Page 1

Nº 1 Febrero 2009

4,00 €

ARCHERY FOCUS

e l

d e p o r t e

l a

d i s c i p l i n a

e l

a r t e


Archery Focus España Editor y director Pablo Arteche González Web Master Ruben Iglesias Capel Publicidad Oscar Ortiz Redactores Concepción Coca Maite Moratinos Gonzalo Caballero Marcos Hallion Celia Rodriguez Colaboradores Rick McKinney Jason Butler Fotografías (Banco de imágenes Club Deportivo Arco Santander)

Pablo Arteche Cesar Rado Eduardo de Andrés Sergio Cuesta

Archery Focus España C/Gutierrez Solana nº 7-E 9ºD 39011 SANTANDER

CANTABRIA (34) 942 01 98 56

E-mail: pabloartex@hotmail.com

Las opiniones de los articulistas no son necesariamente compartidas por Archery Focus España. Prohibida la reproducción parcial y o total por cualquier medio sin la autorización expresa y escrita del Director de Archery Focus España Dep Legal S-79/2009


Editorial Los tiempos van avanzando, y las tecnologías se ponen al servicio de todos nosotros para mejorar nuestra comunicación y los servicios. Y uno de los medios más revolucionarios en este siglo ha sido Internet y todo lo que ello ofrece. Archery Focus, como no podía ser menos y desde nuestra creación estuvimos convencidos de crear nuestra propia página web, artesana y con un único espíritu, informar del contenido de nuestra revista. Pero hemos dado otro paso adelante y hemos adherido otros objetivos a nuestra web. En primer lugar hemos creado un nuevo diseño, más fácil e intuitivo para todos, sin demasiado volumen para poder descargar la información rápidamente y sin largas esperas. En nuestra web conocerá lo que es Archery Focus, nuestras secciones, los números atrasados y el contenido de cada número, los links más interesantes con otras páginas de arquería, el rastrillo de las flechas (ese rincón de segunda mano tan solicitado), artículos interesantes que no han sido publicados, fotos de tiro con arco, el numero actual, las tiendas de arquería en España, una interesante posibilidad de preguntar y saber a través del foro, etc. En la primera página informaremos el día en el que sale publicado el siguiente numero, por lo que tendrán información puntual de cuando se ha enviado su revista y conocerá de cualquier noticia importante para nuestra revista. Visite nuestra página web:

www.archeryfocusesp.com

3 3 4 8 12 16 20

Editorial Indice Arco tradicional. Técnica de tiro adecuada Ganar desde el punto de vista del espectador Guerra psicológica. Rick McKinney Aprendiendo cuando se pierde. Rick McKinney Caza con arco. Calculando las distancias


A R C H E RY F O C U S

4

Técnica de tiro adecuada Tiro con arco instintivo tradicional

Una técnica de tiro adecuada es básica si se quiere conseguir un tiro efectivo, y más en esta modalidad que no hay ayudas a la hora de apuntar ni de la suelta, modalidad en la que casi todo depende de la técnica del arquero

U

Una vez preparado el material apropiado a cada arquero es hora de meterse en el aspecto técnico del tiro con arco. La técnica de tiro adecuada es tan importante como las buenas condiciones del arco para conseguir precisión y consistencia en el tiro. Es evidente que el estilo de tiro varía entre los distintos individuos, pero todo tirador que sea constante en precisión utilizará la técnica adecuada de tiro. Si se utiliza una técnica de tiro adecuada en cada suelta, el resultado no será una sola flecha directa al objetivo, sino que conseguiremos agrupaciones de flechas bastante importantes, ya que en cada tiro estaremos utilizando la misma técnica correcta o cometiendo

los mismos errores, lo que nos dará como resultado flechas tiradas de igual manera una y otra vez (la única diferencia entre ambas es que con una técnica correcta seremos más regulares en competiciones de larga duración). Al comienzo, es muy importante aprender y practicar la técnica de tiro adecuada con el objetivo de ayudar a construir unos buenos conocimientos para convertirse en un tirador instintivo de categoría. Al principio, cada movimiento debe ser deliberado, pensado y exagerado, con el fin de que se desarrolle la memoria muscular, convirtiendo esos movimientos exagerados en naturales. Hay que tener en cuenta lo siguiente:


A R C H E RY F O C U S

Su postura, o el modo en que se dirige al objetivo, es junto con la suelta y el anclaje el aspecto más relevante en la técnica de tiro, porque será la forma en la que nos encararemos al objetivo. Si la posición es incorrecta, a parte de dar como resultado un tiro incorrecto y fallido podrá provocar diferentes lesiones.

Si es diestro nos colocaremos con el tronco en perpendicular al plano formado por el blanco, estando el pié izquierdo más cerca del objetivo. Los pies se encontrarán a la misma altura que las caderas (en lo relacionado a apertura), para que las piernas no resulten forzadas. La posición de los pies podrá variar dependiendo de cada arquero, pero preferiblemente nunca se retrocederá el pie derecho más atrás del tronco,

ya que nos enconraremos más inestables en el tiro. Es preferible no cargar los gemelos, es decir, a ser posible hay que desbloquear las rodillas ya que cuantas menos partes del cuerpo tengamos tensas a la hora de realizar el tiro este saldrá con más naturalidad. La cabeza deberá dirigirse al blanco, de forma natural y sin tensión, ya que de existir tensión esta será transmitida al tiro.

