Page 1

Historia del Concejo de Bello 1913 - 2013 Cien a単os de acuerdos y desacuerdos Centro de Historia de Bello Investigadores: Carolina Imbol y Manuel Arango


Centro de Historia de Bello Historia del Concejo de Bello 1913-2013 Cien años de acuerdos y desacuerdos Centro de Historia de Bello. Coinvestigadores Imbol, Carolina y Arango, Manuel. Bello. Concejo Municipal. ISBN Concejo de Bello – Centro de Historia de Bello © Concejo de Bello, 2013 Derechos reservados Hechos todos los depósitos legales ISBN Concejal gestor de los recursos Jean Lee Pavón Coordinación de la Investigación Centro de Historia de Bello Colaboradores Jairo Gutiérrez Sergio Espitaleta Reinaldo Spitaletta Javier Arboleda Fotografías Archivo Histórico de Bello Archivo Javier Arboleda Archivo Centro de Historia de Bello Editor Concejo Municipal de Bello Portada: primera página del libro actas del Concejo de Bello 1913. Foto Iván Puerta Diseño y Diagramación e impresión Gráficas Pajón Impreso y hecho en Medellín, Colombia Concejo de Bello Carrera 50 No. 52 – 63 PBX: 452 10 00. Extensión 400, 401, 409 Fax 275 07 52 www.concejodebello.gov.co


Agradecimientos Carlos Mario Montoya Serna Director Área Metropolitana Valle de Aburrá Carlos Mario Estrada Molina Director Comfenalco Antioquia Luís Alfonso Marulanda Tobón Gerente de Cotrafa Luz Dary Vallejo, Carlos Uribe y Carlos Londoño Archivo Histórico de Bello Empleados del Concejo de Bello


Concejales del centenario 2012-2015

Mesa directiva:

Jean Lee Pavón Zapata

León Fredy Muñoz Lopera

Cesar Bladimir Sierra Martínez

Carlos Arturo Carmona Rodríguez

* Diario oficial No. 7.636, de 19 de diciembre de 1888.


Carlos Mario Zapata Morales

Mauricio Alberto Mejía Ocampo

Carlos Augusto Mosquera Giraldo

Luis Carlos Hernández Giraldo

Francisco Echeverry Cárdenas

Nicolas Martínez González

Julio Mario Cuervo Henao

Basiliso Mosquera Álvarez

Jesús Ernesto Zapata Orrego


Duván Alberto Bedoya García

Francisco Vélez González

Nicolas Alzate Maya

Gabriel Jaime Taberes Baena

Nubia del Socorro Valencia Montoya

Isabel Daniela Ortega Pérez

Nubia Estella Suárez Caro


Contenido Prólogo Presentación Historia del Concejo de Bello 1913-2013. Cien años de acuerdos y desacuerdos Introducción 1. El lugar de la voluntad popular republicana. Legislación rectora del Concejo Municipalen el siglo XX 2. Un territorio para ordenar y regular. El Concejo de Bello 1913 - 1953

Inicio de la experiencia municipal

El Concejo de Bello

Junta Municipal de Caminos

Casa Consistorial

3. Alumbrado, degüello, mejoras y primeras reglas. El Concejo de Bello en el periodo 1913 - 1929

Atribuciones de los Concejos

Acuerdos del Concejo. Período 1913 - 1929 (síntesis)

Alcaldes y presidentes del Concejo 1913 - 1929

Mesas Directivas del Concejo1913 – 1919

Reglamento Interno del Concejo

La planta eléctrica y el alumbrado público

El matadero público

La Sociedad de Mejoras Públicas de Bello

4. Hacer ciudad. Mercado, palacio, parque y biblioteca. El Concejo de Bello 1930-1945

Acuerdos del Concejo de Bello 1930-1945 (síntesis)

Presidentes del Concejo Período 1930-1945

La dinámica del Concejo de Bello.

El palacio municipal

El parque principal

Las Empresas Públicas de Bello


La plaza de mercado

La biblioteca pública

5. Política, urbanización y policía. El Concejo de Bello 1946- 1953

Acuerdos del Concejo1946-1950 (síntesis)

Presidentes del Concejo 1946-1950 con más de un periodo

Ambiente político de Bello

Infraestructura de la ciudad

La policía en Bello

6. Del Concejo Municipal al Consejo de administración. Época de dictadura

Urna para la choza, conducta social y muerte del sectarismo.

El Consejo de Administración de Bello 1954 – 1958

Acuerdos del Consejo Administrativo (síntesis)

7. El frentenacionalismo. Concejo de Bello 1958 - 1974 8. La irrupción de los anapistas. El Concejo de Bello 1968 – 1972

Obras públicas por obligación y necesidad. Lo que hizo el Concejo del Frente Nacional

Educación Salud

Acción Comunal

Vivienda obrera

Obras públicas

Acueducto

Empresas Varias Municipales de Bello

Empleados públicos

Acuerdos del Concejo 1958 – 1973 (síntesis)

9.

Fin del frente nacional y elección popular de alcaldes. El Concejo de Bello 1974 – 1988

Acuerdos del Concejo 1982 – 1989 (síntesis)

10. De la nueva Constitución Política a la actualidad. El Concejo de Bello 1991 - 2013

Las mujeres en la política


Prólogo Un libro pionero contra el olvido 1. Bello: Un breve vistazo histórico Bello, aquella “aldea arcadiana” que describió Carrasquilla en su novela Grandeza (1910), llegó a ser pueblo grande, pese a los temores y advertencias de don Tomás. Y a partir de ahí, comenzaron sus desasosiegos. Antes de ser municipio (primero de julio de 1913), ya se había convertido en precursor de la industrialización en el Valle de Aburrá y había dejado de llamarse Hatoviejo desde 1883, porque a sus moradores les daba vergüenza el gentilicio de hatoviejeños o hatoviejeros, y no querían ser asimilados a una dehesa de vacas y caballos. Esta ciudad, hoy con más de quinientos mil habitantes, lleva el apellido del ilustre gramático, abogado, filólogo y poeta venezolano Andrés Bello. Y en su rica historia, que combina telares y talleres ferroviarios, desgreños administrativos y laboratorio de modernidades, figuran las voces indignadas de más de cuatrocientas obreras que, en 1920, protagonizaron la primera huelga (por lo menos con ese nombre) en Colombia, en la fábrica de textiles que dirigía Emilio Restrepo, más conocido como Paila. Cuna de Marco Fidel Suárez, el “presidente paria”, que impuso el “réspice polum” al considerar a los Estados Unidos como la estrella del norte que “guía nuestra política exterior”, llegó a ser, durante más de medio siglo, una población obrera, con aromas de algodón y sonidos de locomotoras. En el imaginario popular, se tornó común una frase: “¡Dios y Fabricato!”, que daba cuenta de la presencia ubicua de esa textilera (fundada en 1920 e inaugurada en 1923), en la vida cotidiana, económica y social de los bellanitas. Tutelada por el morro Quitasol, uno de los símbolos geográficos de su identidad, la ciudad creció, a veces sin suficiente planeación urbana, en medio de chimeneas fabriles, cantinas, barrios obreros y abundantes mangas, con la presencia de inmigrantes, convocados por las sirenas del ferrocarril y los telares. Su tierra amarilla vio nacer a preclaros hombres como el jurisconsulto Fernando Vélez Barrientos, figura cumbre en el derecho civil en América Latina, y su hermano Lucrecio, novelista, poeta y periodista que, bajo el seudónimo de Gaspar Chaverra, escribió El camino de Palo Negro, entre otras obras. En 1948, el escritor barranquillero Álvaro Cepeda Samudio anotó que “Bello se había distinguido por dos razones más o menos importantes en el panorama del país: por la excelencia de sus tejidos y por el subido color azul que caracteriza a sus habitantes”.


Muchos años después, el pensador Estanislao Zuleta advirtió que, junto con Palmira, Bello era una ciudad sin cultura. Durante buena parte del siglo XX, la población careció de acueducto y agua potable, pese a su enorme riqueza hídrica, en las que las reinas son las quebradas la García y el Hato. Bello ha padecido estigmas sociales, no sólo por haber sido sede, por ejemplo, de un leprocomio y el basurero Curva de Rodas, sino porque, en la década de los ochenta y parte del noventa, hospedó en su territorio la más temible banda de sicarios del país: la Ramada. Hoy, cuando ya no existen los talleres ferroviarios y las fábricas se vinieron a menos, Bello, que en 1902 se erigió como la primera en Antioquia en tener una factoría de tejidos, es llamada, en una especie de gozosa hipérbole, la Ciudad de los Artistas.

2. Elementos para la deliberación El desarrollo de Bello como urbe está conectado con la aparición de las fábricas textileras. Su crecimiento urbanístico, la planeación de barrios obreros, la apertura de carreteras y, en general, las obras de infraestructura, como plantas eléctricas, alumbrado público y otras, son parte de un espíritu de transformación que hunde sus raíces en los telares y las dinámicas fabriles. El conseguir en 1913 su erección como municipio y lograr, así, una suerte de independencia de Medellín (de la que era un corregimiento) marcará su destino, de ser, por ejemplo, una especie de laboratorio de experimentación de lo moderno, con el advenimiento del ferrocarril (en el mismo año de su creación municipal), la posterior instalación de los talleres ferroviarios en la década del veinte y la fundación de nuevas empresas textileras, como Fabricato y Pantex, que acompañaron a la primera fábrica, bautizada en primera instancia como la Compañía Antioqueña de Tejidos, de 1902, y que luego se llamará la Fábrica de Textiles de Bello. La complejidad social, cultural y política de una ciudad, que es en número de habitantes la undécima del país, se puede leer en las sesiones, actas, debates y eventos de su concejo municipal. De ahí la capital importancia de escribir una historia de esa corporación pública, con un rastreo minucioso de los documentos, pero, también, con las voces y pensamientos de sus protagonistas. La historia tiene esa facultad, la de hacer hablar a los que ya no están, para que los del presente tengan elementos de juicio y de interpretación de lo que fue y de lo que es. Y, por qué no, de lo que será. La historia política, la historia de las corporaciones, es clave para que el ciudadano desarrolle prácticas y conceptos, para que posea un sustento de lo que significan la participación, la disidencia, los acuerdos y desacuerdos, las deliberaciones y los debates, que son, en esencia, partes sustanciales de la democracia. El Centro de Historia de Bello, a instancias del Concejo y en particular a la iniciativa de su actual presidente, Jean Lee Pavón Zapata, realizó una ardua investigación sobre los cien años de la corporación, con un completo barrido de archivos, prensa, voces y otros documentos, para acercar a la gente, a la ciudadanía, y, además a otros investigadores,


a lo que han sido las actuaciones y planteamientos de los concejales en una centuria de sesiones y debates. El texto que ahora el lector tiene en sus manos es, sin duda, una herramienta intelectual, histórica y de reflexión para auscultar el devenir de una población. Este libro se constituye en pionero en Bello y ofrece una panorámica, pero también primeros planos, para aproximarnos a la historia política y corporativa. Es un documento que ilumina y, a su vez, se convierte en una veta para nuevas interpretaciones y ensayos. Que este recorrido por los cien años de historia del Concejo de Bello le sea grato y útil al lector, que con certeza encontrará en él claves para la deliberación, la crítica y el conocimiento.

Reinaldo Spitaletta Presidente del Centro de Historia de Bello


Presentaci贸n

15


16


Historia del Concejo de Bello 1913 - 2013 Cien años de acuerdos y desacuerdos Centro de Historia de Bello Investigadores: Carolina Imbol y Manuel Arango

Introducción El concejal Zapata fue elegido por una disidencia del partido liberal para varios periodos del Concejo de Bello, en los años cuarenta del siglo XX. Los dos partidos tradicionales, en su voz oficial, eligieron cuatro concejales cada uno; la disidencia, uno. El disidente tuvo la posibilidad de manejar la voluntad del cabildo; su voto creaba la mayoría y se aprobaba lo que coincidía con el interés político y económico del concejal Zapata. Este juego caracteriza el ejercicio de la democracia colombiana y lo que aquí interesa: la historia del Concejo Municipal de Bello. El orden político y social colombiano, republicano democrático, descansa en el Concejo Municipal, institución en la que se expresan las condiciones éticas y morales del ordenamiento. La república democrática de Colombia, fue creada por un grupo de hombres notables, pudientes, educados en las ideas ilustradas del siglo XVIII. Ese ancestro económico e ideológico los llevó a organizar un país y una nación con contenidos de supremacía racial y de riqueza, a pesar de la filosofía igualitaria, escrita en las constituciones. El resultado fue un orden social dependiente de conductas coloniales y por lo tanto premodernas, expresadas, en los órganos básicos de la democracia, como son el congreso nacional, las asambleas departamentales y los concejos municipales. Estas condiciones fueron evidentes en el siglo XIX y cubiertas en el siglo XX, con el ropaje del progreso. Para los concejos municipales se candidatizan y se eligen los ciudadanos notables por su poder económico. Desde la creación de la república ha estado atado el poder político al poder económico, porque las campañas electorales son en la práctica unas empresas, con una inversión para la producción de réditos sociales, económicos y políticos; es decir para producir poder. En este trabajo, el Centro de Historia de Bello, expone el producto de una investigación

17


sobre cien años del Concejo Municipal de Bello. La perspectiva histórica, se ha dirigido a mostrar el Concejo, como la institución donde se asienta el poder local. El orden social y del territorio que hoy tiene el municipio ha pasado por esa institución. Los concejales desde 1913, han pertenecido a grupos políticos y han emitido acuerdos municipales para la construcción del equipamiento urbano y social, en los cuales se materializa el interés económico del grupo o de sus miembros. El Concejo de Bello desde 1913 ha organizado el espacio territorial y ha dotado el municipio de los órganos que ha exigido el desarrollo del siglo XX, en educación, en la infraestructura, en salud. Y es aquí donde se visualiza la mezcla entre el interés público y el privado, con predominio de este último. La construcción del palacio municipal, de vías, la construcción del parque principal, de la plaza de mercado, el acueducto, el alcantarillado, la energía eléctrica, han sido obras acordadas por el Concejo y ejecutadas por empresas, sociedades, cooperativas o alianzas, en las que se hace evidente la participación del interés particular de los concejales, pues hacían parte de ellas. Esta actuación política y ejercicio del poder, es la que permite, mostrar la pervivencia de la supremacía del notable, con poder adquirido en la educación, la riqueza, y la herencia política. Es claro que el Concejo de Bello en sus cien años de existencia se ha ajustado a la ley y a la normatividad regional; pero ha usado la fragilidad de la democracia y esto vale para toda Colombia. A la democracia representativa es fácil tomársela y ponerla al servicio de intereses particulares. Esta actitud se evita, con fortaleza ética y por convicción de servicio. Se ha encontrado en el acervo documental del Archivo Histórico de Bello, información sobre personajes nefastos para el interés público; pero también hombres con posiciones centradas con una voluntad política de servicio y defensa del bien común.

18


1. El lugar de la voluntad popular republicana Legislación rectora del Concejo Municipal en el siglo XX Fue a finales del siglo XVI (1576), cuando aparece el nombre que identifica, señala e indica el territorio que hoy habitan los ciudadanos de Bello. Fue nombrado como Hato Viejo por Gaspar de Rodas. En esa época no hubo más autoridad que el dueño del hato o de la hacienda, sostenida por el trabajo esclavo de indígenas, inicialmente y luego con el trabajo de africanos. La construcción de capillas en el territorio, el aumento de la población y la subdivisión de la propiedad, puso al lado de la autoridad del hacendado, la eclesiástica y civil. Los tres estamentos, el capitán hacendado, el presbítero y el juez pedáneo, rigieron los destinos públicos y privados del Hato Viejo durante los siglos XVII y XVIII. Estos notables, rendían cuentas al distrito de Medellín y este a la gobernación, radicada en la ciudad de Santa Fe de Antioquia. En el periodo republicano, a partir de 1821, los tres estamentos, como guía y control de la conducta de los hatovejeños se amplía, entra el maestro; pero ya al lado del cura presbítero, el maestro y el juez, el grupo de los propietarios ha crecido y para 1884 convocan una reunión general y toman la decisión de pedir al gobernador de Antioquia, el cambio de nombre del territorio. Argumentaron que el nombre de hato es denigrante y no señala las calidades logradas por los ciudadanos habitantes y por eso piden se les conceda el nombre de Bello. El grupo de notables o fuerza viva, permanece al frente de la opinión y control desde 1884 a 1913, año en el que se da la creación del municipio de Bello. Bajo esta figura jurisdiccional, la vida social y político - económica de los ciudadanos entra a ser regida por la constitución y la legislación sobre los municipios y las instituciones de Alcaldía, Concejo y su respectivo capítulo judicial. El municipio de Bello fue creado bajo el ordenamiento de la constitución de 1886 y en especial organizado por la Ley 149 de 3 diciembre 1888.1 Por eso el primer Concejo fue compuesto por 7 concejales. Número correspondiente por tener entre cinco y diez mil habitantes según el artículo 199 la citada ley. Al Concejo se le da una estructura a la manera de un ente responsable de la toma de decisiones para regir la vida social: un presidente, un vicepresidente y un secretario. Debe reunirse, mínimo una vez al mes y podrá ser convocado por a sesiones extras por el alcalde o por el presidente. El secretario debe llevar un libro de actas como memoria de las sesiones. En estas se aprobarán acuerdos, proyectos o resoluciones con la mayoría absoluta de los presentes y los concejales que falten a las sesiones serán conminados a asistir bajo pena de ser multados con diez pesos. Los altos funcionarios municipales tienen solo voz en las sesiones. El Concejo tiene las siguientes funciones y atribuciones según los Capítulos IV, V y VI de la citada ley: Orden interno: darse su propio reglamento y “oír y decidir las excusas de sus vocales”. 1 Diario oficial No. 7.636, de 19 de diciembre de 1888.

19


“Calificar las credenciales de sus propios miembros”. Presupuesto: formar las rentas y los gastos del distrito; establecer los impuestos, los recaudos y la inversión. Multar hasta por cincuenta pesos a quien contravenga los acuerdos. Ejecutar las rentas de Instrucción Pública. Empleos públicos: crearlos y señalar la duración y el monto de la remuneración. El tesorero o recaudador de hacienda debe hacerse conforme a la legislación departamental. Todos los empleados deben dar informe del puesto al Concejo cuando se le solicite. La policía: el Concejo debe “arreglar la policía en sus diferentes ramos, sin contravenir a las leyes y ordenanzas ni a los decretos del Gobierno, del Gobernador o del Prefecto respectivo”. Orden social: “acordar lo conveniente a la mejora, moralidad y prosperidad del Distrito, respetando los derechos de los otros y las disposiciones de la Constitución, leyes y ordenanzas y los Decretos del Poder Ejecutivo y de los Gobernadores y Prefectos”. Según directrices nacionales, llevar memoria del movimiento de la población y elaborar los censos civiles. “Crear Juntas para la administración de determinados ramos del servicio público, cuando lo juzgue conveniente, y reglamentar sus atribuciones”. Municipios con 25.000 habitantes, “deben establecer casas de asilo para mendigos, con el objeto de que pueda prohibirse a éstos la mendicidad en lugares públicos”. La justicia: “determinar el número de jueces que debe haber en el Distrito; y cuando determine que haya más de uno dividir entre ellos los asuntos de su incumbencia, con aprobación del Prefecto”. Orden del territorio: “señalar el día o días en que deba tener lugar el mercado público”. “Conceder privilegios para obras de interés público del Distrito; pero las concesiones no serán válidas sin que las apruebe el Gobernador, oyendo previamente el informe del respectivo Prefecto”. “reglamentar el repartimiento y entrega de los terrenos comunales y de los baldíos cedidos al Distrito. Los acuerdos que dicte el Concejo sobre este punto no se llevarán a efecto sin la aprobación del Gobernador, quien podrá modificarlos y adicionarlos, oyendo previamente el informe del respectivo Prefecto”. “La adjudicación de los baldíos requiere la aprobación del respectivo Ministerio”. “Disponer lo conveniente acerca de la manera como debe hacerse uso de los terrenos comunales de los Distritos”.

20

Prohibiciones: Es prohibido a los Consejos municipales: 1º. Obligar a los habitantes sean domiciliados o transeúntes a contribuir con dinero o servicios para fiestas o regocijos públicos; 2º. Costear dichas fiestas o regocijos con fondos del Distrito; 3º. Condonar deudas a favor del Distrito; 4º. Gravar con impuestos el tránsito de objetos por los Distritos, salvo los casos especiales en que se les haya concedido permiso para ello; 5º. Aplicar los bienes o rentas del Distrito a objetos distintos del servicio público; 6º. Decretar honores; 7º. Intervenir en asuntos que no sean de su competencia, ya por medio de acuerdos o de simples resoluciones. 8º. Dar votos de aplauso o de censura a actos oficiales; pero podrán pedir la revocación de los que estimen ilegales o inconvenientes, exponiendo los motivos en que se funden; 9º. Gravar objetos gravados por la Nación o por el Departamento, salvo que se les conceda especialmente el derecho de hacerlo en un caso determinado; 10º. Nombrar a ninguno de sus miembros ni a los parientes


de ellos, dentro del cuarto grado civil de consanguinidad o segundo de afinidad, para algún destino lucrativo, a menos que tengan autorización especial del Gobernador para el efecto. Los acuerdos: pueden ser presentados por los concejales, por los alcaldes y los inspectores de Instrucción Pública sobre su ramo. Los acuerdos deben tener dos debates en días distintos, ser aprobados por la mayoría de los concejales asistentes y ser sancionados por el alcalde. “Sancionado un acuerdo, será publicado por bando, en un día de concurso y en el periódico oficial del distrito, si lo hubiere, y desde ese día principia su observancia, a menos que el mismo acuerdo disponga otra cosa”. El gobernador debe suspender los acuerdos contrarios a la constitución, leyes u ordenanzas y los pasará a los jueces de circuito. Todo ciudadano tiene el derecho de impugnar los acuerdos ante los jueces. El régimen del Concejo se reforma a partir de la Ley 4ª del 20 de agosto de 1913.2 Esta solo introduce una novedad: el Concejo nombra los jueces, Tesoreros y Personero municipal. En 1943 la Corte Suprema de Justicia le quitó a los Concejos “Conceder privilegios para obras de interés público del Distrito…” y obliga a que las concesiones sean aprobadas por el gobernador. Cuarenta y tres años después se expide el decreto 1333 del 25 de abril de 1986.3 Este decreto que además crea la elección popular de alcaldes, regula las suplencias, uno por concejal y les señala la facultad de reemplazar al titular “en caso de falta absoluta o temporal según el orden de colocación en la respectiva lista electoral”. Se modifica el número de concejales: de 5.001 a 10.000 habitantes: 9 concejales; de 10.001 a 20.000 habitantes: 11 concejales; de 20.001 a 50.000 habitantes: 13 concejales; de 50.001 a 100.000 habitantes: 15 concejales; de 100.001 a 250.000 habitantes: 17 concejales; de 250.001 a 1.000.000: 19 concejales. El secretario del Concejo debe ser un funcionario distinto a los concejales y ser nombrado por la mayoría de ellos. Inhabilita para ser elegido Concejal, haber sido o apoderado de contratista o contratista los dos últimos años o empleado oficial los últimos seis meses. No podrán ocupar cargos públicos o contratar con el municipio las o los cónyuges de los concejales. Este decreto 1333 atribuye como novedad a los Concejos “determinar la estructura de la administración municipal, las funciones de las diferentes dependencias y las escalas de remuneración correspondientes a las distintas categorías de empleos”; por iniciativa del alcalde, crear empresas mixtas comerciales o industriales; dentro de las empresas son prioritarias las de energía, acueducto y telefonía. Ley 136 de 19944establecida para modernizar los municipios y sus entes compositivos, hace que cobije a los Concejos los principios rectores de eficacia, eficiencia, publicidad, transparencia, moralidad, responsabilidad, imparcialidad, sostenibilidad, asociatividad, economía y buen gobierno. 2 Diario Oficial No. 14.974, del 22 de agosto de 1913. 3 Diario Oficial No. 37.466, del 14 de mayo de 1986. 4 Diario Oficial No. 41.377 de 2 de junio de 1994.

21


Esta ley establece el periodo de tres años, obliga a conformar comisiones para estudio y ponencias de temas de interés para la municipalidad. La mesa directiva debe componerse de un presidente y dos vicepresidentes. La primera vicepresidencia debe ser para el “partido o movimiento político mayoritario entre las minorías”. Las decisiones se toman con la cuarta parte de los concejales, como mínimo. Funciones según la ley 136 de 1994. Novedades respecto a las anteriores leyes y decretos: autorizar al alcalde la celebración de contratos y la delegación de funciones administrativas; fijar el perímetro urbano y determinar la nomenclatura; preservar el patrimonio cultural; organizar la contraloría y la personería; atar el presupuesto al plan de desarrollo. En general el Concejo asume “aquellas funciones normativas del municipio para las cuales no se haya señalado si la competencia corresponde a los alcaldes o los concejos”. Aprobar decisiones sobre uso del suelo. Nuevas prohibiciones y regulaciones: los Concejos no pueden “decretar actos de proscripción o persecución contra personas naturales o jurídicas”; “decretar auxilios o donaciones en favor de personas naturales o jurídicas”. Para ser concejal se debe ser oriundo del municipio, residir mínimo seis meses en el área metropolitana. Si no es oriundo debe acreditar una residencia de mínimo tres años. No serán concejales los condenados por delitos comunes y los demandantes del Estado; los empleados con jurisdicción menos de seis meses sin renunciar y los empleados públicos comunes deben renunciar tres meses antes de la postulación. No serán concejales los ciudadanos que hayan contratado con el Estado los últimos seis meses o que hayan “sido excluido del ejercicio de una profesión o sancionado más de dos veces por faltas a la ética profesional y a los deberes de un cargo público” en los últimos cinco años. Los concejales recibirán honorarios y seguros por su actividad y pueden declarar conflicto de intereses en la toma de decisiones. El legislativo en el año 2007 con la Ley 1148, se ocupa de nuevo de los Concejos (Ley 1148 Diario Oficial No. 46.685 de 10 de julio de 2007). Prohíbe a los familiares de los concejales ocupar puestos directivos en empresas prestadoras de servicios públicos. Permite a los concejales asistir de manera virtual a las sesiones si tienen amenazas. Se regula las prestaciones sociales, salud y vivienda; el salario igual a un día del alcalde por sesión. La última norma hasta el día en que se escribe este texto data del 2012, Ley 1551 del 6 de julio. Ley para modernizar la organización del municipio. En lo referido al Concejo Municipal dice: Los Concejos actuaran según la ley de bancadas; las actas se deben publicar; reglamentar los casos en los que el alcalde debe pedir autorización para contratar; velar por la preservación y defensa del patrimonio cultural; organizar la contraloría y la personería y dictar las normas necesarias para su funcionamiento.

22

Dictar las normas de presupuesto y expedir anualmente el presupuesto de rentas y gastos, el cual deberá corresponder al plan municipal o distrital de desarrollo, teniendo especial atención con los planes de desarrollo de los organismos de acción comunal definidos en el presupuesto participativo y de conformidad con las normas orgánicas de planeación; garantizar el fortalecimiento de la democracia participativa y de los organismos de acción comunal; Citar a control especial a los Representantes Legales


de las empresas de servicios públicos domiciliarios, sean públicas o privadas, para que absuelvan inquietudes sobre la prestación de servicios públicos domiciliarios en el respectivo Municipio o Distrito. La empresa de servicios públicos domiciliarios cuyo representante legal no atienda las solicitudes o citaciones del control especial emanadas de los Concejos Municipales o Distritales, será sujeto de investigación por parte de la Superintendencia de los Servicios Públicos Domiciliarios. Esta adelantará de oficio o por petición de la corporación respectiva, una investigación administrativa e impondrá las sanciones procedentes establecidas por la ley. Lo anterior sin perjuicio de las demás acciones legales o Constitucionales procedentes. Autorizar al alcalde para contratar en estos casos: contratación de empréstitos; contratos que comprometan vigencias futuras; enajenación y compraventa de bienes inmuebles y enajenación de activos, acciones y cuotas partes y fijar un rubro destinado a la capacitación del personal que presta su servicio en la administración municipal. Autorizar al alcalde para otorgar subsidio de vivienda por una sola vez, en casos relacionados con el Ministerio de Vivienda. La Escuela Superior de Administración Pública creará programas gratuitos, presenciales y/o virtuales, y de acceso prioritario de capacitación y formación profesional destinados a alcaldes, concejales y miembros de las juntas administradoras locales; se crea un fondo de concurrencia para capacitación de concejales, ediles y alcalde.

23


2. Un territorio para ordenar y regular El Concejo de Bello 1913 - 1953 En dos trabajos históricos publicados en la década de 1990, se ha abordado la institución colonial del Cabildo de la villa de Medellín. En el primero de ellos el historiador Pablo Rodríguez (1992), comparó la institución del cabildo colonial con un hotel: El Cabildo de Medellín, en cierto sentido, podía parecerse a un hotel que siempre está lleno, pero más o menos con la misma gente. Lo normal también era que las habitaciones lujosas estuvieran ocupadas por las mismas familias: aunque en la antesala podía verse gente nueva y extraña, esta no residía permanentemente en el hotel: se hallaban de paso o a la espera de alguien. Cuando los pisos superiores se habían colmado, se ofrecían a los visitantes las alcobas de niveles inferiores, próximas al bullicio y al cambio de los tiempos. Y cuando ascendían, no era directamente a las habitaciones prestigiosas: debían hacer algunas escalas en dormitorios intermedios o en pequeñas salas de espera. No obstante, una carta de recomendación del Gobernador de la provincia o la fama revestida de muy buenos quilates de un visitante podían cambiar el parecer del administrador del hotel, el alférez real. Con todo, este hotel no siempre mantuvo su reputación. Los molestos solicitantes que no encontraban una alcoba digna de su alcurnia chismorreaban enfadados en los pasillos y la plazoleta exterior. Las estrellas del hotel variaron, pero siempre fue el hotel del lugar...5

Además de la comparación con un hotel, durante la colonia, el Cabildo tuvo la esfera de la administración pública, la aplicación de la justicia y la legislación local en aspectos y temas como los ejidos, la cárcel, el mercado de carnes, el ornato de las fachadas, el aseo de las calles, los caminos y las fiestas religiosas, es decir la “vida en policía”, entre otros aspectos. En el segundo trabajo histórico, el Cabildo colonial en la Villa de Medellín, como en otras ciudades hispanoamericanas, contó con el aporte y concurso del procurador del Cabildo.6 El procurador fue una figura clave en las funciones del Cabildo colonial, quien impedía el abuso de los vecinos más ricos sobre los vecinos pobres. Por medio de la Ordenanza Nº 13 del 15 de diciembre de 1853, Hatoviejo tuvo un tratamiento administrativo directo. En dicha Ordenanza se erigió en distrito parroquial, con derecho de elegir por voto popular un Cabildo, jueces parroquiales, procurador del Cabildo y tesorero; el alcalde lo nombraba el gobernador.7 Hatoviejo siguió considerado como distrito parroquial en los distintos reordenamientos, “hasta el gobierno de Tomás Cipriano de Mosquera, en el cual, por decreto nacional, se le consideró aldea del municipio de Medellín conservando la misma burocracia”.8 En 1883, se le llamó corregimiento y cambió el nombre por el de Bello. A dos años de haber sido sancionada la Constitución Nacional de 1886, la ley 149 de diciembre 03 de 1888 fue el último código sobre el régimen municipal expedido en el siglo XIX. Con

24

5 Rodríguez, Pablo. Cabildo y vida urbana en el Medellín Colonial. 1675-1730. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia, 1992, pp. 19-20. 6 Córdoba, Luis Miguel. De la quietud a la felicidad. La villa de Medellín y los procuradores del Cabildo entre 1675 y 1785. Bogotá: Instituto de Cultura Hispánica. Editorial ABC Ltda., 1998. 7 Aguirre, Guillermo. Bello en la división política. En: Bello Patrimonio Cultural. Alcaldía de Bello - Litomadrid, Medellín, 2003, p. 62 8 Ibíd., p. 62


esta Constitución de 1886, los Estados recibieron la designación de departamentos, los cuales fueron divididos en provincias con un prefecto en cada una de ellas, nombrados por el gobernador del Departamento.9 Según esta ley 149, el territorio sometido a la jurisdicción del alcalde constituyó con sus habitantes el Distrito o Municipio. La administración del municipio quedó a cargo del concejo municipal y la representación del mismo le correspondió al personero municipal. El prefecto, alcalde, tesorero y personero tenían voz pero no voto en las sesiones del Concejo. Le correspondió a éste la facultad de crear juntas para la administración de determinadas ramas del servicio público: juntas de caminos, higiene, educación, entre otras juntas; reglamentarlas y asignarle sus respectivas funciones. Según Saldarriaga y Villegas, en los principios del siglo XX: Bello se vio envuelto en la corriente de modernización que comenzaba a sentirse en el país. Por esos años, Colombia se abría paso a través de la sociedad agrícola y predominantemente rural hacia el mundo de la industria, la urbanización, el transporte y el comercio. El Valle de Aburrá fue uno de los ejes dinámicos de este proceso con el predominio de Medellín, la capital del Departamento, donde se consolidó la concentración de capital y centralización regional... No obstante, la aparente modestia de los municipios vecinos con respecto a Medellín, aquellos comenzaron a mostrar tempranamente gran dinamismo y, a pesar de algunos lazos de dependencia con la capital, manifestaron cierta autonomía en sus destinos.10.

En Medellín, de principios del siglo XX, ante la necesidad de formar un partido exclusivamente obrero, Alejandro López, ingeniero civil, en asocio con Libardo López y Nicolás Mendoza, fundaron en 1904, el periódico La Organización. En la tarea de crear el partido obrero, se subrayó “el origen popular de los candidatos, como en 1910, cuando el liberalismo reitera que Alejandro López, candidato a la Asamblea, es “hijo de artesanos”.11 En la primera década del siglo XX, Tomás Carrasquilla en su novela Grandeza (1910), describió a Bello con los siguientes términos: En medio de todo esto te diseminas tú; tú, la aldea arcadiana, de paredes blancas, techumbres oscuras y rojas cerraduras; el lugar soñado para el reposo y las meditaciones. Tu plaza verde, con avenidas de mangos, dijérase el liceo para una filosofía dulce y sencilla; costado sur, se alza tu iglesia, graciosa al par que grave llamando al espíritu a serenarse en su misterio ¡Cuántos habrán rezado para que no seas nunca un pueblo grande! Al frente tienes otra, no sé decirte si inconclusa o derruida, que reclama al pintor y al poeta y la tristeza y el ensueño y la sugestiones han hecho de ella su mansión dilectas. En sus contornos, por las faldas, por lo plano, en carreteras, en veredas, arriba, abajo, distantes, cercanas, juntas, dispersas, chozas, casas, granjas, quintas, villas, la imponente fábrica de la “Compañía de Tejidos”: la vida ¡salve!12

9 Vásquez Vargas, Claudia. Estructura de la Administración Municipal, Medellín Siglos XIX y XX. Secretaría de Educación y Cultura de Medellín. Imprenta Municipal, Medellín, 1997, p. 89. 10 Villegas, Hernán Darío y Saldarriaga, Carlos. Bello, Municipio a principios del siglo XX. En: Bello Patrimonio Cultural... 2003, p. 65 11 Melo, Jorge Orlando. La Política de 1904 a 1946. En: Historia de Antioquia. Editorial Presencia Ltda. Suramericana de Seguros, Bogotá, 1988, p. 145. 12 Carrasquilla, Tomás. Obras Completas. Tomo I, Medellín, Editorial Bedout, 1958, p. 311

25


Para celebrar el primer centenario de la Independencia de Colombia en Bello: “Desde 1908, los vecinos se organizaron y tuvieron una planeación, pero su mayor inconveniente fue la dependencia política y económica de Medellín, por ser una fracción de ella”.13 Por tal ocasión, Bello contó con una “Junta del primer centenario de la independencia” conformada por Manuel Desiderio López, cura del lugar y su presidente; Benjamín Pérez, Vicepresidente; Marco A. Posada G., el secretario; los vocales Jesús María Mejía, Abelardo Villa, Samuel Velásquez M., entre otros vecinos pudientes. Según Alejandra Díaz, esta pequeña Junta parecía un Cabildo. Estos integrantes de la Junta estaban en continua …comunicación con el Concejo de Medellín y tenían sus propios planes. Desde 1908 la Junta había pedido un auxilio económico al Concejo para sus proyectos, a pesar de la respuesta positiva al año siguiente el auxilio no había llegado. Así que los miembros de la Junta y algunos habitantes del lugar enviaron un memorial donde pedían nuevamente la colaboración de Medellín. La Junta ya tenía invertido en objetos para un bazar la suma de $3.500, el bazar tuvo lugar el 12 de enero de 1910 y lo ganado fue invertido en el proyecto de construcción de una fuente conmemorativa. Pero con eso no era suficiente, así que se hizo necesaria la ayuda de Medellín a la que pidieron $10.000”.14

Se presentaron algunas dificultades entre el Concejo de Medellín y la Junta de Bello: “la Junta con gran esfuerzo, hizo realidad la fuente. Esta obra fue construida por el señor Gonzalo Velásquez quien cobró la suma de $ 53.000 papel moneda, y por agregarle en la parte superior un busto del libertador”.15 Según Díaz, la fuente fue entregada el 17 de julio pero su inauguración se realizó el 20 julio de 1910. De la comisión nombrada por el Concejo de Medellín, solo uno visitó a Bello. El señor Clodomiro Ramírez, Personero Municipal, redactó un informe de suma importancia para la historia de Bello, además de hacer mención de las festividades, informó sobre algunas carencias del sector. Comentó que en la fracción se celebró una fiesta patriótica con el motivo de la inauguración de la fuente pública la que definió como: “una obra de arquitectura sobria y artísticamente construida. Un busto del libertador vaciado en cemento romano y de admirable parecido corona el monumento”.16 El Personero de Medellín, Clodomiro Ramírez, además de referirse a la conmemoración, aprovechó la ocasión para denunciar el estado precario en que se encontraban las escuelas públicas. Fue tal el descontento del comisionado que su reporte completo fue sobre quejas y denuncias, la mención sobre las festividades fue mínima dejando ver la gravedad del asunto. Se puede concluir, que: “Bello se encontraba en estado de abandono por parte de la administración Municipal de Medellín...”17 El abandono en que se encontraba Bello, y el interés de algunos hacendados,

26

13 Díaz, Alejandra. Primer Centenario, chimeneas y tiro al blanco. En: Huellas de Ciudad, Año X, Nº 12, abril de 2010, p. 94. 14 El Centenario Medellín, Nº 3, 1910, p. 6. Citado por Alejandra Díaz, Op.cit., p. 94. 15 Archivo Histórico de Medellín (A.H.M). Fondo Concejo, Serie Acuerdos, Tomo 288-1, Folios 95-96. También A.H.M. Serie Contratos, Tomo 288-11, Folio 432. Citados por Alejandra Díaz, Op.cit., p. 95. 16 A.H.M. Fondo Concejo. Serie Informes, Tomo 289 “Informe sobre conmemoración de fiestas patrióticas”, Folio 300, Citado por A. Díaz, Óp. cit., p. 95. 17 Díaz, Alejandra, Óp. cit., p. 96.


comerciantes e industriales de Medellín, que tenían propiedades, asiento y vínculo con Bello, hicieron posible iniciar en 1912, y culminar en 191318*, su autonomía como ente Municipal o Distrito. Como se verá en las páginas siguientes, las facultades otorgadas al Concejo Municipal de Bello, y sus condiciones de posibilidad revelan la complejidad de necesidades, problemas y tareas que debe y deberá afrontar el nuevo municipio, en las primeras décadas del siglo XX. Una parte de la historia de Bello, se puede comprender mediante la lectura, interpretación y conexión de los distintos aportes realizados por el Cabildo o Concejo Municipal. El proceso del paso de las ideas en Actas y Acuerdos, es visualizado o cristalizado en hechos y prácticas sociales, se vislumbra así el trayecto de “ordenar la casa” a mediados de 1913, hasta los mojones o acontecimientos urbanos o arquitectónicos de la ciudad incipiente, soñada y proyectada en un ejercicio civilizatorio de vida en sociedad: el paso de la aldea a Ciudad. Abordar las Actas y los Acuerdos del Concejo, desde 1913, es acercarse, y conocer una historia y literatura política. La historia centenaria del Concejo de Bello (1913-2013), está cifrada entre una historia institucional y política: la historia institucional contempla la conformación del cuerpo edilicio, sus estatutos internos o reglamento, el modus operandi del Concejo local, sus decisiones, elecciones y transformaciones, tanto en su composición como estructura interna, entre otros aspectos. La historia política del hemiciclo legislativo bellanita, expresa las formas de organización, composición, coaliciones, fricciones, maneras de expresión política, el impacto y recepción de la legislación y politización regional, departamental y nacional, además, de las tipologías y características políticas de los concejales locales. Bello, en este aprendizaje legislativo desde 1913, con la erección en Distrito o Municipio, en el marco de la Constitución de 1886, se perfila y encamina, con la Constitución Política de 1991, hacia una democracia participativa, una cultura política y de participación ciudadana, en una mejor ciudad en el siglo XXI: desarrollo y devenir de cien años de municipalidad.

18 * En 1913 el Gobernador Clodomiro Ramírez es quien sancionó la Ordenanza No. 48 (de 29 de abril) por la cual se erige en Municipio el corregimiento de Bello.

27


Acta de instalaci贸n del primer Concejo de Bello en julio de 1913. Foto: Iv谩n Puerta Archivo Centro de Historia de Bello.

28


Acta de instalaci贸n del primer Concejo de Bello en julio de 1913. Foto: Iv谩n Puerta Archivo Centro de Historia de Bello.

29


Acta de instalaci贸n del primer Concejo de Bello en julio de 1913. Foto: Iv谩n Puerta Archivo Centro de Historia de Bello.

30


Facsímil de documentos de los primeros concejos. Foto Archivo Centro de Historia de Bello.

Inicio de la experiencia municipal La Constitución de 1886 y el Régimen Político estipuló que las Asambleas Departamentales, mediante Ordenanzas, están autorizadas para crear y organizar los municipios y coordinar su administración. En efecto, la Ordenanza No 48 de 29 de abril de 1913, erigió en Municipio el corregimiento de Bello y estableció los límites con Robledo, San Cristóbal y San Sebastián, San Jerónimo, San Pedro, Copacabana, Guarne y Medellín. Ordenanza

31


que empezó a regir a partir del 01 de julio del corriente año, firmada por el Presidente de la Asamblea, Eduardo Zuleta, el Secretario, Salvador Ossa R., y sancionada por el Gobernador de Antioquia, Clodomiro Ramírez, además, con la firma del Secretario de Gobierno, Germán Berrío.19 Con el Decreto No 474 (9 de mayo) de 1913, la Gobernación de Antioquia fijó algunas reglas para la liquidación del Presupuesto de Rentas y Gastos de 1º de julio de 1913 a 30 de junio de 1914 y consideró la remuneración del Alcalde y Secretario del nuevo Municipio de Bello, a razón de $16 y $14, respectivamente.20 De manera anticipada, el Decreto Nº 310 (23 de mayo) de 1913, de la Gobernación de Antioquia, dispuso llamar a elección para “Concejeros Municipales” de Bello y señaló “el domingo 06 de julio del presente año para que tengan lugar las votaciones para Concejeros Municipales...”. Además, precisó que: En tales elecciones se votará en cada Municipio por cinco Concejales principales y cinco suplentes, por no haber censo aprobado y ser éste el mínimo señalado en el artículo 18 de la ley 42 de 1905, observando lo dispuesto en los artículos 45 del Acto Legislativo Nº 3 de 1910 y el 33 de la ley 43 ya citada... Los gastos que ocasionen estas elecciones serán a cargo del nuevo Municipio. Firmado en Medellín, el Gobernador, Clodomiro Ramírez. El Secretario de Gobierno, Germán Berrío.21

Roberto López de Mesa. Foto Benjumea 1913. Presidente del primer Concejo de Bello. Archivo Javier Arboleda

32

19 Antioquia. Gaceta Departamental. Época 1º. Año III, Nº 518. Medellín, 20 de mayo de 1913, p. 3070 20 Ibíd., pp. 3119-3121. 21 Gaceta Departamental. Año III. Nº 527. Medellín, 3 de junio de 1913, p. 3143


El Concejo de Bello En Bello, resultaron electos el 06 de julio de 1913, los concejales Roberto López de Mesa, Samuel Velásquez, Clímaco Callejas, Rudecindo Mejía y José Isaac Zapata. Según el acta de instalación del 12 de julio de 1913, estos concejales principales, reunidos en el salón designado de la Casa Consistorial, constituidos en Junta Preparatoria, presidida por Clímaco Callejas y como Secretario accidental Samuel Velásquez, declararon al señor Roberto López de Mesa como su Presidente “el cual prestó el Juramento legal ante los demás miembros y estos ante aquél”. Rudecindo Mejía fue elegido Vicepresidente; Jesús M. Correa, Secretario en interinidad. Así constituido el Concejo, se procedió a nombrar al Señor Guillermo López Mesa, como Juez Municipal; Gabriel Zapata, Tesorero de Rentas Municipales; el médico Luis Arango (22*) Personero Municipal y Tomás Zapata, suplente del Personero. El Presidente. Roberto López Mesa El Vicepresidente. Rudecindo Mejía El Vocal. Samuel Velásquez El Vocal. Juan Clímaco Callejas El Vocal. José Isaac Zapata. El Secretario interno. Isaac González S.23 La reforma institucional a fines del siglo XIX definió la composición, atribuciones y esferas de la acción de los concejos municipales. Se dispuso, en este sentido, que los concejos fueran Integrados por siete vocales, en Bello fueron cinco concejales, por no haber censo electoral aprobado, elegidos por el sufragio de las personas que tuvieran la calidad de ciudadanos; es decir, los varones mayores de veintiún años, exentos de acusación judicial y que tuviesen algún oficio conocido. La Corporación Municipal trabajaba por comisiones encaminadas a velar por la instrucción pública, las obras públicas, las cuentas y las solicitudes de los ciudadanos.24 La Constitución de 1886 estableció en su Artículo 199: Corresponde a los concejos municipales ordenar lo conveniente, por medio de acuerdos o reglamentos interiores, para la administración del Distrito; votar, en conformidad con las ordenanzas expedidas por las asambleas, las contribuciones y gastos locales; llevar el movimiento anual de la población; formar el censo civil cuando lo determine la ley y ejercer las demás funciones señaladas...25

22 * El Personero Municipal, Luis Arango, renunció a los 20 días y fue reemplazado por el Sr. Abelardo Villa T. 23 Archivo Histórico de Bello (A.H.B). Actas del Concejo. Acta de Instalación, julio 12 de 1913 24 Ortiz Mesa, Luis Javier. Política, Cabildo y Ciudad, 1850-1910. En: Historia de Medellín, Vol. 1. Medellín: Suramericana de Seguros, 1996, pp. 192 y ss. 25 Restrepo Piedrahita, Carlos. Constituciones Políticas Nacionales de Colombia. Bogotá: Panamericana, 1995, p. 383

33


El Artículo 200, estableció que el Alcalde “era un subalterno, ‘agente’ del gobernador, y todas las disposiciones del orden municipal eran sencillamente una reglamentación y adecuación en el ámbito local de lo dispuesto por la asamblea”.26 El marco jurídico y legal que circunscribía la dinámica de los concejos, sufrió una modificación con la Reforma Política de 1910 impulsada por el presidente Carlos E. Restrepo (1867-1937), que estableció la participación directa de todos los ciudadanos que fueran varones mayores de veintiún años, que estuvieran exentos de acusación judicial o que tuvieran algún oficio conocido en la elección de los concejeros municipales.27 Además, se dispuso que los concejos municipales debieran promulgar acuerdos para la administración del Distrito, aunque tales “reglamentos interiores” debían estar en conformidad con la Constitución, la ley y las ordenanzas expedidas por las asambleas. Estos cambios enunciados, fueron complementados con la ley del 4 de agosto de 1913, por la cual dictó una jurisprudencia nueva en lo referente al régimen municipal, enfocada a la organización y atribuciones de los concejos municipales. De esta Ley se resalta que se incrementa el número de concejales. El Artículo 159 reza: En los municipios que tengan menos de tres mil habitantes el Concejo se compondrá de cinco miembros; en los que tengan de tres a cinco mil, de siete; en los que tenga de cinco a diez mil, de nueve; en los de diez a veinte mil, de once; en los de veinte a cincuenta mil, de quince; en los de cincuenta a cien mil, de diez y siete, y en los demás de cien mil, de veinticinco.28

En consecuencia, y dada la ausencia del censo electoral, en 1913, el Concejo Municipal de Bello, estuvo compuesto por cinco concejales principales y cinco suplentes. En reunión del Concejo, el 17 de Julio, los ediles nombraron Juez Municipal 1° y 2° suplentes al señor Emilio Bustamante para suplente 1° y el señor José Manuel Velásquez para suplente 2°. También se nombró a los miembros de la Junta Municipal de Caminos:

Principales: Suplentes: Romualdo Velásquez Concilio Baena Julio Sosa Manuel M. Velásquez José A. Gutiérrez Juan B. Hoyos

Por unanimidad e interinidad fue nombrado Secretario del Concejo al señor Isaac González S. Así mismo, se dio lectura al Proyecto de Acuerdo sobre Rentas y Gastos, presentado por el señor Alcalde Samuel Castrillón. El Presidente, Roberto López Mesa. El secretario, Isaac González.29

34

26 Ibíd., p. 384 y ss. 27 Acto legislativo Nº 3, de 31 de octubre de 1910, reformatorio de la Constitución Nacional. En: Restrepo Piedrahita, Carlos. Constituciones Políticas Nacionales de Colombia. Op.cit., p. 424. 28 Leyes expedidas en 1913. Bogotá: Imprenta Nacional, 1914. 29 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [2], 17 de julio de 1913


El Presupuesto de Gastos para el segundo semestre de 1913, fue aprobado.30 El Concejo estableció el Presupuesto de Rentas en dos mil novecientos cincuenta y cuatro pesos ochenta centavos ($2.954.80 oro), para el segundo semestre de 1913.

El sueldo del Alcalde Municipal $25 mensuales (31*) El sueldo del Secretario de la Alcaldía $19 mensuales El sueldo del Secretario del Concejo Municipal $5 mensuales32

El 28 de julio, en el recinto del Concejo, “se procedió a la lectura de un pliego enviado por el señor Luis Arango A, haciendo la renuncia del empleo de Personero Municipal que fue aceptada nombrándose en reemplazo al señor Abelardo Villa disponiendo sí para este empleo se le retirara el sueldo que antes se le había asignado quedando ad honoren”. Además, se dio lectura a un memorial del 20 de julio de 1913, presentado por el Secretario del Jurado Electoral señor Jesús M. Mejía “lo mismo que los recibos que acreditaban los gastos eleccionarios ocurridos en las Elecciones del seis de julio de mil novecientos trece fue aprobado se le pasará a dicho peticionario la cantidad de $2,50 oro...”33 El 4 de agosto de 1913, los H.H. Concejales negaron “el sueldo solicitado por el Sr. Personero” y se aprobó “el aseo de la población señalando el día de barrida el lunes de cada semana”.34 En el acta de 6 de agosto, en relación con las barridas de las calles, “se estableció como pena para el que no cumpla esa obligación, por cada falta en que incurran la cantidad de veinte centavos oro ($ 0,20)”.35 En el memorial enviado por el Secretario del Jurado Electoral de Bello, Sr. Jesús M. Mejía, al H. Concejo Municipal, justificó: Como al instaurarse el Jurado Electoral aún no se había votado suma alguna para gastos eleccionarios en la votación para Concejeros Municipales no había fondos de qué disponer para atender a aquel urgente trabajo, el suscrito en su calidad de Secretario de dicho Jurado con autorización de los miembros que lo componían, suministró todo lo necesario, no solamente para útiles de escritorio del Jurado dicho, sino también los que fueron precisos e indispensables para el Jurado de Votación... Presentaré los comprobantes necesarios al reconocérseme la cantidad de mil pesos ($1000) a que ascienden a los gastos hechos... Bello, 20 de Julio de 1913. Jesús Mejía.36

30 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [3], 19 de julio de 1913 31 * Según el Acuerdo Nº 2 el 11 de septiembre de 1913, se le aumentó a $29 mensuales el sueldo del Alcalde Municipal 32 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 1 de 21 de julio de 1913. 33 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [5], 28 de julio de 1913 34 A.H.B. Actas del Concejos. Acta [6], 4 de agosto de 1913 35 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [7], 6 de agosto de 1913 36 A.H.B. Legajo memoriales enviados al H. H. Concejo Municipal 1913

35


Facsimil de documentos de los primeros Concejos. Foto Archivo Centro de Historia de Bello.

Junta Municipal de Caminos Creada a partir de la Ordenanza Nº 34 de 1912. Orgánica de Caminos, que tenía por función la apertura, mantenimiento, ornato, tributos y contrataciones para el funcionamiento de caminos. Con la conformación de los miembros de la Junta Municipal de Caminos, el 17 de julio de 1913, según el Acta de Instalación de esta Junta, se nombró a Samuel Velásquez, Secretario-Tesorero de la misma, además, se le asignó un sueldo de quince pesos oro ($15) mensuales. Se solicitó un local para reuniones de la Junta al Concejo Municipal.37 Doce días después, el Presidente de la Junta de Caminos, Romualdo Velásquez, le comunicó al Concejo Municipal, que el Secretario-Tesorero de la Junta Samuel Velásquez, renunció, y para su reemplazo se nombró al señor José Isaac Zapata. Se convino también, en asignarle al Secretario-Tesorero “el honorario del diez por ciento del capital recaudado…”38

36

37 A.H.B. Junta de Caminos. Acta de Instalación, septiembre 10 de 1913 38 A.H.B. Junta de Caminos, septiembre 22 de 1913.


El Concejo Municipal procedió a la elección de los miembros de la Junta de Caminos, para el período anual que inició el 1° de septiembre de 1914, siendo elegidos los señores Abelardo Villa, Lisandro Uribe y Ponciano González. Como suplentes resultaron electos: Zacarías Beltrán, José M. Velásquez y Antonio Arroyave.39 En la visita practicada en la Secretaría del Concejo Municipal, por el Visitador Fiscal Joaquín Vieira G, en diciembre de 1914, este empleado, dijo: …me parece muy reducida la contribución de caminos que se repartió para 1915... Y por lo mismo me permito escitar (sic) al Honorable Concejo Municipal para que autorice a la Junta Mpal. de Caminos para repartir la contribución personal subsidiaria, si es que quiere que las vías públicas del Dto. se mantengan en buen estado. Este Municipio de reciente creación requiere un esfuerzo unánime y patriótico de parte de todos sus vecinos para hacerlo prosperar. No es justo que unos pocos hombres de mediana comodidad sostengan las vías públicas que a todos interesan y todos necesitan. Uno o dos días de trabajo en el año, en beneficio de los Caminos, no es carga demasiado gravosa, máxime cuando se ejecuta en la vía que a cada cual interesa. Me satisface la Organización que se le va dando al Municipio, y de seguro que prosperará, pero vuelvo a repetirlo, a ello deben contribuir proporcionalmente todos sus habitantes...40

En marzo de 1915 el Presidente del Concejo de San Jerónimo, José Vicente Valderrama, le envió a su homólogo del Concejo Municipal de Bello, un comunicado donde le expone la importancia del camino “El Tigre” de San Jerónimo y los caminos que pasan por “El llano de Ovejas” y “La Delgadita” de Bello, “hasta llegar a la Estación de Bello en el Ferrocarril de Antioquia”. La intención del señor José Vicente Valderrama era aunar para que el Departamento de Antioquia, mediante la Asamblea Departamental, declarara estos caminos como “Departamentales”.41 De nuevo, el Presidente de la Junta Municipal de Caminos, Juan B. Tobón, le informó al Concejo del Distrito, que “el Secretario de esta Junta hizo renuncia irrevocable siempre que no se le reconociera la cantidad de cinco pesos oro ($5) mensual como sueldo; y como no hemos podido encontrar quien se haga cargo del expresado empleo, queremos que el H. Concejo emita su voto en el presente caso, el cual consiste en dejar que siga en su empleo el ex Secretario con la suma arriba dicha, o que esta se refunda a la Tesorería de Rentas”.42 Así, el 25 de noviembre de 1915, el Concejo bajo la Presidencia de Teódulo Velásquez, aprobó el plan de caminos Municipales y asignó: “para el camino de ‘La Delgadita’ 110 pesos... Para el de Potrerito 1,50. Para el de Tierradentro $65...”43 39 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 32 de 28 de agosto de 1914. Mediante oficio de octubre 22 de 1914,

el Presidente de la Junta Municipal de Caminos, Ponciano González, “le comunico al Presidente del Concejo Municipal, que ante la renuncia irrevocable del señor José Isaac Zapata del empleo Secretario - Tesorero de la Junta Mpal. de Caminos, fue nombrado al señor Abelardo Villa el cual acepto”. (A.H.B. Oficios enviados al Concejo. Bello, octubre 22 de 1914). 40 A.H.B. Libro visitas practicadas en la Oficina del Concejo Municipal de Bello. Acta N° 1, 11 de diciembre de 1914.

41 A.H.B. Correspondencia del Concejo de Bello. Comunicado. Marzo 3 de 1915. 42 A.H.B. Correspondencia del Concejo de Bello. Oficio, noviembre 17 de 1915. 43 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 46, 25 de noviembre de 1915.

