Page 1

Argos Argos

Remando mar adentro

Fe

Seminario Diocesano de Morelia Del 1er semestre: Agosto-Diciembre 2012

Período de circulación: Enero-Junio 2013

IV ÉPOCA

No. 118


Argos

DIRECTORIO Director General P. Antonio Cerda Huante

Responsables de la edición Academia de Periodismo del Seminario Diocesano de Morelia: Secretaría: Sem. Néstor Armando Yahuaca Cortez

Redacción: Sem. Enrique Márquez Corona Sem. Andrés Alegría Cruz

Diseño Editorial: Sem. José Jorge Huante Mora Sem. José Eduardo Vílchiz Zetina Sem. Luis Alonso Gutiérrez Gutiérrez Sem. José Orozco Gaona

Publicidad y Patrocinios: Sem. Marco Aurelio Farías Vargas Sem. Óscar Patiño Flores

Distribución: Sem. Néstor Armando Yahuaca Cortez Sem. José Ricardo Garduño Hernández

Fotografía: Sem. Mauricio Heriberto Terrazas Solís Sem. Gerardo Vera Carrasco

Administración

Asociación de Peregrinos a pie al Tepeyac

P. Serafín Guzmán Rivera

Asesoría Externa Coordinación General Eva Sánchez Producción y Edición Sebastián González de la Vega Alcántara

Agencia UVAQ: Celina Manuel Liz Mendoza Dirección

Seminario Diocesano de Morelia Inchátiro 145, Col. Vista Bella Morelia, Mich. Tel. (443) 11 30 800

Publicación semestral

Región Morelia


CONTENIDO CONTENIDO Argos

EDITORIAL

4

3a SECCIÓN Adolescentes Constructores

1a SECCIÓN Tu Seminario TEOLÓGICA-FILOSÓFICA: Por qué y para qué un año de la fe.

PROYECTO ADOLESCENTE:

6

Cree en Él. Te ayudará

ECO-CONSTRUCTORES:

SEMBLANZAS: 60 Años de entrega al Señor: Mons. Guadalupe Tapia Rodríguez.

Defender al hombre ante la destrucción 33 de sí mismo.

10

HÉROES:

VOCACIONES: La Teología de la vocación: Primer pilar de la cultura vocacional.

BIENHECHORES: III Encuentro con Bienhechores.

NOVEDADES: El año de la fe.

EFEMÉRIDES: Primer semestre 2012-2013.

REPORTEANDO: Crecimiento interior.

32

Pbro. José Maciel Ramos:“El seminario, 32 34

5 12

la etapa más bonita de mi vida”

16

4a SECCIÓN FAMILIA ACÁ ENTRE NOS: El amor moderno y el amor cristiano

18

35 32

NOS TOCA:

36 1. Sembrar en la familia la semilla de la 32 fe.

20

2.En la familia se cultiva la paz

25

5a SECCIÓN-sita

El Seminario, una escuela de Virtud, Fe 25 y Fidelidad. Un Encuentro más que familiar

26

Colecta por el Seminario

26

28

¿Y AHORA CUÁL?: Películas para analizar.

29

¡OTRO NIVEL!: Fe...¿En miniatura?

30

1. Relatos

40 32

2. ¡Precaución! ¡Niños aprendiendo!

41

6a SECCIÓN HUMORÍSTICA

2a SECCIÓN VOX NOVA JÓVENES FORO: ¿Cómo está tu fe en estos días?

38

¡La risa, signo de alegría!

3

42 32


EDITORIAL

Argos P. Jesús Hernández Rojas

Rector

EL AÑO DE LA FE

E

l Año de la fe, es un tiempo de gracia que se nos ofrece y que debemos valorar, agradecer, aprovechar (vivir intensamente). Lo valoramos si tomamos conciencia de los tiempos que vivimos, si nos percatamos de que son tiempos difíciles y de muchas pruebas para la fe, pues hay ambientes donde se vive sin referencia a Dios y en los que la superstición y la indiferencia religiosa han ocultado el genuino rostro de Dios, espacios que exigen del creyente dar razón de su fe. Nos ha tocado escribir la historia en una época en que ni nuestra diócesis, ni nuestras parroquias, ni nuestro Seminario son inmunes a sutiles formas de secularismo y relativismo que llevan a Dios hacia la periferia de la vida y oscurecen la referencia a los auténticos valores. Valoramos el Año de la Fe si atendemos a la advertencia del Papa sobre la tentación de dar por supuesto una experiencia de Dios, un sólido conocimiento del credo, y una vivencia madura de los sacramentos. La mejor manera de agradecer este don es el camino de la conversión: “El año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo”: el encuentro con Jesús, el redescubrimiento del amor de Dios que nos revela su Corazón nos impulsan necesariamente a una vida nueva. Esta novedad de la existencia cristiana se aprecia en relaciones más justas y por lo mismo más fraternas, en relaciones más agradecidas y por ello más generosas, en un estilo de vida más sencillo y por lo tanto más disponible para la donación en el servicio. Igualmente, aprovecharemos este tiempo, si volviendo nuestra mente y nuestro corazón a Dios,

4

vivimos con mayor entusiasmo y valentía nuestra fe desde lo cotidiano. El Papa nos recuerda que Dios habla y actúa en la historia de cada día y transforma nuestra mente, nuestros criterios, nuestras decisiones y nuestras acciones concretas. La convocatoria es para todos, laicos y sacerdotes, religiosas y religiosos; sin embargo, en todos se corre el riesgo de ver esta convocatoria del Papa Benedicto XVI como una invitación irrelevante, opcional, como un evento más en el acontecer de la Iglesia; tristemente tenemos que reconocer en no pocos católicos la falta de entusiasmo y de compromiso en otros acontecimientos eclesiales, tanto de carácter universal como a nivel diocesano. El Seminario, corazón de la diócesis, es, en cierto modo, el primer convocado en nuestra Iglesia local a vivir este Año de la Fe. Lo exigen, en primer lugar, su misma identidad y misión, que sólo pueden comprenderse con el auxilio de la fe. No podemos hablar del Seminario como de cualquier institución educativa, pues el Seminario es diferente: en su quehacer, en sus integrantes, en su estilo formativo, en sus criterios, en sus metas, y no puede valorarse su ser y quehacer con otro criterio que no sea el de la fe; tampoco podemos intentar exitosamente su renovación y su actualización, si no ponemos atención al plan de Dios para esta Iglesia particular y sus estructuras, con el objeto de que


Argos Argos

nuestros actuales proyectos formativos y pastorales sean la expresión de la voluntad divina. No pocas veces olvidamos la naturaleza del Seminario, y pretendemos, propios y extraños, juzgarlo con una mirada “mundana”.

Al final de este año 2012, recordando el XXVII aniversario episcopal del Excmo. Sr. Arzobispo Dn. Alberto Suárez Inda, el XL aniversario sacerdotal de Mons. Carlos Suárez Cázares y los XXV años de la ordenación sacerdotal de la generación del padre Alfredo Ruiz, Director espiritual del Seminario Menor, damos gracias a Dios por el don del sacerdocio. Que esta gratitud nos impulse a todos a la generosidad para poner toda nuestra vida al servicio del Evangelio, a la docilidad para dejarnos conducir por su Espíritu en la tarea de educar, a la humildad y confianza para descubrir sus designios con espíritu de fe.

Alumnos y formadores debemos preguntarnos en el actual contexto social y religioso si en verdad es la fe lo que nos mueve, si es ella la fuerza transformadora de nuestras vidas, si es el contacto personal con el Señor Jesús, la experiencia de su amor, lo que nos impulsa a poner “a ojos cerrados” nuestra existencia en sus manos, y a dejarnos conducir dócilmente por su Espíritu. Hay muchos rasgos en nuestro estilo de vida que dejan mucho que desear ante el resto de la comunidad diocesana. Como sacerdotes formadores y como candidatos al ministerio sacerdotal, tenemos dificultad para trabajar como creyentes, con generosidad, sin resistencias y sin miedos. Debemos hacer públicamente profesión de fe hoy y siempre, de suerte que nos convenzamos a nosotros mismos del sentido que tiene nuestro ser y nuestro obrar. Creemos en el Seminario, creemos en el amor del Padre que se nos manifiesta en Cristo y en todos los compañeros de camino. Creemos en la presencia de Jesús que nos llama y nos acompaña por medio de su Espíritu. Creemos que es Jesús, Buen Pastor, el que nos ha reunido en el Seminario “para estar con Él”, y por ello damos gracias al Padre. Creemos que a esta familia, llamada Seminario, fuimos invitados para fortalecer nuestra fe, creyendo, celebrando y con-viviendo. Creemos

5

EDITORIAL

en nuestra vocación bautismal a ser hijos en el Hijo. Creemos en la vocación sacerdotal a participar en el ser mismo de Cristo Sacerdote. Creemos en la acción del Espíritu Santo que transforma suave y misteriosamente nuestra condición humana para recibir el tesoro del sacerdocio de Cristo. Y por todos estos dones, por nuestra vocación, damos gracias en cada Eucaristía unidos a Cristo Sacerdote y Víctima; con Él nos presentamos al Padre como ofrendas agradables en el esfuerzo intelectual, en el trabajo manual, en el deporte, en la convivencia fraternal.


Tu Seminario TEOLÓGICA-FILOSÓFICA

Argos

EL AÑO DE LA FE ¿POR QUÉ Y PARA QUÉ? P. Antonio García Cortés Prefecto de estudios del Seminario Mayor

S

i somos cristianos más o menos practicantes, seguramente sabemos que estamos en el Año de la Fe, inaugurado por SS Benedicto XVI el 11 de octubre de 2012 y que culminará con la fiesta de Cristo Rey, el 24 de noviembre de 2013.

un thelos plenificante (su cristificación), hasta que Dios sea todo en todos (1Cor 15,26). Pero este dinamismo salvífico no se da automáticamente, pues Cristo asoció a la Iglesia en su obra salvífica, haciendo de ella su Cuerpo (Ef 1,23), Sacramento Universal de Salvación, debiendo, ella misma, difundirse en todo el mundo, y entrando, por consiguiente, en la historia de la humanidad, si bien trascendiendo los tiempos y las fronteras de los pueblos (LG 9).

Este acontecimiento de gracia no puede pasar desapercibido para un cristiano maduro. Debemos estar en sintonía con los acontecimientos de la Iglesia Universal. Es necesario pues, reflexionar el por qué y el para qué de este año: ¿por qué un año dedicado precisamente a la Fe? ¿Qué se busca? ¿Qué se pide? Nuestra reflexión intenta ofrecer algunas luces teológicas que iluminen las riquezas (gracias) que la Providencia, mediante la Iglesia, nos quiere ofrecer.

Efectivamente, la Iglesia, en razón de su sacramentalidad , desde sus orígenes ha buscado acompañar al hombre en su historia. Y sabiendo que el hombre es un ser en el tiempo, y, por lo tanto, condicionado por su entorno cultural, la Iglesia busca presentar el esplendor de la fe como una luz que ilumina las culturas, no siempre humanitarias .

Al hablar de Providencia estamos hablando ya teológicamente, es decir, estamos afirmando que el mundo es obra amorosa y gratuita del Dios creador y que este acto creador no se tuvo sólo al comienzo, sino que Dios sigue actuando en el mundo, conservándolo y gobernándolo.

En razón de esto, algunos Pontífices, ante momentos importantes de la historia, han propuesto temas específicos de reflexión y celebración, que son ofrecidos como eventos salvíficos, oportunidades para recuperar las riquezas espirituales que posee la Iglesia y que puede ofrecer a todos los hombres de buena voluntad. Es el caso del tema de la fe.

