Page 1

Odisea cristiana

NUMERO 35

Gracia, Comuni贸n, Internacional

E x p l o r a n d o la v i d a y l a f e


EDITORIAL

Por John Halford

Soy solo inteligente El Sr. L. era miembro de una iglesia que yo pastoreaba en el sudeste asiático. Era pequeño, emotivo y en cierto modo excéntrico. A veces me preguntaba si él estaba "jugando con la baraja completa", pero parecía bastante inofensivo. Un día, uno de los miembros me dijo: "¿Sabes que el Sr. L. es un grafólogo calificado?" "¿Un qué?" Le pregunté. "Es un grafólogo. Él mira tu escritura a mano y te dice cosas acerca de ti mismo." No me gustaba como sonaba eso. Me pareció espeluznante. Porque hablar a la gente acerca de sí mismos era mi trabajo como pastor, no el del Sr. L. "Sí, sí. Lo hago", admitió el Sr. L. con alegría, cuando le pregunté."¿Quiere que vea su letra?" Bueno, ¿por qué no? Podría ser una buena manera de hacer valer mi autoridad y exponer el fraude del Sr. L. Así que los miembros se reunieron alrededor y yo escribí una frase corta para el Sr. L. Miró mi oración por unos momentos, y luego dijo: "Muy interesante. Está claro que usted es un hombre muy inteligente Sr. John." Muy bien. Tal vez era cierta esta cosa de grafología después de todo. Y añadió: "Usted tiene muchas ideas, y es muy bueno con las palabras." (Sí. Es cierto.) "De hecho," dijo el Sr. L. mirando de cerca mi escritura, "Usted es tan inteligente que algunas personas pueden pensar que es brillante."

Odisea

c ri sti a n a

NÚMERO 35 2011 Odisea Cristiana es publicada por Comunión Internacional de la Gracia / Grace Communion International, PO Box 5005, Glendora, CA, 91740; Copyright ©2011.

Staff:

Editor Ejecutivo: J. Michael Feazell. Editor: John Halford. Editor Administrativo: Michael Morrison. Editor emérito: Paul Kroll. Editor edición en español: David Agreda. Traductores voluntarios: Ming Hui, Selena Venegas, Juan Galvan, Antonio Rodriguez. Publicador: Grace Communion International. Presidente: Joseph Tkach. Misiones en

Entonces él me miró fijamente y dijo: "Pero usted no es brillante. Usted es sólo inteligente. Así que no les crea, si la gente le dice que es brillante. Manténgase inteligente y tendrá éxito. Si usted comienza a pensar que es brillante, fracasará." Hmm. Todos parecían un poco avergonzados. No le dices eso al pastor, no se hacía en ese tiempo. Decidí sólo sonreír y darle las gracias. Pero nunca he olvidado sus consejos. Estaba en lo cierto. Es cierto que las ideas vienen a mí con facilidad. Soy adecuado en lo que hago, pero no soy brillante. Me falta mucho académicamente. Gracias a Dios tengo amigos que tienen la educación y la experiencia para apoyarme y complementar mi esfuerzo "inteligente, pero no brillante". ¡Qué bendición es conocer y aceptar tus limitaciones! Creo que el apóstol Pablo fue brillante, pero reconoció que era insuficiente, que se llama a sí mismo: "el menor de los apóstoles" (1 Corintios 15:9). Él escribió a los auto confiados corintios: "No muchos de ustedes fueron sabios según la carne, ni muchos poderosos ... pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios" (1 Corintios 1:26-28). Al leer Odisea Cristiana, veo el trabajo de muchas personas. La mayoría son inteligentes, algunos son brillantes en su campo de especialización. Mientras trabajemos juntos, cada uno haciendo nuestro mejor trabajo aceptando nuestras limitaciones, sabemos que esta revista será mayor que la suma de sus partes. Esperamos que eso significa que valdrá la pena su lectura.

Latinoamérica: Héctor Barrero. A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. Contribuciones: Odisea Cristiana acepta con agradecimiento las contribuciones para ayudar con los costos de publicación y llevar a otros la buena noticia del evangelio. Para comunicarse con nosotros puede dirigirse a cualquiera de las siguientes direcciones: Argentina: Iglesia de Dios Universal, Olavarría 4543, (1842) Bo Las Flores, Monte GrandeBA. email: iduarg@gmail.com Tel. (011) 4295-1698. Colombia: Iglesia de Dios Universal, Calle 49 #26-11 Galerías, Bogotá. Teléfono: 3142825. Costa Rica: Iglesia de Dios

2 Odisea Cristiana | Número35

CONTENIDO 3 Gracia, Comunión e Internacional ¿Qué dice nuestro nombre?

7 ¿Qué hay detrás del nacimiento de Jesús?

11 Un Milagro para Helen 15 Un Vecindario Inexistente SECCIONES 5 Vivir Adoptado Recibamos a Cristo recibiendo a otros 6 Del escritorio de Joseph Tkach 8 He estado leyendo Hambre por la llenura de Dios 13 Dia a Dia Levántate, resplandece, porque ha llegado tu luz 13 Amor y Matrimonio Cristo y la Iglesia, un modelo para el hogar 14 Hablando de la Vida Tú le perteneces, estás incluido, y le importas 16 Pensando en voz alta Sed Perfectos 16 Pregunta ¿Es permitida la cremación para los cristianos?

Universal, Apartado 7700, 1000 San José. Chile: Iglesia de Dios Universal, Casilla 11, Correo 21, Santiago. El Salvador: Comunión de la Gracia, Res. Los Girasoles, Senda 3 Oriente 23, Santa Tecla. España: Iglesia de Dios Universal, Apdo. 185, 28600 Navalcarnero, Madrid. Tel. 91 813 67 05 ó 626 468 629 www.idue.es Estados Unidos: Comunión de Gracia Internacional, P.O. Box 5005, Glendora, CA 91740-5005. Guatemala: Iglesia de Dios Universal, Apartado 2489, Guatemala. Honduras: Iglesia de Dios Universal, Apartado 20831, Comayagüela. México: Iglesia de Dios Mundial, http://churches.wcg.org/mexicocity Perú: Iglesia de Dios Universal, Email: josekasum1@yahoo.es

Comunión Internacional de la Gracia


Gracia, Comunión e Internacional

¿Qué dice nuestro nombre? por John Halford

C

uando nuestra iglesia decidió cambiar su nombre de Iglesia de Dios Universal a Comunión Internacional de la Gracia, algunos se quedaron perplejos. El nuevo nombre no es muy fácil de pronunciar. A menudo decimos las palabras en diferente orden. Pero más al punto, ¿qué significa? La reciente conferencia internacional en Orlando, Florida, fue la primera vez que se reunió el ministerio bajo el nuevo nombre. Cuando más de mil ministros y esposas de todo el mundo se reunieron para aprender, conocerse y adorar, fue una clara demostración de que Comunión Internacional de la Gracia es de hecho el nombre correcto para nuestra iglesia. Este nombre reúne tres elementos que describen con precisión lo que somos hoy, una comunidad internacional, unidos por la gracia de Dios.

