Issuu on Google+


Nuestra misión es contribuir con la evangelización de los jóvenes, de aquellos que tienen abierto su corazón al mensaje de Jesús. Esta edición N° 50 del Maletero Formativo hablaremos sobre la oración, que nos permite entrar en sintonía con Dios, para recibir su mensaje y sobre las acciones que debemos tomar para seguir caminando hacia nuestra salvación. Somos ciudadanos del mundo, que vivimos en “este destierro“, y como hijos de Dios es nuestro deber hacer el mayor bien (espiritual y corporal) que nos sea posible mientras volvemos a la casa de Padre. La voluntad de Dios implica salir de nosotros y ofrecer nuestra vida al prójimo, a quienes más nos necesitan. Si lo permitimos, el Espíritu de Dios entrará a nuestro corazón transformándolo y llevándonos a ser servidores de nuestros hermanos.

Contenido

En este número encontrarás: La Voluntad de Dios...........................................................................................................................................................................................3 Haste humilde, fuerte y robusto...................................................................................................................................................................4 Manos a la obra...................................................................................................................................................................................................5 ¡Yo soy tu tela!......................................................................................................................................................................................................6 ¡Francisco! el nuevo Papa................................................................................................................................................................................7

“Comenzamos este camino juntos, un camino de fraternidad, de amor y de confianza entre nosotros. Recemos siempre unos por los otros, recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad”. Papa Francisco


EDITORIAL

La Voluntad de Dios Maletero Formativo Casi sin darnos cuenta rezamos en el Padre Nuestro “hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”, pero ¿de verdad estamos conscientes de esto?, todavía más ¿estamos dispuestos a cumplir eso que pedimos? Muchas son las ocasiones que nos encontramos la oportunidad de hacer el bien a los hermanos y no lo hacemos, o de evitar una caída en la tentación y perder la gracia de Dios, con eso dejamos de cumplir “Su voluntad”. Le fallamos a Dios y a nosotros mismos cuando por soberbia nos creemos más poderosos que Dios, o que no le necesitamos para que nos vaya bien, cuán lejos de la verdad estamos con eso.

del amor y la caridad de Dios, con eso nos volveremos capaces de amar a los demás, servir por amor.

La lógica humana nos lleva a intentar (mediante nuestras propias fuerzas) realizarnos, dejando de lado a Dios, queremos seguir construyendo una torre de babel hasta llegar al cielo. Se nos olvida que cumplir con la voluntad de Dios requiere un desprendimiento de uno mismo, salir del egoísmo, llenarse

Sigamos orando y pidiendo “hágase tu voluntad”, trabajemos para construir el reino de Dios, con el trabajo bien cumplido, así como Don Bosco nos ha enseñado, en la alegría de la gracia de Dios y en el cumplimiento del deber está el camino a la santidad.

Jesús, Dios hijo es el ejemplo máximo del cumplimiento de la voluntad de Dios, cuando en el monte de los olivos le dijo al Padre: “Padre, si es posible, que esta copa se aleje de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres Tú” Mt 26, 39. Cumplió con aquello que era necesario para nuestra salvación. Sufrió, ciertamente que sí, pero luego de la pasión y la cruz vino la resurrección, ésa es nuestra esperanza también, llegar a la gloria eterna mediante el cumplimiento de la voluntad de Dios.

El Papa Benedicto XVI nos dice que la realización de la persona está en el cumplimiento del plan de Dios (su voluntad), cuando a imitación fiel de Jesús nos entregamos por amor a la oración y al servicio, para que por la acción del Espíritu Santo podamos pensar, actuar y amar como Él, en Él y por Él. Hagamos la prueba de cumplir la voluntad de Dios, no por miedo al castigo o por amor a la recompensa, sino porque Dios quiere el bien para nosotros, entonces veremos qué bueno es el Señor. Muchos son los que temen abandonarse a la voluntad de Dios, renunciar a sus propios planes, pero ¿por qué temer? Si han sido muchos los ejemplos que la voluntad de Dios es perfecta, buena y agradable.

“Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor”

Sal 33-34

3


Hazte humilde, fuerte y robusto Maletero Formativo

“No con golpes, sino con la mansedumbre y la caridad, deberás ganarte a estos amigos”

Desde pequeño Juan Bosco supo escuchar a Dios, a sus 9 años no podía entender con claridad qué era aquello que le pedía Jesús acompañado de su Madre en uno de los sueños que durante muchos años lo acompañó y que hasta su madurez pudo comprender. Cumplió su misión, no sin pasar por muchos trabajos, haciéndose humilde, dejando todas sus pertenencias y entregándose de lleno al servicio de Dios que está en los jóvenes, en esa semilla que así como él debe convertirse en un árbol “fuerte y robusto“, capaz de dar muchos frutos. Juanito es un ejemplo claro que nosotros en nuestra condición de humanos, somos capaces de cumplir un propósito en este

4

mundo, convirtiéndonos en sal y luz, entregándonos en el servicio a otros, a los hermanos, con lo que nos sentiremos realizados, perdiéndonos a nosotros mismos nos encontraremos, recibiendo el amor de Dios y llevándolo a los que más lo necesitan. Ésa es la voluntad de Dios: amarnos unos a otros con el mismo amor que Él nos manifiesta siempre, como Don Bosco podemos ser pescadores de almas, pero debemos ser humildes, reconocer que no lo haremos nosotros solos o con nuestras propias fuerzas. Jesús envió a sus apóstoles de dos en dos, con eso nos dice claramente que no estaremos solos cumpliendo con lo que nos pide, hay otros hermanos que nos acompañarán en el camino y así llegaremos lejos. Maletero Formativo / N° 50


¡Manos a la obra!

Acciones y actitudes en Cuaresma

Pastoral de Comunicaciones Son muchas las acciones y actitudes que nos pueden hacer para vivir mejor la cuaresma, la principal actitud es la de renovación y preparación, morir al hombre viejo para resucitar junto con Cristo.

Acciones

El perdón es una palabra que no se usa mucho en este tiempo, pues nos dejamos guiar por la soberbia, la prepotencia o la culpa, pero es un fin profundo de la acción de Cristo y su ministerio de salvación. Podemos decir, que quien es capaz de amar es capaz también de perdonar. Cualquier momento es bueno para la conversión, eso es un hecho, pero esta debemos llevarla a cabo a cada instante de la vida, es vivir como Cristo todo el tiempo. “humillarse delante de Él”. La conversión cuaresmal tiene razón en cuanto su propósito es acercarnos más a Cristo para imitarlo y asemejarnos cada vez más a Él.

La reconciliación se encuentra en el centro del Evangelio y de la misión de la Iglesia, para ser efectiva, la reconciliación debe ser primero conmigo mismo, luego con la Iglesia nuestros hermanos y por su puesto de esta manera con Dios, que en su inmensa misericordia está ansioso que lo busquemos para recuperar la gracia y paz que habíamos perdido por causa del pecado.

Actitudes

También hay que tener actitudes que son importantes de practicar para vivir la cuaresma de una manera única. La oración es la primera actividad de la Cuaresma; es un tiempo muy apto para retomarla si la hemos abandonado o perseverar si la practicamos. En efecto, todo se apoya en la vida espiritual. La oración está unida a toda la vida espiritual, no es sólo hablar con Dios, sino también escucharlo, sentirlo verdaderamente presente ahí junto a nosotros. En la cuaresma esto se hace más evidente pues es Dios mismo quien nos llama y nos exhorta a que nuestra vida debe ser más parecida a la de Jesús y menos como todo el mundo.

“Cuando ustedes hagan ayuno, no pongan cara triste, como los que dan espectáculo y aparentan palidez, para que todos noten sus ayunos. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio”. Mt 6, 16-18 El ayuno tiene un significado profundo en este tiempo, y estamos invitados a practicarlo durante el período de Cuaresma, yendo más allá de privarnos de alimento y darlo a los pobres, sino también a dejar de comprar o dejar de darnos lujos innecesarios para compartir con los que lo necesitan.

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; peregriné, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; preso, y vinisteis a verme” Mt 25, 35-40 La forma más concreta de caridad es la limosna, donde damos parte de lo que tenemos, no de aquello material que nos sobra, significa más que presupuestar el sueldo o en los gastos, es dar desde el corazón, desprendernos de lo que tenemos para dar a los que más lo necesitan.

