Page 1

celebraciones

Tríduo del 27 de Abril de 2017

PRIMER DIA

La Alegría Canto

persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? (…) En todo esto salimos vencedores , gracias a Aquel que nos amó” (Rom 8, 35-37).

(Repetir con dinámica de Taizé)

Cantaré al Señor, en cuanto viva,   

Yo te alabo, Señor, yo te alabo, Señor desde lo más profundo de mi corazón. Yo te adoro, Señor, yo te adoro, Señor… Te doy gracias, Señor, te doy gracias, Señor…

Introducción

Lector 1.- “¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la

Momento de silencio Lector 2.- “No nos ardía el corazón…” (Lc 24,32). Jesús está vivo. La certeza del amor de Cristo llena nuestro corazón de alegría. “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de aquellos que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo nace y renace sin cesar la alegría” (P. Francisco).

Momento de silencio Lector 3 – “Esta es la belleza de la consagración: es la alegría, la alegría… La alegría de llevar a todos la consolación de Dios”. (Alegraos. Carta circular a los consagrados y consagradas, Papa Francisco).

«Quería deciros una palabra, y la palabra era alegría.

“Siempre, donde están los consagrados, hay alegría” (Papa Francisco)

Boletín Congregacional - 10 -


celebraciones Momento de silencio Lector 4 – “La ociosidad y la tristeza deben ser desconocidas en este santo Instituto. Vivirán, pues, las hermanas ocupadas y alegres, alternando entre si el trabajo y el descanso” (Estatutos, 12). “Os recomiendo una santa alegría. Ésta acompaña siempre a las buenas conciencias, así como la tristeza es enemiga de todo lo bueno” (Reglas, 1,8).

Momento de silencio Lector 5 – “Alegraos… regocijaos … desbordad de alegría…” (Is 66,10). Escuchemos

Momento de Silencio “Alegria”, cirque du soleil Escutar em https://www.youtube.com/watch? v=68483tVx0eA (Se descarga de la página web de la congregación)

Allegría Come un lampo di vita. Allegría Come un pazzo gridar. Allegría Del delittuoso grido Bella ruggente pena, seren Come la rabbia di amar. Allegría Come un assalto di gioia Allegría I see a spark of life shining. Allegría I hear a young minstrel sing. Allegría Beautiful roaring scream Of joy and sorrow, so extreme There is a love in me raging. Allegría A joyous, magical feeling Allegría Come un lampo di vita. Allegría Come un pazzo gridar. Allegría Del delittuoso grido Bella ruggente pena, seren Come la rabbia di amar. Allegría Come un assalto di gioia Del delittuoso grido Bella ruggente pena, seren Come la rabbia di amar. Allegria Come un assalto di gioia

Alegría Como la luz de la vida. Alegría Como un payaso que grita. Alegría Del estupendo grito De la tristeza loca Serena Como la rabia de amar. Alegría Como un asalto de felicidad Del estupendo grito De la tristeza loca Serena Como la rabia de amar. Alegría Como un asalto de felicidad There is a love in me raging. Alegría A joyous, magical feeling.

Proclamación de la Palabra Acogemos en silencio la Palabra. Dejamos que cada frase llene cada rincón de nuestro corazón. Que la alegría de la Palabra nos toque el corazón y nos haga decir con los apóstoles: “Para nosotros es imposible callar lo que hemos visto y oído” (Act 4,20)

Lector 1. Act 2,46-47: Todos los días, con un solo corazón, frecuentaban asiduamente el Templo, partían el pan en las casas, tomaban juntos el alimento con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios con aceptación de todo el pueblo. El Señor añadía cada día el número de los que entraban en la comunidad.

Lector 2. Rom 14,16,18: Que vuestras buenas obras no sean motivo de escándalo, porque el Reino de Dios no es cuestión de comida o bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Pues el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios y es estimado de los hombres.

Lector 3. Jn 15,11: Os he manifestado estas cosas para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea completa.

Momento de silencio Comunicación espontánea de la resonancia de la Palabra. Intercalar un pequeño estribillo: “Quiero estar a tu lado, Señor” (3v) “Lléname de alegría, Señor…” (3v)

Boletín Congregacional - 11 -


celebraciones Canto del Magníficat https://www.youtube.com/watch?v=PesleZzLSGg)

(Se descarga de la página web de la congregación) Maravillas hizo en mi,

Agradecidas al Padre, por su Hijo Jesús, que nos dejó su Espíritu, oramos: Padre nuestro, que estás en el cielo...