Para conseguir buenas agrupaciones, lo más importante es una buena postura, ya que sin ella, el desarrollo de la técnica será inútil.

5

Postura


A R C H E RY F O C U S

6

Empuñadura

Si agarra el arco con demasiada fuerza corre el riesgo de torcerlo y, como consecuencia, de empeorar el vuelo de la flecha y desviarse del objetivo hacia cualquier dirección. Si no lo agarra con suficiente fuerza, se le puede resbalar al soltar la flecha. La empuñadura debe ser firme con la ventana del arco alineada con la muñeca y el antebrazo. Si sigue la dirección de la ventana hacia atrás, esta línea imaginaria debería coincidir con la línea ósea de la muñeca. Los arcos pueden presentar una empuñadura con la muñeca hacia arriba, en posición intermedia o hacia abajo.

Brazo del arco firme El brazo del arco es como el visor frontal de un rifle. Si ha tensado completamente el arco y el brazo se balancea o se mueve demasiado, el vuelo de la flecha se verá afectado y no impactará en lo que apuntaba. Una vez que ha tensado y anclado el arco, el brazo debe estar firme como una roca hasta que la flecha golpee su objetivo. Debe flexionar ligeramente el codo para facilitar el desplazamiento del antebrazo fuera del trayecto de la cuerda. Al flexionar el codo también ayuda a liberar el exceso de tensión en esta articulación, lo que podría causar algún tipo de lesión.

Si se utiliza una técnica de tiro adecuada en cada suelta, el resultado no será una sola flecha directa al objetivo, sino que conseguiremos agrupaciones de flechas bastante importantes, ya que en cada tiro estaremos utilizando la misma técnica correcta o cometiendo los mismos errores

Si tira con un dedo sobre la flecha y dos por debajo, pruebe a colocar el dedo corazón en la comisura de los labios, no todos los tiradores tienen la misma fisonomía, así que cada uno tendrá que determinar cuál es su mejor punto de anclaje. Lo importante es que se utilice siempre el mismo punto, puesto que de esta forma, la precisión también será siempre igual.

Anclaje y punto de anclaje

Posición correcta tras la suelta

Esta posición no consiste sino en dejar que la mano que ha tensado el arco se desplace hacia atrás de forma natural después de la suelta. El brazo que sostiene el arco debe permanecer firme hasta que la flecha impacte en el objetivo. Habrá que evitar alejar la mano a otra dirección que no sea hacia la espalda, ya que provocará una desviación acusada de la flecha.


Si no se puede conseguir una suelta limpia cuando tira con la cuerda en los pliegues de las primeras falanges, compruebe que el guante o dactilera no forma ningún tipo de surco al entrar en contacto con la cuerda. Dicho surco se puede ir definiendo con el tiempo y provocar que se enganche la cuerda incluso cuando la suelta es

perfecta. Si percibe algún surco en el guante o en la dactilera es momento de reemplazar cualquiera de ellos. Si aún no consigue realizar una suelta limpia, pruebe a desplazar la cuerda un poco hacia la punta de los dedos. En este caso, tendrá que realizar más fuerza con los dedos y el brazo y prestar más atención para ejercer la misma presión en la cuerda con los tres dedos.

7

Existen varias escuelas de pensamiento con respecto a cómo tensar el arco adecuadamente. Algunos tiradores optan por comenzar con el arco apuntando hacia abajo y elevarlo conforme tensan y anclan el arco. Otros apuntando hacia abajo y elevarlo conforme tensan y anclan el arco. Otros defienden que el mejor método es comenzar con el arco en una posición de aproximadamente 40 grados y bajarlo conforme se tensa y ancla al arco. Mi preferencia y recomendación es la siguiente: comience con el arco y la flecha apuntando directamente al objetivo y tense el arco hacia atrás de forma suave y deliberada hasta alcanzar el punto de anclaje. Al implicar muy poco movimiento se trata de un buen método si es cazador con arco. Casualmente es además un buen método para ver si alguien intenta tirar con un arco con demasiada potencia. En este caso el arquero no podrá evitar apuntar hacia el cielo y realizar bruscos giros mientras intenta tensarlo completamente. Por tanto, si no lo puede tensar al máximo con suavidad y decisión, la potencia del arco es excesiva. La cuerda del arco se debe posicionar en el pliegue de la primera falange de los tres dedos utilizados para tensar la cuerda, estando estos tres pliegues alineados.

