Issuu on Google+

Alfonso Barranco,

Un artista Sonoro Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces, si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas.

Antonio Buero vallejo

Vivimos en un mundo de imágenes, somos parte de un cuadro a cada instante, a veces bien retratados otras tantas todo lo contrario, somos parte de un mundo que se expresa de mil maneras, algunas ocasiones a través de una fotografía, una melodía, una película, un baile, o cualquier otro tipo de manifestación emanada del ser humano. La plástica es una de esas expresiones que permite construir ideas con distintos materiales, en donde la imaginación y el pensamiento representan el conjunto de actividades más importantes. El gusto y la fascinación por las imágenes, por generar historias a través de ellas, provocaron en Alfonso Barranco el deseo de ser artista plástico. En la década de los 90, en Oaxaca no existía una licenciatura en artes pláticas, ante esto Barranco, comenzó su carrera como artista plástico en el taller Rufino Tamayo, por lo que es de formación autodidacta, y con 16 años de trayectoria, se define como un artista en búsqueda de lo contundente. Esta entrevista tiene la intención de conocer el trabajo del artista, su agudeza visual y musical. ¿Cómo te iniciaste en la plástica? Empecé en la década de los 90, por ay de 1994, no recuerdo muy bien la fecha, inicié trabajando en un taller, por lo que soy un artista de formación autodidacta, no estudié como tal una carrera en artes plásticas, aunque en la actualidad ya existe, en la escuela de bellas artes. En esa época no había una licenciatura como tal, ahora ya es licenciatura, y por la cuestión de que no me gustaban los programas, y sobre todo, muchas personas que conocía, estuvieron estudiando ahí y se salían, por eso no confié mucho en seguir ese camino. Entonces comencé en el taller Tamayo donde daban talleres de dibujo, pintura, litografía y grabado. Así fue como comencé, y a pesar de ser de formación autodidacta, me interese por la parte teórica, esto a partir de un maestro que tuve en el Tamayo, quien hacía las clases dinámicas y nos recomendaba libros, los cuales buscaba en el IAGO, así la parte teórica la tuve mediante maestros o gente que trabaja en el taller.


¿Qué tan difícil fue abrirte espacios al no haber estudiado artes plásticas como una licenciatura? ¡Híjole!, creo que fue igual de difícil que para los que han estudiado la carrera, conozco a mucha gente, tengo muchos amigos y conocidos que han estudiado la carrera en arte, e incluso a nivel de todas las carreras es difícil, obviamente hay un respaldo de la carrera. Y a nivel Oaxaca ha sido viendo en perspectiva a amigos y a gente que también se dedica a esto, que han estudiado, y ha sido mas o menos igual, porque aquí lo que se toma mucho en cuenta es como lo desarrollas, como te puedes profesionalizar sin haber estudiado en una universidad, cómo te enfrentas a ello, la propuesta que tienes, la formación aunque haya sido autodidacta, y obviamente sin menospreciar, sin decir que no sirve de nada estudiar la carrera de arte, aunque también conozco la otra parte, la de la gente que inició conmigo en el Tamayo y que ya no sigue en esto, o en cierta forma, más como un hobie que como una profesión. ¿Cómo nace tu interés por la pintura? Mi interés fue por la imagen en sí, siempre tuve el gusto y la fascinación por las imágenes desde niño. No es el clásico comentario referente a que desde niño dibujaba muy bien, porque creo que todos dibujamos cuando somos niños; el mío era más un interés por hacer historias a partir de las imágenes. Mi interés también nace aquí en Oaxaca, porque como te comentaba antes de la entrevista nací aquí, pero tengo casi el mismo tiempo que inicié está carrera que de vivir aquí; diecinueve años para ser precisos. En las partes en las que he vivido anteriormente no había una escena artística o gente que se dedicará a esto, y al regresar a Oaxaca ya traía el gusto por la imágenes; este era inconsciente. En aquel tiempo ya había empezado a estudiar arquitectura, y al llegar aquí, vi que era posible ser artista; pero para eso tienes que encontrarte con esas posibilidades de desarrollo. Cuando estaba en el Tamayo siempre estaba viendo gente que hacía cosas, y esa formación me llevo a otro taller para trabajar y aprender más viendo a la gente que llegaba ahí, que ya tenía más tiempo en ese ámbito, eso me hizo decir estar en esto.