Esta concepción de Dios se encuentra ya en la teología del AT; en la cual, el tiempo bíblico (kairós) se distingue del tiempo griego (kronos). El kairós es tiempo salvífico; el kronos es tiempo cronológico y puede, incluso, envolvernos en un determinismo fatalista. En éste, el hombre puede sentirse como atrapado; en el kairós, en cambio, el hombre puede involucrarse responsablemente. Esta teología es el presupuesto para hacer historia e influir en ella. Es por ello que el Pueblo de Israel celebra sus gestas históricas, dándoles un carácter de Memorial, por el cual, los hombres se contemporanizan con sus antepasados, fortaleciendo así, los lazos nacionales . Esta Providencia se hace manifiesta de formas misteriosas que sólo Dios conoce. Pero el acontecimiento fundamental que ha marcado dicha historia ha sido la encarnación del Verbo eterno, por quien y para quien se hizo el mundo (Ef 1,16). El mundo, entonces, tiene un principio y un fin; en el mundo, entonces, no se vive estática ni indeterminadamente, sino que todo acontece con una finalidad; el mundo se dirige hacia

Pero, ¿Por qué y para qué, precisamente, un año sobre la fe? Sin temor podemos afirmar que el tema responde a la crisis general que se vive en este tema. Que se vive una crisis de fe, ya lo anunciábamos. Las filosofías ateas que profetizaban la muerte de Dios dejaron ver su falsedad: no mataron a Dios, pero sí crearon dioses. Me explico, filósofos como Feuerbach, Marx, Nietzche y Sartre, intentaron liberar al hombre de la religión, concibiéndola y presentándola como negación del hombre. Este pensamiento tuvo cabida, primero en los ámbitos intelectuales, luego en muchos otros campos, llegándose a crear una cultura sin Dios y sirviendo como alimento al materialismo y al secularismo. Sin embargo, en el hombre no se apagó su deseo de infinito; los hombres, entonces, buscaron y crearon sus propios dioses. Nació entonces un movimiento que

6


“Tu crees porque has visto; felices los que creen sin haber visto.” Jn 20,29

todo lo contrario, la fe tiene una dimensión antropológica, es decir, el hombre en lo más hondo de su ser está naturalmente constituido para creer. En todo hombre, ya lo decíamos, hay un ansia de infinito, y esta ansia no es producto cultural, es algo natural. Negar el derecho a creer sería entonces atentar contra un derecho natural. En conclusión, todo hombre tiene derecho a creer.

los sociólogos llaman el retorno de lo sacro, que es la búsqueda de lo divino, naciendo así una infinidad de movimientos religiosos y pseudoreligiosos, que integran elementos espirituales de las religiones tradicionales, pero también otros de psicología, esoterismo y espiritismo . En este panorama religioso el cristianismo no es negado, pero sí es visto como una religión más, y aunque ciertamente sigue siendo una de las grandes religiones, tanto por su antigüedad, por el número de sus adeptos, por su sistema doctrinal, etc., sin embargo, hay indicios que auguran grandes desafíos; hay quienes, incluso, anuncian su final. De muchos es sabido la descristianización que sufre la tradicional e histórica Europa cristiana, en donde no sólo hay indiferencia religiosa, sino verdaderos ataques al cristianismo por grupos radicales.

En nuestro caso, Benedicto XVI, al proponer el Año de la Fe, en su Motu proprio Porta Fidei, (la puerta de la fe), publicado en octubre de 2011, presenta la fe como algo fascinante y bello (metafísicamente hablando), ya que ésta no es simplemente creer en algo, sino creer en alguien, en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, el hombre perfecto. El mismo Pontífice había dicho en Aparecida que la fe cristiana no es primeramente la aceptación de un sistema de verdades, sino el encuentro con una persona, con Jesucristo, el Verbo de Dios hecho hombre. El cristianismo, en efecto, enseña que es en Cristo donde el hombre llega a ser verdaderamente hombre, de modo que, vivir el cristianismo es crecer en humanismo. Muestra de ello, la han dado los grandes hombres que han constituido la historia cristiana: los santos. En este sentido, nuestro actual Pontífice, invita a ver el ejemplo de los santos que se han distinguido por su fe, iniciando con María, la Madre de Jesús, cuya fe elogia santa Isabel: “Dichosa tú que has creído porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte de Dios” (Lc 1,45), a lo que María canta jubilosa: “el Señor ha hecho cosas grandes en mí” (Lc 1,49). Pero no sólo ella, ella es el inicio de edificantes ejemplos de fe, como los mártires (testigos de la fe), pero también los santos doctores, quienes en sus escritos dejaron legados perennes de doctrina sobre la fe; mas también los incansables misioneros, quienes valientemente han difundido la fe por todos los rincones de la tierra. De igual manera debemos reconocer la riqueza doctrinal de los Concilios, los que han conservado y mantenido el Depositum Fidei. ¡Qué honor y privilegio pertenecer a la Comunidad de discípulos que han acogido, reflexionado y confesado el gran tesoro de la fe!

Por otra parte, en los países donde el cristianismo es la religión predominante, la fe no ha creado una cultura. Es el caso de nuestro país, en el que se dice que el 98% de la población se consideran cristianos, sin embargo, la realidad social que sufrimos contradice los valores cristianos: el nuestro, es un país donde más se vive la desigualdad social, un país donde actualmente se sufre la terrible realidad del crimen, donde está prohibido enseñar religión en las escuelas, donde sólo una pequeña porción de los católicos son practicantes, donde, igualmente, el catolicismo va en descenso y donde las sectas están proliferando enormemente y donde, en general, la fe no ha generado una cultura cristiana y sí se percibe un divorcio entre fe y vida; todo lo cual nos hace pensar que, tal vez, el cristianismo en nuestro país se tenga más por tradición que por convicción. He aquí una muestra de la necesidad de redescubrir la riqueza antropológica de la fe, su purificación, su fortalecimiento, su confesión y su vivencia. Redescubrir la riqueza de la fe Redescubrir la fe quiere decir, no sólo mostrar que la fe cristiana no es algo nocivo al ser humano, sino

7

Tu Seminario TEOLÓGICA-FILOSÓFICA

Argos Argos


Tu Seminario TEOLÓGICA-FILOSÓFICA

Argos Argos

PURIFICAR LA FE Que la fe necesita ser purificada es otra tarea, pues llevamos este tesoro en vasijas de barro. Como ya lo decía, tampoco en el cristianismo hemos sabido conservar siempre puro este tesoro, dadas las limitaciones humanas. Siempre estaremos condicionados por la cultura y por el tiempo mismo, prueba de esto es la no comunión que hay entre los cristianos. Esta división constiuye un antitestimonio para el mundo no creyente. De modo que la oración de Cristo sigue siendo vigente: “Padre, que todos sean uno para que el mundo crea que tú me ha enviado” (Jn 17,21). Pero no sólo entre los cristianos existe esta infidelidad al depositum fidei; la historia de la Iglesia católica tiene sombras que han ocultado el verdadero rostro de Cristo su fundador. Es por ello que, tanto el Beato Juan Pablo II como el actual Pontífice, más de una vez, en nombre de la Iglesia, han pedido perdón a la humanidad, por no siempre mostrar el esplendor de la fe. Y si somos sinceros, lo mismo deberíamos hacer personalmente: no siempre mostramos un catolicismo puro. Debido a la perplejidad que señalábamos arriba, no pocas veces, nuestra fe católica está empañada con sombras que la obscurecen. Es común constatar cómo personas que se dicen católicas crean al mismo tiempo en amuletos o talismanes; se da el caso, también, que personas que dicen creer en la Providencia, acudan al mismo tiempo a espiritistas, adivinos o curanderos, con el afán de conocer el futuro o hacerse alguna limpia. Más todavía, es común también encontrar en algún exhibidor o cualquier taller, una imagen de la Virgen de Guadalupe o un cuadro de san Judas Tadeo, pero también imágenes pornográficas. Igual, en la actualidad se está dando una actitud tal vez ingenua pero real en ciertos fenómenos como éstos: no somos críticos ante ciertas modas, por ejemplo, sin el menor escrúpulo se escucha música anticristiana o hasta satánica; no se conoce ni se practica la meditación cristiana pero sí se practica el yoga, se le reza también a Buda, a la santa muerte o se diviniza a los ángeles. En fin, la comprensión y la vivencia de nuestra fe son muy confusas. Sin caer en puritanismos, nuestra fe necesita ser purificada. La historia de las religiones nos muestra, así mismo, cómo muchas veces, los hom-

bres, abanderados por una religión, han emprendido luchas y guerras sangrientas. Lo que quiere decir, entonces que, no es suficiente creer; es necesario saber qué se cree y en quién se cree; o lo que es lo mismo, la religión, en tanto es auténtica en cuanto se sustenta en una doctrina auténtica y una fe humanitaria. Confesar la fe Es otro cometido en el año de la Fe. Ya lo mencionábamos y también lo dice el Papa en el Porta Fidei. La fe, como acto humano y personal, es la adhesión a la persona de Jesús. Ésta, por el Espíritu Santo, se suscita en el corazón del hombre, el cual, al sentirse tocado, se siente movido a comunicarla. Este aspecto, se resalta sobre todo en el N T, donde los Apóstoles que viven la experiencia del Señor Resucitado confiesan a Jesús como Dios y Señor, naciendo así y desarrollándose la Iglesia de Jesucristo. De ahí que, confesar la fe constituye la misión esencial de la Iglesia (Evangelii Nuntiandi). La Iglesia se constituye cuando celebra, vive y confiesa la fe en su Señor. Confesar la fe en el tiempo actual se convierte en una tarea apremiante, pues muchas veces, nuestra fe se ha quedado en el ámbito de lo privado . Se piensa que la fe es una mera devoción pietista, la que hay que expresar en el interior de una capilla. Los católicos, en general, tienen poca conciencia de su vocación misionera. Qué atinada y providencial ha sido la voz de Aparecida, una de cuyas ideas primordiales es afirmar que todo cristiano (no sólo los consagrados) debe ser discípulo y misionero, títulos que no se pueden separar. Quiera Dios que el Año de la fe, concientice a todos los cristianos de esta vocación. FORTALECER LA FE Finalmente, el año de la fe, dará ocasión para fortalecer la fe, pues las sombras que anteriormente hemos mencionado reflejan que se tiene una fe frágil y difusa. Es un hecho, sobre todo en nuestra Iglesia mexicana, la poca formación cristiana que tenemos los católicos. Ésta se reduce, en la mayoría de los casos, al cursito que recibimos para hacer la primera comunión. De ahí para acá, por más esfuerzos que se hacen, se percibe en los fieles en general, una gran resistencia a formarnos. El resultado de una fe frágil no puede ser otro que

8


aquel que señala el evangelio: ser arrastrados por cualquier doctrina. Para realizar este cometido, es necesario estudiar, es necesario orar, es necesario, celebrar, es necesario vivir la fe que profesamos. Esta necesidad confirma el principio clásico de la relación entre la lex orandi, la lex credendi y la lex vivendi (lo que celebramos es lo que creemos y es lo que vivimos). Para el estudio de la fe, el Papa Benedicto señala como subsidios importantes el acercamiento y la reflexión, a los documentos del Magisterio, especialmente al Concilio Vaticano II (inaugurado hace 50 años) y al Catecismo de la Iglesia Católica (publicado hace 20 años). Ambos documentos magisteriales son la voz más actualizada del Magisterio; ellos constituyen principios seguros de unidad y verdad de una fe auténtica. Conclusión El año de la fe es una manifestación peculiar de la Providencia Divina. Ante un mundo disperso, donde muchos hombres viven sin referencias, la Iglesia siente la necesidad de iluminarlo con la luz de la fe, que tiene un doble aspecto: es don de Dios y respuesta del hombre. Como don de Dios es algo divino y sobrenatural, capaz de traspasar los más admirables esfuerzos humanos, llámense científicos, económicos o políticos. Sin embargo, este don, en tanto se convierte en riqueza en cuanto es acogido por el hombre. Si el hombre lo acoge, la fe será una referencia unificadora para este mundo que, a la vez que aspira a la comunión global, vive grandes tensiones que lo dividen y lo enfrentan. Todos los hombres y cada hombre, estamos llamados a preguntarnos por el sentido de la vida. La fe nos da esa respuesta. En el Año de la Fe, decidámonos por ser personas de fe.