37


Al fondo Casa Consistorial. Foto Benjumea 1927. Archivo Javier Arboleda

Casa Consistorial La casa consistorial, como se llamó a la sede del gobierno, fue una construcción en tapia y madera. En el debate dado en la Asamblea para erigir el Municipio de Bello —1912— se adujo que esa vieja construcción tenía buen terreno para levantar una sede principal y duradera.44 Esta sede de la Alcaldía, localizada en la plaza principal de Bello, edificio que se construyó a mediados del siglo XIX, albergó también la Escuela Urbana de Varones.45 En noviembre de 1913, se ventiló en el Concejo municipal la proposición del Presidente de la Corporación edilicia, Carlos E. Franco: “la consecución de un local que sirviese de Consistorial para así ampliar más el local que sirve de enseñanza a los niños y sometido a la consideración de todos los miembros fue negado por falta de fondos y en tal caso que se prescindiera de ello por los últimos meses que falta para el término de la vigencia de 1913...”46 Por medio de un Oficio, el Director General de Instrucción Pública, Pedro Betancourt, le comunicó al Sr. Presidente del H. Concejo Municipal de Bello, que si se tiene: “determinado ceder para la Escuela de Varones de esa población, el local que hoy sirve para Alcaldía, 44 A.H.A. República. Creación de Distritos. 1908 tomo 2756. documentos 2 y 4 de 1913. Citado por Aguirre, Guillermo. En: Bello Patrimonio Cultural. 1913. Área Metropolitana. Talleres de Lito Madrid, tercera edición, Medellín, 2003, p. 47. 45 Ibíd., p. 116. 46 A.H.B. Actas de Concejo Municipal de Bello. Acta [2] de 5 de noviembre de 1913. Dos días después,

38

el Presidente del Concejo, Carlos Franco, ofreció regalar la casa para Consistorial, hasta tanto que el Concejo se hallara en posibilidad de poderla pagar”. Este ofrecimiento fue negado... (Acta [3] de 7 de noviembre de 1913.


contiguo a dicha Escuela, con el fin de que ésta adquiera las proporciones que necesita, dado el aumento del personal habido en los últimos tiempos, pero que el Concejo desea a la vez indemnizar el Municipio tomando la cantidad de doscientos pesos oro ($200) que existen en el Tesoro de propiedad de la I.P. [Instrucción Pública]...”47 El 28 de noviembre, los concejales principales Carlos Franco y Teódulo Velásquez y los suplentes: Julio Sosa y Emilio Bustamante, aprobaron por unanimidad los términos del Oficio Nº 1996 de la Dirección General de Instrucción Pública, con la siguiente aclaración: “como al destinar el local que ocupa la Alcaldía se necesita de otro que lo sustituya, esta Corporación acordó por mayoría la consecución de otro y que ojalá se encontrara otro en que se pudieran refundir todas las oficinas públicas del Municipio, y para tal fin, fue propuesto como Casa Consistorial, la que posee en esta población el señor Francisco M. Jaramillo y para que se impusiera de las condiciones de arriendo vistas las que ofreciera el Señor Personero Mpal, fue comisionado el suscrito Secretario [Jesús M. Mejía] de esta Corporación...”48 En febrero de 1914, el Presidente del Concejo, Carlos E. Franco y los concejales suplentes: Emilio Bustamante, Ponciano González, Nicolás Sarrazola y Julio Sosa, aprobaron “el acta de la sesión anterior con la modificación siguiente: el numeral en el contrato de la venta de la casa para Consistorial de la Sra. Restrepo de Zapata fue aprobado como consta en el Documento, empezando el plazo el 17 de enero de 1914”. Enseguida se autorizó al Señor Personero Municipal para proveer las oficinas públicas, entre ellas el Concejo Municipal, recibirá “ocho taburetes, un pupitre y una mesa...”49 El Personero Municipal del Distrito, Luis Ma. Agudelo50* autorizado por el Concejo de Bello y Dolores Restrepo de Z., celebraron el contrato, por el cual la Sra. Restrepo de Z. vende al Distrito “una casa de tapias y tejas con su correspondiente solar y demás anexidades, usos, costumbres y servidumbres; situada en la plaza de esta población...”. El precio de la venta fue de $1500 oro inglés.51 Esta casa con su solar, colindaba con el solar de la iglesia nueva en construcción. Como se ve, la intención era la de ampliar la Casa Consistorial. Para tal efecto, se mandó hacer el avalúo del edificio perteneciente al Distrito, consistente en dos piezas que sirven para la oficina de la Alcaldía y cárcel pública. Los peritos lo avaluaron en $400 oro. De igual forma, el Concejo presidido por Samuel Velásquez, y los concejales Teódulo Velásquez, Julio Sosa, Nicolás Sarrazola y Emilio Bustamante, autorizaron en abril de 1914, al señor Personero “para que contrate varias mejoras en la casa municipal”.52 Según la documentación recabada en el Archivo Histórico de Bello, en Acta del Concejo: “se leyó otro contrato [entre el Personero y Ponciano González, Concejal suplente] para los trabajos que allí se enumeran y que debe de ejecutar en la Casa Municipal, fue aprobado con algunas modificaciones...”53 47 A.H.B. Correspondencia del Concejo de Bello. Oficio N° 196, 14 de noviembre de 1913. 48 A.H.B. Actas del Concejo Municipal de Bello. Acta [11] de 28 de noviembre de 1913. 49 A.H.B. Actas del Concejo Municipal de Bello. Acta N° 6 de 2 de febrero de 1914 y Acta N° 9 de 12 de febrero de 1914. 50 * Padrino de bautizo de la líder obrera Betsabé Espinal, en 1896. Archivo de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario. 51 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 5 de 12 de febrero de 1914. 52 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 17 del 13 de abril de 1914 53 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 18 del 21 de abril de 1914

39


El personero municipal, Luis María Agudelo, se quejó en mayo 10 de 1914, ante el Concejo, por la mala dotación de las oficinas públicas, y de la falta de muebles en ellas. El agente de Ministerio Público pedía solución ante “el descuido y desaseo de la Casa Consistorial... Y el reclamo y queja del vecindario”. En el aspecto del aseo de la Casa Municipal y sobre el comportamiento de algunos empleados, en el Concejo: “se leyó una nota del Personero en la que se queja del desaseo en que se encuentra la Casa Mpal, y de otras incorrecciones en la Administración, y se resolvió: Ordenase al Personero realice una visita en las oficinas Municipales e informe a este Concejo, lo mismo que de la conducta de los empleados”.54 En julio de dicho año, el Secretario del Concejo, Rudecindo Mejía, ofreció su oficina particular para las reuniones del Concejo: “en vista de los inconvenientes que presentan tales reuniones en la oficina de la Alcaldía...”. Este ofrecimiento no fue aceptado, en cambio el Concejo resolvió: “ordenar al Sr. Personero, que a la mayor brevedad contrate la unión, compostura y tapizada de las dos piezas últimas que existen en el primer patio de la Casa Mpal...”. Lo anterior, bajo las indicaciones del Presidente del Concejo, Samuel Velásquez, quien además, pidió: “conseguir mesa, estante y seis sillas para amoblar este salón. Para conseguir los muebles recibirá instrucciones del Srio del Concejo...”55 En agosto, el Concejo, bajo la presidencia del Concejal Samuel Velásquez: “se ordenó numerar las piezas de la Casa Mpal. y distribuirlas así: N° 1 La Alcaldía donde está. N° 2 El Concejo, la que ocupa hoy el Juzgado N° 3 El Juzgado en la que ocupa hoy la Junta de Caminos. N° 4 Esta [la Junta de Caminos] en la oficina contigua...” Además, en la Casa Consistorial se encontraba la Cárcel del Distrito (56). Según el informe del Visitador Fiscal Joaquín Vieira G, en diciembre de 1914, hizo un balance de las actividades, acuerdos, 47 sesiones, recomendaciones y obras de consultas disponibles en El Concejo de Bello. De este cuerpo edilicio, dijo: “hasta hoy no hay local destinado para el Concejo. Debe proveerse de local y mobiliario a la mayor brevedad”.57 El 28 de mayo de 1915, el nuevo Visitador General C. Tolosa, aunque encontró todo bien organizado lo dispuesto por el anterior Visitador, se maravilló del estado de la Escuela de Varones de la localidad, al final del informe, sugirió construir: “un lugar para coso, que no sea el que actualmente tiene en el solar de la Casa Consistorial, pues no se oculta al Concejo, el peligro que se puede presentar por la infección del local...”.58 54 55 56 57

40

A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 23 de junio de 1914 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 27, de julio 23 de 1914

A.H.B. Actas del Concejo. Acta N° 29, de agosto 3 de 1914 A.H.B. Libro de visitas practicadas en la Oficina del Concejo Municipal de Bello. Acta Nº 1 de 11 de noviembre de 1914

58 A.H.B. Libro de visitas practicadas en la Oficina del Concejo Municipal de Bello, 28 de mayo de 1915


En la Casa Consistorial se habilitó también la Oficina del Juzgado Municipal, el “hombre de pro”, el médico Luis Arango A., les envió un oficio a los Miembros del Concejo, en los siguientes términos: Me permito solicitar a H.H. se sirvan dictar las medidas conducentes a fin de obtener para el Despacho de Juzgado una pieza capaz y digna de la importancia que se merece tal autoridad; porque la que hoy ocupa —valga la verdad— es un calabozo de la Consistorial cosa que afecta la dignidad de un Distrito que tiene elemento de vida y de prosperidad. El Sr. Personero dará cuenta del estado de absoluta pobreza interior de las oficinas, miseria que se acentúa más en la del Juzgado, donde apenas hay unos taburetes prestados por un particular, una mesa más que inútil y un estante que se mantiene en el suelo por su económica construcción. El suscrito se permite manifestar al Concejo, que si es que el Tesoro se halla en estado de pobreza, no tiene inconveniente en ayudar al pago de los alquileres de una pieza, que es de rigor para poder tener Administración de Justicia; así como es necesario que se provea de muebles y libros de derecho de que hoy carece casi en absoluto...59

Dos años después, en la Alcaldía de Gabriel Zapata R., el Concejo Municipal, bajo la Presidencia de Lázaro Cadavid S., destinó $12 oro para el arreglo del archivo de la Alcaldía.60 En 1922, durante el período del Alcalde Julio Escobar J., el Concejo del Distrito, acordó “la suma de $500 oro para atender a los gastos que demande la reforma y reparación de la Casa Consistorial...”61 Mediante el Acuerdo N° 30, el Concejo Municipal presidido por Bernardo Jaramillo V., votó “mil pesos oro ($1000) para atender a los gastos que demande la terminación de las reparaciones y mejoras de la Casa Consistorial...”62 El Concejo de Bello, considerando que el edificio que sirve de Casa Consistorial no es apropiado para el funcionamiento de las oficinas públicas, acordó: La venta en pública subasta del edificio que sirve de Casa Consistorial, situado en esta población y comprendido por estos linderos: Por el frente, con la plaza pública, por un costado, con el nuevo Templo en construcción; por el otro costado, con la Escuela Elemental de Varones y propiedades de Nicolás Sarrazola e Ignacio Ramírez; y por atrás, con propiedad del mismo Sr. Ramírez...

En este Acuerdo, aparece el parágrafo: “la venta se llevará a efecto, previa autorización de la Gobernación y con sujeción a las prescripciones de los artículos 204 y siguientes de la ley 4a de 1913 y 13 de la ley 71 de 1916...”. Se estipulaba, además, que: “el edificio que actualmente presta en servicio a la Escuela de niños y es uno de los bienes comunes del Distrito, se destina para Casa Consistorial donde puedan tener buena cabida las oficinas y cárcel Municipales, en reemplazo del que hoy existe...”63 Así empezó una tensión entre la Alcaldía de Bello y la Gobernación de entonces, en la Administración de Ricardo Jiménez Jaramillo. En un oficio enviado por el Personero Municipal de Bello, Jesús María Duque, al Señor Gobernador del Departamento con fecha 2 de octubre de 1926, se lee: 59 60 61 62 63

A.H.B. Oficios enviados al Concejo. Bello, septiembre 1 de 1915

A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 16 de 8 de mayo de 1917 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 25 de 14 de septiembre de 1922 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 30 de 11 de noviembre de 1922 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 49, agosto 9 de 1926

41


En cumplimiento del Artículo 12 de la Ley 71 de 1916, doy a Ud. muy respetuosamente, el siguiente informe: las ventas que trata el Acuerdo N° 49 de agosto del presente año, son de gran utilidad pública, por las razones que contienen los considerandos del mismo Acuerdo, los cuales adiciono en la siguiente forma: 1° El edificio que sirve de Casa Consistorial, es completamente impropio para tal fin, por la suma estrechez de la oficina, y porque carece de los apartamentos suficientes para las oficinas en general, motivo por el cual hay que apelar a arrendamiento de locales caros, mal situados y también impropios; a medida que el Distrito va adquiriendo mayor desarrollo, se va palpando más y más la urgente necesidad de construir un edificio adecuado y capaz, y por ello, la loable resolución del H. Concejo, consignada en el Artículo 1° del Acuerdo 49 mencionado; 2° El edificio donde funciona actualmente la Escuela Elemental de Varones de la Cabecera, tampoco es adecuado, los salones son antihigiénicos y antipedagógicos, no tienen apartamento de recreación, motivo por el cual los niños tienen que recrearsen (sic) en la plaza pública, con muchísimo peligro por el tránsito de vehículos; el local no tiene medio de mejorarlo para este fin, pero sí se puede conseguir un lugar más adecuado y aún aconsejado por los inspectores, para levantar un edificio que reúna las condiciones necesarias, porque el predio que fue comprado en años pasados para este mismo fin que es el mismo de que trata el Art 3º de este Acuerdo, tampoco es propio porque es mucho el desnivel que tiene y, por consiguiente, el edificio quedaría con parte subterránea, antipedagógico y costosísimo. Considero que en la actualidad, le es más fácil al H. Concejo por medio de las aludidas ventajas, evitarle al Distrito inconvenientes sucesivos, construyéndole edificios adecuados, que constituyen irrefutablemente mejoras públicas...”64

El Alcalde de Bello, Samuel Estrada, estaba completamente identificado con la posición del Personero Jesús Ma. Duque... Sin embargo, tres años más tarde, el mismo Personero, Jesús Ma. Duque celebró un contrato con el señor Alfonso Zapata, urbanista y hombre político de la localidad, contrato avalado por el Concejo, mediante el Acuerdo N° 73: …Zapata vende al Distrito una casa de tapias y tejas ubicada dentro del área de esta población y que tiene estos linderos: “Por el frente con la calle de Santander; por detrás, con propiedad de la parroquia de Bello; y por un costado, con Don Ignacio Ramírez y la parroquia, y por el otro costado, con la casa que destinará el Municipio para Casa Consistorial la cual es de su propiedad. La venta de la casa fue de tres mil quinientos pesos oro de contado ($3.500).65

El Presidente del Concejo era Horacio Cárdenas R: y el Alcalde Jesús M. Monsalve M. Antes de pasar a describir el desarrollo de la Plaza Principal o Parque de Bello, y de anotar algunos pormenores en la construcción y evolución del Palacio Municipal, se hará una reflexión acerca de la historia del Concejo Municipal de Bello, durante el período 1913-1929.

42

64 A.H.B. Oficios enviados por el Concejo. 2 de octubre de 1926. En una foto de la “Fiesta de los obreros” de 1927, se puede leer en el letrero “Casa Consistorial. Alcaldía” (Ver: Bello Patrimonio Cultural... p. 71) 65 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N° 73 de 7 de marzo de 1929


Facsimil documento Concejo de Bello 1913. Foto Ivรกn Puerta. Archivo Centro de Historia de Bello

Fragmento de Acta del Concejo de Bello de 1929. Foto Archivo del Centro de Historia de Bello

43


3. Alumbrado, degüello, mejoras y primeras reglas El Concejo de Bello en el periodo 1913 - 1929 El Concejo Municipal es una corporación administrativa de elección popular, cuya existencia y atribuciones están contenidas en los Artículos 196 y 197 de la Constitución Nacional de 1886. Todo Concejo está conformado por el presidente, un vicepresidente y un secretario, además de los vocales. El presidente del Concejo preside las reuniones, convoca a sesiones ordinarias y extraordinarias cuando hay asuntos importantes de que tratar, y está autorizado, fuera de las sesiones de la Corporación edilicia, “sustanciar los negocios de su competencia, mandar expedir copias, y pasar a la comisión los asuntos particulares y las comunicaciones oficiales”.66 El secretario lleva “el libro de actas y los demás que determinen las ordenanzas y acuerdos respectivos, o que ordene el presidente”, y además, sirve de medio de comunicación de la entidad legislativa municipal con las demás corporaciones, empleados públicos y particulares, también cita a los Concejales a las sesiones respectivas.67 El período del secretario y del suplente de este es el mismo de los Concejales, es decir, de dos años. En muchos casos, modificado o ratificado por los Estatutos de cada cuerpo edilicio o Concejo. A modo de ilustración, el período del Alcalde, para la época investigada (1913 - 1929) en este apartado, es de un año, a partir del 1° de enero siguiente a su designación y puede ser renombrado. En resumen, la estructura Jerárquica del Municipio estaba conformada por: el Concejo Municipal, el Personero y el Alcalde. Este último, era el representante directo del Gobernador y también, una cuota importante de participación burocrática que tenía el partido de gobierno en la localidad. El Alcalde sanciona, promulga y ejecuta los Acuerdos que emite el Concejo respectivo. Al Concejo se le otorga el poder para incidir en el destino de la ciudad, mediante la puesta en marcha de los proyectos de acuerdo y acuerdos que propendan por el desarrollo social, económico, urbanístico, cultural de la comunidad y de la ciudad.68 En consecuencia, el Concejo estuvo conformado por miembros de la elite local, vinculación que tuvo la función de darle orden, organización y proyección a la naciente localidad de Bello. La ciudad será una referente de la modernización de la región y del país. Por lo tanto, la historia del Concejo Municipal de Bello, se emparenta y conecta con la historia urbana de la Municipalidad. Según el historiador del Carlos Saldarriaga: “Desde la erección como Municipio en 1913, el liderazgo político en la localidad fue ejercido por miembros de familias cuyos ancestros habían ocupado secularmente el poblado...”

44

66 Galvis Gaitán, Fernando. El Municipio Colombiano. Editorial Temis, S.A., Bogotá, 1985, p. 47. 67 Ibíd., p. 48. 68 El Concejo de Medellín, protagonista de la capital antioqueña 1900-1999. García Estrada, Rodrigo de J. (coordinador General). Instituto Tecnológico Metropolitano. Editorial Marín Vieco Ltda. Medellín, 2000, ver “Prólogo”, p. 15.


Entre los Jefes políticos que surgieron en la localidad de Bello, desde las primeras décadas del siglo XX, se distinguen algunos propietarios de tierra urbana y algunos comerciantes.69 Estos antiguos pobladores, adscritos a los partidos conservador y liberal, “se ganaron el prestigio desempeñando los altos cargos del gobierno local y proveyendo los pocos empleados y obreros requeridos en el sector público. El ejercicio de los cargos los hizo notables y captaron las simpatías políticas de los pobladores”.70 Acorde al Régimen Político y Municipal, la representación del Municipio corresponde al Personero. Los miembros del Concejo y su número, corresponden y están en relación con el número de habitantes de cada Municipio. En correspondencia a este Régimen Municipal: El Prefecto, el Alcalde, el Tesorero, y el Personero Municipales, Inspectores de Instrucción Pública, Médicos oficiales, Ingenieros Municipales y Presidentes de Juntas de Beneficencia tienen voz, pero no voto, en las sesiones del Concejo, y pueden presentar proyectos de Acuerdo en los asuntos de su ramo.71

69 Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: Municipio de Bello 1950 - 1970. Tesis de Historia. Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín, 1995, p. 170 70 Ibíd., p. 170. 71 Rodríguez Piñeres, Eduardo. Constitución y Códigos de Colombia. Editorial Cromos Librería Americana, tercera edición, Bogotá, 1935, p. 700.

45


Facsímil Presupuesto de Rentas de 1913. Foto Archivo del Centro de Historia

Atribuciones de los Concejos

46

Primero, elaborar el Presupuesto de Rentas y Gastos; segundo, Imponer contribuciones para el ejercicio y servicio municipal; tercero, nombrar Jueces, Personero y Tesorero Municipales; cuarto, crear empleos y cargos para el servicio municipal; quinto, Conformar la Policía; sexto, señalar penas y castigos a los que infrinjan los Acuerdos; séptimo, velar por la mejora, moralidad y prosperidad del Municipio; octavo, llevar el movimiento [estadístico] de la población y formar el censo civil, y noveno, Reglamentar el repartimiento de terrenos comunales, entre otras atribuciones.


Acuerdos del Concejo. Período 1913 - 1929 (síntesis) Año 1913 (últimos seis meses) Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

1

Presupuesto de Rentas y Gastos

Roberto L. Mesa

Samuel Castrillón

2

Adición al Acuerdo N° 1 (Sueldo del Alcalde)

Roberto L. Mesa

Samuel Castrillón

3

Arreglo de la “calle Abajo”

Roberto L. Mesa

Samuel Castrillón

4

Sueldo del Secretario del Concejo

Roberto L. Mesa

Samuel Castrillón

6

Contrato Empréstito (Préstamo) del Ferrocarril de Antioquia al Municipio. Arreglo “calle Abajo que conduce a la Estación del Ferrocarril”

Carlos E. Franco

Roberto Peláez

Año 1914 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

1

Presupuesto de Rentas y Gastos

Teódulo Velásquez

Roberto Peláez

5

Contrato compra de casa (para Casa Consistorial)

Carlos E. Franco

Roberto Peláez

17

Creación del puesto Médico Municipal

Samuel Velásquez

Félix A. Duque

Año 1915 Número 9

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Crédito a favor del Médico Luis Arango

Alcalde de Bello

Carlos E. Franco

Año 1916 Número 22

Título del Acuerdo (Tema) Alumbrado Público. Contribución Directa Municipal

Presidente del Concejo Teódulo Velásquez

Alcalde de Bello Germán Arango

47


Año 1917 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

2

Adicional a Presupuesto de Gastos

Lázaro Cadavid

Germán Arango

7

Contrato venta lote para Matadero Público

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

8

Venta de Terreno para Matadero Público

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

9

Creación del Corregimiento de Fontidueño

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

10

Permiso para que el Sr. Germán Arango* se separe del empleo como Alcalde Municipal

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

14

Alumbrado eléctrico (Utilidad,Conveniencia)

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

15

El Concejo se une a las Bodas de Plata EpisLázaro Cadavid copales de Manuel José Cayzedo

Gabriel Zapata R.

16

Se destina una suma para el Archivo de la Alcaldía Municipal

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

31

se crea el empleo de Administrador del Matadero Público y fontanero Municipal

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

33

Presupuesto de Rentas y Gastos (para 1918)

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

* Germán Arango murió a principios de 1918

Año 1918 Número

48

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

8

Se fomenta la fundación del “Barrio Andalucía”

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

10

Crédito contra el Tesoro Municipal por la licencia del finado Ex alcalde Germán Arango y sobre matadero Público

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

11

Creación del Empleo de Oficial de Estadística

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

15

Subvención a la “Sociedad de Mejoras Públicas “

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

16

Adicional al de Presupuesto de Rentas y Gastos

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

17

Aumento de sueldo el Oficial de Estadística

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

22

Sobre Régimen Interno del Concejo Municipal

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

23

Subvención al Médico Oficial Salvador Jaramillo

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

24

Medidas para construir el Depósito de Explosivos

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

25

Por el cual se deroga el Acuerdo N° 14 ( 1917)

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

26

Se declara de utilidad y conveniencia una planta eléctrica en el Municipio

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

28

Adición y reforma al Acuerdo N° 24

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

30

Se aumenta el sueldo del Oficial de Estadísticas

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

31

Contrato para construir la Escuela Modelo

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R


32

Se señalan las funciones del Médico Oficial

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

34

Se vota la suma de $ 100 oro mensuales para compra de droga para los pobres por Leonardo de J. Velásquez la gripa

Gabriel Zapata R.

35

Aumenta $ 40 oro el sueldo del Médico Oficial del Distrito

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

36

Sobre extinción del zancudo (comisión sanitaria)

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

38

Presupuesto de Rentas y Gastos para 1919

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

Año 1919 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

1

Bases contrato de la Planta Eléctrica

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

2

Subvención al Médico Mpal

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

4

Aprueba póliza con Dr. Alejandro López para construir Planta Eléc

Leonardo de J. Velásquez

Gabriel Zapata R.

6

Adición al Acuerdo N° 38 sobre presupuesto de Leonardo de J. Velásquez Rentas y Gastos

Gabriel Zapata R.

Crédito al Alcalde en el Presupuesto de Gastos Roberto L. Mesa (Acuerdo N° 38 de 1918)

Gabriel Zapata R.

10

Supresión del puesto de Médico Oficial (Mpal)

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

14

Contrato para compra de Rueda Pelton y otros Roberto L. Mesa implementos para la Planta Eléctrica

Gabriel Zapata R.

15

Contrato Planta Eléctrica

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

24

Contrato para tablero de la Planta Eléctrica

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

26

Se declara de utilidad... la apertura de dos calles hasta empalmar con la calle de la Planta Eléctrica

Lázaro Cadavid

Gabriel Zapata R.

27

Crédito para cancelar intereses Mutualidad Nal. destinados a la Planta Eléctrica

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

29

Contrato con el Ferrocarril de Antioquia ( Aguas)

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

31

Aumento sueldo mensual del Secretario del Concejo

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

32

Nuevo Empréstito para terminar la Planta Eléctrica

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

33

Contrato con Juan Chalarca (faja de terreno )

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

34

Bases del contrato y empréstito (mutualidad Nal)

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

35

Se reglamenta el servicio de aguas y alumbrado eléctrico y sus tarifas

Roberto L. Mesa

Gabriel Zapata R.

37

Se aprueba un contrato (Personero y Anselmo Tamayo faja de terreno...)

Rafael Vélez

Gabriel Zapata R.

38

Se aprueba un contrato (Personero y Florentino Villa, casa de tapias...)

Rafael Vélez

Gabriel Zapata R

40

Se decreta un traslado y se abre crédito para completar la instalación de la planta eléctrica

Rafael Vélez

Gabriel Zapata R

8

49


Año 1920 Número

Título del Acuerdo ( Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

7

Pago a Ramírez Johns. Trabajos Planta Eléctrica

Rafael Vélez

Gabriel Zapata R.

9

$ 250 para atender gastos en Planta Eléctrica

Rafael Vélez

Gabriel Zapata R.

16

Suma para gastos Planta Eléctrica

José A. Gutiérrez

Gabriel Zapata R.

19

Contrato para llevar luz y energía a establecimientos educativos departamentales

José A. Gutiérrez

Gabriel Zapata R.

Año 1922 Número

Título del Acuerdo ( Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

13

Establece que las sesiones del Concejo se harán de las 12 del día , el segundo y último lunes de cada mes ...

Bernardo Jaramillo

Eliseo Ospina

16

Se elimina el corregimiento de Fontidueño

Bernardo Jaramillo

Julio Escobar J.

24

Se determina el área de la población

Bernardo Jaramillo

Julio Escobar J.

25

Adicional al Acuerdo N° 14 sobre Presupuesto de Rentas y Gastos (Casa Consistorial y R. Interno)

Bernardo Jaramillo

Julio Escobar J.

30

Adicional al Acuerdo N° 14 sobre Presupuesto de Rentas y Gastos (Casa Consistorial y R. Interno)

Bernardo Jaramillo.

Julio Escobar J

31

Fomento urbanización Barrio Nuevo Manchester

Bernardo Jaramillo

Julio Escobar J.

35

Sueldo mensual del Secretario del Concejo

Bernardo Jaramillo

Julio Escobar J.

Año 1923 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

9

Por el cual se prolongan unas calles (Berrío, Bernardo Jaramillo Cisneros y Sucre)

Manuel J. Martínez

10

Terminación de calles

Bernardo Jaramillo

Manuel J. Martínez

11

Contrato entre el Personero Lisandro Uribe y Enrique Echavarría Gerente de la “Fábrica de Hilados y Tejidos del Hato”

Bernardo Jaramillo

Manuel J. Martínez

16

Por el cual se aprueba la denominación de las carreras y calles del Distrito

Bernardo Jaramillo

Manuel J. Martínez

21

Por el cual se crea la Inspectoría de FontiBernardo Jaramillo dueño

Manuel J. Martínez

22

Por el cual se prolongan las calles de Cisneros y Berrío

Manuel J. Martínez*

Bernardo Jaramillo

* Manuel J. Martínez, murió a principios de 1924

50

* De 1921 no hay información dispinible en el Archivo Histórico de Bello.


Año 1924 Número

Título del Acuerdo ( Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

5

Por el cual se lamenta la muerte del Ex alcalde... Manuel J. Martínez

Alejandro Mesa

Julio Escobar J

23

Por el cual se decreta la consecución de un empréstito dentro del país...

Octavio Velásquez

Baldomero Yepes

25[bis]

Por el cual se aprueba un Contrato... Entre el Personero Jesús María Duque y el Sr. Emilio Restrepo C. [Por $ 25.000 oro]

Octavio Velásquez

Ricardo Duque

Año 1925 Número

Título del Acuerdo (Tema)

33

Por el cual se subvenciona a la sociedad de Mejoras Públicas de Bello

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

Octavio Velásquez

Blas Martínez Arango

35

Por el cual se aprueba un contrato celebrado entre el Sr. Personero Municipal [Jesús M. Duque] y Timoteo Jaramillo y Alfonso Zapata...Acueducto.

Octavio Velásquez

Blas Martínez Arango

Año 1926 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

2

Por el cual se deroga al Acuerdo N° 22 de 1918, sobre Régimen Interno del Concejo.

César Cárdenas R.

3

Sobre Régimen Interno del Concejo Municipal

César Cárdenas R.

14

Por el cual se Reforma el Acuerdo N° 3 del preCésar Cárdenas R. sente año, sobre Régimen Interno del Concejo

15

Por el cual se señalan las horas del mercado público de la cabecera

César Cárdenas R.

Marco Vélez Arango

49

Se disponen algunas medidas de utilidad... Casa Consistorial...

Carlos J. Jaramillo

Samuel Estrada

59

Por el cual se crean la Junta de Empresas Públicas Municipales

Carlos J. Jaramillo

Año 1927 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

3

Por el cual se decreta un auxilio...para el Templo en construcción El Rosario ...

César Cárdenas R.

Luis Ma. Escobar

11

Por el cual se votan cien pesos oros para la reparación de los bancos de la plaza...

César Cárdenas R.

Luis Ma. Escobar

18

Para comprar bancos para la plaza pública

César Cárdenas R.

Luis Ma. Escobar

19

Consideración ante la muerte de Marco Fidel Suárez

César Cárdenas R.

Luis Ma. Escobar

2 [sic]

Por el cual se aprueba un contrato...para Instrucción Pública

César Cárdenas R.

Luis Ma. Escobar

Auxilio para el nuevo templo el Rosario

César Cárdenas R.

Blas Martínez

36

51


Año 1928 Número

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

1

Sobre presupuesto de Gastos

Horacio Cárdenas R.

Ricardo Botero

5

Por el cual se reforma el Acuerdo N° 53 (bis)

Joaquín Cadavid

Ricardo Botero

15

Sobre urbanización... y la Junta de Empresas Públicas Municipales

Joaquín Cadavid

Ricardo Botero

16

Por el cual se fija el área de la población

Joaquín Cadavid

Ricardo Botero

24

Por el cual se expide el Reglamento del Concejo

Horacio Cárdenas R.

Ricardo Botero

32

Por el cual se reglamentan la Empresa de Acueducto y Junta de Empresas Públicas Municipales

Horacio Cárdenas R.

Ricardo Botero

34

Creó una Junta de EE.PP.M.M y este reforma el Acuerdo N° 53 (bis) de 1927

Horacio Cárdenas R.

Germán Grisales A.

37

Por el cual se crea el puesto de Director de Catastro Octavio Velásquez

Germán Grisales A

38

Por el cual se fomenta la urbanización del barrio “ Pérez Mejía”

Germán Grisales A

Octavio Velásquez

Año 1929 Número

52

Título del Acuerdo (Tema)

Presidente del Concejo

Alcalde de Bello

2

Aprobó un contrato nuevo con el Sr. Emilio ReCesar Cárdenas R. strepo C.

Jesús M. Monsalve

73

Por el cual se aprueba un contrato para comprar casa y ampliar la Casa Consistorial

Horacio Cárdenas R.

Jesús M. Monsalve

74

Autoriza al Personero Municipal para que contrate un empréstito en el interior del País por $30 mil oro para construir el acueducto Público

Cárdenas R.

Jesús M. Monsalve

80

Contrato entre el Personero de Bello Jesús Ma. Duque y Emilio y Lázaro Restrepo y Ca. Por présta- José Abel Jiménez mo al municipio de $30.000

Jesús M. Monsalve


Facs铆mil documento organizaci贸n electoral de 1917. Foto Archivo Centro de Historia de Bello

53


En el periodo del Concejo Municipal comprendido entre 1913 y 1929, enmarcado en la denominación historiográfica, como “Hegemonía Conservadora”, regentado por el predominio del Partido Conservador. Según el historiador Jorge Orlando Melo: “En época de elecciones no hay que hacer mucho proselitismo: es suficiente contar con la buena voluntad del párroco y de cuatro o cinco notables para obtener una votación adecuada”.72La actividad política de los partidos y de los concejales, confluía en las elecciones locales. Antes de 1910 los liberales tenían pocas posibilidades de alcanzar un cargo o representación política, pues apenas se escrutaba sus votos en las urnas. Después de la Reforma Constitucional de 1910: Las reglas de juego cambian y se hace obligatoria la representación de las minorías en las corporaciones públicas. Esto garantiza a los liberales la tercera parte de los representantes y diputados, y una cuota de senadores, así como de Concejales, al menos donde su votación sea suficiente para impedir que la minoría vaya a otro grupo conservador”.73

En Antioquia, antes de 1930, no se nombraban alcaldes ni secretarios de gobiernos liberales, ni jefes de policías de este partido político, en Bello durante el período 1918 1930, la votación bipartidista, se comportó de la forma siguiente:

1918

1922

1930

Conservadores

208

338

550

Liberales

99

233

482

Fuente: Melo, Jorge Orlando “ La Política de 1904 a 1946 “, Óp. cit., p. 151.

En este periodo se presentó un clientelismo premoderno. Según Guillermo Aguirre, Bello, a partir de 1913, expone una estructura de poder basada en los hacendados comerciantes, “quienes imponen las condiciones y reproducen en la sociedad unos signos y unos símbolos hacendatarios, o lo que es lo mismo, unas relaciones del tipo patrón - cliente o patrón - dependiente”.74. Este clientelismo premoderno se expresa en la composición del Concejo Municipal desde 1913, y cubre las actas de las sesiones del Concejo, las Actas de la Junta de Caminos y otras instancias locales. Sin embargo, el contexto colombiano de la época, mostró un impulso de la elite nacional. Para 1920 el café colombiano se fortaleció en el extranjero como producto comercializable y negocio importante, lo cual posibilitó un rápido aumento de la circulación de capitales dentro del país, además, consolidó un mercado nacional lo suficientemente fortalecido que hizo realidad el paso de la tradicional dependencia de una amplia oferta de bienes importados, a una producción y comercialización de bienes y servicios.75

54

72 Melo, Jorge Orlando. La política de 1904 a 1946. En: Historia de Antioquia, Óp. cit., p. 143. 73 Ibíd., p. 145. 74 Aguirre González, Guillermo. El clientelismo Político en Bello. En: Huellas. Año VI, N° 6. Revista del Centro de Historia, diciembre 2004 - marzo 2005, p. 25. 75 López Bermúdez, Andrés. Un Concejo gerencial para consolidar el proyecto industrializador, 1920 - 1947. En: El Concejo de Medellín, protagonista del desarrollo de la capital antioqueña 1900 - 1999, Óp. cit., p. 102.


Se debe resaltar en la información que reposa en el Archivo Histórico de Bello, memoriales como, el enviado al Concejo Local por el Médico Luis Arango A., y el texto de las mujeres en 1917, entre otras piezas de claridad y postura política meridiana. No se puede perder de vista, que entre 1920 y 1923, se fundó Fabricato y empezó, no solo a producir telas sino a intervenir en la vida social, económica y política de Bello. Mientras tanto, el capitalismo norteamericano expansivo, suministró fuertes inversiones al país en las concesiones petroleras, además, sumado al pago de la indemnización por Panamá, situaciones que propiciaron un flujo de capitales conocidas en la historiografía nacional, como “La danza de los millones”, que dinamizó la economía y la industrialización colombiana. Tampoco se puede desconocer, el influjo ejercido por presidentes colombianos de origen antioqueño, como Carlos E. Restrepo (1910 - 1914), Marco Fidel Suárez (1918-1921) y Pedro Nel Ospina (1922-1926), como expresión de la voluntad y poder regional antioqueño, lo cual amerita ponderar su aporte al desarrollo de localidades, como Bello. En el período 1913-1929, Bello tuvo los siguientes presidentes de Concejo y alcaldes:

Alcaldes y presidentes del Concejo 1913 - 1929

Presidentes

Veces

Alcalde

Veces

Roberto L. Mesa

3

Julio Escobar

2

Carlos E. Franco

3

Blas Martínez Arango

2

César Cárdenas R

3

Samuel Castrillón

1

Horacio Cárdenas R

3

Roberto Peláez

1

Teódulo Velásquez

2

Félix A. Duque

1

Lázaro Cadavid

2

Germán Arango

1

Octavio Velásquez

2

Jesús M. Monsalve

1

Samuel Velásquez

1

Gabriel Zapata R.

1

Leonardo De. J. Velásquez

1

Eliseo Ospina

1

Rafael Vélez

1

Manuel J. Martínez

1

José A. Gutiérrez

1

Baldomero Yepes

1

Bernardo Jaramillo

1

Ricardo Duque

1

Alejandro Mesa

1

Marco Vélez Arango

1

Carlos J. Jaramillo

1

Samuel Estrada

1

Joaquín Cadavid

1

Luis María Escobar

1

José Abel Jiménez

1

Ricardo Botero

1

Germán Grisales

1

Gabriel Zapata R., ejerció la alcaldía por tres años (1917 – 1920) y tuvo los siguientes presidentes en el Concejo: Lázaro Cadavid en dos ocasiones. Roberto L. Mesa, en dos ocasiones. Leonardo de J. Velásquez, en una ocasión (la de mayor duración). Rafael Vélez, en una ocasión y José A. Gutiérrez, en una ocasión.

55


Facsímil certificado concejal electo. Foto Archivo del Centro de Historia de Bello.

56

Facsímil rúbrica de concejal de 1914


Leonardo Velásquez. Foto Archivo Javier Arboleda.

Mesas Directivas del Concejo1913 – 1919

Año

1913

1914

Cargo

Nombre

Suplente

Presidente:

Roberto L. Mesa

Vicepresidente:

Rudecindo Mejía

Secretario:

Isaac González S.

Vocal:

Samuel Velásquez

Vocal:

Juan Clímaco Callejas

Vocal:

José I. Zapata

Presidente:

Carlos E. Franco

Samuel Velásquez

Vicepresidente:

Teódulo Velásquez

Julio Sosa

Secretario:

Jesús M. Mejía

Emilio Bustamante

Vocal:

Manuel A. Tobón

Nicolás Sarrazola

Vocal:

Emilio Marulanda

Ponciano González

Vocal:

José Isaac Zapata

57


1915 - 1917

1917 – 1919

Presidente:

Teódulo Velásquez

Vicepresidente:

José Antonio Gutiérrez

Secretario:

M. Aurelio Higuita

Vocal:

Lázaro Cadavid

Vocal:

Abraham Espinal

Vocal:

Luis Amador Giraldo

Presidente:

Leonardo de J. Velásquez

Eugenio Gómez

Vicepresidente:

Roberto L. Mesa

Ponciano González

Secretario:

M. Aurelio Higuita

Timoteo Jaramillo

Vocal:

Abelardo Villa

Ricardo Saldarriaga

Vocal:

Lázaro Cadavid

Faustino Montoya

Vocal:

Aurelio Saldarriaga

El Censo electoral del Departamento de Antioquia de enero de 1918, arrojó para el Municipio de Bello, 805 ciudadanos inscritos.76 Este Censo electoral levantado para Bello, permitió al historiador Guillermo Aguirre, establecer “el número de electores por apellido así”: Velásquez 46. Ochoa 15. Arango 35. Vélez 15. Restrepo 27. Gutiérrez 14. Tobón 23. Uribe 13. Espinal 26. Montoya 12. Tamayo 22. Patiño 12. Zapata 21. Muñoz 11. Monsalve 19. Baena 10. Gómez 17. Sierra 10. Hernández 17. Ortega 9. Jaramillo 16. Bedoya 9. García 16. Roldán 9. González 15. Villa 7. Agudelo 15. Total Censo 805 electores77

Reglamento Interno del Concejo La primera alusión al Reglamento Interno del Concejo, se hizo ante la aprobación por unanimidad de la siguiente proposición, bajo la Presidencia de Teódulo Velásquez: en adelante, tanto las sesiones ordinarias de primero del mes, como las extraordinarias que ocurran, se verificarán precisamente de las 3 a la 5 de la tarde y no a otra hora. En ningún caso el Concejo tendrá sesiones los domingos y días festivos. Téngase esta resolución como parte del reglamento del Concejo 78 Según el Acta Nº 12, se da cuenta de una iniciativa: “Se leyó, aprobó y firmó el Acta de la sesión anterior con la anotación de que en ella se había comisionado a los Srs. Alcalde y Srio. del Concejo para presentar un proyecto de Reglamento, con veinte días de término...”79

58

76 Antioquia. Gaceta Departamental. Época 2. Año VI, Nº 1433. Medellín, 3 de septiembre de 1918, pp. 10380 y 10381. 77 A.H.B. Concejo de Bello. Acuerdos, Actas, Correspondencia, 1918, folios 532 – 545. citado y organizado por Aguirre, Guillermo. El clientelismo Político en Bello. En: Huellas, año VI, Nº 6. 2004-2005, p. 26. 78 A.H.B. Actas de Concejo. Acta Nº 10, 26 de febrero de 1914 79 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 12, 12 de marzo de 1914. presidió la sesión Samuel Velásquez


Pasaron los meses y no se volvió a mencionar el tema del Reglamento. Al Revisar el Acta Nº 1 de la visita practicada en la Secretaría del Concejo, a cargo del señor Rudesindo Mejía, el 11 de Diciembre de 1914, se puede leer una disposición interesante en la historia de esta Corporación edilicia, el visitador fiscal Joaquín Vieira G., informó: Los Acuerdos deben reposar en el Concejo, Alcaldía, Tesorería y Gobernación. Por lo mismo hay que expedir cuatro ejemplares; así: dos en la Sría. del Concejo que se pasarán a la Alcaldía para su estudio y sanción y dos en la Sría. de la Alcaldía para remitir a la Gobernación. Sancionado un Acuerdo, el Alcalde debe pasar un ejemplar al Tesorero de Rentas, pues desde ese momento empieza a surtir sus efectos y reservar en su oficina el otro ejemplar. De las dos copias que el Alcalde debe enviar a la gobernación un ejemplar queda archivado en la Secretaría de Gobierno y el otro vuelve al Concejo por conducto de la Alcaldía, con la constancia oficial de haber sido aprobado.

De nuevo, en 1915, el Acta de Instalación del Concejo de Bello, el 1º de noviembre dentro de los temas y asuntos tratados, aparece: “se comisionó al Sr. Srio. del Concejo, para que presente un proyecto de Reglamento Interno para esta Corporación...”80Una semana después, en reunión ordinaria del Concejo, el Secretario de la Corporación en cumplimiento de una Comisión, “presentó un Proyecto de Reglamento Interno, y lo pasó para su estudio al Sr. Concejal [José A.] Gutiérrez y [al] Personero Mpal...”81 Apareció en el año 1918 el primer Reglamento Interno del Concejo Municipal, mediante el Acuerdo Nº 22. Reglamento que constó de 8 capítulos y 76 artículos.82 Dicho Reglamento, trataba de sistematizar la experiencia de cinco años de ejercicio como Concejo, y recoger elementos del Régimen Político y Municipal. El Reglamento abordó temas como: Junta Preparatoria, quórum, elecciones de dignatarios: Presidente, Vicepresidente y Secretario, de las sesiones ordinarias, y extraordinarias y secretas, citación de los Concejales, multas, comportamiento en las sesiones, el público que asiste a las sesiones, las proposiciones, resoluciones, nombramientos, el orden del día, empleados del Concejo, funciones, faltas, Acuerdos, debates (2), Votaciones, elecciones, disposiciones generales, entre otros aspectos. Este Acuerdo Nº 22, estuvo vigente 4 años. Y fue derogado por partes: El Acuerdo Nº 13, Artículo 3º conceptuó: “queda derogado el Artículo 9º del Acuerdo Nº 22 [de 1918] sobre régimen interno del Concejo Municipal...”83 Y el Acuerdo Nº 25, en el Artículo 5º, precisó: “En los términos expresados quedan reformados el Artículo 2 del Acuerdo Nº 13 de fecha 9 de Julio del corriente año... y los Artículos 19 y 72 del Acuerdo Nº 22 de fecha 16 de Julio de 1918 sobre Reglamento Interno del Concejo, y todos los que le sean contrarios...”84 Cuatro años más tarde apareció el Acuerdo Nº 2 “por el cual se derogó el Acuerdo Nº 22 de 1918”, que en su Artículo 1º, expresó: “Derógase en todas y cada una de sus partes el Acuerdo Nº 22, de fecha 16 de Julio de 1918, “Sobre Régimen Interno del Concejo Municipal. 85En este mismo día, el Concejo produjo el Acuerdo Nº 3 sobre Régimen 80 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 40. Instalación. 1 de noviembre de 1915. El Presidente del Concejo 81 82 83 84 85

era Teódulo Velásquez. A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 42, de 9 de noviembre de 1915 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 22 del 16 de julio de 1918 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 13 de julio 9 de 1922. A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 25 del 14 de septiembre de 1922. A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 2 de 11 de enero de 1926.

59


Interno del Concejo Municipal. 86Dos meses después, el Acuerdo Nº 14, por el cual se reforma el Acuerdo Nº 3 del presente año, sobre régimen interno del Concejo, estipuló en el Artículo 1º:“Derógase el Artículo Nº 72 del Acuerdo Nº 3.y en su lugar colóquese el siguiente: ‘La duración del Presidente y del Vicepresidente de esta corporación será de un mes cuyo período comenzará a contarse de esta fecha en adelante’”.87 En 1928, el Concejo volvió a reglamentar su régimen interno. Mediante el Acuerdo Nº 24 estableció un nuevo estatuto de 13 Artículos. Se resaltan los Artículos 1 y 10, que precisan: Art. 1º Presidente y el Vicepresidente del Concejo durarán en sus empleos por el término de tres meses y podrán ser reelegidos indefinidamente... Art. 10º Para la debida y Justa dirección del Trabajo, el Concejo tendrá cinco comisiones permanentes, provistas por la Corporación y que se denominará así: la primera, Hacienda, Rentas y cuentas; la segunda, alumbrado público; la tercera, obras públicas, policía y Beneficencia; La cuarta, peticiones y la quinta, Presupuesto de Instrucción Pública. Cada una de estas comisiones estudiará e informará al Concejo sobre los asuntos que por su naturaleza les corresponda, según las respectivas designaciones y que el Presidente señale.88

La conformación de Comisiones permanentes, son un hecho relevante en este período del Concejo Municipal de Bello.

La planta eléctrica y el alumbrado público Otra preocupación del Concejo municipal durante este período de 1913- 1929, fue el de brindar a la comunidad bellanita el servicio de alumbrado público. Para tal fin, se pensó en construir la primera planta eléctrica del municipio, dado el alto potencial de las caídas de agua, en primera instancia de la quebrada el Hato. En la segunda sesión del Concejo, se leyó el memorial enviado por el ingeniero civil señor Alejandro López; solicitaba que el municipio le cediera el uso de las aguas de la quebrada el Hato. Se dispuso pasar este memorial a una comisión conformada por el señor Abelardo Villa, personero municipal y el concejal Samuel Velásquez, con el objeto de emitir su apreciación en un plazo de quince días.89 En el informe de la comisión en cuanto a la proposición del ingeniero civil Alejandro López, se dijo “que [de] ese negocio dependerá, sin duda alguna, mucha parte de la prosperidad de Bello”. Esta comisión, expuso que no veía la utilidad que el municipio pudiera reportar en este negocio en la forma propuesta por López, a no ser “lograr de la Cia.de Instalaciones Eléctricas de Medellín la concesión respectiva, podría montar una 86 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 3 de 11 de enero de 1926 Acuerdo, de 79 Artículos, casi

idéntico al Acuerdo derogado. Este acuerdo Nº 3 está elaborado con máquina de escribir. Se puede inferir que a partir del año 1926, se empezó a usar oficialmente la máquina de escribir. Antes, los Acuerdos y Actas eran manuscritos. 87 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 14 de 10 de marzo de 1926. 88 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 24 de 19 de abril de 1928.

60

89 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [2], de 17 de 1913


planta eléctrica para el alumbrado privado y público de la población”, a cambio de este servicio se le garantiza a López el uso de la caída en legal forma por todo el tiempo que emplee dichas aguas en su motor hidráulico. López era el propietario de la finca “el Piñón” con linderos hasta el chorro del Hato, y pedía el uso del agua de esta quebrada para la industria de cabuya de su propiedad. El municipio era el propietario del agua. Así las cosas, el Concejo nombraría una comisión de abogados para que estudiaran la proposición del ingeniero López. Entre las sugerencias de la comisión inicial, era comprometer al señor López “a montar una planta eléctrica cuya luz pondrá a disposición del municipio para el alumbrado público de la población”.90 En la sesión del Concejo del día 24 de agosto, el presidente Roberto López de Mesa hizo uso de la palabra para expresar que el Dr. Alejando López “lo había comisionado para que solicitara del H. Concejo, si se le vendía o no la caída de aguas de la quebrada el Hato y la forma en la que se pretendía hacerlo…” los concejales resolvieron: “comisionar a los señores alcalde y personero municipal, para que en asocio del H. Zapata [José Isaac] presenten oportunamente un proyecto de arrendamiento de la caída de las aguas de que se trata…”91 El señor alcalde presentó el proyecto del contrato de las aguas que necesitaba Alejandro López; no se aprobó. A cambio, el presidente del Concejo y todos los miembros de la corporación, aclararan que el uso “por un término de veinte años”; se le exigió a López: 1- La inmediata instalación de una planta productora de luz, de la cual López cede y sostendrá a perpetuidad, sin que por ello pueda cobrar remuneración alguna, el alumbrado público, consistente en veinticinco instalaciones, con un foco de cuarenta bujías cada una de ellas, con destino a las esquinas que designe el Concejo. 2- El sostenimiento de las aguas de uso público, libre de sustancias insolubles y arenosas, construyendo al efecto y por su cuenta, los acueductos, desarenaderos y posetas de repartimiento que sean necesarias...92 A la sesión del Concejo del 13 de septiembre, estuvo presente Alejandro López y el presidente Roberto López de Mesa expuso la nueva forma para el contrato del arrendamiento de las aguas: el Ingeniero Civil. López, establecerá una planta productora de luz, de que entregará doce instalaciones en las esquinas que designe el Concejo Municipal en la población, comprometiéndose a vez a sostener por su cuenta. Cada instalación de las que López sede al Distrito contendrá un foco de 40 bujías y de esta misma clase de instalaciones, se compromete a vender al Distrito las demás que necesite para el alumbrado público y de las oficinas pudiendo exigir por el alumbrado de cada una de ellas, la cantidad de cincuenta centavos oro.93

Alejandro López se comprometió a enviar al Concejo una póliza con las prescripciones para su estudio. Situación que ocurrió el 21 de octubre, en el salón del Concejo: 90 91 92 93

A.H.B. Actas del Concejo. Acta [7], de 6 de agosto 1913 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [10] de 24 de agosto de 1913 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [11]de 27 de agosto de 1913 A.H.B. Actas de Concejo. Acta [13] del 13 de septiembre de 1913

61


“Seguidamente se dio lectura a la póliza remitida por el Dr. Alejandro López I.C. tendiente a la consecución del agua para su empresa, la cual una vez leída y estudiada detenidamente fue reformada en algunos puntos como consta en la copia que se hizo…”94 Con un nuevo Concejo presidido por el educador Carlos E. Franco, se cedió unas aguas para la bodega del Ferrocarril de Antioquia, que se podía tomar “donde sale el acueducto para el centro y calle abajo de esta población situada en la finca denominada “el Piñón” de propiedad del Dr. Alejandro López I.C…”95 Detalle que sugiere que los trabajos para el motor hidráulico del Dr. López, o la planta eléctrica, siguieron avanzando. En abril de 1914, “se leyó un memorial del Dr. Alejandro López96*, proponiendo un negocio con relación a las aguas del riachuelo “Hato” y se resolvió “dígase al Dr. López que se tratará este asunto tan luego como se resuelva una consulta que el Concejo hace a la H. Asamblea…”97 Un mes después, el Concejo de Bello, comisionó a su presidente Samuel Velásquez y al alcalde Roberto Peláez, para estudiar y presentar las bases del contrato con Alejandro López, “sobre el arrendamiento de una cantidad de agua del Hato”.98 En otra acta, se aclaró y se leyó el informe del concejal Velásquez y el alcalde Peláez, y se aprobó el proyecto de resolución en los siguientes términos: El municipio cede a López, en calidad de arrendamiento una cantidad de agua determinada, para el movimiento de un motor hidráulico que este piensa montar dentro de algún tiempo. La duración de este contrato será de veinte años contados dos meses después de legalizar este compromiso, siempre que se cumplan por ambas partes las obligaciones que en él contraen. El precio del arrendamiento será el de ciento veinte pesos oro inglés por año y pagados anticipadamente. López se compromete a no menoscabar ni ensuciar el agua de que se abastece la población, la cual será protección en todo caso. En caso de que el municipio pueda o quiera más tarde montar una planta eléctrica, quedará López eximido de pagar la cantidad anual, siempre que el Distrito haga uso de energía o fuerza que López haya puesto en su fábrica [de cabuya], y en este caso tendrán aplicación las clausulas de la propuesta de López, las que serán incluidas en el contrato.99

En esta misma Acta, el Presidente Samuel Velásquez, propuso y se aprobó dirigir en comunicado al señor Emilio Restrepo C. [Gerente de la fábrica de textiles] anunciando que el Concejo grabará en general todas las aguas del Distrito “pero si él desea evitarse este gravamen y entra en un contrato sobre producción de luz eléctrica, el Concejo tendrá gusto en ver sus propuestas verbales o escritas.100En el recinto del Concejo se escuchó a Emilio Restrepo, con lo referente al alumbrado eléctrico, y ofreció Restrepo “ponerse de acuerdo con sus consocios de la Compañía de Tejidos Medellín y avisar el resultado…”101 En la sesión de la corporación edilicia, del 29 de junio, se dio el primer debate por el “cual se graba el uso que la Compañía de Tejidos de Medellín, hace de las aguas de la García,

62

94 A.H.B. Actas del Concejo. Acta [16] del 21 de octubre de 1913 95 A.H.B. Correspondencia al Concejo. Bello, 29 de diciembre de 1913 96 * Se debe recordar que el Dr. Alejandro López I.C., entre 1911 y 1913, ayudó a componer el plano de Medellín Futuro. Además, fue concejal de Medellín en el período 1913-1915. En 1914, presentó al Concejo de Medellín un informe donde dio cuenta del estado y adelanto de la rectificación del río Medellín. (Crónica Municipal. Serie IV, Medellín, 3 de diciembre de 1914, p. 470). 97 A.H.B. Actas de Concejo. Acta nº 17, del 13 de abril de 1914. 98 A.H.B. Actas del Concejo. Acta nº 20, 11 de mayo de 1914. 99 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 21, 25 de mayo de 1914. 100 Ibídem. 101 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 22, de 3 de junio de 1914.


Chiquita y Tatabrera”. También, en dicha sesión se leyó un memorial de Alejandro López, con referencia al agua de El Hato. Este memorial se pasó a la comisión conformada por los concejales Julio Sosa y Emilio Bustamante.102 Se debe observar que, las aguas de las quebradas y riachuelos de Bello, las utilizaban y las apetecían la industria textil local, el Ferrocarril de Antioquia, particulares como el ingeniero civil Alejandro López para su fábrica de cabuya, entre otros particulares. Además, para el acueducto del Municipio. Producto de esta demanda por el líquido, el señor Alcalde [posiblemente Félix A. Duque] presentó un proyecto de Acuerdo “por el cual se reglamenta el servicio de aguas”.103 Para esta época, se presentó una situación tensa entre el Concejo y Emilio Restrepo, gerente de la Compañía de Tejidos de Medellín, ubicada en Bello. Sin embargo, en este ambiente de tensión, el Concejo resolvió enviar una nota a Alejandro López, invitándolo a una sesión del cuerpo edilicio, con “el objeto de tratar verbalmente el negocio de aguas del Hato ya conocido”.104Alejandro López, el Alcalde Félix A Duque y el personero105*, concurrieron a la sesión del Concejo, presidida por Samuel Velásquez106**; se trató con el primero, el asunto de las aguas del Hato y se convino aceptar la propuesta hecha por este Sr., ya conocida con las siguientes adiciones: 1. Que el Dto. solo sede los derechos que pueda tener en el agua dicha. 2. Que López solo usará la que necesite en su fábrica y que pagará al Dto. diez pesos oro anuales por cada caballo de fuerza que emplee y que mientras construye el desarenadero empleará un procedimiento que él conoció para limpiar el agua de arenas gruesas.107

Además, se comisionó al personero para que verificara el contrato respectivo en la sesión del Concejo de noviembre 27; se leyó el contrato verificado entre el personero y el Dr. Alejandro López I.C., con relación a las aguas de la quebrada el Hato y se trasladó a la Comisión del Presidente del Concejo, Carlos E. Franco y el Alcalde Félix A. Duque, para que realicen el respectivo informe.108 De forma intempestiva, el Concejo, presidido por el Concejal Carlos E. Franco, “negó el contrato verificado entre el Señor Personero y el Dr. Alejandro López, relativo al uso de las aguas de la quebrada el Hato”. Al respecto, el Concejal Julio Sosa: “protestó contra tal acto y pidió en nombre del Dr. López se le devolvieran los antecedentes, a la cual no accedió el Presidente”. A propósito, se nombró una comisión compuesta por los señores Presidente del Concejo, Alcalde y Personero “para que formulen un proyecto de contrato para proponer al Dr. López sobre el asunto de que se trata”.109 Con este suceso, se bloqueó la primera oportunidad para que Bello tuviera alumbrado público, y existiera en la localidad la necesaria planta eléctrica. El Concejal Julio Sosa solicitó que se volviera a tratar el negocio de las aguas del Hato con el Ingeniero López. Y dentro del Concejo se ventilaron unas bases del contrato sobre cesión de las aguas del Hato, para proponérselas a López. 102 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 25, de 29 de junio de 1914. 103 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 26, 13 de julio de 1914. 104 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 38, del 27 de octubre de 1914. 105 * El personero Luis Agudelo, renunció el 20 de julio de 1914. 106 ** Aunque el Acta está firmada por el presidente Carlos E Franco. 107 A.H.B. Actas de Concejo. Acta Nº 39, de 2 de noviembre de 1914. 108 A.H.B. Actas de Concejo. Acta Nº 43, de 27 de noviembre de 1914. 109 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 48, de 14 de diciembre de 1914.