¿Puede ser la plástica un espacio para la protesta? Sí, completamente de acuerdo, es una vía para eso, y se podría hacer de diferentes formas; unas muy claras como las que se dan en el estado, que son evidentes, otras posiblemente son veladas, no por cosa de esconderse sino de encontrar otro tipo de mecanismo para hacerlo. Todo el arte puede ser político, no porque se meta con la política o con los políticos, sino como un modo de estrategia de un ser social, el arte lo que te hace es ver la posibilidad de diferentes formas de visión, de posición, de comportamiento, y demás, por lo que es posible hacerlo de ese modo. ¿De qué manera ha intervenido tu gusto por el rock en tus obras? Es algo que ya lo traía, y también fue una de las cosas por las que me interesé en la pintura; esto fue a través de las imágenes del rock, de las portadas de revista y fotos, pero por la cosa social y de protesta efectivamente me sentía atraído, y lo retomo no solamente por el gusto, eso es obvio e inherente, sino por la manera en la que lo replanteo en mi obras, ¿por qué ese gusto?, y también porque muchas imágenes que tomo de musicales son referentes históricos a nivel social y referentes históricos a nivel personal, es decir marcan un momento, también un comportamiento y de cierta manera hay una relación entre el músico y el artista. Los artistas tenemos posturas como de Rockstars, ¡casi, casi!, es decir que somos similares; obviamente en la música hay más glamour, más distractores, entonces se trata de señalar eso, no por la música en sí, sino como un pretexto para hacer comentarios sobre el comportamiento del músico, del consumo de la gente, e incluso los comportamiento de la gente que gusta del rock, así como de la banalidad de las letras, pueden ser cosas muy profundas o cosas muy banales; entonces esas contradicciones son las que me gusta señalar, no es criticar sino señalar, hacer comentarios acerca de ello; por eso mucha de mi iconografía se basa en portadas, iconos del rock ó musicales, que también los combino con otras cosas que leo, o incluso diálogos de cine, que son referentes culturales con los que voy armando todo un discurso en mi obra. ¿Cómo se dio el contacto para la ilustración del disco “Quien vigila el fuego” de la banda de metal oaxaqueño Cruz Guardián? Mi proceso de artista ha sido a través de ligas, y creo que de eso también se trata el arte; de las relaciones de todo tipo, y bueno aquí fue por un amigo que no toca con Cruz Guardián pero que los manejaba antes y les


estaba produciendo el disco, a la vez yo lo conocía de tiempo atrás porque había tenido un grupo hace algunos años, además de ser esposo de una amiga que también es artista, y así todo se fue armando. Él ya había visto mi obra y los referentes a la música; esto se le planteó a la banda, porque a él le gustaba mi obra; a los del grupo no los conocía, sin embargo se dio el intercambio, yo les propuse cosas a partir de un logo que tienen ellos, el logo es un cráneo. El proceso creativo comenzó con ir a ensayos; hasta ese momento todavía no tenían un título para el disco, entonces fue muy abierto, de hecho a partir de la ilustración que yo hice escogieron el nombre del disco, que es título de una canción del disco. Quien vigila el fuego fue una de las frases que me llamo la atención, se me hizo una frase curiosa; también otra que decía cruzando el portal, entonces la imagen del portal me llamó mucho la atención, la imagen escrita claro; por eso propuse una reja a partir del logo, y la reja como guardián, como monstruo guardián de las puertas. También fue una cuestión de investigar el simbolismo de la puerta y del portal, y de ahí todo me llevo a las alas de la reja, y de las alas de la puerta al guardián de la puerta, que se relacionaba con quien vigila el fuego, y así lo demás; que eso también es lo interesante del arte, la posibilidad de la investigación, de checar términos y simbolismos, ya que el metal usa muchos referentes a las cosas oscuras, casi alquímicas, entonces también fue aprovechar esa parte, pero bueno, llegué a eso porque había la libertad de proponer; esa fue la experiencia a grandes rasgos. ¿Qué otras cosas que te han marcado se reflejan en tus obras? Sí, marcar obviamente, películas, libros; pero obviamente son cosas que me llaman la atención, para seguir desarrollando, es como plantear un diálogo con eso, están las frases pero ¿qué hay más allá, cómo lo asimilo?, y de repente comentarios de todo tipo como sentencias profundas y cosas muy superfluas, muy banales para hacer esa contradicción que te decía hace rato. Obviamente también hay mucho de mi experiencia personal, no como anecdótico, pero si como las cosas que veo o puedo encontrarme en la calle, he hecho obras con cosas como esas, una vez un disco roto que encontré tirado en la calle se me hizo como un comentario, lo replantee dibujando la parte que me faltaba, ahí ya se esbozaba una historia ficticia y eso también es como el juego del arte, puedes hablar de la realidad a partir de la ficción. En mi caso puedo tomar cosas de la televisión o de internet, en si así es mi obra, basada en medios de comunicación, porque también el arte se ha convertido en un medio de comunicación.