Oración final: “Alegría de hijo” (Mientras se va recitando la oración alguien coloca delante del altar la frase “ALEGRÍA DE HIJO”)

mi alma canta de gozo, porque en mi pequeñez

Aunque las estrellas pierdan su luz y su brillo. brilla en mí noche y día la alegría de hijo.

se detuvieron sus ojos.

Es el Santo y poderoso,

Me hago peregrino del evangelio, peregrino, porque brilla en mi ser la alegría de hijo.

espera hoy por mi, sí; mi alma canta de gozo, maravillas hizo en mí.

Si con el tiempo y el polvo, me vuelvo un andrajillo, Brillará siempre en mí la alegría de hijo. Y cuando la muerte venga a cortar mi camino, Brille en mí eternamente la alegría de hijo.

Maravillas hizo en mí, del alma brota mi canto, porque me amó mi Señor, más que a los lirios del campo. Y por su Espíritu Santo Él habita hoy en mí. No pare nunca este canto: "Maravillas hizo en mí"

DIA SEGUNDO “La Santidad” Jamás olviden las hermanas el fin Santo de su vocación, a saber: La enseñanza de las niñas por amor de Dios y para Dios. “Habéis, pues, venido, hermanas, a santificaros y hacer bien al prójimo”. (Reglas 1,1)

Canto inicial Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Vengo a renovar ante tu altar mi fidelidad. Yo me pongo en tus manos. Tú eres mi bien, Señor. Te presiento muy cerca como fuente de amor, y te entrego mi vida, dame tu salvación: Tómame a mí, toma mi historia, Señor. Voy gastando la vida en tantas cosas, quizás, mas tan sólo una de ellas necesito andar escuchar tu palabra y hacerte esta oración: Tómame a mí, toma mi historia, Señor.

Haz que no me avergüence de invocarte, Señor, de decirte confiado, que tú eres mi Dios; manteniendo en la lucha valiente el corazón: Tómame a mí, toma mi historia, Señor.

Introducción Sería una osadía querer definir la “santidad” siendo ella el proprio Dios. Reconociendo nuestra pequeñez (C.20), comprendemos que Dios no se define, se experimenta su presencia en todo el tejido de nuestro ser, de nuestra sociedad, de nuestro mundo. Dios está! Tal vez la parábola “La mariposa y el fuego” nos ayude a intuir lo que no

Boletín Congregacional - 12 -


celebraciones se define, lo que no se abarca con palabras: “Las mariposas se reunieron cierta noche con la pretensión de conocer la naturaleza del fuego. Decían: “¿Habrá alguien que nos explique cómo es realmente el fuego?”

Dame un corazón puro para que te vea, un espíritu humilde para que te escuche, un espíritu de amor para que te sirva, un espíritu de fe para que permanezca en ti. (D. Hammarskjöld)

Una de ellas se ofreció para ir al castillo y de lejos vio la llama de una vela. Se volvió y transmitió, lo mejor que pudo, las impresiones que le causó. Pero la mariposa reina que presidía la reunión, las consideró insuficientes. –“No sabes nada sobre el fuego!”, sentenció.

Cántico:

Partió otra mariposa, más vieja y experimentada. Penetró en el castillo, llegó a tocar la vela, sintió el calor del fuego, regresó y transmitió también sus impresiones… –“Es poco, muy poco. Necesito más” – exclamó la mariposa reina.

Momento de silencio

Partió entonces una tercera, más joven, ansiosa por el deseo de saber qué sería realmente el fuego. Se posó sobre la llama, la abrazó con sus alas, se hizo una sola con ella, hasta volverse totalmente roja e incandescente… Cuando la mariposa reina, a distancia, la vio así totalmente transfigurada, totalmente luz y calor, dijo: -“Esta consiguió saber lo que queríamos. Es la única que nos puede decir lo que es el fuego”! (Autor desconocido)

Introducción Oración de intimidad con Dios

Tú, que estás sobre nosotros, Tú que eres uno de nosotros, Tú, que estás también en nosotros, haz que todas las personas te vean también en mí y que yo te prepare el camino. Que te agradezca todo lo que me acontece, que no olvide jamás las necesidades de los otros. Guárdame en tu amor como Tú quieres que todos los otros permanezcan en el mío. Que todo lo que forma parte de mi ser sirva para tu gloria, y que jamás desespere, porque yo estoy en tus manos, y en ti soy todo fuerza y todo bondad.