A R C H E RY F O C U S

El tensado


A R C H E RY F O C U S

8

G

anar desde el punto de vista del espectador

A

Al igual que todos los miembros federados de la NAA, he recibido la nueva revista de Sport Ilustrated “Para Mujeres” (Si, ftr Woman) que ha promocionado el Comité Olímpico USA. Cuando descubrí cierto artículo contando una historia me quedé horrorizado por el título del artículo. “La agonía de la derrota” (por no mencionar la humillación pública, los perjuicios financieros y el trauma de larga duración en la mente y el ánimo), con el subtítulo, “Hay un destino peor que quedar el ultimo en los Juegos Olímpicos, y es finalizar el segundo’: por Stacy Perman. Sólo el título hizo que mi sangre hirviese. ¿Cómo puede alguien disgustarse con una medalla Olímpica de plata? Cuando me calmé algo, me dije a mi mismo que al menos le iba a dar al autor del artículo el beneficio de la duda y al menos lo leería por encima. Después de todo, el sensacionalismo es lo que se supone que deben ofrecer los periodistas, sobre todo algunos, y que estos títulos se venden mejor que aquellos más sinceros y simples.


A R C H E RY F O C U S

9

Obviamente, la autora se centró en algunos casos concretos de deportistas famosos que se vieron fracasados con un segundo puesto en los JJOO. Los medios de comunicación hicieron de estos atletas unos superhumanos y que no tenían otra opción en los Juegos que ganar el oro. Eran los verdaderos favoritos, sin lugar a dudas. Cuando consiguieron la plata, esta no representaba un éxito, sino una verdadera derrota. El artículo ofrecía la historia de algunos deportistas

que entraron en una profunda depresión y un gran bache deportivo durante varios años después de su “medalla de plata” Olímpica. Habla sobre cómo esa medalla de plata les arruinó la vida y cómo, unos 15 o 20 años después, han sobrellevado este hecho y aquella dura derrota. Me imagino que esto se puede definir como el nuevo “Síndrome de Depresión Mental de la medalla de Plata” y unido al apartado de desórdenes de déficit de Atención y otros desórdenes de este tipo.

Yo creo que he asimilado mi medalla Olímpica de Plata de una manera muy diferente. Si, en un principio me sentí un poco defraudado y deprimido. Pero como era lo normal, con el tiempo, llegué a apreciar el auténtico valor de esta “plata” y valoré en la justa medida lo afortunado que había sido por haber podido alcanzar ese gran nivel contra los mejores arqueros del mundo. Lo que es extraño sin embargo y es algo diferente a estos casos es que experimenté esa misma sensación después de ganar mi primer título de Campeón del Mundo. Recuerdo que estuve exhausto después de ganar el oro. Tenía la sensación de que me había centrado en ser el mejor del mundo durante mucho tiempo y centrado mi vida en ello y que después de unos cortos 13 años había conseguido este objetivo. Sentí que mi carrera deportiva se había acabado. No había nada más que probar ni a lo que apuntar o aspirar. Esto hizo que revisara y pensara seriamente en mis objetivos y en las ilusiones y deseos que tenía en el deporte del tiro con arco. Lo


A R C H E RY F O C U S

10

que encontré en mi reflexión es que estaba centrado en los objetivos equivocados, y por ello apareció esta extraña depresión. Si, el ganar es un deseo constante en todo deportista competidor y si, los deportistas de élite se fijan objetivos muy altos y con un deseo muy fuerte, incluso enfermizo, obsesivo. Como es normal, para poder conseguir estos deseos uno debe mirar hacia su interior y encontrar qué es lo que le

hace “tic”, y que es lo que le motiva exactamente’. Si eres una persona que busca el éxito, el glamour, y. el potencial exito económico y financiero, entonces los Juegos Olímpicos solo representan más “combustible para el fuego”. Sin embargo, si eres de esas personas que no les gusta el éxito, la fama y el glamour, ser seguido por los medios de comunicación y la gente, entonces los Juegos Olímpicos representarán uno de los retos más largos y difíciles a los que te puedes enfrentar. Centrarse en los objetivos equivocados le dará una tensión y presión adicional, y que muchos atletas no serán capaces de controlar ni digerir. Para todos aquellos que seguisteis los ultimas Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City, Michele Kwan es un perfecto ejemplo del deportista que no rinde bien bajo la presión de unos JJOO. No hay duda alguna que era una de las mejores patinadoras de los

“La mayoría de la gente pierde por el propio miedo a fallar y por estar centrado en el pasado y en el futuro, y que no se puede controlar”


11

la ejecución de su tiro y esté en el presente, solo entonces las posibilidades de éxito se incrementan sustancialmente. Mucha gente pierde, o no consigue su nivel debido al propio miedo que tienen a fallar y a que sus pensamientos van constantemente del pasado al futuro y viceversa. Recuerde que está donde está en este momento, por que disfrutaba del tiro con arco y de su práctica, del tiro. Disfrutaba de la competición y, especialmente disfrutaba del momento.

