Issuu on Google+

LA EDUCACIÓN PROHIBIDA Esta película es un llamado de atención, porque afirma lo que ya sabemos sobre la educación y a pesar de saber las condiciones en las que estudiamos y enseñamos, no somos capaces de generan un cambio, sabemos que es muy difícil pensar en cambios en una sociedad poco democrática, pero estas modificaciones los podemos realizar desde nuestro actuar, haciéndonos escuchar como personas que somos, abriendo nuevos caminos como maestros y dejando atrás la rutina, lo tradicional y porque no lo que llamamos salón de clases. Es muy claro que durante años hemos buscado modelos extranjero disque para mejor la educación, pero lo que no entendemos es que para mejorar esta educación tenemos que centrarnos en nuestras necesidades, nuestras falencias, para así generar una transformación. Hoy en día desde que empezamos en el jardín nos han mentalizado la competencia, nos han dado un número, con el cual nos miden y el mayor número es mejor que el otro, es importante reconocer que el estudiante no fracasa, es el sistema, ya que por copiar no suplimos las necesidades propias. La educación ha tenido muchos cambios, desde sus dirigentes, enfoques, leyes, modelos, etcétera, pero una situación que no cambia es el esquema de, maestro – tablero- salón, niños sentados, en silencio, porque tienen que callar y obedecer. También ahora se habla de que todo tiene que ser medible, cuantificable y observable, para que sea valido, generando una calificación, que conllevan a una comparación, sin darse cuenta que cada sujeto es único e irrepetible. La escuela y el colegio, piensan en el moldeamiento de conducta, implementando castigos, afirmando que es para formar un ciudadano de bien, útil a la comunidad, sin saber que antes de ciudadano, estudiante, maestro, es una persona digna, que tiene derecho a una igualdad; pero así se hable de una educación para todos, siempre sale a relucir, la división de clases. Es importante no callar mas, entender que el aprendizaje no solo se da en un salón de cuatro paredes, que debemos aprovechar cada espacio de nuestro medio; al aplicar la modalidad de premios y castigos, sin darnos cuenta estamos generando un presión en el estudiante, hay que comprende que todos tenemos un procesos de aprendizaje diferente, pero que no por eso somos mas o menos que nuestros compañeros; hay que cambiar el concepto de guardería que se a ganado la educación, la escuela y los colegios, y darle el significado correcto, como lugares generadores de enseñanzas y aprendizajes, donde no solo es importante la palabra del docente, sino que el estudiante también es un miembro activo que tiene derecho a participar, opinar, generar preguntas sino se esta de acuerdo con la respuesta dada y vencer la rutina, la barrera, que a pesar de los años sigue acompañando a la educación Se cree que cuando un estudiante dice la verdad al rebelar su inconformidad, es faltar al respeto, pero es importante escuchar porque en esa inconformidad puede contribuir a un cambio, el cambio que tanto buscamos.


La educación prohibida