(Repetir varias veces un estribillo –dinámica de Taizé) Lo puedo todo en el amor. Todo lo puedo donde hay amor, con Dios me encuentro.

Proclamación de la Palabra: 1Co 13,1-9,13

“Aunque yo hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tuviera amor soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía y conociese todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tuviese tanta fe que trasladase las montañas, si no tuviera amor, nada soy. Y aunque distribuyese todos mis bienes entre los pobres y entregase mi cuerpo a las llamas, si no tuviera amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, es servicial, no es envidioso, no presume ni es orgulloso. El amor no ofende, no busca el propio interés, no se irrita, no toma en cuenta el mal. El amor no se alegra con la injusticia, sino que se alegra con la verdad. Todo lo excusa, lo cree todo, todo lo espera, todo lo tolera. El amor no pasará nunca. Desaparecerán las profecías, las lenguas cesarán y tendrá fin la ciencia . Pues nuestro conocimiento es imperfecto y lo mismo nuestra profecía. (…) Ahora permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor, pero la más excelente de todas es el amor”

Cántico: (Repetir varias veces, dinámica de Taizé)

Dios es amor; atrévete a vivir por amor. Dios es amor: nada hay que temer

Momento de silencio Comunicación de la Palabra escuchada (Se entrega a cada persona un ala de mariposa en la Boletín Congregacional - 13 -


celebraciones que van escritas algunas pistas para la comunicación)

Glorifico al Dios que camina - ¿Qué desafíos me presenta la palabra? con el pequeño rebaño de Israel, - ¿Cómo experimento la presencia / santidad de Dios acorralado en todas sus iniciativas. en mí? No temas, tú, el menor de los hijos, Dejo que brote mi gratitud a Dios “amor” tu eres auxiliado y salvado según la promesa del Señor. Padre nuestro El Señor es misericordioso por los siglos.

Magnificat

(Magnificat (XII Capítulo General)

Mi alma canta la grandeza del Señor

con María, la Virgen fecunda y abierta; mi espíritu se estremece de gozo en mi Salvador, porque El contempló con amor la humildad de su servidora La santidad del Señor crece en mi nada, sólo Él se manifiesta en mi polvo, las generaciones me llamarán feliz porque Él puso sus manos en mi tierra. La ternura de Dios se hace misericordia de generación en generación y con María yo soy canal en servicio de miles y miles de seres a los que Dios llega y toca en silencio. Canto con María al Dios de la justicia: que derriba al soberbio, abaja al poderoso, pone a un lado al protagonista, y salva al que tiembla, satura al vacío, harta al hambriento.

Oración final Señor, Puedo tener mil formas de decir tu nombre. Sé que ninguna de ellas te dice definitivamente. Eres siempre mayor de lo que yo pienso de ti. Siempre mayor que cualquier sentimiento en que te reconozco. Habitas cada átomo, pero ninguna partícula te puede aprisionar. No te confundes con los paisajes que tú creaste, Señor. Libérame de los esquemas a que reduzco tu amor. Conocer las noticias mejor que los grandes titulares. Ver más allá de la lectura rápida, recordar que las letras, los sonidos, las imágenes no traen solamente “historias”: hay una realidad habitada, un mundo al que acoger y amar en su complejidad. (página Web: Jesuitas de Portugal)

TERCER DÍA La Sabiduría “El amor de Dios hace sabidos y santos”

Cántico: “Espíritu de Dios” Espíritu de Dios llena mi vida llena mi alma llena mi ser Y lléname (lléname, lléname) de Tu presencia (lléname, lléname) de Tu poder (lléname, lléname) de Tu verdad (lléname, lléname)

Boletín Congregacional - 14 -


celebraciones Introducción: “La sabiduría es el primer don del Espíritu Santo. No se trata simplemente de la sabiduría humana, fruto del conocimiento de la experiencia. Si escuchamos al Espíritu él nos enseñará el camino de la sabiduría, nos infundirá la sabiduría que consiste en ver con la mirada de Dios, oír con los oídos de Dios, amar con el corazón de Dios, juzgar con el juicio de Dios. Esta es la sabiduría que nos otorga el Espíritu Santo y que todos podemos disfrutarla. Sólo tenemos que pedirla al Espíritu Santo” (Papa Francisco)