63


En 1915, en la sesión de marzo, el Concejo comisionó a los señores Alcalde, Personero y Secretario de esta corporación para “que en dos días de término presenten al Concejo un proyecto de Acuerdo, sobre reglamentación de aguas”.110 En el Acta siguiente, está consignado que se autorizó al Señor Alcalde “para que se asesore con el Dr. Alejandro López, y previas las indicaciones de este, arregle la boca toma de las aguas del Dto. en la quebrada del Hato”, además, se dio el primer debate al proyecto de Acuerdo “por el cual se reglamentan las aguas de la población”.111 En este año, se adelantaba la construcción de acueducto que iniciaba “en la calle que sigue de la plaza en dirección a la manga del sr Cura”112. Meses más tarde, el Concejo bajo la presidencia de Teódulo Velásquez, ordenó “al sr Personero, verifique un contrato con el sr Mayordomo de Fábrica relativo a los perjuicios que las aguas públicas puedan ocasionar en la manga cural…”113 Una parte de la población se servía del agua de la fuente ubicada en la plaza principal. En torno a la planta eléctrica, el Concejo Municipal, en sesión de agosto, leyó un oficio enviado por la firma de ingenieros Cock, Sanín Villa y Co, que ofrecía establecer una planta eléctrica en Bello. El presidente del cuerpo edilicio, Carlos Franco, convino en invitarlos a una conferencia para el día jueves 9 del mes de septiembre, a las doce del día. 114 Efectivamente este día, se reunió el Concejo, presidido por Carlos Franco, “se escuchó al Dr. Sanín Villa, quien habló de la instalación de la luz eléctrica, e inmediatamente, “se dio primer debate de su proyecto de Acuerdo por el cual se dictan disposiciones para adquirir una planta eléctrica por cuenta del Dto.”115 En el oficio de la firma Cock, Sanín Villa y Co, le expresaban al Concejo de Bello: sabemos que desean uds., una planta de energía eléctrica para proveer de luz esa simpática y agradable población. Estamos prontos para hacer un contrato con Uds. Al respecto: creemos a Bello en muy buenas condiciones para una empresa de esta clase, por sus condiciones topográficas especiales, podríamos obtener una planta muy económica. Como se presenta el problema de si ese municipio tiene o no derecho para poner energía eléctrica por su cuenta, ofrecemos estudiarles ese asunto con abogados de nota, amigos nuestros y tratándolo con la Compañía de Instalaciones Eléctricas de esta ciudad, de manera gratuita, siempre que en igualdad de condiciones nos prefieren a nosotros para la instalación de la mencionada planta…116

En efecto, en noviembre de 1915, la firma Compañía de Instalaciones Eléctricas e hidroeléctricas, le envió al presidente del Concejo y al personero de Bello, un oficio en el cual le presentaron al Concejo Municipal, la propuesta y proyecto de una planta eléctrica, y le ofrecieron: 1. Hacerles los estudios preliminares, especificación de la maquinaria eléctrica y el presupuesto aproximado del costo total de la obra.

64

110 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 15, de 11 de marzo de 1915 111 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N 16, de 17 de marzo de 1915 112 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N 21, 2 de junio de 1915 113 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N 34, de septiembre 14 de 1915 114 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N 32, del 21 de agosto de 1915. En el archivo reposa el oficio de esta firma de ingenieros que contaba en su cuerpo consultivo con: Enrique Deneve, Industrias Químicas; Alejandro López, minas;, Horario M Rodríguez, arquitectura y construcción, y Carlos Cock, Salinas. Oficio fechado en agosto 10 de 1915. 115 A.H.B. Actas del Concejo. Acta N 33, de 9 de septiembre de 1915 116 A.H.B. Correspondencia del Concejo. Oficio de Cock, Sanín Villa y Co. Agosto 10 de 1915


2. Brindarles el empréstito del dinero para la obra, “en las mejores condiciones de la plaza”. 3. Obtener la exención de derechos de aduanas. 4. Buscar las rebajas establecidas en los ferrocarriles para los municipios. 5. Obtener el permiso del Gobierno Nacional para hipotecar los bienes y rentas del municipio. 6. Montarles la planta hidroeléctrica y especificarles la maquinaria, “según el sistema que Uds. elijan hasta el último del New York Electric School traído recientemente por dos de nuestros socios…” y finalmente, “a cooperar de una manera eficaz para poner en ejecución el proyecto de una manera económica y científica…”117 Estaban dadas las propuestas y las condiciones de posibilidad, para que el Municipio emprendiera la construcción e instalación de la planta eléctrica. El Concejo, mediante Acuerdo de 1916, declaró “de utilidad y conveniencia públicas el alumbrado eléctrico…”118 Un año después, el Concejo, presidido por Lázaro Cadavid, y en la Alcaldía de Gabriel Zapata R., aprobó el Acuerdo Nº 14 “Por el cual se declara de utilidad y conveniencia públicas el alumbrado eléctrico y se dictan algunas medidas al respecto”. Y también “presupónese la suma de cinco mil pesos oro ($5.000) para llevar a cabo la instalación de la planta eléctrica…”119 Pero seguía latente el problema de las aguas en la localidad. Así lo testimonia el memorial enviado por el grupo de vecinos de Bello, al Concejo Municipal, en el cual exponían que: “Hace varios días que en esta población viene escaseando el agua de manera alarmante y altamente perjudicial para los asociados…” la causa de esta escasés, la veían principalmente “en la falta de reglamentación de las aguas públicas, asunto que es de la exclusiva competencia del Concejo al tenor de lo dispuesto en el numeral 11 del Art. 169 de la Ley 4 de 1913, sobre Régimen Político y Municipal”. Con este memorial, los vecinos de Bello, rogaban al Presidente del Concejo Lázaro Cadavid y al honorable Concejo: …la reglamentación de dichas aguas y ante la autoridad respectiva la defensa de los intereses de los representados por el Concejo, pues de otra manera seremos víctimas de la carencia de agua en esta población, a pesar de la abundancia de la misma en las afueras de ella.

El memorial lo firmaban: Julio M. Velásquez, Emilio Bustamante, Marco A. Vélez, Marco A. Velásquez, Luis Arango A., Abelardo Villa, Bernardo Jaramillo, Juan de D. Sierra, Juvenal Zapata, Alejandro Espinal A., Alfonso Zapata, Julia Agudelo, entre otros prestantes vecinos.120 En este contexto bellanita, entre la demanda del recurso hídrico 117 A.H.B. Correspondencia del Concejo. Oficio de la Compañía de Instalaciones Eléctricas e hidráulicas Medellín, octubre 19 de 1915. El gerente de esta compañía era Eduardo Peláez y entre sus socios se encontraba J. Ramírez Johns y Zeledón. Ramírez Johns tenía nexos con el Concejo de Medellín, y con Alejandro López. José Ramírez Johns, sería Concejal de Medellín entre 1919-1921. 118 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 22, de 12 de mayo de 1916. 119 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 14, de 20 de abril de 1917. Este Acuerdo Nº 14 fue derogado por el Acuerdo Nº25, 20 de agosto de 1918. 120 A.H.B. Correspondencia del Concejo. Memorial. Junio de 1917.

65


por los particulares, hacendados, las empresas textil y del ferrocarril, y la necesidad de usar parte del agua del Hato, se movían intereses y conflictos de compañías de Medellín. Aún en la alcaldía de Gabriel Zapata R., el Concejo aprobó el Acuerdo en el cual se establecían las bases del contrato entre, el personero municipal, Lisandro Uribe, comisionado y asesorado por Alejandro López: y el señor Tomás Uribe W., director – gerente de la Mutualidad Nacional, S.A., de Medellín; contrato por el cual se hace un empréstito de siete mil pesos ($7.000) oro inglés amonedados, destinados a la instalación de una planta eléctrica…121 En esta nueva dinámica y mejor entendimiento, el Concejo aprobó la póliza y bases del arreglo a celebrarse con el Dr. Alejandro López, para obtener la caída del agua y servidumbres necesarias para la instalación de la planta eléctrica del municipio. Con esta póliza y bases, se pretendía recoger todas las aguas y dirigirlas a la planta eléctrica, realizar tanques para decantación del agua, el terreno para colocar la tubería, entre otras medidas.122 Con este nuevo ritmo e inyección de capital, se compró: la rueda pelton de 30” de diámetro, casquetes de bronce, eje, tres chumaceras, válvula de 2 1/4”, otra de repuesto de 2 ½,” tornillos, “todo de la mejor calidad y a satisfacción del director de la planta, Dr. López I.C., debiendo ser la madera de armazón de comino…” todo esto con un costo de cuatrocientos pesos oro legal.123 En junio de 1919, mediante un contrato celebrado entre el personero y Juan José Ángel y Cía, comenzó la instalación y montaje de la maquinaria eléctrica de la planta. La maquinaria consistió en: dínamos, cuadro de distribución, pararrayos y el alumbrado con el alambre necesario. Lo anterior, con un valor de $120 oro legal.124 Para el desarrollo de esta obra, se estableció un contrato entre el personero municipal, Lisandro Uribe y el Dr. Juan De la Cruz Posada, gerente de las Empresas Municipales de Medellín, con el propósito de suministrar al municipio de Bello “un tablero de distribución, tipo J.B. trifásico 60 ciclos, para usarse con un generador de 30 K.V.A, 2400 voltios, 3 fases”, por un precio de $459.10 centavos en oro.125 De forma simultánea al desarrollo de la instalación de la planta eléctrica, el Concejo declaró de utilidad y conveniencia pública, la apertura de calles y vías, hacia la planta126. Pero los trabajos en la planta, exigían más inyección de dineros, además, de cubrir los intereses de los empréstitos e inversiones realizadas en la misma obra eléctrica. Otro empréstito por $2.500 pesos, para terminar los trabajos de la planta eléctrica, fue aprobado por el Concejo.127 Nuevas disposiciones fueron autorizadas por el Concejo local, como nombrar “el encargado de la planta eléctrica”, con sus respectivas funciones y un sueldo de $40

66

121 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 1, 7 de enero de 1919. 122 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 4. Por estar inconcluso, no fue posible datarlo. Posiblemente sea de enero o febrero de 1919. 123 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº14, 1 de mayo de 1919. 124 A.H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 15, 2 de junio de 1919. 125 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 24, 29 de julio de 1919. 126 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 26, de agosto 1 de 1919. Acuerdo Nº 33, de septiembre 26 de 1919 y, Acuerdo nº 37, de noviembre 3 de 1919. 127 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 32, de septiembre 26 de 1919. Acuerdo Nº 34, de octubre 18 de 1919.


mensuales. Además, en la reglamentación del servicio de aguas y creación de su propia junta, se encontraba el señor alcalde, el personero de la ciudad y el encargado de la planta eléctrica.128 La nueva planta posibilitó que se hiciera contratos entre el departamento de Antioquia y el municipio de Bello, para dotar de luz y energía a entidades, como: la casa de menores y escuela de trabajo, y para la escuela de agricultura, granja escuela ubicada en Fontidueño.129 Esta pequeña planta eléctrica ubicada cerca del cerro del Calvario, sería un dolor de cabeza para la administración municipal, por su alto costo en su construcción, lo oneroso del pago de los intereses y la poca potencia instalada de la misma. Se puede inferir, que si el municipio se mantuvo en déficit, tampoco la planta fue rentable. En los años 30, otra planta situada en la vereda Potrerito, contribuyó a abastecer de fluido eléctrico, tanto para el alumbrado público, algunos establecimientos industriales, comerciales, educativos y residenciales.

Al fondo Matadero de Bello 1944. Ubicado donde hoy está El Colegio Suárez de la Presentación. Archivo Javier Arboleda

El matadero público En Bello, existieron varias tenerías pequeñas, que procesaban los cueros de los animales sacrificados en las haciendas y fincas, tanto para el comercio como para el consumo interno de los propios trabajadores. En abril de 1914, el Alcalde presentó al Concejo un proyecto de resolución, sobre las bases para tener en cuenta en la licitación de un 128 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 35, de 21 de octubre de 1919. 129 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 19, de28 de junio de 1920.

67


privilegio para la construcción de un matadero. Este proyecto de resolución, se pasó para su estudio al presidente del Concejo, Samuel Velásquez y al personero. 130 En sesión del Concejo de mayo, el presidente Velásquez y el personero leyeron el informe referente al negocio del matadero, el cual fue aprobado, con la siguiente modificación: El Concejo Municipal de Bello, en uso de las atribuciones que le concede el Art. 16 de la ley 4º de 1913, llama a licitación a Contrato de privilegio para la construcción de un matadero público, cuyas bases las hallará la persona o personas que quieran entrar en el contrato, bien sea en la oficina del sr Personero, o en la Sría. del Concejo. Bien entendido que estas bases pueden convenirse en sesión ordinaria entre el interesado y el Concejo. Esta resolución debe comunicarse al sr Alcalde para que la publique por bando, en lugar diferente en dos o tres días de concurso.131

En el Archivo Histórico de Bello, no aparece información documental que documente esta primera licitación sobre el matadero público. Seis meses después, el Concejo, presidido por el Concejal Carlos Franco, quien volvió a ocupar su puesto en su calidad de Concejal principal, en sesión “ordenó comisionar al señor Personero para que consiga un local para matadero público por el término de un año…”132 En mayo de 1915, el nuevo visitador general C. Tolosa, encontró bien organizado lo dispuesto por el anterior visitador, Joaquín Vieira G. Sin embargo, en la visita al salón del Concejo Municipal, preguntó: “¿El Dto. tiene matadero público, o de no tenerlo qué medidas ha tomado sobre este punto?” La respuesta de parte de algún Concejal, fue “El Dto. no tiene matadero público, pero trata de construirlo o de dar un privilegio para ello”.133 El visitador C. Tolosa, dejó consignadas sus observaciones, entre otras cuestiones, la siguiente: “el H. Concejo que tanto se interesa por el pueblo que representa, no olvidará que este tiene necesidad urgente de la construcción de un matadero público, de un lugar para coso, que no sea el que actualmente tiene en el solar de la Casa Consistorial, pues no se oculta al H. Concejo, el peligro que se puede presentar por la infección del local…”134 Transcurrió otro semestre, y en la sesión de instalación para un nuevo periodo del Concejo, conformado por Lázaro Cadavid, Abraham Espinal, Luis Amador Giraldo, José Antonio Gutiérrez y Teódulo Velásquez, ciudadanos electos miembros principales de la corporación edilicia. Se aceptó la denuncia que hizo el señor José Antonio Gutiérrez del cargo de Personero Municipal y se nombró por votación al señor Juan B. Hoyos, como nuevo Personero. A continuación se leyó una esclarecedora nota del médico Luis Arango A., en la cual felicitó al Concejo recién instalado. E igualmente, se dio lectura a una nota del nuevo Presbítero Luis M. Peláez, quien saludó y dio las gracias en nombre del pueblo a quien representa el Concejo “por sus servicios espirituales y materiales, especialmente en el ramo de instrucción pública…” En el orden “armónico” de la sesión, se comisionó al nuevo Personero Juan B. Hoyos, para que proceda a conseguir un local con destinación al matadero público, de acuerdo con lo que indica la ordenanza 21 de 1896.135

68

130 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 18, de 21 de abril de 1914. 131 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 20, de 11 de mayo de 1914 132 A.H.B. Actas de Concejo. Acta Nº 40, de 9 de noviembre de1914 133 A.H.B. Libro de visitas practicadas al Concejo. Visita, 28 de mayo de 1915 134 Ibíd. 135 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 40 Instalación. Noviembre 1 de 1915


En la Alcaldía de Germán Arango M., el Concejo presidido por Lázaro Cadavid, se asignó el 9 de diciembre de 1916, en el Apartado Departamento de obras públicas, $800 “Para la construcción de un matadero público que reúna las condiciones legales”. Esta disposición, se ratificó en el siguiente año.136 En marzo de 1917, en la Alcaldía de Gabriel Zapata R., El Concejo de Bello, bajo la presidencia de Lázaro Cadavid, celebró el contrato entre los señores Personero Municipal e Isaac Velásquez, donde el segundo vende un lote de terreno, para la construcción en él de un matadero público y “coso para animales que vaguen por las calles o hagan daño en sementeras”, lote situado en el distrito “al lado derecho de la carretera que de esta población conduce a Medellín…”137* El vendedor Velásquez cedió al distrito “el derecho de servidumbre de acueducto con que quedó gravado el predio de Antonio Velásquez a favor del lote de terreno que vende…”, además, “pudiendo hacer uso de las aguas que existen en el terreno conduciéndolas por donde lo estime conveniente el distrito o su representante…” El precio de la venta, incluido la cesión [de aguas], fue de $ 400 oro amonedado o su equivalente al tipo oficial. El personero, representante legal del Municipio, era Manuel María Velásquez.138 De forma casi simultánea, la administración local, consideró vender una faja de terreno para atender a la construcción del matadero público139. Según la documentación consultada en el Archivo Histórico de Bello, hay indicios que para la época en mención, el matadero estaba muy avanzado en su construcción. En la correspondencia que reposa en el Fondo del Concejo, apareció el memorial que enviaron los matarifes de Bello al Concejo del distrito, en el cual solicitan: Va para algún tiempo que, en nuestro carácter de matarifes, hemos hecho uso para el degüelle de las reses que beneficiamos, del incipiente e inconcluso matadero público de este Dto., para ello hemos pagado y pagamos con puntualidad los derechos municipales o impuesto con que se ha gravado por esa H. Corporación el degüello de ganado.

A continuación invocaban la legislación pertinente y expusieron las condiciones locativas: Hoy, en atención a que dicho matadero público aún carece de las condiciones que exige el ordinal 14 de Art. 297 de la ordenanza Nº 21 de 1896, puesto que carece de buenas cercas, puerta con cerradura y otras obras y elementos indispensables para construir un establecimiento adecuado para matadero, consideramos que no estamos en el caso de pagar al Tesoro Municipal el gravamen o impuesto que se ha fijado para el degüello de ganado que, por consiguiente, solo estamos obligados a lo estatuido en el decreto Nº 1 de 26 de junio de 1909…

El Art 1º del decreto, con parágrafo, invocado por los matarifes, dice: La renta de degüello de ganado mayor es departamental, en virtud de la cesión hecha por la ley 8º de 1909 y se recaudará de acuerdo con las prescripciones de este decreto, por consiguiente ninguna persona o entidad podrá cobrar impuesto alguno por degüello de ganado mayor. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, los Municipios que tengan mataderos públicos conforme a lo dispuesto en el ordinal 14 del Art 297 de la ordenanza Nº 21 de 1896, sobre administración departamental y municipal, podrán continuar cobrando el derecho que legalmentetangan establecido sobre estas. 136 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 2 [sin fecha] de 1917. Folio 6. 137 *Es posible ubicar este lote y primer matadero de Bello, en el espacio de terreno que hoy ocupa el colegio Suarez de la Presentación, lote circundado por un “caño” de agua. 138 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 7, 13 de marzo de 1917 139 A.H.B. Acuerdos del Concejo Acuerdo Nº8, 13 de marzo de 1917

69


El memorial apuntaba de manera lúcida, dadas las condiciones en que se encontraba la construcción y dotación del matadero local: De acuerdo, pues, que no teniendo todavía este municipio un matadero público que reúna las exigencias o condiciones especificadas en dicho ordinal 14 de la ordenanza citada y hallándose el que actualmente se construye apenas en embrión, parece que no existe razón legal o equitativa para exigírsenos el pago del impuesto que hemos pagado. Consideramos, si, que siendo la construcción de un matadero público con las condiciones del ordinal 14 supradicho, uno de los gastos forzosos de los distritos municipales, se hace indispensable esta obra en bien nuestro y del Erario – y una vez obtenido- todos estamos dispuestos al pago del impuesto con que se grave el degüello…

Los matarifes, remataban el memorial, con las siguientes solicitudes al Concejo: “fundados en las disposiciones transcritas y en las razones que dejamos expuestas, no vacilamos en solicitar de esa H. Corporación: 1. Que se derogue el Acuerdo o disposición por el cual se grava con un impuesto a las personas que degüellen ganado en el matadero público en construcción, por hallarse este inconcluso y no reunir las condiciones indispensables que exige el ordinal 14 de la ordenanza Nº 21 de 1896. 2. Que hasta tanto que dicho matadero esté en condiciones legales para ponerlo al servicio público, se nos exima del pago de impuesto o derecho municipal alguno por el hecho de degollar allí nuestras reses para beneficiarlas. Lo que solicitamos está basado en la justicia y consideramos que el H. Concejo accederá a nuestra petición. H.H.S.S. M.M del Concejo. [Firman] José R. Tobón. Florentino Villa G. Jesús Bustamante. Julio M. Velásquez. Paulo Berrío. Por Mariano Tamayo, Antonio Tamayo.140

Tal vez, esta pieza de claridad meridiana, no caló suficientemente bien hondo en los corporados bellanitas, pues también se enredó una petición de un grupo de mujeres para crear una fábrica de sombreros.141* El 1 de noviembre de 1917, en la sesión de instalación del nuevo Concejo, conformado por: Lázaro Cadavid, Leonardo Velásquez, Roberto L. Mesa, Abelardo Villa y Aureliano Saldarriaga, electos concejeros principales, y bajo la presidencia de Leonardo Velásquez, y la propuesta del H. concejal Roberto L. Mesa, que fue aprobada por unanimidad que dice: Restablézcase de hoy en adelante el cobro del impuesto sobre matadero público a la rata establecida por cada cabeza, en el Acuerdo sobre presupuesto de rentas y gastos en vigencia…142El Concejo municipal, acordó crear el empleo de administrador del matadero público y fontanero municipal, con un sueldo mensual de diez pesos oro. Dicho empleado “será nombrado por el señor alcalde municipal y sus funciones empezarán desde el día de la publicación del presente Acuerdo.143

Sin embargo, las obras del matadero no habían concluido. Así lo testimonió, la disposición del Concejo en 1918: […] “Auméntase en ciento cincuenta pesos oro la partida votada para la terminación del matadero público, suma que también se declara incluida en el

70

140 A.H.B. Correspondencia del Concejo. Memorial. Bello, octubre 22 de 1917 141 * Existe en el Archivo Histórico de Bello otro memorial fundacional, en el cual un grupo de mujeres bellanitas, protestan, exigen y reclaman sus derechos femeninos y laborales, ante el desconocimiento de la corporación edilicia, de un Acuerdo en el cual apoyaban una iniciativa laboral: una empresa de sombreros de iraca. Memorial, también del año 1917. (Acuerdo Nº 21 de 30 de julio de 1917 y Memorial, agosto 13 de 1917). 142 A.H.B Actas de Concejo. Acta de Instalación. 1 de noviembre de 1917. 143 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 31, de 19 de noviembre de 1917.


presupuesto de gastos de la presente vigencia…”144 La calle que iba de la plaza principal al matadero, se convirtió en una marca determinante del área urbana de Bello y se dinamizaron los expendios de carne en la plaza y otros sitios. Este servicio fue garantía de pago y bien inmueble para los créditos y deudas del municipio. Este matadero tuvo “vida útil“, hasta mediados de los años 40.

La Sociedad de Mejoras Públicas de Bello En el primer quinquenio de vida municipal, surgió en Bello la iniciativa de conformar la Sociedad de Mejoras Públicas. Su homóloga, de Medellín, se había fundado en 1899. El legajo de Actas del Concejo, nos ofrece la siguiente información acerca del origen de esta Sociedad. En sesión del Concejo de 1918, se leyó la nota Nº 2 del 14 de mayo, que anunció la génesis de la “Sociedad de Mejoras Públicas” del distrito de Bello. A su turno, el cabildo local, respondió: El Concejo municipal al acusar recibo de la nota dirigida por la “Sociedad de Mejoras Públicas constituida en este distrito; se complace en manifestarle que ha sentido agradable impresión al recibir su atento saludo de instalación, como que de igual manera le corresponde; se congratula por el acierto que ha tenido con el nombramiento de dignatarios hecho en los S.S Timoteo Jaramillo, Roberto L. [López] de Mesa, Francisco Álvarez G., Gabriel Zapata y Samuel Velásquez, con la graduación que corresponde a cada uno; y vería con gusto que (esa H. entidad) aceptase la confraternidad que a las dos entidades les es peculiar, para así obrar en los muchos asuntos que restan para llevar a cabo la idea del progreso general y bien común que los atañe.145

En el caso de Medellín, la Sociedad de Mejoras Públicas, ha tenido un estrecho vínculo con el Concejo de la capital, desde 1900 hasta el presente. En Bello, donde fue primero el Concejo local, que la Sociedad de Mejoras Públicas, se percibe que los señores dignatarios, en su mayoría, estuvieron emparentados con el cabildo municipal. A manera de ejemplo: Timoteo Jaramillo era miembro de la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín; en el período del cabildo de Bello, entre 1917 y 1919, figuró como concejal suplente, en 1916, Timoteo Jaramillo fue comisionado por la Sociedad de Mejoras Públicas de Medellín, junto con Jorge Herzig, Juan Heiniger, Guillermo Johnson, y Guillermo Echavarría, para iniciar y organizar un cuerpo de bomberos para Medellín.146* En la Sociedad de Mejoras Públicas colaboró Timoteo Jaramillo para conformar los estatutos y darle el rumbo más conveniente.147 En el mismo año de 1918 Timoteo Jaramillo y Antonio J. Álvarez C. emprendieron la fundación del barrio Andalucía, en Bello.148 Un año después, en Medellín Antonio J. Álvarez C. fundó con Timoteo Jaramillo y los hermanos Ricardo, José María, Federico Lalinde, la sociedad de urbanización mutuaria, que derivó en Seguros y Urbanización y luego, en 1944 en la Urbanizadora Nacional, S.A.149 144 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 10, de 3 de mayo de 1918. 145 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 33 de mayo 20 de 1918. 146 * En Bogotá, se creó en 1895 el cuerpo de bomberos (El Tiempo, 15 de mayo de 2013). En Medellín, se conformó el cuerpo de bomberos, mediante el Acuerdo Nº113, de 4 de agosto de 1917 (García Estrada, Rodrigo de J. El Concejo de Medellín… Óp. cit. p. 84. 147 García Estrada, Rodrigo de J. El Concejo de Medellín… Óp. cit., p. 84. 148 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 8, de 25 de abril de 1918. 149 Avendaño Vásquez, Claudia. Desarrollo urbano en Medellín, 1900-1940. En: Historia de Medellín, tomo I. editor

71


De su lado, Roberto López de Mesa como recordarán fue el primer presidente del Concejo en 1913. Y en el período comprendido entre 1917-1919, fue vicepresidente de la corporación edilicia. Gabriel Zapata Restrepo prohombre adinerado, con propiedades en el centro de la localidad, tesorero de rentas de Bello, en 1913 - 1916, miembro de la Junta Municipal de Catastro en 1913, tesorero de la misma junta de catastro, miembro de la Junta Distribuidora de la Contribución Departamental (1914), ciudadano vinculado a causas sociales y alcalde de Bello de 1917-1920. Samuel Velásquez figuró como concejal principal en 1913 y concejal suplente en 1914. Como se ve, la Sociedad de Mejoras Públicas fue una iniciativa de concejales y de un alcalde en ejercicio. El Concejo municipal inició la colaboración con la Sociedad de Mejoras Públicas, con una subvención de cinco pesos oro, mensuales, “con destino a levantar el mercado público”.150 Por esos días, destinó otros $ 30 oro para comprar 6 mesas de madera, muebles para ser arrendados a los carniceros que sacan sus ventas al mercado público.151 No obstante, la poca información existente acerca de la Sociedad de Mejoras Públicas, en el Archivo Histórico de Bello, permite inferir que la naciente sociedad, contribuyó a organizar el mercado público en la plaza de la localidad. En 1925 en la alcaldía de Blas Martínez Arango, se volvió a organizar dicha Sociedad. Así se explica el vacío en el lapso transcurrido de 1918 y 1925. El Concejo lo reconoció en el Acuerdo Nº 33: Que con beneplácito de esta corporación se ha organizado en esta cabecera por personas dirigentes la Sociedad de Mejoras Públicas […] Que los beneficios que dicha Sociedad puede prestarle al municipio con los patrióticos fines que se propone realizar en pro del progreso y ornato de la población serán incalculables, siempre que sus iniciativas obtengan el verdadero estímulo que requieren…

Con este preámbulo, a manera de exposición de motivos, el Concejo subvencionó a la nombrada sociedad, con $ 40 mensuales, a partir de septiembre de 1925. Finalmente, en el enunciado Acuerdo Nº 33, se aclaró que: “La subvención de que se trata será invertida únicamente en obras de reconocida utilidad pública, quedando encargado el alcalde de vigilar el fiel cumplimiento de esta disposición…”152 En cuanto al mercado público, el Concejo determinó que sería el día domingo, entre las 8:00 A.M y las 5: 00 P.M. Además, dispuso que el Alcalde Marco Vélez Arango: Reglamentará la manera de que los negociantes y vianderos, sin contravenir a lo dispuesto en este artículo [del Acuerdo Nº 15 de 1926], puedan sacar antes de las 8:00 A.M a la plaza pública sus mesas, toldos, tendidos y cargas, señalando al efecto las respectivas líneas debidamente separadas, a fin que el mercado quede repartido en la extensión más aparente de la plaza… Será deber de sus dueños retirar de la plaza las mesas, toldos, tendidos y demás utensilios, lo mismo que los víveres y demás efectos, tan pronto terminen las horas del mercado…153

Esta plaza, con su fuente instalada en 1910, una iglesia antigua y otro templo en construcción, sembrada de árboles de mango que en cosecha eran vendidos para ingresar recursos económicos para el Erario o Tesoro Público, tenía también bancos para el descanso de los habitantes. Así lo indica un Acuerdo del Concejo:

72

Jorge Orlando Melo, Suramericana de Seguros, Medellín, formas e impresos Panamericana, Bogotá, 1996, pp. 345-348. 150 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 15, de 12 junio de 1918. 151 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 16 (Adicional al de presupuesto de rentas y gastos), 21 de junio de 1918. 152 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 33, 13 de septiembre de 1925. 153 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 15, 12 de marzo de 1926.


Vótase la cantidad de cien pesos oro ($ 100.00) para atender a la reparación de los bancos de la plaza y compra de otros similares, que a la par que sirven de ornato a la población son una magnífica comodidad que la hace simpática, por muchos conceptos, a todos aquellos que la visitan…154

Parque de Bello 1938. Periódico Acción 1940. Foto Archivo Centro de Historia de Bello.

Dos meses después en la Alcaldía de Luis María Escobar, el Concejo presidido por Cesar Cárdenas R., dispuso aumentar en doscientos pesos oro la partida inicial para la compra de bancos con destino a la plaza pública, y para la arborización de algunas calles de la localidad.155 Se vuelve a tener noticia de la sociedad, luego de un prolongado vacío de casi 15 años. En 1941, en la Alcaldía de Santiago Isaza Z. y en la presidencia del Concejo de J.N. Ramírez, se cede a la Sociedad de Mejoras Públicas, a partir del 1º de mayo, “la explotación de la parte superior de las carteleras, destinada a avisos permanentes”, además, dicha Sociedad quedó en la obligación de destinar las sumas que recaude por éste concepto, a obras de ornato público…156 Una semana después, se le otorgó un auxilio por $ 50.00, para que el presidente y tesorero de la Sociedad de Mejoras Públicas celebrara la fiesta de la Madre.157 En la alcaldía de Samuel Mejía, el Concejo le 154 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 11, 21 de febrero de 1927. Se debe recordar, que la sanción, promulgación y ejecución de los Acuerdos corresponde al alcalde respectivo. A propósito, la ley 72 de 1926 quitó al Concejo “…injerencia directa en la acción administrativa del municipio dejándole únicamente el carácter de cuerpo legislativo…” 155 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 18, 4 de abril de 1927. 156 A.H.B. Acuerdos del Concejo Acuerdo Nº 35, 8 de mayo de 1941. 157 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 38, 16 de mayo de 1941.

73


dio otro auxilio a la Sociedad por $ 300.00: “que destinará en compra de los enseres del kiosco del parque Santander, y que son de propiedad del señor Rafael Ossa…” También se dispuso que los enseres “que se compren con esta suma, estarán administrados por el señor Personero Municipal, mientras la Sociedad de Mejoras Públicas obtiene su personería jurídica…”158 La Sociedad de Mejoras Públicas de Bello, fue intermitente. En el periódico Clase Obrera, se publicó el artículo intitulado “Civismo” que de manera patética, expone: Este es un término [civismo] que pasó de moda. Las instituciones de este orden que se habían establecidas en el municipio se extinguieron y quizá por largo tiempo no las veremos resurgir de nuevo. Para el caso, basta un ejemplo: la Sociedad de Mejoras Públicas. Su existencia fue tan efímera y su labor tan improductiva que no merece siquiera ser tenida en cuenta cuando se haga la historia de Bello. Pasarán, Sociedad y miembros que la compusieron, ante la fría mirada del historiador como objetos incoherentes cuya ubicación en el horizonte de la historia además de ser innecesaria es perjudicial […] En cuanto a los demás centros del mismo carácter, si acaso existen, viven una existencia de sueño. El Centro Cívico Nariño laboró calladamente, y la estatua de la Madre, erigida en la plazuela de Félix Mejía [en el barrio Andalucía], es el compendio del esfuerzo de sus miembros. Después que dicho centro se dio a la tarea de organizar un reinado corrieron con la mala suerte de que el fracaso con su tétrico manto cubriera a la institución y sus propósitos. De manera, pues, que resumiendo, el civismo hizo época, pero esa época pasó, y solo dejó un sinnúmero de desengaños en quienes esperábamos ver a Bello transformado materialmente, merced a las obras de dichas instituciones.159

Un consejero en 1955, decía acerca de la Sociedad de Mejoras Públicas de Bello: “Desafortunadamente la Sociedad de Mejoras Públicas se halla desintegrada y no ha vuelto a reunirse desde hace bastante tiempo…”160

Concejo municipal y funcionarios de Bello, en sede alterna ubicada en la carrera 49, donde hoy está un supermercado. 1943 -1944. Foto Benjumea 1944. Archivo Javier Arboleda

74

158 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 97, octubre 23 de 1941 159 Clase Obrera, Año I, Nº1, Bello, febrero 13 de 1943, p. 4 160 A.H.B. Consejo Administrativo Municipal, Oficios despachados 1955-1956. Oficio Nº 121, noviembre 8 de 1955. Cit. Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: municipio de Bello 1950-1970. Tesis de Historia. Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, 1995, p. 7.


4. Hacer ciudad. Mercado, palacio, parque y biblioteca El Concejo de Bello 1930-1945 En 1930, la división en el partido conservador puso fin a una hegemonía de más de 40 años en el poder. El liberal Enrique Olaya Herrera llegó al poder, reorganizó las finanzas del país y estrechó más los vínculos entre Colombia y los Estados Unidos de Norteamérica. Olaya Herrera nombró al conservador, partidario del cambio de régimen, Carlos E. Restrepo como ministro de gobierno. Entre ambos enrrutaron la transición hacia un gobierno liberal. Este hecho estimuló la participación política de los ciudadanos de Bello. A partir de este año, en términos del historiador Carlos Saldarriaga: las fronteras bipartidistas en la contienda política se comenzaron a tornar más visibles: el triunfo liberal marcó un hito, en unas tradiciones políticas en las que la fiesta electoral y el rumor de fraude avivaban los ánimos de afianzar las redes partidistas.161

En el período en 1930-1945, con el liberalismo político en el poder, el Concejo municipal de Bello, tuvo una variación bipartidista. Con el apoyo de la Iglesia, impulsó “la cuestión social”, dupla de términos que abarcó asuntos tales como, el empleo, la vivienda, la salud, la educación básica y técnica, el control de la moral y la provisión del servicio Judicial para las clases populares162.En 1941, una comisión nombrada en el Concejo de Bello y conformada por el Alcalde Samuel Mejía O., y el Concejal liberal Hernán Villa Baena, elaboró y publicó el texto “El Concejo y la cuestión social. Informe de comisión“, en el periódico Juventud. El texto es el siguiente. Honorables concejales: A nuestro estudio pasó el expediente formado sobre reclamación de cesantías, formulada por los obreros del municipio, que en días pasados fueron despedidos del trabajo. En él se encuentran los documentos que se han allegado para formar el concepto de fondo que al fin emitiremos, y que habrá de ser favorable, por las razones que pasamos a exponer […] Fundados en estas razones solicitamos atentamente se le dé aplicación en este caso a la ley 51 de 1939 que es la que mejor consulta los verdaderos intereses de los obreros despedidos. En esta forma se hace justicia social. En consecuencia nos permitimos proponeros: Dese primer debate al proyecto de acuerdo que tenemos el honor de presentar.163

La ley 83 de 1931 (de Olaya) otorgó legitimidad al sindicalismo; le brindó la posibilidad de acceder a la personería jurídica y permitió a los sindicatos una existencia legal, aunque vigilada por el Estado. En el mismo contexto social, la ley 129 del mismo año, acogió para Colombia la disposición internacional que consagraba la jornada laboral de ocho horas, aspiración proclamada por María Cano a mediados de la década de 1920. Sin embargo, esta ley 129 entró en vigencia en 1934 mediante el decreto 895.164 Esta “cuestión social” incluyó regulación del uso del tiempo libre de los obreros y ciudadanos, los patronatos como el de Fabricato de 1936 para las obreras internas, con la intención de enseñarles labores domésticas y disciplinarlas. Además, regulaba la 161 Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: municipio de Bello 1950-1970. Óp. cit., p. 171. 162 López Bermúdez, Andrés. Un Concejo gerencial para consolidar el proyecto industrializador, en 1920-1947. En: El Concejo de Medellín… Óp. cit., p. 112. 163 Juventud, Nº 12, Bello, noviembre 2 de 1941, p. 2. 164 Archila, Mauricio. La clase obrera colombiana, 1930-1945. En: Nueva historia de Colombia, volumen III, Bogotá, Planeta, 1989, p. 247.

75


diversión para los hombres y criticaba el consumo de licor y la música popular regional, el tango, los juegos de azar y naipes entre otros juegos, la prostitución, la radio comercial a partir de 1930. La radio ofreció compañía a las mujeres mientras realizaban los oficios domésticos, entre otros grupos sociales. Al respecto, Fabricato y Coltejer patrocinaron programas radiales que lograron gran sintonía165. En el ámbito político, en el decenio 1940 la emergencia de sindicatos de orientación marxista, la migración rural y la expedición de una legislación social para amortiguar las necesidades de la población urbana en crecimiento, revivió la participación de la Iglesia en la política antioqueña y por extensión, en la esfera bellanita166. En Bello, las simpatías políticas se manifestaron en dos grupos de notables pobladores liberales y conservadores, que conformaban “las roscas políticas”: en ambos grupos participaban algunos conocidos abogados de la localidad, varios propietarios de tierras y unos cuantos comerciantes.167 A mediados de esta década, las pujas para aglutinar una clientela política en Bello, alcanzaron gran peso en la competencia partidista. Estos años marcaron el despegue del proceso de concentración demográfica, la expansión urbanística, y la expresión de una especie de renovación generacional de la élite política. Bello, adoptó el liberalismo, a partir de la mitad de los años 30.

Acuerdos del Concejo de Bello 1930-1945 (síntesis) 1930 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

27

Junta Patriótica y parque Andrés Bello

César Cárdenas R.

Julio Restrepo O.

29

Urbanización del barrio “Suárez”

César Cárdenas R.

Julio Restrepo O.

32

Urbanización de los barrios El Prado y Las Granjas

César Cárdenas R.

Julio Restrepo O.

1931 No. 15

76

Nombre del Acuerdo o tema Creación de la Junta de Empresas Públicas municipales

Pte. del Concejo Octavio Velásquez

Alcalde Julio Restrepo O.

165 Archila, Mauricio. El uso del tiempo libre de los obreros 1910-1945. En: Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura Nº 18-19. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1990-1991, pp. 145-184. 166 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia, Óp. cit., p. 164. 167 Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad. Óp. cit., p. 171.


1932 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

3

Creación de la Junta de fomento en Fontidueño

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

8

Sobre régimen interno del Concejo

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

9

Contrato [Préstamo] con Emilio Restrepo C.

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

10

Contrato [préstamo] con Ramón Echavarría

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

11

Contrato [préstamo] con Ramón Echavarría

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

12

Contrato [préstamo] con Emilio Restrepo C.

J. N. Ramírez

Santiago Upegui

28

Aporte económico del municipio para apoyar la guerra con el Perú

J. N. Ramírez

31

Nuevo aporte al conflicto bélico Perú

J.N. Ramírez

Pedro P. Sierra

1933 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

10

Impuesto a mercancías extranjeras

J. N. Ramírez

Gustavo Gaviria

22

Partida económica para nomenclatura de la ciudad

J. N. Ramírez

Francisco Uribe Muñoz

28

Contrato Fabricato (asfaltado de la vía BelloMed.)

Carlos A. Osorio

Francisco Uribe Muñoz

30

Impuesto a los vendedores ambulantes- públicos

1934 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

3

Adicional al contrato de pavimentación

Carlos A. Osorio

Paulo Morales

8

Nombres de calles y carreras de Bello

Carlos A. Osorio

Paulo Morales

13

Sociedad San Luis y Natalicio de Marco Fidel Suárez

Carlos A. Osorio

Paulo Morales

1935 Número

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

4

Biblioteca Pública

Carlos A. Osorio

14

Contribución (Inauguración) Pavimentación carretera

Carlos A. Osorio

26

Separación empleos de Secretario del Concejo y Recaudador

Roberto López de Mesa

Alcalde

Jesús María Cano

77


1936 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

19

Auxilio al Patronato

Nicolás Sierra S.

Leopoldo Amaya

20

Contratos para puente en El Hato

Nicolás Sierra S.

Leopoldo Amaya

32

Adición para terminación puente en El Hato

Nicolás Sierra S.

Leopoldo Amaya

36

Contrato con Fabricato

Nicolás Sierra S.

José Arango R.

53

Auxilio excursión estudiantes U. de A. para San Agustín

Nicolás Sierra S.

José Arango R.

62

Contrato Alfonso Zapata. Acueducto “Prado y Granjas”

Nicolás Sierra S.

José Arango R.

1937 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

9

Calles en barrios “El Prado” y “Las Granjas”

José Abel Jiménez

Justo Restrepo

16

Área urbana y rural de Bello

José Abel Jiménez

Alfonso Villa V.

25

Reglamento, director de la banda de música

José Abel Jiménez

Jorge Santamaría

72

Construcción Parque Ppal. y asfaltado de calles

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

1938 No.

Nombre del Acuerdo o tema

5

Contrato construcción Parque Ppal.

7 10

Pte. del Concejo

Alcalde

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

Viviendas para los trabajadores del municipio

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

Creación empleo ayudante del Personero

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

38

Contrato construcción lámparas para el Parque Ppal.

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

41

Contrato construcción bancas para el Parque

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T

43

Creación de “Crónica Municipal”, órgano del Concejo

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

46

Caso dinamita Parque muerte de Nicolás Agudelo

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T

52

Viviendas para obreros en Andalucía

Luis E. Latorre

Jaime Sanín T.

59

Construcción Edificio Mercado Público

J. N. Ramírez

Jaime Sanín T.

63

Contrato con El Colombiano y El Heraldo de Antioquia

J. N. Ramírez

Jaime Sanín T.

69

Creación empleo de Parquero municipal

J.N. Ramírez

José Mª Arbeláez

1939 No.

78

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

3

Contrato Gilberto Saldarriaga instalaciones eléctricas. Parque

J. N. Ramírez

José Mª Arbeláez

10

Aumento sueldo al Parquero municipal

J. N. Ramírez

Antonio Arbeláez (E)

29

Plaza de mercado cubierto

J. N. Ramírez

José Mª Arbeláez


36

Contrato centro Mixto de Salud

J. N. Ramírez

José Mª Arbeláez

42

Mercado cubierto Público (Adicional al Acuerdo 29)

J.N. Ramírez

José Mª Arbeláez

56

Contrato Estudio Palacio municipal

J. N. Ramírez

José Mª Arbeláez

64

Supresión empleos de médico oficial, veterinario y otros

J. N. Ramírez

Luis Gómez

66

Auxilio a la Banda municipal

J. N. Ramírez

Luis Gómez

80

Teatro para Cine

J. N. Ramírez

Luis Gómez

1940 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

16

Auxilio a la Banda de música

J. N. Ramírez

Jorge Santamaría L.

27

Nombre al Parque Santander

J. N. Ramírez

Jorge Santamaría L

29

Contrato con Albano Germanetti

J. N. Ramírez

Jorge Santamaría L

50

Sobre construcciones y edificaciones

Leonardo Velásquez

Jorge Santamaría L

57

Contrato con Antonio Restrepo A. Palacio municipal

Leonardo Velásquez

Jorge Santamaría L

66

Publicación órgano del Concejo Crónica municipal

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

94

Se deroga el Acuerdo Nº80 de 1939

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

95

Construcción Teatro en Bello

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

110

Construcción Plazas de mercado cubierto

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

116

Contrato Mpio. - Eusebio Salazar Teatro en Bello

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

119

Construcción plaza (s) de mercado cubierto

Hernán Villa Baena

Jorge Santamaría L

1941 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

5

Contrato Coop. de Municipalidades Acueducto

Hernán Villa Baena

Santiago Isaza R.

7

Contrato Planos y diseño Palacio municipal

Hernán Villa Baena

Santiago Isaza R.

27

Contrato de Coop. De Mup. Materiales Acueducto

Hernán Villa Baena

Santiago Isaza R.

32

Decreta construcción Acueducto y Alcantarillado

Hernán Villa Baena

Santiago Isaza

35

Sociedad de Mejoras Públicas (Explotación carteleras)

J. N. Ramírez

Santiago Isaza

38

Auxilio de Sociedad de Mejoras Públicas

J. N. Ramírez

Santiago Isaza

47

Contrato dirección Tec. Y Adm. Const. P. mpal

J. N. Ramírez

Luis C. García (E)

48

Contrato con Nicolás Sierra Sierra (mat. Construcción)

J. N. Ramírez

Luis C. García (E)

55

Contrato centro mixto de salud

J. N. Ramírez

Luis C. García (E)

70

Suscripción Acciones en Plaza de mercado cubierto

J. N. Ramírez

Samuel Mejía O.

71

Reconocimiento (deuda) a la Sociedad del Teatro “Iris”

J. N. Ramírez

Samuel Mejía O.

87

Creación puesto de Cartero de la Adm. De correos y Telégrafos

J. N. Ramírez

Samuel Mejía O.

97

Auxilio a la Sociedad de Mejoras Públicas

J. N. Ramírez

Samuel Mejía o.

104

Se rescinde o deroga contrato en Acuerdo Nº 70

Alfonso Zapata

Samuel Mejía O.

79


1942 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

5

Creación del puesto de Director de la Biblioteca

Félix A. Cadavid

Alberto Mejía

6

Señalización Área urbana de Bello

Félix A. Cadavid

Alberto Uribe

10

Contrato con la Sociedad de Construcciones S. A

Félix A. Cadavid

Carlos E. Bedoya

16

[modificación al Acuerdo Nº5] Encargado Biblioteca

Félix A. Cadavid

Carlos E. Bedoya

19

Modificación al Acuerdo Nº 5 (sueldo profesor)

Félix A. Cadavid

Carlos E. Bedoya

29

Jurado Electoral y Representación del Centro Liberal Pro- Bello (y se deroga el Acuerdo Nº 14)

Félix A. Cadavid

Carlos E Bedoya

54

Contrato con Raúl Zapata L. Terminación palacio mpal.

Alfonso Zapata

Carlos E. Bedoya

59

Caso accidente-muerte de Nicolás Agudelo ( Dinamita Parque)

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria R.

64

Aporte y auxilio para Aguinaldo a Leprosos antioqueños en el sanatorio Agua de Dios y a Soilita Suárez.

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria R.

1943 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

2

Contrato” Monografía del Distrito”

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

7

Contrato con Coop. de Municipalidades de Ant. (Alcantarillado de Bello)

Alfonso Zapata Z.

Gustavo Gaviria

10

Reconocimiento (deuda) al Sr. Albano Germanetti

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

12

Modificación contrato (caso dinamita Parque Ppal)

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

13

Contrato con Hernando Rivera Jllo. Monografía del municipio de Bello

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

14

Contrato graderías barras para el Concejo

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

17

Amortización de deuda e inversión de empréstito hecho a la Cooperativa de Municipalidades…

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

18

Partidas económicas Inauguración Palacio Municipal

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

19

Contrato arrendamiento oficina del Palacio mpal.

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

28

Prórroga a Hernando Rivera Jllo. Para Monografía

Félix A. Cadavid

Gustavo Gaviria

1944 No.

80

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

13

Contrato arrendamiento oficina 2 piso Palacio mpal.

Félix A, Cadavid

Efraín Morales A.

34

Aprobación Plano Bello Futuro

Félix A Cadavid

Luis Vargas Echeverri

35

Creación Junta inversión auxilio Biblioteca M.F. Suárez

Félix A. Cadavid

Luis Vargas Echeverri

36

Contrato con la Coop. de Municipalidades de Antioquia y “Fabricato”

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

37

Contrato Coop. Mpls. de Ant. Alcantarillado y Junta Administración Empresas de Energía Eléctrica, Acueducto y Alcantarillado.

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.


40

Creación Junta administración de las Empresas de Energía Eléctrica, Acueducto y Alcantarillado

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

41

Acrecimiento partida de $40.000 crédito contrato.

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

43

Creación del Almacén municipal y reglamento

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

49

Contrato para Archivo Alcaldía (Óscar Agudelo)

Félix A Cadavid

Samuel Mejía O.

54

Autorización para contratar abogado Juicio ordinario.

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

56

Contrato Personero- Rudesindo Echavarría [Pantex]

Félix A. Cadavid

Samuel Mejía O.

58

Modificación Reglamento interno del Concejo

Ramón Jaramillo

Samuel Mejía O.

62

Rescinde (o deroga) contrato y creación Policía mpal.

Luis Montoya Cuervo

Samuel Mejía O.

65

Reglamentación construcciones en Bello

Luis Montoya Cuervo

Samuel Mejía O.

1945 No.

Nombre del Acuerdo o tema

Pte. del Concejo

Alcalde

9

Sueldo Alcalde, Cedulación y Jurado Electoral Bello

Luis Montoya Cuervo

Alonso Ángel

10

Utilidad pública Terreno Filtros Acueducto

Luis Montoya Cuervo

Alonso Ángel

11

Contrato Iglesia – Personero. Atrio del Rosario. Parque

Luis Montoya Cuervo

Bernardo López de Mesa

27

Contrato terrenos ampliación Filtros Acueducto

Luis Montoya Cuervo

Capitán Franco (E.)

28

Contrato Servicios Públicos (E. Eléctrica, alumbrado)

Ignacio Quevedo Fdez.

Capitán Franco (E)

30

Modificación al Acuerdo Nº 34 de 1944

Luis Montoya Cuervo

Joaquín E. Sánchez

36

Contrato privilegio Bomba de Gasolina. Parque Ppal.

Luis Montoya Cuervo

Joaquín E. Sánchez

38

Contrato Personero – Gerente Fabricato. Policía de Fabricato

Luis Montoya Cuervo

Joaquín E. Sánchez

54

Presupuestos de Gastos (Partida para el Concejo)

Leonado Velásquez

Joaquín E. Sánchez

55

Creación nuevo impuesto por tocadiscos, pianos y otros.

Leonardo Velásquez

Joaquín E. Sánchez

Fuente: las 16 tablas, fueron construidas por los autores con base en los fondos del Concejo. Acuerdos 1930-1945, del Archivo Histórico de Bello. Se expresa agradecimiento a Carlos Enrique Uribe, empleado del Archivo, por su diligente ayuda en esta investigación.

81


En este período 1930- 1945, lapso de 16 años, hubo en Bello 27 alcaldes, de estos repitieron Alcaldía: Gustavo Gaviria, Jorge Santamaría L, José María Arbeláez y Samuel Mejía. El resto, 23 de ellos ocuparon la Primera dignidad municipal en una ocasión. Tres Alcaldes fueron encargados, y uno, el Capitán Franco, Alcalde militar. Ocuparon la presidencia de la Corporación en los distintos momentos del período estudiando en este apartado, 15 ciudadanos. Para visualizar mejor la frecuencia en la dirección de la Corporación edilicia, observemos la tabla siguiente:

José Abel Jiménez (Padre) 1940. Foto Archivo Javier Arboleda

82


Hernรกn Villa Baena 1940. Foto Archivo Javier Arboleda

83


RaĂşl Zapata Lotero 1940. Foto Archivo Javier Arboleda

84


Presidentes del Concejo Período 1930-1945

Período 1930-1945 Presidencia del Concejo

Frecuencia

Juan Nepomuceno Ramírez

3

Alfonso Zapata

3

Félix A. Cadavid

3

Leonardo Velásquez

2

Luis Montoya Cuervo

2

César Cárdenas

1

Octavio Velásquez

1

Carlos A. Osorio

1

Roberto López de Mesa

1

Nicolás Sierra Sierra

1

José Abel Jiménez

1

Luis E. Latorre

1

Hernán Villa Baena

1

Ramón Jaramillo

1

Ignacio Quevedo Fernández

1

Según Jorge Orlando Melo, la votación en Bello, durante el período 1930-1946, fue la siguiente:

Orientación política

1930

1937

1942

1946

Conservadora

550

275

400

789

Liberal

482

830

1044

1238

Fuente: Historia de Antioquia… Óp. cit., p. 151.

85


Plancha candidatos al Concejo de Bello 1938. Tomado de folleto Bello 25 a単os. Archivo Javier Arboleda

86


La dinámica del Concejo de Bello En 1932, se sancionó el nuevo Régimen Interno del Concejo, con los siguientes capítulos: De la Junta preparatoria y examen de credenciales. Empleados del Concejo. Días de sanciones, duración y publicidad de ellas. Votaciones. Elecciones. Orden que debe guardarse en las sesiones.168 Este Régimen es más sintético y más moderno que los anteriores, pues hacen del Concejo un ente más dinámico y operativo. Un detalle de esta pragmática, está en la creación del empleo de Recaudador de servicios de luz y agua”, tal vez, por la vertiginosa demanda de los servicios públicos. El Secretario del Concejo, era el único servidor en ser remunerado, también lo cargaban de tareas, como esta, de Recaudador. Para esta época, el Secretario del cabildo ganaba $35 mensuales.169Así se continuó “profesionalizándose” la labor de Concejal, que según la ley 89 de 1936, en su artículo 7º, estipuló, que: “Para ser Concejal es necesario, además de ser ciudadano y de ser electo, no ser beodo, y no ser contratista ni apoderado de obras públicas municipales”.170 En esta tarea modernizadora y publicitaria del Cabildo, se creó “Crónica Municipal”, como órgano de dicha entidad. En la cual, se editó “todo lo relacionado con la administración Pública”. Para este efecto, se aportó la suma de $130.171Con la intención de apoyar esta gestión modernizadora y propagandística, el Concejo aprobó un contrato con Julio C. Hernández, Gerente de la Editorial El Colombiano, quien se comprometió a publicar el 12 de octubre de 1938, una edición de El Colombiano dedicada al Municipio de Bello, la cual “constará de veinte páginas de material literario y hasta 50 clisés” Estos clisés, serían de distintos tamaños, con motivos, paisajes, y retratos que aportará el Municipio de Bello. El compromiso incluyó que se “entregarán al municipio 300 copias de la edición […] El costo será de $ 150”.172 En 1940, como el presidente del Concejo, el abogado Hernán Villa Baena, ordenó la publicación de los actos de la corporación y creó “un órgano de publicidad que se denominará Crónica Municipal”, con un tiraje de 500 ejemplares por mes. Y con el siguiente contenido: actos del Concejo, informes de comisión, informes hechos a la Corporación por los Jefes de Oficinas Municipales, decretos y resoluciones del Alcalde, entre otros documentos oficiales. La Crónica Municipal sería de distribución gratuita. Se destinó “hasta $40 mensuales para su publicación…”173 El Concejo proyectado a la comunidad y a la historia local, procedió a celebrar un contrato para la elaboración de la Monografía del Distrito, y nombró para este fin, una comisión permanente.174Dicha comisión, propuso celebrar el contrato entre el Personero José Abel Jiménez y Hernando Rivera Jaramillo, quien se comprometió “dentro de un lapso de tiempo no mayor de dos meses, a entregar mil ejemplares de la obra Monografía del 168 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 8, de 13 de febrero de 1932. 169 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 26, noviembre 8 de 1935. 170 Galvis Gaitán, Fernando. El Municipio Colombiano, Editorial Temis, S.A., Bogotá, 1985, p. 47. De acuerdo con Luis Mesa Villa, exconcejal de Medellín, esta ley 89, restringió una vez más las atribuciones de los concejos municipales, en lo referente al aspecto administrativo, sin menoscabo de su acción legislativa. 171 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 43, de junio 19 de 1938. 172 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 63, 5 de octubre de 1938. 173 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 66, 6 de junio de 1940. 174 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº2, 13 de enero de 1943

87


Municipio de Bello, a razón de 140 páginas…”175con estos “términos de referencia”: Bello en la conquista y en la colonia, hasta la creación en Distrito; un ensayo sobre Marco Fidel Suárez y otro acerca de Fernando Vélez, la fundación y desarrollo de la industria hasta ese momento, la obra administrativa y Política de los Concejos Municipales, sus iniciativas, realizaciones y proyectos; la situación fiscal y económica del Distrito, su progreso y las personas que han intervenido en los destinos de Bello. Además, la Monografía contaría con artículos que el Concejo solicitó a un selecto grupo de colaboradores. El municipio se comprometió a pagar a Hernando Rivera J. $ 1.190 m.l., como valor de la Monografía.176 En octubre de 1944, se modificó el Reglamento Interno del Concejo, sus cambios sustanciales, fueron: Que el período del Presidente y Vicepresidente sería de 6 meses, contados a partir de la instalación. El período de los dignatarios que hizo (recientemente) el Concejo, expirará el 30 de abril de 1945. Así se derogó el artículo 14 del Reglamento Interno del Concejo.177Entre 1942 y 1945, la dinámica del Concejo y de la ciudad alcanzó cierta intensidad. En el primero de estos años, el Concejo de Bello, consideró mediante Acuerdo que en la elección última de Jurado Electoral se descartó sistemáticamente la representación del Centro Liberal Pro-Bello, “el cual cuenta hoy con el respaldo unánime de la ciudadanía, por la manera como ha sabido resolver los distintos problemas del Mpio…” Además, planteó que por ley le corresponde tener su representación en el Jurado Electoral, “pero que debido a las maniobras indecorosas le vulneraron sus legítimos derechos…”178 Aunque los Concejales no debían ser contratistas, ni apoderados de obras en la respectiva localidad, se presentó una fuerte burocracia y un creciente clientelismo. A manera de ejemplo, el Concejo Municipal de Bello hizo en 1942, los siguientes nombramientos, para el interregno 1942-1944. Tesorero: Leonardo Velásquez. Recaudador: Néstor Estrada. Personero: José Abel Jiménez. Estadístico: Horacio Londoño. Canalización: Delio Velásquez. Fontanero: Jesús Zapata. Acequiero: José Manuel Sosa. Chofer del municipio: Gabriel Aguirre. Administrador Matadero: Gilberto Gaviria. Citador: Luis Díaz. Parquero: Alfredo Trespalacios. Acarreo de Carnes: Rubén Tamayo.179 En el ámbito político, en octubre de 1945, se presentaron 3 Planchas para Concejales en Bello, de tres corrientes políticas, que definirían el 7 de octubre su composición. Primera. Comité Liberal Doctrinario: Alfonso Zapata, Gerardo Arango Escobar, José Abel Jiménez, Hernán Villa B., Magín Osorio, Pablo Emilio Montoya, José Díaz, Nicolás Sarrazola y Jaime Arango. Primer suplente: Eliseo Gaviria.