A R C H E RY F O C U S

Juegos, y durante el programa corto demostró su gran valía, su gracia, su hermosura, sus posibilidades del oro, pero al igual que hace 4 años, en el programa largo se centró tan duramente en no perder y mantener el liderazgo que volvió a encontrarse con el peor miedo en el momento de la competición, estaba bloqueada. Deportistas jóvenes con un espíritu libre y sin miedos, como Sarah Huges, tenían la agresividad, la valentía y el espíritu de arriesgar y que les hicieron brillar en los Juegos. No tenían nada que perder y mucho que ganar. Por ello, Sarah salió a la pista relajada, y patinó y se divirtió con su actuación ... y ganó el oro. El tema de fondo de este artículo es que, si un arquero desea ganar, debe dar lo mejor de sí, pero que no lo tome como un tema demasiado serio. Que recuerde y reviva sus entrenamientos diarios. Que se divierta y disfrute del momento. Cuando esté centrado en


A R C H E RY F O C U S

12

Guerra Psicológica por Rick McKinney

¿Cómo debería actuar usted con sus contrarios o competidores? ¿Debería jactarse de sus puntuaciones en los entrenamientos? O bien ¿Debería parecer que no está preparado suficientemente bien para ese torneo? Cuando llega al campo de competición, ¿debería hacer sus mejores tiros para mostrar a sus competidores de lo que es capaz?, o bien ¿debería disparar al azul para darles una impresión equivocada de su nivel? ¿O debería irse a una zona alejada y no mostrar cómo se encuentra su forma de tiro y que nadie le vea calentar?

Hay muchas personas que le miran o le van a mirar en el camino del éxito a lo largo de su vida deportiva. Intentarán que no se dé cuenta de ello, pero le estarán mirando con detalle. Como siempre, dependerá de su estado mental y de su personalidad el saber qué será lo más correcto a hacer para usted ante este hecho. En este punto se me viene a la memoria una de mis primeras competiciones internacionales en los que estuve mirando a uno de los


A R C H E RY F O C U S

13

arqueros favoritos y durante todo el día estuvo disparando las flechas sin precisión ni agrupaciones claras. Hacía viento y realmente creí que estaba teniendo problemas. La mayoría de nosotros podíamos apuntar a un color de la diana y seguir manteniendo los grupos de las flechas cercanas al amarillo. Casi todos creímos que este arquero no sería capaz de manejar esta situación de viento en la propia competición. Está claro que no. Al

día siguiente, ya en competición, este mismo arquero nos estaba destrozando en los 90 metros. Nada cambió respecto al día anterior en las condiciones climatológicas, y solo cambió que él sabía perfectamente donde apuntar con este viento. El día anterior, simplemente estaba apuntando al centro de la diana y dejando que sus flechas se fuesen donde el viento las llevase. Y así llegó a conocer cuánto se desplazaban las flechas con cada

ráfaga de viento. Estuvo estudiando varias banderas y referencias del campo y ejecutaba su tiro. Así, aunque no estaba jugando con nosotros (éramos nosotros solos los que jugábamos a este juego de adivinar cómo estaba su nivel de tiro), sí que estaba aprendiendo las condiciones del campo y lo que sucedía exactamente en las diferentes condiciones del viento. Y recuerdo a otro arquero que solía jactarse de su gran nivel en los entrenamientos


A R C H E RY F O C U S

14

previos de los torneos. Les decía a todos que le querían escuchar que había estado tirando excelentemente bien (normalmente unos 50 puntos más que cualquier otro de los que estábamos allí). Esto hacía que algunos de los arqueros abandonasen sus esperanzas de ganar, incluso antes de haber comenzado a competir, ya que pensaban que no tenían opción alguna. Habitualmente este arquero no se acercaba, ni de lejos, a las puntuaciones de las que presumía. Incluso cuando le preguntabas en la competición cómo le iba y esperabas un “no está mal”, o “bueno, normal”, podías prepararte para oír unas marcas increíbles (y que no eran ciertas, por supuesto). Esto lo utilizó en ciertas ocasiones como táctica en las competiciones. En otra competición del alto nivel, recuerdo a otro arquero que durante las prácticas oficiales previas realizaba unas medias cercanas a los 54 y 55 puntos en sus seis flechas en los 90 metros. Ver esto era desesperante. ¿Cómo podía alguien batir un elemento de ese nivel y con esa precisión? En cada serie, podías mirar a su diana y ver todas sus flechas dentro del amarillo, o muy cerca del mismo. Grupos de flechas que hacían del amarillo un punto oscuro. Muy descorazonador para aquellos que con mucho esfuerzo llegábamos a hacer 50 puntos como mucho. Pero, como suele suceder en esos casos, en la competición de verdad, este arquero no acabó ni entre los 10 primeros.

En mi primer Campeonato del mundo no quería entrenar frente a mis adversarios o de cualquier otro arquero. Pero no había manera de encontrar un sitio en donde tirar sin compañía. Por ello simplemente decidí hacer “turismo” y visitar el campo de tiro y los alrededores sin entrenar en las prácticas de los días previos. Dejaba que los arqueros se figurasen cual podría ser mi nivel de tiro.