Bienaventuranzas Lector: Felices los que saben reírse de sí mismos. Todos: Porque nunca acabarán de divertirse. Lector: Felices los que saben distinguir una montaña de una pequeña piedra. Todos: Porque evitarán muchos inconvenientes. Lector: Felices los que saben descansar y dormir Lector: Felices los que saben descansar y dormir sin buscar disculpas. Todos: Porque llegarán a ser sabios Lector: Felices los que saben escuchar y callar Todos: Porque aprenderán cosas nuevas Lector: Felices los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio Todos: Porque serán apreciados por los demás Lector: Felices los que están atentos a las necesidades de los otros Todos: Porque serán mensajeros de alegría Lector: Felices los que saben tratar con seriedad las pequeñas cosas y con tranquilidad las cosas grandes Todos: Porque irán lejos en la vida Lector: Felices los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desprecio Todos: Porque su camino estará lleno de luz Lector: Felices los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar Todos: Porque no quedarán frustrados Lector: Felices vosotros que sabéis callar e incluso sonreír cuando os quitan la palabra y os contradicen Todos: Os pueden considerar ingenuos, pero ese es el precio de la caridad Lector: Seréis especialmente dichosos, si sabéis reconocer al Señor en los que encontráis, sobre todo en los pobres Todos: Porque entonces habréis encontrado la paz y la verdadera sabiduría.

Dinámica de participación: (Invitamos a cada hermana a crear / elegir con sencillez una bienaventuranza y compartirla a la vez que se va intercalando el estribillo): Bienaventurados seremos, Señor, seremos, Señor

Proclamación de la Palabra: 1Co 1, 22-27 “…Los judíos piden milagros y los griegos buscan la sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los gentiles. Pero para los que son llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder y sabiduría de Dios. Porque la locura de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios más fuerte que los hombres. Considerad, pues, hermanos, vuestra vocación: no hay muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; pero Dios eligió lo necio del mundo para confundir a los sabios y lo débil para confundir a los fuertes”

Cántico: El amor de Dios hace sabios y santos El amor de Dios hace sabios y santos El amor de Dios, el Amor de Dios El amor de Dios hace sabios y santos

Un momento de silencio Padre nuestro… Magníficat (El texto del breviario)

Oración final: La sabiduría está sentada a nuestra puerta, se deja encontrar por los que la buscan. Su rostro es bello y atractivo. Libera nuestro corazón, hace buenos nuestros pensamientos. Y transmite compasión a nuestros gestos y palabras. Desear la sabiduría es un acto de amor. Y el amor es la puerta de entrada al Reino. Señor, concédenos que tu sabiduría se haga siempre presente en nuestro corazón.

(Tomás Moro, humanista inglés)

Boletín Congregacional - 15 -


celebraciones

27 DE ABRIL Eucaristía “Felices Sereis” (Mt 5,11)

Ambientación Como propuesta sugerimos que en lugar destacado se coloque una foto del Padre, Constituciones y Doc. Capitular. Envolviendo o saliendo de los símbolos, un velo en tonos de fuego (Símbolo del Espíritu Santo) y un cartel con la expresión: “Seréis felices”

Monición de entrada Estamos viviendo el Tiempo Pascual, celebramos la Resurrección de Cristo. Dios no nos podía agraciar con mejor oportunidad para celebrar y agradecer los 153 años de nuestra Congregación.

Jesús está vivo, resucitó! Y es Cristo vivo quien da sentido a nuestra vida y misión evangelizadora: educar en, por y para el Amor. El P. Usera creía en Jesús, se sentía amado y escogido por Él para hacer el bien en la tierra. Eligió vivir como El y comunicar con su palabra y vida que Dios es Amor. De ahí nacía su alegría cristiana, porque la alegría cristiana se inserta en el misterio de Jesús, nace del bien y se nutre de la coherencia de vida. Hoy brota de nuestro corazón un himno de gratitud por la gran intuición de nuestro Venerable Padre: el mayor bien que se puede prestar a la sociedad es la educación. Hoy, unidos al primer grupo de mujeres disponibles que secundaron su proyecto, en medio de sus fragilidades, sabemos que dar continuidad a la Escuela Amor de Dios, es seguir apoyando su sueño, haciéndolo realidad dondequiera que sea necesario. Damos gracias por la mirada amorosa de Dios Padre, por su piadosa presencia a lo largo de estos 153 años de vida y misión. Su fuerza y misericordia habitan con nosotros, en nuestras realida-

des concretas. Nuestra es la fragilidad, suya la fuerza. Juntos, educadores Amor de Dios, hermanas y seglares. Juntos, en la misma dirección, formamos una red ampliada que pasa por diversos continentes transmitiendo gratuitamente lo que gratis hemos recibido: el amor de Dios que reina en nuestros corazones.

