Odisea Cristiana No. 43

Page 1

Odisea Cristiana

1


CONTENIDO

NÚMERO 43

4

¿Qué sucede cuando morimos?

8

¿Creemos en el Universalismo?

12

Y Dios me dijo: “¡Eres Maravilloso!”

27

2° Campamento Nacional Mexicano

COLUMNAS 3

EDITORIAL

Dios no excluye a la ciencia 11 Hmm… 16 DEL ESCRITORIO DE JOSEPH TKACH

Einstein y la Teología 19 REFLEXIONES

¿Qué sucedió en la cruz? 22 EL PROPÓSITO DE LA VIDA HUMANA

Aprendiendo a ser como Cristo en la vida diaria EL TURNO DE TAMMY 26 Confianza 31 Él conoce tu nombre 32 POEMA

La luz de tu amor Portada: Dios no nos ha dicho con exactitud lo que ocurre inmediatamente después de morir, pero nos da preciosas y grandísimas promesas de vida después de la muerte.

2

Odisea Cristiana 03-2013

Odisea Cristiana es publicada por Comunión de Gracia Internacional Grace Communion International, PO Box 5005, Glendora, CA, 91740; Copyright ©2013. Presidente: Joseph Tkach. Misiones hispanas en EEUU y México: Lorenzo Arroyo. Misiones en Centro y Sur América: Héctor Barrero. España: Pedro Rufián. Editor: John Halford. Jefe de Redacción: Michael Morrison. Editor edición en español: David Ágreda. Si tiene preguntas sobre los temas tratados en esta revista o quiere saber donde están nuestras congregaciones, puede comunicarse a cualquiera de las siguientes direcciones: Argentina: Olavarría 4543, (1842) Bo Las Flores, Monte Grande- BA. email: iduarg@gmail.com Tel. (011) 4295-1698. Colombia: Calle 49 #26-11 Galerías, Bogotá. Teléfono: 3142825. Chile: Casilla 11, Correo 21, Santiago. El Salvador: Calle Sisimiles 3155, San Salvador. sansalvador.gcichurches.org/ España: Apdo. 185, 28600 Navalcarnero, Madrid. Tel. 91 813 67 05 ó 626 468 629 comuniondelagracia.es Estados Unidos: P.O. Box 5005, Glendora, CA 91740-5005. Guatemala: Apartado 2489, Guatemala. Honduras: Apartado 20831, Comayagüela. México: comuniongracia.org.mx Paraguay: Juan de Salazar 1257Lambaré. Tel 595971316800 Perú: comuniondelagracia.pe Email: josekasum1@yahoo.es Resto del mundo: gci.org/churches web: http://comuniondegracia.org email: comunion.gracia@gmail.com facebook: ComuniondelaGracia twitter: @comuniongracia

Comunión de Gracia Internacional


EDITORIAL

Dios no excluye a la ciencia

C

uando hablamos de Ciencia y Religión, muchos piensan que estamos hablando de cosas que se contradicen una a la otra, pero en realidad, Dios no excluye a la ciencia y la ciencia no necesita excluir a Dios. El problema es que el término “religión” ha sido mal usado y desvirtuado al punto que puede causar una mala impresión en la mente de algunas personas. Aunque para muchos la religión puede representar algo de gran valor y grandes promesas, otros la consideran cosa de charlatanes. En ese sentido, la religión no es muy diferente de las diferentes disciplinas de la ciencia. La medicina, por ejemplo, también tiene sus propios charlatanes que ofrecen la cura para cualquier enfermedad, existen prácticas médicas cuestionables, y algunos se aprovechan de la medicina para enriquecerse. Pero el hecho de que la medicina puede ser mal usada sólo testifica al hecho de que tiene un valor intrínseco que es desvirtuado al ser usada con propósitos no apropiados. Así es con la religión, a pesar de ser mal usada, sigue existiendo la “religión pura y sin mancha” (Santiago 1:27). Incluso Albert Einstein, aunque no era un “creyente” en el sentido tradicional, fue un crítico firme del ateísmo. De esto nos habla el Odisea Cristiana

artículo “Einstein y la Teología”. Uno de los campos en los que hay mayor diferencia entre la ciencia y la religión es en la explicación de qué sucede cuando morimos. John Halford nos explica que, aunque la Biblia no nos dice con exactitud lo que ocurre “inmediatamente” después de morir, nos da preciosas y grandísimas promesas de vida después de la muerte. ¿Son estas promesas para todos o sólo para unos pocos? Joseph Tkach nos aclara que aunque Dios desea lo mejor para todos, no todos lo aceptarán, por eso no creemos en el universalismo. Una prueba de la existencia de Dios la tenemos en nuestra relación personal con él, como nos lo narra Wilfrido González. Es una relación tan cercana que Tammy Tkach nos dice que Él conoce tu nombre y Michael Morrison nos enseña a aprender a ser como Cristo en la vida diaria. Esta relación con Dios es lo que se vivió en el 2° Campamento Nacional Mexicano, como nos lo relata Samuel Mercado. Ese gran amor de Dios se demuestra en lo que sucedió en la cruz, como nos lo explica Rubén Ramírez. Disfrute su lectura. El Editor

3


¿Qué podía decir que no fueran palabras vacías, y sobre todo, que fuera cierto?

U

por John Halford

n funeral nunca es fácil, pero éste iba a ser particularmente difícil. Janet parecía ser una persona exitosa, atractiva, con un vivo sentido del humor. Pero su vida se vino abajo. Su esposo la abandonó en un divorcio complicado. Su negocio inmobiliario se desplomó. Luego se enteró de que tenía cáncer terminal. Era demasiado. Un día fijó una nota a la puerta de su garaje, diciendo: "Yo estoy aquí. Pero llamen a los servicios de emergencia primero". Luego tomó una escopeta y se mató. La familia, aturdida y tratando de dar sentido a la muerte de Janet, la habían incinerado, como Janet quería, pero también querían un 4

funeral. Y me pidieron que yo lo oficiara. El funeral fue muy concurrido y estuvieron representadas todas las partes del espectro religioso con muchas ideas diferentes acerca de Janet. Algunos estaban convencidos de que ella estaba en el cielo con Jesús. Otros creían que estaba dormida, esperando la resurrección. Algunos probablemente creían que ella estaba en el purgatorio (pero seguramente no por mucho tiempo, ya que era una cristiana devota y sincera). Algunos estaban convencidos de que, dado que Janet se había quitado la vida, Dios le había enviado directamente al infierno. Entonces, ¿quién tenía la razón? ¿O estaban Comunión de Gracia Internacional


todos equivocados? ¿Qué, precisamente, ha dicho Dios que nos sucede cuando morimos? La muerte es una frontera a la que con razón muchos temen acercarse siquiera, y mucho menos cruzar. Es, como escribió Pablo, un enemigo (1 Corintios 15:26), y tratamos de mantenerla lejos el mayor tiempo posible. Pero con el tiempo nos conquista a todos. ¿Entonces qué? La mayoría de las personas tienen algún tipo de creencia de que la muerte no es el final. Entonces, ¿qué podía decir yo en este funeral, que no fueran palabras vacías, y sobre todo, que fuera cierto?

¿Qué dice la Biblia? La respuesta no es lo muchos esperarían. Dios no nos ha dicho exactamente lo que ocurre inmediatamente después de morir. Él nos ha dicho que, y a causa de Jesús, tenemos la victoria sobre la muerte. Jesús nos aseguró que está deseoso de que nos unamos a él en experimentar la vida de una manera que nosotros los mortales no podemos imaginar, y su promesa es que esta nueva vida va a durar para siempre. Pero más allá de eso, la Biblia es frustrantemente imprecisa en los detalles. Sobre todo en los detalles de lo que ocurre inmediatamente después de morir. Nótese el énfasis en "inmediatamente". Algunas escrituras indican que los muertos están "dormidos", y así, suponemos que no saben Odisea Cristiana

nada hasta el momento de la resurrección cuando Jesús regrese (1 Corintios 15:6, 1 Tesalonicenses 4:14). Sin embargo, otras escrituras dan a entender que los muertos están de alguna manera conscientes y experimentan emociones.