88

175 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 13 , 5 de mayo de 1943 176 Ibíd. Por causas que no revelan los documentos del Archivo Histórico de Bello, el Concejo Municipal, concedió a Hernando Rivera J, 20 días más de término en los trabajos de la Monografía (Acuerdo Nº28, 20 de octubre de 1943). Hasta el momento actual, la Monografía de Bello, sigue como un sueño sin realizar. 177 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº58, de 23 de octubre de 1944. 178 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº29, mayo 27 de 1942. 179 A.H.B. Actas del Concejo. 1941-1942. Folio 21. Serie de nombramientos reconstruida por Guillermo Aguirre. El clientelismo político en Bello. Huellas, Año VI, Nº6. Revista del Centro de Historia de Bello, diciembre 2004-marzo 2005, p. 26. Además se hizo nombramiento del Juez, de la policía, del médico; también se adjudicó becas de estudio para secundaria y se otorgó vivienda a trabajadores del Municipio. Es decir, una red burocrática y clientelista de “rosca política”.


Segunda. Directorio Liberal Municipal: Alfonzo López, Gilberto Zapata, Luis Montoya, Pablo Marín, Alberto Beltrán, José Bedoya, José Muñoz, Carlos Hernández y José Antonio Gutiérrez. Primer suplente: Bernardo Álvarez E. Tercera. Directorio Conservador Municipal: Leonardo Velásquez, Miguel Velásquez, Jesús A. Hernández, Manuel J. Rojas, Eduardo Muñoz, Francisco Gutiérrez, Abraham Restrepo, Jesús Ospina y Luis Pérez. Primer suplente: Arturo Builes.180 En estas elecciones de 1945, votaron para el Concejo local: 1.195 liberales y 843 conservadores. (Anuario Estadístico de Antioquia). En las Elecciones del 7 de octubre de este año de 1945, resultaron elegidos para el Concejo 1945-1947, período que inició el 1 de noviembre de dicho año 1945. Principales Alfonso López

Directorio Liberal Municipal

Suplentes Bernardo Álvarez E.

Gilberto Zapata L.

Liberal Municipal

Carlos A. Osorio

Luis Montoya C.

Liberal Municipal

Ernesto Molina U.

Pablo Marín O.

Liberal Municipal

Gabriel O. Saldarriaga

Alfonso Zapata Z.

Liberal Doctrinario

Eliseo Gaviria

Leonardo Velásquez O.

Conservador Municipal

Arturo Builes

Miguel Velásquez U.

Conservador Municipal

José Ma. García T.

Jesús A Hernández O.

Conservador Municipal

Javier Velásquez

Manuel J. Rojas S.

Conservador Municipal

Hernando Arango

Como se visualiza en la anterior tabla, de 9 concejales que conformaban la Corporación Edilicia, los primeros 4 Concejales son representantes del Directorio Liberal; el quinto Concejal electo pertenece a la corriente política del Comité Liberal Doctrinario, y los cuatro últimos son del Directorio Conservador Municipal. Al respecto, el periódico Acción, expresó: Como puede verse, es una posición bastante singular: cuatro representantes de cada uno de los directorios opuestos y un disidente que, no obstante ser de una corriente liberal, ese movimiento ha estado dispuesto a trabajar siempre en pro del pueblo, colaborando con los ciudadanos de buena voluntad, sin mirar su color político. Por esto mismo, el pueblo entero aguarda que este sea el lazo de unión entre los dos bandos tradicionales, para hacer una gran labor en pro del municipio.181

La nueva Mesa Directiva de la Corporación, estuvo conformada, así: Presidente: Alfonso Zapata. Vicepresidente 1º: Leonardo Velásquez. Vicepresidente 2º: Bernardo Álvarez. Secretario: Alberto Uribe. Según la documentación de prensa consultada, la composición que adquirió el Concejo, es un toque de llamada a la conciliación entre los distintos bandos políticos de Bello, dadas las ambiciones, los atávicos rencores, el color diferente, los odios personales. A propósito, el periódico La Acción, le pidió al nuevo Concejo: “dejar 180 Periódico Acción, Año I, Nº 3, Bello, 6 de octubre del 1945, p. 1. 181 Acción, año I, Nº 4, Bello, noviembre 4 de 1945, p. 1. En el ámbito nacional, el Partido Liberal se encontraba dividido entre los partidarios de Gabriel Turbay, y los seguidores de Jorge E, Gaitán. En 1945, el Alcalde de Medellín era Raúl Zapata Lotero, hermano del elegido concejal bellanita Gilberto Zapata Lotero.

89


el plumaje de caciques para vestir el traje de simple ciudadano que el pueblo ha colocado en la torre de guardia de sus intereses, con un claro sentido de responsabilidad…”

Reunión del Directorio Liberal en las instalaciones del Concejo en casa alquilada, mientras se construía el palacio municipal, ubicada donde hoy está el supermercado Éxito. Foto Archivo Javier Arboleda. (De izquierda a derecha: Colis Paniagua presidente del directorio, Luis Montoya cuervo, Gilberto Álvarez, José Abel Jiménez Zapata, Hernán Villa Baena. Los dirigentes departamentales: Fabio Ortega Arbeláez y Alberto Jaramillo Sánchez) Pablo Baena, Raúl Muñoz Agudelo, Guillermo Jaramillo Hijo de Timoteo.

Acerca del papel del representante del Comité Liberal Doctrinario, Alfonso Zapata, este periódico, expresó: Porque esta insólita posición que corresponde al representante de la disidencia [liberal], puede ser el puente de unión entre las distintas corrientes, si su labor es un desinteresado esfuerzo y su política es llevada tinosamente por donde todos los cabildantes vean su reconocimiento y su respeto, como que en ellos se ha delegado la voluntad popular; pero sin ceder un punto en un recto programa de trabajo y de grandes aspiraciones por el bienestar del pueblo…182

90

182 Ibíd., p. 3.


En la columna de opinión “Contra el viento”, firmada por JAMEL, se dijo del Concejo local: Quién sabe si los nuevos ediles vendrán con la resabida táctica de retirarse de sus curules cuando una mayoría adversaria les inflija la primera derrota a golpes de pupitre. Es precisamente esta equivocada actitud y este errado concepto de que cuando no hay mayoría de votos es mejor no asistir, lo que ha llevado a la corporación municipal a su sonado desprestigio…183

El precitado Periódico Acción, en una picaresca crónica, matizó las “Labores del Concejo”, de esta manera: Poco antes de las ocho de la noche, se inició la sesión ordinaria del Concejo, correspondiente al 8 del presente [diciembre de 1945], con la asistencia de 2 nuevos suplentes conservadores, señores Javier Velásquez y Hernando Arango y varias botellas de whisky sobre las mesas. Leídas las actas de las dos sesiones anteriores, fueron aprobadas. Inmediatamente después el concejal [Luis] Montoya presenta una proposición en el sentido de que sean reelegidos todos los empleados del municipio, para el período venidero [hasta 1947], que suscitó largas peroratas de los mismos mayoritarios, solicitando del conservatismo expusiera sus motivos si los tenía, para no reelegir a ningún empleado, pidiendo estos mismos hablaron todos los representantes liberales. El concejal [Leonardo] Velásquez Ortiz, de la minoría [conservadora], manifestó que como era un nombramiento que iba a imponerse por la mayoría que no había ofrecido ninguna participación al conservatismo, no tenían para que intervenir ellos, así como no habían ido al Concejo a acusar a ningún empleado y que la mayoría asume toda la responsabilidad de la reelección… El señor presidente [Alfonso] Zapata manifestó que para él era muy difícil la situación, porque no fue al cabildo como liberal directorista ni como conservador, sino en representación de una corriente liberal disidente que antes había perseguido el mejorestar y el engrandecimiento del pueblo; pero que hoy sólo buscaba puestos públicos y “satisfacer una política de estómago” y de odios, por lo cual él protestaba de ese grupo. El señor presidente continuó desatándose en improperios contra el grupo disidente que lo llevó al Concejo. Manifestó luego que le habían exigido la renuncia y que así lo haría pero anticipaba que su suplente, que era un recto y digno caballero, no tenía la virtud del perdón, como lo tenía él, y vendría a patrocinar toda clase de infamias para saciar sus odios, por lo cual correrían ríos de sangre en el municipio […] porque no sería como en la administración antepasada, cuando los conservadores buenamente “me dejaron hacer labor” […] De aquí en adelante, el whisky que abundantemente era servido a los señores concejales y demás asistentes al recinto, como que empezó a hacer sus efectos…184

Alfonso Zapata “pende de un hilo”, su voto es disputado y desata la violencia política en Bello. Este Concejal del Liberalismo Doctrinario entre dos grandes intereses, obligó a la confrontación, ya generalizada en el país. En el mismo periódico Acción, apareció el siguiente “memorial”: El Comité Liberal Doctrinario ha exigido el retiro de su representante en el Cabildo. Ha traicionado los intereses del movimiento que poniendo en peligro a muchas vidas lo llevó a esa posición, dice. Como es sabido de nuestros lectores, el llamado Comité Liberal Doctrinario, que es una corriente disidente, ha venido luchando por la depuración administrativa del municipio, sin odios banderizos de ninguna clase, por el cual estaba tolerando el que su representante hiciera ciertas negociaciones en el Concejo con el Directorio Liberal. Pero como quiera que dicho representante disidente, que es el señor don Alfonso Zapata continuara haciendo tratos perjudiciales para el Comité, sin consultar para nada con el grupo que representa, entregando todas las posiciones y todos los intereses a los directoristas, precisamente contra quienes se presentó en los pasados comicios, sus representados se vieron en la obligación de solicitarle explicaciones varias veces, las mismas que él manifestó estar dispuesto a seguir en todos los deseos del grupo que lo eligió, 183 Ibídem. 184 Acción, Año I, Nº 6, Bello, diciembre 15 de 1945, pp. 1 y 2.

91


como es lógico. Ninguna de las promesas cumplió, por lo cual el Comité Doctrinario, resolvió exigirle su retiro del Cabildo en un memorial suscrito por todos sus adictos. Pero el señor Zapata, en la sesión del sábado pasado, como informamos en otro lugar y como represalia contra quienes le exigían con legítimo derecho cesara en su representación, resolvió con los directoristas, reelegir a todos los empleados municipales, y desatarse en nutridos improperios contra sus compañeros disidentes, en pleno Cabildo, al mismo tiempo que tributaba subidos encomios a aquellos de quienes decía ayer (a nosotros mismos) eran la inmunda rosca que había llevado al municipio, a la bancarrota y al desprestigio. Se espera que el señor Zapata, con sus altas dotes de caballerosidad y democracia, abandonará el campo que reclaman sus dueños.185

En el aspecto de la violencia política, el periódico Acción, reprodujo un artículo de El Colombiano, con el título la “Violencia en Política”, en uno de los apartes dice: Los sucesos de Bello tienen un odioso carácter político- criminal. El gobierno ha desatendido ese problema, que no es nuevo, que ha sido periódicamente denunciado, que ha merecido comentarios e informaciones de la prensa. En la vecina población existe desde tiempo bastante atrás una situación de tirantez, atropellos, incitaciones, agravios, depredaciones. Varias veces y por diversas causas, la gobernación ha sido notificada sobre el caso de Bello. O sobre los casos de Bello. Los sucesos del sábado no son ajenos a ese estado. Apenas una culminación natural. Un jefe conservador, atacado sorpresivamente por quien pretendía vengarse de una sanción por delitos electorales, se vió penosamente forzado a hacer uso de su pistola. ¿Terminará aquí todo eso? Ojalá. Pero mucho nos tememos que la sangre sea abono de nuevos y no medidos desafueros y que Bello continúe siendo teatro de violencias. El peor defecto es el de entender la política con criterio vengativo. Y en emplearla como medio expedito para cobrar cuentas personales. ¿Cuándo entenderemos que la política es un medio de servir al país, no una oportunidad para cometer tropelías? Por suerte, Bello es un caso aislado, porque el departamento vive más o menos en paz, aunque existen presuntos focos de infección en algunos lugares no debidamente atendidos sirva de ejemplo el triste suceso de la noche del sábado. El país ha alcanzado unos grados de cultura, gracias a la política de “buena voluntad” de parte del gobierno actual [Alberto Lleras] para con el partido conservador, y a los patrióticos esfuerzos de conservadores y liberales para conseguir el apaciguamiento de los ánimos y crear un clima propicio para el cordial entendimiento entre los partidos. Si la convivencia no es una manera de debilitarnos en el servicio de la política de hacernos transigentes, de volvernos despreocupados! Los encuentros entre los partidos no pueden seguir siendo batallas campales, con muertos y heridos

92

185 Ibíd., p. 1


Proyecto Palacio Municipal para Bello de Germanetti. Periodico Acción 1945. Foto Archivo del Centro de Historia

El palacio municipal Pese a las distintas reformas locativas y adecuaciones espaciales realizadas en la Casa Consistorial, esta se hizo cada vez menos funcional, debido a que el área y espacio de la sede administrativa eran muy limitados. Allí funcionaban además el Concejo y los juzgados. En la década del 30, cobró dinamismo y empuje el proyecto de construir una nueva sede Administrativa. El 6 de julio de 1939, el Concejo municipal de Bello aprobó el proyecto “de estudio del Palacio municipal presentado por [Albano] Germanetti, por lo cual lo autoriza para que proceda a su construcción, en un plazo de 23 meses”.186 El contratista Albano Germanetti se comprometió a elaborar los planos. De estos, se dijo, quedará una copia en el archivo del Concejo. Germanetti, dirigirá, administrará, pondrá el personal: “obreros candidatizados por la Junta designada por el Concejo”. Este primer contrato se firmó en Bello, el 19 de julio; El Concejo lo aprobó por Acuerdo, el 28 o 29 de julio de 1939. Hubo dificultades y tropiezos en el proyecto. Así, en 1940, se aprobó el “contrato de transacción” entre el Personero de Bello, Arcesio Escobar y el contratista Albano Germanetti, en el cual, se suspendían las obras. A manera de indemnización, Germanetti recibiría $250 moneda corriente. Como dato curioso este “contrato amigable”, aparece firmado por dos testigos: A. Fajardo y Mendoza de Greiff, ambos Coroneles.187 186 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 56, de 29 de julio de 1939 187 A. H. B. Acuerdos del Concejo Nº 29, de marzo 29 de 1940.

93


La deuda con él se salda en 1943. El Concejo reconoce la cantidad de $ 250.32 centavos, que se le adeudaba a A. Germanetti. En el Acuerdo, quedó consignado que el dinero, se pagará “siempre que desista de todos los pleitos que actualmente tenga contra el Mpio. y deje en la Tesorería de Rentas una constancia de que el Municipio, está a paz y salvo con él por todos los conceptos…”188 En mayo de 1940, se aprobó otro contrato, esta vez, entre la Personería de Bello y el Ingeniero Civil Antonio Restrepo Álvarez, en el que Restrepo Álvarez se comprometió a elaborar los planos y diseños completos con todos sus detalles de la baldosa para el primer piso del Edificio para el Palacio Municipal de Bello ciñéndose a las especificaciones contenidas en el código de edificaciones de la ciudad de Medellín para obras de esta naturaleza.

El Ingeniero Restrepo, se encargó de revisar la colocación de hierros en las formaletas antes de vaciar el concreto. El costo de este trabajo fue de $150 m.l.189 Un nuevo contrato se aprobó. En esta ocasión firmado por el Personero Antonio Lotero y Gustavo Álvarez, Ingeniero Civil, con un monto de $1.200 m.l. Este contratista, se comprometió a elaborar los planos y diseños para el Palacio Municipal de Bello, edificio que constará de las siguientes dependencias. Alcaldía, Tesorería de Rentas, Personería, Policía, Jurado Electoral, Sanidad, Telegrafía, Catastro, Juzgado Municipal, Junta de Caminos, Salón de sesiones del Honorable Concejo y Secretaría del mismo 190

En junio de 1941, se aprobó y firmó otro contrato entre el Ingeniero Civil Luis González G., y el Personero, Antonio Lotero C., en el que el primero se comprometió “a encargarse de la Dirección Técnica y Administrativa de la construcción del Palacio Municipal de Bello, de acuerdo con los respectivos planos que tiene en su poder el Municipio…” En la parte Administrativa, el Ingeniero González asesoró al Municipio en consecución de los materiales para la obra. El Municipio suministró el personal de obreros y oficiales, y “pagará al contratista mensualmente el 6% sobre el valor de todos los materiales y jornales invertidos durante el mes…”191 En octubre de 1942, simultáneamente a la construcción del nuevo Palacio Municipal, se construía el Templo de la Iglesia de El Rosario, obra que se inició a principios del siglo XX. En estos días entró en escena un hombre de Bello y con fuertes vínculos económicos, políticos y sociales con Medellín. Se trató de Raúl Zapata Lotero, facultado por el Concejo de Bello y representado por el Personero José Abel Jiménez. Zapata Lotero, obró a nombre y representación de la firma INESCO (Ingenierías Estudios y Construcciones), se comprometió “a terminar el Palacio Municipal de Bello, cuya construcción ya ha sido iniciada de acuerdo con planos elaborados por Montoya, González y Cía [Ingar]…”

188 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 10, de 31 de marzo de 1943 189 A. H. B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 57, de mayo 24 de 1940 190 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 7, de 6 de febrero de 1941 191 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 47, de 13 de junio de 1941. Este mismo día, el Personero

94

Antonio Lotero C. y Nicolás Sierra S. celebraron el contrato. Sierra, “suministrará al Municipio: 42.500 adobes dobles; 6.800 ladrillos, 12.500 tejas y 1500 atanores de sexta…” Este material “usado para varias obras en Bello” (Acuerdo Nº 48, de junio 13 de 1941). Posiblemente, parte de este material de construcción se usó en el Palacio municipal.


Zapata Lotero, se comprometió a entregar la obra terminada y ajustada a los planos, en seis meses. Se aclaró, que debía preferir trabajadores de Bello. Según los materiales y las especificaciones técnicas, el edificio se proyectó para dos pisos. Este nuevo contrato, costó $ 42.700 m/l.192 Llegó el año 1943, la construcción del Palacio Municipal estaba bastante adelantada. El Concejo autorizó al Personero José Abel Jiménez para que hiciera un contrato más, con Gustavo Álvarez, en representación de INESCO (Ingenierías Estudios y Construcciones). Álvarez debía “construir una gradería para las barras en el Salón del Concejo Municipal, en el Palacio Municipal y de acuerdo con los planos suministrados a “El Municipio” y los cuales se incorporan al presente contrato…”Las barras tenían las siguientes especificaciones: Concreto reforzado de mezcla 1: 2: 4 con diseño para una carga viva de 150 libras por pie cuadrado. Las gradas irán revocadas con mortero de cemento de 1:6 en la parte superior, es decir, la parte que queda a la vista y por la parte inferior llevará un cielo – raso de celotex como el del Salón del Concejo. Las cerraduras serán como se muestran en el plano. Llevará un pasamanos hecho en tubería de 1 y 3/4” y según los detalles del plano […]El municipio, [pagará a] El Contratista mil pesos m.l., por concepto de la obra, [no obstante, se destinó $1500] para atender al pago de gastos imprevistos en la obra del Palacio Municipal en construcción…193

En julio de 1943 seguían las labores de construcción del Edificio Administrativo. Y empezaron los preparativos para su inauguración. Así lo indica, el incremento de unas partidas en el Presupuesto de Rentas y Gastos, discutido y aprobado por el Concejo. Acordó, destinar:[…] “hasta la cantidad de $200.00 para atender a los diferentes gastos de representación que con motivo de la inauguración del Palacio Mpal…”194 se presenten.

192 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº54, de octubre 16 de 1942. 193 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº14, mayo 5 de 1943. 194 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº18, de julio 28 de 1943.

95


Palacio municipal en obra negra 1942. Foto Benjumea. Archivo Javier Arboleda

Se puede inferir, que la sede Administrativa, se inauguró en 1943. En este año, el Personero Municipal, estableció varios contratos de arrendamiento, con la Caja Colombiana de Ahorros y la Caja de Crédito Agrario195 y con el Recaudador de Hacienda Nacional de Bello196, para que estas entidades ocupen oficinas en el Palacio Municipal, tanto en el primero, como en el segundo piso. Se facultó al personero José Abel Jiménez para representar al señor Óscar Agudelo en un contrato para: entregar el archivo de la Alcaldía Municipal comprendido del año 1930 a 1943, debidamente empastado[…] El Archivo consta de 58 volúmenes grandes y 19 medianos los cuales el contratista empasta a un precio de $ 3.40 y 2.00 respectivamente […]El costo de esta inversión fue de $ 235.20 m.l y un plazo de entrega de 30 días.197

96

195 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº19, de julio 28 de 1943. 196 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº13, de marzo 1 de 1944. 197 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº49, de septiembre 14 de 1944.


Parque de Bello. Al fondo el Kiosko 1938. Foto Archivo Javier Arboleda

97


El parque principal La plaza del poblado, creció y se modificó acorde a las necesidades y ritmos de la localidad de Bello. Según el historiador Carlos Saldarriaga. Hasta 1937 se conservó casi intacta la antigua plaza […] Ese año, se tomó la decisión de trasformar la plaza en parque. Se tumbaron casi todos los árboles de mango y se eliminó la pila de agua. El mercado semanal fue trasladado a un lote situado en los alrededores del actual [ya desaparecido] Teatro Iris, y funcionó allí hasta la construcción de la plaza de mercado, hecha por Timoteo Jaramillo aproximadamente en 1942.

Efectivamente, en 1937 se inició “La construcción” del Parque en la Plaza Principal. El plano de la obra “deberá ser aprobado previamente por el H. Concejo Municipal. Las obras estarán a cargo del Personero quien hará la propia dirección y vigilancia, y la supervisión, de la Comisión de Obras Públicas del Concejo. Para estas obras, se destinó $ 4.000”.198 El Concejo aprobó el contrato, entre el Personero Rafael Montoya Cuervo199* y Hernán Garcés G., Garcés elaborará el plano y dirigirá los trabajos de construcción del parque. El plazo de las obra fue de tres meses, con posibilidad de prorrogarse a voluntad de ambas partes. El Municipio pagará a Garcés “Como precio de sus servicios profesionales en la dirección de la obra la cantidad de $ 250…” y le suministrará, el personal de trabajadores, los materiales, utensilios de labor y los elementos de trabajo para la obra.200 El ornato del Parque, se contrató con Teodomiro Rodas201: construcción de 36 lámparas, por un costo de $ 2.118 y Alonso Montoya: 36 bancas para parque. Las bancas serían en marmolina, con un costo unitario de $ 30.202 La construcción del parque de Bello, dejó una tragedia en la familia Agudelo Quintero. En este año 1938, mientras realizaban las obras de remodelación del Parque, los trabajadores al utilizar dinamita para eliminar la raíz de un árbol, causaron la muerte del trabajador Nicolás Agudelo. Su esposa Carmen Rosa Quintero y a nombre de sus dos hijos menores: Gabriela y José Jesús Agudelo Quintero, recibieron $400 por indemnización. Luego el Concejo, acordó cancelarle $500 m/l a la viuda Carmen Rosa (Acuerdo Nº 46, 12 de julio de 1938). A los cuatro años, el abogado Guillermo Fonnegra Sierra, apoderado legal de la viuda Carmen Rosa, y de sus hijos menores, Gabriela y José Jesús, logró que el Personero José Abel Jiménez, autorizado por el H. Concejo, reconociera a estos herederos 500 pesos m.l. La viuda demandó al Distrito ante el juzgado 2º civil del Circuito de Medellín que en libelo con fecha 10 de septiembre de 1939, solicitó condena por perjuicios materiales y morales. Por sentencia del 25 de febrero de 1942, el Juzgado 2º consideró que el Distrito debía pagar a los dos menores, $2.915 pesos. La sentencia fue apelada por ambas partes, y transaron el juicio en $1.500. $500 entregados a Guillermo Fonnegra, los mil restantes en un pagaré extendido a los menores. (Acuerdo Nº 59, de 28 de octubre de 1942) Los mil pesos, en pagaré será consignado en un Banco de Medellín, a nombre de la viuda. 198 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 72, de 7 de diciembre de 1937 199 *Hermano de Luis Montoya Cuervo, quien será presidente del Concejo en 1945. 200 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 5, de 25 de enero de 1938. 201 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 38, junio 3 de 1938. 202 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 41, junio 3 de 1938.

98


En este mismo año 1938, se creó la figura de Parquero Municipal, con un sueldo mensual de $40 (Acuerdo Nº 69, de 9 de noviembre de 1938) y al siguiente año, se incrementó dicho sueldo en $ 10(Acuerdo Nº 10 del 10 de febrero de 1939) y se hicieron las instalaciones eléctricas y el kiosco del Parque. En 1940, se adoptó el nombre de “Parque Santander” (Acuerdo Nº 27, de 28 de marzo de 1940).Por esta época, apareció este comentario. […] “que ya casi acaban la plaza […] las cosas tienen principio […] y algunas cosas como el Concejo hasta fin”.203 En 1945, el Concejo aprobó por acuerdo, un contrato con la Parroquia de Bello, suscrito entre el Personero de Bello, Hernán Villa Baena y el Mayordomo de Fábricas de la iglesia, Jesús María Duque, en el que la Parroquia se comprometió para con el Municipio, “a construir el atrio del templo de Nuestra Señora del Rosario, prolongarlo hasta la calle Santander, en todo el tramo que queda frente al palacio municipal”. La obra del atrio corrió por cuenta de la Parroquia, tanto en su dirección técnica, como los materiales y el personal, entre otros. En el Acuerdo, “El municipio reconoce a la Parroquia, por los gastos efectuados, el 50% del valor total de la obra”.204Otro equipamiento fue el montaje de una bomba de gasolina, propiedad de Jorge Mora Londoño.205 En ella tanqueaban, los vehículos de la Alcaldía206 y los particulares.

Las Empresas Públicas de Bello De 1913 a 1929, se crearon en la localidad las “empresas” de agua, alumbrado público y de energía o planta eléctrica, la del Calvario y la de Potrerito. Estos servicios se nuclearon en 1931 en la Junta de Empresas Públicas Municipales, quien se encargará del mejoramiento y reglamentación de las empresas de Acueducto, Planta Eléctrica, entre otras. Dicha Junta quedó conformada por: El Presidente, Vicepresidente del Concejo y el Personero Municipal.207 La centralización de los servicios públicos en una empresa, fue una exigencia del crecimiento urbano. Además de la calle arriba, calle abajo, los barrios Andalucía y Nuevo Manchester, se crearon los nuevos barrios de “Prado” y las “Granjas”. Para mejorar los servicios públicos, Alfonso Zapata Z., vendió al Municipio “un acueducto que construyó desde el acueducto municipal en la Planta Eléctrica vieja, hasta los nuevos barrios, esta venta alcanzó los $ 2.500 colombianos.208 En este año de 1936, el Concejo aprobó el contrato de Permuta entre el Municipio y Fabricato: la empresa textil suministrará los materiales para el Acueducto General. Fabricato, descontará, paulatinamente, parte de su inversión, de los servicios de agua y luz que causan sus propiedades.209 La demanda de servicios públicos de la ciudad en crecimiento exigió del Concejo a principios de los años cuarenta la aprobación de un contrato con la Cooperativa de Municipalidades de Antioquia, Ltda., para financiar un 203 Periódico Juventud, Nº 12, p. 4. 204 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 11, de febrero 28 de 1945. 205 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 36, de agosto 11 de 1945. 206 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 54, de diciembre 12 de 1945. 207 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 15, 31 de julio de 1931. 208 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 62, 11 de noviembre de 1936. 209 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 36, 18 de noviembre de 1936. Este Acuerdo Nº 36, fue objetado por la Gobernación de Antioquia.

99


Acueducto más eficiente y mayor cobertura. El contrato210 tuvo un costo de $3.147.70 y en abril de 1941, se amplió para el suministro de materiales, por $471.79.211 Por otro acuerdo se adicionó la construcción paralela del alcantarillado con planos de la misma cooperativa y se creó una junta “que adelante las gestiones conducentes a la consecución de un empréstito para el Municipio y […] el Auxilio Nacional…”212 El alcantarillado, exigió un mayor esfuerzo administrativo, por eso en 1943, se creó una alianza tripartita entre Fabricato representado por Jaime Echavarría; la Cooperativa de Municipalidades encabeza de Alberto Jaramillo Sánchez y el Municipio de Bello con el Personero José Abel Jiménez. El Concejo encomendó a las tres instituciones ejecutar un contrato de $50.000 para construir el alcantarillado de Bello.213 La cooperativa llevó su propuesta cartográfica hasta elaborar el “Plano del Bello Futuro” con aporte de nuevos trazos del ingeniero Antonio Botero Londoño. Este Plano se hizo aprobar por el Ministerio de Trabajo, Higiene y Prevención Social y sirvió “En adelante, para la urbanización de barrios, construcciones, reformas o reedificaciones de propiedades, dentro del área urbana…”214 La alianza tripartita comenzó a desarrollar el acueducto y el alcantarillado, por etapas, según los planos y para hacerlo, el Concejo les aprobó un segundo contrato que estipulaba: La Cooperativa se obliga para con el Municipio a dirigir y a ejecutar los trabajos necesarios para llevar a cabo la construcción de una etapa del acueducto del Municipio de Bello de acuerdo con los planos elaborados por el departamento técnico de la Cooperativa y aprobados por el Ministerio de Trabajo, Higiene y Prevención Social…215

Los trabajos de estas obras públicas se financiaron con $120.000 para la cooperativa216 autorización al alcalde Gustavo Gaviria R. para amortizar la deuda pública y hacer nuevos empréstitos.217 A su vez exigió la transformación de la Junta de Empresas Públicas Municipales. Se le llamó Junta para la Administración de las Empresas de Energía Eléctrica, Acueducto y Alcantarillado, integrada por el Presidente del Concejo, que será su presidente, el Alcalde, el Personero y dos concejales, cada uno de estos con suplentes, nombrados por el Concejo para períodos de dos años y se le adjudicaron funciones.218 En la alcaldía militar del Capitán Franco, 1945, el Concejo de Bello aprobó dos nuevos contratos referidos a las obras públicas. Uno autoriza al Personero Hernán Villa Baena, para comprar al señor Ignacio López Uribe [Hijo de ingeniero civil Alejandro López] un lote, previamente declarado de utilidad pública. López: Trasmite a título de venta al Municipio de Bello, con destino a los tanques y planta de purificación del acueducto público en proyecto, un globo de terreno situado en el Municipio de Bello, en la finca denominada “Prolongación del Piñón” […] a un precio de $10.876.04 m.l., a razón de $ 0.60 centavos la vara de terreno.219

100

210 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 5, 31 de enero de 1941. 211 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 27, de abril 3 de 1941. 212 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 32, abril 24 de 1941. 213 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 7, febrero 7 de 1943. 214 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 34, mayo 31 de 1944. 215 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 36, junio 21 de 1944. Luego del Acuerdo Nº 41 (julio 5) de este año, el Concejo, “acreció una partida de $ 40.000.00 en un crédito”, para este contrato tripartito. 216 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 17, julio 7 de 1943. 217 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 37, junio 21 de 1944. 218 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 40, julio 5 de 1944. 219 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 27, 13 de mayo de 1945.


Por el segundo contrato, el Municipio de Bello comenzó una relación de connivencia con la ciudad de Medellín, en lo referente a servicios públicos. Se permitió que: la Empresa [Empresas Públicas Municipales de Medellín] administrará y distribuirá libre y directamente en el Municipio, el servicio de energía eléctrica para fuerza motriz, alumbrado y calefacción, no solo dentro del área urbana, sino dentro del territorio comprendido por los límites jurisdiccionales de El Municipio […] La empresa suministrará energía gratuitamente a las oficinas Municipales, a la Iglesia Parroquial [sic], a los Colegios y Escuelas que den enseñanza gratuita y a las instituciones de beneficencia pública en la cantidad que la Empresa y el Personero consideren necesaria.220

Plaza de Mercado de Bello 1995. Foto Archivo de Javier Arboleda

La plaza de mercado El mercado público de Bello existe, desde la creación de la plaza del poblado. En esta plaza principal funcionó el tradicional mercado dominical. Por el espacio abierto y acogedor de la plaza, transitaron vendedores populares, buhoneros y vivanderos. Con la construcción y adecuación de la Casa Consistorial sede de la Alcaldía Municipal y luego Palacio Municipal, edificio actual; además, del amoblamiento y equipamiento del Parque Santander, se hizo urgente y necesario, trasladar el mercado público a un espacio cubierto y adecuado para el ejercicio del comercio, el intercambio y la sociabilidad. Este traslado ocurrió en 1938, cuando El Concejo acordó, “la construcción de un edificio para mercado público” y señaló para ello el Barrio Pérez Mejía.221 220 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 28, 27 de mayo de 1945. Este contrato, que exige una lectura e interpretación adecuada y crítica, puede ser “la piedra de toque” en la relación asumida por el Municipio de Bello y las Empresas Públicas de Medellín. 221 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 59, septiembre 14 de 1938.

101


En 1939 el Concejo autorizó contratar con el señor Juan Pérez Mejía, urbanizador del Barrio Pérez, para la construcción de una plaza de mercado cubierto. Por el contrato el Distrito concedió 15 años de administración y usufructo de la plaza, libre de impuestos y de gravámenes municipales de toda clase. Además se comprometió a: “Proveer de luz suficiente el interior y los alrededores del edificio […] de agua para el aseo gral y constante de las galerías”. Al contratista se le exigía no permitir “Ventas fuera de la plaza…”222 El 11 de junio, el alcalde José María Arbeláez y el presidente del Concejo Juan Nepomuceno Ramírez223 con el Acuerdo 42 levantaron escritura pública con Juan Pérez; pero por intereses políticos y económicos se deshizo el negocio. Este impase está documentado en un texto de Nubia Valencia224 sobre el mercado de Bello. Por la urgencia de un mercado cubierto, el Concejo organizó en 1940, una comisión de estudio del caso, compuesta por el Alcalde Jorge Santamaría y dos concejales, Juan Nepomuceno Ramírez y Beltrán. La comisión presentó un informe en diciembre.225 Con base en el informe se acordaron una serie de condiciones y reglas que debía cumplir el nuevo mercado: La plaza debía prestar su servicio todos los días. El sitio debía tener un área no menor de 6.000 varas cuadradas, con frente por lo menos sobre tres calles públicas, calles de más de catorce varas. Los planos debían ser aprobados por la sección de arquitectura del Departamento de Antioquia. La plaza de mercado debía quedar ubicada a menos de cuatro cuadras del Parque Santander. El mercado cubierto podía estar rodeado de diversos locales comerciales, como almacenes, tiendas, boticas, zapaterías, entre otros locales. En el proceso de la construcción de la plaza de mercado, si la parte de la primera galería estuviera cubierta, se podía utilizar para mercado dominical, entre otras disposiciones.226 En abril de 1941 Joaquín Jaramillo Sierra, Timoteo Jaramillo, Ingart Montoya González y Cía., Gilberto Jaramillo Arango y Eduardo Montoya S.227 crearon la Sociedad Construcciones S. A. El Concejo de Bello presidido por Juan Nepomuceno Ramírez, el personero y el Alcalde Samuel Mejía, adjudicaron a esta sociedad legalmente constituida por escritura Nº 660 de 15 de abril de 1941, otorgada en la Notaría 3ª de Medellín, la construcción de la Plaza de Mercado cubierto de que trata el Acuerdo Nº 119 de 1940”.228 El sitio seleccionado para la Plaza de Mercado, era propiedad de Timoteo Jaramillo. El Acuerdo Nº 70, autorizó al alcalde, destinar “La cantidad de ocho mil pesos ($8.000.00) m.c. para la compra de Acciones de a $ 10.00 cada una, en La Sociedad Anónima Construcciones S.A., […] con pagos diferidos…” Las dificultades políticas en la administración Municipal, los celos profesionales en el sector de la construcción y los intereses de algunos concejales, hicieron que El Concejo, presidido por el liberal Alfonso Zapata, rescindiera o derogara el contrato anterior mediante el:

102

222 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 29, abril 18 de 1939. 223 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 42, junio 11 de 1939. 224 Valencia, Nubia. La plaza de mercado, entre la politiquería y el patrimonio popular. En: Huellas de Ciudad, Año XII, Nº 14, diciembre de 2012, p. 78 y ss. 225 A.H.B. Actas del Concejo. Acta Nº 70, 12 de diciembre de 1940. Libro 2, folio 202 citado por Nubia Valencia, Óp. cit., p. 78. 226 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 119, diciembre 12 de 1940. Confrontar: Valencia, Nubia. Obra citada, pp. 78, 79 227 Valencia, Nubia. Óp. cit., p. 79. 228 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 70, agosto 28 de 1941


[…] “El Concejo de Bello […] considerando: Que el H. Concejo saliente, por Acuerdo Nº 70 de 1941, celebró con la Sociedad de Construcciones S.A., que inició en este Municipio la construcción de una Plaza de Mercado, un contrato sobre compra de Acciones en dicha construcción, consistente en la adquisición por cuenta del Municipio de 800 Acciones a razón de 10 $ c/u. Que el Concejo actual considera dicha negociación perjudicial para el Municipio, por su alto costo, ya que la propiedad raíz en el punto indicado [Las Granjas] o sea, donde se construye dicho local, aún no ha llegado al exagerado precio de dos con cincuenta la vara, y para ello se funda en que en los últimos días se han llevado a término negociaciones de otros lotes en el mismo lugar, a $ 0.50 y 1.00 por vara. Que este Concejo persigue únicos y determinados fines de economía para el Municipio, y teniendo en cuenta que esta negociación es en sumo perjudicial para los intereses del fisco.229

El municipio de Bello en 1942, tuvo nueve (9) concejales por tener entre cinco y diez mil habitantes. Los nueve hicieron parte de tres grupos políticos: un bloque de 3 conservadores y 2 líneas distintas de liberales. Además, Guillermo Jaramillo A, hijo de Timoteo, era Concejal Suplente de J.N. Ramírez, y el Concejal Eliseo Gaviria, tenía como suplente a Hernán Pérez Mejía, hermano de Juan, el frustrado constructor de la Plaza en el barrio Pérez.230 Este panorama partidista, permitía tumbar cualquier propuesta, por el juego de los concejales liberales. Los disidentes inclinaban la voluntad del concejo, cuando lo quisiesen o por negocio. Tumbaron el negocio de Juan Pérez y luego quisieron estafar el tesoro público a favor de la Sociedad Construcciones S.A al comprar 800 acciones un doscientos por ciento más caras; pero los de Construcciones S.A. cuyos socios eran concejales, algo lograron. Vendieron al municipio 250 acciones. En febrero de 1942, el Concejo aprobó un contrato nuevo con la Sociedad de Construcciones S.A., que a la letra dice: Los suscritos, José Abel Jiménez, Personero de Bello, y Eduardo Montoya S., Gerente de la Sociedad Construcciones S.A., de Medellín, hemos celebrado el contrato […] La compraventa de 800 acciones de la Sociedad Construcciones S.A. que se había negociado entre el Municipio y Construcciones, queda reducida a 250, de las cuales el Municipio ha pagado y recibido 150 […] Las 100 acciones restantes las pagará el Municipio a Construcciones, inmediatamente este contrato sea aprobado por Acuerdo y elevado a escritura pública.231

Este Acuerdo, está firmado a ruego por Félix A. Cadavid Vicepresidente y el Alcalde del momento, Carlos E. Bedoya. Quizá por las anteriores dificultades, celos e intereses, se ha perdido en la memoria el paradero de estas 250 Acciones, y no se recuerde la fecha exacta de inauguración de la Plaza de Mercado.

229 Acuerdo Nº 104, noviembre 14 de 1941 230 Valencia, Nubia. Óp. Cit., p. 81. 231 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 10, febrero 11 de 1942.

103


Biblioteca Marco Fidel Suárez, visita del Presidente Belisario Betancur, Mons López Trujillo 1986. Archivo Histórico de Bello

La biblioteca pública En 1935, el Concejo autorizó al Personero Municipal “para que proceda a hacer construir un armario apropiado para la colección de libros con las instrucciones emanadas de la Biblioteca Nacional”.232 Esta puede ser la génesis de la biblioteca pública de Bello. Se precisó que el Director de la Escuela de Varones será el Inspector de la biblioteca o bibliotecario. Además, quedó el bibliotecario autorizado para prestar al público el libro o libros que desee leer, previa la consignación en calidad de depósito de la suma equivalente al valor del libro o libros, cantidad que será devuelta una vez entregados este o estos al bibliotecario de lo cual dará aviso a la Tesorería de rentas donde debe hacerse la respectiva consignación.233

El Personero quedó autorizado, para que con la partida apropiada en el renglón de compra de útiles y muebles para las escuelas, se haga la compra sucesiva de libros con que debe dotarse la biblioteca [y señala como tareas seguir] las instrucciones de la Biblioteca Nacional, el bibliotecario y el Personero Municipal procederá a hacer que la organización de la biblioteca sea una verdadera institución para la cual darán al Concejo un informe mensual de las labores llevadas a cabo en relación con la biblioteca.

104

232 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 4, febrero 28 de 1935 233 Ibíd.


En 1941, un periódico local, difundió la siguiente propaganda: “Atención!! Visite la biblioteca ‘Suárez’ los domingos, de las diez a.m. a la una p.m.”234. Otro periódico, anunció, un poco más en detalle: “Biblioteca Suárez. Funciona de 7 a 9 de la noche, en la semana y de 10 a 12 del día, los domingos. Sótano del Palacio Municipal”.235 En enero de 1942 el Concejo, creó el cargo de Director de la Biblioteca “Aldeana Suárez” y determinó que la Dirección de la Biblioteca estará servida por el Director de la Escuela Nocturna, con un sueldo mensual de $20 m.l. durante los 10 meses del año lectivo, y a razón de $15 m.l. mensuales durante los dos meses restantes, es decir, enero y diciembre. Se estableció como deberes del Director de la Biblioteca …abrirla diariamente al público durante dos horas, de 5 a 7 p.m. y en los días feriados de 1 a 5 p.m. No permitir que del local de la Biblioteca salga ninguna obra; llevar un índice preciso, de las obras que existen en la Biblioteca y de todas que lleguen posteriormente […] Se aclara, en el documento, que el nombramiento del Director de la Escuela Nocturna será hecho por la Dirección de Educación del Departamento de Antioquia, “de terna que para el efecto enviará el Concejo” [Así mismo, se destinó $40 m.l. para dotar a la Biblioteca de los muebles] “para empezar su funcionamiento.236

En febrero del mismo año, el Concejo acuerda asumir el nombramiento del encargado de la biblioteca y quitárselo al Departamento. Crea el cargo de Encargado de la Biblioteca Aldeana Suárez, en cabeza del profesor de la Escuela Nocturna, con los mismos salarios mensuales establecidos.237 En mayo de 1944, se crea una Junta compuesta por el Alcalde Municipal, el Personero y un Concejal, para que coordinara “la inversión del auxilio dado por el Departamento para la Biblioteca Marco Fidel Suárez”. Como Secretario de la Junta actuó el Director de la Biblioteca, quien “llevará al efecto un libro de actas de todo lo que fuere tratándose con motivo de tal inversión”. La Junta tuvo la misión de hacer de la biblioteca un espacio digno para los habitantes y trabajadores de la localidad.238 JAMEL, escribió en el periódico Acción, una columna titulada “Contra el Viento”, en la que dijo: Biblioteca. Ya que fue en este mismo lugar donde nos encargamos de sacar al sol los apolillados libros y los polvorientos anaqueles de la llamada Biblioteca Suárez, no vamos a permitir que se escondan nuevamente, sin dejar bien clarificado el asunto; o por lo menos, que se diga mañana, hicimos cuanto correspondía a nuestra labor, así nos quedamos sin haber sido los impulsores de un proyecto público, por culpa de la indolencia de otros. Nada pudo explicar el señor director de esta obra [La Biblioteca], en el Concejo, porque no se le prestó atención. Posteriormente nos explicaba él mismo que la única causa para que la Biblioteca no se encontrara en la luz pública, era la falta de local, de armarios y útiles necesarios que el Municipio no había querido proporcionar. De manera, pues, que aunque la obra tiene carácter Nacional, el Gobierno central sólo ha enviado unos cuantos libros y folletos; pero no suministra un armario, ni útiles necesarios, ni local, ni paga a un empleado que la maneje. Es inexplicable que la Nación haya hecho esta creación para dejarla abandonada y no permitir tampoco que nadie ponga manos en ella para su mejoramiento; porque 234 Juventud, Nº 12, 1941, p. 4. 235 Frente Liberal, Nº 7, Bello, noviembre 3 de 1946, p. 2. 236 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdos Nº 5, enero 28 de 1942. Las bibliotecas aldeanas, fueron un proyecto cultural de los gobiernos liberales, en casi toda la totalidad de municipios del país, especialmente, en el 2º gobierno de Alfonso López Pumarejo. 237 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 16, febrero 25 de 1942. 238 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 35, mayo 31 de 1944

105


en días pasados desautorizó al Municipio cuando quiso dotarla y darla al servicio, por el solo hecho de que iba a PASAR DE MANOS. Nuevamente solicitamos la amabilidad del sr. Director y ponemos a su disposición estas pobres columnas para que nos desate la enredada situación de esta obra que es de legítimo interés público; pero nos atrevemos a anticipar: La Biblioteca Suárez no tiene por qué figurar con carácter Nacional; lo único que allí puede mirarse como tal, es la pequeña Biblioteca Aldeana, y la colección infantil Araluce que la Nación envía a todas las escuelas del País y es en ese lugar donde debería estar. Las demás obras han sido enviadas por entidades o personas particulares y de países vecinos, como Venezuela. La Nación no ha tenido ni tiene obras de esta naturaleza en las provincias. Es pues, algo creado por el actual director, tomando como célula las colecciones escolares antes mencionadas; a él se debe la organización de esta obra, lo reconocemos; pero no debe oponerse a que cumpla su verdadera función, aunque deba salir de sus manos; porque no creemos haya obtenido estas obras en su propio nombre, sino en el de una entidad pública. Ya habíamos sugerido al H. Concejo en otra ocasión que en lugar de tantos empleos y erogaciones inútiles, debe asignar una partida para el funcionamiento de esta Biblioteca y para su acrecentamiento continuo.239

El origen de la Biblioteca Pública Marco Fidel Suárez, es el mismo de la mayoría de las bibliotecas de Colombia. Nacieron con la revolución en marcha de Alfonso López Pumarejo. Su ministro de Educación Germán Arciniegas, ideó el programa de “Biblioteca Aldeana”, una colección de libros editada por la nación para ser distribuida en todo el país. Este programa obligó a la mayoría de los municipios, disponer un local para albergar la colección, estos locales fueron el comienzo de las bibliotecas públicas municipales.

106

239 Acción, Año I, Nº 6, Bello, diciembre 15 de 1945, pp. 1 y 6


5. Política, urbanización y policía El Concejo de Bello 1946- 1953 De 1946 a 1953, el Partido Conservador retornó al poder en Colombia, luego de 16 años de predominio y desarrollo Liberal. El país entró en una gran movilización social, política, cultural y económica. En el cuatrienio 1946-1950, gobierno de Mariano Ospina Pérez, fue asesinado el líder liberal de izquierda Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948. Desde ese momento histórico, Colombia será distinta y más convulsionada que la anterior. De 1950-1953, el país fue gobernado por Laureano Gómez, con un régimen de persecución a liberales y comunistas. Gómez, por razones de salud dejó el gobierno en manos del Designado, Roberto Urdaneta Arbeláez, en noviembre1951. Laureano regresó al poder en junio de 1953, pero fue derrocado por el general Gustavo Rojas Pinilla. El golpe de Estado fue promovido por ambas élites partidistas. El General Rojas Pinilla, fue aclamado y apoyado por el ex presidente Mariano Ospina, como Presidente de la República. En Bello, durante el lapso 1946-1953, como en otras localidades los Concejos municipales se vieron afectados por un conjunto de medidas, decretos, y leyes emanadas del Gobierno Nacional y Departamental, que incidieron en su normal funcionamiento, tanto en su estructura interna, como en su proyección y dinamismo, hacia la comunidad.240 Según Carlos Saldarriaga, uno de los tiempos de Bello: […] lo indican los datos estadísticos, los ritmos de crecimiento demográfico en la localidad a partir de los años treinta, no marcaron una radical ruptura con los registrados después de 1950: entre 1938 y 1951, la población del municipio de Bello pasó de 13.423 a 34.307 almas, lo que indica un ritmo de crecimiento demográfico nada despreciable en Bello…241

Para este autor, en el período 1938 - 1951, Bello, fue después de Ibagué (579%) la ciudad que creció 254%, y entre 1951 - 1964, Bello fue la cuarta, después de Itagüí, Valledupar, Envigado. Bello creció 203%.242 Bello a fines de los años cuarenta vio surgir un nuevo personal político, que se afianzaría en la década del cincuenta. Este nuevo grupo, ejerció una gran influencia en la política bellanita y en algunos casos, regional y departamental, influencia que decayó por los faccionalismos intrapartidistas y sectarismos. Si comparamos los concejos de 1945-1947, con el de 1949-1951, cuatro Concejales permanecen activos y en funciones en el Cabildo local. 1945-1947: Miembros del Directorio Liberal: Alfonso López, Gilberto Zapata Lotero, Luis Montoya Cuervo, Pablo Marín. Miembro del Comité Liberal Doctrinario: Alfonso Zapata Z. Miembros del Directorio Conservador Municipal: Leonardo Velásquez O., Miguel Velásquez U., Jesús H. Hernández O. y Manuel J. Rojas S. De 1949-1951: Los concejales y sus suplentes fueron: Miguel A. Velásquez U. (Hernando Mora A.), Alonso Estrada D. (Libardo González A.), Eduardo Muñoz V. (José Benjumea G.), Pedro Nel Ochoa V. (Antonio J. Vásquez), Miguel A. Díaz G (Antonio M. Bedoya R.), Gilberto Zapata Lotero (Sofronio Gómez L.), 240 Osorio Agudelo, Carlos Mario. El Concejo de Medellín y su gestión en tiempos de violencia política y crisis institucional, 1948-1957. En: El Concejo de Medellín… Op.cit., p. 173. 241 Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: municipio de Bello 1950- 1970. Óp. cit., p. 10. 242 Ibíd., p. 13.

107


Bernardo Álvarez E. (Juan N. Zapata U.), Francisco Luis Paniagua (Pablo Marín U.), Rafael Trespalacios R. (Marco A. Giraldo U.). A continuación se muestra los principales Acuerdos del Concejo, durante el período 1946-1950, además el Presidente del hemiciclo y el respectivo Alcalde de la localidad

Acuerdos del Concejo1946-1950 (síntesis) 1946 Nº

Título del Acuerdo o tema

Pte del Concejo

Alcalde

14

Primero de mayo (Fiesta del Trabajo)

Leonardo Velásquez

Joaquín E. Sánchez

21

Legislación sobre construcciones y urbanizaciones

Bernardo Álvarez

Joaquín E. Sánchez

25

Junta de censura ( Espectáculos culturales)

Bernardo Álvarez

39

Compra lote de terreno (Hacienda Niquía- Jllo)

Bernardo Álvarez

1947 Nº

108

Título de Acuerdo o tema

Pte del Concejo

Alcalde

10

Ornato Parque Principal Santander

Bernardo Álvarez

Julio Jaramillo

11

Nuevo Organismo Policivo

Bernardo Álvarez

Julio Jaramillo

14

Creación de Instituto Profiláctico

Bernardo Álvarez

José María Ibarra

16

Nuevo Matadero

Bernardo Álvarez

Jairo Cadavid H.

18

Declaración terrenos del Pbro. José Miguel Agudelo…

Bernardo Álvarez

Gabriel Upegui (Teniente)


1948 Nº

Título del Acuerdo o tema

Pte del Concejo

Alcalde

1

Presupuesto de Rentas y Gastos (Concejo-Policía)

Justo López Mejía

Julio Jaramillo

2

Presupuesto de R Y G. de Educación Pública

Justo López Mejía

“Figuran 3 Alcaldes”

12

Sueldos Personero Municipal (Juicio-Demanda)

Justo López Mejía

Luis Mª Escobar

13

Mecanógrafos Concejo y Secretario Jurado Eléct.

Justo López Mejía

Luis Mª Escobar

17

Orden Público – Policía

Jesús M. García T

Teniente Jaime Hoyos

19

Montepío Municipal

Jesús A. García T.

Teniente Jaime Hoyos

20

Contrato Aseo Oficinas Públicas

Jesús M. García T.

José Mª Correa

21

Planos Barrio “Don Bosco” (Zamora)

Jesús M García T.

José Mª Correa

26

Reglamentación Tarifas Servicios Públicos Mpales

Jesús M. García T.

José Mª Correa

27

Matadero Municipal (Reglamento)

José M. García T.

José Mª Correa

30

Orgánico del Impuesto de Valorización

Justo López Mejía

José Mª Correa

31

Barrio de Tolerancia “ La Selva”

Justo López Mejía

José Mª Correa

36

Pleito aguas y terreno para Nuevo Matadero

Jesús Mª García T.

José Mª Correa

37

Acarreo de carnes

Jesús Mª García T.

José Mª Correa

42

Visita del Presidente Mariano Ospina Pérez

Justo López Mejía

José Mª Correa

43

Barrio El Rosario

Justo López Mejía

José Mª Correa

44

Barrio Paccelli

Justo López Mejía

José Mª Correa

45

Sobre urbanización [ Área Urbana]

Justo López Mejía

José Mª Correa

1949 Nº

Título del Acuerdo o tema

Pte del Concejo

Alcalde

1

Impuesto de valorización – Policía Nacional

Jesús Mª García

José Mª Correa

4

Reconocimiento [pago] al carnicero

Miguel Velásquez U

José Mª Correa

5

Junta de Valorización

Jesús Mª García T

José Mª Correa

7

Matadero Municipal

Jesús Mª García T

José Mª Correa

10

Reconocimiento [pago] a matarifes

Miguel Velásquez U

José Mª Correa

13

Por el cual se honra la memoria de Soledad Suárez

Miguel Velásquez U

José Mª Correa

14

Cuartel de policía

José Mª Correa

Cap. Jaime Hoyos

15

Aumento sueldos (Policía y Personero Mpal)

José Mª Correa

José Mª Correa

20

Fiesta del Trabajo Aguas Hato- Bogotá

Enrique Mora A.

José Mª Correa

21

Muerte del Administrador del Matadero

Enrique Mora A.

José Mª Correa

22

Valorización

Jesús Mª García T.

34

Prestaciones Sociales

Miguel Velásquez O.

35

Aguas comuneras

36

Disposiciones generales de orden fiscal

Bernardo Vélez A.

Marco A. Vélez A.

37

Revólveres para la Policía

Miguel A. Velásquez

Marco A. Vélez A.

41

Creación de empleos de Agentes de Policía

Miguel Velásquez

Marco A. Vélez A.

42

Creación y funcionamiento del Almacén Municipal

Miguel A. Velásquez

Marco A. Vélez A.

44

Contrato – Personero y Samuel Toro A. [chofer]

Alonso Estrada D.

Marco A. Vélez A.

Marco A. Vélez A. Marco A. Vélez A.

109


1950 Nº

Título del Acuerdo o tema

Pte del Concejo

Alcalde

3

Préstamo de Tesorería con el Banco Comercial Antioqueño.

Alonso Estrada Duque

Ángel Mª Escobar

6

Pleito Bogotá (municipio- Nicolás Sierra Sierra)

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

8

Reconocen viáticos Bogotá- Parque Suárez y Urna

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

13

Creación Junta de Gobierno mpal y contrato arrendamiento..

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

14

Oficina del Tiempo

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

17

Sobre contadores-agua

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

18

Sobre código de Edificaciones

Alonso Estrada Duque

Jesús Mª Mejía B.

19

Reglamento Interno de trabajo Mpio. de Bello

Pedro Nel Ochoa

Jesús Mª Mejía B.

20

Creación de la Empresa de Teléfonos [Acuerdo Nº 21]

Eduardo Muñoz Duque

Jesús Mª Mejía B.

22

Reconocimiento [pago] a Luis Eduardo Bedoya…

Eduardo Muñoz Duque

Fernando Toro

Nota: no existen Acuerdos de los años 1951,1953, en el Archivo Histórico de Bello.

En el quinquenio (1946-1950), hubo en el municipio de Bello 12 Alcaldes. José María Correa y Julio Jaramillo estuvieron por dos períodos. Hubo dos Alcaldes Militares: Gabriel Upegui (Teniente) y Jaime Hoyos (Teniente- Capitán), este último por dos ocasiones.

Presidentes del Concejo 1946-1950 con más de un periodo Jesús Mª García T. Miguel Velásquez Justo López Leonardo Velásquez Bernardo Álvarez Enrique Mora A. Bernardo Vélez A. Alonso Estrada Pedro Nel Ochoa Eduardo Muñoz Duque

5 3 2 1 1 1 1 1 1 1

Según Carlos Saldarriaga, un indicativo de la heterogeneidad del personal político local, es la composición del Concejo elegido para el período 1947-1949. Entre quienes se encontraban: Justo López Mejía, Jesús María García Torres, Miguel Velásquez U., Enrique Mora A., Bernardo Vélez A., Alonso Estrada y Hernán Villa Baena.243 Así, entre principales y suplentes, además de Rafael Trespalacios y Pastor Herrera, sobresalen un talabartero, dos comerciantes, un trabajador de los Talleres del Ferrocarril, tres

110

243 Reconstrucción realizada a partir de las tablas 1948 y 1949, en la columna” Presidente del Concejo”.


abogados, un farmaceuta y algunos pobladores que desempeñaron numerosos cargos en el sector público. Allí estuvo un joven abogado liberal, cabeza de lista, hijo de un conocido comerciante del poblado. En la localidad, históricamente las cifras y guarismos electorales registrados, no señalan cambios bruscos en la representación numérica de los electores de ambos partidos tradicionales. En octubre de 1947, para las elecciones al Concejo Municipal, atrás señaladas, se escrutaron 1.603 votos liberales y 1727 votos conservadores.244 Por su parte, en las elecciones para El Concejo llevadas a cabo, en junio de 1949, la votación bellanita se repartió así: Lista Liberales Directoristas: 1.848 votos. Lista Conservadores Directoristas: 2.410 votos. No se presentó Lista de “Liberales Disidentes”.245

Ambiente político de Bello El triunfo electoral de Mariano Ospina Pérez en 1946, “complació a los conservadores antioqueños de orientación moderada, que formaban el grueso de su partido en el departamento. Conservadores destacados elogiaban sus capacidades técnicas, y se conformaban con la política de participación bipartidista en el gobierno de Unión Nacional”.246 En Bello de 1946, existían tres grupos políticos: El Directorio Liberal, El Directorio Conservador Municipal y el Comité Liberal Doctrinario. A este último grupo perteneció Alfonso Zapata cuestionado por los militantes por su ambivalencia en el Concejo desde 1945. Según el periódico Frente Liberal, en las elecciones para el Concejo, en 1945: […] “el único electo de la lista Pro - Bello, fue el señor Zapata. Como los otros grupos obtuvieron cuatro y cuatro, él quedó de ganzúa para abrir y cerrar la situación a su antojo”.247 Los Pro-bellistas creían, pese a la derrota electoral, al obtener un solo representante al Concejo, que ellos serían los dueños de la situación en el Concejo: …puesto que su concejal, “la llave”, como ellos mismos lo llamaron, sería el que iba a imponer condiciones tranzando la acción de cualquiera de los grupos opuestos y pactando con el otro. El ánimo de todos los afiliados al movimiento [Pro- Bello] se dirigía a una colaboración o coalición con los conservadores, método que habían ensayado ya aplicándolo por tres años al distrito y que ellos decían había dado magníficos resultados.248

El Directorio Conservador se preparó para candidatizar a Leonardo Velásquez como Tesorero de Rentas municipales, sin embargo estaban divididas las aspiraciones en el interior del Cabildo. Alfonso Zapata sopesó que la

244 A.H.B. Actas del Concejo. Actas de 1947, noviembre 1º del mismo año. 245 Anuario Estadístico de Antioquia 1950-1952, p. 207. Cit., por Saldarriaga, Óp. cit., p. 177. 246 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia… Op.cit. p. 167. 247 Frente Liberal, Año I, Nº 6, Bello, octubre 20 de 1946, p. 1. 248 Frente Liberal, Año I, Nº7, Bello, noviembre 3 de 1946, p. 1.