Cántico de entrada “Sois la semilla que ha de crecer, sois estrella que ha de brillar. Sois levadura, sois grano de sal, Antorcha que debe alumbrar. Sois la mañana que vuelve a nacer, Sois espiga que empieza a granar. Sois aguijón y caricia a la vez, Testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed, amigos, los testigos de mi resurrección, id llevando mi presencia, con vosotros estoy. Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger. Sois palabra que intento gritar. Sois reino nuevo que empieza a engendrar justicia amor y verdad. Id, amigos, por el mundo…

Liturgia de la Palabra Sugerimos que la primera lectura y el salmo se tomen de la liturgia ferial correspondiente.

Boletín Congregacional - 16 -


celebraciones Aclamación de “Aleluya”

Cántico:

Aleluya, aleluya. Aleluya, aleluya. Aleluya, aleluya, el Señor resucitó (bis)

Has llegado hasta mi vida, me llamaste con amor. Has colmado mi esperanza. Tu tesigo soy, Señor.

El Señor resucitó, cantad con alegría. Demos gracias al Señor, aleluya (bis)

Preces

Introducción al Evangelio Con las Bienaventuranzas Jesús nos presenta el camino para que la persona pueda conseguir la verdadera felicidad, la verdadera vida. Este mensaje de Jesús no es fácil de comprender, porque va contra corriente, pero el Señor nos dice que quien va por este camino es feliz, antes o después se hace feliz. Esta es la puerta de entrada a la santidad y al mismo tiempo la entrada a la felicidad. Es el camino que Jesús recorrió y Él mismo es ese camino. Quien camina con Él y en Él entra en la vida eterna.

Celebrante: Elevemos nuestra oración al Señor, de quien nos viene la vida en abundancia, y oremos diciendo: Escucha, Señor, nuestra oración 

Señor Jesús, te pedimos por el Papa Francisco, por todo el pueblo de Dios, para que seamos una familia unida, y demos testimonio de los valores de tu Reino. Que las personas que se encuentran con nosotros puedan leer el evangelio en nuestra vida. Oremos

Por todas las personas que sufren la guerra, la marginación, el hambre o la soledad, para que encuentren una respuesta solidaria en el prójimo. Oremos

Danos, Señor, tu Espíritu de Sabiduría. Que en nuestro día a día sepamos buscarla, desearla y pedirla con insistencia y confianza. Oremos

Padre bueno, te pedimos que ilumines el corazón de los jóvenes, que nazca en ellos el deseo de seguirte en la Vida Consagrada o sacerdotal y que su testimonio de vida convide a otros a adherirse a Cristo. Oremos

Por las hermanas del Amor de Dios, para que el carisma de manifestar el Amor de Dios al mundo perdure con fecundidad en la Iglesia. Oremos

Por todos los que celebramos esta Eucaristía, unidos en familia “Amor de Dios”, para que Dios nos haga ser un buen GPS que señale el camino que conduce al Padre. Oremos

Evangelio: Mt 5,1-12

Homilía Renovación de votos Celebrante: Acogemos con alegría la renovación de votos de las Hermanas Fórmula de renovación:

Sacerdote: Haciendo mías las palabras de vuestro Fundador, Venerable Padre Usera, invoco sobre vosotras su bendición: Que el Señor os bendiga, que os dé mucha humildad y paciencia, y sobre todo que llene vuestro corazón con el santo amor de Dios.

Celebrante: Todo esto te pedimos, Padre, por tu Hijo Jesús, en unidad del Espíritu Santo. Amén

Boletín Congregacional - 17 -


celebraciones Ofertorio (Preparar las ofrendas más adecuadas en cada caso y presentar con música de fondo) Se puede recitar durante la ofrenda la oración de S. Ignacio “Tomad, Señor y recibid…”

el cómo. ¡Tantas oraciones ‘perfectas’, que dicen lo supuestamente correcto, pero que no llegan al corazón de la vida…¡ ¿Qué agradecer, cómo agradecer? Sólo queda el silencio…! (una voz en off proclama las bienaventuranzas)  Bienaventurados los que se desprenden de

Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento, y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer.

Vos me lo disteis, A Vos, Señor, lo torno. Todo es vuestro, disponed todo a vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que con ésta me basta.