En aquellos años, los arqueros Norteamericanos éramos considerados los “top” y el mejor equipo del mundo. A mí me dijeron esto al llegar al equipo y yo lo acepté así como un hecho. Por ello, creía que los únicos a los que debía tener en cuenta eran a mis propios compañeros de equipo. En toda la semana no fui al campo de entrenamiento. El capitán del equipo USA me preguntó que cuándo pensaba ir a entrenar y le


desespera a la mayoría de los oponentes, ya que se creen que uno se encuentra tirando muy bien. Como casi todos sabemos, cuando un arquero de los favoritos se encuentra tirando mal y lo demuestra, esto da un empuje y ánimo a los demás arqueros, posiblemente porque crean que hoy es el día de poder batirle y que ellos puedan ser mejores en ese día. Si uno ve a un arquero de estos “top” sonriendo y disfrutando de la competición solo puede pensar que te está destrozando y que no tienes opción alguna. Esto te desmoraliza y es una pequeña victoria para el arquero que “sonríe”, incluso si no está disparando al nivel esperado o habitual. Así que, ¿a qué nos lleva todo esto como conclusión? Todo se reduce en cómo se siente uno consigo mismo en las competiciones y cuánto confía en sus capacidades. Cuanto más sepa uno sobre si mismo, más cómodo se sentirá con lo que esté realizando y haciendo en sus tiradas, sean como sean. Recuerdo lo que un excelente psicólogo deportivo me dijo en una ocasión, “¿No es fenomenal el saber que has entrenado mucho y bien, para que cuando te vengan las dudas en el momento más inesperado puedas apoyarte en la confianza que tienes en ti y en tus capacidades por las muchas flechas que has disparado perfectamente en tus entrenamientos?” Ignore la competición y haga lo que le apetezca hacer, lo que más le convenga en función de lo que conoce de sí mismo. Dispare tiros buenos en calidad y sienta la buena sensación del buen tiro.

15

mi tiro muy bien ejecutado. Me conocía a mi mismo que tenía total confianza en mis posibilidades de victoria y en lo que estaba haciendo (¡es curioso observar como un capitán de equipo que apenas te conoce desde hace dos semanas puede llegar a creer que sabe lo que más te conviene para tirar bien!) Una de nuestras mejores arqueras del equipo tenía una gran “filosofía” mientras competía. Ella decía “sonríe siempre”. Esto habitualmente

A R C H E RY F O C U S

dije que en el propio día de los entrenamientos oficiales ya tomaría las alzas en los disparos. Y en ese día, sólo disparé 6 flechas a cada distancia y di por finalizado mi entrenamiento de toma de visores. Esto enojó a mi capitán de equipo, pero realmente no me importó lo que pensase mi capitán. De lo único que estuve pendiente en todo momento era en asegurarme que mis medidas de cada distancia estuviesen bien tomadas y marcadas, y de sentir


A R C H E RY F O C U S

16

[

]

APRENDIENDO CUANDO SE PIERDE

Un arquero campeón aprende de sus errores. Cuando tira mal, busca la causa de ese tiro defectuoso e intenta eliminar el problema dominando de nuevo su tiro. Parece simple, pero la mayoría de las personas quieren olvidar que incluso pueden tener algún problema, e intentan que se resuelva por si solo a base de tiras más flechas. Un arquero de élite busca eliminar los problemas en el tiro para que los dieces y nueves se conviertan en normales.

Supongamos una situación habitual, como una competición en la que un arquero está tirando bien y entonces hace un tres. En ese momento tiene una elección. Puede analizar el tiro y hacer la corrección técnica o actitudinal necesaria para que no vuelva a repetirse de nuevo este mismo fallo, o bien enfadarse, desanimarse y perder el control de las emociones y por tanto de los tiros siguientes, lo cual le conducirá a más treses. Esto no significa quedarse en los “treses”. Intenta analizar rápidamente que es lo que ha pasado en ése tiro erróneo. Digamos que has dejado caer el brazo de arco. Una vez analizado (sentir la caída del brazo es importante), entonces el arquero debería ordenarse a sí mismo el mantener el brazo de arco durante los siguientes tiros. (Objetivo técnico de los tiros siguientes). La concentración está en el brazo de arco y es una meta positiva. Hay que estar prepara-


A R C H E RY F O C U S

17

do para tirar las siguientes flechas concentrándose en mantener ese brazo de arco arriba. Las flechas vuelven a ir al centro y el problema se habrá solucionado. El arquero debería continuar concentrándose en el brazo de arco hasta que otro problema aparezca y lo desplace a un segundo término. Si ha eliminado el problema del brazo de arco y no ha surgido ninguno nuevo, entonces la concentración deberá centrarse en sentir “su

Tras el disparo debemos seguir atentos a la sensación que nos da la suelta tiro” para poder identificar el posible “problema nuevo” que surja, en poder sentirlo, identificarlo y en centrarse en cómo corregirlo. No olvide que los arqueros de élite continúan teniendo problemas simples a lo largo de toda la competición y de su amplia

vida deportiva. Ellos lo entienden, lo aceptan como parte del tiro con arco y les divierte el reto de identificar esos problemas y hacer las correcciones necesarias tan rápidamente como les sea posible. Un capeón tiene tantos problemas como el arquero novato que compite a su lado. La diferencia es que el campeón es capaz de analizar los problemas con más velocidad y precisión que el novel y hacer las correcciones necesarias con