Gracia El tema de la conferencia internacional fue: "Renovados en Cristo." La conferencia fue un vivo recordatorio de que no se trataba de un simple lema. Como iglesia, ministerio y como individuos, fuimos y seguimos siendo renovados, y no por nuestro estudio, grado académico o comportamiento justo, sino por la gracia de Dios a pesar de nosotros mismos. Hemos aprendido que la gracia es mucho más que una palabra religiosa, es la bondad de Dios activamente transformando corazones y mentes humanas. Habíamos vivido, y ayudado a lograr, la notable –algunos dicen sin precedentes- transformación de nuestra iglesia del legalismo a la libertad que viene de la comprensión del evangelio de la gracia. No fue una transición fácil (irónicamente, la gracia de Dios parece ser una píldora difícil de tragar), y muchos no se quedaron con nosotros. La mayoría de nosotros hemos perdido amigos, que decidieron no cambiar. El trauma que acompañó nuestra transformación denominacional está en el pasado ahora, y nuestra iglesia se ha establecido. Pero la experiencia ha dado lugar a una camaradería especial, y nos encontramos en Orlando como tal vez los soldados que han


participado en una batalla cumplida, con entendimiento y respeto mutuos. Alguien que nos haya conocido en el pasado tal vez no podría reconocer esta como una conferencia ministerial. No sólo por la vestimenta informal, o los estilos más informales de adoración o el hecho de que hombres y mujeres asistían en papeles de liderazgo. El abandono del legalismo ha dado lugar a un ambiente mucho más relajado. Las barreras artificiales erigidas por una estructura autoritaria y distinción de rangos ha desaparecido de alguna manera parecen irrelevantes en el nuevo clima de libertad. Hemos vuelto a conectarnos como amigos en un ministerio transformado por la gracia.

Comunión "Comunión" es una de esas palabras que tiende a perderse en la religiosidad. Ciertamente, describe la toma del pan y el vino en memoria del sacrificio de Jesús. Pero eso es sólo la punta del iceberg. Nosotros como comunidad estamos comenzando a comprender más plenamente que seguir a Jesús no se trata de leyes y reglamentos, ni siquiera de imitar a Jesús como un modelo a seguir. Se trata de relaciones genuinas: verdadera comunión con el Padre por el Hijo en la comunión del Espíritu Santo, y por lo tanto, en Cristo, verdadera comunión unos con otros. El Padre, Hijo y Espíritu Santo son un Ser en perfecta comunión, y Jesús oró para que sus discípulos compartieran esa relación y la reflejaran al mundo (Juan 14:20; 17:23). El tema de fondo de los talleres y sesiones plenarias de la conferencia fue la importancia de las congregaciones y los individuos en la construcción de una auténtica comunidad en Cristo unida por el Espíritu Santo, una verdadera hermandad arraigada en el amor con el que 1 Juan 4:8 define la comunión eterna del Padre, el Hijo y el Espíritu. A menos que una iglesia considere su función principal la edificación de una comunidad, se corre el riesgo de ver a la gente como herramientas para "hacer el trabajo." Y eso, como James Torrance señaló, puede conducir a un programa de evangelismo que será a la vez legalista y exclusivista. Él escribió, "El Dios trino está en el trabajo de crear comunidad, de tal forma que somos más verdaderamente humanos, más verdaderamente personas, cuando nos encontramos con nuestro verdadero ser en comunión" (James B. Torrance, La adoración, la Comunidad y Trino Dios de la Gracia, p. 74). Este es un concepto verdaderamente emocionante y refrescante. Es tan antiguo como el Evangelio, y sin embargo es fácil perder de vista en nuestro mundo moderno que busca "hacer el trabajo" mediante la organización de negocios, empresas, programas y corporaciones. En este tipo de estructuras, la gente puede ser vista como un producto consumible y tal vez incluso como material desechable.

4 Odisea Cristiana | Número35

Comunión Internacional de la Gracia


VIVIR ADOPTADO Reunirnos en la Florida nos recordó que la Iglesia, cualquier iglesia, es más efectiva cuando es, ante todo, una comunidad de amor. En nuestro caso, tenemos una oportunidad más inusual, porque nuestra comunidad, nuestra comunión con Cristo en el amor del Padre por el Espíritu Santo, atraviesa fronteras raciales, culturales y nacionales, de hecho, alrededor del mundo.

Recibamos a Cristo recibiendo a otros

Internacional Vinimos de todas partes: de casi todos los Estados de la Unión, Canadá, México, el Caribe, Centro y Sur América, Europa, Asia, Australia, África y las islas del Pacífico. Fue un vivo recordatorio de que somos una iglesia muy internacional no sólo de nombre. En cada comida, uno de nuestros directores de misión internacional informó sobre el crecimiento espiritual y la difusión del Evangelio en su región. Y en el discurso del presidente Joseph Tkach, habló aún más de la obra que Dios está haciendo a través de nuestra denominación en los muchos puestos de avanzada del evangelio que Dios nos ha dado en todo el mundo. Se nos recordó que Dios nos ha reunido en una iglesia que es verdaderamente internacional en su alcance. El Director del área del Caribe, Charles Fleming, lo resumió después de una visita a nuestra pequeña congregación en Haití tras el devastador terremoto a principios de este año. "En muchas maneras," escribió, "el aspecto más llamativo de esta visita para mí fue la constatación de que nuestros hermanos y hermanas de Haití sacaron fuerza de la solidaridad que sintieron llegar a ellos de nuestra familia de la iglesia en todo el mundo. Es como si los miembros de todo el mundo eran una "presencia distante" en su vida cotidiana. Una y otra vez nos pidieron transmitir su agradecimiento y dijeron que eran confortados al saber que mucha gente estaba orando por ellos. Me pregunté si yo estaba experimentando algún aspecto de la “unidad en Jesucristo” que se describe en Juan 14:19-20 y Juan 17:20-26". Es una bendición que nuestra iglesia es lo suficientemente grande para tener oportunidades de trabajar juntos y lo suficientemente pequeña para que esas oportunidades sean personales. Continuamente se están construyendo amistades a través de fronteras nacionales y culturales que con frecuencia crean división en nuestro mundo. Al reunirnos en la Florida, experimentamos de nuevo el amor duradero de Dios como una comunión internacional que ha sido transformada por la gracia eterna. Comunión Internacional de la Gracia es un buen nombre para eso.

La vida trinitaria de Dios con nosotros está centrada en la hospitalidad, el arte de hacer espacio en tu vida para los demás. Yahvé hizo espacio en su vida por las criaturas, pero cuando llegó a la casa de Eva y Adán para visitarlos, ellos se escondieron detrás de las plantas del patio y fingieron que no estaban en casa. Desde un punto de vista, la encarnación es la manera de la Trinidad de inyectar su hospitalidad de nuevo en la raza humana. Seamos honestos: Todos nosotros hemos hecho nuestra parte para hacer del mundo un lugar inhóspito para los demás, y es por eso que dar la bienvenida a la presencia de Cristo es doloroso para nosotros. Nos contradice, nos aplasta (Sal 72,4), nos quema (Mt 3,7-10), e incluso nos mata (Is 11,4). Pero incluso nuestra muerte sirve para nuestra resurrección. El dolor duele, pero es un maestro gloriosamente eficaz. Pablo escribió su epístola a los Romanos a causa de las relaciones raciales inhóspitas entre los creyentes judíos y gentiles. Pablo tuvo que darles el doloroso recordatorio de que cuando Dios te da la bienvenida a su vida, es para que puedas ampliar esa misma bienvenida a los demás (Rom 15,9-12). Cuando la Trinidad nos recibió en su vida, eso significó recibir toda nuestra basura, incluso la muerte, en su vida. Y si la hospitalidad le causó dolor a Dios, seguramente no será sin dolor para nosotros. Pero a medida que hacemos el arduo trabajo de soportarnos unos a otros, la gloriosa armonía Trinitaria es adoptada en nuestra vida juntos como seres humanos (15,5-7). John Stonecypher

