Issuu on Google+

INVESTIGACIÓN

“Nosotros lo entregamos como con esa pequeña fe de que chévere haber podido participar en algo tan grande como es Lab Center, Proteus, Arduino”

concurso internacional convocado por Labcenter Electronics con sede en Londres. Al mismo fueron llamados otros cinco proyectos enviados por prestigiosas universidades del país, como la UTP y La Javeriana. La propuesta nació como una lluvia de ideas durante un encuentro del semillero del Grupo de Investigación I+D+T y supuso un pequeño logro para sus integrantes, sin pensar jamás que adquiría el realce que al final tuvo. María Fernanda todavía no cree el amplio despliegue local que ha tenido su proyecto. “Nosotros lo entregamos como con esa pequeña fe de que chévere haber podido participar en algo tan grande como es Lab Center, Proteus, Arduino y en un momento llegar la llamada al profesor, él estaba pendiente de eso; fue sorpresa total”. María Fernanda egresó del Inem Felipe Pérez, donde estudió la modalidad técnica en sistemas. En COMFAMILIAR Risaralda aprendió sobre hardware. Su futuro académico lo imagina en la universidad, ya sea para estudiar ingeniería en sistemas o algo referente a electrónica. De aquí en adelante lo que queda es mucho trabajo en el semillero, pues tienen otro proyecto que se presentará en Armenia. Se dio la oportunidad de hacer unos dispensadores

de comida para perros y esperan buenos resultados con el mismo en un encuentro nacional de investigadores. El profesor Orozco complementa que el semillero inició en julio del 2014, es relativamente nuevo, además de que ha seguido un proceso escalonado. Siempre han tenido mucho apoyo por parte de la institución. “Empezamos a pedir recursos y plataformas, porque como son cosas de hardware libre son económicas, pero igual hay que comprarlas. El año pasado participamos en el encuentro de semilleros de investigación, también presentamos unas propuestas muy interesantes, pasaron al encuentro nacional, y ese fue en Caicedonia, Valle, y este año es en Armenia”. Como grupo ya están ante Colciencias, grupo de investigación I+D+T en la categoría C, y esto ha permitido participar más activamente en los diferentes llamados que hace Colciencias para presentar en proyectos. Han atendido diferentes convocatorias de Colciencias, entre ellas la de Jóvenes Investigadores, la cual comprende el pago de un salario para los participantes. Por último, es totalmente factible que la propuesta sea replicable en las comunidades, y precisamente ese es como el valor agregado que tienen este tipo de plataformas que no son costosas de implementar.

29


Revista comfamiliar edición 28