A R C H E RY F O C U S

18

más decisión, confianza y mejor precisión. Tenemos que aceptar que somos seres humanos y que siempre habrá algún problema que resolver. Eso es lo que nos diferencia del resto de criaturas vivientes de la tierra. Así que ¿Por qué no aceptar ese reto con tranquilidad y humor y perseguirlo agresivamente? Y ahora nos preguntaos, ¿cómo puede uno encontrar esos problemas con rapidez y como puede hacer que estas correcciones sean exactas y precisas, tanto como sea posible?. De nuevo volvemos al hecho fundamental, el “sentir” el tiro. Si el arquero puede aprender a sentir su tiro, será capaz de saber y ser consciente de lo que nota bien o mal en cada disparo, si presta la atención necesaria. Se tarda mucho tiempo en aprender esto. Pero puede hacerse, mientras mantenga su atención en su tiro, y nunca en el impacto ni en la diana.

Sentir Ser capaces de sentir el tiro es muy importante. Cuando un arquero llega a un nivel de competición, tiene que ser capaz de sentir su tiro para saber así lo que está pasando con exactitud en cada disparo. Un entrenador puede ayudarle en un cierto punto, pero sentir la diferencia entre un tiro “bien o mal” no puede ser grabado en vídeo. Los mejores puntos de referencia para la sensación de una técnica correcta de un determinado arquero se encuentran en la sensación, su sensación (sensación propioceptiva). El entrenador puede ayudarle en conseguir la información objetiva (lo que se ve) de esa sensación del disparo, pero nunca puede llegar a ser los ojos del arquero más allá de un mínimo punto. El arquero debe mirar internamente, para conseguir así ese punto “extra” que necesita para ganar.

Por lo tanto, ¿qué significa sentir el tiro?. En un principio el arquero debe ser capaz de concentrarse “dentro de su cuerpo” tanto como le sea posible. Debe ser capaz de sentir la presión de los dedos en la cuerda el equilibrio de sus pies, la tensión de su espalda frente a la de su brazo, el movimiento continuo mientras se salta el clicker, la relajación de la mano y dedos de arco. Es sorprendente lo que el cuerpo puede detectar cuando uno aprende a escucharse a sí mismo. También es muy importante saber que uno no debería intentar sentir todo eso a la vez. Normalmente, el arquero puede comenzar a concentrarse en un área de cada tiro o en cada sesión de entrenamiento. Por lo tanto, sean pacientes y aprendan a cómo triunfar en el arte de sentir. Paso a paso hasta formar la sensación completa del tiro. La mejor forma de empezar, es el tirar cerca del parapeto y sin diana, y trabajar concentrándose internamente en el tiro. Concretamente en las sensaciones que nos da nuestro cuerpo a través del tiro. El primer esfuerzo es ponerse a unos 5 ó 10 pies del parapeto. Ponga la flecha y tense el arco. Cierre los ojos y dispare unos cuantos tiros. Lo que notará enseguida es que uno puede concentrarse y sentir mejor con los ojos cerrados. El arquero se dará cuenta que puede sentir, y que ha estado sintiendo, pero no se había dado cuenta hasta ese


19

de las funciones internas a las de apuntar a la diana. Con el tiempo, el arquero debería aleatoriamente comprobar cada parte de su técnica de tiro como una acción automática. Yo lo llamo “mantenimiento preventivo”. Mantenga una comprobación constante de su técnica y estilo de tiro, y conseguirá excelentes resultados. Otro elemento importante de la sensación es el de comprobar y constatar lo que ocurre si el arquero hace algo mal. Primero, debería ser capaz de notar la diferencia. Realice unos tiros con algún fallo concreto de manera mencionada. Una vez que esto se consiga, es entonces cuando está experimentando y sintiendo los tiros “malos” y ver la incidencia del impacto en la diana. No es necesario hacer esto demasiadas veces, ya que puede desembocar en desarrollar malos hábitos y entrenar errores, que pueden crearnos problemas de los que merece la pena sentir. Pero experimentarlos en algunos tiros nos dará más ventajas que inconvenientes. Mientras entrena, intente agarrar el arco y mire donde le van las flechas. Después intente algo distinto. Puede ser el “dejar caer” el brazo del arco. Baje el hombro de la cuerda para ver a donde clavan las flechas. Con el tiempo, el arquero tendrá una buena idea del porqué una flecha va a caer a cierto sitio. Cuando entrene, o tire en una competición, el arquero será capaz de concentrarse en cómo hacer el