¿Cuáles crees que son los principales desafíos a los que se enfrentan los artistas independientes en Oaxaca? A desarrollar su trabajo y ante todo a cómo enfrentarse a un aparato cultural en vías de desarrollo, obviamente el desarrollo tiene que ver con lo profesional, pero también con lo económico; yo ahora no tengo una galería, hace tres años sí estaba en una, pero aún así es difícil, en cuanto a las ventas, esa es una de las cosas a las que se tiene que enfrentar uno; pero si uno ya está decido a ser un profesional, a desarrollarse en esto, no es esto lo más fuerte, sino lo que uno hace para enfrentar esas cosas, desarrollar nuevas estrategias para proyectarse ante los desafíos, evolucionar de lo que ya se hizo; ese es el desafío más importante, cómo presentarse ahora en este tiempo, porque ya hace mucho que el arte no viene compitiendo con el mismo arte o con la cultura, sino con los medios de comunicación; por ejemplo cuando hay una exposición pero a la vez va a jugar México, la gente prefiere quedarse a ver el partido, entonces ¿cómo haces para despertar más el interés? cómo a través de tu discurso provocas, no que asista más gente sino que la que asista se pueda desarrollar más con el intercambio de ideas, las reacciones que puedas generar; creo que ese es un desafío bastante grande, las reacciones que puedes generar con tu obra. Cómo ha sido tu experiencia al exponer en museos y galerías del df

¿Cuál crees que sea la mayor diferencia entre los artistas oaxaqueños y los demás de la república? Las diferencias van a ser por la cuestión del lugar. Creo que todo ya es muy global y muchos y coincidimos en muchas cosas, no sé en otros estados, pero te puedo hablar como en centros más hegemónicos como: Guadalajara, Df, Monterrey o incluso más zonas del norte, que aquí por lo mismo de que es un lugar llega mucha gente pero todavía es provincia entonces hay mucha libertad que ya el que no se la da la libertad ya es de cada quien se pueden hacer muchas cosas, puedes probar hasta fallar pero lo haces. Creo que ahorita se está agarrando más eso de experimentar, hoy en día se está abriendo el mismo artista, quizá lugares ya no tanto, de hecho se han cerrado galerías; por ejemplo, ahora estoy viendo un desarrollo de artistas de los más chavos, los que están incluso estudiando en bellas artes, con un interés de hacer las cosas; entonces creo que hay como eso a lo mejor si se toman muchas cosas del Df pero si se les da a lo mejor la vuelta, este interés por ver que puedes hacer. De hecho cuando viene gente de fuera les