111


…situación política era distinta de la de cuatro años atrás. Ahora ya no podía unirse con los conservadores porque él era muy liberal y la coalición anterior había sido tan solo un experimento para mostrarle al pueblo sus buenas intenciones y sus capacidades; y terciar con el otro bando, no pensarlo jamás. Como iba él a contaminarse con la “inmunda rosca” (palabras suyas) que había llevado al municipio a la ruina y al desprestigio. Por manera que, ante tal fatal decisión, Bello quedaría sin Cabildo porque conservadores y rosquistas nunca se juntarían.249

Alfonso Zapata, entró en conversaciones con los miembros del Directorio Liberal, y obtuvo la Presidencia del Concejo. Esta jugada maestra, indispuso a sus copartidarios del Comité Liberal Doctrinario o Comité Pro-Bello. 250 Este desenlace y sus consecuencias, fue registrado en el mismo periódico, de la manera siguiente: La colaboración en posiciones burocráticas es todo el afán de sus luchas. Nosotros, desde esta pequeña hoja exhortamos al liberalismo de Bello para que examine concienzudamente las actuaciones de sus actuales directores pues estos no se han manifestado partidarios de una u otra fórmula- colaboracionismo o anticolaboracionismo. Pedimos al pueblo liberal de Bello que exija a sus conductores, fijar de una vez qué posición política han de adoptar. Van a contribuir con su colaboración al afianzamiento de una nueva y más ominosa hegemonía goda, o por el contrario están dispuestos a sostener enhiesta la bandera liberal y con ella las aspiraciones del pueblo no dejando periclitar.251

En la representación conservadora del Concejo, la situación política no era distinta a la del liberalismo. Así lo reflejó el periódico Frente Liberal: Señores concejales conservadores: al finalizar el período de 1946, ustedes creen que han cumplido fielmente con sus deberes retirándose de la corporación Edilicia solo porque estaban en minoría y de esa manera no podían imponer sus puntos de vista con el pupitrazo retrógrado o el alarido hegemónico? Creen que han hecho algo útil para el distrito que tanto les duele en elecciones, siquiera fuera con una oposición constructiva, digna, que honrados hijos de Colombia harían como genuinos exponentes de esta sana democracia que hoy tiende a periclitar bajo las avanzadas de la barbarie azul que ustedes representan. Examinen sus conciencias.252

Desde 1940, se registra en el Concejo una constante preocupación por obras públicas: el puesto o Centro Mixto de Salud, escuelas, alcantarillado, acueducto, energía eléctrica, entre otros servicios públicos, con un cierto criterio planificador. Con la presencia de la Gobernación de Antioquia en la región y en Bello, se mermó el poder local y los pequeños gamonales de pueblo empezaron a sentirse aislados, pero no desplazados. En julio de 1947, el Gobernador de Antioquia, José María Bernal, nombró al teniente Gabriel Upegui, Alcalde Militar para Bello. Según el historiador Carlos Saldarriaga, en octubre de 1947, en medio de tradicionales rumores de fraude, se llevó a cabo en toda Colombia la elección de Concejos Municipales para el período de 1947-1949: en Bello, los concejales electos que conformaban la “mayoría” conservadora, instalaron el 1º de noviembre de 1947, sin los liberales, las sesiones de la Corporación edilicia, para tal efecto, los conservadores entraron al recinto del Palacio Municipal por propio derecho, esto debido a que el Secretario del anterior Concejo:

112

249 Ibíd., p. 2. 250 Ibídem, p. 2. 251 Ibíd., p. 3. 252 Frente Liberal, Año I, Nº8, Bello, noviembre 4 de 1946, p. 2.


…no quiso hacerse presente en el acto de instalación de la corporación […] Al término de la sesión de instalación, los concejales dejaron constancias de que el Concejo: “seguiría sesionando porque constituye la mayoría del municipio expuesta en los comicios de octubre 5 último. Que 1.727 votos son más que 1.603 aquí y en cualquier parte y que la mayoría favoreció al partido conservador y que en tal virtud actúa y actuará mientras el Honorable Contencioso Administrativo no resuelva sobre este caso electoral.253

En marzo de 1948 los concejales acusaron a los liberales gaitanistas, de estar: “empeñados en su sectarismo, en derrumbar todo orden Constitucional, en un atentado sin precedentes contra la estabilidad de las instituciones republicanas, aliado con el comunismo, eterno enemigo de la democracia”.254 En este año, la mayoría conservadora al frente del Concejo de Bello, emitió una resolución para pedirle al gobernador mantener al alcalde militar Teniente Jaime Hoyos: …solicitar al señor Gobernador del Departamento, que en vista de los buenos servicios [del Alcalde] lo sostenga al frente de la Alcaldía de este municipio, como prenda segura de tranquilidad y de paz para esta sociedad, otrora víctima de los odios y de la más agresiva intolerancia”.255

La confrontación entre liberales y conservadores y la obtención de la mayoría conservadora en los años 1947 y 1948 se expresó en Bello. Se sacaron del cargo a los empleados liberales. Se registra el caso del secretario del concejo y también personero. Este demandó y ganó. En la Alcaldía de Luis María Escobar, y en la presidencia del Concejo de Justo López Mejía, se presentó la demanda presentada por el Personero Alberto Uribe V., contra el Municipio de Bello. Según el Acuerdo Nº 12 de marzo 8, de 1948, el Concejo reconoció al señor Alberto Uribe: derecho para cobrar de la Tesorería de Rentas del Municipio la suma de quinientos pesos ($ 500.00) m.l.; valor de sus sueldos como Personero Municipal En los meses de noviembre y diciembre del año pasado [1947] Que el interesado, el señor Uribe V., acompañará su cuenta, no solo la sentencia en copia del H. Tribunal Seccional Administrativo, sino la constancia del desistimiento del inmotivado Juicio que hubo de iniciar contra el Municipio, acaso dándose el mezquino placer de aparecer como demandante de este.256

El asesinato del líder Jorge Eliécer Gaitán, en Bogotá, el 9 de abril de 1948, repercutió en el ambiente político bellanita. En el Archivo Histórico de Bello, hay un vacío y un “silencio” de lo acontecido en la localidad. Se presenta un salto en la documentación de marzo 14 a mayo 12, no hay Acuerdos del mes de abril de 1948. Se debe aclarar, que en la documentación depositada en el Archivo Histórico de Bello, es muy parca, en cuanto a lo sucedido en la localidad, el día 9 de abril y en los siguientes días. A tal punto, que en las Actas y Acuerdos se menciona de soslayo este trágico acontecimiento, que le cambió el rumbo político y social al País.

253 A.H.B. Concejo Municipal. Actas 1947-1948, noviembre 1 de 1947. En la sesión, los ediles declararon insubsistentes todos los nombramientos hechos por la anterior Mesa Directiva de la Corporación Edilicia cit. Por Carlos Saldarriaga, Óp. cit., p. 249. 254 A.H.B. Concejo Municipal. Actas 1948, Resolución Nº 25, marzo 2 de 1948 255 A.H.B. Concejo Municipal. Acuerdos, Proyectos de Acuerdo y Alcaldía 1945-1948. Diciembre 13 de 1948, citado por Saldarriaga, Óp. Cit., p. 219. 256 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 12, marzo 8 de 1948. Alberto Uribe V., además, había sido Secretario del Concejo, entre 1942 y 1943.

113


Recinto Concejo de Bello. Visita del presidente Mariano Ospina Pérez 1950. Archivo familia Piedrahíta.

En octubre de 1948, el Presidente Mariano Ospina Pérez visitó a Bello, invitado por Fabricato para celebrar los 25 años e inaugurar el barrio Obrero. Ospina visitó el Concejo. Esta acción política se expresó en la elección de un concejo conservador. En las elecciones de 1949 para elegir el Concejo, en Bello se escrutaron 2.474 votos conservadores, y 1.842 votos liberales. El presidente del Concejo Justo López Mejía, y el Alcalde José María Correa C. 257 En noviembre 1º de 1949, un concejal, manifestó: …su profunda satisfacción porque el Concejo que hoy se instala está integrado por cinco integérrimos varones que sabrán poner muy en alto la bandera conservadora […] Debéis contar con el apoyo del pueblo que os eligió, siempre y cuando todas vuestras labores estén encaminadas a sostener el predominio del partido conservador en este municipio.”258

Este entusiasmo duró poco, pues ante la situación social tensa, el Presidente Mariano Ospina Pérez, el 7 de noviembre, cerró El Congreso de la República, decretó el Estado de Sitio en todo el territorio nacional, además, de conmoción del orden público. Se clausuraron las Asambleas departamentales y los Concejos Municipales. O en términos de Mary Roldán “se prorrogan todos los cuerpos legislativos en Colombia.” Mediante los siguientes Decretos259*:

114

257 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 42, noviembre 5 de 1948 y (Melo, Jorge Orlando. La política de 1904 a 1946. En: Historia de Antioquia…Óp. cit., p. 151). 258 A.H.B. Concejo Municipal, Actas 1949, noviembre 1 de 1949. 259 * Estos decretos prorrogaron todos los cuerpos legislativos, pues no se vislumbraron nuevas elecciones.


Se declaró turbado el orden público y en estado de sitio todo el territorio de la República” por Decreto Nº 3518, de 9 de noviembre de 1949. Se suspendieron los Concejos Municipales por Decreto Nº 3520 de 9 de noviembre de 1949. Se facultó a los Gobernadores para dictar todas las providencias para lograr la normalidad administrativa de la Jurisdicción por Decreto Nº 3523, de 1949. Se facultó a los alcaldes “Para suspender los Acuerdos que considerasen perjudiciales para su gestión administrativa y poner en vigencia los que hubiesen sido derogados por los Concejos y que pudieran aportar a la buena marcha de los Municipios” entre otras disposiciones, por Decreto Nº 3590 de noviembre 14 de 1949. El Presidente Ospina Pérez, consideró que las sesiones de los Concejos Municipales, eran motivo de perturbación del orden público y decretó su suspensión. Según Carlos Saldarriaga: Con el cierre temporal de los Concejos Municipales a finales de los años cuarenta y su posterior clausura, las funciones de las Corporaciones edilicias fueron ejercidas por los alcaldes, investidos también de facultades extraordinarias para dirigir la administración municipal.260

En esta época, precisamente, se decretó que el alcalde no podía ejercer en el pueblo de donde era oriundo. Y según Mary Roldán: “Esta medida se implantó para evitar la proliferación de redes de poder local que tendían a cristalizarse alrededor de las figuras de autoridad pueblerinas y a obstruir el cumplimiento de consignas regionales…”261 EL Decreto Nº 3590 de 1949 permitió al Concejo Municipal de Bello para 1950 aprobar un Acuerdo, por el cual se creó La Junta de Gobierno Municipal. Esta Junta estuvo integrada por el Presidente y Vicepresidente del Concejo, el Tesorero de Rentas Municipales, el Personero y el Alcalde Municipal. “el auditor Seccional de la Contraloría será asesor y tendrá voz en las reuniones.” El Secretario será el mismo del Honorable Concejo Municipal. Las funciones de la Junta serán: a). Proponer al H Concejo todos los traslados presupuestales necesarios para las urgencias administrativas, pues sin ésta previa recomendación el H Concejo no estudiará dichos traslados. b). Asesorar al Señor Alcalde en la elaboración del Presupuesto anual. c).Estudiar los contratos que inicie el Personero antes de ser llevados para primer Debate al H Concejo, y d). Cuando por razones especiales el Concejo Municipal no sesionase, ésta Junta de Gobierno Municipal tendrá las mismas facultades contenidas en el Decreto Ejecutivo mencionado y las conferidas en este artículo, en cuando se trate de proponer análogas disposiciones para los Decretos de la Alcaldía.262

A partir de noviembre 9 de 1949 y hasta 1953, cuando vuelven a producirse cambios fundamentales en la administración municipal, todo se hizo por decreto y la vida municipal giró alrededor del Alcalde y las juntas de gobierno. De 1954 a 1957 periodo 260 Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: Municipio de Bello 1950-1970… Óp. cit., p. 96. 261 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958… Óp. cit., p. 172. 262 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 13, septiembre 1 de 1950. El Presidente del Concejo era: Alonso Estrada Duque, y el Alcalde Jesús María Mejía. Entre 1951 y 1953 se presenta un vacío en las Actas y Acuerdos de la Corporación edilicia Municipal.

115


de la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla, el ente de control político tomó el nombre de Consejo Administrativo Municipal, donde el Alcalde asumió el rol de Presidente de dicho Consejo. En reiteradas ocasiones, el cargo de Alcalde lo tomó el Visitador Provisional. Los alcaldes de Bello, a partir de 1951, según fecha de nombramiento fueron: José María Correa, enero de 1951. Pedro Pablo Restrepo junio de 1951. Conrado Espinal Talero noviembre de 1951 – diciembre de 1952. Claudio Giraldo Salazar marzo – mayo de 1953. Jorge Montoya Montoya julio de 1953 – noviembre de 1954.263

Facsímil Acuerdo del Concejo de Bello 1948. Foto Archivo centro de Historia de Bello

Infraestructura de la ciudad En el Municipio de Bello, durante la década de 1940, se dinamizó la urbanización de la localidad y se estimuló el sector de la construcción. Paralelo a ello, se planeó el Acueducto y el Alcantarillado, entre otros servicios públicos. A tono con esta dinámica, el Concejo acordó en 1946:

116

263 Saldarriaga, Carlos. Óp. cit, p. 218.


…los barrios en proyecto de urbanización deberán estar dotados de alcantarillado que deba recibir los desagües de las construcciones que posteriormente se lleven a cabo y en el cual deberá estar dotado de una capacidad suficiente para el barrio proyectado en su totalidad. Los planos para el alcantarillado deberán ser aprobados por la Cooperativa de Municipalidades, la cual tendrá en cuenta los barrios adyacentes que puedan presentarse en el futuro y cuyos alcantarillados deban ser conectados con los del barrio cuyos planos se estudian [las calles debían estar] perfiladas, cilindradas, es decir, a punto de recibir la primera capa de cascajo […] El Municipio se abstendrá de suministrar servicios de cualquiera índole a las construcciones que lleven a cabo en los barrios proyectados que no reúnan los anteriores requisitos.264

A propósito, en una inversión para ornato del Parque Santander y su asfaltado, estaba supeditada a obras básicas, por eso “no se podrán realizar donde no estuvieren construidas el alcantarillado y el acueducto y sus derivaciones…”265 La actividad urbanizadora se multiplicó en 1948, al proponerse los planos para el nuevo barrio “Don Bosco” en Zamora266, el barrio El Rosario267 y el barrio Paccelli.268 Este último de propiedad del señor Alfonso Zapata Z. El Concejo aprobó el Acuerdo Nº 30 “Orgánico del Impuesto de Valorización”269. Este impuesto recayó sobre las propiedades raíces que sean beneficiadas con la ejecución de obras de infraestructura. Y consistió en el impuesto: “que se cause por la ejecución de cualquiera obra de las expresadas sea el monto total del mayor valor, que reciban las propiedades beneficiadas con ella, monto que se repartirá proporcionalmente al beneficio de cada inmueble…”270 El impuesto de valorización ya tenía un antecedente el Acuerdo Nº4 de 1944, éste por diversos motivos, entre los que se encontraba el bajo presupuesto de Rentas y Gastos de la localidad, no se aplicó. Con justa razón, el columnista K. Listo, reclamó en el periódico Frente Liberal, en 1946: “Señor Presidente del Concejo: contéstenos ¿por qué no se ha derramado en el municipio el impuesto de valorización? Si verdaderamente le interesa el progreso del pueblo, hace mucho tiempo debería estar trabajando, pero si lo que le interesa es conseguir una curul imposible, no pierda su tiempo, el olmo no da peras”.271 El Acuerdo Nº 30, también estableció: El fondo Rotatorio de Valorización, la Junta de Valorización, la Oficina d e Valorización. Esta última, estuvo conformada por: un Jefe de Valorización, un Secretario y un portero citador. El Jefe de Valorización era nombrado por el Concejo Municipal, de la terna respectiva que le presenta la Junta de Valorización. La Junta estaba compuesta por cinco miembros: el Tesorero y como suplente el Personero Municipal, Tres miembros nombrados por el Concejo, con sus respectivos suplentes. Estos miembros, excluyendo los concejales “devengarán cinco pesos ($5.’00) Por sesión […] Hasta 1948, la entidad encargada de aprobar y realizar las obras públicas en el municipio había sido la Junta de Caminos”. Con la creación de la Oficina De Valorización, la Junta de Caminos pasó a un segundo plano, sin ser eliminada, se vio limitada en sus funciones 272. 264 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 21, junio 15 de 1946. 265 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 10, abril 20 de 1947. 266 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 21, junio 17 de 1948. 267 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 43, noviembre 5 de 1948. 268 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo N 44, noviembre 5 de 1948. 269 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 30, agosto 27 de 1948. 270 Ibíd. Acuerdo Nº 30. 271 Frente Liberal, Nº 7, Bello, noviembre 3 de1946, p. 4. 272 Ibíd., Carlos Saldarriaga. Óp. cit., p. 97. Mediante el Acuerdo Nº5 (enero 14) de 1949, se modificó la Junta de

117


En 1950, le agregaron al Jefe de Valorización del Municipio, las funciones de “Jefe de Urbanismo y Planeamiento” y “Director” de la parte Técnica de la construcción del alcantarillado. Por esta época, se crearon en Bello las “Empresas de Obras Públicas Municipales, sin embargo, la existencia de estas entidades fue efímera.273. En 1948, el Concejo determinó las urbanizaciones y demarcó el Área Urbana de La Ciudad.274 En el ámbito nacional, mediante la ley Nº115 de 1948, los Concejos Municipales fueron facultados para sancionar, con la suspensión de las obras, cuando hubiese infracciones a los Acuerdos que reglamentaban el urbanismo y planeamiento de las ciudades colombinas. En esta dinámica reguladora y planificadora, se dictaron nuevas disposiciones sobre Valorización275, aguas comuneras276, las Tarifas de Acueducto y Alcantarillado277. Además, los Alcaldes de capitales de departamentos o de ciudades con más de treinta mil habitantes podrían celebrar contratos para mejorar y extender la prestación de servicios públicos por cuantía no superior a diez mil pesos, con la aprobación del respectivo gobernador, y por un valor superior con el consentimiento del presidente”278 En 1951, Bello tenía una superficie alcantarillada de 150.000 metros cuadrados y una red de acueducto de 30.000 metros cuadrados.279 Así se aprobaron en el Concejo de Bello, en 1950: el Acuerdo Nº 17 acerca de servicios como el Acueducto y se ordenó la instalación de contadores280. Porque “la ciudadanía no ha prestado en gran parte, su valiosa contingencia, y en la mayoría de las residencias se desperdicia inmisericordemente el agua, hasta el punto de no tener sus instalaciones las correspondientes plumas o canillas, o en otro caso en mal estado, trayendo el consiguiente desperdicio de agua”.281 Debido al despilfarro de agua en la localidad, se dispuso, en este año, la aplicación de tarifas y la reducción del derroche, la eliminación del sistema de “canilla libre”, y se generalizó la instalación de contadores en cada casa o local. Al respecto, el Concejo, estipuló: “a partir de la sanción del presente Acuerdo, no podrán hacerse instalaciones sin contador”282.

118

Valorización 273 Saldarriaga, Carlos. Óp. cit., p. 97. 274 A.H.B Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 45, noviembre 5 de 1948. Este Acuerdo Nº 45, precisó: “que el ancho de las calles sea de 12 metros mínimo libres; el de las carreras de 16 metros y el de las avenidas de 20 metros, pues solo en casos excepcionales como cuando se trate de conservar monumentos históricos podrán tener un ancho inferior, y en tal caso se resolverá por el H. Concejo sobre el particular…” 275 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº22, abril 23 de 1949. 276 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº35, agosto 15 de 1949. 277 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº36, agosto 15 de 1949. 278 Osorio Agudelo, Carlos Mario. El Concejo de Medellín y su gestión en tiempos de violencia política y crisis institucional, 1948- 1957. En: El Concejo de Medellín, Óp. cit., p. 177. 279 Legislación Municipal de Bello. Recopilación de Acuerdos sobre servicios e Impuestos Municipales y Esbozo histórico de este Municipio. Bello, 1951, p. 80. 280 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº17, septiembre 29 de 1950. 281 A.H.B. Concejo Municipal. Resolución Nº26, octubre 27 de 1950, Cit. Saldarriaga, Óp. cit., p. 62. 282 Ibíd.


En 1950, el Acuerdo Nº18, sobre el Código de Edificaciones283; los Acuerdos Nº20 y Nº21, por los cuales se creó la Empresa de Teléfonos en Bello y se fijan las tarifas y se reglamentó dicho servicio telefónico. El Concejo, acordó clasificar el servicio telefónico en: Servicio Comercial e Industrial, Servicio Profesional, Residencial, Oficial Y Preferencial. Tenía además, los servicios de líneas privadas, troncales y extensiones. Teléfonos públicos. Se estableció, de igual manera, trabajos como: Instalaciones, traslados, reconexiones, presupuestos, daños en el aparato, pago de servicios y matrícula, entre otros más

La policía en Bello Desde 1913, la Alcaldía local, tuvo policías al servicio del Alcalde de turno. Los contratos respectivos los hacía el Personero con la autorización del Cabildo Municipal. Hubo, a partir de 1918, policías escolares para la Instrucción Pública. En la década del 40, Fabricato y el Concejo de Bello, realizaron un convenio para que la Policía Local, vigilara y prestara sus servicios en el interior de la fábrica textil. Y el gobierno nacional le dio funciones administrativas en casos de desorden social. En 1946, el periódico Frente Liberal, alertó a la comunidad con el título “¿Alcalde Militar para Bello?”. Dijo: Según informaciones no oficiales, parece que el gobernador conservador de Antioquia tiene intereses en poner al frente de la alcaldía de este Municipio un Alcalde Militar, pero conservador. Nosotros creemos que, aparte de algunos desórdenes en épocas de elecciones, en Bello la vida es sumamente tranquila y no justifica esta medida por parte del gobierno en tiempos normales. De lo contrario, la ciudadanía toda tendría que protestar por semejante medida del gobierno, pues solo tiende [ilegible] aparentemente los demás pueblos de Antioquia como un conglomerado peligroso e indeseable, cuando en realidad somos un pueblo pacífico. Si se llegara a nombrar un Alcalde Militar en estos tiempos, el Liberalismo debería entender que los postulados de la tan contada “unión nacional” se enseñorearon de Bello con las intransigencias, la irresponsabilidad y el peligro de un alcalde militar conservador.284

El Comité de Juventudes Liberales editor del periódico, dirigido y administrado por ellos, diferenciaba entre policía para delitos comunes y policía política. Esa es la explicación de el llamado al alcalde, en los siguientes términos: “Señor Alcalde: los vecinos de los barrios bajos se quejan de la poca vigilancia policiva en tales lugares. La ola de delitos contra la propiedad es francamente alarmante. Corresponde a usted remediar en algo esta anómala situación”285. En dicho contexto social, el Concejo Municipal, en 1947, creó un nuevo organismo policivo, mediante el Acuerdo Nº11, que consideró: a). Que debido al incesante crecimiento urbano en este Municipio, y al desarrollo de su población -que asciende hoy a más de treinta mil habitantes- formando el más heterogéneo de los conglomerados del Departamento y por lo tanto el de más difícil administración, va siendo más urgente la eficaz prestación de servicios policivos. b). Que el volumen de trabajo a que tiene que atender la Alcaldía en las demás ramas de la administración pública, la imposibilitan para atender con eficacia 283 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº18, septiembre 29 de 1950. 284 Frente Liberal, Año I, Nº1. Bello, agosto 25 de 1946, p. 1. Solo a partir de 1947, Bello tuvo el Teniente Gabriel Upegui, como Alcalde Militar. Un año después, el Alcalde Militar fue el Teniente Jaime Hoyos, y en 1949, volvió, ya como Capitán Jaime Hoyos , a ser Alcalde de Bello. 285 Frente Liberal, Óp. cit., p. 2.

119


los sectores retirados, y c). Que es inaplazable la creación de un organismo policivo que coopere con la Alcaldía Municipal en la prestación de estos importantes servicios. Con esta exposición de motivos, el Concejo, Acordó: crear la Inspección Primera Municipal de Policía, con un Inspector; con un sueldo mensual de $120.00 durante ocho meses; un secretario, con un sueldo mensual de $100.00, durante igual tiempo. Se autorizó al Personero Municipal, para buscar el local apropiado para la Inspección y su respectiva dotación. Con el Acuerdo Nº 11, se suprimió los puestos de Sargento de la Policía Municipal, el de Oficial Tercero de la Alcaldía y una plaza de la Policía Municipal286. Para el año 1948, el Concejo, autorizó a la Alcaldía Municipal, el sueldo de un Oficial Mayor de la Alcaldía, a razón de $120.00 mensual, y el salario de un Oficial segundo, para la misma Alcaldía, a razón de $ 100.00 mensual. Y para la policía Municipal, dispuso el sueldo mensual de un Sargento de la Policía con $120.00 mensuales; tres cabos para la misma, a razón de $90.00 mensuales cada uno de ellos; el salario mensual para 45 agentes de Policía, de $80.00 por cabeza; el sueldo mensual para seis (6) agentes de la Policía rural, con destino a las veredas de “Cuartas, Sabanalarga, El Carmelo, Tierrradentro, Gallinazo y Guacimal” a razón de $ 25.00 cada uno; y se destinó $4.000 “para vestuario y demás dotación de la Policía Municipal”287. En este mismo año 1948, después de un Alcalde Militar, el Teniente Jaime Hoyos Trujillo; el Tesorero Municipal, en coordinación con el nuevo Alcalde, José María Correa, insistían en que se debe tener muy en cuenta la situación fiscal del Municipio. El Tesorero, afirmó, que había un exceso de burocracia especialmente en la Policía Municipal, la cual se estaba pagando de un Presupuesto que no la resiste.288 En la Alcaldía del Teniente Jaime Hoyos, después del 9 de abril, El Concejo Municipal, consideró: Que por motivo de la turbación del orden público, la declaración de estado de sitio en toda la nación y la alteración de la normalidad a raíz de los sucesos originados el 9 de abril próximo pasado, fue menester elevar en número de agentes de la Policía para la seguridad ciudadana y el mantenimiento de la paz. Que por las mismas razones y por orden expresa del Señor Gobernador del Departamento, el señor Alcalde Municipal de este Distrito hizo varios nombramientos de policías auxiliares para prestar sus servicios en la cabecera y en el Corregimiento de Fontidueño. Que por las mismas causas el señor Alcalde del Distrito se vio obligado a prescindir de los servicios de algunos agentes del cuerpo de guardias de la policía municipal, los cuales fueron declarados insubsistentes sin poder hacer uso de los descansos compensatorios que establece la legislación social vigente. Que por circunstancias de orden público la policía en servicio no ha podido hacer uso de los descansos dominicales y festivos a que tiene derecho [Se acuerda] “Art 1º. Reconócese en favor de cada uno de los individuos que prestaron sus servicios en su calidad de agentes auxiliares de policía, suficiente derecho para cobrar del Tesoro Municipal las sumas de dinero equivalentes a los días se servicio prestados a razón de $80.00 m.l mensualmente […] Art 2º. Reconócese en favor de aquellos agentes cuyos nombramientos fueron declarados insubsistentes, por una u otra

120

286 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº11, abril 20 de1947 287 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº1, enero 1 de 1948 288 A.H.B. Actas del Concejo. Actas 1947-1948, junio 15 de 1948. Según Carlos Miguel Ortiz Sarmiento, algunos días atrás, en abril 9 de 1948, el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, había avivado los odios sectarios, y desatado en varias regiones la persecución y el aniquilamiento sistemáticos… en varias zonas del país las condiciones fueron propicias para el control partidista y sectario de los miembros de la fuerza pública, por parte de algunos dirigentes locales y regionales. (Cf. Historiografía de la Violencia. En: La Historia al Final del Milenio… Tomo I. Universidad Nacional.)


causa, derecho suficiente para cobrar del Tesoro Municipal la suma de dinero equivalente a los descansos de que no hicieron uso[…] Art 3º. Reconócese en favor de cada uno de los agentes de policía en servicio activo derecho suficiente para cobrar del Tesoro Municipal la suma de dinero equivalente a los días de descanso de que no han hecho por razones de orden público289.

En el Presupuesto de Rentas y Gastos, para 1949, el Concejo, calculó en el capítulo tercero, del Acuerdo Nº1, los siguientes sueldos para la Policía Municipal: Un sargento de la Policía, razón de $120.00 mensual. Tres cabos de Policía, a razón de $90.00 c/u. mensual. 45 agentes de la Policía, a razón de $80.00 c/u mensual.”290 Con esta cantidad de agentes de Policía, en la burocracia municipal, el Concejo, mediante el Acuerdo Nº14 de este año, ordenó al Personero Municipal adquirir un local para cuartel de policía Municipal. Así mismo, acordó que el Personero tomara la partida correspondiente “para uniformes de la policía” y se autorizó al mismo funcionario “para hacer el contrato con quien crea más conveniente291. En marzo de 1949, el mismo día, el Concejo, acordó aumentar los sueldos de la Policía Municipal, así: para el sargento, $20 más; para los tres cabos, $15 de incremento, y para el resto de agentes, a razón de $10 de aumento.292 El presidente del Concejo, Miguel A. Velásquez, autorizó en agosto, al Personero municipal “para que haga entrega de las armas (revólveres) que posee actualmente el municipio con destino a la Policía Municipal”293. Antes de terminar el año, el Concejo, acordó, a partir del 1º de noviembre, crear diez empleos más de agentes de policía, con destino a prestar sus servicios en la cabecera del Municipio de Bello, con una asignación de $90.00 m,l mensuales294. Luego, aprobó un contrato entre el Personero Municipal, Jesús María Espinal, y el señor Samuel Toro A. “quien sería el chofer del carro celular de la policía Mpal, (Bola), durante los domingos, cívicos, días nacionales y religiosos […] a $30.00 m.l. de sueldo mensual […] El inmediato superior será el Alcalde”295. El 13 de mayo de 1950, llegó a Bello el presidente Laureano Gómez, el Comité Conservador y el Alcalde, mediante el Decreto Nº47 del mismo año lo declararon huésped de honor, y se le mostró una policia suficiente. Cuando la policía lograba acoplarse en la vida de un pueblo, en muchas ocasiones era por haber llegado a convenios con la jerarquía local. Así, la integración se logró como resultado de la subordinación a objetivos locales, y dicha solución al problema presentó casi una amenaza al gobierno regional como rechazo profundo a la presencia policiva.296 En este contexto político, social y económico, la policía Municipal, fue disuelta, y se incorporó a la policía Departamental. Así lo estableció el Decreto Nº. 489, de la 289 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº17, marzo 12 de 1948. 290 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº1, enero 7 de 1949. 291 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº 14, marzo 16 de 1949. En abril de 1949, a un año de la muerte de J.E. Gaitán, Bello tuvo otro Alcalde Militar, el Capitán Jaime Hoyos Trujillo. Para junio de 1949, firmó como Visitador Administrativo, encargado de la Alcaldía, Andrés Ramírez L. 292 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº15, marzo 16 de 1949. 293 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº37, agosto 19 de 1949. 294 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº41, octubre 13 de 1949. 295 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo Nº44, noviembre 4 de 1949. 296 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia. Óp. cit., p. 172.

121


Gobernación de Antioquia, que consideró: Que por Decreto Nº. 3518 de 9 de noviembre de 1949 se declaró turbado el orden público y en estado de sitio todo el territorio de la república; Que en virtud del Decreto 3523 de 1949, se facultó a los gobernadores para dictar todas las providencias que estimen necesarias para lograr la normalidad administrativa en el territorio de su jurisdicción. Decretó: Articulo 1º. A partir del primero de septiembre de 1953, se incorporan a la Policía Departamental de Antioquia, todos los cuerpos policivos que con carácter Municipal operan en el Departamento. Se consideró dividido el Departamento en nueve Distritos. El Distrito Nº1 correspondió, a Medellín. Y el Distrito Nº5 comprendió a Bello, Copacabana, Girardota, Barbosa, Santo Domingo, Gómez Plata, Carolina, Cisneros, Yolombó, San Roque, Maceo y Puerto Berrío, Distrito cabecera administrativa en Yolombó. Este Decreto dispuso que “en cada Municipio todos y cada uno de los miembros de la Policía estarán a las órdenes del Alcalde, como primera autoridad política y administrativa”297. Todo lo anterior definió el cambio político de Bello, lo cual significó una coexistencia política pacífica. El enfrentamiento entre liberales y conservadores se recrudeció en los inicios de la década de 1950, expresado en peleas, aplanchamientos, pedreas y sectarismo, latentes en la memoria colectiva y en la cultura política de los bellanitas.298

Facsimil acuerdo del Concejo de Administración 1956. Foto Archivo Centro de Historia de Bello.

122

297 A.H.B. Correspondencia de la Alcaldía. Decreto Nº 489, Medellín, 1 de septiembre de 1953. El Gobernador de Antioquia, era el Coronel Pioquinto Rengifo, quien repetirá Gobernación entre mayo de 1957 y enero de 1958. 298 Correa, Adriana. Pulpitazos y arengas políticas: una alianza violenta. En : Huellas de Ciudad, Año Xll, Nº14, diciembre 2012, p. 31.


6. Del Concejo Municipal al Consejo de administración Época de dictadura El General Gustavo Rojas Pinilla llega al poder en una época de violencia intensa en los pueblos y ciudades. Criminalidad en aumento desde la muerte de Jorge Eliécer Gaitán. El presidente de turno Laureano Gómez incapaz de controlar el orden público en el país y la guerra bipartidista, posibilita a las fuerzas armadas a tomar el control del territorio nacional en cabeza del General Gustavo Rojas Pinilla. Rojas ante los ministros, entre los quienes estaba Mariano Ospina dijo: “¡No más sangre, no más depredaciones en esta Colombia inmortal!”299 y fue aclamado Presidente de la República y recibido como una solución. “La Asamblea Constituyente legitimó el golpe que, según la frase de Darío Echandía, no fue un golpe de Estado, sino un golpe de opinión”300. Rojas tuvo aceptación en muchos círculos de opinión El júbilo con que se recibió el golpe militar del general Rojas Pinilla contra el gobierno, se manifestó en un diluvio de cartas, telegramas, manifestaciones callejeras y euforia colectiva, que respondió más a un alivio inmediato301

Al parecer no se tenía una percepción de lo que implicaba que el poder estuviera en manos de las fuerzas armadas y no en las de civiles como tradicionalmente ocurría. El hecho obedecía a una necesidad imperante de control de la oleada de violencia. Los conservadores antioqueños pensaron en una dictadura transitoria. Ese tiempo sería suficiente para elaborar la candidatura de Ospina Pérez en las elecciones presidenciales de 1954. El ejército se rehusó a entregar el poder. Alegó que los ánimos del pueblo aún estaban estimulados por la violencia y en esas condiciones no se podía arriesgar la contienda democrática. La dictadura continuó con la suspensión de la prensa y los cuerpos representativos fueron reemplazados por Consejos Administrativos. Liberales y conservadores laureanistas se abstuvieron de participar en dichos Consejos, reemplazo de los Concejos Municipales. La dictadura logró apaciguar la violencia inicialmente; pero luego esta proliferó en olas esporádicas de criminalidad rural cuyos motivos fueron más allá de la confrontación partidista, tomó aspecto de bandolerismo302.Esos hechos y la imposibilidad de que la administración civil retornara prontamente, cambió la percepción sobre Rojas Pinilla. El Directorio Liberal de Antioquia pasó de considerarlo como la “única solución viable” frente a las amenazas que presentaban las guerrillas, a “señalarlo como la continuación de la represión gubernamental”303. El partido liberal inició diálogos con los laureanistas para acordar el fin del régimen militar. Algo similar hicieron los conservadores.

299 Abella, Félix. Gustavo Rojas Pinilla. Indignidad y contrabando ganadero. En: Revista Credencial Historia. Julio 1991. Edición 19, p. 13. 300 Ibíd. 301 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia. Editorial Presencia Ltda. Primera edición. 1988, p. 174. 302 Ibíd. 303 Ibíd. 175

123


Facsímil Acta del Consejo de Administración 1954. Foto Archivo del Centro de Historia de Bello

Urna para la choza, conducta social y muerte del sectarismo El Consejo de Administración de Bello 1954 - 1958 La dictadura designó para ejercer la Gobernación de Antioquia al Coronel Pioquinto Rengifo. En su informe de Gobierno (noviembre 1 de 1954) al Consejo Administrativo de Antioquia, comunica: Los consejos fueron creados por la Asamblea Nacional Constituyente para los departamentos y municipios, hasta que se realizaran las correspondientes elecciones304. Ese mismo día se instala el Consejo Administrativo en el Municipio de Bello, así lo ordenaba el Artículo 13 del Acto Legislativo No. 2 de 1954. El Consejo Administrativo de Bello debuta con un control sobre las manifestaciones públicas de los partidos y de sus militantes. Se tiene el caso del señor Godofredo Montoya, “quien fue sorprendido por los Agentes de Policía Nacional, División Antioquia […] cuando se daba a la tarea de gritar “Abajo el gobierno” y el Presidente de la República es un “hijueputa”. El hecho ocurrió en el café denominado “Iris” de ésta ciudad, situado en el Barrio Pérez”. Esta infracción le hizo acreedor a cinco días de “arresto inconmutables” puesto que infringió el artículo 1° del Decreto 76 de 1947 que prohíbe en el territorio nacional gritar “abajos”, “mueras” y demás que tengan carácter de provocación o injuria.305 Otro tanto le ocurrió Jesús M. Salazar; en avanzado estado de embriaguez en el Barrio

124

304 Duque Betancur, Francisco. Historia del Departamento de Antioquia. Editorial Albón – Interprints s.a. Segunda Edición. 1968, p. 1000. 305 A.H.B. Papeles varios Permanencia 25 (1951-1954). Agosto 30. Folio 8.


La Cumbre, “se dio a la tarea de gritar que viviera el partido liberal, y que viviera el Presidente Rojas Pinilla y que abajo Godos Hijueputas”306. El primero de diciembre de 1954 se realizó la sesión de instalación del Honorable Consejo Administrativo Municipal de Bello. Fecha de conformidad con lo establecido en el Artículo 16 del Acto Legislativo No. 2 de 1954, en relación con el Art. 3° del Decreto No. 3170 del mismo año. La sesión fue presidida por Ramón Rincón, Alcalde Municipal atribución otorgada por el Artículo 8 del mismo decreto. La ley obligaba al Alcalde realizar las funciones de Presidente del Consejo Administrativo. Los vicepresidentes si fueron elegidos por votación, esta fue más simple que la de Secretario; como Vicepresidente Primero fue elegido Carlos Cárdenas, Conservador, y como Vicepresidente Segundo fue elegido Gilberto Zapata Lotero, Liberal, ambos electos por unanimidad. Posterior a ello se realizaron las proposiciones de saludo al Alcalde, a las autoridades eclesiásticas, al Presidente de la República, al Gobernador del Departamento, entre otras personalidades. En el período de la dictadura los consejeros son designados por el Consejo Departamental. La sesión inicia, luego de la agitación de una campanilla, con la lectura de una comunicación oficial emanada de la secretaría de este Consejo con el listado de los consejeros administrativos307.Una de las primeras disposiciones fue solicitarle al Alcalde hacer un esquema de la organización actual de la Administración Municipal para asignar puestos y organizar el Presupuesto de Rentas. Se nombran todos los miembros de la Junta de Valorización por la renuncia de la anterior. La Dictadura que intentaba calmar las proclamas y los ánimos de los ciudadanos sectarios y así evitar la confrontación bélica entre partidos no menguó los discursos incendiarios dentro del Consejo Administrativo. El 20 de diciembre de 1954, se nombró Personero Municipal y Tesorero de Rentas, ambos, según ordenanza del gobierno departamental debían ser de partidos opuestos. Los conservadores dejaron constancia de ser mayoría y por eso eligieron al Tesorero, de filiación Liberal porque “colmaba las aspiraciones del movimiento popular independiente del liberalismo”308, mas no porque fuera el más idóneo para ocuparlo. En noviembre de 1957, la representación liberal dejó una constancia en el acta por considerar entorpecida la elección de Tesorero de Rentas por parte de la representación Conservadora. Estos solicitaron un receso antes de la elección de Tesorero y abandonaron el recinto. Para los liberales este acto fue una muestra de intriga política309. En el período de la Dictadura militar, se ordenó la celebración de actos conmemorativo el aniversario 124 de la muerte del Libertador Simón Bolívar. El Consejo Administrativo acata las órdenes y resuelve: “para rendir especial tributo a la memoria sagrada de nuestro Libertador, cuyos principios e ideales orientan hoy la acción del Gobierno de las Fuerzas Armadas”310. Ese acto se realizó el día 17 de diciembre con el oficio de una misa solemne y la participación de autoridades civiles, el Consejo Administrativo, el Cuerpo de Policía y las entidades cívicas y culturales del municipio. 306 A.H.B. Papeles varios Permanencia 25 (1951-1954). Junio 21. Folio 23 307 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 1. Diciembre 10 de 1956. 308 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 10. Diciembre 20 de 1954. Folio 38. 309 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 14. Enero 14 de 1957. Folios 37 y 38. 310 A.H.B. Resolución No. 1. Libro de actas del Consejo. Diciembre 15 de 1954. Folio 32.

125


Otras conmemoraciones fueron, adhesión a la Celebración del Primer Centenario de Antonio José Restrepo, parlamentario, con la presencia de una delegación en los Municipios de Titiribí y Concordia311. Y una resolución para homenajear al escritor Francisco de Paula Rendón en el Primer Centenario de su nacimiento.312El natalicio de Marco Fidel Suárez, se había comenzado a preparar con adecuaciones de obras públicas. La ciudad se embellecía. En acuerdo se ordena cercar los solares y predios que se hallen descubiertos en el área urbana313.En el marco de las fiestas de abril de 1955, se realizan contratos para enlucir el Parque Santander314, construir en el sector de la Avenida Suárez, los cordones y aceras circulares necesarias y el Parque Marco Fidel Suárez315. El Palacio Municipal se pinta316. El Consejo Administrativo contrata con la Empresa de Energía Guadalupe del municipio de Medellín, el alumbrado público de los barrios El Rosario y El Calvario. Se solicita la instalación de trasformadores y canalizaciones para el mejoramiento de los servicios de energía. Por ser barrios cercanos a la Choza de Suárez, debían estar en “condiciones de ser visitados por los numerosos turistas y delegaciones que de las distintas partes del mundo visitarán a esta población”317. En memoria de Marco Fidel Suárez se declara día cívico los 23 de Abril de cada año318, además se crea una beca con su nombre para estudios superiores. Por Acuerdo de agosto de 1955 se regula su adjudicación. Quien estuviera interesado debía: 1. Hacer la solicitud por escrito al Consejo. 2. Tener calificaciones que lo acrediten como bachiller. 3. Declaraciones juramentadas de personas honorables sobre su incapacidad económica. 4. Certificado de Catastro que consta posesión de bienes raíces. El estudio de las solicitudes y la adjudicación de la beca la hace la Comisión de Educación del Consejo y la ratifica el Corporación en pleno.319 La Junta Pro Centenario, que es la directamente responsable de la organización de los eventos para la celebración del centenario del natalicio y recibió financiación de fondos públicos otorgados por el Consejo Administrativo. Desde 1950, comenzaron las adecuaciones de infraestructura preparatoria de la celebración. En el Acuerdo No. 8 de 1950 se aprueba el plano para el Parque Suárez. Este es presentado por la Oficina de Valorización ante el Consejo y fue llevado a la empresa Fabricato para que lo articulara con la construcción de la urna de cristal que había prometido para la choza. El tratamiento de la choza como monumento implicó el desplazamiento a Bogotá de una comisión nombrada por la Presidencia del Consejo para gestionar con el Ministerio de Educación la construcción de una estatua en honor a Marco Fidel Suárez. El Consejo Administrativo se ocupó de la conducta de los empleados del municipio e incidió en el comportamiento social. Estos debates los originó la conducta de un policía

126

311 A.H.B. Resolución No. 6. Libro de actas del Consejo. Marzo 16 de 1955. 312 A.H.B. Resolución No. 12. Libro de actas del Consejo. Mayo 5 de 1955. 313 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 14. Enero 15 de 1954. 314 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 30. Abril 7 de 1955. 315 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 35. Abril 7 de 1955. 316 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 37. Abril 7 de 1955. 317 A.H.B. Resolución No. 8. Libro de actas del Consejo. Sin fecha. Folio 79. 318 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 15. Enero 5 de 1955. 319 A.H.B. Acuerdos del Consejo. Acuerdo 66. Agosto 31 de 1955.


ebrio que, según el reporte, había sido detectado perturbando la tranquilidad de la ciudadanía por malos tratos320.Esta actuación abrió un debate sobre la prohibición del consumo de licor para los funcionarios de municipio. Otros opinaban que los empleados pueden hacer lo que les parezca en su tiempo libre. El debate tomó el rumbo de buscar la cusa del desgobierno y generó una proposición dirigida al Gobernador para solicitarle que los alcaldes debían fijar su residencia en el pueblo a su cargo. Argumentaban que eso le daría a la ciudadanía una sensación de tranquilidad, y evitaría situaciones como las del policía embriagado. Su presencia habría garantizado el control. Los agentes de policía no fueron los únicos en protagonizar hechos bochornosos, los mismos consejeros tuvieron su participación en algunos sucesos que terminaron con su detención. En enero de 1957, la Presidencia declaró “que un radio-periódico de la ciudad de Medellín había hecho circular la noticia sobre la supuesta detención de dos consejeros de Bello; manifestó que en bien de la buena fama de la Corporación y de cada uno de los Honorables Consejeros en particular, se debía aclarar esa noticia”321.

La Presidencia solicitó autorización para que la Secretaría averiguara si la noticia proporcionaba los nombres de los consejeros detenidos y si no lo había hecho se le pidiera su publicación, pues es obligación de la prensa según la legislación. Un consejero se opuso a esa solicitud, sin embargo, la proposición fue aceptada y se hizo la pesquisa correspondiente. A la siguiente sesión se rindió el informe. El radio-periódico dio el nombre completo de los consejeros detenidos en Medellín322; pero el acta no los registró, ni los motivos de la detención, ni el proceso llevado a cabo. En la última sesión del Consejo Administrativo del período 1954-1956 se realizó el 8 de noviembre por mandato del Decreto No. 19 de octubre 22 del año 1956. Para esta sesión se reinauguró el salón propio del Consejo. La Secretaría leyó doce proyectos para darle tercer debate, a lo cual el Presidente manifestó “que si el H. Consejo lo consideraba conveniente, proponía la inclusión de todos estos puntos, a manera de micos, en esta última sesión”323. Esta proposición no fue acogida por los Consejeros. Se dio inicio al orden del día; algunos de los proyectos aprobados en esa sesión fueron: reasignación de cargos, ajuste de sobresueldo a empleados de Valorización; aumento de sueldo, para el Inspector Primero y su secretario, para el Inspector de Fontidueño, la Secretaría Privada; para el fontanero. Se aprobaron los planos de las Urbanizaciones El Cairo y El Regalo; se autorizó la construcción de una Escuela y Capilla para un sacerdote Jesuita, en el barrio Zamora, en terrenos de propiedad del Municipio; se aprobó un auxilio para la Sociedad Jesús de la Buena Esperanza; se autorizó a los señores Personero y Alcalde, para recibir de Ciudad Niquía, un extenso lote de terreno con destino a la construcción del Parque de Sendas; se estableció que los señores Alcalde y Secretario, podían percibir sobresueldo, aún en el tiempo de vacaciones, entre otros temas.324¡ 320 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 106. Noviembre 6 de 1956. Folio 319. 321 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 12. Enero 9 de 1957. Folio 33. 322 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 13. Enero 13 de 1957. 323 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 107. Noviembre 8 de 1956. 324 Ibídem.

127


En la sesión de instalación del nuevo Consejo período 1956-1958, se proclamó la candidatura del General Rojas Pinilla a la presidencia de la república. En esta sesión estuvo Félix Ángel Vallejo, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, algunos delegados del H. Consejo Departamental y miembros del Ejército Nacional. La proclama de la candidatura fue hecha en una extensa proposición, con un preámbulo sobre la historia de Rojas Pinilla desde 13 de junio de 1953. Se declaró “Colombia [había] iniciado una era de tranquilidad pública, de respecto a los derechos ciudadanos, sin distingos políticos, de transformación de las Instituciones Nacionales y purificación de las costumbres Políticas que imperaban en nuestra Patria”325.

En enero de 1957 se realizó una convención de consejos administrativos en la biblioteca Marco Fidel Suárez. En ella se lanzó la candidatura presidencial de Gustavo Rojas Pinilla y todo fue “un acto de adhesión y respaldo al Gobierno de la Fuerzas Armadas”326. Asistieron los Consejos Administrativos de Bello, Copacabana, Zaragoza, Gómez Plata, San Pedro, Amalfi y Barbosa, los Consejeros venían acompañados por los Alcaldes de sus localidades. La reunión estuvo presidida por Octavio Álvarez Arango, Alcalde de Bello quien leyó una comunicación proveniente del Gobierno Departamental “en la cual se autoriza a los consejeros para reunirse de forma especial, y donde se hace saber que el mandatario de Antioquia se identifica con los fines perseguidos en la misma”327. José Quintero Salazar, consejero de El Carmen de Viboral, pronunció un discurso y dijo: la reunión no tiene un carácter oficial sino particular y se realiza siguiendo el ejemplo de pueblos más pequeños. Quintero enalteció el Régimen, resaltó los hechos positivos en los municipios donde imperaba la violencia, ahora son lugares más seguros, y estos logros son razón suficiente para apoyar a las Fuerzas Armadas. Los partidos políticos habían olvidado su misión y jugaban con la suerte de los humildes. La nueva era de la patria no es producto de un hombre sino de la voluntad del pueblo que busca la liberación y el progreso. La convención concluyó con la firma de un pergamino, donde los representantes de los cien municipios del Departamento consignaron su voluntad de reelegir al Presidente Rojas Pinilla, el documento que iba dirigido al Jefe de Estado, decía: “Antioquia por voz de los Consejos Administrativos de sus cien municipios, e interpretando el auténtico querer soberano de su raza proclama solemnemente ante la faz de Colombia para Presidente de la República en el lapso de 1958 - 1962 al Excelentísimo General Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas Gustavo Rojas Pinilla”328. El Consejo Administrativo de Bello en los cuatro años de existencia incidió en las siguientes obras: cambió, por iniciativa del Consejo Departamental, el impuesto de caminos por el impuesto predial y se adoptó el sistema de kardex. Se adjudicó un contrato para la construcción de dos escuelas, una, en el barrio La Milagrosa, y otra, en el barrio El Rosario. Se contrató con las Empresas Públicas de Medellín el suministro del servicio telefónico a los suscriptores del municipio.

128

325 A.H.B. Actas del Consejo. Acta 1. Diciembre 10 de 1956. Folio 3 326 A.H.B. Actas del Consejo. Acta especial. Enero 16 de 1957. 327 Ibíd. 328 Ibíd.


Se evidencia la permanencia del problema con el acueducto. En 1955 cuando el invierno destruyó la boca-toma del acueducto municipal, la población se quedó sin agua. La administración de Bello, pidió ayuda al Municipio de Medellín a través de las Empresas Autónomas de Medellín (Sección Acueducto), para solucionar el problema. Medellín suministró agua de la quebrada La García durante 14 días (del 2 al 15 de diciembre). El naciente Cuerpo de Bomberos329, dotado de un carro y tres bomberos, no apagaba incendios “pero daba vueltas por la población para abastecer a los desventurados moradores de una aldea rica en quebradas, pero sin acueducto”330. Este vehículo fue atacado a hachazos por una turba cuando cayó Rojas Pinilla331. El Consejo Administrativo destinó lotes de terreno para la construcción del barrio El Congolo.; aprobó los planos para las urbanizaciones El Regalo y El Cairo; cedió un lote de terreno para la construcción del edificio de correo y telégrafo; gestionó la construcción del Palacio de Comunicaciones; gestionó la construcción de un nuevo juzgado municipal; realizó un contrato para el alcantarillado entre las carreras 57 y 58 en el barrio El Rosario; autorizó la construcción del cuartel de policía y el primer piso de la cárcel, con un empréstito de la Cooperativa de Municipalidades. Se argumentó que las nuevas obras aumentó el trabajo de los funcionarios de Obras Públicas y Valorización y se decidió aumentarles el sueldo.

Acuerdos del Consejo Administrativo (síntesis) 1954 No.

Tema

Presidente

1

Ingreso de dineros al presupuesto por empréstito.

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

2

Crea el cargo de Oficial Auxiliar del Juzgado Municipal.

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

4

Sobre Seguridad Social

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

14

Cerco de solares en el área urbana preparación del centenario de Marco Fidel Suárez (visitador administrativo, alcalde encar- Ramón Rincón Ramírez gado)

329 A.H.B. Acuerdos de Consejo. Acuerdo 45 de 1956. 330 Spitaletta, Reinaldo. Agua que no has de beber…, en Bello la tenías que tomar. Revista Huellas. No. 6. Diciembre 2004-Marzo 2005. Centro de Historia de Bello, p. 6. 331 Ibíd.

129


1955 No.

130

Tema

Presidente

14

Conmemoración del centenario de Marco F. Suárez. Ordena Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalcercar los solares y predios con muro de adobe. de encargado)

15

Declara día cívico el 23 de abril de cada año en memoria de Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalMarco Fidel Suárez. Beca para estudios superiores. de encargado)

18

Contrato de arrendamiento de local para escuela en Barrio Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalParís. de encargado)

20

Presupuesto para el centenario de Marco Fidel Suárez.

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

23

Auxilio equipo Centenario Football Club.

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

24

Contrato de arrendamiento de local para cuartel de policía.

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

30

Contrato para enlucir el Parque Santander

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

35

Construcción en la Avenida Suárez, Circular y Parque Marco Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalFidel Suárez. de encargado)

36

Trazado de poligonal, de Barrio Machado

39

Gastos de representación para Fabricato por el gran monu- Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalmento construido en la Choza. de encargado)

40

Contrato para sostener una Dirección Municipal de Higiene.

44

Contrato de pintura del Palacio Municipal. Incluye pintura al Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalóleo del cielorraso del salón de sesiones del Concejo Municide encargado) pal. Limpieza del árbol central en el parque principal.

47

Ejecutar un planeamiento escolar.

48

Iluminación de la Avenida y parque adyacente al monumento Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde Suárez. de encargado)

49

Crea la sección técnica encargada de planificación, dirección, Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcaladministración, asesoría e interventoría de las obras con fonde encargado) dos municipales.

60

Compromiso del Departamento para surtir una Sucursal de la Guillermo Lema Mondragón Proveeduría Departamental.

66

Requisitos para obtener la beca Marco Fidel Suárez.

Ramón Rincón Ramírez (visitador para efectuar estudios correspondientes al acueducto)

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

Ramón Rincón Ramírez (visitador administrativo, alcalde encargado)

Guillermo Lema Mondragón


1956 No.

Tema

Presidente

1

Reconocimiento al Ferrocarril de Antioquia las cuotas que al Municipio de Bello le Jesús M. Benjumea G. corresponden pagar en la jubilación del Sr. Benjamín Villa.

7

Transforma impuesto de caminos por el impuesto predial, según ordenanza emaJesús M. Benjumea G. nada del Consejo Administrativo Departamental.

10

Contrato con Agenciauto para la compra de una máquina recogedora de calles y Jesús M. Benjumea G. un recolector de basuras.

14

Se aumenta sobresueldo al Secretario de la Alcaldía.

15

Contrato arrendamiento entre Berta Inés Gil, recaudadora de Hacienda Nacional y el Personero de un local del Palacio Municipal, para las oficinas de Recaudación Jesús M. Benjumea G. de Hacienda Nacional.

16

Contrato entre Empresas Públicas de Medellín y Alcalde [Jesús Benjumea] y PerJesús M. Benjumea G. sonero para proporcionar servicio telefónico.

2

Contrato para la construcción de dos escuelas, Barrio La Milagrosa y Barrio El Octavio Álvarez Rosario.

Jesús M. Benjumea G.

1957 No.

Tema

Presidente

6

Autoriza Alcalde y Personero organizar de forma técnica el archivo municipal.

Octavio Álvarez

9

Autoriza contratar la construcción del primer piso de la cárcel y cuartel de la policía.

Octavio Álvarez

10

Pago del maestro de la escuela de Playa Rica antes escuela privada.

Octavio Álvarez

11

Aumentó sueldo de funcionarios OO.PP. y Valorización. Se crea el puesto de asistente e introOctavio Álvarez ductor al Monumento de don Marco Fidel Suárez.

12

Contrato para alcantarillado en la calle 53 entre carreras 57 y 58 barrio El Rosario.

15

Tras el fallecimiento en los llanos orientales (28 de enero) de el Mayor General Gustavo Sierra Ochoa, miembro de las Fuerzas Armadas y epónimo Gobernador del Departamento. Se ordena Octavio Álvarez la construcción de una plazoleta, la cual llevará el nombre de Plazoleta Gustavo Sierra Ochoa. Se dispone erigir en la plazoleta, un busto en bronce.

17

Autoriza una comisión del Concejo que viaje a Bogotá a gestionar la construcción del Palacio de Comunicaciones de este municipio, el aforo de aguas en poder de particulares, la creación Octavio Álvarez de un nuevo juzgado municipal, el reintegro del terreno perteneciente al Fondo Obrero cedido al Instituto de Crédito Territorial por incumplimiento.