A R C H E RY F O C U S

momento. Cuando dispare, preste atención a la mano de arco. ¿Está relajada?, ¿puede mover los dedos?. Cuando dispara la flecha, puede sentir el arco tirando de la dragonera durante “la continuación del tiro”?. Estas son las cosas que necesitan ser aprendidas y sentidas. Trabaje una sola cosa cada vez. Después de trabajar con la mano de arco, compruebe su hombro de arco. Entonces valla de uno a otro, de la mano del arco al hombro. La sensación de los detalles en los que se está trabajando tienen que continuar a lo largo del tiro. Sólo por el hecho de que el clicker salte, no significa que la mente deba relajarse y desconectar en las sensaciones. Sólo significa que uno necesita estar seguro de continuar en lo que está haciendo y sintiendo hasta que la flecha llegue a la diana. Después de aprender la sensación con los ojos cerrados, ábralos y mire a ver si todavía puede sentir lo mismo pero con los ojos abiertos. Normalmente no ocurre todo de una vez y de manera automática. Cierre los ojos y siente otra vez “su tiro”. Haga esto unas cuantas veces, y con el tiempo será capaz de sentir con los ojos abiertos tan bien como con los ojos cerrados. Después de haber aprendido esto, vuelva a una distancia corta y sitúe una diana. Inmediatamente se dará cuenta de que se concentrará al 100% en la diana, y no en las funciones internas y sus sensaciones. Vaya de uno a otro ejercicio de manera progresiva hasta que triunfen las sensaciones

cambio adecuado para ir a mejor. Pero como ya he dicho anteriormente, el arquero debe tener cuidado en no entrenar demasiado esto. Nunca desestime el poder de las sensaciones. Realmente el arquero puede conseguir su forma de tiro y técnica adecuada con facilidad si persiste en buscar sus sensaciones. Comience a sentir su tiro y busque los aspectos fuertes de su tiro. Busque lo mismo cada día y disfrute de este trabajo.


A R C H E RY F O C U S

20 Calculando las distancias Dedíquese a estimar las distancias de tiro con frecuencia y benefíciese en el lance

Fallar un tiro fácil y abierto debido a un incorrecto cálculo de la distancia representa la mayor pesadilla para la mayoría de los cazadores con arco.

Calcular mentalmente la correcta distancia de tiro representa probablemente el reto más importante con el que los cazadores con arco tienen que enfrentarse en situaciones de caza real. Una adecuada combinación de las miras del arco ajustadas con precisión, una buena postura y las mejores técnicas de apuntado son imprescindibles para una caza con éxito, pero no valdrán un comino si no eres capaz de calcular las distancias “a ojo” con una gran precisión en el campo y en el lance. Calcular el numero de metros que te separan de un animal de caza mayor, y que no solamente vive y respira, sino que también tiene la adrenalina circulando por su cuerpo, y que a su vez se mueve sin parar, no es nada fácil. Incluso cuando pienses que estás totalmente relajado y que las condiciones te parecen favorables, el acertar la distancia es un riesgo en cualquier situación. La mayoría de las veces te encontrarás obligado a marcar la distancia “a ojo”, abrir el arco rápidamente y disparar sin dudar. La secuencia entera durará solamente unos pocos segundos. Es una única oportunidad. Queda muy poco tiempo para calcular la distancia dos o tres veces. Una de las soluciones es el uso de un telémetro láser de “ultra precisión”. Los telémetros actuales son fiables, fidedignos y razonables en precio. Mi opinión personal es que cada arquero cazador debería tener uno consigo. Incluso si no tiras a más de 20 metros durante la caza, puedes practicar el calcular las distancias “a


Laderas Tirar cuesta arriba y cuesta abajo representa un gran problema para algunos arqueros. Típicamente, las miras del arco están alineadas para tiros horizontales, y por lo tanto cuando tires en pendiente o cuesta, los valores de la trayectoria varían algo. La mayoría de los arqueros tienen la tendencia de tirar en estas situaciones un poco alto. Parece que muchas veces los cazadores sobreestiman la distancia cuando un animal está por encima o por debajo de la horizontal. Incluso la ladera más suave puede aumentar la dificultad de una correcta lectura de

21

za con la letra A (adrenalina). No te sorprendas si llegado el momento de la verdad tienes algunos problemas en recordar tu propio nombre, y con ello, ni hablar de las numerosas distancias que calculaste hace unas horas antes o incluso días, tarea casi imposible. He recogido tres distintas situaciones de tiro a las que probablemente te enfrentarás en el bosque. Si practicas mucho el cálculo de distancias, con seriedad y constancia, dentro de las diferentes situaciones de caza que te expongo a continuación, te aseguro que vas a cobrar con tu arco más piezas de caza mayor que en tu vida, y además los tiros fallidos desaparecerán progresivamente.

