Issuu on Google+

EDITORIAL

E

l anhelo de poner la ciencia y la tecnología al servicio de la salud es tan antiguo como el primer ser humano que utilizó plantas medicinales para paliar el dolor. Gozar de buena salud constituye la piedra angular para impulsar cualquier proyecto personal y colectivo. En sus ya casi seis décadas de recorrido al servicio de la familia, y desde que abriera su primer consultorio médico, Comfamiliar Risaralda ha hecho de los buenos servicios de salud uno de sus objetivos centrales. Para lograrlo, destina cada año un significativo porcentaje de sus recursos al mejoramiento continuo de los mismos a través de cuatro elementos claves: la investigación, la vinculación de profesionales altamente cualificados, la óptima atención y el acceso a los últimos adelantos tecnológicos dirigidos al diagnóstico y la intervención. En este último campo, la medicina del corazón ha evolucionado de manera vertiginosa en las últimas décadas. Atrás quedaron los tiempos en que solo los sectores más pudientes de la sociedad podían permitirse el beneficio de una cirugía compleja, pues ello implicaba costosos viajes al exterior. Con su clínica posicionada como una de las más completas de la región, nuestra caja de compensación se enfoca

MAURIER VALENCIA HERNÁNDEZ Director Administrativo COMFAMILIAR Risaralda

ahora en procedimientos de alta calidad. De ahí la importancia de la Unidad de Cardiología Invasiva e intervencionismo, un salto cualitativo que se logra a partir de una inversión de 609 millones de pesos en infraestructura, 3000 millones en compra de Angiógrafo, 857 millones para adquisición de equipos adicionales y 1380 millones por equipos en comodato. Con este nuevo sistema de servicios Comfamiliar revalida su liderazgo en el campo de la salud y acerca la ciencia a la comunidad para que todos podamos vivir mejor.

5


Revista comfamiliar edición 28