Escuche sermones, lea más buenas noticias, estudios bíblicos, folletos y ediciones anteriores de Odisea Cristiana en nuestro sitio web www.comuniondegracia.org

www.comuniondegracia.org

Odisea Cristiana | Número 35

5


DEL ESCRITORIO DE JOS EPH TKACH

¿A

lguna vez te has preguntado: "Qué quiere Jesús para Navidad”? Podemos pensar, Jesús es Rey de reyes y Señor de señores, el Sustentador de todo, así que ¿qué podríamos posiblemente tener para ofrecer a Aquel que lo tiene todo? Bueno, de hecho, hay por lo menos tres cosas que Jesús quiere que le demos: Jesús quiere que nos entreguemos a él, entregando nuestras vidas y nuestras prioridades a él para que podamos ser sus manos y brazos en el mundo. Jesús quiere que nos amemos unos a otros, que es nuestro testimonio principal para él. "Un mandamiento nuevo les doy", dijo, "Ámense unos a otros. Como yo los he amado, así deben amarse unos a otros. En esto conocerán todos que ustedes son mis discípulos, si se aman unos a otros". Jesús quiere que seamos la sal de la tierra y la luz del mundo, difundiendo su amor por donde quiera que vayamos en el trabajo, en el mercado, en nuestras actividades recreativas, en la carretera, y en casa. Me siento honrado de servir a Cristo en una iglesia que está comprometida a darle esas cosas. Podemos ser una denominación pequeña, pero tenemos miembros y congregaciones en todo el mundo, alcanzando en el amor de Cristo unos a otros y a los que aún no son creyentes. Cada semana me entero de nuevas formas, tanto aquí en los Estados Unidos y en todo el mundo, en las que nuestras congregaciones están trabajando juntas para satisfacer las necesidades de los demás. Éstos son sólo algunos ejemplos: Nuestras congregaciones de Canadá proveen capacitación de liderazgo, recursos locales, y apoyo para el campamento de jóvenes para las congregaciones de África. Nuestras iglesias en Zimbabwe iglesias organizan las muy necesitadas conferencias para mujeres en toda la región. Nuestras iglesias de Kenia ayudan a los refugiados políticos. Nuestra iglesia en Madagascar apoya un orfanato, con la ayuda de iglesias de EE.UU.. Nuestras iglesias Filipinas ayudan a Iglesias hermanas en otros países. Una de nuestras iglesias de Malasia apoya una revista regional. Con la ayuda de nuestras iglesias de EE.UU., la Asociación Evangélica Bengalí ministra a la pobre nación de Bangladesh.

cian con las que tienen menos para ayudar con capacitación y evangelismo. Nuestras iglesias de EE.UU. proveen los fondos para nuestros directores de misión de Filipinas y el noreste de Asia, Oriente Medio y el sur de Asia, el Caribe, África, Europa y América Latina, así como nuestras conferencias y festivales nacionales e internacionales. Las donaciones de EE.UU. también proveen fondos para nuestra página web denominacional, www.gci.org, (comuniondegracia.org) que proporciona una ventana a lo que Dios está haciendo en la Comunión Internacional de la Gracia en todo el mundo, así como nuestros medios de educación y entrenamiento, incluyendo nuestros programas de video: Hablando de la Vida, Tú estás incluido, y otros, nuestra revista denominacional Odisea Cristiana, y nuestros folletos, artículos y documentos. Las donaciones de miembros de EE.UU. también proveen formación pastoral y de liderazgo, apoyo a los ministerios de reconciliación, y apoyo a la infraestructura (seguros, contabilidad, legal, etc.) que permite, entre otras cosas, la asistencia a las congregaciones en necesidad en muchos lugares del mundo, incluyendo proyectos como la traducción de literatura en El Salvador, los programas de radio en Colombia, el desarrollo de la misión en América Latina, así como el apoyo para el Fondo de Ayuda para Desastres, que ayuda a satisfacer las necesidades inmediatas de emergencia para nuestras iglesias de todo el mundo cuando ocurre un desastre. Sin la fe y la devoción de gente como tú, que han dado su vida a Cristo, que se aman unos a otros como hermanos miembros de Su Cuerpo, y que buscan ser la luz del mundo y sal de la tierra donde quiera que vayan, ninguna de estas cosas estaría sucediendo. Oro por ustedes todos los días, y les agradezco desde el fondo de mi corazón por su fiel devoción para compartir este camino de amor con los demás. Como ustedes bien saben, cada donación es de vital importancia, no importa cuán pequeña sea, durante estos tiempos económicos difíciles. Que Dios los bendiga en esta temporada de Navidad con paz de corazón y esperanza de la nueva creación, en la que ya no habrá más lágrimas, sino ¡alegría eterna! En el amor de Jesús,

Nuestras iglesias australianas ayudan a Pakistán, Nepal, India, Tailandia y otros países con Biblias y traducción y distribución de literatura, desarrollo pastoral, formación vocacional, herramientas para pastores rurales, y clínicas médicas. Nuestras iglesias del Caribe ayudan a Haití, y nuestra iglesia en Bermudas proporciona ayuda a Santa Lucía. Nuestras iglesias europeas con mayores recursos se aso-

6 Odisea Cristiana | Número35

Joseph Tkach Presidente Comunión Internacional de la Gracia

Comunión Internacional de la Gracia


¿Qué hay detrás del nacimiento de Jesús?

¿Qué importancia tiene el nacimiento de Jesús? ¿Cómo afecta a su vida este acontecimiento histórico? ¿Es realmente importante para la humanidad? por Rubén Ramirez Monteclaro

A

provecho esta temporada del año cuando todo mundo celebra el nacimiento del Señor Jesús, para hacer unas reflexiones acerca de la importancia que tiene para la vida de toda la humanidad dicho acontecimiento. Cuando vemos cómo la mayoría de las personas celebra el nacimiento de Cristo, nos damos cuenta que se le pone mucha atención a los preparativos para la celebración de una cena, la compra de los regalos, la preocupación por lucir bien ante nuestros invitados, todo esto con su inherente carga de estrés; al final se participa del hecho del nacimiento de Jesús de una manera momentánea, sólo los minutos que tarda la ceremonia, tanto en las iglesias, templos o en las casas, para después gozar de los manjares y de las charlas, a veces amenizadas con licor; de esa manera estamos participando en la celebración del acontecimiento milagroso más bello y sublime que pudiera existir, muchas veces sin reflexionar que detrás de todo esto hay una realidad tan sorprendente que sobrepasa todo entendimiento humano. La forma en que vivimos nubla la realidad de lo que hay atrás de la llegada de este bebé al mundo en las condiciones sui géneris que se dieron, siendo este el suceso más valioso e importante de la historia. Al final, todo mundo se queda con la imagen de ese tierno bebé que nació en condiciones paupérrimas, sin reflexionar qué significado tiene el hecho de que el Dios Todopoderoso y Creador del universo haya encarnado en la manera como muestra esa estampa que nos retratan las narraciones de los evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan, cumpliendo las profecías de Isaías y otros profetas y que los pintores, a través de la historia nos han regalado en sus cuadros el elemento visual que despiertan dichas narraciones. Sin embargo, al cabo de unos días nos embarga otra sensación de alegría así como de incertidumbre cuando nos encontramos con el primer día de otro año en nues-

www.comuniondegracia.org

tra existencia; nos proponemos hacer muchas cosas, hasta las anotamos en papel, sin embargo, al cabo de unos días, incluso horas, ya se nos olvidó y la inercia nos devuelve a nuestra rutina tradicional. Atrás de las estampas del nacimiento de Jesús se encierra el misterio y el milagro más grande que haya existido. Pidámosle a Dios que nos abra los ojos para verlo, creerlo, aceptarlo y gozarlo porque es para siempre. Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) vive por siempre en relaciones de amor, de gozo, de aceptación, de deleite mutuo entre sí; donde el Padre se goza en el Hijo porque lo conoce y se complace en esa relación de descubrimiento de las grandezas y cualidades que tiene cada uno, donde el Espíritu Santo siente el placer que da el trabajar para el Hijo porque lo conoce y se goza en su comunión, por eso y por mucho más que no conocemos, lleva a los humanos a Cristo porque Él es la Verdad. Dios ya se ha tomado la tarea de arreglar lo dañado que está la humanidad, y nos está llamando a dejar ese camino de destrucción que nos rodea invitándonos a Continúa en la página 10