19

Contrato para la construcción del primer piso de la cárcel.

Octavio Álvarez

Octavio Álvarez

131


132

25

Contrato para la construcción de la segunda etapa del acueducto.

Octavio Álvarez

26

Contrato por perjuicios morales y materiales a conyugues que perdieron un hijo a causa de una Octavio Álvarez brecha abierta para encausar aguas de la cachera.

27

Solicitud empréstito con la Cooperativa de Municipalidades para terminar la cárcel.

28

Se delega al Alcalde la facultad de aprobar o improbar los contratos celebrados por la Personería cuando no excedan de $3.000. Los contratos que no excedan de mil pesos podrán ser Octavio Álvarez celebrados por el Alcalde.

35

El municipio arrienda con Ciudad Niquía S.A. un lote de terreno para utilizarlo en la construcción Octavio Álvarez de canchas de deportes.

36

Contratos para la construcción de boca-toma de planta de tratamiento.

Octavio Álvarez

38

Se arrienda de casa en Pacelli para escuela del mismo nombre.

Octavio Álvarez

40

Contrato de venta de lote para construcción de boca-toma.

Octavio Álvarez

42

Se autoriza la construcción de dos escuelas en los barrios El Congolo y El Rosario. Y la compra Octavio Álvarez de lote en sitio ya urbanizado para la construcción de viviendas.

43

Solicitud de Párroco para cubrir la quebrada El Burro que corre por el costado occidental del Octavio Álvarez Colegio de la Presentación. El municipio reconocerá la mitad de la obra.

44

Se autoriza a Alcalde y Personero ceder lote de terreno para construcción de edificio de Correos Octavio Álvarez y Telégrafos.

45

Se fijan funciones y horarios de algunos empleados. Se inicia la organización de Cuerpo de Octavio Álvarez Bomberos, con un carro y tres hombres.

46

Se aprueban planos de las urbanizaciones El Regalo y El Cairo.

Octavio Álvarez

Octavio Álvarez


7. El frentenacionalismo Concejo de Bello 1958 - 1974 Liberales y conservadores ante las pretensiones de Rojas Pinilla de perpetuarse en el poder iniciaron conversaciones en Europa. El primer encuentro ocurrió en la ciudad española de Benidorm (julio de 1956). El resultado fue un manifiesto con los siguientes puntos comunes: Las fuerzas armadas dentro del Estado tenían como finalidad la defensa de la nación. Crear una sucesión de Gobiernos fruto de la coalición de los partidos. La violencia armada debía ser erradicada. Condenar y erradicar la mala administración pública. Mejorar el nivel económico de la población del país. Restaurar las instituciones básicas que habían funcionado en el país y se encontraban maltrechas. Instaurar elecciones libres y puras con el objeto de escoger a los mandatarios de la nación en todos sus niveles332. El otro acuerdo, se hizo en Sitges, ciudad barcelonesa, en enero de 1957. Se creó el Frente Nacional, dirigido a la modernización de Estado, la armonía con las fuerzas militares y la estabilidad política con las siguientes fórmulas: Paridad (equilibrio de los partidos en los cargos públicos).Plebiscito nacional. Carrera administrativa para los empleados públicos. Representación proporcional de los partidos en la composición del gabinete ministerial. Reestructuración de las fuerzas armadas. Transitoriedad del sistema del Frente Nacional333. El Frente Nacional, no permitió el acceso al poder de otras fuerzas políticas. Este cerramiento generó la aparición de partidos políticos opuestos al dominio del bipartidismo tradicional, como el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), la Alianza Nacional Popular (ANAPO) y la Democracia Cristiana334. Rojas Pinilla organizó la (ANAPO) luego de ser expulsado del poder y pretendía “reformas inspiradas en las propuestas gaitanistas, en las encíclicas papales y en la izquierda, lo que le daba un matiz eminentemente populista”335. El pacto bipartidista estableció la paz entre los partidos y desplazó la oposición entre liberales y conservadores hacia alianzas contra el Frente Nacional. El frentenacionalismo se tomó todas las esferas del poder, en Antioquia “sólo Pedro Luis Villa logró un puesto en la Asamblea Departamental de Antioquia; de resto, como comentó un político de la época, “los oligarcas barrieron con los puestos”336. El derecho al voto de la mujer, otorgado por Rojas Pinilla en 1954, tuvo su debut en el plebiscito de 1958 y en Bello permitió la elección de la primera mujer al Concejo, ella fue 332 Cruz Góngora, Jasón Rubén. El Frente Nacional en Colombia y su relación con el desarrollo empresarial. Trabajo de grado para optar al título de Administrador de Empresas. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá. 2011, p. 17. Disponible en: http://repository.urosario.edu.co/bitstream/10336/2595/3/1011716038-2011. pdf 333 Ibíd., p. 18. 334 Aguirre, Guillermo. La Anapo en Bello. Huellas de Ciudad. Año V. No. 5. Diciembre de 2003 - marzo 2004. Centro de Historia de Bello, p. 36. 335 Ibíd. 336 Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia. Editorial Presencia Ltda. Primera edición. 1988, p. 175.

133


María Díaz. En Bello, el Concejo Municipal se vuelve a reunir el primero de noviembre de 1958, con concejales elegidos popularmente. La sesión de instalación de este nuevo Concejo revela una ciudad con altos índices de violencia. El Alcalde y el Presidente en sus discursos hacen alusión a este fenómeno y afirmaron “que el pueblo quiere tranquilidad y seguridad”337. El concejal Leonardo Velásquez se refirió a hechos delictivos contra las oficinas públicas en un lapso no mayor a un mes fueron saqueadas. Hernán Villa Baena, tomó posesión de la presidencia del Concejo. Se refirió a los hechos de violencia y refutó las exigencias de más autoridad y dijo que por el contrario no era falta de autoridad sino carencia de cultura lo que llevaba a la delincuencia. Un gran núcleo de población infantil no recibe instrucción por falta de planteles educativos, vacío que el Cabildo debía llenar338. La violencia en el municipio se había incrementado. El reducido número de policías no bastaba para cubrir el perímetro urbano. El distrito estaba imposibilitado para aumentar las plazas de policías, el presupuesto no lo permitía. El Alcalde en la sesión de instalación del Concejo, informó sobre el aumento incontenible de la delincuencia y de la falta de agentes. Además de la violencia en las calles, otro tipo de conflicto se presentaba en el Concejo. La confrontación entre los partidos entró en otro episodio, y generó situaciones tensas en las reuniones. El orden del día se detenía. La paridad política y las manifestaciones de aprecio y enemistad frente a personajes políticos se expresaron. El concejal Hernando Velásquez, interrumpió el orden del día para dejar constancia del malestar que sentía por el gobierno de Rojas Pinilla. Aseguró que él fue “fiel y leal seguidor del Dr. Laureano Gómez”, único jefe del conservatismo; pero había tomado distancia por no “comulgar” con aspectos de la política del dirigente. Por tomar esta posición “es llamado escoria y anticonservador; que no hay razón para que se excluya al grupo que sigue al Dr. Guillermo León Valencia del Frente Nacional”339. Por este trato discriminatorio él y su grupo habían decidido retirarse de la corporación. El concejal Jesús María García manifestó asombro por la actitud del grupo conservador valencista al evadir la responsabilidad, se les dejó claro que no había prevenciones ni se aborrecía a nadie, por el contrario abogaba por la unión del partido. El concejal Hernando Velásquez respondió que en las elecciones del 16 de marzo el pueblo conservador los eligió como representantes del cabildo de la ciudad. El mismo pueblo que el 1 de diciembre de 1957 había votado afirmativamente por el plebiscito aprobatorio del acuerdo entre los dos partidos tradicionales y le introdujo reformas a la Carta Magna, para la paridad política en las corporaciones públicas. Velásquez dijo: Al conocer los resultados de los comicios, y darnos cuenta de que el conservatismo nos había ungido con sus votos como Concejales del municipio, comprendimos la tremenda responsabilidad que tan grande honor comportaba[…] Así mismo advertíamos que se nos ofrecía una feliz ocasión para luchar por el buen éxito de la generosa política del Frente Nacional, la cual aplicada fiel y

134

337 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 1. Noviembre 1 de 1958. Folio 2 338 Ibíd. 339 Ibíd. Folio 3.


sinceramente constituye la única tabla de salvación para el martirizado pueblo colombiano[…] Pero infortunadamente, los últimos incidentes de la política, en forma paradójica y absurda nos ha querido colocar como enemigos del Frente Nacional340.

Velásquez se quejaba con su grupo, porque ninguno había obtenido representación en la mesa directiva del Concejo ni en otros cargos burocráticos; por eso anunciaron su decisión de abstenerse de asistir a las sesiones. Firmaron un comunicado Leonardo Velásquez, Hernando Velásquez, Jorge Pérez Sierra, Jesús Espinal Uribe y Eduardo Velásquez, los tres primeros abandonaron el recinto luego de leído el texto. Estos concejales se llamaron “fantasmas”. Regresaron nuevamente a sesiones 18 días después, con la propuesta de ser considerados concejales sin “apellidos políticos ni subdivisiones dentro de una misma familia política”341, e hicieron extensiva esa invitación a los demás, para borrar las fronteras y sólo trabajar por el desarrollo del municipio. Este planteamiento se manifestó en una proposición, en la cual el Concejo Municipal declaró su voluntad de trabajar únicamente por los intereses del pueblo y prescindir de los debates políticos entorpecedores de los fines de la Corporación342. El concejal valencista Hernando Velásquez en noviembre de 1958, volvió a plantear sus quejas contra la distribución de cargos. Recibió explicaciones de cómo debía funcionar el concejo frentenacionalista. Los puestos se habían repartido según la paridad política que el Frente Nacional había convenido, en la Reforma Constitucional Plebiscitaria. Las comisiones permanentes y accidentales del Concejo Municipal se debían conformar paritariamente de manera que los partidos tradicionales tengan igual representación, además, en las votaciones para determinar la voluntad de la Corporación, era necesario que las dos terceras partes de los asistentes a las deliberaciones votaran afirmativamente343. La elección había quedado así: para los liberales; Tesorero de Rentas, Jefe de Valorización, Director de Higiene y Subsecretario del Concejo. Y para los conservadores; Personero Municipal, Secretario del Concejo, Almacenista y Bibliotecario. La elección hizo manifiesta la responsabilidad de cada partido sobre los empleados que nombrara. Se dijo: si los elegidos eran incompetentes o personas impulcras, la culpa no recaería en el Concejo sino en el partido que los nombró. Para librar responsabilidades se nombró una comisión para estudiar los candidatos de los puestos mencionados, compuesta por Miguel Velásquez, Leonel Gómez, Jesús García, Francisco Luis Paniagua, Gilberto Zapata y Hernán Villa. De la comisión se excluyeron los concejales valencistas y dada la necesidad de que el partido conservador se uniera se debía incluir a alguno de ellos. Luego de la discusión de rigor el concejal Gilberto Zapata declinó su participación para que se acogiera el nombre de Hernando Velásquez para ser consecuente con la promesa de acabar con la discriminación política en las labores del Concejo. La división del partido Conservador entorpecía constantemente el orden del día por la 340 Ibíd. Folio 4 341 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 8. Noviembre 18 de 1958. Folio 52 342 Ibíd. 343 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 1. Noviembre 7 de 1958.

135


discriminación. Los procesos para ordenar la administración eran lentos y los puestos se pretendían adjudicar en dos sesiones. El concejal Gilberto Zapata del partido Liberal no compartía esa dilación. Dio los nombres de su lista para los cargos que le correspondía a su partido liberal e instó a la otra parte a hacer lo mismo. La división del grupo conservador no logró darle curso a esta propuesta. La sesión finalizó en pelas y amenazas y el retiro de Gilberto Zapata con el argumento de que estaba perdiendo el tiempo en sesiones inútiles. El plebiscito modificó el funcionamiento de las corporaciones públicas. Se nombró una comisión para estudiar el nuevo reglamento interno de la Corporación344. El nuevo reglamento se adoptó en el Acuerdo No. 9 de 1958. Lo firmaron Hernán Villa Baena como Presidente y Bernardo Osorio como Secretario. El texto dice: Artículo 1. En lo sucesivo, señálanse los días lunes, miércoles y viernes de cada semana, a las siete de la noche, para efectuar las reuniones del Concejo, dentro de cada período de reuniones ordinarias. Artículo 2. El nombramiento de juntas, tales como la de Fondo de la Vivienda Obrera, de Valorización y de Caminos, cuando ésta existiere, se hará por el Concejo y por el sistema de aclamación. Parágrafo: las juntas a que se refiere el presente Artículo serán integradas por las unidades que determinen las disposiciones al respecto y deberán ser estrictamente paritarias, cada una a cuanto a filiación política respecta. Artículo 3. Suprímase dentro del recinto el título de H. Concejo y H. Concejal y en cambio se sustituye por los títulos de Concejo Municipal y señor Concejal. Parágrafo: Lo dispuesto en el presente Artículo se aplicará en la correspondencia del Concejo. Artículo 4. Tanto para las comisiones reglamentarias de carácter permanente como para aquellas accidentales o de carácter transitorio, señálaseles un plazo máximo de cinco (5) días para rendir los informes que les fueren solicitados. El plazo indicado se contará por la Secretaría a partir de la fecha en que haga entrega de los distintos negocios. Artículo 5. Sea vencido el plazo que se indica en el Artículo anterior si la comisión respectiva no ha devuelto el negocio o negocios que pasaron a su estudio, la Secretaría informará al señor Presidente en sesión, y este procederá a apremiarlas con multas sucesivas de DIEZ PESOS ($10,oo) por cada día de mora, y para cada uno de sus miembros. Artículo 6. En caso de que las decisiones de la Presidencia o de la Mesa Directiva se consideren injustas o arbitrarias, en aquellos negocios de importancia y que deban ser tratados por la Corporación en pleno, cualquiera de los miembros del Concejo podrá apelar de esa decisión ante la Corporación de manera verbal, la que decidirá sobre la misma, siendo suficiente para ser negada o concedida las dos terceras partes de los votos de los asistentes. Artículo 7. El Secretario de la Corporación deberá atender al Público, para efectos de informes, solicitudes o entrega de correspondencia con destino a la Corporación, durante todos los días ordinarios de la semana, como mínimo durante dos horas que serán señaladas por el mismo Secretario, para lo cual será fijado un aviso en la puerta principal de la Secretaría. Artículo 8. La forma paritaria política que deberá tenerse en cuenta para integrar las comisiones y las distintas juntas, regirá hasta tanto esté en vigencia el mandato constitucional que lo ordena. Artículo 9. Este Acuerdo rige desde la fecha de su sanción y deroga las disposiciones municipales que le sean contrarias.

El reglamento exigía a las comisiones un plazo máximo para presentar sus propuestas. Así se le daría celeridad a la toma de decisiones para el bien de la ciudad, se decía en el Concejo; pero, la enmarañada legislación administrativa colombiana “entraba, retarda y obstaculiza” las iniciativas de las administraciones municipales basada en un sistema legal desarticulado que estanca el desarrollo de los distritos. Y no permitía una aplicación adecuada a los fines del Frente Nacional. Gilberto Zapata afirmó que esa política no se cumplía porque los

136

344 Ibíd. Folio 11


…empleados de jerarquía conservan los resabios políticos, los cuales anteponen a consideraciones de mayor trascendencia; y así es como escogen para servir en puestos subalternos no a los individuos más calificados por sus condiciones morales, intelectuales y cívicas, sino al que comparte con ellos la fiebre sectaria345.

El Concejo en marzo de 1959 consideraba y manifestaba: los directorios políticos se habían convertido en oficinas de empleos para cargos públicos. Fenómeno notorio en Bello, donde esas “oficinas de colocación” no sólo sugerían candidatos para los puestos sino que los enviaba con la documentación en orden al empleador que debía colocarlos. Conducta también generalizada en Antioquia, por lo que se propuso realizar un cuestionario que integrara a los Concejos Municipales de mayor importancia en el departamento, para presentarlo al Congreso a fin de conseguir una legislación adecuada a las necesidades de la República y más clara y benéfica para los municipios346. En octubre de 1950, el Concejo le solicitó al Congreso de la República y a la Asamblea Departamental de Antioquia la donación del Centro de Salud Marco Fidel Suárez para el Municipio de Bello, con la promesa que no cambiaría de destinación; la intención era administrarlo directamente, dotarlo de muebles y sostenerlo para poner en marcha allí la Secretaría de Higiene Municipal. Por Acuerdo No. 19 de 1959 se crea esta secretaría y se asignan las funciones y los cargos se ofrecen al departamento. Este Acuerdo es objetado por la Alcaldía a través de un comunicado que envía al Concejo, porque viola el principio de irretroactividad del Derecho Nacional, es decir, va en contra del no efecto retroactivo de las leyes nuevas. El Concejo al crear la Secretaría de Higiene Municipal “da a efecto retroactivo el funcionamiento de un Organismo, que ni siquiera de hecho, ha venido prestando sus servicios en la forma señalada (…) en el acuerdo”347. El Artículo tercero también fue objetado por el alcalde, dice: “El nombramiento del Secretario de Higiene lo hará la Gobernación del Departamento, de terna que le pase el Alcalde Municipal”348; este inciso lo considera ilegal porque le quita competencia al Alcalde en el nombramiento de un empleado. La otra parte del Artículo determina que “el resto del personal de la Secretaría de Higiene, será nombrado por el Alcalde Municipal de terna que le será pasada por el Secretario Municipal de Higiene, con el visto bueno de la Secretaría y la aprobación del Ministerio del ramo”349.Los agentes del Alcalde son todos los empleados de la administración municipal, él es el encargado de realizar nombramiento y remoción, excepto el Personero, Tesorero y Jueces Municipales que conforme a la constitución le corresponde a los Concejos Municipales, según la legislación nacional. La objeción del alcalde se argumentó en la situación presupuestal, porque el distrito estaba sometido al régimen especial de acuerdo con la ley 72 de 1926 y la ley 89 de 1936. La primera ley en su Artículo 2° dice: “Corresponde al Alcalde […] dirigir la acción administrativa, en el Municipio, nombrando y separando libremente sus agentes y dictando las providencias necesarias en todos los ramos de la Administración”. Y en el 345 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 21. Marzo 19 de 1959. Folio 50. 346 Ibíd. Folio 51. 347 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 21.Marzo 19 de 1959. Folio 51-52. 348 Ibíd. Folio 52. 349 Ibíd.

137


Artículo 2° de la Ley 89 de 1936, se lee: “Extiéndase así mismo a los Municipios que sean Capitales de Departamento o cuyo Presupuesto anual no sea inferior a $300.000.oo las disposiciones de la Ley 72 de 1926, con excepción de las contenidas en los Artículos. 3° y 5° de dicha ley”. El cabildo no le dio valor a las declaraciones de la Alcaldía porque se basó en conceptos emitidos por el Ministerio de Gobierno en los años 1937 y 1941, mediante los cuales podían demostrar que los Concejos se podían reservar el nombramiento de empleados de Higiene, Fomento y Vías de Comunicación, aunque admitieron la condición de régimen especial del municipio puesto que al año 1958 Bello tenía un presupuesto de $950.000. El Concejo además esgrimió el Reglamento Interno de Trabajo. El capítulo IX Artículo 16 establecía el orden jerárquico para los trabajadores públicos de la administración municipal: para efectos de la autoridad y ordenamiento en el campo laboral, la jerarquía en el Municipio será ejercida en el siguiente orden: a) Por el Honorable Concejo Municipal. b) Por el Personero Municipal. c) Por el Alcalde Municipal. d) Por las Juntas Municipales. e) Por el inmediato superior350.

El Concejo tenía facultad para realizar nombramientos, como lo es el de Contralor Municipal. La Contraloría fue creada por el Acuerdo No. 8 de 1960, para períodos de un año, con voz en el Concejo cuando se trata de asuntos que le competían o cuando era citado. En 1961 El Concejo fue más allá. Con base en las mismas leyes de régimen especial de los municipios podía acordar el funcionamiento de las secretarías y transformar las Direcciones de Salud Pública y Obras Públicas en Secretarías, dirigidas por Secretarios de Alcaldía de Distrito. El Secretario de Salud Pública a la vez tenía el cargo de Médico Jefe del Hospital Municipal. Los Subdirectores de ambas dependencias se denominaron Subsecretarios. La Secretaría de la Alcaldía quedó elevada a la categoría de Secretaría de Gobierno Municipal y el Oficial Escribiente encargado del presupuesto se le dio el carácter de Subsecretario de Gobierno Municipal351.

138

350 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 19. Octubre 27 de 1950. 351 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 35. Septiembre 1 de 1961.


8. La irrupción de los anapistas El Concejo de Bello 1968 - 1972 Las enemistades entre Concejo y Alcalde y entre integrantes de la corporación fueron más notorias a finales de los años 60 y en la década del 70. En 1969 la ANAPO elige la mayoría de los concejales y desplaza al Frente Nacional. Los anapistas confrontaron a los frentenacionalistas y resultaron dos concejos, cada uno producía acuerdos; en ellos se visualizan pugnas con el Alcalde. El Concejo en cabeza de Jesús H. Ospina decide publicar los acuerdos en los muros del pasillo de entrada al Palacio Municipal, en la puerta del Concejo Municipal, y cuando fuera necesario los publicaban por medio de boletines en la prensa y la radio, además se imprimían para ser entregados a la ciudadanía352. Con este sistema se señaló al Alcalde Silvio Londoño por no ejecutar obras públicas, para ponerlo en evidencia ante la comunidad. El Concejo dirigido por Jesús H. Ospina produce un acuerdo en el que autorizaba al Alcalde, al Personero y el Tesorero para contratar la remodelación de un edificio destinado al funcionamiento de la escuela de Varones Avenidas en el barrio Gran Avenida, dice: …si el alcalde fuere negligente en el cumplimiento de lo dispuesto, la autorización surtirá sus efectos para el Personero y Tesorero. Quedan facultadas las Asociaciones de Padres de Familia o Juntas de Acción Comunal o los ciudadanos en general de los barrios, para los cuales se hayan aprobado por medio de Acuerdos partidas en dineros efectivo o representado en valores y algunas obras que el Alcalde se niegue a ejecutar o a entregar el dinero o los materiales, a exigir el cumplimiento de los Acuerdos vigentes353.

Este Concejo le quita al Alcalde la facultad de nombrar y remover total o parcialmente lo miembros de la Junta de Valorización y las demás juntas municipales que fueran necesarias, esto lo hacían a través de proposiciones, por el tiempo que ellos estimaran conveniente354.También le prohibieron efectuar cualquier traslado del presupuesto para cualquier obra sin la autorización del Concejo355; incluidas las ayudas del 3% del presupuesto a las Juntas de Acción Comunal, como lo exige el Acuerdo No. 39 de 1966, sin la autorización de la Junta del Presupuesto del Fondo Comunal356. El Concejo dirigido por Jairo Duque reacciona ante estas limitaciones al Alcalde y decidieron expedir un Acuerdo denominado No. 1 de octubre 1969. Por él otorgan funciones al Alcalde, con base en las competencias del Concejo Municipal, hasta el 31 de octubre de 1970. La justificación para esa acción era el restablecimiento del orden en la administración y una mayor dinámica de la misma. Las prerrogativas otorgadas al Alcalde fueron: 1. Crear las juntas administradoras locales, para los sectores del territorio municipal, asignándoles las funciones y señalando su organización dentro de los límites de la ley. 2. Reorganizar las existentes y reintegrarlas en ejecución a las normas preexistentes. 3. La administración, adquisición y disposición de bienes muebles e inmuebles del municipio. 4. Determinar por decreto con la asesoría técnica de la Dirección Departamental de Planeación, la estructura de la administración municipal; 352 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 46. Agosto 23 de 1969. 353 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 51. Septiembre 1 de 1969. 354 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 35. Junio 3 de 1969. 355 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 50. Agosto 30 de 1969. 356 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 53. Septiembre 10 de 1969.

139


las funciones de las diferentes dependencias y las escalas de remuneración correspondientes a las distintas categorías de empleados. Esta facultad comprende el determinar la estructura en las dependencias de la Personería y Tesorería. 5. Celebrar contratos, negociar empréstitos, enajenar bienes municipales, para atender a los programas de educación, salubridad y fomento del distrito sin la necesidad de ulterior aprobación del Concejo. 6. Firmar las garantías y demás documentos de los contratos que haya celebrado o celebrarse la administración con entidades oficiales, semioficiales, descentralizadas y particulares. Estas autorizaciones comprenden además, los programas de los fondos especiales de Valorización, Fondo Obrero, Fondo Forestal y parques y arborización. 7. Hacer transacciones entre los fondos especiales y los fondos comunes, mediante el sistema de cesiones e indemnizaciones. 8. Para la adquisición y disposición de bienes municipales el sr. Alcalde se someterá a las normas de estatuto fiscal municipal. 9. Hacer traslados, créditos y contracréditos, incorporaciones y créditos adicionales en el presupuesto de rentas y gastos del municipio. 10. Reconocer las obligaciones causadas por el municipio hasta la presente fecha. 11. Adquirir terrenos con destino a la vivienda obrera y contratar con el Instituto de Crédito Territorial la construcción de las viviendas a los trabajadores del municipio de Bello. 12. Contratar servicios técnicos y profesionales con las personas o entidades cuyos servicios requiera el municipio con las limitaciones legales. 13. Contratar un empréstito destinado a la renovación del equipo automotor de propiedad del municipio. Y permutar o vender el equipo actual que a su juicio considere fuera de servicio en sujeción a las disposiciones del Estatuto Fiscal Municipal de acuerdo con la ley. 14. Contratar el plan regulador Urbanístico y Fiscal del municipio. 16. Para las autorizaciones consignadas en las ordinales anteriores no se requiere ulterior aprobación del Concejo357.

Adicional a estas concesiones, el Acuerdo invalidó los promulgados por el Concejo dirigido por Jesús H. Ospina, desde el No. 31 hasta el No. 52 de 1969; además de las resoluciones y proposiciones proferidas desde el 27 de mayo de ese mismo año. Se basaron en observaciones hechas por la Gobernación del Departamento puesto que quebrantaban el régimen constitucional y legal358. Poco tiempo después, el Concejo anapista de Jesús H. Ospina deroga todos los Artículos del Acuerdo No. 1 del Concejo de Jairo Duque, al considerar que fue elaborado por un grupo minoritario de concejales reunidos en la Alcaldía Municipal. La derogatoria se hizo por acuerdo. El Alcalde hizo caso omiso de la derogación. Al día siguiente envió una nota a la Secretaría del Concejo que decía “La Alcaldía se abstiene de estudiarlo y darle trámite conforme a la ley”359. El control del Concejo no sólo se ejercía para el Alcalde sino para los demás empleados de la administración. En un intento por vigilar el fisco municipal, el Concejo prohíbe al Almacenista hacer algún pedido de muebles, enseres, útiles de oficina o materiales de construcción si no recibía el visto bueno del Tesorero, esto con el fin de comprobar la existencia de la partida para el gasto360, y a su vez se le prohibió al Tesorero el pago de cuentas de los enseres que adquiera para dotar planteles educativos, sin el visto bueno del Personero361. Estos eran repartidos únicamente por la Junta de Educación Municipal362. Para evitar la corrupción obligó a los empleados del distrito enviar cada año la Declaración de Rentas a la oficina de personal, y se les prohibió recibir dádivas de proveedores,

140

357 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 1. Octubre 23 de 1969. 358 Ibíd. 359 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 54. Noviembre 3 de 1969. 360 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 50. Agosto 30 de 1969. 361 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 41. Agosto 5 de 1969. 362 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 50. Agosto 30 de 1969.


empresas comerciales, almacenes, cantinas, entre otros establecimientos. Se les prohibía pedir préstamos a compañeros de trabajo y hacer retenciones de salario con destino a homenajes, fondo político, aguinaldos, etc.363 Para muchos políticos contemporáneos de los hechos, la época fue de extrema confusión. Alberto Builes dijo en entrevista, tener un recuerdo muy amargo de lo que fue el Concejo en los años 70, porque en ese entonces mandaba la ANAPO, movimiento representado por unos señores que salieron por azar del populismo. Varios de ellos con arraigo y apego al pueblo, pero la mayoría no sabía lo que hacía. Se llegó al punto que algún embolador de Bello, salió concejal364. Esta situación proliferó debates intensos en el recinto del Concejo, Armando Estrada, entrevistado el 11 abril de 2013, dice: que “las barras de la ANAPO eran muy agresivas”, quien no fuera de su ideología política era agredido, cuando alguien pedía la palabra lo maltrataban al salir; él catalogaba ese movimiento de insultante y agresivo hasta el punto que entre ellos mismo se mataron y algunos de sus dirigentes terminaron en la cárcel, por procesos de corrupción. Los dos Concejos producían acuerdos cada uno por su lado. Mientras el grupo anapista encabezado por Jesús H. Ospina se reunía en el salón del concejo; el otro presidido Jairo Duque y en el que participó Armando Estrada Villa, se reunía en la casa de Esther Múnera de Peláez. Estos eventos fueron de dominio público y registrados por la prensa local. En el periódico Estrella del Norte, se escribió al respecto. En un Artículo escrito por Jorge H. Ordoñez, señala que el número de asistentes a las reuniones no debía ser inferior a siete, sin este margen no habría quórum y ambos concejos tenían esa capacidad numérica365. Por ese medio, dos concejales tomaron partida para darle fin a esa dualidad retirándose de cada una de las partes divididas, y dejarlos sin quórum. Iván Calle Guerra del mismo periódico entrevistó a ambos, uno de ellos Reinaldo Gómez Agudelo, miembro suplente y secretario ad-hoc del Concejo Oficialista del Frente Nacional. El otro Gustavo Orozco Restrepo, miembro suplente del Concejo en oposición. Cada uno era parte activa en los concejos, sin ellos el séptimo puesto para el quórum se desvanecía imposibilitando a las partes para sesionar. Gustavo Orozco Restrepo en entrevista afirmó: …nuestra determinación sólo obedeció al ánimo sincero que desde un principio nos ha animado de darle a Bello un concejo único, que solamente trabaje por el bienestar de la comunidad y el progreso de la segunda ciudad del Antioquia366.

Así que un convenio entre las partes le dio fin a esa división, originada por la presión de los dos concejales, además las elecciones para un nuevo período legislativo retornó a la normalidad, la armonía entre sus partes, especialmente porque la gran mayoría de los concejales electos pertenecían a la ANAPO. Este nuevo Concejo derogó todos los acuerdos que había hecho el grupo oficialista, y reitera la invalidez del Acuerdo No. 1 de octubre 23 de 1969367. 363 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 38. Junio 8 de 1969. 364 Entrevista personal con Alberto Builes. Abril 30 de 2013. 365 Estrella del Norte. Año II, No. 38. Diciembre 6 de 1969, p. 2. Bello. 366 Estrella del Norte. Año II. No. 40. Diciembre 20 de 1969. Bello. 367 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 5. Noviembre 8 de 1970.

141


Una nueva división se dio en 1971, en el interior del movimiento anapista, en la alcaldía de Miguel Zapata Restrepo. La ANAPO aunque mayoría, se había dividido en dos bandos, los rojistas, y los que seguían a María Eugenia Rojas (la Nena), hija del general Gustavo Rojas Pinilla. Ambos grupos se enfrentaron por las posiciones en los cargos. Hubo tres concejales que no pertenecían a ese movimiento, entre ellos Jaime Arango, liberal y Guillermo León Velásquez, conservador. El primero de enero de 1971 hubo nombramientos de funcionarios de uno y otro lado, según Guillermo León Velásquez, se iba a nombrar el gerente de las Empresas Varias Municipales368, entidad creada como réplica de la de Medellín. El cargo era bastante disputado entre los bandos. Los ánimos estaban exaltados porque el Alcalde había hecho intrigas entre ellos para enfrentarlos. Miguel Zapata debía nombrar al encargado de esa entidad, que por cierto era un puesto prestante porque dirigía todos los organismos de los servicios públicos, electricidad, acueducto, matadero, la plaza de mercado, entre otros. Cada bando debía proponer sus candidatos. Los celos se originaban en la autonomía de esa entidad, quien tomara el cargo tenía la potestad de realizar contratos, en los que el Alcalde no podía tomar parte. A Jesús H. Ospina, jefe del ala conservadora de la ANAPO, le correspondían tres de los cinco miembros de la Junta Directiva y pretendía la presidencia para un sobrino suyo, con él aseguraba poder hacer su voluntad en la empresa. Le llevó sus candidatos a Miguel Zapata. Este llamó a Pablo Baena jefe del ala liberal de la ANAPO. Le preguntó si se iba a quedar quieto con los candidatos, porque los conservadores ya le habían pasado sus propuestas. Las intrigas continuaron. El Alcalde le dijo a Jesús H. Ospina que Pablo Baena estaba hablando mal de él aduciendo que el gerente de las Empresas Varias tenía que ser de él. En ese lleva y trae se armó la disputa que finalizó con una balacera el primero de enero de 1971. El líder conservador había invitado a Jaime Piedrahita Cardona, Senador y jefe del ala liberal de la ANAPO en Antioquia, para que mediara en el conflicto. Había un plan para matar al Senador. Se tenía conocimiento de que algunos concejales irían armados a esa sesión de instalación el primero de enero de 1971. En la reunión no se llegó a acuerdo porque ocurrió un altercado fuera de la Alcaldía. Manuel Baena, hombre grande, corpulento, quien ya había matado a un músico con el puño, golpeó a Murcia (quien mataría al senador) y lo noqueó tirándolo al otro lado de la calle, en eso intervino el “coreano”369 y le disparó a Manuel; éste sólo quedó herido. El coreano cayó muerto a manos de Pablo Baena, hermano de Manuel, cuando dos policías lo custodiaban. Armando Estrada, uno de los concejales en oposición a la ANAPO, dice que el debate más duro en el que le tocó participar fue en el de aprobación de un proyecto para el cambio de la nomenclatura del municipio. Él se opuso a esa propuesta puesto que no había una explicación satisfactoria para el gasto. Argumentaban copiar el modelo de Medellín y por ser Bello la segunda ciudad de departamento. Pero había rumores. Buscaban tomar parte en el proyecto en un proceso de corrupción. En esa época los concejales tenían iniciativa en materia de municipio370.

142

368 Entrevista personal con Guillermo León Velásquez. Abril 8 de 2013. 369 Lo llamaban así porque había sido combatiente en la guerra de Corea. Estaba ahí porque era uno de designados para dar bala. En: entrevista con Alberto Builes. Junio 30 de 2013; y Guillermo León Velásquez. Abril 8 de 2013. 370 Entrevista a Armando Estrada. Abril 11 de 2013.


El debate fue acalorado al punto que terminó en una zambra, Armando Estrada dice: fue la primera vez que salí corriendo porque varios concejales, entre ellos Pablo Baena, lo querían agredir físicamente. Se detuvo en la clínica de Fabricato. Bello, tenía fama de ser peligroso en la actividad política, a Jorge Villa Moreno, en una gresca en el Concejo le pegaron una puñalada en el cuello, él no pudo volver a usar corbata luego de la herida. La historia de Bello está plagada de esas situaciones bochornosas como esta: varias personas de este municipio salieron a incendiar Rionegro por la visita de Mariano Ospina. En los años cuarenta.371 Hechos como estos no le permitieron a la ANAPO proliferar ni como movimiento y mucho menos llegar a ser partido, sus acciones de gobierno fueron “equivalentes a la locura de los criollos cuando toman el poder en 1810”372. Suprimieron cargos en unas dependencias y los anexaron a otras; varias de las inspecciones de policía fueron eliminadas, lo que provocó un problema de inseguridad en el municipio; además las obras públicas fueron escasas. El motivo por el cual se disolvió la ANAPO, en la versión de Jesús H. Ospina, ocurrió a partir de la confrontación de los intereses económicos de la clase dirigente, porque ellos movían la balanza para donde les conviene y hacían lo que fuese necesario, incluso matar, para apartar lo que les estorba. Esa, a grandes rasgos fue la causa, aquí y en el resto del país. La ANAPO en el municipio de Bello dio una batalla por la igualdad en los impuestos. Al revisar el Acuerdo que establecía la tabla del cobro de Industria y Comercio, se encontró con notorias desigualdades en el pago del impuesto. Hubo tienditas a las que les cobraba $500 o $600, tarifa elevada para un negocio pequeño; mientras empresas grandes y las industrias pagaban impuestos bajos. Así que los concejales anapistas hicieron que los pagos correspondieran a cada nivel como debería ser, y eso generó un problema. Pantex, la empresa para la que él trabajaba, le solicitó consideración en la asignación de esa tarifa. En varias ocasiones lo trataron de convencer. A él le trataron de imponer un modelo que beneficiara a los empresario, y siempre se negó, así comenzó la división de la ANAPO, se impusieron los poderosos373.

Obras públicas por obligación y necesidad Lo que hizo el Concejo del Frente Nacional La historia del Concejo de Bello en el periodo frentenacionalista se caracterizó por la confrontación de grupos políticos. Todos, a partir de alianzas y enemistades defendieron sus intereses, los cuales se expresaron en, los diferentes proyectos dirigidos a suplir las necesidades en el desarrollo social y urbano del municipio, como fue la educación, la salud, la organización de las acciones comunales y equipamiento urbano.

371 Ibíd. Entrevista a Armando Estrada. Abril 11 de 2013 372 Aguirre, Guillermo. La Anapo en Bello. Revista Huellas de Ciudad. Año V. No. 5. Diciembre de 2003 – Marzo de 2004. Centro de Historia de Bello. 373 Entrevista personal con Jesús H. Ospina. Mayo 7 de 2013.

143


Educación La educación como base del descontento popular, fue uno de los renglones al cual le dieron mayor importancia. El aumento demográfico del municipio, ocasionado por el ingreso de personas provenientes de distintas zonas del departamento hizo necesaria la construcción permanente de escuelas y colegios para atender una población infantil en aumento. La situación obligó en el año 1955 a realizar un programa de trabajo para hacer un plan escolar, con los siguientes elementos: 1.Censo escolar de toda la población. 2. Localización de los centros de diversiones nocturnas. 3. Localización adecuada de cada escuela teniendo presente la densidad de los sectores y utilizando los edificios actuales de propiedad oficial. 4. Radio de acción de cada escuela. 5. Planos completos y detallados de las escuelas. 6. Estudio completo y detallado del sistema constructivo para las edificaciones anteriormente mencionadas374. Este estudio permitió la creación de varios planteles educativos tanto para primaria como secundaria. Se ordenaba su construcción o se contrataba en arriendo casas para su funcionamiento; muchas de estas casas no eran aptas para este fin, estaban en obra negra y sin servicio sanitario, por lo que la administración debía hacer las mejoras correspondientes, por lo general a largo plazo. Las escuelas que se construyeron después de valorar las necesidades, se ubicaron en los barrios La Milagrosa y El Rosario375. La escuela Andrés Bello se construyó con la venta de un inmueble del municipio376. Para asumir y coordinar el sector educativo en crecimiento, se crea la Secretaría Municipal de Educación Pública y se le encargó lo relacionado con el fomento y desarrollo de la cultura, adoptar un plan para la construcción de escuelas urbanas y rurales, distribuir becas y presentar presupuesto de educación. A la Secretaría se le dotó del Fondo de Protección Escolar creado para beneficiar a la población estudiantil de Bello, sus objetivos eran: 1. Suministrar asistencia médica, quirúrgica y hospitalaria. 2. Gastos de entierro. 3. Organizar campañas educativas sobre prevención de accidentes y enfermedades. 4. Seguro de estudio. 5. Suministrar vestido y alimentación. 6. Fomentar cooperativas escolares. 7. Fundar el Banco del Libro377. El fondo estaba compuesto por los dineros que aportaban los estudiantes y el municipio. Los beneficiarios fueron los estudiantes de las escuelas y los colegios públicos o privados del municipio. Estos dineros eran manejados por el Tesorero de Rentas en cuenta especial y administrados por una junta compuesta por el Secretario de Educación, el Secretario Municipal de Higiene, el Director de la Escuela Urbana de Niños, el Director de la Escuela Urbana de Niñas, dos Concejales y dos representantes del estudiantado, matriculados en establecimientos del municipio tanto de primaria como de secundaria. La junta estaba a cargo, de administrar el fondo, de admitir o rechazar estudiantes, autorizar la celebración de contratos, señalar el número de estudiantes afiliados y fijar la cuota de afiliación que era de $5 por año378.

144

374 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 47. Mayo 5 de 1955. 375 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 2. Diciembre 15 de 1956. 376 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 50. Diciembre 19 de 1959 377 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 29. Junio 26 de 1961. 378 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 3. Mayo 30 de 1962.


El Concejo autorizó el préstamo de grandes sumas de dinero para invertirlo en edificaciones educativas y en adecuaciones. El Acuerdo No. 23 de 1965 hace referencia a la autorización de un préstamo por $800.000 para: una escuela de varones en el barrio El Paraíso; en Playa Rica, para la escuela de la Alianza y la escuela Bella Vista; en París, para la terminación de las aulas en obra negra; en Zamora, para la construcción de dos aulas; en Fontidueño, para la construcción de dos aulas en la Escuela de Niñas; en La Gran Avenida, para la construcción total de la Escuela de Varones; en El Congolo, para la terminación de la Escuela de Varones que estaba en obra negra; en Los Alpes, para un aula en la Escuela de Niñas Rosalía Suárez; en Potrerito, para mejoras a la escuela alternada del mismo nombre; en el Área Urbana, para la reparación total de la Escuela Pio XII; y en La Gabriela, para la construcción de dos aulas en la escuela alternada del mismo nombre. Queda a juicio de la Comisión de Educación del Concejo las obras que fueran necesarias379.

Entre las instituciones que recibieron auxilios estaba la Escuela Pio XII con $70.000 para la compra de un terreno donde construir el establecimiento educativo380; dos años después fue comprado el inmueble donde funcionaba esta escuela en la carrera 49, por $75.000381. Se recurrió a otras estrategias para adquirir inmuebles con destino a la educación. Según el Concejo, fue de conocimiento público el deseo de la administración municipal de comprar predios, por lo que los propietarios elevaron el precio de los mismos. Con la Escuela de Niñas Enrique Olaya Herrera ocurrió. El distrito quiso comprar la casa o construir un plantel nuevo. Para ello destinó $100.000 del presupuesto382. La Comisión de Educación del Concejo optó por la compra del inmueble donde la escuela venía funcionando desde hacía varios años (30 años a la expedición del acuerdo en 1961). El precio de venta superaba las expectativas para la compra. El problema tuvo la siguiente solución: el Concejo declaró de utilidad pública el edificio donde se ubicaba la Escuela Enrique Olaya Herrera, por lo que solicitó al Personero proceder a la de expropiación. Aún así el litigio conllevó al pago del inmueble. Inicialmente se compraría en $120.300383 y finalmente fue comprado en la suma de $124.000384. Para la época una de las instituciones emblemáticas del municipio fue el Liceo Municipal Fernando Vélez, creado por el acuerdo No. 1 de 1962, como un Instituto de enseñanza secundaria para Varones, con secciones de bachillerato, comercio, magisterio superior y escuela de artesanías. El Liceo tenía una junta conformada por un representante del Concejo Municipal, un representante de la Secretaría de Educación Pública, el Alcalde Municipal, el cura párroco o su representante, el Rector del Liceo, representantes de los alumnos y de los padres de familia con hijos matriculados en el Liceo. Se planteó que para el sostenimiento del plantel se dispondría de un fondo formado por aportes del municipio, auxilios provenientes del departamento, de la Nación y de derechos de matrícula, pensiones, certificados, entres otros. A esto la Gobernación hizo la observación que ese establecimiento debía contar con su propio presupuesto manejado en cuenta independiente por el Tesorero de Rentas. Para reducir los costos los becados por el 379 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 23. Noviembre 19 de 1965. 380 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 25. Noviembre 13 de 1963. 381 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 4. Febrero 8 de 1965. 382 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 4. Febrero 8 de 1960. 383 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 4. Mayo 30 de 1962. 384 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 3. Enero 28 de 1963.

145


municipio, ya en estudios de educación superior, estaban obligados a dictar tres horas de clase semanales en el Liceo de acuerdo al área de formación del becario y según las disposiciones del rector. El Liceo Departamental Fernando Vélez que funcionaba inicialmente en una casa alquilada en la cabecera municipal, se convirtió en un lugar inadecuado por carecer de las condiciones higiénicas y pedagógicas para su funcionamiento. El Concejo solicitó al departamento cumplir con una ordenanza, y construir un lugar adecuado para impartir la enseñanza de educación secundaria. El municipio cedió un terreno ubicado en el barrio El Carmelo donado por el Instituto de Crédito Territorial. El municipio invirtió en el equipo de física y química a través de empréstito385 y la destinación de un auxilio, que por la Ordenanza No. 3 de 1962, le fue adjudicado al municipio con motivo del cincuentenario386. El Concejo por acuerdo, creó y adjudicó becas a personas de escasos recursos del municipio, para estudiantes de secundaria y de educación superior, con el presupuesto correspondiente al Departamento de Educación Pública Se hace un recuento de las becas otorgadas, la cantidad y el costo de las mismas, estas fueron: 4 becas Municipio de Bello a razón de $250 cada una, para un total de $10.000. 1 beca Marco Fidel Suárez a razón de $250 cada una, para un total de $2.500. 2 becas Magisterio a razón de $80 cada una, para un total de $1.600. 7 becas Facultad a razón de $250 cada una, para un total de $17.000. 10 becas seminario mayor a razón de $100 cada una, para un total de $1.000. 15 becas bachillerato a razón de $80 cada una, para un total de $12.000.(A.H.B. Acuerdo No. 4 de 1963)

Las becas facultad se crearon por Acuerdo del Concejo en 1959 a estudiantes que estuvieran adelantando estudios de Educación Superior387. Incluso se llegó a entregar estas becas para estudios en otras ciudades de país388. Hubo casos en los que se otorgaba auxilios para estudios en el exterior, como es el caso del pintor bellanita Mario Madrid a quien el Concejo le ayudó con $1.000 para adelantar sus estudios en Estados Unidos389. La beca Marco Fidel Suárez fue creada en el marco del centenario de su natalicio390. Incluía estudios superiores, la solicitud era estudiada y adjudicada por la Comisión de Educación del Concejo, porque el interesado debía llenar estos requisitos: 1. Hacer una solicitud por escrito al Honorable Concejo. 2. Presentar las calificaciones que lo acreditaran como bachiller. 3. Presentar declaraciones juramentadas de personas honorables sobre su incapacidad económica. 4. Certificado de catastro que conste posesión de bienes raíces391. A la beca Marco Fidel Suárez podría acceder quien recopilara mayor tiempo de estudio en la biblioteca del municipio. El Concejo nombró una comisión para que recopilara el registro de asistencia a la biblioteca392. La beca Municipio de Bello se creó por Acuerdo No. 13 de 1958. Se adjudicaría sólo a los “hijos de Bello”, y a los estudiantes universitarios. El auxilio se otorgaba mensualmente y los estudiantes beneficiados debían rendir informe anual al Concejo acerca de la

146

385 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7. Marzo 3 de 1966. 386 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 15. Junio 7 de 1963. 387 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 16. Enero 16 de 1959. 388 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 23. Enero 31 de 1959. 389 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 28. Abril 10 de 1959. 390 A.H.B. Acuerdos de Concejo. Acuerdo 15. Enero 5 de 1955. 391 A.H.B. Acuerdo del Concejo. Acuerdo 66. Agosto 31 de 1955. 392 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 1. Noviembre 1 de 1958. Folio 12.


aprobación de sus estudios. En 1965 el Concejo aumentó el número de estas becas a siete, cada una tenía un costo de $200 mensuales; el auxilio se entregaba por 10 meses393. En educación, el Concejo exaltaba labores meritorias como fue el caso de la sede en Bello del Instituto San Luis Monfort al servicio de niñas ciegas y sordomudas. Se rindió homenaje a ese trabajo con un auxilio de $1.000 destinado a la alimentación de las estudiantes. Se recomendó como contraprestación la admisión a las niñas provenientes de hogares humildes. Para los maestros, el Concejo, realzó la labor docente. Se estableció la fiesta del maestro todos los años. Se entregaba una medalla de oro a un maestro destacado elegido por la Junta de Educación. Se destinó una casa proporcionada por la Junta de Vivienda Obrera, para ser adjudicada, previo el cumplimiento de requisitos, como “la casa del maestro”394. Los requisitos se establecieron por acuerdo395. En 1964, los particulares hicieron esfuerzos en educación y cultura. Una organización fue promovida por la administración: Asociación de Universitarios de Bello (ASUBE). La componían 120 estudiantes y profesionales en distintas áreas. Algunos de sus miembros fueron representantes importantes en la política no sólo local, sino departamental. Entre ellos Leonardo Guerra, Armando Estrada, Luz Elena Peláez y Guillermo Velásquez. Se reunían para hacer tertulias sobre diversos temas que obligaban al estudio y parrandas de cuando en vez.396

Salud Con respecto a este renglón de infraestructura de servicios se adelantó poco. Se creó el Hospital Municipal397 con las secciones de: consulta interna, sala de cirugía, obstetricia, pediatría, diagnóstico, rayos x, policlínica, banco de sangre y el servicio especial que se debía prestar a sus trabajadores. El Médico Jefe del hospital debía ser el Director Municipal de Higiene. Este cargo provenía de la naciente dirección que reemplazó a la Secretaría Municipal de Salud Pública. La administración del hospital estaba a cargo de una Junta integrada por un representante del Ministerio de Salud Pública, uno por la Secretaría Departamental de Salud Pública, uno por la Junta General de la Beneficencia de Antioquia, uno por el Concejo Municipal, el cura de la parroquia Nuestra Señora del Rosario y dos representantes de la ciudadanía designados por el Médico Jefe398. El Concejo autorizó contratar con el Departamento de Antioquia, el sostenimiento del Centro de Salud Municipal para el desarrollo de programas en educación sanitaria, promoción de la salud, prevención de enfermedades, diagnóstico y tratamiento, servicio de protección materno infantil, servicios asistenciales médico-odontológicos, campaña

393 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 3. Febrero 5 de 1965. 394 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7. Junio 10 de 1967. 395 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7, Junio 7 de 1960. 396 Entrevista personal con Luz Elena Peláez. Mayo 4 de 2013. 397 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 18. Noviembre 30 de 1960. 398 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 28. Mayo 26 de 1961.

147


nutricional e integración de servicios con el Hospital399. Todo con el fin de contrarrestar enfermedades que se pudieran originar en los focos de infección que tenía el municipio por la mala infraestructura urbana, vías servicios públicos como acueducto y alcantarillado podían generar infecciones. Se gestionó la construcción de dos centros pilotos de salud, uno ubicado entre la carrera Bolívar y la Fábrica de Hilados y Tejidos de Bello; y el otro, en el barrio Zamora. Estos centros tendrían un médico y una enfermera400.

Acción Comunal La Acción Comunal en Colombia fue institucionalizada mediante la ley 19 de 1958. Esta, en su Artículo 23, estableció que el Gobierno debía fomentar la cooperación entre los vecinos de cada municipio a través del sistema que juzgara más aconsejable, con el fin que las asociaciones comunales lograran construir carreteras, puentes, caminos vecinales, viviendas, mejorar escuelas, administrar aguas, entre otras obras de infraestructura y de prestación de servicios. En Bello la necesidad de mejorar las condiciones físicas y socioeconómicas de los barrios conllevó a la creación del sistema de Acción Comunal, con la finalidad de: 1. Aumento y mejora de los establecimientos de enseñanza y restaurantes escolares. 2. Aumento y mejora de los establecimientos de asistencia pública. 3. Proyección y construcción de servicio público: acueducto, alcantarillado y energía. 4. Construcción y mejora de viviendas populares. 5. Construcción y ensanche de vías y parques, arborización, etc. 6. Fomento de deportes y espectáculos públicos, recreativo y culturales. 7. Instalación de bibliotecas populares. 8. Reforestación de las zonas que lo requieran. 9. Campaña de alfabetización. 10. Organización de cooperativas de consumo, distribución y producción. 11. Organización de bolsas de trabajo401.

Para lograr esos objetivos se crean dos juntas, una es la Junta de Acción Comunal integrada por el cura párroco del lugar, el inspector de policía, el presidente del Centro Cívico y cuatro miembros adicionales nombrados por los anteriores; la otra es la Junta Coordinadora de la Acción Comunal compuesta por dos concejales, el Alcalde, el Personero, el cura párroco, el presidente del Club de Leones y el jefe de Valorización402. Para promocionar y organizar la Acción Cívico Comunal, se declaró que sólo podía existir una junta por sector, para lo cual la Alcaldía debía hacer una zonificación de la ciudad y señalar el sector dentro del cual cada junta podía actuar. Las juntas debían tener estatutos y personería jurídica, con un comité directivo asesorado por el cura del lugar, el inspector de la policía de la jurisdicción, el director del centro de salud, representantes de la asociación de padres de familia y demás instituciones de interés general403. Las Acciones Comunales, tendrían derecho a recibir ayuda técnica y financiera del municipio; pero deben ser autosuficientes sobre el manejo e inversión de los fondos y ejercer funciones de control y vigilancia.

148

399 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 4. Mayo 30 de 1962. 400 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 17. Diciembre 7 de 1962. 401 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 5. Junio 7 de 1960. 402 Ibíd. 403 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 3. Febrero 5 de 1965.


Para darle vitalidad a las Acciones Comunales se creó el cargo de Promotor de Acción Comunal Municipal, de libre nombramiento por Alcalde de terna proporcionada por la Junta Coordinadora. El cargo no duró mucho tiempo. Las JAC fueron potenciadas por el Fondo Municipal de Acción Comunal que organizaba y reforzaba las inversiones con una partida que no podía ser inferior al 3% del monto total del Presupuesto de Rentas y Gastos; pero como el municipio no era solvente económicamente para destinar estas partidas, las catalogaron de apropiación forzosa404. El Fondo Municipal de Acción Comunal lo manejaron: el Alcalde o su delegado; el Personero; el Tesorero; dos Concejales de diferente filiación política, con sus respectivos suplentes; dos representantes de las Juntas de Acción Comunal que funcionan en el municipio, con sus respectivos suplentes, nombrados por el Concejo de una lista de seis candidatos enviada por la Coordinadora; y un representante de los párrocos locales. Entre las funciones estaba la de planear la inversión del fondo, aprobar los programas de ayuda financiera a las Juntas de Acción Comunal, aprobar los auxilios que éstas hayan otorgado con cargo al Fondo Municipal de Acción Comunal405.

Vivienda obrera Similar a lo ocurrido con la educación, el incremento demográfico en el Distrito se elevó al punto de presentarse un déficit de vivienda para obreros. En 1956 las gestiones a través de un organismo de vivienda para trabajadores no se hicieron. El distrito decide destinar en el barrio El Congolo, seis lotes de terreno para la construcción de viviendas. Terrenos de 1.500 varas del Fondo de Educación destinados para la construcción de una escuela moderna406. El cambio de destinación se sustentó en la insuficiencia del área, para una escuela. Para el año 1961 Bello arriba a una población de 90.000 habitantes y en materia de edificaciones figura dentro de las cinco primeras del país. La construcción total por mes, pública y privada, tuvo un costo aproximado de $1.700.000407. No bastaba para cubrir las necesidades de la población en permanente asenso, por eso se creó el Fondo de la Vivienda Obrera. El aumento demográfico fue acelerado, los registros indican que en 1918 había 6.500 habitantes; en 1938, 13.423408; en 1949, tenía aproximadamente 35.000409; en 1961, 90.000, y en 1971 llegó a 158.200410. El fondo de vivienda fue manejado por una junta conformada por: cuatro ciudadanos vecinos, nombrados por el Concejo; el Personero y el Tesorero. El período de la junta era de un año y los reemplazos, en caso de vacantes, eran llenados por el Concejo. La junta tenía como función gestionar, planear y ejecutar urbanizaciones, construcciones, acueductos, alcantarillados y energía eléctrica. Quienes estuvieran interesados en la 404 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 39. Diciembre 9 de 1966. 405 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 21. Febrero 10 de 1969. 406 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 29. Agosto 10 de 1956. 407 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 32. Agosto 12 de 1961. 408 Correa Arboleda. Adriana. Vida cotidiana en Bello 1930 – 1960. Revista Huellas de Ciudad. Año VI. No. 6. Diciembre de 2004 – Marzo de 2005, p. 16. 409 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 7. Folio 39. 410 Zapata Restrepo, Miguel. El Virgo-maestre. Editorial Beta. Medellín, 1972, p. 32.

149


adjudicación de una vivienda del Fondo debían presentar una solicitud por escrito ante la junta, por medio de la Secretaría del Concejo Municipal. La solicitud debía especificar: sexo, estado civil, número de hijos, sueldo, filiación política entre otros requisitos, y presentar las certificaciones que avalaran la información presentada, como la carta de impuesto de rentas y carta del partido político al cual pertenece411. La filiación política era indispensable porque de eso dependía hacer un seguimiento de quien tenía las mayorías en el Concejo, y darle prioridad a esos directorios.

Obras públicas Las obras de infraestructura y edificaciones realizadas en el municipio en esta época, aunque no fueron muchas, fueron necesarias para el desarrollo del municipio. El centenario de Marco Fidel Suárez permitió nuevas obras. Se organizaron vías públicas, nuevas instalaciones de energía eléctrica en algunas zonas y el cerramiento de solares. La complejidad creciente de la construcción generó la creación de un organismo rector, la Dirección Municipal de Obras Públicas. Se le encargó de la planificación y ejecución de las obras decretadas por el Concejo, por la sección administrativa de valorización, por la junta de la vivienda obrera y por las demás entidades municipales relacionadas con el tema412. En 1959 el Concejo aprobó los planos de las urbanizaciones, Lautaro413 y El Ducado414. En 1965 por contrato con la empresa Asfalto Ltda., se pavimentó desde el pasaje 51A hasta las carreras 53 y 54415; en la Avenida Suárez desde la Choza Marco Fidel Suárez hasta el barrio El Paraíso; la carrera 63 y la carrera 58 en Briceño; desde el Lucerito hasta la entrada del barrio El Carmelo416; y en varias calles del sector de Playa Rica417. Con la Sociedad Pro-eléctrico Ltda., se realizaron obras de alumbrado público para iluminar la Autopista Norte en el espacio comprendido entre la quebrada La Madera y Puerto Bello418; y la iluminación del parque Santander419. Otras obras importantes realizadas fueron la construcción de un puente de hierro y concreto sobre la quebrada La García en la prolongación de la carrera 50420, y la construcción de un tanque para almacenamiento de aguas destinado al acueducto del barrio París421. Desde 1965 el Concejo opta por el sistema de valorización para la ejecución de esos trabajos. El sistema permitió financiar las obras de uso público e interés social a través de un impuesto que pagan los propietarios de bienes raíces que se beneficien con la construcción. El acuerdo exime del pago de esta contribución

150

411 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7. Junio 7 de 1960. 412 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 8. Junio 9 de 1960. 413 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 47. Diciembre 16 de 1959. 414 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 25. Febrero 9 de 1959. 415 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 17. Julio 7 de 1965. 416 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 2. Febrero 25 de 1966. 417 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 30. Septiembre 12 de 1966. 418 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 2. Enero 10 de 1964. 419 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 32. Noviembre 8 de 1966. 420 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 26. Noviembre 15 de 1963. 421 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 22. Noviembre 3 de 1965.