5


“Yo soy tu tela” Omer López Bien dijo San Pío X: ¡Es tan difícil para un joven practicar de un modo perfecto la virtud! Y no es poco lo que se puede decir sobre Domingo pues es alguien que demostró empeñarse en adelantar la Causa. Con una vida sencilla, de este santito no se necesita mucho estudio. Por eso, no pierdan ustedes el tiempo. Lleven la Causa con toda solicitud. Cuando sales de casa ¿Recuerdas dar gracias a Dios? o ¿Pides que guarde tu camino?; en alguna de sus biografías podrán encontrar aquella historia de cuando el viajaba por caminos peligrosos para ir a Castelnuovo y como respondió con sencillas palabras cuando le preguntaron si no tenía miedo. Sólo imaginate una sonrisa en su rostro mientras dice que no está solo, que siempre hay alguien que lo acompaña: su Ángel de la Guarda, que aunque el camino es muy difícil, duro y peligroso, la paga de este sacrificio será maravillosa, ya que está sirviéndole a Dios y Él no deja sin recompensa a quien en su nombre trabaja. Esto es sólo un pequeño recordatorio una pequeña chispa para no olvidar que somos jóvenes y tenemos tantas cosas maravillosas que hacer por los que nos rodean, debemos agradar con nuestra actitud y obra a Dios. 6

Cuando Domingo Savio realizó su primera comunión dejó un bello recuerdo escrito en su devocionario. “Resoluciones tomadas por mí, Domingo Savio, en el año de 1849, en el día de mi Primera Comunión, a la edad de siete años: 1. 2. 3. 4.

Me confesaré a menudo, y comulgaré tan frecuentemente como mi confesor lo permita. Deseo santificar los domingos y fiestas en forma especial. Mis amigos serán Jesús y María. Prefiero morir antes que pecar.”

¡AMIGO, HERMANO! ¿Cuándo tomarás la responsabilidad de tus actos? En esta cuaresma sigue un buen ejemplo y entrégate de corazón, no olvidemos que Cristo es quien se hace presente y concede gracias espirituales, somos su Iglesia y nuestra responsabilidad es grande pues hay que salvar a todos los hombres de todos los tiempos y predicar con un buen ejemplo, una sonrisa y mucho amor gana un nuevo corazón para Dios.

Maletero Formativo / N° 50


¡Francisco!el nuevo Papa Con la reciente elección del Papa Francisco, el Rector Mayor ha enviado un mensaje a todos los Salesianos y miembros de la Familia Salesiana. Nos comparte su experiencia en el momento de ser elegido y la alegría que

representa para la congregación como momento histórico, un mensaje con el que se confirman los lazos afectivos y fidelidad que Don Bosco pedía a sus hijos a la figura del Papa.

Mensaje a los Salesianos y miembros de la Familia Salesiana He tenido la gracia de haber estado presente en la Plaza de San Pedro, repleta de miles y miles de personas, especialmente jóvenes, en el momento en el que hemos escuchado el mensaje que tanto esperábamos Aunque su nombre no había sido mencionado entre los papables, y que por tanto causó perplejidad en aquellos que no sabían de quién se trataba, la acogida del Nuevo Sucesor de Pedro no se hizo esperar, y la primera respuesta fue un grandísimo aplauso, expresión de una gran alegría, acompañada de los primeros gritos: Francisco, Francisco, Francisco… Junto a todos ustedes, queridos hermanos, miembros todos de la Familia Salesiana, y los jóvenes, alabo y doy gracias al Señor por el grandísimo regalo que nos ha dado en la persona del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, Jesuita, arzobispo de Buenos Aires, que he tenido la gracia de conocer y tratar personalmente en la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (Brasil), en la Beatificación de Ceferino Namuncurá. La elección del nombre, Francisco, es ya algo significativo porque recoge, en cierto modo, algunos de los rasgos característicos de su persona -la sencillez, la austeridad, la autenticidad- y, al mismo tiempo, es programática pues pone en evidencia algunos de los elementos que deben definir el rostro de la Iglesia y su relación con el Mundo. Antes de impartir su primera bendición como Pontífice, él nos ha pedido bendecirle. En un profundo silencio cada uno, desde el fondo de su propio corazón, lo ha hecho, dejándose guiar por el Espíritu. Ahora, os invito a invocar, para Él, la abundancia de los dones del Espíritu, de modo que tenga la Luz para discernir aquello que el Señor espera de Su Iglesia hoy, y encuentre la Energía para realizarlo. Con espíritu de fe y gran estima y devoción, acojamos al Papa Francisco, como lo habría hecho Don Bosco y, mientras lo confiamos al cuidado y guía materna de María, le aseguramos nuestro afecto, nuestra obediencia y la más sincera y determinada colaboración en este tiempo de Nueva Evangelización.

“Francisco es el hombre de la paz. Y así, el nombre ha entrado en mi corazón: Francisco de Asís” Papa Francisco

Roma,13 Marzo 2013 Don Pascual Chávez Villanueva, SDB Rector Mayor 7



Boletin Formativo #50