Odisea Cristiana | Número 35

7


HE ESTADO LEYENDO…

Hambre por la llenura de Dios

por Rubén Ramirez Monteclaro

C

uántas veces en la vida nos hemos encontrado vacíos, insatisfechos, sin motivo por el cual vivir; mas cuando nos acercamos a Dios, no hallamos la satisfacción plena porque a veces lo que sentimos es dolor. Dios en su palabra nos dice que tal situación se debe a que debemos examinar nuestras prioridades para ver si no hay alguna pequeñita raíz de amargura que impide la satisfacción de nuestra alma. Hemos aprendido que para acercarnos a Dios y para ejercitarnos en la carrera es necesario aplicar las disciplinas espirituales que nos harán fuertes en este aspecto de la vida; siendo las principales y básicas: la oración, el estudio diligente de la palabra de Dios, la meditación y el ayuno (Richard Foster en su libro: “Celebrando la disciplina” las cataloga como disciplinas básicas, porque trata otras de índole superior) En su capítulo sobre el ayuno en La Celebración de la Disciplina, Richard Foster dice: “Más que cualquier otra disciplina, el ayuno revela las cosas que nos controlan”. Esta declaración me hizo reflexionar acerca de su por qué y encontré que una de las razones para ayunar es para saber lo que hay en nosotros, de acuerdo con lo que John Piper nos dice en su libro “Hambre por Dios, deseando a Dios por medio del ayuno y la oración”: “La raíz del ayuno es el hambre de la nostalgia por Dios. El asunto no es la comida sino cualquier cosa que pueda ser sustituto de Dios, y muchos pequeños actos de preferir a Dios antes que la comida, puede formar un hábito de comunión y contentamiento que lo prepara a uno para el último sacrificio. El ayuno cristiano es una prueba para ver cuáles deseos nos controlan. ¿Cuáles son nuestras pasiones favoritas? Lo anterior significa que el pan magnifica a Cristo en dos formas: el comerse con gratitud para su bien, y para calmar el hambre para Dios mismo. Cuando comemos saboreamos el emblema de nuestro alimento

8 Odisea Cristiana | Número35

celestial – el Pan de Vida. Y cuando ayunamos decimos, “Amo la realidad por sobre el emblema.” En el corazón del santo, tanto la comida como el ayuno son adoración. Ambos magnifican a Cristo. Ambos envían el corazón – agradecido y solitario – al Gran Dador. Cada uno tiene su lugar señalado, y cada uno tiene su peligro. El peligro de la comida es porque nos enamoramos del don; y el peligro del ayuno es que menospreciamos el don y nos gloriamos de nuestro poder de voluntad”. Cuando Jesús les dijo a los fariseos que sus discípulos no ayunaban porque el novio estaba con ellos, pero que llegarían días en que el novio les sería quitado y entonces ayunarían; agregó que nadie pone un remiendo nuevo en un vestido viejo, ni nadie echa vino nuevo en odres viejos, sino en odres nuevos, estaba dando a entender que había llegado el día en que se tendría que hacer un ayuno nuevo y no el ayuno al que estaban acostumbrados los judíos. Dice Piper: “¿Qué es entonces nuevo en el nuevo ayuno cristiano? Nuevo en el ayuno Cristiano es que se basa en toda la obra terminada del Novio. Lo asume. Lo cree. Lo goza. El dolor, la pena y el anhelo por Cristo y sus poderes que nos llevan al ayuno, no son la expre-sión de un vacío. Necesidad, sí. Dolor, sí. Hambre por Dios, sí. Mas no vacío. Las primicias que anhelamos ya han llegado. La prima que necesitábamos, ya ha sido pagada. La llenura por la que ayunamos ha aparecido en la historia y hemos contemplado su gloria. No es algo futuro. No ayunamos por la soledad. Cristo en nosotros es la esperanza de gloria. Hemos saboreado los poderes de la era por venir y nuestro ayuno no es porque tengamos hambre de algo que no hemos experimentado, sino porque el vino nuevo de la presencia de Cristo es tan real y tan grato. Debemos de tener todo aquello que es posible tener. La novedad de nuestro ayuno es que: Su intensidad viene no porque hayamos probado el vino de la presencia de Cristo, sino por haberlo saboreado tan maravillosamente por su Espíritu, y no podemos ahora ser satisfechos hasta que la consumación del gozo arribe. El nuevo ayuno, el ayuno cristiano, es un hambre por toda la llenura de Dios (Efesios 3:19), provocada por el

Comunión Internacional de la Gracia


aroma del amor de Jesús y por el sabor de las bondades de Dios en el evangelio de Cristo”. (1 Pedro 2:2-3) Dice el apóstol Pablo que seamos imitadores de él como él lo era de Cristo; y Cristo dijo: “Como mi Padre me envió, así yo os envío” (Juan 20:21) El Padre envió a Cristo al desierto para ser tentado por el diablo para mostrar lo que había en su corazón, y ayunó cuarenta días, así Dios envió a Israel al desierto por cuarenta años para ver lo que había en su corazón y ayunó durante esos cuarenta años, sin embargo, Dios los alimentó con comida desconocida para demostrar que “no sólo de pan vivirá el hombre”, no es de extrañarnos que Jesús le contestara a Satanás con las mismas palabras. Así también Dios nos envía al desierto espiritual en que se ha convertido este mundo, para anhelar más que la comida, para agradar a Dios en la abundancia, como la llenura de Dios en el ayuno. De esa manera el ayuno muestra lo que verdaderamente hay en lo más profundo de nuestro corazón. Sigue diciendo Piper: “Mi corazón está hambriento de “toda la plenitud de Dios”. Anhelo por una más profunda obra de Dios en el seno de la gente. Añoro por una poderosa ola de celo misionero para llenarles de una pasión por la supremacía de Cristo en todo, para el regocijo de toda la gente. Deseo que se dé un inconfundible nuevo nacimiento semana tras semana por medio de los insinuantes testimonios de las gentes transformadas, donde quiera que él sea mencionado. El ministerio de Jesús fue y siempre será sin paralelo. En cierta forma es un modelo para nosotros. Más en su totalidad lleva el testimonio de su exclusiva divinidad. Sin embargo, ¿Cómo no extrañarnos si ese extraordinario ayuno al principio de su ministerio no fue destinado para algo más que su propia obra?” Al ayunar estamos haciendo lo correcto para aumentar nuestro deleite en Dios. Otro motivo por el cual debemos ayunar es por el retorno del rey. El autor nos pregunta: “¿Qué tanto amamos la venida del Señor? Y nos responde: Como Ana y Simeón (Lucas 1:25-38). Estos ancianos que dedicaron gran parte de su vida a servir a Dios y anhelar ver su gloria y Dios los recompensó siendo testigos de la redención de Israel. Podemos servirnos del ejemplo de estas dos personas que entregaron su vida a esperar ser partícipes de esa gloria infinita. Al final Dios mismo se sublimará con sus hijos y se pondrá a su servicio: “Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque. Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a

www.comuniondegracia.org

servirles”. (Lucas 12:36-37). Otro motivo por el cual buscar a Dios a través del ayuno es para “Buscar la dirección de Dios para la iglesia” (Hechos 13:1-4) El ayuno no es para lograr algo de Dios“«¿Quién le ha dado primero a Dios, para que luego Dios le pague?» Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén. (Romanos 11:35-36), Esto incluye el ayuno. Es de Él y por medio de Él y para Él. No se ofrece a Dios para que se nos devuelva paga por ello. Primeramente es dado por Dios para que podamos beneficiarnos de Él y (principalmente) para que Él pueda ser glorificado por ese medio. “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid y comprad sin dinero y sin precio, vino y leche... Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd y vivirá vuestra alma.” (Isaías 55:1-3) Dios promete agua, vino y leche y vida que el dinero no puede comprar precisamente a quienes no tienen dinero, mas tienen sed, si se alejan de lo que el dinero puede comprar y vienen a Él. “Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida... Y el que tiene sed, venga; y el que quiera tome del agua gratuitamente.” (Apocalipsis 21:6; 22:17) La recompensa de vida viene no para quienes pueden comprarla o trabajar por ella. Es “sin costo alguno.” Gratis. El precio es la sed que cambia de las cisternas rotas del mundo a la inagotable fuente de Dios”. “Dios recompensa aquellas acciones del corazón humano que significan desamparo y esperanza en Dios. La razón para esto es que estas acciones llaman la atención para la gloria de Dios. 1 Pedro 4:11 deja esto claro: “Si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios

Odisea Cristiana | Número 35

9


glorificado por Jesucristo, a quien pertenece la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”. Al final, el autor destina dos capítulos a mostrar la forma en que debemos hacer nuestro ayuno, desglosando Isaías 58, cuya esencia nos pone en la balanza de lo que somos en Cristo, cómo es nuestro cristianismo diario y como espada de dos filos, no podemos librar el hecho de que somos intervenidos quirúrgicamente por nuestro amoroso Padre para mostrarnos tal cual somos. ¡Grita con toda tu fuerza, no te reprimas! Alza tu voz como trompeta. Denúnciale a mi pueblo sus rebeldías; sus pecados, a los descendientes de Jacob. Porque día tras día me buscan, y desean conocer mis caminos, como si fueran una nación que practicara la justicia, como si no hubieran abandonado mis mandamientos. Me piden decisiones justas, y desean acercarse a mí, y hasta me reclaman: "¿Para qué ayunamos, si no lo tomas en cuenta? ¿Para qué nos afligimos, si tú no lo notas?" Pero el día en que ustedes ayunan, hacen negocios y explotan a sus obreros. Ustedes sólo ayunan para pelear y reñir, y darse puñetazos a mansalva. Si quieren que el cielo atienda sus ruegos, ¡ayunen, pero no como ahora lo hacen! ¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique? ¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al Señor?» El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura? ¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento y dar refugio a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes? Si así procedes, tu luz despuntará como la aurora, y al instante llegará tu sanidad; tu justicia te abrirá el camino, y la gloria del Señor te seguirá. Llamarás, y el Señor responderá; pedirás ayuda, y él dirá: "¡Aquí estoy!" Si desechas el yugo de opresión, el dedo acusador y la lengua maliciosa, si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche. El Señor te guiará siempre; te saciará en tierras resecas, y fortalecerá tus huesos. Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan. No sé qué tanto afecta nuestra vida el hecho de escuchar la voz de Dios en esta escritura, si estamos realmente en condiciones de pedirle al Padre que haga su voluntad en nosotros, estoy seguro que realmente nos sentiremos en Cristo y Él en nosotros cumpliendo el anhelo de nuestro redentor de ser uno en Él y con el Padre y el Espíritu Santo. Quiera Dios que cada día nos regocijemos en Él y hagamos su obra en este mundo en y para Él, en el nombre de Jesús.

10 O d i s e a C r i s t i a n a | N ú m e r o 3 5

Viene de la página 7 entrar en una relación de entrega y descubrimiento bajo el reinado justo y misericordioso del gran Creador del universo, Dios en su vida eterna nos muestra cómo vivir. Por Su Espíritu y por su voluntad, ha creado un pueblo nuevo, una nueva humanidad y nos invita a vivirla; es una existencia completamente nueva, la que nos lleva a disfrutarla junto con los demás. Cada ser humano tiene el potencial de conocer su propósito establecido desde antes de la fundación del mundo: ser santo y sin mancha delante de Dios en Cristo y ser adoptado por Dios como hijo suyo, con todos los privilegios de de un hijo amado (Efesios 1). Y todo esto gracias a que Jesús vino al mundo como un ser humano. Habrá que conocer a fondo, hasta donde nuestra humanidad nos lo permita, la magnitud de la encarnación de Dios en la persona de su Hijo Amado. Su nombre profetizado, Emmanuel, nos dice la realizad del evento: Dios, el Todopoderoso, el Creador de todo cuanto existe, decidió convertirse en un ser humano con todas sus características y con todas sus limitaciones, incluyendo la fragilidad del cuerpo y sus manifestaciones carnales (Filipenses 2:). Lo invito a que se vea a sí mismo, en Cristo, en el mismo seno de Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), gozando de la relación de gozo y placer que Jesús vive en el Padre y en el Espíritu Santo; y en nuestra relación con otros seres humanos, beneficiando a todas las personas con las que tenemos la dicha de comunicarnos, experimentando la dicha de entregarnos totalmente a los demás y conociendo a los demás de manera total, tal como lo hacen el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Como vemos, hay muchas cosas que hace falta entender detrás del nacimiento de Cristo, no nos quedemos con la imagen del tierno bebé, sino del gran Dios del universo, que se ha introducido en su creación, haciendose humano para llevarnos a su reino en una eterna relación de gozo excelso. Respondiendo a una de las preguntas que inician este texto y utilizando las palabras de Dallas Willard, el suceso de la encarnación de Dios en el ser humano Jesús; tiene tanta importancia que debe afectar todo nuestro interior: nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestra voluntad, nuestra alma y nuestras relaciones sociales, ya que todos los humanos hemos sido creados por Dios y en Dios estamos, nos movemos y existimos y nada de lo que hagamos queda fuera de la realidad y de la presencia de Dios, gracias a Cristo Jesús. Rubén Ramírez Monteclaro sirve en las congregaciones de Comunión Internacional de la Gracia en Orizaba y Veracruz, México.

Comunión Internacional de la Gracia


Un Milagro para Helen por John Halford

M

i película predilecta de todos los tiempos es Un milagro para Helen, que cuenta la historia de Helen Keller, una jovencita ciega y sorda y su maestra Annie Sullivan, quien con amor y paciencia le enseñó a leer y hablar. Mi escena favorita es el momento donde Helen, repentinamente comprende la relación entre los signos y los objetos. El día de hoy pude visitar el lugar donde ocurrió ese milagro. Helen Keller nació en un apacible pueblo del norte de Alabama. Cuando tenía 18 meses de edad, padeció una enfermedad que la dejó sorda y ciega. Creció en un mundo de oscuridad y silencio absolutos. Helen era una niña inteligente, pero no podía comunicarse o responder de forma comprensible. Con el tiempo, sus desesperados padres contrataron a Annie Sullivan para que fuera su maestra privada. Annie tomó el reto de tratar de establecer una relación con esta niña semi salvaje. Helen parecía disfrutar cuando Annie le permitía sentir y tocar objetos. Después, utilizando un alfabeto especial, escribía el nombre del objeto en la mano de la niña. Sin embargo, éste era un ejercicio frustrante y estéril. Helen no establecía ninguna conexión. Un día el milagro ocurrió. Helen lo cuenta con sus propias palabras en su autobiografía, La historia de mi vida: “Caminábamos por la vereda del pozo, atraídas por la fragancia de la madreselva con la que estaba cubierto. El agua fluía de la bomba y mi maestra puso mi mano bajo el chorro. Mientras la corriente fría me empapaba una mano, ella escribió la palabra agua en la otra, primero lenta y después rápidamente. Me quedé quieta, concentrándome totalmente en el movimiento de sus dedos. “Repentinamente sentí una conciencia nebulosa como de algo olvidado, la emoción de un pensamiento que regresaba, y de alguna manera el misterio del lenguaje me fue revelado. Fue entonces cuando supe que “a-g-u-a” significaba algo maravilloso que estaba fluyendo sobre mi mano. El mundo viviente despertó a mi alma; le dio luz, esperanza, gozo, y la liberó”. El mundo oscuro y silencioso de Helen repentinamente despertó a una nueva vida. Helen aprendió treinta nuevas palabras ese día y cien más durante las siguientes semanas. Helen se graduaría con mención honorífica de la Universidad Radcliffe y hasta su muerte en 1968, viajaría alrededor del mundo siendo una fuente de esperanza e inspiración para todos aquellos a quienes conoció. Todo comenzó aquel día junto al pozo al lado de una maestra dedicada y cariñosa quien la amó y creyó en su potencial. La casa donde creció Helen Keller ha sido preservada.