Dios no nos ha dicho con exactitud lo que ocurre inmediatamente después de morir. Pablo no tenía miedo a la muerte física. Había, en algún momento de su vida llena de acontecimientos, dado un "paseo de visitante" en el cielo, transformando su visión del mundo. La vida "aquí abajo" se había hecho difícil y estaba ansioso por comenzar la siguiente etapa. Así que escribió a los filipenses: "Mientras yo esté vivo en este cuerpo, hay un buen trabajo para mí. Si tuviera que elegir ahora mismo, no sé qué escogería. ¡Difícil elección! Sé que el deseo de levantar el campamento aquí y estar con Cristo es poderoso. Algunos días no se me ocurre nada mejor" (Filipenses 1:22-23, El Mensaje). Pero, ¿qué quiso decir con "estar con Cristo?" Él no lo explicó. Juan, el autor del Apocalipsis, también habla de "ver" el cielo. "Yo vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y el testimonio que tenían. Ellos clamaban a gran voz, diciendo: “¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas a los habitantes de la tierra y dejas sin

5


vengar nuestra sangre?" Después a cada uno de ellos se le dio una túnica blanca, y se les dijo que esperaran un poco más, hasta que el número de sus consiervos y hermanos que iban a ser asesinados, como ellos lo habían sido, se completara" (Apocalipsis 6:911). Para complicar aún más el tema están las propias palabras de Jesús. Justo antes de morir, le pidió al Padre que recibiera su espíritu (Lucas 23:46). Poco antes de eso, él hizo una promesa al ladrón arrepentido que estaba sufriendo la crucifixión a su lado. Este hombre creía que, después de la muerte, las personas buenas van al "paraíso". Aunque no había sido un buen hombre, se dio cuenta de que Jesús sí había sido, así que le pidió que lo recordara en lo que sea que sucediera después. Jesús le aseguró: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23:43). Como puedes ver, la Biblia no nos da realmente una respuesta específica no ambigua a la pregunta de lo que nos sucede inmediatamente después de morir. Sin embargo, deja claro que la muerte es un punto de corte. Una fase de tu existencia se termina y otra fase está a punto de comenzar. Es como si Dios nos está diciendo: "No te preocupes por eso. Déjame a mí. Tengo las cosas bajo control". Jesús nos muestra cómo es. Lo que la Biblia enfatiza es lo que el 6

teólogo NT Wright ha llamado "la vida después de la vida después de la muerte", en nuevos cielos y una nueva tierra. Todas las pistas para esta vida provienen de Jesús. Cuando Jesús murió en la cruz, el Padre recibió su espíritu, pero tres días después, Jesús resucitó y luego ascendió. Él resucitó con un cuerpo. Un cuerpo real, reconocible, con genuinas partes corporales, no una manifestación tenue y etérea que podría hacer parecerse a un cuerpo cuando quisiera hacerse visible. Su cuerpo espiritual era una nueva forma de vida, una versión permanente y eterna de lo que había sido antes, un ser humano hecho inmortal. Sin dejar de cumplir con las limitaciones de tiempo y espacio, Jesús podía ir y venir desde las dimensiones que nosotros experimentamos hasta aquellas que están fuera de nuestro alcance, aunque no necesariamente más allá de nuestra imaginación. La Biblia también nos dice que lo que le sucedió a Jesús también nos sucederá a nosotros. "Ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha dado a conocer. Pero sabemos que cuando él aparezca, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Juan 3:2). Pero no es sólo una cuestión de "verlo" tan glorioso como puede ser. Apocalipsis 21 habla de nosotros viviendo con Dios, de tener comunión él, Comunión de Gracia Internacional


ése es el propósito para el cual hemos sido hechos y la finalidad para la que se nos ha dado la salvación. Vamos a vivir con el Dios trino en interminable amor, alegría y paz. Se nos ha dado promesas preciosas y grandísimas, dice Pablo, y Dios va a hacer más para nosotros que incluso no podemos pensar en pedir o imaginar.

de altruismo genuino. Esos momentos cuando pensamos: "Ojalá la vida fuera siempre así" no dan "vislumbres del futuro" a otro tipo de existencia. Es la forma en que se supone que debemos vivir, la forma en que el mundo podría ser y será un día. Esto nos anima a unirnos a Jesucristo esperando, como dijo Pablo, con "anticipación gozosa".

Este, entonces, es el enfoque de la Biblia cuando habla de la vida después de la muerte: Jesús mismo es el camino nuevo y vivo (Hebreos 10:20). Nuestra nueva vida sin duda será un descanso de ansiedad, sentimientos de culpa y de las limitaciones de nuestros cuerpos frágiles. Pero, aún más, estará llena de actividad y experiencias, todo lo que puedas desear en esta vida, y mucho, mucho más. La eternidad la pasaremos en una especie de inframundo nebuloso, completamente ajeno a todo lo que hemos experimentado y todo lo que nos gusta. "Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para los que le aman", escribió Pablo a los corintios. Y añadió: "Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu" (1 Corintios 2:9-10).

Así que, ¿podría ser que la anticipación gozosa continúa de alguna manera inmediatamente después de nuestra muerte física? Aunque no debemos ser dogmáticos, hay suficiente en las Escrituras para mostrar que esta es una fuerte posibilidad.

En este momento sólo tenemos unos pocos vislumbres. Podemos saborearlo cuando la experimentamos las cosas maravillosas de la vida ahora. El amor humano, el logro duramente ganado, las amistades profundas y los actos Odisea Cristiana

Esto es lo que pasaba por mi mente mientras me preguntaba qué decir en el funeral de Janet. Decíamos adiós a un ser querido, pero creo que Dios estaba diciendo: "Hola. Bienvenida no a tu descanso eterno, sino al resto de la eternidad". Cuando se quitó la vida, Janet se enfrentó a su último enemigo. Nunca más se enfrentará a otro. Sus días de dolor y desesperación se han acabado. Cualquiera que sea su estado actual, su futuro está seguro en los brazos de un Dios amoroso. Esto es lo que aquellos que la amaban necesitaban saber. Salí a la capilla, ante el público y dije: "En esta urna pequeña está todo lo que queda de Janet y que Dios no quiere." Después les dije el resto de la verdad. ◊

7


¿Creemos en el

Universalismo? Por Joseph Tkach

A

lgunos afirman que la teología trinitaria enseña el universalismo, la creencia de que todos serán salvados, sin tener en cuenta si son buenos o malos, si se han arrepentido o no, si han aceptado o rechazado a Jesús, y que, en consecuencia, no hay tal cosa como el infierno. Hay dos problemas con esta afirmación que es un argumento basado en una falacia lógica. Primero, hay que aceptar que la 8

teología trinitaria no sostiene la creencia en el universalismo. El notable teólogo suizo, Karl Barth, no enseñó el universalismo. Como tampoco lo hicieron teólogos como Thomas F. Torrance y James B. Torrance. En la Comunión de Gracia Internacional enseñamos la teología trinitaria, pero no el universalismo. El universalismo es una doctrina que no está basada en la Biblia, que dice que al final todas las almas, ya sean humanas, angelicales o demoníacas, serán salvadas por la gracia de Dios. Algunos universalistas argumenComunión de Gracia Internacional


tan que el arrepentimiento hacia Dios y la fe en Jesucristo son irrelevantes. Los universalistas típicamente niegan la doctrina de la Trinidad, y muchos universalistas son unitarios.

bilidad de que al final todos se arrepentirán y recibirán el don de Dios de la salvación, las Escrituras no son concluyentes. Por lo tanto no somos dogmáticos sobre este tema.