1 Para Israel, su historia era una historia salvífica,

celebrarla era recuperar su identidad como Pueblo; de ahí el esplendor y fervor de sus fiestas religiosas, como la Pascua, las que tenían un carácter de Memorial, es decir, no eran meros recuerdos de un pasado, sino actualización del mismo. 2 La antigua tradición la proclamaba como Mysterium lunae, siendo Cristo el sol de justicia, fuente única de luz…la Iglesia, como la luna, recibe de él todo su esplendor a cada instante; el CV II la describe como sacramento de salvación 3 La cultura actual, precisamente, vive un crisis de fe, que desemboca en una crisis antropológica, eco de las filosofías ateas, que quisieron quitar a Dios del horizonte del hombre, privándolo de la trascendencia, lo que ha provocado en él una frustración, al darse cuenta que sus aspiraciones a lo divino es falsa ilusión, conduciéndolo al nihilismo y al sinsentido. 4 Recordemos que el 2010 fue designado como el año sacerdotal. 5 El secularismo es una ideología, según la cual, sin negar a Dios, sí se le margina, creando una distancia infranqueable entre Dios y el mundo, de modo que éste puede funcionar independientemente de Dios. De tal manera que podríamos decir que, el secularismo desemboca en un ateísmo práctico, pues en la práctica, el hombre vive como si Dios no existiera. 6 En el retorno de lo sacro ya no se busca al Dios de la Revelación, sino a un dios que se acomode a las propias preferencias; ya no se busca la religión que garantice un sistema doctrinal y moral, sino la religión que te haga sentir bien y a gusto; la religión es vista como un mercado, donde ésta se oferta al mejor postor; la idoneidad de sus líderes religiosos ya no se mide por su calidad moral, sino por su capacidad de conseguir adeptos. Entre estas religiones se encuentra la New Age. 7 Con tristeza se constata un debilitamiento en la proclamación de la fe de la Iglesia; parece ser que el secularismo ha calado, incluso en el ambiente clerical, pues se percibe, no sólo poca pasión por proclamar la fe, parece ser que hay inseguridad, miedo o vergüenza; nuestro radio de acción se queda en el púlpito; hace falta atrevernos a incursionar en los MCS.

Tu TuSeminario SeminarioTEOLÓGICA-FILOSÓFICA SEMBLANZAS

Argos


Tu Seminario SEMBLANZAS

Argos

Con ocasión de sus

60 años

de sacerdote

El Padre Lupe, como lo llamamos coloreando con cariño su nombre, es un gran amigo y hermano muy querido. Cuando se quiere de corazón a una persona hay que mojar la pluma en la sangre cálida del corazón para rubricar con sinceridad y verdad lo que quedó para siempre escrito por la mano de Dios. Quiero pedirle a nuestro gran amigo Jesucristo que lo haga en su nombre con gran cariño, con respeto y hasta con veneración, con agradecimiento, porque todos estos sentimientos despierta el trato con el Padre Lupe Tapia Rodríguez. Así, con acento de simpatía, lo llaman sus numerosos discípulos del Seminario de Morelia donde ha desempeñado un ministerio como formador y maestro de varias generaciones.

Gua Tapia

Mons.

Hay sacerdotes que merecen nuestro respetuoso y sincero cariño por su ejemplar testimonio de fe, por su notable calidad espiritual y humana, por su gran autoestima que los define sacerdotes para siempre. El Padre Lupe ha caminado de la mano de Cristo y de María, ligero de equipaje, siguiendo el consejo de Cristo: “No lleven nada para el camino: ni bastón, ni bolsa, ni pan, ni dinero, ni dos túnicas…”. Al verdadero amigo de Cristo nada le falta. Buscando el Reino de Cristo, todo lo demás vendrá por añadidura. Ha sufrido en silencio, ha trabajado siempre poniendo todos sus talentos en las manos de Cristo, siempre obediente a su obispo en turno. A los 60 años de sacerdocio está desempeñando su ministerio sacerdotal con gozo, en paz, con generosidad, con el alma limpia, en una humilde capellanía en su tierra natal de Puruándiro, Mich., dedicada a la Virgen María en su advocación de Nuestra Señora de Los Ángeles. Ahí tiene expuesto todo el día el Santísimo Sacramento y a las nueve de la noche las campanas anuncian la bendición con el Santísimo a todo el pueblo. Todas las personas están atentas a ese momento importante y reciben con gran fe la bendición y algunos hasta se postran de rodillas en la calle para recibirla devotamente. Así ha sido su vida: bendecir, perdonar, servir siempre en todo momento. Por algo está galardonado con ese título de Monseñor, como un reconocimiento del Santo Padre a su notable servicio a la Iglesia que ama entrañablemente. Al Padre Lupe Tapia, hombre de la sencillez y de la verdadera humildad, Dios le ha dotado de un talento privilegiado. Oí decir a personas que lo recibieron en el Seminario, que ha sido una de las más brillantes inteligencias que han pasado por ese glorioso Seminario de Morelia. Hombres que se recuerdan con gran cariño y respeto, como Don Luis María Martínez Rodríguez, Don Fernando Ruiz Solórzano, Arzobispo de Yucatán, Don Agustín Abarca, de los últimos tiempos; además que sin darse cuenta dejaron a su paso huellas imborrables. Un hombre es grande desde su humildad y como todo hombre inteligente, el

10


Argos

Padre Lupe, sabe hablar cuando tiene que hablar y sabe callar cuando tiene que callar y como todo hombre inteligente tiene la chispa del buen humor oportunamente a flor de labios y la gracia de compartir las bromas sin maltratar a nadie. Yo lo he tratado como a un hermano más que como amigo, nos queremos, somos de la misma tierra, su familia y mi familia muy íntimamente relacionadas. El Padre Lupe y yo desde niños hemos estado anhelando lo mismo: ser sacerdotes, ser santos, tarea difícil pero hermosa. En la personalidad del Padre Lupe Tapia podemos descubrir esos rasgos tan bien definidos de la sencillez, de la bondad, su trato respetuoso, su espíritu de fe y su buen humor. Voy a recordar una anécdota: compartiendo la mesa al medio día con los formadores en turno del Seminario, me dirigí a él y en voz alta le dije: Padre Lupe, fíjate que tengo que ir a Monterrey a celebrar una Primera Comunión y te pido que me suplas esos días en mi Capellanía de las Clarisas… y me contestó sonriente: ¿qué te parece, Sam, si mejor te suplo en Monterrey? todos se rieron y yo le miré agradecido. Los grandes hombres saben ser grandes amigos. El Padre Lupe Tapia también pasó por la Universidad Gregoriana de Roma y por el famoso Instituto Bíblico, ahí se preparó aún con mayor dedicación para responder a la tarea que Dios le había llamado a realizar y dejó también una honda huella de su brillante inteligencia.

manos de Dios todo lo que llevo en el alma y que sólo Él conoce. Padre Lupe, tu vida ha sido así, como Dios ha querido, haber aceptado y vivido tomado de la mano de Cristo y de María. Debes de estar muy satisfecho por esta familia que Dios te dio, yo la conocí y la recuerdo con cariño: cristiana a carta cabal, ejemplar y sencilla sembradora del bien; desde ahí aprendiste a vivir el Evangelio y tu sacerdocio ha sido el Evangelio hecho vida. Gracias por tu testimonio, por tu amistad. Has vivido el lema franciscano: ¡Paz y bien, hermano! eso transmites: paz y bondad. Un fuerte abrazo en nombre de todos tus hermanos sacerdotes, especialmente de Antonio que te espera en el cielo.

¡Cómo no recordarte en el día inolvidable de tu ordenación sacerdotal!

Él siempre ha vivido feliz, ha vivido alegre en su pobreza, dando siempre más que esperando recibir. Yo creo que el Padre Lupe en sus 60 años de sacerdote tiene una sola palabra qué decirnos y que enseña todo: ¡Gracias!, ¡Muchas gracias! por el regalo de mi familia tan llena de bondad, de la que aprendí tantas cosas: padres ejemplares, trabajo, dedicación, sacrificio, honradez. Su mejor herencia fue el regalo del Evangelio. ¡Gracias por mi sacerdocio! de rodillas pongo en las

11

Tu Seminario SEMBLANZAS

adalupe a Rodríguez

P. Samuel Bernardo Lemus


Tu Seminario VOCACIONES

Argos

LA TEOLOGÍA

PRIMER PILAR DE Desde hace un buen tiempo la pastoral vocacional parece orientarse más desde las urgencias y búsqueda de respuestas a los problemas inmediatos de falta de vocaciones, que por un adecuado y convencido horizonte teológico. Por ello, es decisivo enfrentar este desafío y orientarse hacia una renovación que tenga en cuenta este aspecto tan importante. 1. LA TEOLOGÍA VOCACIONAL Situada en el horizonte de la cultura vocacional, la teología vocacional nos introduce en el misterio del Dios Amor que revela, comunica y transmite esa identidad en el don del llamamiento como invitación a vivir esa misma identidad. En otras palabras, Dios llama porque ama, llama amando y llamando ama. En consecuencia, la vocación es revelación del amor de Dios, de donde se deduce que no hay vocación sin Dios y sin amor y que sólo a partir de ese Dios que ama y llama se puede dar lo que sólo Él da: el amor. La vocación es, pues, una invitación a expresar el Ser de Dios en su Hacer salvífico, entendido como proyecto del Dios Padre, dirigido al ser humano que Él mismo salva en su Hijo, para que por obra del Espíritu Santo sea partícipe y corresponsable de la aventura del amor, salvando a los hermanos. El Dios revelado en las Sagradas Escrituras es el que “eternamente llama”. Creemos en un Dios que llama en un movimiento inherente a su

12

identidad de Dios Amor, manifestada en el Verbo y su accionar. La vocación es entonces una manifestación de la identidad divina, una teofanía, y una invitación a vivirla en Jesucristo; una revelación de Dios que ha de ser respetada, valorada y acogida, a través de una palabra teológica que proviene de Él, como llamamiento, y de una palabra antropológica que depende del hombre, como respuesta. Es el diálogo entre las libertades del Creador y la creatura. La teología vocacional es trinitaria en el sentido de que el Padre llama a la realización de un proyecto humano e histórico sobre la triple relación de los orígenes (creación): teologal, fraterna y apostólica; el Hijo convoca a un discipulado misionero que convierte el seguimiento en anuncio de su misterio redentor; el Espíritu Santo capacita para amar como Dios ama. Dios llama a todos, por medio de una vocación al mismo tiempo visible y misteriosa; nuestra tarea es leer con respeto el sentido del Misterio que se hace visible cuando nos


Argos Coordinador de Pastoral Vocacional Diocesana

DE LA VOCACIÓN:

E LA CULTURA VOCACIONAL llama. La más sublime expresión de la teología es la vocación, porque personaliza el proyecto salvífico de Dios en una entrega a la salvación de los demás y no sólo la propia, dando la vida para ganarla; y la más sublime expresión de la vocación es amar hasta el martirio, experiencia “redentora” y “misionera” de identificación con el Maestro.

fetas; y ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo” (Hb 1,1-2), lleva implícita la cristología vocacional que se expresa en los relatos de vocación de los Evangelios: “Jesús le dijo, sígueme” ; “les dirigió su palabra, llamó a sus discípulos y eligió a Doce de entre ellos para que estuvieran con Él” ; “convocándolos… los envió a proclamar el Reino de Dios” .

1.1 LA CRISTOLOGÍA VOCACIONAL “Maestro, en tu Palabra echaré las redes” (Lc 5,5), es no sólo una respuesta confiada a la insinuación vocacional del Señor Jesús, sino también un reconocimiento a su identidad de “Logos que se hace carne” (Cfr. Jn 1,14) de enviado del Padre para revelarnos que “Dios es amor” (1Jn 4,16), y para invitarnos a ser portadores y anunciadores de esa misma identidad de enviados y de mensajeros del amor. La cristología de la Palabra, que se fundamenta en el hecho de que “en distintas oca-

siones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los pro-

El Rostro de la Palabra, Jesús de Nazaret, es al mismo tiempo la Voz que llama y que el discípulo escucha y anuncia, y la Persona que convoca, a quien el discípulo encuentra y comparte con sus hermanos y con el mundo. Por eso, “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (DV 11). De ahí que “conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha podido ocurrir en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo” DA 29. Sólo Esta experiencia de vocación-misión de Cristo y en Cristo “tiene que ver con el hecho de que la comunicación que Dios hace de sí mismo implica siempre la relación entre el Hijo y el Espíritu Santo, a quienes Ireneo de Lyon llama precisamente «las dos manos del Padre»”. Creemos, pues, en un único Dios, que no obstante es al mismo tiempo Padre, Hijo y Espíritu; es decir, comunidad, familia. De ahí que la vocación sea un misterio trinitario y,

13

Tu Tu Seminario Seminario VOCACIONES SEMBLANZAS

P. Víctor Ramírez Salgado


Tu Seminario VOCACIONES

Argos

desde allí, un hecho eclesial: Dios Padre nos llama a ser personas y a darle sentido a la vida; Dios Hijo nos convoca a ser sus discípulos y sus misioneros; Dios Espíritu Santo nos confía una misión concreta, siempre de servicio, en la Iglesia. Se trata de un único llamado que, desde su raíz trinitaria, posee tres dimensiones: la humana, la cristiana o bautismal y la específica o eclesial; y se puede realizar como respuesta en tres estados de vida: laical, consagrado y ministerio ordenado. Diversidad con un único punto de partida, el bautismo; y una doble meta, la comunión y la santidad. El Logos que se hizo carne “vino a su casa” (Jn 1,11) “y puso su morada entre nosotros” (Jn 1,14). Cercano a Dios, porque “la Palabra era Dios” (Jn 1,1), se acercó a nosotros en la Iglesia, la comunidad de “los hermanos que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen”. La eclesiología vocacional: “La Iglesia no vive de sí misma sino del Evangelio, y en el Evangelio encuentra siempre de nuevo orientación para su camino. Es una consideración que todo cristiano debe hacer y aplicarse a sí mismo: sólo quien se pone primero a la escucha de la Palabra, puede convertirse después en su mensajero” (VD 51). Al ser la Iglesia la Casa de la Palabra se convierte en la casa de la vocación, y de ahí en la comunidad de los llamados. Aún más, “la Iglesia, en lo más íntimo de su ser, tiene una dimensión vocacional implícita ya en su significado etimológico: asamblea convocada, por Dios. La vida cristiana participa también de esta misma dimensión vocacional que caracteriza a la Iglesia. En el alma de cada cristiano resuena siempre de nuevo aquel ‘sígueme’ de Jesús a los apóstoles, que cambió para siempre sus vidas (cfr. Mt 4,19).