www.comuniondegracia.org

Helen Keller y Anne Sullivan en 1888

El pozo todavía está allí, aunque ahora está cubierto por un techo protector en lugar de la madreselva. Estando cerca de la bomba de agua traté de imaginar la sensación de libertad y gozo que Helen experimentó cuando repentinamente entendió el lenguaje y su vida fue transformada, se me ocurrió que yo, y probablemente usted, hemos tenido una experiencia similar.

El momento en que creí por primera vez Puedo recordar vívidamente el lugar y la hora cuando por primera vez entendí plenamente que Jesús me ama, me redimió, y nunca me abandonará. Toda la vida había escuchado que él era mi salvador, pero para mí eso era solo otra frase hecha. Nací dentro de una familia protestante, más tarde nos hicimos católicos, pero en mi adolescencia lo abandoné todo. Nuevamente me interesé en el cristianismo cuando tenía 20 años y fui re-bautizado. Pero al voltear hacia atrás me doy cuenta que, aunque era sincero, todavía no entendía el significado de la salvación. Un día, después de trabajar tarde, mientras oraba en el cuarto oscuro de la imprenta donde trabajaba, todo me fue revelado. Como Helen, repentinamente vi la conexión entre el símbolo y la realidad. ¿Por qué hasta entonces? ¿Por qué allí? No lo sé. Sospecho que muchos de nuestros lectores pueden recordar también el momento cuando todo “se aclaró” y

Odisea Cristiana | Número 35

11


Helen Keller en 1904 La casa donde Helen Keller creció. La bomba de agua donde Helen por primera vez descubrió el milagro del lenguaje.

repentinamente supieron que tenían un Salvador. Para el apóstol Pablo, esto ocurrió en el camino de Damasco, para “Tomás el incrédulo” fue el encuentro cara a cara después que Jesús resucitó, para el ladrón en la cruz fueron los momentos de agonía antes de morir. Para mí fue mientras oraba en el cuarto oscuro. ¿Para usted…? Mientras mi entendimiento del cristianismo se ha desarrollado, he llegado a comprender que Jesús no es solamente mi Salvador sino el Salvador de toda la humanidad. Él vino a traer las escenas y los sonidos de la salvación a un mundo espiritualmente ciego y sordo. Jesús dijo, “Pero yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo” (Juan 12:32).

Como Helen, repentinamente vi la conexión entre el símbolo y la realidad. ¿Por qué hasta entonces? ¿Por qué allí? No lo sé. ¡A toda la humanidad! La Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, es un Dios que vive en comunión eterna de amor y ha compartido esa relación con la creación entera y especialmente con nosotros, los seres humanos. Aún más, el Hijo de Dios de hecho se convirtió en hombre, identificándose con nosotros permanentemente y haciéndonos partícipes de su relación perfecta de amor con el Padre, “porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas…” escribió Pablo en Colosenses 1:19-20. Jesús no está tratando de reconciliar al mundo con Dios, sino que ya lo hizo. Esto seguramente afecta la forma como vemos a otros seres humanos, quienes no son extraños sino nuestros hermanos aunque aún no lo saben; son hermanos y hermanas a quienes Jesús está trayendo a sí mismo, tal como él dijo que haría. Las personas religiosas somos muy buenas para clasificar a otros: “salvos y no salvos”, “justos e injustos,” “miembros y no miembros”; pero la verdad es que todos estamos en las mismas condiciones: perdidos, ciegos y sordos hasta que el Hijo de Dios toma nuestra causa y “esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla” (Juan 1:5). Todo ser humano se encuentra en algún lugar siendo guiado a casa por Cristo. A algunos de nosotros, gracias a

12 O d i s e a C r i s t i a n a | N ú m e r o 3 5

Dios, se nos han abierto nuestros ojos y oídos. Es por esa razón que Jesús no quiere que juzguemos a aquellos que aún están en el camino, sino más bien que tomemos parte en su obra de guiarlos a casa. Annie Sullivan ansiaba el traer la luz del contacto humano, la comunicación y la amistad al mundo de oscuridad de Helen Keller, pero no podía forzar su mente a abrirse. Aun así, los meses de perseverancia y amor incondicional construyeron una relación de confianza y se convirtieron en el puente por medio del cual el milagro pudo ocurrir. Helen Keller era una cristiana devota. En su edad madura, viendo hacia atrás y viendo sus años de silencio y oscuridad, escribió: “Siempre supe que [Dios] estaba allí. Sencillamente no sabía su nombre”. Para muchas personas, la conexión entre la vida y Jesús no ha sido establecida todavía. Pero Dios es paciente y perseverante en su amor eterno. Él nunca forzaría a nadie a recibirlo, eso no sería amor, pero tampoco se da por vencido aún ante las murallas más inquebrantables ya que aún ésas le pertenecen a Jesús. A quienes ya creen, Dios les ha dado la bendición de agregar su granito de arena a su obra de publicar sus buenas nuevas. En ocasiones parecerá que no estamos logrando nada. Es entonces cuando necesitamos animarnos, apoyarnos e inspirarnos los unos a los otros, y de esta manera también aprender lo que significa vivir juntos en Cristo en comunión de amor. Después de todo, Dios nos ha creado para permanecer juntos en amor, para amarnos los unos a los otros así como Cristo nos ama y se entrega por nosotros. Por medio de ese amor, nos dice Jesús, otros sabrán que le pertenecemos (Juan 13:35). La dádiva de la fe y la salvación de Dios es un milagro; un milagro que él quiere que primero recibamos y después proclamemos. Odisea Cristiana es una revista dedicada a ayudar de una pequeña manera al ser un espacio donde compartimos nuestras historias, nuestra fe y nuestra esperanza mientras el Espíritu Santo nos guía a conocer a nuestro Salvador y Padre de manera cada vez más profunda. Así como el agua del pozo despertó una nueva vida en Helen Keller, de igual forma el agua de Jesús despierta una nueva vida para todos aquellos que la reciben.

