Page 40

REPORTAJE

Saludo del Cardenal Rouco Varela Querido Santo Padre: Desde hace ya casi un siglo, bajo el patronazgo del Obispo diocesano de Madrid -Diócesis joven erigida en 1885-, los Hermanos de San Juan de Dios, apoyados en un número creciente de buenos colaboradores, han cuidado en este Centro de Salud, Instituto de San José, con el esmero y delicadeza propia del amor cristiano, a niños y jóvenes en situaciones de graves e irreversibles dolencias. Aquí siempre han sido tratados con un amor paciente, sacrificado y misericordioso, que no se arredró

a la hora del martirio. Se continúa haciéndolo hoy con desprendida e incansable dedicación. Su Santo Fundador -aquél portugués “loco” por Cristo y por la salud de los más enfermos de cuerpo y de alma en la Granada difícil y compleja de las primeras décadas después de su reconquista por los Reyes Católicoses el gran modelo que inspira y guía a esta gran familia del Instituto de San José, en su admirable tarea de sanación y de consuelo verdaderamente cristiano, y a otras instituciones sanitarias aquí

representadas. Las circunstancias de la sociedad, en la que prestan sus servicios, son las propias de una sociedad profundamente herida por las crisis del matrimonio y de las familias, de la que son víctimas principales los niños y los jóvenes, máxime cuando se encuentran en situaciones de enfermedad, discapacidad y de abandono físico y psíquico. La visita del Santo Padre, sus palabras alentadoras y su bendición, les llegan en un momento delicado y, por ello, extraordinariamente oportuno.

Agradecimiento de enfermos de la Fundación Instituto San José1 Bienvenido Hermano, Nos encontramos aquí reunidos, como una gran familia cristiana, ante Su Santidad, muy contentos, alegres y dichosos de que pueda compartir con nosotros estos momentos únicos y quizás irrepetibles en nuestra vida. Para nosotros es muy importante contar con el apoyo de Su Santidad, por lo que le pedimos que, en el transcurrir de su vida como Representante de Cristo en la Tierra, se acuerde de nosotros en sus oraciones; sabemos que lo hace por los pobres, desfavorecidos, marginados, por todos en general y sobre todo por los enfermos. A nosotros, los enfermos, nos ha tocado llevar la Cruz de la Enfermedad en nuestras vidas, llevándola a cuestas con resignación cristiana, encontrando amparo en Nuestro Señor Jesucristo, pues… muchas veces a ÉL acudimos, cuando estamos abatidos y sin ganas

40

F. HANNA GRABOWSKA

de nada, pues hay momentos que la carga se hace muy pesada y difícil de llevar; como creyente encontramos en ÉL algo a lo que nos aferramos, pues nos da esa fuerza para seguir adelante. Santidad me vais a permitir dar las GRACIAS a los que están siempre a nuestro lado, en los buenos y en los malos momentos, a la FUNDACIÓN INSTITUTO SAN JOSÉ, así como a los HERMANOS DE LA ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN DE DIOS por darnos la oportunidad de conocerle y compartir estos momentos. Cristino Pérez Hidalgo Usuario de la Fundación Instituto San José

1 - Fragmento de una carta leída por Cristino Pérez, usuario de la Fundación Instituto San José, justo antes de la llegada del Papa.

IN_221  

Boletín bimensual de noticias de la Provincia de Aragón-San Rafael

Advertisement