El universalismo es una

El segundo problema es: ¿Por qué la posibilidad de que todos sean salvados provoca hostilidad y acusaciones de “herejía”?

doctrina que no está basada en la Biblia, que dice que al final todas las almas, ya sean humanas, angelicales o demoníacas, serán salvadas por la gracia de Dios. En contra del universalismo, la Biblia enseña que hay salvación solo en Jesucristo (Hechos 4:12). En Jesucristo, que es el elegido de Dios por nuestro bien, toda la humanidad es elegida, pero eso no significa necesariamente que todos los seres humanos aceptarán al final el don gratuito de Dios. Dios desea que todos vengan al arrepentimiento, y ha creado una humanidad redimida para que tenga verdadera relación con él, pero la verdadera relación nunca puede ser una relación forzada. Creemos que, en Cristo, Dios hace provisión gratuita y justa para todos, incluso para aquellos que al morir parecen no haber creído el evangelio todavía, pero todos los que permanecen hostiles a Dios permanecen sin salvarse por su propia elección. Los estudiantes cuidadosos de la Biblia reconocen que, aunque no necesitamos descartar la posiOdisea Cristiana

Los credos de la iglesia primitiva no eran dogmáticos sobre la naturaleza del infierno. Las metáforas bíblicas para el infierno son de llamas, de tinieblas de afuera y de lloro y rechinar de dientes. La intención de las mismas es trasmitir a qué es semejante que una persona esté perdida para siempre, encerrada a sí misma en su “mundo”, con su propio corazón y deseos egoístas, rechazando obstinadamente la fuente de todo amor, bondad y verdad. Si se toman literalmente entran en conflicto. Pero la intención de las metáforas es que no se tomen literalmente, ilustran varios aspectos del tema del que traten. Lo que obtenemos de ellas es que el infierno, sea lo que sea, no es donde queremos estar. Tener un ardiente deseo de que toda la humanidad sea salva y que ninguno sufra en el infierno, no hace necesariamente a una persona hereje. ¿Qué cristiano no querría que todas las personas que han vivido se arrepientan, reciban el perdón y experimenten la reconciliación con Dios?

9


La idea de que toda la humanidad sea transformada por el Espíritu de Cristo es sin duda de desear. Eso es, de hecho, exactamente lo que Dios desea. Él quiere que todas las personas vengan al arrepentimiento y no sufran las consecuencias de rechazar su generosa provisión por ellas. Dios quiere esto porque ama al mundo (cosmos), como leemos en Juan 3:16. Dios nos dice que amemos a nuestros enemigos, de la misma forma que Jesús amó y sirvió incluso a su traidor, Judas Iscariote, en la Última Cena (Juan 13:1, 26) y en la cruz (Lucas 23:34). Sin embargo, la Biblia no garantiza que todos aceptarán necesariamente el amor de Dios. Advierte que puede muy bien que haya personas que rechacen su perdón, rechazando la redención y la adopción que Dios tiene para ellos. Pero es difícil creer que haya alguien que pueda tomar tal decisión. Y es más difícil aún imaginar que cualquiera persista en rebelión, en contra de tener una amorosa relación con Dios. Como C.S. Lewis describió en El Gran Divorcio: “Voluntariamente creo que los condenados son, en un sentido, rebeldes con éxito hasta el fin, quienes han cerrado las puertas del infierno desde su interior”. El Universalismo no debe confundirse con el alcance universal o cósmico de la efectividad de la obra salvadora de Cristo. En Jesucristo, quien es el elegido de 10

Dios por nosotros, toda la humanidad es elegida. Eso no significa que podemos decir por cierto que toda la humanidad aceptará el don de Dios al final. Pero podemos esperar sin duda que lo hagan. De acuerdo al apóstol Pedro, Dios “no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan” (2 Pedro 3:9). Más aún, Dios ha hecho todo lo posible para salvarnos de la terrible y horrible situación que es el infierno.

Sin embargo, al final, Dios no violará la decisión libre y persistente de aquellos que voluntaria y deliberadamente rechacen su amor y se alejen de él. De hecho, para controlar absolutamente sus mentes, voluntades y corazones, Dios tendría que deshacer su humanidad, tendría que anular su creación. Por supuesto, si Dios hiciera eso, no quedará ser humano para recibir libremente el valioso don de la gracia, que es vida eterna en Jesucristo. Dios ha creado y redimido a la humanidad para que tenga verdadera Comunión de Gracia Internacional


relación, una relación con él que no puede ser impuesta. La Biblia no borra la diferencia entre el creyente y el infiel, ni tampoco lo debemos hacerlo nosotros. Cuando afirmamos que todas las personas están perdonadas, salvadas y reconciliadas en Cristo, queremos decir que aunque todos pertenecemos a Cristo, no todos están en comunión con él. Aunque Dios ha reconciliado a todos consigo mismo, no todos están confiando y viviendo en esa reconciliación todavía. Por lo tanto el apóstol Pablo dice: “en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo (cosmos) consigo mismo... Así que… reconciliaos con Dios” (2 Corintios 5:19, 20). Y esa es la razón por la que nuestro ministerio no es de condenación, sino de proclamación de la obra acabada de reconciliación de Cristo. Nuestro enfoque es dar testimonio de la revelación bíblica y de la enseñanza ortodoxa con respecto al propio carácter, mente, corazón, propósito y actitud de Dios para con todas las personas, manifestadas en Jesucristo. Predicamos el señorío universal o cósmico de Jesucristo y por eso tenemos esperanza en la reconciliación cósmica de todos los creados de acuerdo a su imagen. Ya que la Biblia nos dice que el deseo de Dios es que todos vengan a él, en arrepentimiento, a recibir su generoso y costoso perdón, ese es nuestro deseo también. ◊ Odisea Cristiana

Hmm…

Yo confieso y profeso que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor. Incluyendo los amputados, los sordos y los mudos. Richard Moszumanski

Cuanto más la oración se convierte en una expresión sin trabas, libre y natural, de los deseos de nuestros corazones, más real se vuelve. Ole Hallesby (1879 – 1961) Cuando Cristo salió de la tumba, no fue solo un anuncio de que hay otra vida y un más allá, fue un cambio de la historia por un acto creador de Dios Todopoderoso. En este evento cósmico Dios estaba haciendo algo sólo comparable con lo que había hecho en la primera creación. Este fue el comienzo de una nueva era para el universo, el punto de inflexión decisivo para la raza humana. En la Resurrección de Jesucristo la nueva era había llegado, y este milagro estupendo significó el asalto de la historia y la transformación del mundo. -James S. Stewart Una fe a proclamar

11


E

s un día de trabajo normal, suena el despertador, me despierto para ir a trabajar, y Dios me dice: “¡Hola! ¡Qué alegría estar junto a ti! ¡No hay nada mejor que tu compañía! ¡Eres maravilloso!” Pero yo no lo escucho. Un poco aletargado, y con ganas de seguir durmiendo, trato de animarme pensando “debo estar muy agradecido porque tengo trabajo – un trabajo bien pagado, no me puedo quejar – gracias, Padre, gracias. ¡A darle!” Me levanto, despierto a dos de mis hijos (gemelos), luego me meto a la regadera y poco a poco me voy despabilando. “Gracias, Padre, porque mi familia y yo tenemos agua en abundancia, es una gran bendición que yo sé que en muchos lugares del mundo es un bien muy escaso” Y Dios me dice: “¡Estoy feliz! ¡Estoy feliz por tu compañía!” Sé que El me escucha pero en esos momentos yo no lo escucho a Él. Ya un poco más despierto, despierto por segunda vez a los gemelos y me aseguro de que se levanten, nos saludamos con un abrazo y un beso. “Gracias, Se12

Por Wilfrido González ñor, por mis hijos – ayúdanos a mí y a mi esposa a criarlos, ya vez como muchos papás batallamos para encaminar bien a nuestros hijos adolescentes” Y Dios me dice: “¡Te quiero muchísimo, y a tus preciosos hijos también!” Pero yo no lo escucho… Termino de alistarme, me asomo a la recámara de mi hijo mayor, veo que ya está despierto tecleando algo en su computadora. Hoy es su primer día de trabajo (un trabajo de medio tiempo en la Universidad donde él cursa su carrera). “Gracias, Padre, por darle la oportunidad a mi muchachote de adquirir experiencia laboral y ganar un poco de dinero para algunos de sus gastos, te lo agradezco de corazón” Y sé que Dios me escucha pero yo a Él no muy bien: “Hijito precioso, ¡cuánto disfruto tu compañía!” Bajo a la cocina y los gemelos ya están desayunando, saludo a mi esposa con un beso. “Gracias, Padre, por mi esposita. Te ruego que la ayudes mucho pues a ella Comunión de Gracia Internacional


le ha tocado sobrellevar la mayor parte del tiempo las dificultades que conlleva el criar a los hijos”. Y Dios me dice: “Tu eres especial para mí, ¡siempre te llevo en mi corazón!” Pero yo no lo escucho.