Comunión Internacional de la Gracia


Levántate, resplandece, porque ha llegado tu luz ¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti! Mira, las tinieblas cubren la tierra, y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos. Pero la aurora del Señor brillará sobre ti; ¡sobre ti se manifestará su gloria! Las naciones serán guiadas por tu luz, y los reyes, por tu amanecer esplendoroso. »Alza los ojos, mira a tu alrededor: todos se reúnen y acuden a ti. Tus hijos llegan desde lejos; a tus hijas las traen en brazos. Verás esto y te pondrás radiante de alegría; vibrará tu *corazón y se henchirá de gozo; porque te traerán los tesoros del mar, y te llegarán las riquezas de las naciones. Te llenarás con caravanas de camellos, con dromedarios de Madián y de Efa. Vendrán todos los de Sabá, cargando oro e incienso y proclamando las alabanzas del Señor. Isaías 60:1-6 Ver la luz es llegar a ser luminoso. Experimentar una epifanía (una auto-revelación de Papá, Jesús y el Espíritu) es llegar a ser una epifanía para otros. Esta es una gran parte de mi imagen de lo que significa ser un seguidor de Jesús. Soy parte de una tradición de 2,000 años de personas que han "levantado los ojos" y han comenzado a mirar a su alrededor en luz de Jesús (Isaías 60:4), y por eso vemos las cosas de una manera absolutamente única. AMOR Y MATRIMONIO

Esto no nos hace perfectos, en todo caso, hace nuestras imperfecciones aún más evidentes. Pero sí nos obliga a tratar con la realidad de maneras de otro modo inalcanzables, y este es nuestro regalo para el mundo. O más bien, es la forma en que Papá ha dado regalos al mundo por medio de nosotros. Nuestro llamado es a tomar la forma de una lente única a través de la cual el mundo pueda ver la vida. Nuestro llamado es ayudar a que el mundo vea las cosas que vale la pena ver. Veremos y seremos radiantes (Isaías 60:5). Y también ellos.

Devocional

Cristo y la Iglesia, un modelo para el hogar Efesios 5:21-33 “Sométanse unos a otros en el temor (la reverencia) de Cristo. Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo”. “Maridos, amen a sus mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio El mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada”. “Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; porque somos miembros de Su cuerpo. Por esto el hombre dejara a su padre y a su

www.comuniondegracia.org

madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne”. “Grande es este misterio, pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia. En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete a su marido”. Dios no nos dio las expectativas y roles dentro del matrimonio para aplastar nuestra libertad. Él sólo quiere darnos a conocer la vida de la manera que funciona mejor. Este pasaje sobre el amor, el respeto y la sumisión no siempre se alinea con el pensamiento contemporáneo o las prácticas modernas, pero podemos estar seguros de que Aquel que instituyó el matrimonio sabe cómo hacerlo prosperar. Después de leer este pasaje en voz alta junto a su pareja, hablen de la parte de este texto que es la más difícil de entender o de poner en práctica. Oren juntos para que Dios lleve a cada uno de ustedes a llenar el papel que Él ha escogido para usted de una manera que da gloria a Dios y honor a su cónyuge.

Odisea Cristiana | Número 35

13


Escriba artículos para Odisea Cristiana

E

n la rediseñada Odisea Cristiana podrás ver que hay un fuerte enfoque en las personas que componen las congregaciones de Comunión Internacional de la Gracia. Podemos ser una denominación pequeña, pero con mucha actividad en cientos de congregaciones y decenas de países. Saber "lo que está pasando" puede ser una fuente de aliento e inspiración. Nos ayuda a orar unos por otros y ser renovados en nuestra vida cristiana. Para ello necesitamos su ayuda. Te invitamos a enviar artículos y fotografías que nos hablen de la gente que conoces y lo que los individuos y las congregaciones están haciendo. ¿Hizo tu congregación una actividad evangelística con éxito? Escribe lo que hicieron, cómo lo hicieron, que resultados alcanzaron, y nos ayuda conocer a una o dos de las personas involucradas. ¿Conoces a una persona interesante, un miembro de la iglesia que ha tenido un fuerte impacto positivo sobre ti? Cuéntanos sobre esa persona. ¿Tienes una historia inspiradora que contar enfocada en algún aspecto de la fe y la vida cristiana? Compártela.

HABLANDO DE LA VIDA

J

De preferencia que sea un artículo corto, sustancioso e interesante. Alrededor de 700-900 palabras estaría bien. Si es posible, envíanos tu artículo como un documento de Word para Windows adjunto a un correo electrónico dirigido a comunion.gracia@gmail.com. Asegúrate de incluir fotografías, también en formato digital como archivos adjuntos de correo electrónico. Las imágenes deben estar bien iluminadas, el sujeto debe llenar el encuadre, y las caras de las personas deben verse con claridad. Fotos de grupo están bien, pero también debes incluir fotos de la gente haciendo algo, así las fotos ilustran el artículo. IMPORTANTE: Tenemos que tener mucho cuidado con publicar fotos de niños. Las fotos de los menores, donde los sujetos pueden ser identificados deben ser acompañadas de un permiso firmado por los padres o el tutor legal. Idealmente debería haber al menos tres opciones para todas las fotografías que utilizamos. No tengas miedo de enviar demasiadas. Que no sean menores de 1600 x 1200 píxeles, lo que sería 3.2 megapíxeles y más. El ideal sería de 5 megapíxeles. ¡Estamos esperando tu artículo!

Por Joseph Tkach

Tú le perteneces, estás incluido, y le importas

esús no vino solamente para perdonar nuestros pecados, él vino a sanar nuestra naturaleza pecaminosa y hacer una nueva creación de nosotros. Él no nos obliga a aceptar su amor, sino porque él nos ama tanto, su deseo ferviente es que nos volvamos a él, y encontremos la verdadera vida. Jesús nació, vivió, murió, resucitó y ascendió a la diestra del Padre como Señor y Salvador y Mediador, que purifica los pecados de la humanidad. Pero no dejó de ser humano. Él sigue siendo plenamente Dios y plenamente humano. Él es nuestro abogado, nuestro representante y sustituto a la diestra del Padre. Como el apóstol Pablo escribió en 1 Timoteo 2:4-6, "Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien se entregó como rescate por todos..." Dios ha declarado en Cristo que tú le perteneces a él; que estás incluido; que le importas. Nuestra salvación

14 O d i s e a C r i s t i a n a | N ú m e r o 3 5

viene a través de la perfecta voluntad del Padre, quien está invariablemente comprometido en incluirnos en el gozo y el compañerismo que comparte con el Hijo y el Espíritu. Cuando estás en Cristo, estás incluido en la comunión y la alegría de la vida del Dios trino. Esto significa que el Padre te recibe y tiene comunión contigo como lo hace con Jesús. Esto significa que el amor que Dios de una vez por todas demostró en la encarnación de Jesucristo, es nada menos que el amor que el Padre siempre te tuvo y siempre te tendrá. Es por eso que la vida cristiana es principalmente el amor. El Dr. Joseph Tkach, presidente de Comunión Internacional de la Gracia, ofrece en su programa “Hablando de la Vida”, una perspectiva bíblica sobre cómo vivimos en la luz del amor de Dios.

Comunión Internacional de la Gracia


Un Vecindario Inexistente

L

a escena nunca ha dejado de intrigarme. Paso por ese rumbo varias veces a la semana, y mis ojos están ávidos como si esperara algún cambio que ocurriera aunque nada ha pasado en varios años. El vecindario es un fraccionamiento cerca de mi hogar. Cuenta con calles cerradas, esquinas curveadas y alcantarillas bien diseñadas. Asimismo, la instalación de los servicios públicos como el agua y la luz sobresalen del suelo en pequeños postes que corresponden a cada vivienda. También, los postes de luz se levantan como altos centinelas sobre un vecindario vacío, sin casas. Así ha estado por años. ¿Qué es lo que me hace observar el vecindario cada vez que paso de cerca? De hecho, ese es el misterio. ¿Quién empezó el proyecto de construcción en la zona? ¿Por qué no venden los terrenos? ¿Estarán en algún litigio? ¿Habrá fallecido el dueño del fraccionamiento? ¿Tal vez existe algún basurero tóxico en el subsuelo? Pronto agoto todas mis suposiciones ficticias sobre el asunto, pero aún así me siento obligada a examinar el vecindario cada vez que paso en mi vehículo. Siento tristeza que tanto dinero y trabajo se haya gastado en un proyecto en vano, puesto que ése no era el propósito. Al contrario, debería de haber hileras de casas, vehículos estacionados, niños patinando y andando en bicicleta, gente podando el pasto o paseando a sus perros. Se supone que éste debía de ser un vecindario viviente. Pero no lo es. Se ven lotes llenos de maleza. No hay flores o pastos bien arreglados. No hay pájaros visitando los comederos llenos de semillas de girasol. No se ven canchas de basquetbol. No existe el sonido de risas infantiles provenientes de columpios, o el ladrido de perros. Tampoco se percibe el aroma de carne asada proveniente del patio trasero de alguna casa. Simplemente, no hay vida. A pesar de ello, anhelo la vida para este vecindario. Es obvio el potencial y la intención para este lugar. Asimismo, es igual de obvio mi siguiente línea de razonamiento. ¿Cuánto anhela Dios mi obvio potencial subdesarrollado? Tanto que se ha invertido en mi persona.