14

Somos Iglesia, y en ella como misterio de comunión, se ubica el misterio vocacional. El llamado del Maestro a ser sus discípulos misioneros nos hace al mismo tiempo discípulos misioneros de una Iglesia kerygmática y carismática, capaz de anunciar el kerygma –en especial a los bautizados que no participan– y de reconocer que el Espíritu suscita ministerios para el bien de su pueblo. Por eso, la meta de la animación vocacional es una Iglesia plenamente consciente de ser una asamblea de personas convocadas y reunidas por el infinito amor de la Trinidad, en la riqueza de la diversidad y complementariedad de las vocaciones y ministerios. Este es el horizonte, este es el camino que se tiene que recorrer para fortalecer el trabajo vocacional en cada una de las parroquias y comunidades de esta arquidiócesis de Morelia.


Argos


Tu Seminario BIENHECHORES

Argos

III Encue con Bienhec E

l domingo 7 de octubre del presente año, nuestro Seminario se engalanó con la presencia de nuestros bienhechores, que por tercera vez han venido desde diferentes lugares de la Diócesis (Morelia, La Piedad, Los Fierros, Irimbo, Cd. Hidalgo, Pátzcuaro, Zitácuaro, Puruándiro, etc.). Los visitantes asistieron con la finalidad de convivir con los seminaristas, motivándonos a poner empeño en nuestra formación, fortaleciendo día a día la respuesta que hemos dado a Cristo, ya que sabemos que no sólo contamos con su apoyo económico, sino también con sus abundantes oraciones. Se les invitó a dar un recorrido por algunos lugares de la casa (dormitorios, salones, capilla, patio de San José, etc.), para ver las remodelaciones realizadas y conocer las necesidades del Seminario. El Rector P. Jesús Hernández, les dio la bienvenida y los invitó a sentirse parte

importante en la formación de los seminaristas, pues el apostolado que realizan se verá reflejado en buenos sacerdotes, fruto de sus oraciones “el apoyo que nos brindan Dios lo recompensará con abundantes bendiciones” aseguró. También el P. Humberto González, ecónomo del Seminario, agradeció su constante apoyo, insistiendo en que todo era providencia de Dios. Hubo una celebración Eucarística, presidida por el Sr. Rector, acompañado por 900 bienhechores y todo el Seminario. Posteriormente los seminaristas les presentaron un evento cultural. La convivencia concluyó con la comida, donde se sintió gran alegría por este día de fiesta, al compartir nuestras vidas y nuestra fe.Que Dios bendiga a todos nuestros bienhechores y atienda a todas sus necesidades espirituales y materiales.

16


Argos

algunos compañeros nuestros, colectores, quienes visitan frecuentemente a nuestros bienhechores.

“Mi experiencia como colector del Seminario ha sido gratificante y motivadora, puedo contemplar el amor de las personas hacia la institución. Con sus diferentes gestos de apoyo (desde hacer oraciones hasta el apoyo económico).Tales apoyos nos comprometen a seguir adelante, cuando de ellos escuchamos «Échale ganas porque necesitamos buenos sacerdotes». Estas palabras no podemos dejarlas de lado.Tenemos un compromiso muy grande para con Dios y otro para con su Pueblo; para con Dios de dar una respuesta generosa al llamado que nos hace y, con el pueblo, de hacer presente a Cristo Buen Pastor”.

Palpando la Providencia de Dios A lo largo de dos años consecutivos de colaborar en la “Pastoral de bienhechores” nos hemos encontrado con muchos testimonios agradables. Entre éstos nos encontramos el caso de la colectora y bienhechora María del Socorro Castro originaria de La Piedad, Mich., quien con sus palabras nos demuestra el gran amor hacia nosotros y nuestra Institución:

Seminarista José Miguel Malvaez García

“Mi experiencia en la búsqueda de bienhechores a nivel Diócesis, es muy agradable, pues puedo observar cómo la mayoría de las personas desean ser parte de nuestra familia, a través de su aportación económica y espiritual. No son de una posición acomodada o rica, pero aportan lo poco que tienen, lo hacen con gran amor y desprendimiento. Es sorprendente cómo surgen bienhechores de distintas edades (niños, adultos, jóvenes, personas de la tercera edad…) y cómo hacen el sacrificio de guardar lo poco que tienen para darlo al Seminario y así poder seguir formando sacerdotes buenos, sabios y santos, donde la gente pueda ver la presencia de Cristo”.

“En los más de veinte años de trabajo en pro del Seminario, los he disfrutado al máximo, he tenido la dicha de conocer a muchos seminaristas, ahora sacerdotes. Eso es una gran alegría para mí, pues de esta manera me doy cuenta de que mi trabajo es de provecho, el cual se ve reflejado en esa manera. Estoy muy orgullosa con mi labor y sin duda, lo seguiré haciendo hasta que Dios me dé licencia. Además, esta tarea es un regalo heredado de mi mamá, quien, en muchos años de su vida, colaboró de la misma manera”.

Seminarista José Alfredo Tapia

Tenemos también el testimonio de

17

Tu Seminario BIENHECHORES

entro chores 2 1 0 2

Equipo de Bienhechores


Tu Seminario NOVEDADES

Argos

D

“El añ

ios, que lleva en sus manos el destino de los pueblos y que siempre ha mostrado su providencia infinita a través de acontecimientos significativos en la historia de nuestra Iglesia, nos ha dado ahora la oportunidad de iniciar el Año de la Fe, novedad que sin duda alguna nos traerá a todos grandes beneficios para nuestra vida cristiana. En todas partes de nuestra Iglesia Universal, atendiendo al anhelo del Papa Benedicto XVI que manifestó desde el principio de su pontificado de que tengamos un encuentro con Jesucristo y la belleza de la fe en Él, nos hemos dispuesto para este acontecimiento trascendental para todo el pueblo cristiano. Hemos tomado en cuenta también su advertencia de que “si la fe no adquiere nueva vitalidad con una convicción profunda y una fuerza real, gracias el encuentro con Cristo, todas las demás reformas serán ineficaces” (Discurso a la Curia Romana con ocasión de las felicitaciones navideñas el 22 de Diciembre 2011). Estuvimos en una preparación con muchas expectativas para el comienzo de este Año de la Fe, cuya apertura, tal como se anunció con mucha antelación, tuvo lugar el jueves 11 de Octubre en la Plaza de San Pedro en Roma. Fue presidida por el Papa Benedicto XVI y estuvo acompañado de Cardenales, Obispos, algunos Patriarcas de iglesias orientales y sacerdotes, además, representantes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo. En sintonía con el Papa en Roma, cada obispo en sus respectivas diócesis celebraron ese mismo día o un día cercano a esa fecha la apertura del Año de la Fe, previendo sus diferentes programaciones con sus metas y actividades, sobre todo litúrgicas y pastorales, con la esperanza de que efectivamente se llegue a cumplir con lo que el Papa nos dice en su motu proprio Porta Fidei (La Puerta de la fe): que en este año de la fe lleguemos a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo, sin perder de vista la gran necesidad de un compromiso eclesial más convencido en favor de una nueva evangelización para descubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe. En su homilía el Papa Benedicto recordó la importancia que el Concilio Vaticano II ha tenido en la vida

18


Argos

de la Iglesia, señalando así la repercusión que sigue teniendo aún hoy “Si hoy la Iglesia propone un Año de la FE y la Nueva Evangelización, no es para honrar un aniversario, sino porque hay más necesidad ahora que hace 50 años. La respuesta a esta necesidad es la misma querida por los Papas y Padres del concilio Vaticano II y contenida en sus documentos”.

Igualmente nos ha hecho ver que “a partir de la experiencia de este desierto, de este vacío (que vivimos en la vida actual), es como podemos descubrir nuevamente la alegría de creer, su importancia vital para nosotros, hombres y mujeres. En el desierto se vuelve a descubrir el valor de lo que es esencial para vivir; así, en el mundo contemporáneo, son muchos los signos de la sed de Dios, del sentido último de la vida, a menudo manifestados de forma implícita o negativa. Y en el desierto se necesitan sobre todo personas de fe que, con su propia vida, indiquen el camino hacia la Tierra prometida y de esta forma mantengan viva la esperanza. La fe vivida abre el corazón a la Gracia de Dios que libera del pesimismo. Hoy más que nunca evangelizar quiere decir dar testimonio de una vida nueva, trasformada por Dios, y así indicar el camino”.

bién en cada una de nuestras Iglesias particulares. Entre otras, podemos tomar en cuenta las siguientes: -Profundizar en el conocimiento del Concilio Vaticano II y del Catecismo de la Iglesia Católica -Intensificar la celebración de la fe en la liturgia, y de modo particular en la Eucaristía, en la que la fe de la Iglesia es proclamada, celebrada y fortalecida. Todos estamos invitados a participar de ella en forma consciente, activa y fructífera. * Estudiar el Youcat con adolescentes y jóvenes. * Fortalecer la devoción eucarística. * Preparar mejor nuestras fiestas patronales * Impulsar las obras de misericordia… Que este Año de la Fe sea para nosotros la gran oportunidad de manifestarle al Señor una respuesta generosa por esta gracia especial que nos concede.

En nuestra Iglesia Diocesana de Morelia, nuestro pastor, el Sr. Arzobispo el día de la apertura del Año de la Fe nos indicó que la fe es un don que tenemos que cuidar y proteger ante los peligros que pueden apagarla y las amenazas que pretenden arrebatárnosla y nos exhortó diciéndonos que estamos llamados a proclamar nuestra fe con palabras y obras; más aún, nuestro deber es compartirla, porque la fe se acrecienta dándola. Como el Año de la Fe es un tiempo propicio para iluminar, celebrar, fortalecer y comunicar la fe, necesitamos estar atentos para llevar a cabo las iniciativas que en toda la Iglesia Universal se nos proponen y tam-

19

NOVEDADES

Señaló con énfasis que “lo más importante, especialmente en una efeméride tan significativa como la actual, es que se reavive en toda la Iglesia aquella tensión positiva, aquel anhelo de volver a anunciar a Cristo al hombre contemporáneo. Pero, con el fin de que este impulso interior a la nueva evangelización no se quede solamente en un ideal, ni caiga en la confusión, es necesario que ella se apoye en una base concreta y precisa, que son los documentos del Concilio Vaticano II, en los cuales ha encontrado su expresión”.

Director Espiritual de Teología

Tu Seminario

ño de la fe”

P. Antonio Cerda Huante


Tu Seminario EFEMÉRIDES Tu Seminario TEOLÓGICA-FILOSÓFICA

Argos

EFEMÉRIDES

PRIMER SEMESTRE 2012-2013

SEMINARIO MAYOR

SEPTIEMBRE

DÍA 12

P. Hugo Agustín Delgado Medel Prefecto de Disciplina de Filosofía

PEREGRINACIÓN AL SANTUARIO DE GUADALUPE

Después del encuentro con el Señor en el retiro espiritual mensual, la comunidad del Seminario, alumnos y formadores, se dirigió en peregrinación al Santuario de Guadalupe, para implorar la protección de la «Madre del Señor por quien se vive» y, bajo su intercesión, ofrecer al Señor los proyectos, trabajos e ilusiones al comienzo del nuevo ciclo escolar. Virgen María, enséñanos a decir «sí» a la voluntad del Señor.