Cuando estamos listos para salir nos despedimos de mi esposa con un beso y nos dirigimos a la puerta, apenas abro la puerta de madera oigo detrás de la puerta de mosquitero un alegre bullicio: Es Luna, nuestra pastor alemán, que corre en círculos como loca frente a la puerta mientras agita la cola como si hubiera pasado meses sin vernos. Abro la puerta y veo esa peculiar sonrisa de perro con su larga lengua colgando por un lado de su hocico y dejando oír su agitada respiración (“¡aj, ah-aj, ah-aj ah-aj, ah-aj, ah-aj…!” – o algo así) y, cuando salgo, ¡salta, corre en círculos alrededor de mí y mueve la cola con tanta fuerza que sus caderas se mueven en sentido contrario al movimiento de su cola, y a veces me abraza una pierna mientras sigue moviendo la cola! Odisea Cristiana

¡Imposible contener tanta alegría!

Entonces caigo en cuenta: ¡Dios me está diciendo algo por medio de mi linda y graciosa perrita! ¡Dios me está diciendo que para Él mi compañía es un deleite extremo, me está diciendo que me ama INTENSAMENTE, que disfruta cada segundo de mi presencia (sí, también de TU presencia, y de la presencia de cada uno de sus preciosos hijos, de quienes anhela ser conocido y amado como Él nos ama)! Otras veces Luna va y agarra la pelota desinflada que tiene como juguete y me invita a jugar con ella su juego favorito: Jalonear la pelota. No siempre acepto su invitación por las prisas pero muchas veces procuro darme tiempo y agarro una orilla de la pelota y ambos disfrutamos lle-

13


nos de alegría jaloneando la pelota. Luna gruñe, “¡grrr!, ¡grrr!, ¡grrr!”, ¡y yo le sigo el juego gruñendo también! ¿Por qué no?

cho”, y le respondo: “Gracias, gracias, mi amoroso Padre, momentos como este me conectan contigo como si fueran una ventana hacia tu gloria. Gracias por mostrarme tu amor y hacerme sentir tu presencia de esta manera tan sencilla pero tan sublime” Dios creó infinidad de cosas o seres que nos muestran la profundidad, la grandeza y la intensidad de su amor por nosotros. Pero me parece que de todas sus obras escogió al “mejor amigo del hombre” para poner en esos animalitos su toque especial que puede hacer vibrar las cuerdas más profundas de tu corazón. ¿Quién te ama incondicionalmente como lo hace tu perro? ¿Quién te hace sentir que eres maravilloso, tratándote como un rey o como una reina como lo hace tu perro? ¿Quién quiere estar siempre a tu lado como tu perro? ¿A quién como a tu perro se le alegra el corazón con tan solo verte llegar?

Y por medio de estas sencillas pero intensas manifestaciones de amor se establece una sublime comunicación entre Dios y yo. Es como si Dios tuviera un juguete (Luna) en su mano y con ese juguete jugara conmigo. El invisible Dios de amor me dice por medio de algo visible: “¡Te quiero muchísimo!, ¡qué delicia tenerte junto a mí!” Y ahora sí lo “escu14

Mi esposa y yo solemos comentar en broma que Luna está “bien loca”, y a veces se lo decimos a ella misma: “¡LOCA, LOCA! ¡ESTAS MAS LOCA QUE UNA CABRA!” Y ella, con sus gracias confirma lo dicho… Y ¿quién creó al perro? Y ¿por qué lo hizo así? ¿Puedes percibir que Dios te está diciendo algo a través de tu perro? (Sí, yo sé que no todos tienen perro, que no a todos les gustan los perros, y que no todos los perros tienen el Comunión de Gracia Internacional


mismo temperamento pero estoy hablando de manera general – de lo que comúnmente ocurre entre un perro y su amo, ¿de acuerdo?). Así que yo, por mi parte, reconozco en el maravilloso trato que me da mi mascota canina el exuberante, intenso e incondicional amor de mi Padre celestial. Y me trae a la mente a una madre con su adorado bebé en sus brazos: Cómo lo besa, como lo alza y da vueltas con él, y lo hace reír, y la risa de su bebé es como un elixir mágico que parece llevarla hasta las nubes y enloquecerla de alegría, y le dice “mi rey”, “mi bodoque”, “mi cielo”, “mi regalito de Dios”… ¿acaso podría ser menos intenso el amor de Dios por nosotros, sus preciosos hijos? El que Dios tenga semejantes sentimientos por nosotros no es solo una idea que se me ocurrió a mí; Dios mismo describe lo que siente por nosotros sus hijos (representados por Efraím, el primogénito de Israel), y dice por medio del profeta Jeremías (énfasis mío): “¿No es Efraím hijo PRECIOSO para mí? ¿No es niño en quien ME DELEITO? Pues desde que hablé de él, me ha acordado de él CONSTANTEMENTE. Por eso SE CONMOVIERON MIS ENTRAÑAS por él” (Jeremías 31:20) Recordar estas palabras mientras veo la efusividad de Luna me ha ayudado a conocer mejor a Dios: Es un Dios vibrante, es un Odisea Cristiana

Dios exuberante, ¡es un Dios que disfruta de mi compañía con una intensidad que pareciera rayar en la locura! Y yo quiero aprender a amar así, como me ama Luna, como me ama Dios. No es natural para mí, no es natural para mi mente carnal pero el Espíritu Santo me ayuda… ¡y me inspira (entre otras cosas) por medio de mi mascota! ¿Qué espero lograr con esta reflexión? En primer lugar que, si no lo habías visto asi, creas que Dios mismo te dice por medio de un simple animalito como el perro, que te ama con esa efusividad, con esa intensidad ¡y de manera incontenible! En segundo lugar, que se despierte en ti una pasión semejante por ese Dios personal, íntimo y cercano. Y, en tercer lugar, que el resultado de lo anterior sea que en ti se desborde ese amor hacia los demás por si tal vez los ayudes a conocer al Dios que te trae tan “loco”. Porque este mundo necesita más gente que “enloquezca” por Dios. Y, conforme haya en el mundo más gente así de “loca”, entonces el mundo ya no estará tan loco… y será un mejor lugar para vivir porque la presencia de Dios será evidente en las vidas de sus hijos, y lo que Cristo dijo hace dos mil años llegará a ser finalmente experimentado en toda su plenitud por el mundo: El hecho de que “el Reino de los Cielos se ha acercado”. Amén. ◊

