz brillar sobre nosotros, u otros Acción de gracias después de la comunión (se puede cantar una antífona de acción de gracias intercalada con la oración de acción de gracias, se pueden añadir otras. Si la Eucaristía es por la tarde se puede terminar con el Magníficat).

“Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” 1 Señor, con el corazón en fiesta, te damos gracias, por el don de la Eucaristía, alimento que nos sacia y nos hace caminar con esperanza en la alegría de Jesús resucitado. ¡Gracias Señor por la vida y el amor que la Eucaristía

Boletín Congregacional - 28 -


celebraciones genera en nosotros! 2 Señor te damos gracias, por la oportunidad de celebrar juntos la fiesta del aniversario de nuestra fundación. Gracias por todas las gracias que has derramado sobre la Congregación a lo largo de estos años. Te damos gracias, por todas las veces que conseguimos "dar gratis lo que gratis hemos recibido" 3 Señor te damos gracias Por el Venerable Jerónimo Usera, nuestro Fundador, él fue la respuesta a las necesidades de los hombres y mujeres de su tiempo. Él supo encarnar y hablarles un lenguaje nuevo, sencillo, la palabra del que ama. Te damos gracias porque en su corazón no había límites, ni fronteras, llegaba a todos los hombres "Dame, Dios mío, más dilatados horizontes".

1. Misionero de la verdad, sembrador de fe y esperanza, defensor de la libertad, humanista del alma. 2. Celebrando la fiesta en su honor, seguiremos sus huellas; proclamando en la Iglesia su voz, se abrirán nuevas sendas. 3. Avanzamos en comunidad con la luz de la fe en nuestras manos. Hoy queremos que reine el amor y seamos hermanos. 4. Mi palabra será siempre el amor, acogida, respeto y plegaria, y en mis obras los hombres verán que el amor hoy se encana.

4 Señor te damos gracias por la vida de tantas hermanas que, a lo largo de esos 155 años, a ejemplo de Jesús, "consumieron sus vidas en el Santo Amor de Dios" en el anuncio del reino, en favor de la educación, en el servicio de los más pobres, de los que sufren y de los necesitados ... 5 Señor te damos gracias por todos nosotros aquí reunidos en asamblea para celebrar la Fe y el don del Carisma Amor de Dios. Gracias porque vives en nosotros, en la historia que construimos día a día contigo. Te alabamos por toda la Familia “Amor de Dios”, por cada uno en particular, para que celebrando una vez más el aniversario, tengamos la gracia de seguir siempre las llamadas de María “Haced lo que ÉL os diga”. Canto final: “Cantemos hoy al Amor de Dios”. Cantemos hoy al Amor de Dios en Jerónimo Usera, porque él fundó la Congregación y su estrella nos orienta

“Nuestra Congregación encuentra en María el modelo de humildad y sencillez, trabajo y alegría, virtudes que integran nuestra espiritualidad” (C 6).

“El misionero es el enviado del Hijo de Dios, que predica la paz, que por doquiera difunde la caridad, y que ofrece felicidad a los que lo escuchan. Sólo para sí guarda los padecimientos.” ― Jerónimo Usera

Boletín Congregacional - 29 -

Profile for concha Alvarez

Triduo del 27 de abril en español  

Triduo del 27 de abril en español  

Profile for concha60
Advertisement