DÍA 28

ANIVERSARIO DEL SEMINARIO

En este año, se anticipó el festejo del CCXLII Aniversario de la Fundación del Seminario. Muy de mañana, con la celebración de la Eucaristía, presidida por D. Alberto Suárez Inda, se dio gracias al Señor por las bendiciones concedidas a nuestra Alma Mater. Durante la primera jornada del día, se hizo gala de habilidades físicas y de un sano espíritu competitivo en la mini-olimpiada. Ya por la tarde, dos alumnos teólogos hicieron sendas ponencias en torno al Sacramento de la Eucaristía; acto seguido, con cada cuenta del rosario, formadores y seminaristas expresaron a María Santísima su filial devoción e imploraron su patrocinio en bien de esta casa de formación sacerdotal. El festejo concluyó con la tradicional kermesse, en donde se pudieron degustar deliciosos antojitos, disfrutar amenas conversaciones y huir del embate de los toritos con sus buscapiés. ¡Enhorabuena!

III ENCUENTRO CON BIENHECHORES

OCTUBRE

A 7

En medio de un ambiente festivo, se realizó el III Encuentro con bienhechores. En esta ocasión formadores, seminaristas, bienhechores y amigos del Seminario, pudieron orar juntos como familia en la celebración de la Santa Misa, compartir el pan y la sal en una rica comida y, también, rogar al “Dueño de la mies que siga enviando trabajadores a sus campos”. Fue, sin duda, una dicha agradecer personalmente a quienes apoyan, con su oración constante y ayuda económica, en la formación de los futuros pastores. ¡Gracias por compartir con nosotros su fe! ¡Dios colme de gracias su generosidad!

20


A DÍ 14

ENCUENTRO FAMILIAR

Conscientes de la importancia que tiene la familia en el proceso formativo de los futuros pastores, se convocó al primer encuentro familiar del presente curso, el cual se llevó a cabo en un ambiente de profunda alegría y muy sentida calidez por la presencia de los seres queridos en casa. Se propuso como pauta de reflexión la sana administración de los bienes materiales, tema por demás delicado que exige ser abordado con transparencia y corresponsabilidad. Enseguida, se celebró el Día del Señor con la Eucaristía y se rogó al Señor que, en los albores del Año de la Fe, hiciera de cada cristiano un discípulo comprometido y un testigo cualificado de Jesucristo. Al concluir, se dio paso al diálogo espontáneo y se compartieron los alimentos.

DÍA 26

El ilustre formador, eximio profesor y sacerdote sui generis, Mons. J. Guadalupe Tapia Rodríguez, quiso agradecer a Dios, junto con su familia-seminario, tan preciado don del sacerdocio ministerial y celebrar sus Bodas de Diamante. Con la sencillez y espontaneidad que le caracterizan, “Monseñor” –como cariñosamente se le conoce– presidió con fervor y grande emoción la Eucaristía: su rostro irradiaba alegría, admiración y nerviosismo propios del sacerdote que celebra su primera Misa… Mas no podía faltar la belleza del canto gregoriano, pues invitó a la asamblea a entonar algunos cantos litúrgicos que él mismo preparó en sus “hojitas”. Finalmente, la comunidad del Seminario felicitó a tan estimado amigo por sus 60 años de vida sacerdotal y le ofreció un modesto y ameno banquete. Ad multos annos!

NOVIEMBRE DÍA 30 - 2

ANIVERSARIO DE Mons. J. Guadalupe Tapia Rodríguez

CAMPAMENTOS

Viento fresco, clima gélido y lluvioso, firmamento diáfano y ambiente natural de singular hermosura, fueron el escenario propicio para albergar a la comunidad del Seminario Mayor que acampó en la zona de Los Azufres, Mich. Gratas experiencias se vivieron durante el campamento: esparcimiento, descanso, trato espontáneo, encuentro con la naturaleza, convivencia con los amigos al calor de la fogata y de un rico café de olla, buen humor por las bromas y las teatrales actuaciones en los sketches de la hora social… También hubo momentos para crecer en espiritualidad: la celebración diaria de la Eucaristía, la alabanza a Dios por la admirable obra de la creación, la clausura del mes del rosario, la celebración de todos los santos y el ruego por los fieles difuntos. Y ¡cómo olvidar la generosidad y cariño de los párrocos y feligreses que ofrecieron tan suculentas comidas! A ellos nuestra gratitud y oración.

DICIEMBRE

JORNADA A FAVOR DEL SEMINARIO

Como cada año, en toda la Arquidiócesis de Morelia se realiza el «Día del Seminario». Esta jornada tiene dos finalidades principales: promover las vocaciones a la vida sacerdotal, teniendo la oración como el medio privilegiado para hacerlo; e invitar a los fieles para que apoyen económicamente al Seminario Diocesano, ya que éste subsiste con la generosidad de sus donativos. ¡Muchas gracias, y que Dios bendiga todo lo que hacen por el Seminario!

21

DÍ 15 A - 16

Tu Seminario SeminarioTEOLÓGICA-FILOSÓFICA EFEMÉRIDES Tu

Argos


Tu Seminario EFEMÉRIDES

Argos

CURSO INTRODUCTORIO

AGOSTO

P. Raúl Morales Tapia Coordinador del C.I.

INICO DE CURSO DÍA 12

SEPTIEMBRE

El Curso Introductorio inició su nuevo año 2012-2013. Fue un día lleno de alegría para nosotros, los nuevos alumnos. Nuestros papás estaban felices por el nuevo paso que dimos en la formación sacerdotal, pero también un poco nostálgicos porque, después de unas largas vacaciones en casa, tenían que dejarnos para que iniciáramos un nuevo periodo: el periodo de la generación XXVIII. Con mucho entusiasmo nos lanzamos a esta nueva aventura.

DÍA 23

ENCUENTRO FAMILIAR

El Curso Introductorio se llenó de fiesta y de alegría por el primer encuentro familiar. Nuestros papás llegaron con mucha emoción para visitar a sus hijos y también para platicar con los padres formadores del curso. Todos nuestros papás participaron con entusiasmo en las diferentes actividades que se les pusieron para convivir con nosotros. Se mostraron muy cariñosos con nosotros y a la vez les correspondimos con mucha gratitud por ello.

TALLER DE DÍA PASTORAL JUVENIL Y 15 - 19 ADOLESCENTES

OCTUBRE En estas fechas tuvo lugar nuestro taller de pastoral juvenil y adolescentes. Fue impartido por las Hermanas Dominicas de la Presentación de la Natividad de María. Los seminaristas ya las estábamos esperando desde el domingo por la tarde y con gusto les dimos la bienvenida. Ellas estaban felices por el nuevo grupo y ansiosas por compartir su experiencia de apostolado. También mostraron su intención de formar nuevos animadores juveniles y así fue, pues al final a cada uno de nosotros nos entregaron un reconocimiento como animador juvenil. Muchas gracias hermanas, que Dios les pague.

A DÍ 26 TALLER DE CULTURA PURÉPECHA El Curso Introductorio inició con gran interés el taller de cultura purépecha. 22

El facilitador fue el padre José Luis García, vicario de la parroquia de San Diego de Alcalá de Quiroga. Este trabajo nos sirvió para nuestra inculturación y también para conocer más de cerca esta cultura pues vamos de apostolado a comunidades del pueblo purépecha. También ayudó para aprender lo que Tata Vasco enseñó a los indígenas. Con todo esto nos dimos una idea de las tradiciones purépechas, como el juego de pelota encendida. Para concluir con este taller compartimos la Sagrada Eucaristía celebrada en purépecha.

CAMPAMENTO VOCACIONAL

DÍA 59

Para avanzar en nuestra etapa de iniciación, en un ambiente de reflexión y NOVIEMBRE convivencia fraterna, se llevó a cabo el campamento vocacional realizado en la casa de los Hermanos Maristas, ubicada en los Azufres. Nos ayudó a discernir un poco más sobre nuestra vocación, ya que en él se nos impartieron varios temas relacionados con los diferentes estilos de vida. Todo esto se realizó con el fin de ayudarnos a descubrir y profundizar el estilo de vida que vamos viviendo. Con este hecho tan importante para nosotros dimos por terminada nuestra primera etapa. Pero ahí no concluyó todo, ya que nos vienen nuevas aventuras por vivir. Esperémoslas.

22


Argos

SEMINARIO MENOR

SEPTIEMBRE

DÍA 1

MISA DE ENVíO E INICIO DEL APOSTOLADO

Tuvimos la Misa de envío e inicio de apostolado los alumnos del Seminario Menor (Tercero y Nivelación), la Eucaristía fue concelebrada por todos los formadores a las 6:50 a.m. y ese día se comenzaron los preparativos para el XXV Aniversario Sacerdotal del P. Alfredo Ruiz.

OCTUBRE

CONCURSOS DE ALTARES Y CALAVERITAS

En esta fecha dimos lugar al concurso de altares y calaveras literarias. Los seminaristas comenzamos a trabajar en la realización de los altares con los que concursaríamos en la noche. En general estuvieron muy originales, se notó la presencia creativa de los seminaristas que vienen de pueblos de la ribera del Lago de Pátzcuaro. Los lugares que obtuvieron los grupos fueron: 1er. lugar: 2º de Humanidades y 2º lugar: 1º A de Humanidades. El mismo día al finalizar el concurso de altares, dio inicio el concurso de calaveritas literarias y los ganadores fueron: 1er. lugar: Alejandro Cázares; 2dos. lugares: Eduardo Bedolla y Ulises Andrés y el 3er. Lugar: José Gildardo Espinoza. DÍA

NOVIEMBRE

16

DÍ A 30

CONCURSOS DE ESCOLTAS

Por vez primera, hemos ido a participar en el concurso de escoltas al Instituto Yurirense de los PP. Agustinos que se encuentra en Yuriria, Gto. Ha sido una actividad nueva y enriquecedora para nosotros seminaristas, ya que ayuda a tener un espíritu de superación, pues nos dimos cuenta en qué aspectos debemos crecer. El lugar que obtuvimos fue el 4to., bastante bueno para el tiempo que hemos estado ensayando. Recordemos que el Seminario siempre ha formado a sus alumnos en un gran amor a Dios y a la Patria.

DÍA 19 - 20

INTER-SEMINARIOS

Tuvimos este encuentro que siempre nos llena de ilusión a los seminaristas. Esta ocasión hubo otra modalidad para que se propiciara la convivencia sana y fraterna entre nuestro Seminario y los otros. No se tuvo encuentro deportivo para no provocar rivalidades, sino que fue un rally en el que participamos los alumnos de los diferentes seminarios en algunas disciplinas. El P. Hugo Ramírez estuvo al frente de la comisión organizadora

A DÍ 14

DICIEMBRE

Con mucho entusiasmo celebramos las Bodas de Plata Sacerdotales del Padre Alfredo Ruiz y sus compañeros sacerdotes. Los formadores y seminaristas nos unimos a su alegría. Lo reconocemos como un excelente sacerdote, maestro, amigo y formador. Padre Alfredo, gracias por tu entrega a Dios y al Seminario, con tu testimonio hemos sido beneficiados muchos, has sido un sacerdote que nos ha sabido mostrar el rostro de Cristo Buen Pastor. ¡Felicidades!

3

23

Tu Seminario EFEMÉRIDES

P. Jorge Vergara Medina Prefecto de estudios Seminario Menor


Argos

“Todo sumo sacerdote está tomado de entre los hombres y

constituido en favor de la gente en lo que se refiere a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados.” (Heb 5, 1)

Agradecemos a Dios por un aniversario más de:

Excmo. Sr. Arzobispo Dn. Alberto Suárez Inda

XXVII Aniversario Episcopal

Mons. Carlos Suárez Cázares XL Aniversario Sacerdotal

Pbro. Alfredo Ruiz Silva y compañeros Xxv Aniversario Sacerdotal

felicitamos Pbro. Francisco Armando Gómez Ruiz

por su reciente

Ordenación Sacerdotal

¡Dios continúe bendiciendo su ministerio!