15


DEL ESCRITORIO DE JOSEPH TKACH

Einstein y la Teología

E

l 14 de marzo fue el aniversario de Einstein. Nació hace 134 años. Einstein siempre me pareció una personalidad fascinante. Hace más de cien años escribió un ensayo describiendo un postulado radical sobre la naturaleza de la luz que le dio la vuelta a la física convencional de entonces y llevó al desarrollo de la Teoría Quántica. Lo que puede que se reconozca menos es el impacto potencial que las ideas de Einstein tuvieron en la teología. A la física y a la química se les llaman “ciencias duras”. No porque sean difíciles, sino porque esos fenómenos físicos responden al método científico, adhiriéndose a predicciones demostrables por medio de experimentos controlados que pueden producir información precisa y cuantificable. Disciplinas como la sociología, las ciencias políticas y la teología son menos exactas, más difíciles de cuantificar y no producen resultados fácilmente predecibles fuera del medio experi16

mental. Se les llama “ciencias suaves”. Einstein mostró que las ciencias duras no lo son tanto, después de todo. Se dio cuenta de que las que se consideraban ideas establecidas sobre la naturaleza de la materia eran demasiado simplistas. La luz por ejemplo, se conduce en alguna forma enigmática, como onda y como partícula. Esta aparente paradoja desafiaba toda explicación científica simple. Einstein afirmó: “Lo que veo en la naturaleza es una estructura magnificente que podemos comprender solo muy imperfectamente, y eso debe llenar a toda persona que piense con un sentimiento de humildad”. La idea de la luz actuando como una onda y como una partícula es todavía un concepto difícil de entender. Es una idea que pareciera pertenecer a las ciencias suaves, no a la física. A medida que los científicos se han adentrado investigando en los dominios de lo muy grande y Comunión de Gracia Internacional


vista de la constitución fundamental de la materia o incluso del mismo espacio, y también podrían proveer un cuadro más abarcador de la naturaleza de la realidad”. de lo incompresiblemente pequeño, han encontrado paradojas incluso más extraordinarias. Stephen Hawking, un físico teórico contemporáneo brillante ha escrito: “La física quántica es un nuevo modelo de la realidad que nos da una imagen del universo. Es una imagen en la que muchos conceptos fundamentales para nuestra comprensión intuitiva de la realidad no tienen ya significado” (El Gran Diseño -The Grand Design). De acuerdo a la física Lisa Randall en su libro Llamando en la Puerta del Cielo: Cómo la Física y el Pensamiento Científico Ilumina el Universo y el Mundo Moderno (Knocking on Heaven’s Door: How Physics and Scientific Thinking Illuminate the Universe and the Modern World): “Estamos balanceándonos al borde de los descubrimientos. Los experimentos más grandes y excitantes de la física de las partículas y de la cosmología están de camino, y muchos de los físicos y astrónomos con más talento del mundo están centrados en sus implicaciones. Lo que los científicos encuentren en la próxima década podría dar claves que al final cambiarían nuestro punto de Odisea Cristiana

Este es un tema fascinante para la exploración. De alguna forma me ha ayudado en mi viaje hasta apreciar la naturaleza trina de Dios. Cuando veo que las paradojas existen en la naturaleza, no es tan difícil para mí aceptar que la naturaleza del Creador de la luz parezca, a mi limitada comprensión humana, también paradójica de alguna forma. Albert Einstein no era un “creyente” en el sentido tradicional, aunque se consideraba a sí mismo un agnóstico, fue un crítico firme del ateísmo. Habría deplorado las estridentes voces de algunos científicos actuales que, enfadados, insisten en que Dios no existe. Él escribió: “Frente a la armonía en el cosmos que yo, con mi limitada mente humana, soy capaz de reconocer, hay, sin embargo, personas que dicen que no hay Dios. Pero lo que me enfada en realidad es que me citen para apoyar tales puntos de vista”. Aunque Einstein no creía en un Dios personal, nunca dejó de ir a los servicios en la Universidad de Princeton cuando se ofrecían oraciones por los judíos prisione-

17


ros en los campos de concentración. Mantuvo: “Aunque las esferas de la religión y la ciencia, en sí mismas, están claramente alejadas la una de la otra”, hay “fuertes relaciones reciprocas y dependencias, como la aspiración por la verdad derivada de la esfera religiosa”. Una vez explicó que: “la ciencia sin la religión está coja, la religión sin la ciencia está ciega”. Einstein murió en 1955. No son solo las ciencias duras las que le deben gratitud. Cuando se le preguntó cómo llegó a su nuevo gran descubrimiento, dijo: “Me detuve delante del universo y escuché”. Él mostró que ser un científico no significa hacer todo comprensible con absoluta certeza. Demostró que los grandes nuevos descubrimientos en conocimiento llegan solo cuando permitimos que una realidad, mucho más grande que nuestra comprensión previa permitiría, determine cómo vamos a conocerla, y cuando permitimos en humil-

dad que nos diga su naturaleza. De esta forma, Einstein, sin duda, abrió la puerta para que algunos reconocieran la legitimidad de la llamada “ciencia suave” de la teología; porque en teología estamos delante de la Realidad que excede con mucho a nuestra comprensión. Pero cuando escuchamos en humildad en el lugar donde Dios se ha dado a conocer personalmente a sí mismo, podemos sin duda tener conocimiento real, sino absolutamente abarcador, de Dios. Y ese lugar es una persona: Jesucristo. La teología cristiana no es anticientífica y la ciencia no puede ignorar una realidad más grande que nosotros mismos, y más grande que nuestro universo. Hacerlo sería, bueno, no científico. Como Einstein escribió: “Todo el que esté seriamente interesado en la búsqueda de la ciencia se convence de que un espíritu está manifiesto en las leyes del universo, un espíritu muy superior al ser humano, y uno ante el cual nuestros modestos poderes se deben de sentir humildes”. ◊

Joseph Tkach es Presidente de

Comunión de Gracia Internacional. 18

Comunión de Gracia Internacional


REFLEXIONES

Por Rubén Ramírez Monteclaro

T

odo cristiano tiene en alta estima la cruz de Cristo; será porque en ella murió el Salvador del mundo, el redentor de la humanidad, el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Todo cristiano también sabe que por medio de ese instrumento de tortura destinado para los más crueles delincuentes de esa época, Jesús termina una obra planeada desde antes de la fundación del mundo; “Consumado es” son sus últimas palabras con vida humana (Juan 20:30). En Cristo Dios concibe a la “humanidad santa y sin mancha” (Efesios 1:4), creada a la “imagen y semejanza” de su Creador (Génesis 1:27); sin embargo, el pecado empañó la imagen de Dios y corrompió la naturaleza humana engendrada por el mismo Padre Celestial. Dios sabía que esto iba a suceder, por eso la obra redentora del Cristo de Dios ha lugar en la historia y en el Odisea Cristiana

mundo. Pero, ¿Por qué la cruz? ¿Por qué ese instrumento vil de tortura? ¿Qué tan delincuente fue Jesús? ¿Por qué Dios permitió que su Hijo muy amado sufriera tan cruel tormento? ¿Qué sucedió realmente en ella? Todas estas preguntas merecen una respuesta: Para Dios el tiempo no existe, Él lo creó para el hombre, para que en el lapso de menos de 100 años pudiera darse cuenta de que es heredero de la misma gloria de su Creador; fue concebido de tal manera que aun siendo humano, pudiera vivir en santa comunión con Dios, su Padre; sin embargo, un día decidió separarse de quién dependía para hacer su propia vida, lejos de su proveedor, protector, y amante esposo. Este hecho causó la muerte y la oscuridad, y la humanidad se corrompió a tal grado que el profeta Jeremías afirmó: “El corazón humano es lo más engañoso que

19


hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” (Jeremías 17:9) La declaración del profeta la podemos corroborar cuando le damos un vistazo a la historia de la humanidad, desde el rechazo de Dios y el fratricidio de Caín, hasta dos guerras mundiales, rodeadas de tantas perversidades y seguidas de ruindades, fraudes, genocidios y maquinaciones de daño de los unos a los otros, cuando Jesús nos pide que nos amemos en Espíritu y Verdad. Esta humanidad muerta espiritualmente, viviendo en la completa oscuridad que trae el rechazo de Dios; esta humanidad alejada de Dios porque no permite que se le diga qué es lo mejor para sí y menos cuando la voz sale de quien es su Creador. A esta humanidad es a la que desciende Dios en la persona de Jesús, para adoptarla (Efesios 1:5) y hacer morada con ella: un solo ser el Creador y lo creado. Dios, al hacerse humano en la persona de Jesús, vino a experimentar en carne propia la declaración del profeta Jeremías: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9 RV60). El propósito inicial: sanar, restaurar y resucitar a una humanidad inmersa en sus perversidades, hacerla nuevamente apta para la convivencia con su Creador. 20

El propósito final: ser un solo ser Dios y la humanidad, tal como lo concibió desde antes que el mundo existiera. Así que, la encarnación, vida, muerte, resurrección y ascensión de Jesús cumple un propósito por demás excelso y sin precedentes. Esto engrandece la obra de Jesús mi Salvador, quien me ha purificado y santificado; y ¿Cómo lo logró? Viviendo en la carne la perversidad de la humanidad caída y dejándola clavada en ese instrumento de tortura que es la cruz, destinada para los más perversos delincuentes, porque la humanidad era eso (Jeremías 17:9).