encanta que puedes trabajar. que es muy tranquilo que no andas así como en chinga que ya en el diario puedes estar así pero, a lo mejor puedes darte como más instantes para replantearte cosas; esa podría ser una diferencia. Una vez me hicieron una pregunta acerca de describir Oaxaca en una palabra, esto se me hizo muy difícil ,y a la que llegue, que no sé si estuvo bien o mal, fue a libertad, porque aunque sí ha sido difícil el desarrollo de un arte contemporáneo por esta tradición del arte oaxaqueño, de los grandes maestros como: Tamayo, Morales y el mismo Toledo, pero a esa misma resistencia se contrapone otra resistencia de plantear otras cosas, entonces, a lo mejor, la diferencia es esa, esas ganas por mostrar a Oaxaca como un lugar en donde se pueden hacer cosas diferentes, que pueda estar lo tradicional pero también muchas otras cosas como en el arte contemporáneo. Eso puede ser Oaxaca como un lugar posible para experimentar y para desarrollar todo tipo de arte. ¿Consideras que exista falta de apoyo para los artistas? No, pero considero que el problema es más bien cómo darlo, porque sí hay apoyo, ya que existen las becas destinadas en el presupuesto a la cultura, las becas del PECDA, que es el programa de estímulo a la creación y desarrollo artístico. Justo ahora existe el C12, el cual empezó el año pasado, y es para el desarrollo de proyectos, también esta el MUPO que es parte del gobierno, este esta convocando a artistas jóvenes para exponer en sus instalaciones; eso casi en ningún estado se da, es raro que una institución habrá una convocatoria para jóvenes, por lo mismo que están jóvenes no los pelan mucho. Otro problema es el ¿cómo se dan, hasta dónde ó por qué lo hacen?, ¿por cumplir, por llenar ese espacio, o de un lado paternalista? La cosa es cómo nosotros como artistas, o los artistas más jóvenes enfrentamos esto. Ahora curiosamente la Secretaria de Cultura está apoyando a los graffiteros, eso no está mal, pero también hay que cuestionarse el por qué? Los graffiteros son los que más en contra están del establishment, entonces ¿por qué lo hacen?, sí también los están señalando, se debe cuestionar al gobierno y por qué estos artistas aceptan. Para mí eso es una doble moral, hasta donde llega el compromiso del artista con su postura, y hasta donde se obliga al artista para que si ya le dieron el apoyo después tenga que alabar al gobierno. ¿Cuál es papel de la platica en el desarrollo cultural del estado? Es innegable que en todos los lugares del mundo el desarrollo del arte y la cultura son importantes, y como alguien que es atento con los temas


culturales es atento con los temas sociales; y para que el arte planteé respuestas es complicado, o si las hay no son concretas, se trata de plantear preguntas, plantear posibilidades. He repetido mucho la palabra posibilidades, pero es porque realmente importante dentro del arte, el ver otros modos, plantear otras cosas; por eso es importante compartir esas lecturas, esas visiones con la sociedad; porque somos agentes sociales también estamos dentro de una sociedad, y la cultura es importante dentro de una sociedad, es necesaria a nivel de gozo, esto es de lo más básico e incluso desde lo más básico como el gozo, se puede hablar del desgajamiento o incidir más en un tema; a lo mejor lo que yo hago no es muy evidente, no son comentarios agudos, pero sí son comentarios a momentos históricos, a momentos incluso de alienación, por eso es importante, y el riesgo de no haber cultura es que nos quedamos con lo que nos dan los medios más hegemónicos. A lo mejor de repente un comentario de un escritor o algo que haga un músico puede despertar también algo, como ya no seguir patrones conocidos o de consumo, sino ser autosustentables y no consumir ciertas cosas. Como a gentes culturales somos importantes socialmente. ¿Cómo definirías tu obra? Como una búsqueda; no por decir que no estoy contento con lo que he hecho, más bien porque siempre que termino un proyecto pienso que pudo haber sido diferente, y no porque sea malagradecido, sino porque puedo ser parte de él. A lo mejor es como no contestar firmemente, pero te planteo una cosa que alguna vez un amigo, que es psicólogo, me preguntaba: ¿Qué es lo que yo veo y busco en los otros artistas o lo que me gusta de ellos? Yo respondía que me gusta tal artista porque es contundente, y ahora conversando, lo que yo busco en mi obra es que sea contundente; para plantearlo así definiría mi obra como una búsqueda de lo contundente, es como estar en movimiento y realmente creo que el movimiento es parte importante en el arte. Texto de Daniel Cabrera


Un artista Sonoro