A R C H E RY F O C U S

ojo”, y luego verificar el calculo inicial con el telémetro. Esta práctica ayuda a aumentar la confianza mental y mediante la repetición conseguir aproximaciones más exactas, incluso en las distancias cortas. Pero ahora viene “la pega” los telémetros necesitan tiempo y esfuerzo en el momento de la verdad, cuando este ciervo o macho está ahí, al descubierto y mirando directamente hacia ti. Yo diría que por lo menos la mitad de los lances de caza ocurren con demasiada rapidez como para darte el tiempo suficiente como para coger el telémetro que tienes colgado del cuello (o bien fijado a la cadera), situar la flecha en la cuerda y disparar. Raras son las veces que un animal se quede quieto en todo este rato, por lo que normalmente en este instante la situación suele cambiar, y normalmente pasa, dejándote con “la miel en los labios” si no has practicado tus habilidades y técnicas del cálculo de las distancias “a ojo”. También hay ocasiones, más propias de los cazadores de ciervos de cola blanca, y que tiran desde puestos fijos o “tree stand”, en donde la preparación avanzada de la posible distancia de tiro es algo común. Te subes arriba, te colocas con comodidad, sacas el telémetro y empiezas a marcar el paisaje cercano con lecturas, memorizando los sitios y referencias los posibles lances del día. En teoría, es una excelente idea, y la mayoría de las veces funciona perfectamente. La única desventaja de este método es ese “repetido” término deportivo que empie-


A R C H E RY F O C U S

22

la distancia ¿quieres saber porqué? La respuesta se reduce a las leyes físicas de la gravedad. Cuando estás tirando hacia un blanco situado en una cuesta o en pendiente, si puntas a la distancia real del animal, fallarás totalmente, o lo que es peor aún, lograrás un mal impacto. La distancia horizontal puede ser mucha más corta que la distancia en línea recta del ojo al animal cuando estas mirando cuesta abajo o cuesta arriba. Es simplemente una cuestión de aprender a compensar esto manteniendo el arco algo bajo. Si no, tendrás el vicio de tirar por arriba, incluso cuando hayas calculado la distancia exacta hacia el animal.

La Madre Naturaleza Mientras empeora la visibilidad debido a las condiciones meteorológicas, que suelen ser de todo, menos ideales, el fallar un tiro por un erróneo cálculo de la distancia es algo muy fácil. La niebla, la lluvia, la penumbra, todos estos factores pueden engañar hasta al ojo más experimentado y dotado. La clave de nuevo, es la práctica en estas condiciones ¿Cuántos arqueros salen al campo para practicar el cálculo de distancias cuando está lloviendo o anocheciendo? De nuevo sucede en la mayoría de los casos que los arqueros tienden a tirar largo (tiros altos) bajo condiciones como estas. Sin embargo, existen maneras de ajustar este problema. Como dice el refrán, “la práctica es oro”. Si no inviertes tiempo en practicar, nunca podrás tirar como “Dios manda”. Intenta pasar el mayor tiempo posible en el campo de tiro de prácticas bajo condiciones semejantes a las que te vas a encontrar en la caza real. No hay nada como probar y cometer los errores de primera mano en circunstancias como estas, para asegurarte que tu arco tira perfectamente incluso cuando aparecen condiciones meteorológicas adversas.

El Tamaño del blanco Para el preciso cálculo de la distancia, se deberán tomar en cuenta factores importantes como el verdadero tamaño del animal. Aunque parezca mentira, el tamaño del animal tiene


La capacidad de calcular con precisión la distancia hacia cualquier tipo de pieza que se pone a tiro en el bosque, y que nos ofrece la oportunidad de un buen tiro, representa la fantasía de cualquier cazador con arco. ¿Será posible hacerlo realidad? Puede que sí. Pero solamente lo lograrán aquellos que estén dispuestos a trabajar con constancia y dedicación en el cálculo de distancias, bajo condiciones de caza reales y en cualquier condición meteorológica y situación de tiro, y durante todo el año. La mayoría de los cazadores no son demasiado buenos en esto de calcular las distancias. Algunos incluso menos de lo que presumen. Se necesita tiempo, mucho tiempo, y hace falta mucha paciencia y esfuerzo el adquirir una buena destreza en ello. Y no olvides que cada minuto que pases practicando tu tiro técnico, también ayuda enormemente. Si eres uno de esos cazadores que depende estrictamente del telémetro cuando

23

Colusión

está en el bosque, y esto te funciona perfectamente, pues bravo. Pero para los “otros” cazadores que como yo, que cuando un animal se nos ofrece con facilidad y que ese lance soñado, nos solemos ponernos demasiado nerviosos e incrédulos, les aconsejo practicar las técnicas de calcular las distancias “a ojo”, y además hacerlo varias veces por semana, las 52 semanas al año. Si no fuese por la práctica, estoy seguro que fallaría la mayoría de las flechas que tiro, tanto por malos tiros como por cálculos incorrectos. Pase lo que pase, sea el que sea el estilo que eliges, asegúrate de que estés listo para usarlo cuando llegue la hora.

A R C H E RY F O C U S

un efecto enorme en la estimación inicial de la distancia. La “sabiduría convencional” en esto de calcular distancias nos dice que los blancos más pequeños parece que están más alejados de lo que realmente están, y que los blancos más grandes parece que están más cerca que lo que están en la realidad. Debes recordar esto cuando estés tirando animales de distintos tamaños.


Pablo Arteche  

Trabajo de maquetación de Pablo Arteche