Veamos la cruz como el instrumento empleado por nuestro amoroso Padre para que ahí se quedara mi humanidad mala, pecadora y depravada. Demos respuesta a las preguntas iniciales: ¿Por qué la cruz? ¿Por qué ese instrumento vil de tortura? Porque era el instrumento destinado a purgar los más viles y perversos delitos del hombre. ¿Qué tan delincuente fue Jesús? Cargó con todos los delitos y perversidades de la humanidad para poder expiarla plena y totalmente. ¿Por qué Dios permitió que su Hijo muy amado sufriera tan cruel tormento? Porque el amor Comunión de Gracia Internacional


de Dios por la humanidad sobrepasa todo entendimiento. El amor (ágape) de Dios es un amor de un sólo sentido: dar, dar, dar… es amar sin que la persona objeto de ese amor no se merezca ese amor ¿Qué sucedió realmente en la cruz? En ella quedó clavada y muerta la perversidad de la humanidad. Después de ese día y de ese hecho en particular, la humanidad dejó de ser lo que era: perversa, ruin y depravada, para emerger una nueva humanidad en la persona del Cristo resucitado, una humanidad diferente, santa y sin mancha, llena del amor de Dios, de ese amor cuyo objetivo es dar, dar, dar… Así es como Dios ama y así es como nosotros los humanos debemos amarnos los unos a los otros, ya que en Jesús somos los hijos muy amados del Padre. Esa es nuestra nueva naturaleza: santa y sin mancha, en Cristo Jesús. Por eso, al conmemorar la muerte y resurrección de Jesús, llenémonos la mente y el corazón de esa gratitud que merece el amor de Dios “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que Odisea Cristiana

tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él”. (Juan 3:16-17) Veamos la cruz como el instrumento empleado por nuestro amoroso Padre para que ahí se quedara mi humanidad mala, pecadora y depravada. Pero más importante; veamos a Jesús emerger de la tumba resucitado con una nueva humanidad limpia, sin mancha ni arruga para empezar a vivir una vida en santa comunión con nuestro amoroso Padre, quien en su Hijo, nos dice: “ustedes son mis hijos amados”. Vivamos esta realidad, esta nueva humanidad y proclamemos fuertemente que Dios nos ha llevado a su reino, al seno mismo de su naturaleza santa, a vivir por siempre en su luz verdadera, inaccesible para los humanos antes de Cristo. Esa es nuestra misión: mostrar a la humanidad que vive en la oscuridad que Dios nos ha limpiado y hechos santos, para que pueda gozar de lo que nosotros los cristianos ya estamos disfrutando. Loor por siempre a nuestro Dios. Aleluya. Amén. ◊ Rubén Ramírez Monteclaro es pastor regional de Comunión de Gracia Internacional en Veracruz, México.

21


EL PROPÓSITO DE LA VIDA HUMANA

Por Michael Morrison

Aprendiendo a ser como Cristo en la vida diaria

F

uimos hechos para ser como Jesús, pero, ¿cuál es la diferencia de tratar de ser como Buda o Confucio? ¿Cómo es el cristianismo diferente de otras religiones que animan a la gente a imitar un personaje modelo muy respetado? Es diferente de varias maneras. La mayoría de las religiones enseñan algún tipo de obras como el camino de la salvación: decir las oraciones correctas y hacer las cosas correctas, esperando que sea suficiente. Dan a entender que la gente puede ser lo suficientemente buena si se esfuerza lo suficiente. Todos necesitamos la Gracia El cristianismo enseña que todos necesitamos la gracia, porque no podemos ser lo suficientemente buenos, no importa cuánto nos esforcemos. El punto de la gracia y del sacrificio de Jesús, es que ninguna cantidad de buenas obras o actos religiosos puede salvar a nadie. Si ese camino podría haber sido diseñado, entonces Dios lo habría hecho. “Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida, entonces la justicia ciertamente 22

hubiera dependido de la ley”. (Gálatas 3:21). El evangelio cristiano enseña que nadie puede ganar la salvación, y sin embargo, todos pueden tenerla, porque Jesús nos la da gratuitamente. Otra diferencia es que la mayoría de las religiones nos dicen que debemos cambiar nuestro comportamiento, y esperan que pongamos todo nuestro esfuerzo. El cristianismo dice que Dios mismo proveerá el poder que necesitamos para cambiar nuestras vidas. Nosotros, los humanos nos hemos metido en este lío, y no podemos rescatarnos a nosotros mismos. El poder de la salvación debe venir de Dios. Nosotros no estamos tratando de convertirnos en la imagen de Cristo, dejamos que Dios lo haga en nosotros. La Biblia describe esto como el Espíritu Santo viviendo en nosotros, Dios viviendo en nosotros, o Jesús viviendo en nosotros. El poder de cambiar nuestro comportamiento viene de Él, no de nosotros mismos. Es su trabajo, no algo de lo que nosotros podamos tomar el crédito correspondiente. La mayoría de las religiones motivan a la gente a través de amenazas y el deseo de obtener Comunión de Gracia Internacional


recompensas. El cristianismo nos motiva a través de la gracia y el amor. Obedecemos a Dios no por miedo, sino por amor y agradecimiento por lo que ha hecho. Y estamos seguros de que él nos ha dado las mejores instrucciones posibles sobre la manera de vivir. El cristianismo dice que fuimos creados con un propósito, y ese propósito es la felicidad eterna viviendo con Padre, Hijo y Espíritu Santo, que son supremamente amorosos. “En Tu presencia hay plenitud de gozo; En Tu diestra hay deleites para siempre” (Salmo 16:11). Jesús no es sólo un ejemplo de cómo debemos vivir - es también un ejemplo de lo que significa la salvación. Él vive en la gloria eterna, y dice que podemos acompañarlo en esa gloria, si confiamos en él. El crecimiento espiritual A través de los siglos, los cristianos hemos encontrado varias maneras de dejar que Dios haga su obra en nuestras vidas. Dios no nos obliga a amarlo - el amor, por definición, tiene que ser dado de buena gana, no se puede programar en nosotros o ser forzado a salir de nosotros. Tenemos que escoger amarlo. Dios obra en nosotros cuando nos sometemos a él. "Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad" (Filipenses 2:13). ¿ Cómo permitimos a Dios que haga su obra en nuestras vidas? Odisea Cristiana

¿Cómo llegamos a ser más como Jesucristo? De varias maneras: En la adoración recordamos la grandeza de Dios, su misericordia y su deseo de hacer el bien en nuestras vidas. Recordamos que podemos confiar en él y que dependemos de él, tal como lo hizo Jesús. En la oración, reconocemos que dependemos de Dios, y le pedimos la ayuda que necesitamos – necesidades tales como comida, intervención y cambio espiritual. "Por nada estén inquietos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios" (Filipenses 4:6). En el estudio de la Biblia, podemos leer y pensar acerca de las obras y palabras de Dios. Jesús estudió las Escrituras y utilizó sus palabras para ayudarlo a resistir las tentaciones (Mateo 4:1-11). Dijo que los seres humanos no vivimos "solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (versículo 4). La vida espiritual necesita alimento espiritual. Aprendemos de nuestras interacciones sobre la manera de expresar amor, y crecer en el aprecio para las personas que tienen talentos y habilidades diferentes de las nuestras. Jesús creó la iglesia no sólo para predicar el evangelio, sino para ayudarnos a crecer, porque eso también es parte de su obra y su propósito.