…los templos destinados al culto católico, seminarios conciliares, casas episcopales y curales de propiedad de la iglesia y destinadas a este fin, de conformidad con el Concordato (ley 35 de 1888) establecimientos de beneficencia o de educación de propiedad particular donde se imparta enseñanza gratuita422.

El Concejo incluye la definición, las formas del cobro del impuesto, quienes lo deben pagar, las disposiciones sobre predios inservibles, la forma de congregar a la comunidad afectada por la obra con los pasos a seguir y los honorarios de los funcionarios de la oficina con los cargos requeridos.

Acueducto La mala calidad del agua fue uno de los dolores de cabeza para la población. Bello por ser uno de los principales centros industriales del país atraía la inmigración. Muchas personas llegaban en busca de trabajo en las fábricas, Y como ocurría con la vivienda y la educación era indispensable mejorar las infraestructuras de servicios públicos; pero el acueducto, como necesidad básica, quedó relegado por varios años. Fabricato había suministrado vivienda propia a sus trabajadores y el problema del agua, contribuyó con los gastos del estudio técnico para la construcción de un acueducto moderno, y facilitar un empréstito para iniciar las obras. El Concejo designó una junta encargada de administrar los servicios públicos de acueducto y alcantarillado con facultad para contratar, hacer préstamos y la ejecutar los trabajos. Las Empresas Públicas de Medellín realizaron los estudios técnicos423. Los primeros barrios en ser dotados de acueducto los sectores Barrios Unidos (Zamora, San Juan Bosco, El Rosal, El Chispero y La Gabriela), Fontidueño, Paccelli, Playa Rica, El Congolo y Ciudad Niquía424. El Concejo permitió en 1962 al municipio, adquirir acciones en la Sociedad Acueductos y Alcantarillados de Antioquia S.A. (llamada Acuantioquia), calculadas en un avalúo practicado por un perito del municipio y otro de la sociedad, esto le permitió a Bello, descentralizar la administración de estos servicios, bajo responsabilidad de esta entidad425. Al año el municipio reasume la administración de los servicios de acueducto y alcantarillado (Octubre 1 de 1963), le exigen a la Sociedad Acueductos y Alcantarillados de Antioquia S.A entregar las obras y los demás elementos que recibiera para su administración. El Concejo autorizó al Personero y al Tesorero o en su defecto a visitadores fiscales de la Contraloría Departamental, para hacer un balance de los ingresos y egresos de la administración de la redes de acueducto y alcantarillado de propiedad del municipio, a partir de la fecha de su entrega426. Acuantioquia decidió demandar al municipio por daños y perjucios y por quitarle la administración de los servicios. El municipio de Bello contrató abogados para responder la

422 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 2. Enero 2 de 1965. 423 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 32. Agosto 12 de 1961. 424 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 4. Mayo 30 de 1962. 425 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7. Septiembre 12 de 1962. 426 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 20. Septiembre 27 de 1963.

151


demanda427. Luego del avance de algunas obras, el municipio negocia con las Empresas Públicas de Medellín el suministro de agua para los barrios Gran Avenida, Ciudad Suárez, Zamora y entre otros. Aún así, el acueducto no logra tener las condiciones necesarias de potabilidad requeridas hasta la década de los setenta.

Empresas Varias Municipales de Bello En un intento de imitar el modelo de la capital del departamento en la forma como integra los servicios públicos en una sola entidad, el Concejo creó las Empresas Varias Municipales de Bello428, como una entidad de carácter municipal, de servicio público, con personería jurídica y con patrimonio propio. Se pretendió de este organismo que fuese autocosteable, con la administración de los diferentes servicios públicos, acueducto, alcantarillado, matadero, aseo y recolección de basuras, coso municipal, central de abastecimientos, mercados, y los demás que la junta considerara oportunos; las Empresas Varias de Bello, debían dotar al municipio de los edificios y equipos requeridos para la prestación de estos servicios. Una organización así tenía como finalidad fomentar la creación de cooperativas en los distintos ámbitos y entidades beneficiadas con este sistema. Sólo que la intensión se quedó escrita. En el año 1971 se retomó la idea. Se le asignó un presupuesto y se nombró una junta reducida429. Inicialmente se pretendía la conformaran: el Alcalde o en su defecto el Personero; dos concejales con sus respectivos suplentes, nombrados paritariamente por el Concejo; y cuatro particulares, con dos suplentes personales cada uno, vinculados a la industria, la banca y el comercio local, nombrados en forma paritaria también por el Concejo, de ternas solicitadas a las respectivas entidades representativas, superintendencia bancaria, asociación nacional de industriales, Fenalco, etc. Con la reforma posterior, estaría compuesta por el Alcalde, dos concejales y dos particulares. El proyecto de Las Empresas Varias Municipales de Bello no se materializó, la promesa de manejar todas esas entidades con los recursos que ello conllevaba generó debates y divisiones políticas con las ansias de manejar esos recursos, incluso llegó a ser el causante de una división del Concejos.

Empleados públicos El Concejo se ocupó de los empleados públicos. Los apoyó para satisfacer algunas de sus necesidades, entre ellas, la creación de un fondo de préstamo debido a que el Banco Popular había suspendido este servicio a los funcionarios públicos. El dinero fue tomado de fondos comunes y de valorización, era administrado por la oficina del Servicio Social del municipio y los préstamos no tenían intereses430.

152

427 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 8. Mayo 7 de 1966. 428 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 24. Junio 29 de 1966. 429 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 56. Agosto 6 de 1971. 430 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 15. Noviembre 25 de 1960.


Se realizaron varias Convenciones Colectivas de Trabajo, entre las comisiones negociadoras del Concejo y el Sindicato de Trabajadores Municipales. Se reunían en el salón de sesiones del Cabildo. Entre los acuerdos surgidos en las convenciones estuvieron: las garantías en caso de un despido injusto, si un trabajador al ser despedido tuviera un reclamo, éste dispondría de tres días para formularlo al jefe de sección ordenador el despido; un arbitramento para calificarlo de justo o injusto, un árbitro por parte del trabajador y otro por el patrono, si no llegaban a un acuerdo lo decidiría el Inspector Nacional del Trabajo. Otros compromisos fueron la asistencia prenatal, parto y posparto para las esposas de los trabajadores; servicio médico, hospitalario, medicamentos y demás; dotación de indumentaria de trabajo a quienes devengaran menos de $450; el 50% de las becas serían repartidas entre los hijos de los empleados municipales; entre otras disposiciones431. En el año 1965 los acuerdos a los que llegaron las partes contenían el aumento del salario, el establecimiento de un salario mínimo, la estabilidad laboral por medio de un contrato a término indefinido, pago de días de incapacidad por enfermedad no profesional, becas para los hijos de empleados, el otorgamiento de auxilios sindicales como enseres de oficina. Para la obtención de ese dinero, se les retenía la primera semana de aumento de salario a todos los trabajadores para ser entregado al Tesorero de la organización sindical432. La ayuda a las agremiaciones obreras surgió a partir de la instalación de la Casa Sindical. El municipio auxilió con $5.000 al Sindicato de Trabajadores Municipales para la casa, dotación de la misma y promoción de campañas culturales, además la Casa Sindical serviría de asiento a las demás agremiaciones obreras o civiles del distrito433. En 1965 el Concejo estableció un subsidio familiar para los empleados con base en la ley 58 de 1963. El Concejo ordenó el cumplimiento de esta ley a partir de enero 1 de 1966. Se pagaba el 6% del total de los jornales de los empleados en forma proporcional de acuerdo a los hijos que tuvieran, es decir, mientras más hijos mayor era el subsidio. Este se proporcionaba a aquellos que inscribieran sus hijos ante el departamento de personal. Los hijos podían ser legítimos, legitimados, adoptivos y naturales legalmente reconocidos mediante ley 45 de 1936434. Se acordó el Servicio Social de Abogacía, aunque destinado a los pobres, se extendió a los empleados. El servicio tenía a su cargo “lo relacionado con la representación en juicios civiles, penales, gestiones administrativas, policivas, etc.”435 El abogado encargado de este servicio fue el mismo asesor jurídico del municipio. En contraprestación, los empleados debían apoyar procesos sociales para enfrentar las oleadas de violencia presentadas en el municipio. Se creó el Preventorio Infantil Municipal, este era una dependencia de la Inspección de Menores y estaba enfocado a la concentración y reeducación de pequeños delincuentes. El director era el mismo inspector de menores y a este debían concurrir los empleados del distrito que tuvieran conocimientos sobre pedagogía, psicología, 431 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 13. Junio 10 de 1960. 432 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 26. Diciembre 12 de 1965. 433 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 21. Enero 30 de 1961. 434 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 25. Diciembre 11 de 1965. 435 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 17. Noviembre 28 de 1960.

153


matemáticas, entre otras áreas del conocimiento para prestar sus servicios obligatorios a los jóvenes. Incluso el personal del Fondo de Repoblación Forestal debía trabajar en los predios del preventorio donde hacían las veces de vigilantes y a la vez docentes en las áreas agrarias436. Los funcionarios públicos debían tener el carnet del directorio político y cotizar. El que no cotizaba lo despedían del puesto. De esta forma se sostenían económicamente los partidos. La cuota la descontaba Tesorería del sueldo.437 Según la ley se debían nombrar paritariamente los puestos y los candidatos eran suministrados por los directorios de ambos partidos. El Concejo tenía la potestad de reformar la administración cada que lo considerara conveniente, podía suprimir y crear nuevos puestos a su conveniencia. Los puestos que dependían directamente del Concejo fueron el Personero, Tesorero y Contralor. El Personero manejaba todas las obras públicas y tenía relación con los obreros. El contralor cogobernaba con el Alcalde. Este control, en algunos momentos, generó disgustos en la administración; la nómina por ejemplo, era firmada por ambos. Si el Contralor era enemigo del Alcalde no firmaba y dejaba al Alcalde encartado con los empleados.438 En el Concejo del período del Frente Nacional, se pueden registrar notas curiosas e intentos fallidos. En 1959 se hicieron gestiones para trasladar los restos de Marco Fidel Suárez y los de su madre del Cementerio Central de Bogotá a la ciudad de Bello, con la intención de colocarlos en la capilla de Hato Viejo439; en 1965 se retomó la idea, una comisión de Concejo viajó para tratar el mismo tema440, cometido que no se pudo realizar. Y un hecho lamentable como la muerte del concejal Francisco Luis Paniagua en plena sesión. Algunos concejales en casa de sus familiares le rindieron memoria y solicitaron a la familia ponerlo en cámara ardiente en el salón de sesiones de la Corporación441. En el año 1968 el concejo adquirió un mimeógrafo, una grabadora, una máquina de escribir eléctrica y dotación de sonido para el salón de sesiones442. Con la grabadora se comenzaron a grabar las reuniones para darle facilidad a la redacción de las actas.

Acuerdos del Concejo 1958 – 1973 (síntesis) 1958 No.

1

154

Tema

Presidente

Las Comisiones Permanentes del Concejo Municipal y las accidentales, se compondrán paritariamente, tal como lo dispone la Reforma Constitucional Plebiscitaria votada el primeHernán Villa Baena ro de diciembre de 1957. El nombramiento y remoción del director de la Biblioteca Marco F. Suárez estará a cargo del Concejo.

436 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 26. Mayo 6 de 1961. 437 Ibíd. Entrevista a Armando Estrada. Abril 11 de 2013. 438 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 26. Mayo 6 de 1961 439 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 38. Octubre 27 de 1959. 440 A.H.B. Acuerdos del Concejo. Acuerdo 7. Mayo 19 de 1965. 441 A.H.B. Actas del Concejo. Acta 27. Abril 23 de 1959. 442 A.H.B. Acuerdos de Concejo. Acuerdo 1. Noviembre 9 de 1968


4

Crea el cargo de Subsecretario del Concejo. Sus funciones.

Hernán Villa Baena

5

Traslado de una inspección de policía

Hernán Villa Baena

6

Se crea el Departamento de Obras Públicas para la iluminación y conservación de la AveniHernán Villa Baena da Marco Fidel Suárez y la Plazuela Andrés Bello.

8

Se reorganizan las juntas de valorización y de vivienda obrera.

Hernán Villa Baena

9

Reforma al reglamento interno del Concejo

Hernán Villa Baena

10

Se crea la Liga Municipal de Deportes.

Hernán Villa Baena

11

Se crea la inspección de permanencia nocturna.

Hernán Villa Baena

12

Se decreta subasta pública de bienes inmuebles, ganancias destinadas a las construcHernán Villa Baena ciones de escuelas.

13

Se crea la Beca Municipio de Bello, a la cual tendrán derecho únicamente los hijos de Bello, Hernán Villa Baena estudiantes de facultades universitarias, se otorga un auxilio económico mensual.

14

El municipio arrienda el lote La Mariela a Abraham Múnera Montoya para ocuparlo en Hernán Villa Baena restaurante y bar.

16

Reconocimiento de pagos. Se suprimen y se crean cargos. Se crean dos becas para estudiHernán Villa Baena antes de facultad. Se conceden auxilios a hogar Judith Jaramillo y Convento de las Clarisas.

1959 No.

Tema

Presidente

16

Se crean becas para estudiantes de facultad. Se aumenta el número de becas para estudiantes de bachillerato. Se conceden auxilios para hogar Judith Jaramillo, Sociedad Jesús Hernán Villa Baena de la Buena Esperanza y hermanas Clarisas.

19

Se crea la Secretaría de Higiene Municipal de Bello, se asignan funciones y se crean cargos. Se aprueba contrato entre Personero y Dirección Departamental de Salud Pública, en Hernán Villa Baena el cual el municipio se compromete a sostener la Secretaría Municipal de Salud Pública.

21

Se autoriza subasta pública para la venta de varios lotes de municipio.

23

Se autoriza a la comisión de Educación del Concejo para que mediante resolución, adjudique directamente las distintas becas que el Concejo ha concedido a los estudiantes pobres del municipio. Se crean cinco becas, durante 10 meses, las cuales serán adjudicadas Hernán Villa Baena por la Comisión de Educación del Concejo a estudiantes de facultad o estudios académicos en distintos lugares del país.

25

Se aprueban planos para la construcción de la urbanización El Ducado presentada por Hernán Villa Baena Gustavo Roque.

26

Se crea la Secretaría de Higiene Municipal, se asignan funciones y cargos.

28

Se concede auxilio de un mil pesos (1.000.oo) por una sola vez, al señor J. Mario Madrid M. como ayuda económica del municipio para que termine estudios de pintura en los Estados Hernán Villa Baena Unidos.

Hernán Villa Baena

Hernán Villa Baena

155


30

Auxilios a colegios. Contrato de la Junta de Valorización con Asfaltadora Colombiana Ltda. Hernán Villa Baena para pavimentar.

32

Adición al presupuesto y se destinan gastos. Se reconoce pagos. Se suprime y crean cargos. Se aumentan sueldos. Por consumo de mercancías extranjeras se pagará un impues- Hernán Villa Baena to, a excepción de drogas, frutas y alimentos con destino al consumo directo.

35

Contrato para instalaciones eléctricas en la cárcel.

36

Se auxilia a la Liga Municipal de Deportes por olimpiadas intermunicipales realizadas en Jesús M. García Bello.

37

Auxilio para el Seminario de Medellín.

38

El Concejo Municipal propiciará la exhumación de los restos de Marco Fidel Suárez junto Jesús M. García con los de su madre para que sean trasladados a Bello.

40

Construcción de los acueductos de Fontidueño y de los barrios Zamora, Don Bosco, El Jesús M. García Rosal.

42

Contratar un seguro colectivo de los trabajadores.

Jesús M. García

47

Se aprueba la urbanización Lautaro.

Jesús M. García

50

Contrato de compra de un inmueble para la escuela Andrés Bello.

Hernán Villa Baena

Jesús M. García

Jesús M. García

1960 No.

156

Tema

Presidente

3

Diligencia de remate lote de terreno denominado La Mariela $1.077.833,33. Tres contratos de venta de topes al municipio para la construcción de aulas a escuelas Marco Fidel Suárez Hernán Villa Baena y Andrés Bello.

4

Apropiación $100.000 para construcción o adquisición de una escuela que llevará el nombre de Olaya Herrera. Reparar y poner en marcha el equipo de la planta de tratamiento de Aguas Hernán Villa Baena del municipio. Contrato de arrendamiento entre personero y Graciliano Builes, un local en barrio Altavista, para funcionamiento de una escuela.

5

Mejoramiento de las condiciones físicas y socioeconómicas de los diferentes barrios, se reHernán Villa Baena solverán por el sistema de Acción Comunal. Se detalla finalidades.

7

La Junta del Fondo de Vivienda Obrera. Está encargada de planear y ejecutar urbanizaciones, construcciones, acueductos, alcantarillados y energía eléctrica. El Concejo se asocia al hom- Hernán Villa Baena enaje de la fiesta a los maestros, con una medalla de oro.

8

Se crea la Dirección Municipal de Obras Públicas. Valorización. Se crea la Contraloría MunicHernán Villa Baena ipal; el Contralor será nombrado por el Concejo.

10

Las urbanizaciones La Selva y El Regalo, formaran parte de una sola, cuyo nombre será La Hernán Villa Baena Selva.

11

Para la instalación de nuevas fábricas e industrias en el territorio municipal, se conceden 10 años de exención de impuestos sobre Industria y Comercio. Capital de trabajo no sea inferior Hernán Villa Baena a $20.000.

12

El Concejo Municipal de Bello tendrá un órgano oficial que se publicará mensualmente y que Hernán Villa Baena se denominará Crónica Municipal.

13

Acuerdo de Convención Colectiva del Trabajo suscrita entre las comisiones negociadoras del Hernán Villa Baena H. Concejo y Sindicato de Trabajadores Municipales.


15

Fondo para préstamo a empleados. En el Presupuesto de Rentas y Gastos para el 61, de los aportes que harán fondos comunes y valorización, se apropia $30.000 como fondo rotatorio, Hernán Villa Baena el cual se destinará a proporcionar préstamos a los servidores del municipio.

17

Servicio Social de Abogacía. Se crea como dependencia de la Alcaldía Municipal, que tendrá a su cargo todo lo relacionado con la representación en juicios civiles, penales, gestiones Rafael Piedrahita administrativas, policivas, etc. a todos los pobres del municipio.

18

Se crea el Hospital Municipal con los servicios anexos y funciones.

Rafael Piedrahita

1961 No.

Tema

Presidente

21

Se auxilia al Sindicato de Trabajadores Municipales, para efectos de instalación de la Mario Atehortua Casa Sindical, dotación de la misma, promoción de campañas culturales, etc. $5.000.

22

Se autoriza al Alcalde y Personero contratar la elaboración de placas modernas para la Mario Atehortua nomenclatura, de acuerdo con el sistema empleado por Empresas Públicas de Medellín.

23

El Concejo decide expropiar el lugar donde se encuentra la escuela Olaya Herrera.

24

Se crea el Departamento de Personal Municipal. El jefe asistirá a las reuniones de la Mario Atehortua Comisión de Asuntos Sociales del Concejo y pasará informe mensual a la corporación.

26

Se crea el Preventorio Infantil Municipal, de dependencia de la Inspección de Menores, Álvaro Peláez estará encaminado a la concentración y reeducación de pequeños delincuentes.

28

El Secretario Municipal de Salud Pública, se denominará Director de Higiene y será a la Álvaro Peláez vez Médico Jefe del Hospital.

29

Se crea la Secretaría Municipal de Educación Pública, tendrá a cargo lo relacionado con el fomento y desarrollo de la cultura. El Secretario adoptará un plan de construcción de Leonardo Velásquez (viceescuelas urbanas y rurales, distribución de becas, presentar presupuesto de educación, presidente) entre otras funciones.

32

Se crea la Tesorería de Valorización, funcionará de conformidad con las normas establecidas por la Contraloría Departamental. Contrato entre el municipio y Fabricato para la Álvaro Peláez construcción de un acueducto moderno.

34

Se crea Inspección Municipal de Policía en el barrio París. Sobresueldo del Alcalde; debe Leonardo Velásquez (viceser profesional, presentar título expedido por la universidad y fijar su residencia en el presidente) municipio.

35

El municipio de Bello con un presupuesto superior a $3 millones, progreso urbanístico y cultural debe regirse por normas especiales igual que las capitales de los departamentos. Leonardo Velásquez (viceLos concejos quedan con carácter facultativo para decretar el funcionamiento de las sec- presidente) retarías.

36

Contrato con Empresas Públicas de Medellín para prestar el servicio de energía eléctrica Leonardo Velásquez (vicepara fuerza motriz, calefacción y alumbrado dentro de los límites del municipio. presidente)

39

Se cede a la junta de vivienda obrera, propiedad en el Barrio Niquía de 15.000 varas Leonardo Velásquez (vicecuadradas destinada a la construcción de habitaciones obreras. presidente)

Mario Atehortua

157


1962 No.

Tema

Presidente

1

Se crea Liceo Municipal Fernando Vélez. Los alumnos favorecidos con beca o auxilio del Municipio de Bello para cursar estudios superiores, tendrá la obligación de dictar tres horas Gerardo Maya de clase semanales en la sección del liceo.

2

Se autoriza al Alcalde, para que previo estudio hecho por el Departamento Administrativo de Gerardo Maya Planeación de la Gobernación de Antioquia, implante la reorganización administrativa.

3

Se crea como dependencia de la Secretaria de Educación Pública, el Fondo de Protección Escolar. El seguro de estudios asegura la continuidad de los estudios del beneficiario ante la Gerardo Maya muerte de su padre, o persona que atiende a su subsistencia.

4

Se autoriza al Alcalde, Personero y Tesorero, gestionar un empréstito por $1 millón para el estudio y construcción de los acueductos. Se destina la suma de $124.300 para la compra del inmueble donde funciona la escuela Olaya Herrera. Se autoriza al Alcalde y Personero para Gerardo Maya suscribir con el Departamento de Antioquia el contrato respectivo sobre el sostenimiento del Centro de Salud Municipal.

5

Se crea una comisión permanente que se denominará de información y prensa con función Gerardo Maya de contrarrestar la innoble campaña que se adelanta contra el municipio.

6

Se autoriza al Alcalde y Personero constituir, ad-referendum del concejo, con los municipios del Valle de Aburrá, una corporación regional, como establecimiento público descentralizado Gerardo Maya con personería jurídica y patrimonio propio. Con finalidad de promover y encauzar el desarrollo económico de la región. Se crea la Inspección Municipal de Transportes y Tránsito.

7

El municipio procederá a suscribir acciones hasta por la cantidad de $1.736.000, acciones cada una con valor nominal de $10 en la Sociedad Acueductos y Alcantarillados de Antioquia Gerardo Maya S.A.

8

Se crea una Junta de Vigilancia y Control de las inversiones públicas.

10

Se adiciona $68.000 al presupuesto para construcción o compra de local para la escuela Pio María Díaz XII.

11

Se autoriza al Alcalde y Personero para celebrar con el departamento de Antioquia un contraMaría Díaz to sobre la creación de la Oficina de Promotores de Salud y Acción Comunal.

13

Se crea el corregimiento de Zamora.

16

Se destina $20.000 para construcción o reparación de la cárcel municipal. Se crea el cargo María Díaz de Capellán de la cárcel.

18

Todo contrato que exceda de $5.000 celebrado por cualquier dependencia del municipio, Luis Guillermo Uribe requiere para su validez la aprobación del Concejo mediante acuerdo.

María Díaz

María Díaz

1963 No.

158

Tema

Presidente

4

Sobre presupuesto de gastos. Se detalla cantidad de becas y costo de cada una.

Francisco Vélez (vicepresidente)

5

Son rentas del municipio

Francisco Vélez (vicepresidente)


7

Contrato de arrendamiento de casa de tapia en el corregimiento de Fontidueño para escuela María Díaz (vicepreside varones. dente)

11

Se crea el Artículo 93 bis, capítulo VII, departamento de educación de presupuesto de gastos María Díaz (vicepresicon la siguiente leyenda: “para compra de terrenos para escuelas”. dente)

12

Se crea en el presupuesto de gastos vigentes el Artículo 6 bis, capítulo 1° del departamento de Hernán Villa B. gobierno, con la leyenda: “para la fiesta del 1° de enero de 1963 $150.

13

Por la ocupación de vías con el depósito de materiales o efectos destinados a la construcción de edificaciones, vehículos en reparación, etc. en tramos de la vía pública o aceras, se cobrará Hernán Villa B. un impuesto de $2, oo por cada metro2, después de cada 24 horas.

15

A) por ordenanza No. 3 de 1962, se auxilió con $50.000 a todos los municipios que cumplieron su cincuentenario, y que Bello cumple el suyo el 1° de julio de 1963. B) para hacer efectivo dicho auxilio es necesario que la referida partida esté incluida en el presupuesto de Rentas y Gastos. C) A pesar de los mayores ingresos, el municipio tiene compromisos bancarios y Hernán Villa B. con acreedores particulares que sólo podrán ser atendidos a su vencimiento, adquiriendo un empréstito. El auxilio será destinado para la construcción y compra de terrenos para el Liceo Departamental.

16

Se destina $10.000 para auxiliar a los damnificados en la tragedia acaecida en el día de ayer, Hernán Villa B. y en la que perdieron la vida 41 personas.

17

Se delimita el perímetro urbano.

18

Se crea dentro del acuerdo No. 19 de 1962, sobre presupuesto de Rentas y Gastos, el siguiente Artículo: “para gastos de representación del Concejo, viáticos en comisiones oficiales, Hernán Villa B. etc. $4.000.

20

El municipio reasume la administración de los servicios de acueducto y alcantarillado, exige a Hernán Villa B. Acuantioquia la entrega de las obras.

21

Se aumenta sobresueldo al Juez Municipal y el secretario; y al Rector del Liceo Departamental. Hernán Villa B.

Hernán Villa B.

1964 No.

Tema

Presidente

2

Contrato con Pro-eléctrico Ltda. para construir la iluminación de la Autopista Norte entre la Hernán Villa B. quebrada La Madera y Puerto Bello.

6

El municipio invierte en el nuevo cementerio $300.000 como aporte para su construcción.

10

Compra de lote de terreno para la prolongación de la carrera 61 con el fin de desembotellar José Abel Jiménez (vicepreslos barros El Paraíso y Playa Rica. idente)

11

Se cede al Liceo Fernando Vélez el equipo de amplificación que posee el municipio en la José Abel Jiménez (vicepresbiblioteca Marco Fidel Suárez. idente)

13

Se reconoce a Ernesto Gómez Rivera la suma de $1.600 por sobresueldo que dejó de Antonio Muñoz percibir en su calidad de Alcalde.

18

Se crea la Oficina Fiscalizadora de Impuestos, con potestad vigilar en el territorio lo que Antonio Muñoz cauce impuesto al fisco gravando lo que cauce impuesto.

José Abel Jiménez (vicepresidente)

159


1965 No.

160

Tema

Presidente

2

Las obras de uso público e interés social ejecutadas por el municipio podrán ser proyectadas, financiadas y construidas por el sistema de valorización. Quedan exentas de las contribuciones Antonio Muñoz Quiroz las propiedades de la iglesia católica según ley 35 de 1.888 y establecimientos de educación particular donde se imparta enseñanza gratuita.

3

Para promover y organizar la Acción Cívico Comunal sólo podrá funcionar una junta por sector, para lo cual la Alcaldía hará una zonificación de la ciudad señalando el sector dentro de la cual Antonio Muñoz Quiroz cada junta podrá actuar. Tendrán estatutos, personería jurídica y un comité directivo. Recibirán ayuda técnica y financiera del municipio, ejerciendo funciones de control y vigilancia.

7

Se ordena una comisión para viajar a Bogotá para gestionar auxilios por la suma de $1.250.000 con destino a la construcción de la segunda etapa de la Planta de Tratamiento de Aguas. Para el Alberto Uribe B. Liceo Departamental Fernando Vélez, para el Hospital Pio XII. Adicional a esto, para gestionar el posible traslado de los restos de Marco Fidel Suárez.

16

Se crea la Inspección Municipal de Aseo y la Junta Cívica de Ornato y embellecimiento.

18

Jueces municipales para la reforma judicial, se impone la reglamentación de las inspecciones de policía del distrito, suprimiendo algunas, reorganizando otras y creando una nueva estructurada Antonio Uribe con mayor personal; se crea la Inspección General Municipal de Policía, esta tendrá como sede el Palacio Municipal o en su defecto debe quedar ubicada en sector céntrico de la ciudad.

19

Se autoriza al Alcalde y Personero constituir con los demás municipios la asociación que se denominará “Municipios Asociados de Valle de Aburrá”, como organismo apolítico, de carácter técnico, con personería jurídica y auspiciado por el Idea. La Asamblea General de Asociados Antonio Uribe está constituida por dos concejales con sus suplentes elegidos paritariamente por los concejos de los municipios afiliados y los Personeros de los mismos.

26

Se aprueba Convención Colectiva de Trabajo suscrita por comisiones negociadoras del Concejo y del Sindicato de Trabajadores Municipales. Entre los acuerdos se encuentra el aumento de salAntonio Uribe arios y el establecimiento de un salario mínimo; la estabilidad laboral; prestaciones extralegales; auxilios sindicales, entre otro.

27

Se crea dos plazas de guardianes para la cárcel distrital. Se suprime auxilio a la Escuela Gabriela Mistral. Se auxilia con implementos deportivos a la selección Bello que participa en el Antonio Uribe Campeonato Intermunicipal de Fútbol.

28

El municipio prestará servicio de aseo y recolección de basuras, por medio de la Inspección Antonio Uribe Municipal de Aseo.

31

Las empresas que se establezcan en el municipio, con un capital pagado, materia de la inversión Antonio Uribe en la razón social, de $300.000 o menos, estarán exentas de impuestos de industria y comercio.

Antonio Uribe


1966 No.

Tema

Presidente

2

Contrato con Asfalto Ltda. para pavimentar la Avenida Suárez desde la choza Marco Fidel Suárez hasta el barrio El Paraíso; carrera 63 y carrera 58 Briceño; desde el punto denom- Pedro Pablo Marín inados Lucerito hasta la entrada al barrio El Carmelo.

4

Se autoriza a Empresas Públicas de Medellín suministrar servicio de acueducto a los barPedro Pablo Marín rios La Gran Avenida, Santa Ana y San José Obrero.

7

El local donde funciona el Liceo Departamental Fernando Vélez es inadecuado e insuficiente porque carece de las condicione higiénicas y pedagógicas. El municipio posee un Pedro Pablo Marín terreno en el barrio El Carmelo cedido por el Instituto de Crédito Territorial. Se cede terreno al Departamento de Antioquia.

8

Se faculta al Alcalde contratar a Guillermo Peña Alzate y Jairo Duque Pérez para que en su carácter de apoderados legales, lleven la representación judicial del municipio en los Gabriela Uribe de B. litigios que surjan entre esta entidad y Acuantioquia.

9

Se autoriza al Alcalde y Personero solicitar por vías legales, la merced de las aguas de uso público correspondiente a la Quebrada Niquía, con el fin de atender al suministro de este líquido, al barrio del mismo nombre. Igualmente se autorizan para que designen un perito experto en materia de aguas y en obras de ingeniería para que, previa solicitud judicial, Pedro Pablo Marín se estudié el valor legal de la servidumbre por el goce de aguas que a favor de los Santamaría existe y corresponde a la quebrada La Chiquita, para ver si existe la posibilidad de negociación.

20

Se abre crédito con la Cooperativa de Municipalidades para construcción y reparación de Pedro Pablo Marín escuelas.

21

Se incorpora al presupuesto auxilio nacional y departamental para restaurante escolar, y se destina para la compra de suministros y alimentos. Igualmente se adiciona al presupuesto crédito proveniente de la Cooperativa de Municipalidades; se destina a la edu- Pedro Pablo Marín cación primaria. Se destina dineros para gastos del H. Tribunal de Arbitramento en el litigio que el municipio tiene con Acuantioquia.

23

Contrato para empastar todos los libros que guardan los diversos documentos que rePedro Pablo Marín posan en las diferentes secciones de la administración.

24

Se crea entidad de carácter municipal y de servicio público con Personería Jurídica y Pablo Baena (vicepresidente patrimonio propio, las Empresas Varias Municipales de Bello. Serán un organismo técnico segundo) autocosteable, regido con un criterio de eficacia administrativa.

26

Se crea la Liga Municipal de Deportes.

32

Contrato con Pro-eléctrico Ltda. para colocar el alumbrado público del Parque Santander Eleazar Agudelo Arango y parte de la autopista a la altura de la Fabrica Solla.

37

El Concejo exalta la meritoria y brillante labor docente cumplida por el Instituto San Luis María Monfort, con sede en Bello, al servicio de las niñas ciegas y sordomudas. Se auxilia con $1.000 destinados a la alimentación de los educandos de este establecimiento. El Eleazar Agudelo Arango instituto dará facilidades de admisión y prelación a las niñas provenientes de hogares pobres.

38

Con el fin de darle mejor presentación a la ciudad, se autoriza a la administración municipal para que los días domingos y feriados destine seis obreros al aseo de las principales vías Eleazar Agudelo Arango públicas.

Joaquín Higuita Gil

161


1967 No.

Tema

Presidente

5

Se rebaja el monto total del presupuesto de gastos y con el fin de equilibrarlo con las Eleazar Agudelo Arango Rentas.

6

Se autoriza al Alcalde y Personero celebrar contrato de arrendamiento de un lote de terreno propio para Arborizar y por el término de 10 años prorrogables; para invertir los dineros Eleazar Agudelo Arango del Fondo Forestal, prefiriendo para ello las zonas del Acueducto.

7

Que se establezca todos los años la fiesta del maestro el 15 de mayo. Que la junta de vivienda obrera destine anualmente “la casa del maestro” para aquel que por concurso o Eleazar Agudelo Arango votación, entre el mismo magisterio, se haga acreedor a ella.

8

La ejecución de la nomenclatura no se ha podido realizar porque las disposiciones que la ordenaron son deficientes e inconexas, puesto que Bello es segunda ciudad del Departa- Eleazar Agudelo Arango mento de Antioquia se hace impostergable su realización.

1968 No.

Tema

Presidente

1

Se faculta a la mesa directiva del Concejo conseguir un mimeógrafo, una grabadora, una Jairo Duque Velásquez máquina de escribir eléctrica y dotación de sonido para el salón de sesiones.

3

Se suprime sobresueldos./ La comisión de la Mesa Directiva del Concejo se hace cargo de un vehículo que está al servicio de la Alcaldía./ Se crea el cargo de conductor al servicio Jairo Duque Velásquez del concejo.

7

Se eleva la cuota a $2.200 mensuales a los gastos de funcionamiento de Municipios AsoJairo Duque Velásquez ciados del Valle de Aburrá.

1969 No.

162

Tema

Presidente

15

Se destina cierta suma de dinero para dotación y artículos de primera necesidad a la Casa Jesús H. Ospina del Asilo de ancianos.

16

El contrato exime a Gómez Vallejo Industrias Niquía Ltda. a la exención del pago de imJesús H. Ospina puestos por 5 años a fin de contratar el 50% de sus empleados a los habitantes del distrito.

21

Se crea Junta del Fondo Municipal de Acción Comunal y la Junta Municipal de Deportes.

Jairo Duque

27

Se exime del pago de recargo por mora a los deudores morosos.

Jairo Duque

31

Se autoriza al Alcalde y Personero adquirir bienes inmuebles para construcción de: plazas de mercado; escuelas Nazareth, Divina Eucaristía y Santa Catalina de Laboure; liceos Fran- Jairo Duque cisco A. Zea y femenino; cuartel de Policía.


35

El Concejo deroga acuerdo y declara que “nombrará la Junta de Valorización y todas las demás Juntas Municipales que sean necesarias, por medio de Proposiciones por el tiempo Jesús H. Ospina que estime conveniente y en la misma forma podrá removerlas totalmente o parcialmente”.

38

Todos los trabajadores del municipio están en la obligación de enviar cada año, antes del primero de Abril copia de la última Declaración de Rentas, a la oficina de Personal del municipio. El primer pago de salarios de abril, no se hará sino mediante el requisito de esta disposición. Se prohíbe a los trabadores del municipio, recibir dádivas de los proveedores, empresas comerciales, almacenes, cantinas o de personas que estén gestionando nego- Jesús H. Ospina cios con el municipio. Se prohíbe a los trabajadores del municipio, obtener préstamos con intereses usurarios, en dinero o en especies, de sus sub-alternos o jefes o compañeros de trabajo, así como también hacer uso de retenciones de salarios, con destino a homenajes, fondo político, aguinaldo, obsequios, etc.

43

Se autoriza a Alcalde y Personero comprar diez mil contadores de agua. Se ordena al Personero desafiliar al municipio de Municipios Asociados del Valle de Aburrá. Se crean dos Jesús H. Ospina cargos de celadores para trabajar en la entrada de Ciudad Niquía y prestar el servicio en la noche para evitar atropellos de que han venido siendo víctimas.

46

Los acuerdos que no hayan sido publicados, serán publicados fijándolos en los muros del pasillo de la entrada al Palacio Municipal, en la puerta del Concejo Municipal y si es del caso, por medio de boletines, que serán entregados a la ciudadanía y enviados a la prensa Jesús H. Ospina hablada y escrita de igual manera se publicarán los Acuerdos vigentes aprobados por la Corporación durante el período que se inició en noviembre 1 de 1968.

50

Los muebles y equipos que el Tesorero adquiera para dotar planteles educativos, sólo podrán ser repartidos por la Honorable Junta de Educación Municipal. Le queda prohibido al Almacenista hacer algún pedido de muebles, enseres, útiles de oficina o materiales de construcción si no recibe antes del visto bueno del Tesorero, a fin de comprobar que existe Jesús H. Ospina la partida para el gasto y la urgente necesidad de hacer la compra respectiva. Se prohíbe al Alcalde efectuar traslado alguno de partidas destinadas específicamente a la ejecución de cualquier obra, sin que para ello, medie Autorización del Concejo Municipal.

51

Se autoriza a Alcalde, Personero y Tesorero contratar la remodelación del edificio destinado al funcionamiento de la escuela de Varones Avenidas del barrio Gran Avenida y construcción de aulas, ya con la Entidad Coomunicipios u otra entidad cualquiera; si el alcalde fuere negligente en el cumplimiento de lo dispuesto, la autorización surtirá sus efectos para el Personero y Tesorero. Quedan facultadas las Asociaciones de Padres de Familia o Juntas Jesús H. Ospina de Acción Comunal o los ciudadanos en general de los barrios, para los cuales se hayan aprobado por medio de Acuerdos partidas en dineros efectivo o representado en valores y algunas obras que el Alcalde se niegue a ejecutar o a entregar el dinero o los materiales, a exigir el cumplimiento de los Acuerdos vigentes.

52

Se autoriza a que Pantex no se le aumente el cobro de impuestos. Se destinan recursos para la instalación de alumbrado público en Ciudad Niquía, con el fin de evitar el peligro que Jesús H. Ospina tienen los ciudadanos.

53

Le queda prohibido al Alcalde dar cualquier ayuda a las Juntas de Acción Comunal del 3% que figura en el Presupuesto mientras la Junta de Presupuesto del Fondo Comunal lo Jesús H. Ospina autorice.

1

Se autoriza al Alcalde Municipal para que a partir de la sanción del presente acuerdo y hasta el 31 de octubre de 1970 ejerza algunas funciones que corresponden al Concejo Municipal. Entendiéndose que tales atribuciones tienen por objeto el restablecimiento del orden en la administración y dotar a ésta de una estructura que permita una mayor dinámica a la acción administrativa. Se declaran sin ningún valor los acuerdos Nos. 31 al 52 del 69 en atención a las observaciones hechas por la Gobernación del Departamento. Y debido a que de su Jairo Duque estudio se ha establecido el quebrantamiento del régimen constitucional, legal y normas superiores. Parágrafo, igualmente se declaran sin valor alguno las mal llamadas resoluciones, proposiciones y demás actos proferidos con posteridad al 27 de mayo de año en curso hasta el 20 de octubre del mismo año. se advierte que no hay ni ha existido solución de continuidad, en los cargos, asignaciones, creadas por normas preexistentes, dictadas con anterioridad al 27 de mayo de 1969.

54

Se deroga el llamado Acuerdo No. 1 de octubre 3 del 69 en todos sus artículos y literales, que un grupo de Concejales minoritario elaboró, no obstante sus principales y suplentes, durante las reuniones celebradas en la Alcaldía Municipal. Se deroga en todo su Articulado Jesús H. Ospina y literales el Acuerdo que sobre Régimen Interno aprobó el Concejo Municipal en Diciembre 3 de 1931.

163


1970 No.

Tema

Presidente

1

Se asignan sobresueldo al Secretario de la Alcaldía.

Armando Estrada Villa

2

Se dictan disposiciones y reglamento sobre las fábricas de pólvora o Artículos pirotécnicos. Armando Estrada Villa

3

La parroquia Nuestra Señora del Rosario le debe dinero al municipio por concepto de impuesto predial y esta cede en arrendamiento un local para el funcionamiento del centro Armando Estrada Villa de salud.

6

Se establece el pago y la colocación de los contadores para el acueducto.

2

Se suprimen cargos: Archivero Municipal, Secretaría de la Coordinadora de Acción Comunal, Secretaria de la Alcaldía Municipal, Secretaria Auxiliar de la Alcaldía, Jefe de la Jesús H. Ospina División de Servicios Administrativos del Municipio de Bello. Se suprime al sobresueldo al Secretario de la Alcaldía Municipal.

4

Se declara sin ningún valor los llamados Acuerdos señalados con los números 1-2-3-4-5-6 Jesús H. Ospina y 7 de 1970.

5

Se declara sin ningún valor los llamados Artículos señalados con los números: 2° - 3° y su Jesús H. Ospina Parágrafo, 4° - 5° - 6° - 7° hasta el 18° del llamado Acuerdo No.. 1 de octubre 23 de 1969.

6

Se reorganiza la Contraloría Municipal de Bello como organismo dependiente del Concejo Jesús Mendoza dentro de la administración municipal. Se mencionan disposiciones, funciones y personal.

10

Se requiere el visto bueno de la Personería Municipal, para las cuentas, vales, nóminas, Jesús H. Ospina facturas, cuadros, etc.

11

Se dicta el estatuto orgánico sobre Juntas Municipales. El período de las Juntas será de Jesús H. Ospina dos años, el Concejo se reserva el derecho a cambiar y reemplazar a sus miembros.

12

Se crea el Preventorio Municipal para la reclusión de menores de edad infractores de la ley. Jesús H. Ospina

55

Se deroga en todas sus partes el acuerdo No.. 1 de octubre 23 del 69

59

Se fija como recinto oficial del Concejo de Bello, el local donde tradicionalmente se ha Jesús H. Ospina reunido el Concejo que está situado en la primera planta del edificio del Palacio Municipal.

Armando Estrada Villa

Jesús H. Ospina

1971 No.

164

Tema

Presidente

30

Se suprime la División de Servicios Administrativos, las asumirá la Alcaldía; y la División Jesús H. Ospina de Desarrollo, las funciones de esta última las asumirá la Secretaría de Obras Públicas.

39

La inspección General y la Inspección de Permanencia, seguirán funcionando bajo el nomJesús H. Ospina bre de Inspección de Permanencia, se asignan cargos y funciones.

41

Se crea como dependencia de la Alcaldía, el Cuerpo de Vigilancia Auxiliar que se encargará de colaborar en todas las investigaciones de delitos que se cometan en jurisdicción Jesús H. Ospina del municipio.


48

Alcalde hace uso del crédito ofrecido por el Idea y subsanar el déficit de aulas existentes Jesús H. Ospina por $3.000.000.

50

Las industrias textiles que operan en el Municipio de Bello y cuyo capital líquido sea superior a un millón de pesos, pagarán un impuesto mensual y anticipado del 1 por mil con base Jesús H. Ospina al capital líquido certificado por la Cámara de Comercio.

53

Todos los contratos, empréstitos, enajenación de bienes municipales, para atender los programas de Educación, Salubridad y Fomento del Distrito deben llevar el visto bueno Jesús H. Ospina del Personero.

54

Se autoriza al Alcalde y Personero celebrar contrato por $8.000.000 con el Idea para la programación, ejecución y mejoras del Acueducto, Alcantarillado, Plazas de Mercado, Jesús H. Ospina Matadero, compra de equipos, Coso Municipal, Aseo, recolección de basuras y alumbrado público.

56

Se reforma el Acuerdo por el cual fue creada las Empresas Varias Municipales, se hace la definición similar antes referida. La junta estará constituida por Alcalde o Secretario; dos Jesús H. Ospina concejales con suplentes, nombrados por el Concejo; dos particulares con sus suplentes todos elegidos por el Concejo.

57

Se crea la Junta de Obras Públicas Municipales de Bello

68

Se suspende la expedición de nuevas licencias de funcionamiento para los establecimientos públicos donde se expenden licores, tales como bares, cantinas, heladerías, tiendas mixtas y similares; igualmente queda suspendido el permiso para trasladar de un lugar a Jesús H. Ospina otro los establecimientos al perímetro urbano de la ciudad. Los establecimientos de este carácter queda permitido otorgarle licencias de funcionamiento en la zona rural.

82

Se reestructura el código fiscal, industria y comercio, se ordena una tabla con las clases Jesús H. Ospina y monto a pagar.

100

Se autoriza al Alcalde y Personero contratar con Catastro un reavalúo. Se contrata con la Oficina de Planeación Departamental, el análisis, confección y elaboración de planes para Jesús H. Ospina las tarjetas de computador destinadas a la modernización y servicio de Catastro.

102

El municipio patrocinará a los servidores que lo deseen cursos en el Sena.

104

Los Concejales del Municipio de Bello, durante el período para el cual fueron elegidos, tendrán derecho, con cargo al Tesorero Municipal, a servicios médicos, odontológicos, Jesús H. Ospina quirúrgicos, hospitalarios y farmacéuticos. También tendrán derecho en cada caso, y por una sola vez, a suministro de prótesis, rehabilitación o adaptación post-operatoria.

107

Se ceden lotes de terreno al departamento para la construcción del Instituto Departamental de Enseñanza Media Fernando Vélez y para el funcionamiento del Liceo Departamental Jesús H. Ospina Francisco Antonio Zea.

Jesús H. Ospina

Jesús H. Ospina

165


1972 No.

Tema

Presidente

119

La dependencia municipal Cuerpo de Vigilancia Auxiliar se denominará Departamento de Gilberto Sánchez Ochoa Investigación y Control Municipal de Bello. Presidente.

124

El Alcalde como jefe de la administración municipal tendrá voz y voto en todas las Juntas Gilberto Sánchez Ochoa Municipales.

125

Se concede facultad al Alcalde por tiempo limitado para que previa evaluación de oficios, suprima, cree, refunda cargos y aumente sueldos, estos se ejecutan mediante aprobación Gilberto Sánchez Ochoa Junta o Concejo de Gobierno Municipal. El Alcalde determinará el número de Obreros y Oficiales al servicio de las Obras Públicas.

127

Se deroga en todas sus partes el Acuerdo No. 125 de 1972.

131

Se deroga en todos sus Artículos y parágrafos el Acuerdo No. 56 de 1971 el cual reforma la Jaime Arango Rojas creación de las Empresas Varias Municipales de Bello.

132

Se dictan medidas tendientes a preservar la moral y las buenas costumbres. A partir de este acuerdo y por 10 años se suspende la apertura o permiso de funcionamiento a nuevos establecimiento donde se expenda licor. Los lugares que fueren clausurados no pueden ser Jaime Arango Rojas reabiertos. Se podrá conceder licencia de funcionamiento a algunos pero sólo podrán operar a una distancia mínima de dos kilómetros del parque Santander.

133

Se crea un Fondo Especial que se denominará de sostenimiento y reparación de vías, de adquisición, reparación y sostenimientos de parque automotor en la sección de aseo y obras Jaime Arango Rojas públicas.

147

Se autoriza a Empresas Públicas de Medellín asumir la prestación de los servicios de acueJaime Arango Rojas ducto y alcantarillado.

151

Adquirir en arriendo Casa del Deporte.

Jaime Arango Rojas

162

Se crea la Junta Municipal de Planeación y la Oficina de Planeación Municipal.

Jaime Arango Rojas

167

Se dicta Reglamento Interno del Concejo de Bello.

Jaime Arango Rojas

Jaime Arango Rojas

1973 No.

166

Tema

Presidente

8

Se autoriza a las Empresas Varias de Medellín asumir la prestación del servicio de Sanidad Guillermo León Animal y Matadero. Velásquez

16

Se crea la unidad deportiva Marco Fidel Suárez, se autoriza al alcalde adquirir los terrenos donde Guillermo León funcionará cancha de fútbol, piscina, diamante, etc. Velásquez


Concejal Armando Estrada Villa y otros 1984. Foto Archivo Histórico de Bello.

9. Fin del frente nacional y elección popular de alcaldes El Concejo de Bello 1974 – 1988 A mediados de la década de los setenta, el desarrollo urbano del municipio, se caracteriza por un mejoramiento en la infraestructura de los servicios públicos y un acelerado ritmo de la construcción en la ciudad. Se construyó el acueducto y el alcantarillado; se pavimentaron varias vías por primera vez; se compraron terrenos para la ampliación de vías en el perímetro urbano; se construyó y pavimentó la calle 62 A entre carreras 56 y 57, (barrio Congolo); se amplió la calle 30 en el barrio Fontidueño. Ampliación y pavimento de la carretera Acevedo-Fontidueño. Además, se canalizaron varias quebradas. Se adquirieron terrenos para escenarios deportivos y de esparcimiento, entre ellos, la unidad deportiva en Bellavista en terrenos de Fabricato; Se realizaron obras en el Parque Tulio Ospina y se construyó una placa polideportiva en el barrio La Selva. Se construyeron los puentes de Santa Ana y el puente de Niquía. Varias de estas obras se ejecutaron bajo un código de urbanismo y construcción. El Concejo estableció los límites territoriales de la ciudad en seis comunas, el perímetro urbano. Las dinámicas del orden territorial asociadas al entretenimiento social, conllevaron a la prohibición de licencias para la apertura de establecimientos de expendio de licor en el perímetro urbano, salvo aquellos destinados al desarrollo turístico y el sano esparcimiento

167


que promoviera la cultura443, aunque esta ley se venía dictando desde décadas pasadas con el argumento de mantener la moral y las buenas costumbres, la determinación en esta época puede se asoció a los altos índices de criminalidad originados en el crecimiento urbano desordenado a y la insuficiencia de los servicios públicos. En esta época, Bello por fin logra tener un acueducto adecuado a las necesidades de la comunidad, varias administraciones lo habían intentado pero la corrupción asociado a que los concejos no dejaban trabajar a los alcaldes, no permitió que el proyecto prosperara hasta la década del 70. El acueducto había sido aprobado en varias ocasiones, incluso los contadores se cobraron en 3 o 4 veces y fueron colocados sin función alguna. Antes de ser servida por las Empresas Públicas de Medellín, el agua no subía a los segundos pisos. Se tomaba de la quebrada El Hato por medio de un acueducto semiromano444. Llegaba a un tanque en el barrio El Carmelo, luego se surtía el agua de forma intermitente a los diferentes barrios, con tiempo medido, una hora en cada uno. Esa agua no potable se almacenaba en las casas. Se hizo recurrente la frase: “el agua de Bello ni hervida servía para trapear”. En verano disminuía el cauce de la quebrada y el municipio se quedaba sin agua hasta 20 días.

Alcalde Guillermo León Velásquez 1974. Archivo Javier Arboleda

168

443 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Año 1. No. 1. Acuerdos 1983-1983. Municipio de Bello. Acuerdo 15. Noviembre 10 de 1982. 444 Se denominaba así porque eran unas tuberías con aliviaderos.


El alcalde 1974 – 1976, Guillermo León Velásquez, llegó con la convicción de dotar el municipio de un acueducto que suministrara agua potable. La parte más difícil para lograrlo fue la financiación. Tenía un costo aproximado de $400.000.000 y el municipio contaba con un presupuesto que a duras penas alcanzaba $18.000.000. Un grupo de concejales con el Alcalde visitaron Bogotá con el objetivo de hablar con el Presidente de la República, Misael Pastrana. El presidente de la república otorgó un auxilio de $15.000.000. Con ese dinero se iniciaron las obras. El resto se consiguió a través de una financiación bipartita, una parte la ponía el municipio y la otra se cobraría por valorización. Este cobro generó varias dificultades, inicialmente el Concejo debía aprobar el recaudo del dinero, el Alcalde lo logró través de varias visitas a la Corporación para que aprobaran el cobro el sistema de valorización. Fue la primera vez que se cobraba valorización en Bello para una construcción de tal magnitud.

Sesión Concejo de Bello 1980 - 1982. Sede palacio de Rodas. Foto Archivo Javier Arboleda

El cobro generó disgustos entre la población, la gente salió a protestar en las calles instigados por movimientos revolucionarios como el MOIR. En cierta ocasión, el Alcalde disolvió una manifestación en la choza organizada por Alonso Berrío, un concejal del MOIR, y metió varias personas a la cárcel incluyendo al citado concejal, luego condenado

169


a 30 días de prisión, por perturbar el orden público en estado de sitio. Alonso Berrío445, relata la historia La administración Municipal que encabezaba el doctor Guillermo León Velásquez, dado el clamor popular de esta problemática, diseñaron la construcción o adecuación de acueducto y alcantarillado por sectores, pero iba a ser mediante el cobro de valorización. Bello no es una población de altos ingresos la mayoría de las personas y menos en aquella época, no podía pagar. Nos encontramos en ese dilema, que es en todas las problemáticas sociales de servicios públicos, entre la absoluta necesidad y el derecho del servicio público por un lado; y por el otro lado la imposibilidad económica de sufragarlo de su propio bolsillo. La propuesta nuestra en el concejo fue, que se financie ciento por ciento la obra con recursos propios del municipio y que este haga las diligencias pertinentes, para que tenga aportes departamentales y nacionales, hubo una absoluta negativa a mi posición. En los barrios lo que uno agitaba, no era una oposición por la obra como oponerse al acueducto y al alcantarillado, si se necesitaba, era a la modalidad de financiación, realmente la gente no tenía como. Debido a eso nosotros comenzamos unas agitaciones en los barrios a través de las acciones comunales, con unos comités propios que se formaron, que se llamaban comité en contra de valorización-proacueducto, o comité proacueducto. Un día convocamos una asamblea popular, en la choza de Suárez. Yo me asuste cuando llegue y vi ese gentío, nunca había visto en Bello una manifestación como esa, había una tarima que habíamos mandado a poner ahí con un equipo de sonido. Yo nunca supe quienes, pero comenzaron a tirar piedra, y comenzó un desorden, yo no alcance a hablar ya que no pude llegar hasta donde estaba el equipo de sonido. En nuestra mente jamás estuvo fomentar el desorden, ni daños en bienes públicos o privados. Y eso se salió de las manos y me tuve que esconder varios días, porque me estaban buscando. Por la radio, Miguel Zapata Restrepo, “Miguel lenguas” que le decían, en su noticiero, decía que yo era el culpable de todos los desastres, porque hubo daños. Yo me reuní con la gente del MOIR aquí en Antioquia y hubo consultas a nivel nacional, y como a la semana decidieron que me debía presentar. A mí no me capturaron, yo fui personalmente a donde Guillermo León Velásquez a la alcaldía, y le dije vengo a responder, por lo que me acusan. En esos días había salido un decreto, el 1533 del Ministerio de Gobierno, el ministro era Cornelio Reyes, en el gobierno de López Michelsen. El decreto era lo más arbitrario, contemplaba el caso de asonada, a mí se me acusaba de asonada, de daño en cosa ajena, de incitar al motín al desorden, era un problema de orden público. En esos casos era el alcalde Municipal, quien hacía las veces de fiscal, era quien lo acusaba a uno. Uno tenía derecho a un tiempo limitado de autodefensa, es decir yo no podía contratar un abogado ni nada, y a mí me llevaron preso y me juzgaron en el Concejo, si es que eso se puede llamar un juicio. No intente defenderme, yo lo que hice fue un discurso en contra de la administración, la represión con la gente y la corrupción. A la luz de ese decreto 1533, el alcalde profirió un fallo como que si fuera un juez y me dijo queda condenado a 180 días de prisión. Me llevaron a San Quintín, el director era Manuel Moná. Yo desde la cárcel, seguía informado, y seguí mandando los comunicados y las constancias, a mí nunca me probaron nada, lo mío eran constancias y constancias. Eran 14 contra uno. Yo no recuerdo exactamente cuántos días estuve. Después hubo presiones a nivel departamental y nacional, en esa época había diputados de la UNO446, hasta que decidieron liberarme. Luego me integre al concejo.

Lograr que el Concejo aprobara proyectos como este no fue sencillo, el Alcalde no mandaba a los secretarios sino que iba personalmente a las sesiones y pedía la palabra para defender sus propuestas justificando la necesidad de lo requerido, incluso en alguna ocasión el presidente trató de echarlo del recinto, Guillermo Valencia invocando la ley

170

445 Entrevista personal Berrío, Alonso, Concejal de Bello en los años setenta. 29 de mayo de 2013 446 El MOIR se alió con el Partido Comunista y se conformó la Unión Nacional de Oposición, UNO.


4ª.de 1913, la cual le permite a los alcaldes tener voz pero no voto en el Concejo, logró permanecer en las sesiones logrando la aprobación de varios de sus proyectos. Otro asunto era la aprobación de los contratos, el Concejo tenía potestad para hacerlo. En el proceso todos podían meter la mano en la contratación motivo que no permitía que las obras avanzaran, este Alcalde no llevaba contratos al Concejo, sino que lograba que le delegaran toda la contratación, así, con un solo responsable estas podían avanzar. De esta forma Bello logró mejorar en materia de acueducto, alcantarillado, puentes y desarrollo vial.