Argos

on la finalidad de continuar trabajando en la dimensión espiritual del Proyecto Formativo del Seminario, el pasado 4 de Octubre se llevó a cabo el retiro espiritual en el que tomaron parte los seminaristas integrados en la etapa del Seminario Mayor. El padre José Antonio Zermeño Abascal, quien dirigió el retiro de los seminaristas, centró su predicación en el tema de “la fe“; lo anterior muy en sintonía con la convocatoria del Santo Padre Benedicto XVI quien precisamente a convocado a toda a la Iglesia a reflexionar sobre este importante tema. En las pláticas que el Padre Antonio sostuvo con los jóvenes seminaristas los invitó a iluminar, desde la Sagrada Escritura, “el aparente absurdo” como él mismo definió a todo aquello que, sin tener un claro sentido inmediato, en el transcurso del camino se va descubriendo. En ese mismo tenor agregó: “Es necesario decir: «No sé bien cómo será el camino pero sigo caminando pues creo que aquél que me ha invitado a recorrerlo sí lo conoce»”. La profundidad de las pláticas, la riqueza de la Hora Santa y la celebración de la Sagrada Eucaristía convierten a estos retiros en una excelente oportunidad para continuar alimentando el espíritu. En este sentido, el joven Andrés Guzmán, quien forma parte del Seminario Mayor, puntualizó la importancia de asistir a este tipo de experiencias espirituales

Agencia UVAQ

C

Pbro. Antonio Zermeño con los alumnos de Teología, Capilla del Seminario Mayor

pues, como dijo, “ayudan al seminarista a encontrarse consigo mismo y con Dios”. Cabe mencionar que el Año de la Fe, según lo ha convocado el Santo Padre Benedicto XVI, tiene la finalidad de renovar la respuesta del hombre a Dios que no cesa de buscarlo cual Buen Pastor que da la vida por sus ovejas. El retiro espiritual no es una actividad más en el calendario del Seminario Diocesano de Morelia, sino una experiencia mensual que contribuye a forjar una sólida espiritualidad en los aspirantes al sacerdocio en esta gran casa de formación.

Feliz 242 Aniversario

UNA ESCUELA DE VIRTUD, FE Y FIDELIDAD

C

on una celebración eucarística presidida por el Arzobispo de Morelia, Monseñor Alberto Suárez, se inauguró la fiesta de aniversario del Seminario Diocesano de Morelia, que cumple 242 años de su fundación. D. Alberto Suárez destacó que el objetivo del Seminario sigue siendo el de formar jóvenes en la fe para saber discernir y responder al llamado de Cristo: “El

Seminario es una Escuela de Virtud, Fe y Fidelidad”, aseguró. Como parte de los festejos, los jóvenes formaron parte en la Mini Olimpiada y los torneos relámpago de futbol, basquetbol y volibol. Además, acudieron a la ponencia literaria-cultural “Presencia de Cristo en la Sagrada Eucaristía”. La celebración dio paso a la danza, la poesía y el canto ofrecidos por los jóvenes seminaristas, quienes al terminar, acudieron al Rosario solemne y a la Cena Kermesse en el patio central del Seminario Menor.

25

Misa solemne en la Capilla del Seminario Menor

REPORTEANDO

MADURAR EN LA FE, OBJETIVO PRIMORDIAL DEL RETIRO

Celina Manuel y Liz Mendoza


REPORTEANDO

Argos

UN ENCUENTRO MÁS QUE FAMILIAR

Celina Manuel y Liz Mendoza

Agencia UVAQ

C

on el objetivo de acercar a los seminaristas con sus familias, se llevó a cabo el encuentro familiar el pasado 14 de octubre en las instalaciones del Seminario Diocesano de Morelia. El seminarista José Antonio Méndez García, comentó que es importante el apoyo de la familia en el proceso que se atraviesa para llegar a ser sacerdote, ya que llena de vida y energía para seguir adelante. El evento tuvo varias etapas en las que los jóvenes pudieron compartir momentos al lado de sus familias, tales como la recepción, animación, tema general, grupos y finalmente, la comida. Los seminaristas y sus familias se mostraron animados y conscientes de que “la familia es fundamental en la formación para el sacerdocio” como aseguró José Antonio, uno de los seminaristas que estuvo presente en el encuentro. Sin embargo, los jóvenes aseguran que sus compañeros llegan a ser como de la familia o por lo menos a considerarlos como tales, ya que entre ellos forman una gran comunidad, una gran familia, al convivir a diario durante once años.

Padres de familia e hijos del grupo de 2° de Filosofía

José Antonio Méndez García, seminarista de 1° de Telogía.

Es tiempo de ayudar

COLECTA POR EL SEMINARIO

C

oncientizar a la comunidad cristiana de la importancia que tiene ayudar, es el principal objetivo de la colecta a nivel Arquidiócesis por el Día del Seminario, que se llevará a cabo el domingo16 de diciembre. El padre Humberto González aseguró que los recursos obtenidos de dicha colecta se invierten en la promoción vocacional, así como en el sustento diario y mantenimiento del mismo Seminario. La colecta, en favor del Seminario, se prepara a través de posters, sobres, spots, entre otros, que los seminaristas, previamente, llevan a las foranías para ofrecerlos a la comunidad cristiana. El padre Humberto comentó que generalmente se recibe una respuesta generosa y cálida por parte de la comunidad, por lo cual en este año se esperan buenos resultados.

26

Pbro. Humbero González Correa, Ecónomo del Seminario.


Argos

MERCANTÍL MEXIQUENCE, S.A. DE C. V. Abarrotes, vinos, cigarros y licores

Le atiende en Av. Juárez N° 3 Col. Centro Cd. Hidalgo, Mich.

!precios bajos todos los días!

Argos les desea a todos nuestro lectores

¡FELICES FIESTAS!

Que la llama de la fe arda en sus corazones, y que la esperanza y la paz del Salvador habite en sus hogares, para que sea un nuevo año lleno de gracia y bendición.

PATROCINADORES

DOMÍNGUEZ Y CÍA


VOX NOVA jóvenes

Argos Sem. José Jorge Huante Mora

4° de Teología

¿COMO

ESTA TU FE EN ESTOS DIAS?

R

ecuerdo una película, ya hace tiempo, “ESTIGMA”, en la que el lema publicitario era una pregunta por demás interesante: “¿cómo está tu Fe en estos días?” ¿Qué tiene de interesante? Me dirás tú. Bien, veamos: Primero, no es una pregunta bien intencionada, es decir, no quiere hacerte pensar lo que en realidad pregunta, no pretende hacerte reflexionar sobre cómo vives tu Fe, sobre cómo la expresas, ni siquiera en cómo es que la tienes, vamos, ni siquiera sabemos qué “entiende” esta película por Fe. La pregunta se torna por demás interesante en estos tiempos cuando todo lo que huele a “creencia religiosa” o a “Fe” o –incluso– a Dios, causa cierto tipo de rechazo. No me dejarás mentir, actualmente las creencias de las personas han sido encarnizada y ferozmente atacadas, tú mismo lo escuchas en los noticieros, en la escuela, en la calle, en la radio, en el face, en el twitter. Pareciera que quien tiene Fe es retrógrada y tonto, arcaico y necio. La Iglesia Católica es de las más atacadas, y –créeme–, por mucho. Los errores humanos ocurridos dentro de sus filas han sido exaltados, anunciados, vendidos, distorsionados. Cierto, no hay justificación alguna para algunas acciones atroces, no se pueden cerrar los ojos ante tales sucesos que destruyen la Fe y las vidas de muchas personas, no; pero tampoco podemos caer en la injusta y absurda generalización. Precisamente en medio de este torbellino de situaciones, en la Iglesia Católica, nada más ni nada menos que su líder, nuestro líder, el Papa Benedicto XVI, convoca a un año entero para celebrar, hablar, difundir, comentar, defender, afianzar, recordar, gritar, vivir, experimentar, razonar, la Fe de nosotros los católicos. Ahora sí te puedo preguntar: ¿cómo está tu Fe en estos días? Y esta pregunta sí pretende hacerte reflexionar y ponerte a pensar en cómo verdaderamente

28

estás viviéndola en estos tiempos turbulentos. Quizá tengas dudas. No te preocupes, es absolutamente normal y, creo yo, necesario; pues como dirían dos autores (Juan A. Estrada y José M. Castillo) en su libro “El proyecto de Jesús”: “la Fe que no se cuestiona a sí misma, al primer viento débil se derrumba”. Es necesario cuestionarnos nosotros mismos, no esperar a que otros nos cuestionen. Pregunta, más vale, y si no te convencen, pregunta de nuevo y si se enojan, pregúntales a otros, pero no te quedes con dudas respecto de tu Fe, porque, créeme, la Fe es el motor que mueve la vida, es lo que te mantiene con esperanza, es lo que en tiempos difíciles te saca a flote, es lo que te hace caer de rodillas ante Dios como refugio cuando todo parece amenazante. ¿Qué es lo que te hace dudar? ¿Anti testimonios? ¿Escándalos? ¿Que no puedes ver, ni tocar, ni escuchar, ni sentir a Dios? ¿En realidad lo crees? Este año de Fe es una gran oportunidad para cuestionarte y preguntar, para vivir y experimentar, para reconocer y anunciar. Es propio de nosotros los jóvenes cuestionar, no te dé miedo, seguro que Dios pondrá en tu camino a la persona adecuada para responder tus más duras preguntas y dudas. Termino preguntándote: ¿Cómo quieres que esté tu Fe en estos días? ¡comunícate! voxnova_argos@hotmail.com.


Argos 2° de Filosofía

Alguna vez dijo: Yo Creo en Cristo pero no creo en los cristianos. Esperamos que con nuestro testimonio en este año de la fe no se pueda decir lo mismo de ninguno de nosotros. Se trata de una película muy larga. Va describiendo los primeros momentos de la vida y vocación del personaje; donde cree en las leyes y su fundamento cristiano. Es una historia fascinante sobre el activismo, la política, la libertad, además de que pone en claro la importancia que tiene para las personas el releer la realidad social y la recuperación de las propias raíces. Pero en el centro de todo ello está un hombre extraordinario que luchó por una existencia pacífica sin violencia y liberó a toda una nación. Así plantea una exigencia muy seria a los discípulos de Jesús: ser coherentes con la fe que profesamos. ¿Caminamos en la vida de fe hacia esa coherencia? TÍTULO: Gandhi GÉNERO: Drama histórico AÑO: 1982 DURACIÓN: 180 minutos

TÍTULO:Dead poets society GÉNERO: Drama Año: 1989 Duración: 128 minutos Es la historia de siete estudiantes que conocerán a un profesor cuyas ideas sobre la vida motiva a los jóvenes para emprender la búsqueda de sus pasiones individuales, para explorar nuevos horizontes y descubrir la nobleza de un mundo más allá del estricto plan de estudios de su escuela. Con la consigna “carpe diem”, que significa “aprovecha el día”, la historia indica la importancia de vivir el momento actual sin estar esperando que suceda tal o cual cosa para ser felices. El ilustre profesor los orienta; les cuenta que “los poetas muertos se dedican a sacarle jugo a la vida”. En la historia se ha conseguido plasmar la importancia de expresar los sentimientos a nuestros padres. Es importante no tomar un “mascara” para cada ocasión; ante todo lo perenne es la franqueza.

