Issuu on Google+

Así define el modelo de crédito de Fiderpac, doña Vilma Chavarría Barrantes, una mujer luchadora, ama de casa y entregada a la una empresa familiar. Ella es madre de cinco hijos, está casada y junto a su familia administra la producción de dulce de caña, con la marca “Dulce la Minita.” Doña Vilma sabe lo que es progresar con la ayuda de Fiderpac y del Comité de Crédito de Bajo la Legua de Puriscal, ya que en al menos 10 años ha solicitado ocho créditos en busca del bienestar familiar. Ella nos cuenta que para poder abrir un camino para sacar la caña, solicitó un crédito y logró hacer crecer su negocio, al igual que abrió puertas a la actividad porcina con el cuido de cerdos, todo esto debido a los créditos facilitados. Y es que Chavarría, menciona que por la seguridad del modelo de crédito, conocer a los directivos, lo rápido y agiles que son, va seguir utilizando el sistema hasta cuando Dios se lo permita. Esta mujer comercializa su producto en Puriscal y otras zonas y esto le ha ayudado a ir creciendo de la mano con su proyecto productivo. No solamente ella ha tenido crédito con Fiderpac, sino también su esposo y tres de sus hijos, han sido testigos de la gran ventaja de optar por un préstamo. Esta empresaria aprovechó para invitar a todos los que aún no son clientes para que se animen y sigan adelante, además felicita a Fiderpac en su 30 aniversario y les desea muchas bendiciones.

Hermes Salazar Chávez, es un hombre vecino de Bajo la Legua, padre de dos hijos, casado y trabajador del campo. Don Hermes tiene ya 12 años de ser cliente de Fiderpac, prácticamente desde que se abrió el comité de Bajo La Legua de Puriscal, comunidad donde vive. La primera vez que solicitó un préstamo, quedó encantado por la rapidez y pocos tramites, y a lo largo de estos 12 años ya ha utilizado el servicio en al menos cinco ocasiones, logrando ayudarse en su trabajo con la compra de unos terneritos y la siembra del café, caña y pasto. “Este comité ojalá siga funcionando, porque es una gran ayuda” mencionó Salazar; yo siempre voy con fe a solicitar un préstamo y eso es lo que me agrada, concluyó este hombre de 62 años. Cuenta don Hermes, que de no existir este sistema de crédito, no podría haber progresado tan rápido en sus labores, que a la vez se vuelven el sustento de su familia. Además de ser cliente, hace varios años atrás, fue directivo y participó por un lapso de cuatro años. Hoy continúa siendo un fiel creyente de lo que él menciona “El Banco del Pueblo” y es por eso que a los que como él han utilizado crédito, les deja este consejo, “Preocúpense por pagar las cuotas, del resto no hay dificultad y más bien les va ir solo bueno” Por ultimo Salazar aprovecho para darle gracias a la dirigencia de Fiderpac por la oportunidad que le dieron y le dan. “Tengo la dicha de que me tratan bien y estoy agradecido con todos” culminó.


6__