23


En la iglesia, nos relacionamos con otras personas que están en el mismo programa de entrenamiento centrado en Cristo. En el servicio, en ayudar a los demás, actuamos de la manera en que Jesús lo haría. Aprendemos por experiencia que el servicio nos da más satisfacción en la vida que el egoísmo. Estar involucrado en la obra de Dios es el sentimiento más satisfactorio de todos, ya que será de valor eterno. Cuando morimos, no podemos llevar las cosas físicas con nosotros, pero podemos llevarnos las relaciones con nosotros y continuarlas en la próxima vida. En las experiencias del día a día de la vida, tenemos la oportunidad de aprender a ser como Jesús, al elegir ser paciente, ser considerado, ayudar a otros, orar. En el trabajo y en nuestros hogares, Jesús tiene algo que decir acerca de lo que hacemos. ¿Qué pasa con las pruebas y dificultades de la vida? Nos gustaría que se fueran, pero Jesús nunca prometió eso. En cambio, él nos prometió problemas: “En el mundo tendrán aflicción” (Juan 16:33). “El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán” (Juan 15:20). Ser como Jesús no es fácil. Dios usa nuestras dificultades como oportunidades de aprender. Incluso Jesús tuvo que experimentar problemas. "Aunque era 24

Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció" (Hebreos 5:8). Si hasta Jesús tuvo que aprender a través del sufrimiento, podemos esperar que sea parte de nuestro programa de entrenamiento, también. Vamos a experimentar problemas en la vida sigamos o no a Jesús. No se trata de no tener problemas , sino de aprender de esos problemas. ¿Reaccionamos a los problemas de la manera en que Jesús lo haría, o nos amargamos y buscamos venganza? Aprendemos más sobre el amor, cuando amamos a las personas difíciles de amar, aprendemos más acerca del perdón cuando las personas pecan contra nosotros. Nuestro carácter se moldea más como Jesús no tanto en los buenos tiempos, sino en los tiempos difíciles. ¿Cómo reaccionamos ante los problemas? No siempre entendemos por qué Dios permite que la gente sufra. No podemos ver nada bueno o alguna lección que aprender. Pero Dios nos asegura que "en todas las cosas interviene Dios para bien de los que lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito" (Romanos 8:28). Puede que no sepamos cómo - sólo tenemos que confiar en él. Cualquiera que sea la prueba, por lo menos podemos estar seguros de esto: "Nuestros sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que habrá de revelarse en nosotros" (versículo 18). Comunión de Gracia Internacional


Podemos estar seguros, incluso en nuestras pruebas, que Dios tiene algo maravilloso planeado para nosotros. Nuestras pruebas son sólo temporales, ¡pero la gloria va a durar para siempre! La Biblia nos advierte que varias cosas pueden sofocar la obra que Dios está haciendo en nuestras vidas. Podemos resistir a los enemigos, pero tomará un cierto esfuerzo. En Lucas 8, Jesús contó una historia acerca de las semillas en diferentes tipos de suelo. En su historia, la semilla representa la palabra de Dios (versículo 11). Algunas personas reciben el mensaje del Evangelio con alegría. "Ellos creen por algún tiempo, pero en el momento de la prueba se apartan" (versículo 13). Se espera que el cristianismo es viento en popa, pero eso no es lo que Jesús promete. "Cuando surgen problemas o persecución a causa de la palabra, luego tropiezan" (Mateo 13:21). Otro grupo de personas son como semillas que cayeron entre las malezas. Aunque el mensaje de Jesús empezó a crecer en su vida, fue ahogado con el tiempo por las malas hierbas. "Al continuar su camino son ahogados por las preocupaciones de la vida, las riquezas y los placeres, y no maduran" (Lucas 8:14). Algunas personas están tan distraídas por las cosas de este mundo, que no llegan a pensar en la vida eterna. Odisea Cristiana

El evangelio no tiene resultados en sus vidas, porque lo ignoran – están demasiado "ocupados" para ver la eternidad cualquier momento. O se divierten con la riqueza, o se frustran tratando de hacer riquezas (ver también 1 Juan 2:16-17). De cualquier manera, no le dan a Dios todo el tiempo. Están eligiendo la vida mortal en lugar de la vida eterna. Sin embargo, algunas personas responden bien al mensaje: "La semilla en buena tierra son los que tienen un corazón noble y bueno, que oyen la palabra, la retienen, y por la perseverancia dan fruto" (Lucas 8:15). La perseverancia nos ayuda a crecer y producir fruto. Nuestras decisiones hacen la diferencia en lo que el evangelio hace en nuestras vidas. Necesitamos valorar la vida eterna que Jesús nos ofrece - y tenemos que actuar sabiendo que es más valiosa que las recompensas temporales de esta vida mortal. Debemos amar a Dios más de lo que amamos el dinero, los placeres físicos, o el éxito que este mundo ofrece. Esas cosas son temporales, por lo que debemos mantener nuestros ojos en la meta de la vida eterna, con felicidad eterna y significado eterno. Tenemos que decidir. Si queremos una vida plena, una vida satisfactoria, una vida agradable, entonces tenemos que mirar a Jesús como nuestro modelo, y

25


como el poder que puede cambiar nuestra vida. Dios quiere que vivamos para siempre en amor y alegría , y tenemos que confiar en él para hacer el trabajo que ya ha comenzado. Dios nos creó para ser "a su imagen“ y envió a Jesús para garantizarla para nosotros, podemos estar seguros de que va a terminar su obra en nuestras vidas. ¡Confía en él, y permítele trabajar con más fuerza! ◊ Michael D. Morrison tiene un doctorado del Seminario Teológico Fuller. Es editor de Comunión de Gracia Internacional, Jefe de redacción de la revista Odisea Cristiana, colaborador habitual de dicha revista, instructor adjunto en la Escuela de Posgrado de Teología Azusa Pacific y Decano de la Facultad y profesor de Nuevo Testamento en Grace Communion Seminary. También es pastor asociado de NewLife Fellowship en Pasadena, California, EEUU.

Lectura recomendada ¡El evangelio sí es buenas noticias! y sigue siendo para siempre buena noticia, la mejor noticia imaginable, para absolutamente todos y todo. No es solamente buena noticia para los pocos que llegaron a conocer a Cristo antes de morir; es buena noticia para toda la creación; aun para todos aquellos que murieron antes de jamás haber oído acerca de Cristo. Puedes leer en línea o descargar este folleto en: http://comuniondegracia.org/categor y/literatura/

26

Confianza

“Confía en el SEÑOR con todo tu corazón.” Proverbios 3:5 ¿Cómo se ve la confianza? Se ve como un niño sentado tranquilamente en el regazo de su madre, sabiendo que está seguro y que todo está bien en su mundo. Se ve como un niño que camina por la calle de la mano de su padre, sin preocuparse de a dónde van o qué va a pasar más adelante. Es saber que porque mi papá está ahí, todo está bien. La confianza es no tener ningún miedo, ninguna preocupación, ninguna ansiedad por el futuro, porque él está contigo. ¿Qué significa “con todo tu corazón”? Tu corazón es todo de tí, todo lo que eres: pensamientos, decisiones, sentimientos, emociones, deseos, cuerpo y alma. Podemos confiar en Dios con todo lo que somos. Él no nos defraudará, incluso si dejamos de ir tomados de Su mano por un rato. Podemos confiar en Él porque Él nos ama, completamente y sin condiciones. ◊ Tammy Tkach Comunión de Gracia Internacional


2º Campamento Nacional Mexicano Por Samuel Mercado

E

l segundo Campamento de Crecimiento Cristiano e Integración se llevó a cabo en la playa de Guayabitos de los días 29 de Diciembre al 1º de enero de

Odisea Cristiana

2013. Este campamento ha tenido por objetivo fomentar la unidad entre los jóvenes que asisten regularmente a las congregaciones de Comunión de Gracia Internacional a lo largo de toda la República Mexicana. El campamento tuvo un doble enfoque en esta ocasión, por un lado se buscó el que cada joven descubriera que puede tener una relación personal con Jesucristo, eliminando falsos conceptos que en ocasiones se tienen sobre Dios y sobre la salvación. El otro tema fue la continuación del curso “Caminando con el Maestro, El llamado del Maestro” donde se mostró que Cristo nos llama a la salvación y a servir con nuestros dones aprovechando nuestra personalidad, experiencias y habilidades particulares, po-

