Issuu on Google+

En 1986, mientras el país se debatía entre nuevos enfoques, ajustes estructurales y modelos de desarrollo y gobierno, un valioso grupo de personas pensaban como enfrentar y sacar provecho a la serie de cambios políticos y sociales que enfrentaba nuestro país. Por supuesto que orientados y enfocados en como minimizar el impacto que esos cambios inevitablemente tendrían sobre las poblaciones menos favorecidas y en especial la familia campesina, que prácticamente quedaba sin opciones de desarrollo y oportunidades en su medio local. Dichosamente esta reflexión, provoco reacciones y acciones muy concretas, que sustentadas en un correcto diagnóstico, sobre las principales necesidades o situaciones que limitaban las oportunidades productivas y de ingresos de la familia campesina, dio origen a un plan piloto para probar una metodología crediticia que le permitiera a los pequeños productores rurales la oportunidad de financiamiento de sus actividades productivas, en su comunidad y gestionado por los mismos demandantes del servicio. Teniendo que romper mitos y malas prácticas como el paternalismo, las regalías y el dar el pescado, provocando y estimulando por el contrario; una cultura de esforzarse por su propio desarrollo, sin esperar pasivamente a que otros asuman lo que es y debe ser el resultado del propio esfuerzo. Treinta años después, esa interesante iniciativa, con esfuerzo, participación, trabajo, honradez e inteligencia se ha convertido en la organización crediticia de base comunal más exitosa de la región y una de las más representativas del sector a nivel nacional. FIDERPAC, es hoy ejemplo de organización, gestión y desarrollo comunal, con sus ochenta comités de crédito dispersos en tres provincias, doce cantones, treinta y seis distritos y trescientas comunidades, atiende y resuelve las necesidades crediticias de más de 10 mil familias de pequeños productores rurales en la región Central sur del país.

Lo que la convierte entre 19 afiliadas a la Red Costarricense de Microfinanzas (REDCOM) en la organización con el mayor número de clientes activos, la que cuenta con el mayor número de puntos de atención y la tercera en cartera entre las financieras rurales de todo el país. Todo este tiempo FIDERPAC, se ha dedicado a recopilar, valorar e incorporar los aportes que permanentemente han generado los buenos dirigentes comunales; que con gran sabiduría y humildad, le permiten al Modelo de Crédito reinventarse permanentemente y mantener un proceso ininterrumpido de mejora continua. El conocimiento popular es recogido y puesto al servicio de la comunidad, facilitando y adecuando procesos a las verdaderas necesidades y condiciones del mercado atendido. Por eso con orgullo FIDERPAC, proclama que tiene un servicio crediticio que es por y para la familia campesina, hecho a la medida. Es obligación cerrar este comentario haciendo un especial reconocimiento a dos personas que desde diferentes frentes hicieron posible que hoy con orgullo mostremos al mundo los logros de 30 años de éxito y crecimiento ininterrumpido de FIDERPAC. Ellos son y desde una humilde comunidad de campesinos. Como un campesino más don Jerónimo Alpizar soñador, visionario y con el coraje suficiente para enfrentar el calificativo de “loco”. Y desde una organización con carácter de misión internacional como CARE don Eduardo Mata, profesional con raíces campesinas que con coraje se unen por coincidencias del destino y juntos impulsan, lo que en aquel momento parecía un atrevimiento y un sin sentido. Meterse en algo totalmente novedoso y ambicioso como era pretender convertir a pequeños productores, hombres y mujeres campesinos en “banqueros”, capaces de administrar eficientemente los recursos financieros de los Comités de Crédito comunales. Hoy nos corresponde decirle a ambos que no estaban “locos”, que su visión del futuro era correcta y que lo que soñaron hace treinta años es hoy una hermosa realidad, que le permite a la familia campesina de la región la oportunidad crediticia localmente. Que los campesinos son capaces de grandes cosas y que lo que no saben lo aprenden y lo que aprenden lo ponen gustosamente al servicio de los demás y que ese servicio brindado los engrandece y les retribuye la satisfacción de estar cumpliendo con valores sagrados. Por eso FIDERPAC, es y seguirá siendo una organización sólida, fuerte y con oportunidades de crecer, porque su accionar se sustenta en el amor y servicio a los demás y sus frutos son el bien común.

EDITORIAL Elías González Director Ejecutivo de Fiderpac


3__