29

VOX NOVA jóvenes

Sem. Marco Aurelio Farías Vargas


VOX NOVA jóvenes

Argos Sem. Gerardo Vera Carrasco

1° de Filosofía

Les he escrito, jóvenes, porque son fuertes…(1 Jn 2,14)

FE... ¿EN MINIATURA? podremos con una fe en miniatura! Es tiempo de mostrar el esplendor de Cristo. Solamente necesitamos dar un paso y atravesar la puerta que nos llevará a la luz, la puerta de la fe. Jóvenes: no nos rindamos ante nuestras propias necesidades, ni mucho menos ante las necesidades de nuestro prójimo; no permanezcamos inmóviles, que Cristo nos hace el llamado a actuar. Aunque muchos nos rechacen, aunque muchos nos excluyan y aunque muchos nos juzguen, hay quienes estamos dispuestos a entregar la vida en pos de la verdad, en pos de Cristo “Les he escrito, jóvenes, porque

“Q

ué pequeño es el mundo, qué pequeñas son las cosas, qué pequeña es la fe” Nosotros, jóvenes, estamos sumergidos en la ideología de lo miniatura; tenemos el celular más pequeño, usamos la ropa más pequeña, entre menos comemos mejor, preferimos conocer poco, etc. Y peor aún, la fe aún cada vez más pequeña. ¿Acaso se está apagando la luz que ilumina nuestro camino? “Yo he venido como luz del mundo, para que todo el que crea en Mí no perezca en tinieblas” (Jn 12,46). La fe es algo espiritual, es decir, el cristiano cree con el corazón y con la mente. Es una virtud sobrenatural por la cual creemos verdadero lo que Dios ha revelado para nosotros. Por la fe el hombre se entrega entera y libremente a Dios. No podemos reducirla, hacerla miniatura, nuestro corazón es bastante grande como para albergar una fe enorme; estamos hechos para lo grande, para lo alto, para lo inmenso. ¡Los jóvenes tenemos el poder de cambiar las cosas, de cambiar el rumbo de nuestra sociedad, pero no

30

son fuertes y la Palabra de Dios permanece en ustedes, y han vencido al maligno” (1 Jn 2,14). Busquemos dentro de nosotros la grandeza, busquemos a Cristo y encontraremos lo que tanto anhelamos: la felicidad. Las ideas de nuestra sociedad nos absorben y no nos dejan avanzar, pero ¿cuánto tiempo más nos conformaremos con las cosas pequeñas? Jóvenes de Cristo, abramos nuestra mente y corazón, alberguemos al que es todo Amor; agrandemos nuestra fe y demos fin a esta era de lo miniatura. Si en algún momento nos sentimos en obscuridad no nos preocupemos, que la luz de Cristo iluminará nuestra vida. Recordemos, jóvenes, que hemos nacido para lo alto, para lo grande.


Argos


ADOLESCENTES Constructores

Argos Sem. José Ricardo Garduño Hernández

2° de Filosofía

No estás solo.

CREE EN ÉL. TE AYUDARÁ E

n la etapa de la adolescencia, no sólo afrontas tus problemas personales, sino que también te das cuenta de cómo han cambiado las actitudes de los demás hacia ti. A diferencia de lo que antes ocurría, ahora puedes lograr concesiones en algunas cosas, pero al mismo tiempo pierdes ciertas ventajas y te hallas frente a nuevas exigencias. Además cambias de tipo de escuela, entras a formar parte de nuevos grupos y te ves “bombardeado” por la publicidad, la cual te sugiere nuevos deseos y nuevos intereses. De este modo desaparece la seguridad del niño para dejar el sitio a la incertidumbre, la duda y las contradicciones. Nacen entonces las preguntas frecuentes en los adolescentes ¿quién soy?, ¿qué quiero? Inseguro y desorientado, sueles encerrarte en ti mismo, te separas de los demás; también se vuelve muy evidente la oposición a tus padres, de quienes calificas como “sermones” sus consejos, y de “imposiciones” sus deseos de verte realizado como persona. Todos estos cambios en la adolescencia juegan un papel muy importante en el desarrollo de tu personalidad. Se puede caer con facilidad en el querer parecerse a determinado artista, personaje, o compañero de escuela; se buscan patrones de conducta que se adecúen a lo que estás buscando. ¿Como quién quisieras ser? o ¿a quién quisieras parecerte? Tal vez te has creado modelos de conducta no muy

sanos, que poco ayudan en tu desarrollo y que al contario, van perjudicando la relación con tus padres, tus familiares y amigos. Un buen modelo a seguir en nuestra vida es Jesucristo pues Él nos enseñó a vivir de acuerdo al plan que Dios tiene para cada uno de nosotros, el plan que Dios tiene para ti. Imitar su alegría, su caridad, su sencillez, sus ganas de vivir, su amor por los demás, especialmente por aquellos que más lo necesitaban. ¿Por qué no lo haces parte de tu vida, de tus proyectos? Este año de la fe, es una oportunidad para comenzar a llenar nuestra vida de Dios, cimentar nuestra vida en Él, pues Jesús mismo nos dice “el que cree en mí nunca tendrá sed” (Jn 6, 35-36) ¿Por qué no empezar a sentar las bases de tu vida en los valores humanos y cristianos? ¿Por qué no buscar modelos que ayuden a que nuestra vida se vaya edificando conforme a lo que Dios quiere para nosotros? El mismo San Pedro confiesa a Jesús “Señor, ¿a

quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído que tú eres el Hijo de Dios” (Jn 6, 68-69) Los cambios implícitos en la adolescencia tal vez te desubican, no encuentras a alguien que te escuche, que te entienda, todo lo cuestionas, y nada satisface tus expectativas. Ahora te toca a ti descubrir que no estás solo, únicamente hace falta darte cuenta de la presencia de Dios en tu vida, hazle partícipe de ella, cree en Él. Te ayudará.

32


Argos Argos 2° de Filosofía

La Iglesia para cuidar la creación.

DEFENDER AL HOMBRE ANTE LA DESTRUCCIÓN DE SÍ MISMO

“L

a conservación de un medio ambiente es uno de los mayores retos que afronta la Humanidad”. Seguramente hemos visto esta expresión en los noticieros, la red o en libros de texto. Para algunos es un tema bastante gastado, que termina con propuestas sin llevar a cabo por falta de compromiso o por ambiciosas. Pero, ¿qué tiene que ver Dios y la Iglesia en todo esto? ¿Qué no les corresponde a los hombres de ciencia y a los diferentes gobiernos encargarse de este tema? El Papa Benedicto XVI señaló, en su mensaje para la XLIII Jornada Mundial de la Paz en el 2010:

“La Iglesia tiene una responsabilidad respecto a la creación y ha de ejercerla para defender los dones de Dios Creador para todos, pero sobre todo, para defender al hombre frente al peligro de la destrucción de sí mismo”. La degradación de la naturaleza se relaciona con el modo de convivencia entre los seres humanos, “por

lo que cuando se respeta la ‘ecología humana’ en la sociedad, también la ecología ambiental se beneficia”. ¿Cómo pretender exigir respeto ambiental a una persona que no aprendió a respetarse a sí misma?

33

Las cuestiones de la ecología suelen ser abordadas casi exclusivamente desde perspectivas científicas, técnicas, económicas, políticas…lo que le sucede a nuestro planeta es expresión de una profunda crisis espiritual y humana de la persona y no sólo algo para afrontarse desde dichos enfoques. Hemos malinterpretado el mandato de Dios de “dominar, cultivar y guardar la tierra”, convirtiéndonos en explotadores y no en guardianes de los dones de Dios. Renunciando a la relación Hombre-Naturaleza, mencionada por el Papa, y viviendo cada vez más sólo dentro de nuestras propias creaciones, tendemos demasiado a vernos a nosotros mismos como ‘elemento creador autosuficiente’, partiendo de un egoísmo reflejado en nuestras relaciones con los demás. Proyectamos un desinterés por los recursos naturales, pues “yo” soy el centro. Reflexionemos un momento, para contemplar cómo marchan nuestras relaciones y así descubriremos la manera en la cual vivimos nuestra comunión con la creación.

ADOLESCENTES Constructores

Sem. Luis Alonso Gutiérrez Gutiérrez


ADOLESCENTES Constructores

Argos Sem. Andrés Alegría Cruz

3° de Filosofía

Pbro. José Maciel Ramos

“EL SEMINARIO, LA ETAPA MÁS BONITA DE MI VIDA” A

veces creemos que ser un testigo fiel de Cristo es una tarea dada sólo a aquellas personas que han alcanzado la corona de la santidad. A decir verdad, existen personas que aún en vida son verdaderos testimonios de vida cristiana. En esta ocasión presentamos el testimonio de fe de uno de nuestros sacerdotes diocesanos, el Pbro. José Maciel Ramos. Tras una formación, primeramente religiosa por parte de sus padres, y después de haberse formado académicamente en la casa de estudios del Seminario Diocesano de Morelia se ordenó sacerdote el 12 de junio de 1954. Su experiencia sacerdotal está marcada por dos décadas de vida parroquial, la cual inició en la basílica de Pátzcuaro, Michoacán, como vicario al lado del entonces Pbro. Román Acevedo quien más tarde sería obispo auxiliar de nuestra Diócesis de Morelia; luego fue vicario en algunas parroquias como San Diego (Tacámbaro), después en San Juan Tumbio, en Villachuato; de ahí pasó a ser el primer párroco en el Caracol y posteriormente en Galeana. Más tarde, en el año de 1974 pasó a ser parte del equipo formador del seminario donde duró casi 26 años desempeñándose en el cargo de padre espiritual. En el año 2000 pasó a formar parte del colegio de canónigos de catedral y actualmente desempeña el cargo de exorcista oficial de la Diócesis, labor que sin lugar a dudas le ha permitido compartir experiencias muy gratas con algunos seminaristas y sacerdotes.

34

El presbítero Maciel por su extraordinaria vida espiritual ha dejado una huella imborrable en nuestro seminario. Nosotros le admiramos por su vida de sacerdote entregado a la oración, ya sea con la Liturgia de las Horas, con el rezo diario del rosario, con la meditación o los coloquios con Cristo. Pero le admiramos también por su lado humano lleno de sencillez, sabiduría, de austeridad en las cosas materiales, por su trato tan respetuoso con las personas. El Padre Maciel en una entrevista resaltaba: “En mi

ministerio lo que más me ha gustado es la vida del seminario, la etapa más bonita de mi vida, y ser director espiritual. En la vida parroquial me ha gustado el ministerio de la confesión. Recuerdo que en una ocasión duré 22 horas seguidas confesando, interrumpido por los alimentos que me llevaban a la misma parroquia”. “…me ha gustado el trabajo con los jóvenes, con los niños. Cuando estuve en Pátzcuaro, juntaba en la misa diaria cerca de 600 niños…” Como bien sabemos la vida espiritual es un aspecto muy importante en nuestra vida de cristianos para mantenernos en armonía, sobre todo en este año de la fe, el cual es un acontecimiento que nosotros, adolescentes y jóvenes no debemos olvidar ni desaprovechar. Pero, ¿cómo vivir este acontecimiento tan especial? Recordemos estas palabras que nos ha dicho el Padre Maciel: “Lleven una vida cristiana-humana; esto es fe vivida. ¡Jóvenes, vivan la vida así!: la vida cristiana es creer mucho en Dios, en Jesús, en la Iglesia… en los mandamientos, en la Eucaristía... Vivan la misa, amen la misa…” como dijo alguien:

“La misa es mi vida y mi vida es una misa”


Argos 3° de Filosofía

ACÁ ENTRE NOS ... AMOR MODERNO Y AMOR CRISTIANO

“Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne” (Efesios 5,31).

P

artiendo de este fragmento de la Sagrada Escritura nos damos cuenta que, actualmente el matrimonio no se ve de esta manera, tal pareciera que el matrimonio también es algo desechable, que el día de mañana lo podemos echar por la borda y nada pasa, todo sigue tan normal o incluso algunos llegan a decir que “mucho mejor” que antes. Es por eso que veremos cómo es visto el “amor” en nuestra era moderna. Hoy día, estamos viendo y viviendo muchos ataques a la fidelidad, tales como la teorías heréticas de la invencibilidad de la concupiscencia; romanticismo de la pasión; materialismo; divinización de la carne y de sus instintos; negación del espíritu de Dios, de la moral; fomento artificial de las inclinaciones viciosas; erotismo, excitación sexual organizada, amplificada, explotada y convertida en objeto de especulación financiera. Podemos decir que el “amor moderno” está literalmente embrutecido, es más, ni siquiera se debería decir amor moderno, pues el amor no es eso, el amor es la entrega libre del corazón; estar lleno de amor, significa salir de sí mismo y entregarse a la otra persona; en cambio el “amor moderno” se limita al placer o a la sensualidad haciendo a un lado la razón y la voluntad. Desgraciadamente, hoy día vemos a los jóvenes en rebeldía contra la idea de castidad, y que no hay sino menosprecio por lo que es la virginidad. Con esto damos paso a que haya “familias modernas”, que se reducen a lo que es la poligamia (forma de relación conyugal en la que se permite tener varios concubinos o concubinas). Otros son matrimonios de ensayo, temporal, de confianza pero legal y tan fácilmente disuelto como contraído. Algunos otros dicen que el matrimonio monogámico es una utopía, es simplemente un ideal al cual muchos no pueden llegar y que estos deben tener el derecho de escoger entre la forma monogámica y la forma poligámica. Se ve también que los esposos

deben tener el derecho de contraer otros vínculos además del matrimonio, y el marido que reconoce este derecho a su mujer, como la mujer que le otorga a su marido, son alabados como héroes, y vemos cómo desde hace algunos años, éste es el tema de toda una serie de novelas falsamente idealistas. Pero no nos engañemos, no todo lo que nos proponen es bueno, como sabemos, el verdadero y auténtico amor es aquél del que nos habla Jesucristo, y que se ve reflejado en esa unión tan hermosa que se da entre el varón y la mujer, ese acto tan sublime en el que dos personas se entregan mutuamente y para siempre. Sepamos que todo amor humano es un reflejo del amor divino, por tanto el egoísmo sexual no puede ser llamado “amor moderno”, pues el verdadero amor es y será el mismo. Termino diciendo que el amor debe caracterizar toda la vida de la persona, pero debe realizarse de un modo especialmente hondo y significativo allí donde el varón y la mujer se aman en el matrimonio y se hacen “una sola carne” (Gén 2, 24).