Comunión CREEMOS EN EL AMOR

Hemos conocido el amor, hemos puesto en El nuestro ideal, y sabemos que al unirnos en el nombre del Señor, dando fuerza a nuestra vida Dios está.

1. Cristo nos convoca para ser con Él signo de esperanza, signo de unidad. Para hacer presente el amanecer de una nueva vida que comienza ya. 2. Juntos proclamamos el amor de Dios; juntos compartimos nuestro mismo pan. Siempre unidos como cuerpo del Señor, juntos en la lucha, juntos al rezar. 3. Hemos descubierto que la vida es, solo una mentira si el amor no está, porque en el amor está viviendo Dios, como fuente eterna de felicidad.

Acción de gracias

los bienes materiales y son solidarios. Bienaventurados los que no consideran que la razón está siempre de su lado y buscan el entendimiento con los otros. Bienaventurados los que no son insensibles ante la desgracia de su semejantes.  Bienaventurados los que no hacen sólo lo que les da ganancia y actúan según las exigencias de una ética justa.  Bienaventurados los que abren su corazón a los otros y están dispuestos a compartir sus sufrimientos.  Bienaventurados los que buscan lo que hay de Dios en los otros y comprenden sus defectos. Bienaventurados los que están convencidos de que la convivencia exige diálogo e intentan la aproximación de posiciones. Bienaventurados los que trabajan por los intereses comunitarios, aunque sólo reciban ingratitud e incomprensión.

¿No es maravilloso entender que “la conciencia de nuestra pequeñez” (C 21) nos permite vivir en la alegría, ser mensajeros del amor, recibirlo y compartirlo? “Dad gratis lo que gratis habéis recibido” (Mt 10,8) Sólo así conseguiremos tomar conciencia de lo bello, lo sencillo, lo gratuito de Dios en nosotros, en nuestra historia, en nuestra Congregación, en el P. Usera. Sin duda que Jerónimo Usera fue lejos porque se hizo pequeño y esto nos asombra. Dejó a Dios ser Dios en su vida y se convirtió en sabio y santo. Gracias, Señor, porque vives en nosotras. En la historia que construimos día a día contigo.

Quiero darte gracias, Señor, y llevar conmigo una multitud para alabarte, pero no sé bien el qué ni Boletín Congregacional - 18 -


celebraciones Canto final

mundo a salvarte hundiéndote en el mar profundo del Amor de Dios.

El Espíritu Santo nos dio vida en la herida del Sagrado Corazón. En el huerto de la Iglesia sacrosanta somos planta que promete fruto y flor. La Virgen nos cobija con su manto somos esposas del Cordero Santo somos las Hermanas del Amor de Dios Vivir como hermanas es nuestra alegría, la cruz nuestra enseña, Jesús nuestro amor. Nuestra Madre pura la Virgen María. Nuestro lema es este: Amor urget nos. Nosotras venimos ciego y loco

1.

“Qué hermoso es servir a los pobre y servirlos tan solo por Amor a Dios.” (P. Usera)

Poesía en honor a nuestro fundador, en el día de la Congregación El lagarto de San Martín de Castañeda Siento frío en mi lomo y en mis patas ...

La tormenta de la noche sobre Puebla de Sanabria, con su cola retorcida vertió cántaros de gracia en este rincón austero de rocas y piedras santas.

¡Ya era hora! sed, mirando al agua; siempre sed sobre este lago de leyenda y esmeralda! ¡Mal reino para un lagarto, donde ni quedan lagartas! se

Qué se yo, pobre lagarto, de los frailes y sus dramas. Sé que hoy van de dos en dos, muy envueltos en sus capas, que se miran en silencio y se alejan de esta casa: Fray Antonio, Fray Manuel, Fray Jacinto el de la calva, Fray Juan, Fray Bartolomé, Fray Quirino, el sacristán, Fray Gregorio, Fray Pedro el de barba blanca, Fray Miguel, el más bajito, Fray Bernardo el de Pedralba ...

No sale el sol ... ¡Hoy no escampa! Sigue el frío en mi lomo y en mis patas ... se

a

Oigo a lo lejos los cencerros de las vacas y el burro del alguacil que rebuzna en su cabaña, y el llanto de Colasín mientras su madre lo lava.

Esta mañana, distinta de otras mañanas, envuelto en su capa blanca Fray Jerónimo se marcha ... Sólo las piedras se quedan, ellas y yo, como guardián de la casa. CP

Boletín Congregacional - 19 -

Triduo 27 de abril ep  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you