27


niendo todo eso al servicio de la obra de dar a conocer el evangelio. En este campamento cinco jóvenes decidieron comprometerse con Cristo mediante el bautismo, los cuales se efectuaron por el joven pastor Natanael Cruz, asistido por Samuel Mercado. Los jóvenes bautizados fueron: José

28

Luis Lujano de Monterrey N.L., Enrique Isaac Iñiguez de Guadalajara, Jal., Fatima Rodriguez y Fernanda Rodriguez, ambas de la Cd. de México, y Paulina Reyna Langarica de Tepic, Nayarit. Tuvimos una asistencia de 32 personas incluyendo a los organizadores, adultos jóvenes y adolecentes. En esta ocasión 18 Jóvenes fueron beneficiados con una beca otorgada por la Fundación Jon Whitney, organización que otorga becas a jóvenes para asistir a campamentos cristianos, y muy seguramente sin este apoyo muchos no hubieran podido asistir debido al costo del campamento y el transporte adicional que deben costear ya que como se mencionó antes los jóvenes provienen de diferentes Estados y la mayoría deben viajar en autobús entre 6 y 10 horas, aunque algunos casos puede extenderse el viaje de 12 a 16 horas. Para recibir el año todos fuimos a la playa y cada uno compartió sus deseos Comunión de Gracia Internacional


para los demás y su agradecimiento para con Dios. Fue una velada muy emotiva y única, y después de recibir el año tuvimos una cena especial con birria, un platillo típico de Jalisco. En estos días además de los temas tuvimos actividades de integración, tiempo libre para convivir y salir a conocer el pueblo. Todos los asistentes preparamos nuestros desayunos, comidas y cenas, y nos encargamos de las actividades de limpieza. También algunos aprovecharon la oportunidad para hacer un recorrido en lancha a mar abierto para observar a las ballenas que en ésta época se encuentran migrando en el área. El compañerismo que se vivió fue excelente, los jóvenes que ya habían asistido al anterior campamento pudieron reencontrarse con grandes amigos, los jóvenes que fue su primer campamento pudieron sentir un verdadero compañerismo y aceptación en el grupo y se formaron grandes amistades. Odisea Cristiana

29


El resultado del campamento es positivo, se están levantando líderes de jóvenes de entre ellos mismos, algunos proyectos locales y otros nacionales para el desarrollo de la obra se están concretando, los jóvenes están aceptando el llamado de ayudar en el desarrollo espiritual de otros jóvenes, hay quienes se quieren preparar más y desarrollar sus dones en sus congregaciones locales. Agradecemos a Dios por la oportunidad que nos ha dado en este campamento de convivir nuevamente y de poder aprender más sobre el amor de Dios y su

voluntad para nuestras vidas. Gracias a todos los que nos apoyaron para poder una vez más haber realizado este proyecto. Nuestro próximo campamento será del 15 al 18 de Noviembre de 2013. Si estás interesado en participar y quieres mayor información puedes escribirme a isamuel.mg@gmail.com ◊

Escribe para Odisea Cristiana Podemos ser una denominación pequeña, pero con mucha actividad en cientos de congregaciones y decenas de países. Saber “lo que está pasando” puede ser una fuente de aliento e inspiración. Nos ayuda a orar unos por otros y ser renovados en nuestra vida cristiana. ¿Tienes una historia inspiradora que contar enfocada en algún aspecto de la fe y la vida cristiana? Compártela. ¿Hizo tu congregación una actividad evangelística con éxito? Escribe lo que hicieron, cómo lo hicieron, que resultados alcanzaron.

30

¿Conoces a una persona interesante, un miembro de la iglesia que ha tenido un fuerte impacto positivo sobre ti? Cuéntanos sobre esa persona. De preferencia que sea un artículo corto, sustancioso e interesante. Alrededor de 700-900 palabras estaría bien. Si es posible, envíanos tu artículo como un documento de Word adjunto a un correo electrónico dirigido a comunion.gracia@gmail.com. Asegúrate de incluir fotografías. ¡Estamos esperando tu artículo!

Comunión de Gracia Internacional


EL TURNO DE TAMMY

Por Tammy Tkach

Él conoce tu nombre

L

a población del mundo es de alrededor de siete billones. De acuerdo con un artículo en la wikipedia, aproximadamente una quinta parte de todos los seres humanos que han existido en los últimos 6,000 años están vivos hoy en día. Eso es un montón de gente. Pero, ¿a cuántos de ellos puedes nombrar? ¿A cien? ¿Quinientos? ¿Cuántos nombres de todos los miles de millones de personas que han nacido en esta tierra son recordados hoy? Todos esos nombres se desvanecieron en lápidas (si estuvieron en lápidas), ahora están olvidados. Sólo los nombres de los famosos y los infames se pueden recordar, y sólo algunos de ellos. Qué triste es pensar en todas las vidas durante los siglos perdidos en las brumas de la historia. Qué triste personalmente, pensar que nadie se acordará de nuestros nombres o los nombres de los que amamos. La realidad es que, dentro de unos cien años Odisea Cristiana

más o menos, se olvidarán nuestros nombres. Pero hay Uno que puede recordar todos los nombres de cada persona que haya nacido. Dios sabe y recuerda cada nombre de cada ser humano, y no sólo sus nombres, sino todo acerca de ellos. Dios sabe nuestros nombres, incluso nuestro segundo nombre y nuestro sobrenombre. Él conoce cada pensamiento, cada lágrima, nos ve y nos escucha cuando lo llamamos. Parece que es una necesidad básica – que queremos escuchar nuestros propios nombres, y queremos que otros lo recuerden. Cualquier persona que trabaja con público te dirá que debes aprender y decir el nombre de una persona cuando hablas con él o ella. Añade un toque personal a un argumento de venta. Oír que su médico pronuncia su nombre ayuda a que un paciente se sienta atendido. No queremos pensar que a los demás no les importa lo suficiente como para

31


recordar quiénes somos. Por supuesto, a medida que envejecemos, ¡se hace más difícil recordar nombres! A menudo tendrás que preguntarlo, aunque conozcas a la persona. ¡Y luego a veces no podrás recordar los nombres de tus hijos! Este mundo parece impersonal a veces. Puede ser un lugar triste y solitario. Hay días en que todos nos sentimos como si fuéramos sólo un número, oscuro y sin importancia. Nos preguntamos si a alguien realmente le importamos. Pero cada vez que una lágrima cae de mis ojos, Dios la ve. Él entiende e incluso llora conmigo. Si no hay nadie en el mundo a quien le importe, a Él sí. Saber que Dios sabe mi nombre y nunca se olvidará de lo que soy es un pensamiento reconfortante. ¿La vida te trata mal? ¿Te sientes un poco triste, solo, despreciado? Dios lo sabe y se preocupa. Él sabe tu nombre y conoce su dolor. Él tiene tus lágrimas en una botella (Salmo 56:8), y su corazón es para ti. Incluso ha escrito tu nombre en el libro de la vida (Lucas 10:20). La próxima vez que te sientas como un número, que a nadie le importas y nadie recuerda quién eres, piensa en el que guarda tus lágrimas, ha contado los cabellos de tu cabeza (Lucas 12:7) y se encarga de todas sus necesidades (Mateo 6:30). Él sabe tu nombre y tú lo oirás cuando te llame. ◊ 32

Dios Trino, cuán grande eres. Pintas el cielo en la oscuridad, salpicándolo de estrellas. A continuación, muy suavemente, un rayo de luz del sol detrás de otro, marca el comienzo de la luz del día, y la esperanza de un nuevo comienzo. Contigo cada día es un nuevo comienzo. Contigo cada momento desborda con esperanza. Tú que dijiste: “Ustedes son la luz del mundo”. Permite que brille tu amor en mí hoy. Juntos, disipemos la oscuridad y muy suavemente, un rayo de esperanza detrás de otro, pasemos la luz de Dios. Iluminemos este mundo con la luz de tu amor.

Comunión de Gracia Internacional


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.