35

FAMILIA

Sem.Néstor Armando Yahuaca Cortez


FAMILIA

Argos

EN LA FAMILIA, SE CULTIVA:

N

o cabe duda que hoy día es tan común ver y escuchar en los medios de comunicación (televisión, radio, periódicos...) que estamos inmersos en una sociedad llena de violencia, que día con día incrementan los índices de ésta en nuestras ciudades y pueblos; que vivimos como se dice tan popularmente con el “Jesús en la boca”, porque la inseguridad ha asechado a todas nuestras familias; pero lo peor del caso es que “nos estamos acostumbrando a vivir así”, pues ya se ve tan normal y común que estemos inmersos en esa telaraña de miedo y desconfianza, viviendo una cultura de la muerte.

36

Se ha tratado de buscar cuál ha sido la causa de que la violencia haya tomado tanto impulso en medio de nuestra sociedad y se han querido buscar culpables, que si el Gobierno, que si las instituciones, que si el crimen organizado, etc., pero de la violencia que nos asecha diariamente surge una pregunta: ¿no será que en nuestras familias está el principal germen de la violencia? Pues como se dice que la familia es la célula de la sociedad, y decimos que esta sociedad esta corrompida por la violencia, entonces tiene algo que ver la familia en tal problema. Si se dice que en México, el 87.9% de la población es cristiana católica, donde la esencia del cristianismo es “el amor” ¿Cómo es posible que nuestras familias vivan inmersas y sobre todo cultiven la violencia? Conociendo los valores que una familia aprecia, ayuda a incrementar la armonía y la paz entre los miembros de la familia y esto se refleja en la sociedad.


Argos 2° de Teología

LA PAZ Hoy más que nunca las familias cristianas católicas deben tomar conciencia sobre el papel que juegan dentro de la sociedad, pues no sólo se vive la religiosidad en un lugar concreto “el templo” y fuera de él, se olvida de lo que se cree, sino que aquello que se cree se vive en cualquier ambiente y esto mismo ayuda a vivir. Tal vez no podamos combatir la delincuencia en sectores tan marcados como el crimen organizado, pero sí la violencia que surge en nuestra familia, trabajo, escuela y comunidades donde vivimos, esa es la que nos toca combatir a cada uno de nosotros, recobrando los valores cristianos y viviendo como tales. El Papa Benedicto XVI, ha inaugurado el “Año de la Fe”, como un tiempo de gracia y una oportunidad de acrecentar, reforzar y consolidar nuestra fe, también es un buen tiempo para que esa fe se refleje y se haga vida cultivando la paz en nuestras familias, para que de ahí se proyecte a toda nuestra sociedad. Familia, hoy te toca mas que nunca trabajar por la paz, siendo ésta un reflejo de la fe que decimos profesar.

LA PAZ EMPIEZA EN EL HOGAR 37

FAMILIA

Sem. José Eduardo Vílchiz Zetina


FAMILIA

Argos

SEMBRANDO E

LA SEMILLA D

LA

FE

ES UN DON

L

a pregunta que más se pueden hacer como padres y encargados de familia es; ¿por qué ahora sus hijos o las nuevas generaciones no creen como antes se creía?; una de las respuestas es que no hay un testimonio por parte de los padres que impulse a los hijos a seguir y vivir la fe. Es necesario mencionar la misión que como padres tiene en cuanto a la educación de la fe de sus hijos, precisamente en este tiempo que estamos celebrando este acontecimiento de gracia del Año de la Fe. La familia no sólo se reduce a la procreación de los hijos, sino también debe extenderse a su educación y formación en la fe. Cuando un padre no cumple esta función, sea por irresponsabilidad, o porque falta precisamente el padre o la madre, es difícil suplirla o quererla recuperar cuando el hijo(a) ya comienza la vida adulta. Esto pasa muy a menudo en nuestro tiempo; los padres quieren recuperar la educación de la fe de sus hijos, cuando ya éstos han optado por una vida de no creencia o de indiferencia de Dios mismo.

38


Argos

DE LA

1° de Filosofía

FE

Los padres deben ver a sus hijos como hijos de Dios, y al contemplarlos así, el mismo ser de padres los llevará a dar un ejemplo capaz de mover a toda la familia; irá haciendo que los hijos crean como los padres creen, oren, como los padres oran y amen como los padres aman a ejemplo de Jesucristo. ¿Desde qué momento empiezan los padres a sembrar la semilla de la fe en los hijos? Últimamente se menciona que desde el mismo vientre el niño comienza a sentir, y cuando sale a la luz empieza a conocer. Si el niño siente y conoce la fe de sus padres, irá creciendo en ese ambiente, él también creerá porque al igual que los padres, querrá una sociedad familiar llena de fe, de amor, de esperanza en el mismo Cristo Jesús.

Esta es la solución: ¡padres!, enseñen con su ejemplo a los hijos a vivir la fe, no como un simple cumplimiento de ciertas reglas o leyes sino como una esperanza viva de que vale la pena creer y amar a Aquel que creyó en nosotros y nos amó primero. Sabiendo ya, cómo la familia es sembradora principal de fe, nuestro Arzobispo Don Alberto Suárez Inda en la misa de apertura del Año de la Fe dijo: “La mejor herencia que pueden

dejar los padres a sus hijos es la fe”.

“La fe es garantía de lo que se espera y prueba de lo que no se ve” Heb 11, 1 -2 39

FAMILIA

EN LA FAMILIA

Sem. Mauricio Heriberto Terrazas Solís Sem. Óscar Patiño Flores


Argos

Sección-sita

Sem. Julios César Fajardo Aguilar

1° de Teología

ReLaToS

¡Voy a buscar a Dios!

E

n cierta ocasión un pequeño niño de 10 años preparó su lonchera para la escuela, y puso en ella unos panecillos, dulces y un par de jugos. Se arregló y decidió salir de su casa. Su Madre, un poco preocupada le preguntó: Juanito, ¿A dónde vas? Y Juanito le respondió: Voy a buscar a Dios. Y se encaminó hacia el parque a una cuadra de su casa. Al llegar vio a una ancianita sentada en la banca que alimentaba unas palomas. Juanito se acercó a ella, se sentó a su lado y con gusto abrió su lonchera y le compartió a la anciana un pan y algunos dulces. Los dos compartieron y platicaron hasta la tarde. Juanito muy entusiasmado regresó a su casa. Cuando su mamá lo vio, le pregunto: y ¿que tal te fue Juanito? ¿Lo encontraste? – A lo que Juanito respondió: sí mami, Dios tiene una sonrisa muy hermosa. Al mismo tiempo, la anciana regresaba a su casa, y sus hijos le preguntaron: ¿dónde estabas mamá? Ella dijo: con Dios. Sus tres hijos también le preguntaron: y ¿cómo es? A lo que la mujer llena de alegría contesto: jamás creí que Dios fuera tan joven y pequeño. Niños, recuerden que a Dios lo van a encontrar sin duda en la Eucaristía, pero de forma singular en cada persona con la que ustedes hablan cada día: con sus padres, hermanos, maestros, amigos. En cada uno de ellos Dios nos está esperando para que le amemos, porque el fruto de la fe, es el amor, y amando demostramos que creemos y confiamos en Dios. Este Año de la Fe, es la oportunidad para que seamos en nuestros hogares la luz que el mundo necesita, y especialmente ustedes, los más pequeños de la casa, tienen la oportunidad de ser el rostro de Dios en el mundo.

40


Argos

¡Precaución! niños aprendiendo LOS 7 SACRAMENTOS

Sem. Alberto Tapia Pelayo

Hola amiguitos, ¿cómo están?, nos encontramos nuevamente en este apartado especial para ustedes, aprendiendo pequeñas cápsulas sobre nuestra fe cristiana. ¿Recuerdan que la vez pasada conocimos los diez mandamientos? Qué bueno que lo recuerdan. Porque en esta ocasión vamos a conocer los siete sacramentos de la Iglesia.

¿Sabías que los sacramentos de la Iglesia son signos o señales sensibles que contienen y nos comunican la salvación de Jesucristo? Los sacramentos fueron instituidos por Jesús y son siete: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los Enfermos, Orden Sacerdotal Matrimonio. Te pongo un ejemplo para que me entiendas mejor: imagínate que estás junto a un río. Del lado del que estas tú, es donde estamos todos los hombres y mujeres del mundo; y del otro lado es donde está Dios, que es el lugar al cual todos tenemos que llegar para disfrutar de la presencia de Dios. ¿Qué necesitamos para llegar a la otra orilla del río, donde estaremos para siempre con Dios….? ¡Haaaaa! es verdad, necesitamos de una lancha o un barco, para poder cruzar ese río. Pues los sacramentos son como ese barco que nos van a llevar a la presencia de Dios. Jesús nos los regala para vivirlos y así podernos salvar.

Encuentra los 7 sacramentos y algunas frases que Dios te quiere decir:

41

Sección-sita

2° de Teología


HUMOR

Argos Argos

LA RISA, SIGNO DE ALEGRÍA

Sem. José Orozco Gaona

1° de Filosofía

la lucha es lucha Ante el brote de gripe aviar, llegaron representantes de distintas compañías avícolas, que habían sido muy afectadas por esta situación y, viendo el riesgo de la quiebra se presentaron ante el obispo de su lugar para proponerle que modificara la oración del Padre Nuestro: en vez de que dijera “danos hoy nuestro pan de cada día”, dijesen ahora: “danos nuestro pollo de cada día” a lo cual, como es de suponer, el obispo respondió negativamente. No se dieron por vencidos y después de varios intentos con Arzobispos y Cardenales fueron ante el Santo Padre. Se postraron ante él y le comunicaron su petición diciéndole que le ofrecían €10,000,000.00 de euros. El Santo Padre al ver su gran preocupación les dijo: “Voy a ver qué puedo hacer por ustedes” tomó su celular y empezó a hablar diciendo: “Oye, Pedrito, ¿cuándo termina el contrato del pan Bimbo?” Al oír esto se fueron para atrás…

Gramática

SÍ, SÍ, SÍ, CELÉBRALE LA SANTA MISA AL DIFUNTITO AUNQUE NO SE HAYA BAUTIZADO. NOMÁS NO LE VAYAS A DAR LA COMUNIÓN.

Doctor, soy asmático, ¿es grave? -No amigo, es esdrújula. el remedio ¿Cuál es el mejor remedio para resistir un ataque cardiaco? -taparse los ojos, por que “ojos que no ven

corazón que no siente.”

recordando al p. Lupe Tapia Génesis Había un hombre, tan viejo, pero tan viejo, que cuando Dios dijo hágase la luz, él ya debía tres meses. problemas ¿Por qué está triste el cuaderno de matemáticas? -Porque tiene muchos problemas. 42


Argos

LA

INMACULADA

“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra”

Lc 1,38

Parroquia de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, Morelia, Michoacán.

San Roberto Centro de Evangelización “San Roberto” Librería y Casa del Sacerdote 20 de Noviembre # 570, Centro Histórico Tels. (443) 312 3444 y 312 1102

58000 Morelia, Mich.

Pbro. Víctor Manuel Ramírez Salgado Coordinador de Pastoral Vocacional Diocesana cel. 443 3 90 99 13 oficina: (443) 11 30 800 vicramsa@hotmail.com

Ramón Muñóz Gutiérrez ´

PATROCINADORES

Parroquia de


Argos

Seminario Diocesano de Morelia Inchรกtiro 145, Col. Vista Bella, Morelia,Mich. (443) 11 30 800 www.seminariodemorelia.mx

Argos118  

Seminario Diocesano de Morelia Del 1er semestre: Agosto-Diciembre 2012 Fe Período de circulación: Enero-Junio 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you