www.comuniondegracia.org

por Sue Berger

Los planos se trazaron, las líneas de energía se instalaron. ¿Es mi vida una comunidad vibrante y pulsante o es una tierra árida y desolada? Por otra parte, queda por sentado que Jesús ya me hizo suyo y Dios me ama sin importar la condición en la que me encuentre, y ¡estoy tan agradecida por ello! Asimismo, ¿Qué gran Maestro Diseñador no desea que su proyecto crezca en lo que él ha vislumbrado que puede llegar a ser? Por lo anterior, he empezado a preguntarme cómo veo a aquellos que están a mi derredor. Es tan fácil de ver lo que yo percibo como un potencial desperdiciado en mis vecinos y de criticar cómo viven sus vidas. Sin embargo, ¿no sería mejor gastar mi energía en edificar relaciones en lugar de estar sentada sin tomar riezgos en una “tierra desolada”? Tal vez no esté de acuerdo con sus elecciones de trabajo, diversiones o ministerio, al igual que no estaría de acuerdo con el color de la fachada de sus casas, ¿pero, y qué? Juntos, somos una dinámica y viviente comunidad, con toda la diversidad y creatividad que nuestro Diseñador implantó. Pienso que voy a explorar terrenos nuevos. Tal vez tome una clase en algún centro comunitario. Participar de algún trabajo de voluntariado. Empezar a conocer a mis vecinos. Explorar las tiendas que están cerca de mi casa. No solamente puedo llegar a ser una parte activa de mi propia comunidad así como usted de la suya, sino que podemos tener la seguridad de que los “vientos de cambio" inevitablemente soplarán en nuestras almas. Ojalá que nuestras vidas personales pulsen con la vida de Dios. Que otros sean atraídos a sus luces callejeras de amor y de paz, con los sonidos del gozo y de la risa, y con el aroma de la gracia y de la misericordia.

Sue Berger es esposa de pastor y terapeuta de masaje. Ella disfruta de la naturaleza, de tomar siestas y de escribir. La puedes interrumpir en su email: Sue@OnePilgrimsMusings.com

Odisea Cristiana | Número 35

15


PENSANDO EN VOZ ALTA

L

Por Barbara Dahlgren

Sed Perfectos

eer “Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” en Mateo 5:48 me recuerda todas mis imperfecciones,- las cuales son muchas seguramente. La imperfección que me disgusta más en la vida es la de que no soy perfecta. Aquellos que luchan por la perfección conocen muy bien el sentimiento de nunca ser suficientemente bueno. Somos como aquellos niños que aprenden el alfabeto por primera vez y que rompen el papel en el momento que se dan cuenta que no han hecho bien una letra. Sin importar que ya hayan llegado a la “R” sin problema. Si la “S” está mal trazada, entonces va a la basura. Prácticamente las personas perfectas son muy estrictas consigo mismas. En términos psicológicos, perfeccionismo es la creencia de que la perfección puede y debe ser alcanzada. Cuando esta creencia se transforma en pensamiento, cualquier cosa menos que perfecta es inaceptable y empiezan los problemas. A los ojos de un perfeccionista, el valor de una persona se mide en términos de impecabilidad. Por supuesto, las ideas de perfección varían de persona a persona. Los perfeccionistas establecen rígidos parámetros de perfección para ellos mismos y algunas veces para otros. Nunca sienten “estar a la altura”. Una de mis citas favoritas en el cine se encuentra en la película Mary Poppins cuando ella contesta con sentido del humor : “Nosotros, la gente perfecta, prácticamente no cometemos errores.” Poppins, como la mayoría, asocia la perfección con no cometer errores. Algunas veces los cristianos cometemos el mismo error al leer la Biblia. En realidad, la palabra “perfecto” en La escritura anterior es telios, que significa: terminado, bien desarrollado, maduro, que no le falta algo, íntegro. No tiene que ver con cometer errores o no ser suficientemente bueno.

Las personas habitualmente piensan que la perfección se refiere a características físicas como: ser bueno, exitoso o no cometer pecados. Cuando Dios habla de perfección, quiere que “estemos completos” al ser uno espiritualmente con Su Hijo, Jesucristo. Esta perfección no está diseñada para hacernos ver bien o para que nos desempeñemos impecablemente, sino para dejar que la vida de Cristo sea manifiesta a través de nosotros. La perfección física está más interesada en las acciones que realizamos a cierto nivel, mientras que la perfección espiritual es acerca de llegar a ser totalmente dependientes de Dios, dejándole trabajar a través de nosotros para hacer su voluntad- no la nuestra. La voluntad de ÉL no está centrada en el “Yo”. La Buena noticia es que a la vista de Dios nosotros ya somos perfectos en Cristo. Somos reconciliados a través de Jesucristo y Él vive en nosotros. Esto no viene de nuestros falsos conceptos de tratar de alcanzar la perfección o ser suficientemente bueno. Es un regalo otorgado a nosotros gratuitamente. Con Cristo en nosotros somos hechos completos y nada nos falta. ¿Cometeremos equivocaciones? Seguro. Pero recuerdela perfección de la que se habla en esta escritura no es acerca de lo que hacemos; es acerca de lo que Cristo hace. Su vida en nosotros es lo que nos hace perfectos.

A los lectores que disfrutan la columna de Bárbara también les gustarán sus divertidas historias de más de 40 años de vida como esposa de pastor. “Zorro y Yo- Aventuras con un Hombre Enmascarado y una Espada”, Pleasant Word, ISBN 1414114850

PREGUNTA PREGUNTA: ¿Es permitida la cremación para los cristianos? RESPUESTA: La Biblia no habla específicamente de la cremación. Sin embargo, se menciona una ocasión cuando los cuerpos de los muertos fueron incinerados. Cuando Saúl y sus hijos murieron en batalla, los hombres de Jabés de Galaad fueron a tomar sus cuerpos y los quemaron. Dice en 1 Samuel 31:11-12: “Cuando los habitantes de Jabés de Galaad se enteraron de lo que habían hecho los filisteos con Saúl, los más valientes de ellos caminaron toda la noche hacia Betsán, tomaron los cuerpos de Saúl y de sus hijos y, luego de bajarlos del muro, regresaron a Jabés. Allí los incineraron“.

16 O d i s e a C r i s t i a n a | N ú m e r o 3 5

En este pasaje no se condena esta acción, lo cual sugiere que esta práctica era aceptable. La Biblia dice en Génesis 3:19 que al morir, el cuerpo regresa al polvo del cual fue tomado. “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y al polvo volverás“. La cremación simplemente hace que esto suceda más rápido, puesto que la ceniza se descompone en polvo antes de lo que se tardaría en hacerlo la carne y huesos. ¿Cuál es tu opinión sobre esta pregunta? La conversación sigue en comuniondegracia.org

Comunión Internacional de la Gracia


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.