Recinto del Concejo Palacio de Rodas. Concejal Juan Ignacio Castrillón 1982. Foto Archivo Histórico de Bello

A pesar de las obras que trajeron desarrollo al municipio, también se generaron proyectos que no favorecieron al mismo Me tocó creo de suplente, cuando trajeron la cárcel Bellavista, un proyecto muy grande para Antioquia, pero que no beneficio a Bello, lastimaron a los vecinos de ese proyecto, con los efectos negativos, no mejoraron la calidad de vida de ningún habitante circundante a ese proyecto, Bello recibió una carga pero no beneficios.”447 447 Entrevista personal con Jaime Meneses Concejal de Bello 1974 - 2010 abril 12 de 2013

171


Las acciones descritas se realizan a pesar de las disputas políticas en el Concejo. Hubo rupturas marcadas por intereses personales. Alberto Díaz Muñoz, ex alcalde del Municipio y concejal en el período 1982-1984, hizo referencia a las confrontaciones de carácter político. Dice: éstas solían tener connotaciones nacionales y departamentales que llegaron a convertirse en el típico ejemplo de las …cátedras de derecho administrativo como el símbolo del descalabro administrativo donde el Concejo incidía directamente en el manejo del Municipio y los Alcaldes tenían que ceder a las manipulaciones de los concejales o tenían que renunciar prontamente so pena de soportar otro tipo de consecuencias muchas veces atentatoria inclusive de su vida.448

Años en los que la honda del desprestigio del ejercicio de la política tuvo una cresta alta. Otro concejal de la época, Guillermo León Velásquez, dice: …cuando fui concejal y el Concejo no querían la permanencia de un Alcalde, le quitaban el sobresueldo, las llaves del vehículo de la Alcaldía; le quitaban la secretaria y a veces destituían al Inspector de Policía para que este ejerciera esas funciones, aplicaban cualquier mecanismo para aburrirlo. A raíz de esta actitud, Bello tuvo más visitadores administrativos que Alcaldes nombrados449.

La administración pública, una especie de fortín burocrático, lo dice Alberto Díaz, en el documento citado. Los concejales manejaron el presupuesto como fuente de manipulación económica, esto se traducía en alcaldías con cometidos eminentemente clientelistas que obedecían más a la voluntad de un jefe o partido político.

172

448 A.H.B. sinopsis curricular Alberto Díaz Muñoz 449 Entrevista Guillermo León Velásquez. Mayo 10 de 2013.


Recinto del Concejo Palacio de Rodas. Concejales 1982. Foto Archivo Histórico de Bello

Según el testimonio de Alberto Builes, concejal en los años setenta, las alianzas y componendas para hacer nombrar empleados llevó a la coexistencia de varios concejos cada uno nombraba Personero, Tesorero y Contralor; por eso hubo tres personeros o tres tesoreros o tres contralores y cada se le pagaban sus honorarios. Esos manejos políticos ocasionaron la ruptura de puertas, ventanas y muros del recinto del Concejo Municipal y muchas veces la muerte de contrarios políticos luego de la instalación de un Concejo. Dice además Builes: En cierta ocasión, cuando los progresistas lograron la mayoría, se habían aliado con Eleazar Orozco, Eleazar Agudelo, Leonardo Guerra y otras personas con el fin de hacer una coalición mayoritaria para nombrar los funcionarios. Como novatos y tradicionalistas asistieron a la habitual misa del primero de enero anterior a la sesión de instalación del Concejo. Entre tanto Jaime Arango y Everardo Aguilar hicieron un Concejo con suplentes y nombraron funcionarios; al salir de la misa se encontraron con las puertas cerradas. Yo entré por el segundo piso bajando por un lazo para abrir la sala y lograr entrar a sesionar, esto produjo una gresca que finalizó con el nombramiento de dos Personeros y dos Tesoreros, de esto surgieron demandas y protestas por el tema, finalmente imperó la sensatez, para el año 1978 estaban unificados nuevamente.

173


Otros hecho tragicómico del ejercicio de la política ocurrió en los años setenta. Se dio ruptura de una coalición que terminó con la muerte de un concejal suplente. La alianza entre Gustavo López y Armando Estrada generaba fuerzas muy parejas en los integrantes del Concejo, las coaliciones las hacían entre ambos. En una ocasión, estos jefes políticos no llegaron a un acuerdo para elección de mesa directiva. Armando tenía un grupo consolidado y el presidente iba a ser José Ángel Avendaño; pero Gustavo no estaba de acuerdo con esa conformación. Para desbancar esa decisión Gustavo López450 invitó a beber a Luis Eduardo Roldán, concejal principal de Armando, con el fin de convencerlo de no presentarse a esa sesión para cambiar la presidencia, después de dos días lo convenció. Él no se presentó a la instalación del Concejo, en su reemplazo enviaron a Hernando Tobón que era el suplente y estaba hospitalizado. Según John Jairo Bermúdez451 tenía una condición crítica de salud, aun así le pidieron el favor a los médico que lo prestaran por quince minutos; lo mandaron en ambulancia y lo entraron al recinto con la sonda puesta, él ni siquiera tuvo que hacer nada, le entregaron el papel con los nombres por quien debía votar, luego al enfermo lo volvieron a llevar al hospital. José Ángel Avendaño452 cuenta que días después murió Hernando Tobón.

Recinto del Concejo. Palacio Gaspar de Rodas 1992. Foto Archivo Histórico de Bello

174

450 Entrevista personal a Gustavo López. Abril 10 de 2013. 451 Entrevista personal a John Jairo Bermúdez. Abril 17 de 2013. 452 Entrevista personal a José Ángel Avendaño. Mayo 17 de 2013.


Barras del Concejo contra el relleno sanitario Curva de Rodas 2002. Foto Archivo Javier Arboleda

Proyectos que trajeron problemas a las comunidades vecinas, fue la creación del relleno sanitario Curva de Rodas. El debate para su aprobación fue complicado porque hubo varias tendencias en los discursos, los detractores cuestionaban que Bello recibiera todas las basuras del Área Metropolitana. Ya tenía suficiente con que el manicomio estuviera en la ciudad, esto junto con la cárcel Bellavista, daba un mal aspecto a la imagen del distrito. A los concejales los invitaron a Bogotá para visitar el relleno sanitario de Doña Juana para que se dieran una idea del funcionamiento, ellos trajeron algunas ideas que debatieron en sesiones. Gustavo Jiménez453 considera que para la época fue una buena decisión porque los municipios estaban tirando las basuras a cielo abierto, contaminando las quebradas. El relleno sanitario fue un proyecto mal concebido, el municipio lo recibió sin contra prestaciones, generó graves problemas de salubridad a los habitantes cercanos a la Curva de Rodas, por lo que fue criticada la decisión de ubicar el relleno en ese lugar. Para sacarlo tuvieron que hacer alianza los vecinos de Fontidueño, Las Vegas y La Mina contra los intereses del Municipio y el Concejo de Medellín para sacar el relleno de ese lugar, tuvieron que ir a la Asamblea Departamental para buscar respaldo. Por el contrario El concejal de la época Jaime Meneses dice que este proyecto se aprobó porque los concejales del momento eran pupilos de los caciques de la Asamblea Departamental, del Senado y la Cámara, prácticamente ellos obedecían todo lo que les decían, y el relleno fue una petición especial puesto que había intereses de por medio. 453 Entrevista personal con Gustavo Jiménez Narváez. Abril 30 de 2013.

175


La participación de la comunidad cuando obliga el cierre del relleno sanitario, es muestra de un ejercicio participativo en la toma de decisiones locales. Los Concejos han perdido representatividad y poder de decisión. Situación novedosa. Los concejos influenciaban las juntas municipales, fue un indicativo del monopolio en los asuntos de Bello. La Ley 11 de 1986 ordena la mayor participación de la comunidad en estos asuntos; adicional a eso dicta un estatuto básico sobre la administración municipal, para darle al Concejo ciertas normas sobre su funcionamiento454.

Posesión Alcalde Alberto Builes 1988. Foto Archivo Histórico de Bello

El primer alcalde popular elegido en 1988, Alberto Builes Ortega, abre la sesión de instalación del Concejo de ese año, con un discurso en el que reconoce la labor del concejal, el sacrificio que ello implica cuando se tiene una vida familiar y un trabajo, sin la garantía social ni económica para ejercer tal función, como las prestaciones sociales, de las que si gozaban los Representantes y Senadores, incluido el sueldo.

176

454 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 1985 y 1986. No. 4. Municipio de Bello. Ley 11 de 1986.


EL primer Concejo de la primera alcaldía popular, le tocó presidirlo a la concejal Priscila Díaz Agudelo. Ella en su discurso de posesión planteó realizar foros con diferentes sectores de la comunidad para tener un acercamiento directo y socializar el trabajo del Concejo. Dice Priscila Díaz: las Juntas de Acción Comunal expresaron las deficiencias en obras públicas y el sector educativo también le manifestó el deficiente estado del sistema porque, en palabras de Priscila, los niños del municipio están “sentados en adobes o en el suelo recibiendo sus clases”455. La concejal Díaz ocupó la presidencia del Concejo municipal en varios períodos. Su actuación fue fundamental para ordenar la administración del concejo y mantenerlo unificado. Se acercó a la comunidad. Le escuchó sus necesidades y propuestas, lo que le dio credibilidad ante estamentos sociales y políticos. Mujer de temperamento fuerte, que le permitió ser escuchada y valorada.

Palacio Gaspar de Rodas. Recinto del Concejo. Posesión Federico Sierra 1990. Al fondo Mural pirograbado del maestro Leonel Pizarro. Foto Archivo Histórico de Bello.

455 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 1988 a 1990. No. 7. Municipio de

Bello. Palabras de la Dra. Priscila Díaz Agudelo.

177


El Concejo de Bello de finales de los años ochenta y comienzo de los noventa, cumplió el mandato de las directrices nacionales dirigidas al desarrollo de la participación de las comunidades en las decisiones del gobierno municipal, por eso el Concejo autorizó al Alcalde para celebrar convenios, contratos o acuerdos con las Juntas de Acción Comunal, las Asociaciones de Padres de Familia, los clubes polideportivos, la Defensa Civil, y la Asociación de Juntas de Acción Comunal, para actividades educativas y de recreación456. La ciudad de Bello presentaba una situación caótica, en todos los aspectos: sociales, económicos y políticos. Por eso los concejales se vieron obligados a enfrentar la situación. En respuesta se creó la Inspección de Obras y del Espacio Público con el objetivo de recuperar y administrar el espacio público con representación del Sindicato de Venteros Callejeros y de la Asociación de Comerciantes457. Se creó el Comité Municipal de Defensa, Protección y Promoción de los Derechos Humanos como organismo asesor y consultor de la Administración, integrado por el Alcalde y representantes del Concejo, la iglesia, agremiaciones cívicas, el ejército y la policía458. Se atendieron y financiaron los proyectos de los grupos culturales y recreativos. Se creó el Programa de Bibliotecas Comunales materializado en la apertura de bibliotecas públicas en los barrios. Para incentivar el sentido de pertenencia se ordenó interpretar el himno de Bello en los establecimientos educativos, públicos y privados y en los eventos cívicos, culturales y deportivos. Con la primera elección popular de Alcalde, los desórdenes políticos de los años setenta menguaron. La Proliferación de tendencias en los dos partidos tradicionales encabezados por Armando Estrada y Gustavo López, calmó la confrontación en el Concejo. Alberto Builes, resultó electo como primer alcalde de elección popular, por recibir a última hora la adhesión de William Ortega, quien dividió el liberalismo. De su época en el concejo William Ortega comenta A mí me tocó que esto lo manejaban y lo manipulaban otros, y decían este es el presidente, este el vicepresidente, el tesorero, el contralor, todo mundo a dedo, uno no podía hace nada ahí, y cuando uno pedía la palabra, no le daban la palabra, se hacían los bobos. Entonces yo dije bueno de ahora en adelante yo voy a ser el presidente del concejo, me conseguí cien magos de Bello, y les compre a todos pito; entonces cuando yo hablaba, todo mundo se quedaba callado, y cuando cualquiera pedía la palabra, todo el mundo sacaba el pito. Hasta que en una ocasión llegó un capitán de la policía, que trató de sacar las barras fuera del recinto a lo que yo me opuse con firmeza impidiendo su cometido459.

En el Concejo de Bello, luego de la elección del primer alcalde popular, llegaron las alianzas. Builes las retomó asesorado por Gustavo López quien lo convenció de aceptar a Armando en su coalición. Esto dio como resultado la armonía entre ambos bandos, esa paz se trasladó hasta las administraciones de Federico Sierra y Rodrigo Villa con alianzas sólidas y un interés por el progreso de Bello, sobre todo por el manejo correcto de la administración. En palabras del concejal Jiménez Narváez, esta nueva dinámica sucedió

178

456 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 1988 a 1990. No. 7. Municipio de Bello. Acuerdo 9 de 1989. 457 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 19878 a 1988. No. 6. Municipio de Bello. Acuerdo 24 de 1988. 458 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 1988 a 1990. No. 7. Municipio de Bello. Crónica Municipal. Acuerdo 3 de 1989. 459 Entrevista personal con William Ortega Rojas. abril 24 de 2013


a una especie de patria boba en las administraciones municipales que perpetuaban a los pueblos estancados con alcaldes viejos que iban a terminar su jubilación a los municipios, sin sentido de pertenencia por los mismos. A partir de la elección popular de Alcalde se gestó una energía transformadora que motivó el cambio en la ciudad460.

Recinto del Concejo. Palacio Gaspar de Rodas. Instalación del Concejo. Presidente Javier Ríos y Alcalde Federico Sierra 1990. Foto Archivo Histórico de Bello

Las relaciones entre los concejales, entraron en la cordialidad, en el mutuo respeto. En las sesiones se dedicaron a sustentar el voto, por acuerdos sobre los que había un consenso previo, hecho extramuros. Por eso el Concejo de 1994, el presidente Javier Ríos, logró que le aprobaran el acuerdo de entregar un escudo de oro, a cada concejal. Él cuenta que el día que los entregó, llamó a cada concejal y les iba colocando el escudo, sólo Rodrigo Arango no quiso recibirlo porque consideraba que no era legal. Javier le dijo que se lo guardaría hasta que quisiera portarlo, sólo debía pedir la palabra y solicitarlo,

460 Entrevista personal con Gustavo Jiménez Narváez. Abril 30 de 2013.

179


a los ocho días pidió la palabra solicitando que le pusieran el escudo461.En la actualidad al tomar la posesión de la curul se impone el escudo. De mitad de los 80 y principio de los noventa, Bello padeció álgidos problemas de seguridad. Años violentos de su historia reciente. Este fenómeno afectó el quehacer político de los concejales, desbordó la sociedad y tuvo un tratamiento institucional, encabezado por la administración Municipal. A este respecto señala el concejal Meneses La época fue dura, nos tocó enterrar mucha juventud, estos muchachos organizados en bandas, movían mucha plata en los barrios, ellos nunca se metieron con la clase política para nada, pero para nosotros era difícil, porque como ellos manejaban sectores y cuando teníamos que subir a estos lugares para realizar las reuniones, era muy complicado, casi que nos tocaba consultar las condiciones de las reuniones para podernos desplazar, de lo contrario si no teníamos algunas garantías de seguridad no podíamos ingresar.462

Para mejorar las condiciones de seguridad de la municipalidad, en la alcaldía de Juan Ignacio Castrillón y la presidencia del Concejo de William Ortega, se gestionó el ingreso a Bello del batallón Pedro Nel Ospina. Dice Ortega: Para mejorar la seguridad del Municipio, le ayudamos al coronel Acuesta, que era el comandante del Batallón Pedro Nel, Ospina, y él se comprometió a traer una batallón del ejército, para la seguridad de Bello, nos conseguimos el terreno, con el gerente nacional del Instituto de crédito territorial, nos prestaron el lote en comodato, eso lo hicimos para que le prestaran seguridad a Bello y efectivamente mejoro.463

Posteriormente también llego a los terrenos del Municipio el Comando de Policía de la zona norte. Esto unido a varios programas sociales liderados por la administración municipal.

Acuerdos del Concejo 1982 – 1989 (síntesis) 1982 No.

16

Tema Presidente Prohíbe expedición de permisos y licencias de funcionamiento a nuevos establecimientos comerciales con venta de licor, en el perímetro urbano; excepto los casos que como Alberto Builes Ortega para el desarrollo turístico y el sano esparcimiento promueva la cultura. Esta prohibición tiene una duración de 5 años. Solicitar empréstito para suministros dirigidos a Obras Públicas. Alberto Builes Ortega

17

Solicitar empréstito para recuperación de alumbrado público.

18

Se suprime la Secretaría de Transportes y Tránsito y se reestructura la Inspección de Alberto Builes Ortega Transporte y Tránsito Clase A.

19

Se faculta al Alcalde por tiempo límite para que reforme el Código de Urbanismo y ConAlberto Builes Ortega strucción.

15

1983

180

461 Entrevista personal con Javier Ríos. Abril 18 de 2013. 462 Entrevista personal con Jaime Meneses. Abril 12 de 2013 463 Entrevista personal con William Ortega Rojas. Abril 24 de 2013.

Alberto Builes Ortega


No.

Tema

Presidente

3

Faculta al Alcalde para que realice las gestiones conducentes a la participación del Municipio de Bello, en las Sociedad Metromezclas, que se constituirá en el Área Metropolitana Alberto Builes Ortega para producir mezcla asfáltica.

4

Solicitar empréstito para adquirir dos vehículos compactadores de basura.

5

El municipio reconocerá una suma de dinero como honorarios por reunión a cada uno de Alberto Builes Ortega los miembros de las diferentes Juntas Administradoras Municipales.

6

Se concede auxilio al Centro de Bienestar del Anciano.

7

Se modifica el impuesto de teléfono según líneas residenciales, de servicio comercial e industrial, y de servicio preferencial y oficial. Quedan excluidas las líneas que figuren a Alberto Builes Ortega nombre del municipio.

10

Se autoriza al Alcalde para comprar terrenos para la apertura de vías en el perímetro Alberto Builes Ortega urbano del municipio.

11

Se crea cargo fijo para el cobro del impuesto de alumbrado público, y para el cobro Alberto Builes Ortega mensual de la tasa de aseo.

12

Se autoriza al alcalde contratar empréstito para la compra de dos vehículos para la Alcaldía y Concejo y subastar los vehículos actuales de Alcaldía y Concejo, el producto del Alberto Builes Ortega remate será destinado a amortizar la deuda de los mismos.

13

Se fijan tarifas para el impuesto predial.

16

Se crea la Junta Asesora de Turismo prescripción de las campañas y programas de desarrollo turístico. Estará integrada por el Alcalde o el Secretario que él designe, quien la Alberto Builes Ortega presidirá, y por cuatro particulares escogidos por el Alcalde Municipal.

19

Solicitar empréstito para la construcción de alcantarillado y para apertura, ampliación y Alberto Builes Ortega pavimentación de vías públicas.

20

Se autoriza al Alcalde para que en representación del Municipio de Bello, Fondos Comunes, Valorización u otros fondos, promueva y participe en la constitución de una So- Alberto Builes Ortega ciedad. Su objeto está ligado al desarrollo urbano del municipio.

21

Se autoriza al Alcalde adquirir un computador para el servicio municipal, previos estudios Alberto Builes Ortega de su capacidad. El costo no podrá exceder los 5 millones de pesos.

22

Se crea el programa Bibliotecas Comunales, desarrollado por el departamento de Extensión Cultural y Biblioteca en conjunto con las Juntas de Acción Comunal promoverá y la Alberto Builes Ortega creación de bibliotecas públicas en los barrios.

23

Se modifica acuerdo en el cual se autoriza al Alcalde solicitar empréstito para la construcAlberto Builes Ortega ción de la nueva Sede del Tránsito Municipal, en los terrenos de los Talleres Municipales.

30

Se reforma acuerdo sobre actividad de extracción de minerales.

33

Se crea el Comité de Organización y Evaluación de Oficios y Salarios, adscrito a la SecAlberto Builes Ortega retaría de Hacienda.

Alberto Builes Ortega

Alberto Builes Ortega

Alberto Builes Ortega

Alberto Builes Ortega

181


1985 No.

Tema

Presidente

25

Se establece impuesto de industria y comercio para las entidades propietarias de obras Javier Ríos Marín de generación de energía eléctrica.

26

Se ordena el diseño y construcción y/o canalización de caños y quebradas en el muniJavier Ríos Marín cipio de Bello.

31

Se crea en la Secretaría de Obras Públicas, el departamento de Ecología y Medio AmJavier Ríos Marín biente.

34

Se autoriza al Alcalde contratar la elaboración de estudios de prefactibilidad y factibilidad Javier Ríos Marín de un matadero municipal.

35

Se autoriza al Alcalde contratar la elaboración de estudios de prefactibilidad y factibilidad Javier Ríos Marín para la construcción de una plaza de mercado.

36

Contratar empréstito para la recuperación del Teatro Iris.

Javier Ríos Marín

1986 No.

182

Tema

Presidente

3

Autoriza adquirir terrenos de Fabricato en Bellavista para la construcción de una Unidad Javier Ríos Marín Deportiva.

4

Se destina aporte para la construcción de alcantarillado en los barrios Zamora, Acevedo Javier Ríos Marín y La Meseta.

5

Para la ampliación, rectificación y repavimentación de la carretera Acevedo-Fontidueño. Javier Ríos Marín

6

Para la ejecución de obras en el Parque Tulio Ospina y construcción de un parque en el Javier Ríos Marín barrio El Paraíso.

7

Para la construcción de una placa polideportiva en el barrio La Selva.

12

Se concede auxilio a la Junta Municipal de Deportes para financiar el V Campeonato Gonzalo Velásquez Zapata Nacional Junior de Baloncesto.

13

Se exige calidades para desempeñar el cargo de Agente Conductor y Agente en el DeGonzalo Velásquez Zapata partamento de Seguridad y Control.

16

Ordenar que en todos los establecimientos educativos públicos y privados del municipio, se interprete la letra del Himno Municipal con ocasión de los eventos cívicos, culturales, Gonzalo Velázquez Zapata deportivos, etc. que en ellos se organicen y que implique la reunión en comunidad del personal de estudiantes.

* De 1984 no hay inforación disponible en el Archivo Histórico de Bello.

Javier Ríos Marín


1987 No.

Tema

Presidente

1

Se crea el cargo de Jefe del Departamento Penal, dependerá de Personería.

Gustavo Tamayo Tobón

7

Se detalla el estatuto para la adquisición de vivienda por parte de los empleados de la Gustavo Tamayo Tobón administración.

8

Declarar Casa de la Cultura al local donde funcionó el Teatro Bello.

10

Se crea el Premio de Cultura Marco Fidel Suárez. El primer concurso será sobre el mejor estudio histórico de Bello. La entrega del premio se hará en un acto especial en los sa- Gustavo Tamayo Tobón lones del H. Concejo Municipal.

12

Autoriza adquirir lote de terreno con destino a la construcción de un Centro de Salud en Gustavo Tamayo Tobón el barrio París.

26

Se modifica el Estatuto sobre la contribución de Valorización en el Municipio de Bello.

39

Se suprime la plaza de Auxiliar de Servicio Generales y se crea en cargo Auxiliar de Secretaría y operador de audio. Funciones: Manejar y custodiar los archivos de la oficina Jaime Palacio Gallego y velar por la buena marcha al igual que colaborar en la prestación de servicios internos que se soliciten entre la Corporación Edilicia.

Gustavo Tamayo Tobón

Jaime Palacio Gallego

1988 No.

Tema

Presidente

1

El Concejo ofrece una placa conmemorativa que será colocada en un sitio del Idem Fernando Vélez, con la leyenda: “El Concejo Municipal de Bello, al Idem Fernando Vélez y Clímaco Lopera Arboleda a la memoria de sus fundadores, en sus 25 años 1963 - 1988.

2

Se reestructura la administración. Tesorería pasa a depender de la Alcaldía.

4

Se solicita empréstito destinado a la construcción de la sede de la Corporación Marco Clímaco Lopera Arboleda Fidel Suárez.

6

Se autoriza solicitar empréstito para la construcción de diferentes obras en programas: Clímaco Lopera Arboleda obras públicas, recreación, servicios públicos, seguridad, salud, educación, transporte.

7

Se exonera del pago de impuesto a algunas instituciones educativas: Instituto Sordomudos, Instituto Psicopedagógico Tomás Cadavid, Escuela Machado, Escuela de Trabajo Clímaco Lopera Arboleda San José Obrero, la Sociedad San Vicente de Paul, al Batallón de Ingenieros Pedro Nel Ospina y al Instituto Apostólico Verbum Dei.

10

Se abre un concurso para premiar los mejores ensayos biográficos sobre la vida y obra Clímaco Lopera Arboleda de Fernando Vélez.

21

Solicitar empréstito para elaboración de estudios y de ejecución de los contratos que Priscila Díaz Agudelo impliquen la actualización de Catastro.

Clímaco Lopera Arboleda

183


24

Se crea la Inspección de Obras y del Espacio Público con el propósito de promover y ejecutar acciones tendientes a la recuperación, defensa y administración del espacio público urbano. El inspector estudiará y revisará la forma y las exigencias en el otorga- Priscila Díaz Agudelo miento de licencias callejeras. Se crea un Comité Asesor de la Inspección de Control de Obras y del Espacio Público.

29

Se crea un fondo especial de protección a la tercera edad. El Fondo estará administrado por la Junta que se denominará Junta Administradora del Fondo de Protección a la Priscila Díaz Agudelo Tercera Edad.

31

Se modifica acuerdo para la ampliación y pavimentación de la carretera Acevedo-FonPriscila Díaz Agudelo tidueño.

1989 No.

184

Tema

Presidente

2

Se crea cargo de Conductor de representación para la Secretaría del Concejo.

Guillermo León Velásquez

3

Se crea el Comité Municipal de Defensa, Protección y Promoción de los Derechos HuGuillermo León Velásquez manos, como organismo asesor y consultor de la Administración adscrito a la Personería.

5

Se otorga auxilio al Hospital Mental

9

Se autoriza al Alcalde para celebrar con las Juntas de Acción Comunal, las Asociaciones y padres de familia, los clubes polideportivos, la defensa civil, y la asociación de juntas de Guillermo León Velásquez acción comunal, convenios, acuerdos, contratos, cuyo objetivo es el que estas entidades se vinculen al desarrollo y mejoramiento del municipio.

10

Se concede auxilio para efectuar olimpiadas e interacciones comunales.

12

Donar lote de terreno al Ministerio de Educación con destino a crear, construir y dotar el Guillermo León Velásquez Centro Auxiliar de Servicios Docentes.

13

Se crea el Fondo de promoción y desarrollo del deporte y la recreación, administrado por Guillermo León Velásquez Secretaría de educación.

21

Se establecen tarifas del impuesto de estratificación socio-económica.

Guillermo León Velásquez

27

Se adopta el Plan de Desarrollo para el Municipio de Bello y su reglamentación.

Guillermo León Velásquez

30

Se autoriza al Alcalde afiliar al municipio a la Federación Colombiana de Municipios.

Alberto Díaz Muñoz

31

Se autoriza al Alcalde para que con la Liga de Patinaje de Antioquia constituir una entiAlberto Díaz Muñoz dad que se denominará Campeonato Mundial de Patinaje de Velocidad.

34

Adóptese el nombre de Centro Administrativo Municipal Don Gaspar de Rodas para el Alberto Díaz Muñoz tradicionalmente llamado Palacio Municipal de Bello.

Guillermo León Velásquez

Guillermo León Velásquez


10. De la nueva Constitución Política a la actualidad El Concejo de Bello 1991 - 2013 Con Base en la Constitución Política de 1991 se puede hablar del nuevo municipio. Trae una normatividad administrativa de las instituciones territoriales. Se modificó la forma de actuar de los Concejos Municipales. Los Artículos 272 y 313 de la nueva constitución señalan sus funciones: Reglamentar las funciones y la prestación de servicios de los Municipios; el control, la preservación y defensa del patrimonio ecológico y cultural del municipio y los usos del suelo. Dictar las normas sobre presupuesto, expedir el presupuesto anual, adoptar los tributos y gastos locales, y adoptar planes y programas de desarrollo económico y social y de obras públicas. Determinar la estructura de la administración municipal. Determinar las funciones y escalas de remuneración. Elegir Personero y Contralor Municipal. Vigilar las actividades relacionadas con la construcción y enajenación de inmuebles destinados a vivienda. Ejercer control político sobre la administración municipal. Proponer moción de censura respecto de los Secretarios del Despacho del Alcalde, cuando a ello haya lugar464.

El Artículo 312, amplía el periodo a tres años. Luego el Acto legislativo Número 1de 2007, reforma el anterior artículo y amplía el periodo a cuatro años. Con el nuevo municipio, los concejales adquieren derechos que no tenían antes: pago de honorarios por asistencia comprobada a las sesiones plenarias; un seguro de vida y atención médico-asistencial durante el período para el cual fueron elegidos; a los concejales que residen en la zona rural se les reconoce el valor del desplazamiento a la sede donde funciona el concejo, en la cabecera municipal. En el año 1999 el municipio de Bello fue clasificado en la primera categoría establecida en la Ley 136 de 1994465. Este aumento en la categoría incrementó los honorarios a los concejales. El poder de injerencia del Concejo Municipal en la vida económica, social y en la regulación del territorio, ha tomado otros rumbos. La elección popular de alcaldes, el actuar por bancadas y la ley de partidos, han permitido que los concejos sean unos entes aprobatorios de la voluntad de los jefes políticos. Armando Estrada Villa, concejal en las décadas de los setentas y ochentas y observador del municipio desde otras instancias del poder, dice: el Concejo ha perdido autonomía. Los cuerpos edilicios de la actualidad no han asumido el papel que les corresponde como concejos autónomos, con iniciativa. Estos han sido sometidos al vaivén o las directrices del ejecutivo porque este tiene demasiada injerencia en el legislativo. La mayoría de los proyectos de acuerdo provienen del Alcalde y no hay ningún margen de discusión, se dedicaron a dar aprobación a “pupitrazo”. Esto, para algunos, es rebajar el poder del Cabildo y más cuando antes tenían la capacidad de expulsar a un Alcalde. Cualquiera que caía en desgracia con la corporación, se solicitaba el reemplazo ante la Gobernación, con la justificación de que era muy difícil, que un Alcalde pudiera realizar una buena

464 Departamento Nacional de Planeación. Los concejos Municipales: actores clave en la gestión del de-

sarrollo de los municipios. Guía para concejales y ciudadanos. Elecciones de autoridades territoriales 2011. Bogotá. 2010, p. 45.

465 Gaceta del Concejo. No. 21. 1999. Concejo de Bello. Acuerdo 28. Diciembre 5 de 1998.

185


tarea, sino contaba con el respaldo mayoritario de la clase dirigente466. El alcalde no tenía un período de gobierno fijo. Sencillamente eran trasladados. Por tal motivo Bello fue uno de los municipios que tuvo más visitadores administrativos y Alcaldes encargados que Alcaldes nombrados legítimamente. Era común que quienes ejercían esta labor eran Alcaldes de carrera, que los rotaban por varios municipios. Varios de ellos querían trabajar en Bello porque era de mejor categoría y por lo tanto mejoraba el sueldo, así lograban una buena jubilación. Sólo que en esta ciudad no duraban los Alcaldes, el que más tiempo lograba estar era 8 meses. En esos casos el Gobernador nombraba un visitador administrativo o alcalde encargado mientras hacía el nombramiento respectivo467.

Respecto a lo anterior dice Guillermo León Velásquez que cuando él tomó la Alcaldía de la ciudad lo primero que hizo fue hacer limpiar los cajones del escritorio, porque estaban llenos de acuerdos empolvados que administradores pasados debieron firmar y no tuvieron tiempo de realizarlo. Él le recibió a un visitador administrativo. Antes de la ley 136 de 1994, la labor del concejal era honorífica, no recibía ningún tipo de prebendas, era una labor de entrega y sentido de pertenencia con el municipio, lo ejercía la gente prestante de los pueblos, para ellos era un honor. Al concejal se le tenía respeto porque ejercía un compromiso social; utilizaba el tiempo que le quedaba disponible, por eso sesionaban en la noche. Aunque El trabajo desinteresado era relativo, porque la posición prestante de concejal les permitía influenciar en asuntos de la administración y hacer que les otorgaran cargos públicos a los amigos o la familia468. Cuando los concejales comenzaron a recibir honorarios se creó un afán lucro en ellos. Dice el ex concejal Barrantes: “una curul de un concejal llegó a tener muchos concejales, en el periodo de tres años, 4 ó 5 concejales, prácticamente eran acuerdos de tipo no político, sino económico o burocrático”469, eso demeritó la labor del concejal que trabaja más por conveniencia política o por mandato de sus jefes. La remuneración del concejal convirtió este cargo en una profesión, con ello se rompieron coaliciones políticas y surgieron otros grupos incrementándose la competencia en una forma desordena y violenta470. Las listas de candidatos se crecieron, antes era una labor que se realizaba ad-honorem por lo que no muchos se interesaban en participar en la corporación edilicia, ahora se animan a hacerlo y cualquiera puede llegar a obtener una curul. Además de volverse una profesión, llegó gente con formación profesional, abiertos a ideas nuevas y un mayor conocimiento del entorno metropolitano y nacional asociado a la dinámica local. Esta condición dio capacidad para un manejo acorde a las necesidades del municipio. Aparte de esto el Concejo se ha fortalecido por una participación de personas jóvenes con una mirada diferente en los debates. Gustavo Jiménez decía que la política en otras épocas la ejercían adultos mayores de 35 años, incluso la búsqueda de personal competente para algunos cargos como Secretario de Hacienda o un médico,

186

466 Entrevista personal con Armando Estrada. Abril 11 de 2013. 467 Ibídem. 468 Entrevista personal con Albeiro Barrantes. Mayo 14 de 2013. 469 Entrevista personal con Albeiro Barrantes. Mayo 14 de 2013. 470 Entrevista personal con Alba Luz Bedoya. Mayo 24 de 2013


se hacía difícil de encontrar porque debía pertenecer a algún partido y los jóvenes no participaban en política, no había quien sintiera la camiseta de su partido.

Recinto del Concejo. Palacio Nuevo. Instalación Concejo 2001. Foto Archivo de Javier Arboleda

Ese sentido de pertenencia por un partido, que hacía los debates más políticos que técnicos, se modificó, en la actualidad los debates están más enfocados a defender sectores sociales, los deportistas, los Artistas, las mujeres, llegar a defender las propuestas de su entorno y sus grupos. La defensa de las consignas partidistas, quedaron relegadas a un segundo plano. La hegemonía de los partidos tradicionales se desvaneció con la proliferación y llegada de nuevas corrientes a los cuerpos legislativos. La entrada de concejales muy jóvenes bajó el nivel del debate en las sesiones. La mayoría de los acuerdos puestos a votación, traen el visto bueno o fueron construidos por los jefes políticos entre ellos el Alcalde. Por eso se construyeron unas reuniones previas a las sesiones oficiales, para enriquecer los debates públicos. Estas reuniones se llamaron preconcejos que ayudaron a darle un orden, investigación y rigor a los proyectos antes de ser presentados a debate. Los preconcejos no tienen reglamentación, es un lobby que se hace de respeto para brindar la información precisa y la socialización de los acuerdos que se van a presentar ante la corporación, en ningún momento el objetivo es silenciar el debate o coartar la posibilidad de expresar los diferentes puntos de vista de los corporados. Lo que esta reunión pretende es entregar las herramientas claras a los concejales, para que según el objetivo y el espíritu del acuerdo, puedan fortalecer el debate para su aprobación o archivo y no dar motivos a especulación o hipótesis de los mismos. Este mecanismo además lo utiliza toda la rama ejecutiva del poder público, el presidente de la república, los gobernadores y los alcaldes.471 471 Entrevista personal con Oscar Andrés Pérez Muñoz, ex alcalde. Mayo 31 de 2013

187


Las largas sesiones donde se discutía un tema propuesto, quedaron relegadas a unas cuantas horas de debate para la aprobación de un proyecto de acuerdo. Igual que en la actualidad, anteriormente también se hacían preconcejos, Dice Armando Estrada Villa, con la diferencia que antes no había una exigencia de que los concejales tuvieran que votar obligatoriamente, o tuvieran que callarse, había comprensión por quien discrepaba y tolerancia por los argumentos contrarios. No se le impedía al concejal, que opinara en contra del proyecto. En esa época, eran tres los debates que se daban en el concejo, el primero generalmente era protocolario, la iniciativa que presentara la administración o cualquier concejal, se aprobaba. Para el segundo debate, había un estudio de la propuesta, algunos concejales presentaban las observaciones o las objeciones; así se comenzó a creare el sistema de ponentes, este no existía, se le exigía a una persona que estudiara más a fondo el proyecto y rindiera un informe. En el tercer debate, a veces se armaban las garroteras y las zambras cuando no se compartía el proyecto472.

Congresista Óscar Suárez visita el Consejo de Bello 2005. Foto Archivo Javier Arboleda

En la actualidad varias de las propuestas presentadas provienen del ejecutivo. Uno de los debates montado por el Alcalde, fue la privatización del aseo y del alumbrado público. El proyecto de acuerdo generó una amplia dinámica. El servicio de aseo, en ese entonces, le correspondía a la administración y la nueva ley exigía privatizar el aseo para ser

188

472 Entrevista personal con Albeiro Barrantes. Mayo 14 de 2013.


atendido por una empresa privada, esto generó algunas discusiones de orden político, administrativo, incluso de índole social, porque algunos trabajadores debían cambiar de régimen laboral lo que implicaba la pérdida de algunos de sus derechos. La privatización del alumbrado público fue otro tema polémico, también era prestado por el municipio, la correspondiente exigencia de la ley para privatizar ese servicio llevó al Concejo a adelantar ese proceso, aunque estaba en juego intereses altos a nivel económico. Albeiro Barrantes473 recuerda que este acuerdo el cual le daba la concesión del alumbrado público a una empresa foránea no era el más adecuado, porque había una entidad local como Empresas Públicas con una prestación del servicio que él consideraba excelente, por tal motivo no votó por ese proyecto de acuerdo. Al caerse esa propuesta originó la destitución de diez personas que habían sido vinculadas a la administración por el concejal que había planteado la propuesta. No obstante, la privatización de alumbrado público favoreció y generó mayor desarrollo al municipio. El Concejo le dio prelación a programas y propuestas sociales y deportivas como las políticas públicas de equidad de género para las mujeres del municipio474. Creó la Oficina de Asuntos de Comunidades Negras475; el Concejo Municipal de Paz, este estaba conformado por 35 representantes de diferentes estamentos gubernamentales, eclesiásticos, sociales, económicos476; y el Instituto de Deportes Municipales de Bello, inicialmente se estaba considerando que fuera una Secretaría. Se reemplazó la Junta de Deportes inoperante, y se crea Deporbello.

473 Entrevista personal a Albeiro Barrantes. Mayo 14 de 2013. 474 Gaceta del Concejo. No. 41. Segundo semestre de 2003. Concejo de Bello. Acuerdo 11. Octubre 24 de 2003. 475 Gaceta del Concejo. No. 21. 1999. Concejo de Bello. Acuerdo 29. Diciembre 5 de 1998. 476 Gaceta del Concejo. No. 21. 1999. Concejo de Bello. Acuerdo 33. Diciembre 7 de 1998.

189


Barra del Concejo 2006. Foto Archivo Javier Arboleda

Uno de los proyectos decisivos en el urbanismo de la ciudad fue la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial, el primero fue creado en 1995; fue un diseño empírico pero marcó el derrotero de las necesidades de ordenar el municipio en su área urbana y rural. El P.O.T. le dio una destinación especial a la ribera del río Medellín, una destinación exclusiva al valle de Niquía, planteaba la conservación de Las Baldías por ser un lugar donde nacen las aguas del territorio y la protección del cerro Quitasol como un monumento especial a la ecología. En el año 2009, el Concejo, actualiza del POT, acuerdo 033. Autoriza las construcciones en altura, de más de cinco pisos. Esta decisión impacta de manera drástica el paisaje urbano de Bello. Generó nuevos referentes urbanísticos e incrementó el valor de la tierra. Albeiro Barrantes presidente del Concejo en 1997, logró firmar un acuerdo de hermanamiento con la ciudad de San Nicolás de los Garza, en el estado de Monterrey(México), para proyectar el municipio a nivel internacional y generar un intercambio a nivel cultural, laboral y otros frentes. A pesar de la mutua visita de dignatarios de ambas ciudades, los alcaldes, los concejales e industriales, la ejecución del acuerdo quedó a medias, no dio frutos porque no hubo un desarrollo más amplio para aprovechar ese intercambio. Acuerdos de hermanamiento anteriores se intentaron con Santiago de Chile y Caracas en Venezuela; pero tampoco se realizaron.

190

En los últimos años muchos proyectos de acuerdo pasaron por el Concejo que generaron gran polémica entre los concejales, la administración y la comunidad por el impacto en


ambiente y el territorio. Entre ellos estuvo el acuerdo de aprobación de la ubicación en Bello de la planta de aguas residuales. La planta de aguas residuales, fue uno de los debates fuertes. El tema de las aguas residuales, viene desde los años setenta, desde esa época, viene la gente aportando para el tema de las plantas, en las facturas de EPM, la gente aporta para crear esas plantas. Se habló del manejo de una plusvalía por la planta, pero no se hizo la socialización de la planta en las comunidades vecinas, cosa que apenas se está haciendo.477

Otro tema de gran polémica fue la actualización catastral del Municipio. No se había hecho desde 15 años atrás. El Concejo municipal debía revisar, modificar y aprobar los nuevos milajes para el cobro del impuesto predial. La actualización, como la aprobación de los milajes, generó un debate amplio y técnico, por las implicaciones económicas para las arcas del Municipio y la población bellanita, en quien finalmente recaía pago. El Concejo debió cumplir con la ley y en el 2011 acordó y aprobó la actualización. El Concejo tuvo la sede en el Palacio Gaspar de Rodas. Allí el público interesado en las sesiones no encontraba lugar, por lo que debía copar las ventanas desde la calle. La administración municipal exigía espacios para sus dependencias. Por eso el Concejo autorizó al Alcalde para construir una sede alterna en el terreno del viejo Teatro Bello. Inicialmente el sótano de la nueva sede se programó como asiento de la casa de la Cultura. El movimiento cultural de Bello rechazó la propuesta y en su lugar la administración trasladó a ese espacio el Concejo Municipal. Y para promocionar las actividades, la corporación se puso a tono con la era digital en la década del 2000 el concejo crea la página web, www.concejodebello.gov.co, en ésta se puede consultar el cronograma de cada período ordinario o extraordinario de las sesiones; los acuerdo desde 2008; la conformación de la mesa directiva, las bancadas, las comisiones y boletines de prensa, entre otros, se cuenta además con un correo electrónico, concejobello@hotmail.com, para que la comunidad envíe sugerencias, propuestas o inquietudes.

477 Entrevista personal Jaime Meneses. Abril 12 de 2013

191


Las Concejales Olga Suárez y Luz Imelda Ochoa 2002. Foto Archivo Javier Arboleda

Las mujeres en la política En 1954 la Asamblea nacional Constituyente otorga las mujeres el derecho al voto. Este derecho se ejerce en el plebiscito de 1957 que crea el Frente nacional. La mujer pudo elegir y ser elegida. Esa participación no sólo en lo político, sino también en lo social y laboral ha sido limitada desde épocas inmemoriales, le han puesto trabas para ejercer cualquier función, puesto que ellas fueron formadas para atender la familia, dedicarse al esposo, los hijos y el hogar. Los estudios académicos paulatinamente les fueron permitidos aunque no todas tenían la posibilidad de acceder a ellos, por la mentalidad colectiva de las mujeres asociada a estar en la casa. Las que lograron obtener una formación profesional aun sufrían el ser relegadas a un segundo plano, fenómeno Aun presente.

192

La ex concejal Alba Luz Bedoya dice en la entrevista citada: cuando fui presidenta del comando de juventudes liberales en Antioquia dirigidas por Armando Estrada, logre obtener un lugar en una tarima para plantear mis ideas. El invitado era Bernardo Guerra, era atípico que una mujer hiciera eso puesto que ellas estaban ahí era para servir las bebidas, atender a los invitados y a los mismos dirigentes políticos. Este señor me llamó


para que le sirviera un aguardiente y ella se negó, muy molesto preguntó, que hacía ahí. Pocas mujeres tuvieron la valentía de enfrentar ese estado de sumisión, de una participación política servil frente a la supremacía masculina. Alba Luz Bedoya Para llegar a la presidencia del comando de juventudes departamentales tuvo que enfrentar una discriminación de género similar. Cuenta que Armando Estrada estaba buscando el mejor equipo de jóvenes, ella era secretaria, lo único que podían hacer las muchachas. En el evento que congregó jóvenes de todo el departamento había como 300 hombres y menos de 20 mujeres. Mientras los demás de encargaban de organizar las planchas, ella hablaba con los jóvenes del área metropolitana sobre sus propuestas. Las pocas mujeres eran temerosas de hablar y mucho menos de figurar porque la orden era votar por un hombre. En la plancha por la que votaron estaba ella incluida y querían obligarla a retirarse, ella no lo hizo. Votación tras votación se rehusó a retirarse de la contienda, así logró obtener la presidencia del partido liberal a nivel departamental de las juventudes. En la historia del Concejo de Bello, hubo mujeres matronas, como Gabriela Uribe de Benjumea, María Díaz, Elpidia Arroyave y Esther Múnera. Fueron mujeres con carácter. Se les oía, sabían hablar y decían lo necesario. Fueron respetadas tanto en el ámbito político como social. Estas matronas eran tanto jefes de hogar como líderes en el Concejo, proponían debates y debatían con argumentos. Fueron inteligentes y capaces. Luz Helena Peláez recuerda que su madre, Esther Múnera de Peláez, fue una mujer luchadora, honesta y trabajadora, llegó al Cabildo a través de Gabriela Uribe. Fue la única mujer en ese entonces en el Concejo, y aunque fue respetada no fue del agrado de los demás ediles. Estuvo ahí porque arrastraba masas. La gente la quería por las obras caritativas. Cuando podía le daba mercados a la gente pobre, trabajaba por las reclusas y fue la designada para adjudicar las becas que el municipio otorgaba a los niños pobres. Inicialmente las cartas para esa solicitud fueron llevadas a la casa de doña Esther. A Gabriela Uribe se la recuerda como una mujer conciliadora que hacía labor social y Trabajaba por los niños pobres. Alberto Builes recuerda a las matronas porque cuando inició en la política ellas eran las que lo manejaban todo, no obstante, a ellas les gustaba trabajar para impulsar gente, no tanto participar directamente en política, por razón del oficio de amas de casa, actividad que les demandaba mucho tiempo y no podían trabajar en otra cosa mucho menos ejercer la política. Unas pocas tuvieron esa oportunidad, por no tener muchos hijos que les demandara todo tiempo. Ellas le dieron el toque femenino al recinto del Concejo. En 1958 en la sesión de instalación del primer Concejo del Frente Nacional, María Díaz hizo una proposición. Solicitaba al Secretario que pusiera el cuadro del Sagrado Corazón y de los demás héroes de la patria donde estaban antes. El ejercicio político de la mujer fue difícil. Para entrar al concejal debía ser recatada y tener buena reputación, conservar los valores, de lo contrario se le obstaculizaba. Cuando Luz Helena Peláez quiso entrar al Concejo le negaron su participación por rebelde y beligerante, una condición eminentemente masculina que no sólo era mal vista sino que producía celos. Estas mujeres pusieron una competencia aguerrida, para ejercer una labor que tradicionalmente ha sido realizada por los hombres; aun así llegó a ser suplente en la Asamblea, y muchas veces no la dejaban entrar al recinto. Alonso Berrío señala que en los años setenta la participación política de la mujer no fue directa ni masiva:

193


…por un lado las aspiraciones políticas de las mujeres en Bello en esa época, eran muy de la reivindicación inmediata, muy de dolor de madre, de esposa, de ama de casa, de ciudadana, eran mujeres de extracción humilde, sin mucha formación académica, lo cual no les quitaba corazón ni ganas. Eran muy participativas a ese nivel, de organizar en el barrio, pero nunca aspiraban ni intrigaban para participar y meterse en una lista. No había esa proyección, esa aspiración, por la misma situación de falta de ilustración, por la obligación hogareña que era muy pesada, a qué horas iba a pensar una señora de esas, con cinco hijos en meterse en semejante baile. Pero a la hora de aportar a la comunidad, de ir a las reuniones, de aportar ideas, de presentar iniciativas ellas estaban ahí y muchas de ellas se convirtieron en líderes de los barrios.

Concejales Estella Suárez Caro, Nubia del S. Valencia Montoya, Jean Lee Pavón Zapata, Daniela ortega Pérez. Foto Zhuyi Palacio Gallego. Archivo Centro de Historia de Bello.

Estas mujeres ilustres, las pioneras, le dieron cabida a otras para ejercer este y otros cargos. Entre ellas Priscila Díaz, Alba Luz Bedoya, Olga Suárez Mira, Luz Imelda Ochoa. Tuvieron la valentía de enfrentar una maquinaria política completamente masculina. Fue un logro que Luz Imelda Ochoa, a través una campaña llevó la opinión del municipio hacia el voto en blanco en las pasadas elecciones del 2011 contra un único candidato que se había presentado para la Alcaldía.

194


La ley de cuotas (Ley 581 de 2000), producto de la proclamada equidad de género, ha permitido una presencia importante de la mujer en todos los ámbitos de la vida social y política. La ley de cuotas en Colombia, a mi modo de ver, sigue siendo insuficiente, la participación femenina en las administraciones públicas no solo debe ser el 30% de cuotas femeninas, debería ser más. Esta debe nivelar la participación femenina con la masculina, por dos razones: primero por la obligación consagrada en la ley de cuotas, que ha estimulado y reconocido la importancia de la mujer en la participación administrativa y política y, segundo, porque hoy en día las mujeres se están capacitando más con el deseo de enfrentar grandes retos administrativos478.

Los partidos en la actualidad permiten la participación de la mujer más por obligación que por democracia, la invitan para cubrir un relleno y no porque crean en su capacidad e inteligencia. Albeiro Barrantes dice que en su época de concejal había en los movimientos muchas dirigentes, más no se les daba la oportunidad en el Concejo. Esto se debe a que la mirada femenina en los asuntos de gobierno conlleva a otros intereses, la mujer es más social, trabaja más la base, en el barrio, con los vecinos, la familia, la tercera edad, los grupos juveniles. Cita a reuniones, planea eventos, por su condición social son las multiplicadoras hacia todo tipo de población simpatizante y estos son temas que contrastan con el interés masculino de contratación y urbanización.

Mesa directiva Concejo de Bello. Luis Carlos Hernández, John Jairo Cardona, Alex Osorio, Norah María Castañeda Secretaria 2006. Foto Archivo Javier Arboleda

Por otro lado, hay poco solidaridad de género, las mujeres sienten celos entre sí mismas, son más apoyadas por los hombres que por las demás mujeres. Si hubiese solidaridad 478 Entrevista personal con Oscar Andrés Pérez Muñoz, ex alcalde. Mayo 31 de 2013.

195


entre ellas, habría una proliferación femenina no sólo en la política sino en los demás ámbitos de la sociedad y la cultura. Algunos grupos sociales organizados, apuntan a equilibrar la balanza en este aspecto tan importante. Permiten que la mujer llegue al escenario político tan determinante en el desarrollo. La discriminación afecta de igual forma a hombres y a mujeres. Sin embargo y por primera vez en su historia en las elecciones de 2011, llegaron al Concejo Municipal de Bello tres mujeres, de un total de 19 curules disponibles. Esto demuestra que la mujer ha venido ganando espacios de participación política, que han sido tradicionalmente masculinos. Y que están listas para enriquecer y afrontar los grandes retos que generan el quehacer político, los asuntos sociales administrativos y el desarrollo de la ciudad.

196


Fuentes Archivos Archivo Histórico de Bello Archivo Centro de Historia de Bello Archivo Histórico de Medellín Sala de prensa Universidad de Antioquia

Periódicos Clase Obrera, Año I, Nº1, Bello, febrero 13 de 1943. Diario Oficial. Bogotá. El Centenario, Medellín 1910. El Tiempo, 15 de mayo de 2013. Estrella del Norte, Año II, No. 40. Diciembre 20 de 1969. Bello. Frente Liberal, Nº 7, Bello, noviembre 3 de 1946. Gaceta Departamental de Antioquia 1913. Juventud, Nº 12, Bello, noviembre 2 de 1941. Periódico Acción, Año I, Nros. 3, 4 y 6. Bello 1945.

Exconcejales entrevistados Alberto Builes. Abril 30 de 2013. Alba Luz Bedoya, mayo 24 de 2013. Armando Estrada, abril 11 de 2013. Alonso Berrío, mayo 29 de 2013. Albeiro Barrantes, mayo 14 de 2013. Jesús H. Ospina, mayo 7 de 2013. Jaime Meneses (Concejal 1974 – 2010) 12 de abril de 2013. John Jairo Bermúdez, abril 17 de 2013. José Ángel Avendaño, mayo 17 de 2013. Javier Ríos, abril 18 de 2013. Guillermo León Velásquez, abril 8 de 2013. Luz Elena Peláez, mayo 4 de 2013. Gustavo López, abril 10 de 2013. Gustavo Jiménez Narváez, abril 30 de 2013. Óscar Andrés Pérez Muñoz, mayo 31 de 2013. William Ortega Rojas, abril 24 de 2013.

197


198


Bibliografía Anuario Estadístico de Antioquia 1950-1952 Abella, Félix. Gustavo Rojas Pinilla. Indignidad y contrabando ganadero. En: Revista Credencial Historia. Julio 1991 Aguirre, Guillermo. Bello en la división política. En: Bello Patrimonio Cultural. Alcaldía de Bello - Litomadrid, Medellín, 2003 ------------------------- El clientelismo Político en Bello. En: Huellas. Año VI, N° 6. Revista del Centro de Historia, diciembre 2004 - marzo 2005 -------------------------- La Anapo en Bello. Huellas de Ciudad. Año V. No. 5. Diciembre de 2003 - marzo 2004. Centro de Historia de Bello Archila, Mauricio. La clase obrera colombiana, 1930-1945. En: Nueva historia de Colombia, volumen III, Bogotá, Planeta, 1989 ------------------------- El uso del tiempo libre de los obreros 1910-1945. En: Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura Nº 18-19. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1990-1991, pp. 145-184. Avendaño Vásquez, Claudia. Desarrollo urbano en Medellín, 1900-1940. En: Historia de Medellín, tomo I. editor Jorge Orlando Melo, Suramericana de Seguros, Medellín, formas e impresos Panamericana, Bogotá, 1996 Carrasquilla, Tomás. Obras Completas. Tomo I, Medellín, Editorial Bedout, 1958 Córdoba, Luis Miguel. De la quietud a la felicidad. La villa de Medellín y los procuradores del Cabildo entre 1675 y 1785. Bogotá: Instituto de Cultura Hispánica. Editorial ABC Ltda., 1998. Correa Arboleda, Adriana. Pulpitazos y arengas políticas: una alianza violenta. En : Huellas de Ciudad, Año Xll, Nº14, diciembre 2012 ------------------------------------ Vida cotidiana en Bello 1930 – 1960. Revista Huellas de Ciudad. Año VI. No. 6. Diciembre de 2004 – Marzo de 2005, p. 16. Crónica Municipal. Serie IV, Medellín, diciembre de 1914 Crónica Municipal. Órgano Oficial del Concejo de Bello. Año 1. No. 1. Acuerdos 19831983. Municipio de Bello. Acuerdo 15. Noviembre 10 de 1982. --------------------------- Órgano Oficial del Concejo de Bello. Año 1. No. 1. Acuerdos 19831983. Municipio de Bello. Acuerdo 15. Noviembre 10 de 1982. ---------------------------- Órgano Oficial del Concejo de Bello. Acuerdos 1988 a 1990. No. 7. Municipio de Bello. Crónica Municipal. Acuerdo 3 de 1989.

199


Cruz Góngora, Jasón Rubén. El Frente Nacional en Colombia y su relación con el desarrollo empresarial. Trabajo de grado para optar al título de Administrador de Empresas. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá. 2011. Disponible en: http://repository.urosario.edu.co/bitstream/10336/2595/3/1011716038-2011.pdf Díaz, Alejandra. Primer Centenario, chimeneas y tiro al blanco. En: Huellas de Ciudad, Año X, Nº 12, abril de 2010 Departamento Nacional de Planeación. Los concejos Municipales: actores clave en la gestión del desarrollo de los municipios. Guía para concejales y ciudadanos. Elecciones de autoridades territoriales 2011. Bogotá. 2010 Duque Betancur, Francisco. Historia del Departamento de Antioquia. Editorial Albón – Interprints S.A. Segunda Edición. 1968 Galvis Gaitán, Fernando. El Municipio Colombiano. Editorial Temis, S.A., Bogotá, 1985 García Estrada, Rodrigo de J. (coordinador General). El Concejo de Medellín, protagonista de la capital antioqueña 1900-1999. Instituto Tecnológico Metropolitano. Editorial Marín Vieco Ltda. Medellín, 2000 Legislación Municipal de Bello. Recopilación de Acuerdos sobre servicios e Impuestos Municipales y Esbozo histórico de este Municipio. Bello, 1951 Leyes expedidas en 1913. Bogotá: Imprenta Nacional, 1914. López Bermúdez, Andrés. Un Concejo gerencial para consolidar el proyecto industrializador, 1920 - 1947. En: El Concejo de Medellín, protagonista del desarrollo de la capital antioqueña 1900 – 1999 Melo, Jorge Orlando. La Política de 1904 a 1946. En: Historia de Antioquia. Editorial Presencia Ltda. Suramericana de Seguros, Bogotá, 1988 Ortiz Mesa, Luis Javier. Política, Cabildo y Ciudad, 1850-1910. En: Historia de Medellín, Vol. 1. Medellín: Suramericana de Seguros, 1996 Osorio Agudelo, Carlos Mario. El Concejo de Medellín y su gestión en tiempos de violencia política y crisis institucional, 1948-1957. En: El Concejo de Medellín, protagonista del desarrollo de la capital antioqueña 1900 – 1999 Restrepo Piedrahita, Carlos. Constituciones Políticas Nacionales de Colombia. Bogotá: Panamericana, 1995 Rodríguez, Pablo. Cabildo y vida urbana en el Medellín Colonial. 1675-1730. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia, 1992 Rodríguez Piñeres, Eduardo. Constitución y Códigos de Colombia. Editorial Cromos Librería Americana, tercera edición, Bogotá, 1935

200

Roldán, Mary. La política de 1946 a 1958. En: Historia de Antioquia, Editorial Presencia Ltda. Suramericana de Seguros, Bogotá, 1988


Saldarriaga, Carlos. El ordenamiento urbano y las formas políticas de la ciudad: Municipio de Bello 1950 - 1970. Tesis de Historia. Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín, 1995 Spitaletta, Reinaldo. Agua que no has de beber…, en Bello la tenías que tomar. Revista Huellas. No. 6. Diciembre 2004-Marzo 2005. Centro de Historia de Bello Valencia, Nubia. La plaza de mercado, entre la politiquería y el patrimonio popular. En: Huellas de Ciudad, Año XII, Nº 14, diciembre de 2012 Vásquez Vargas, Claudia. Estructura de la Administración Municipal, Medellín Siglos XIX y XX. Secretaría de Educación y Cultura de Medellín. Imprenta Municipal, Medellín, 1997 Villegas, Hernán Darío y Saldarriaga, Carlos. Bello, Municipio a principios del siglo XX. En: Bello Patrimonio Cultural... 2003

201


202


203


204


205


206


207

Libro historia del concejo 1913 2013 corregido  

Cien Años de Acuerdos y Desacuerdos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you