Issuu on Google+

PULSO DE CIUDAD

DE LA MÚSICA

Y DEL AMOR

Reconocido como uno de los directores sinfónicos de mayor prestigio en Risaralda, con una larga trayectoria en otros departamentos y en nuestros municipios, decidió retornar a su pueblo para impulsar la creación de una escuela que es ejemplo en su campo.

Carlos Fernando López Naranjo es un hombre muy enamorado. Eso es algo que impresiona al intercambiar unas primeras palabras con él frente a una vieja casona ubicada en el marco de la plaza de Apía. Enamorado de la música y de su compañera de varios años. Mientras da órdenes aquí y allá, resuelve inquietudes de sus compañeros de labores en la Corporación Musical para el Arte y la Cultura de Apía Rubo Marín –Comarca–, la entidad que aglutina gran parte de la actividad cultural en el municipio, además de sus procesos formativos en diversas áreas artísticas. No para de hacer cosas, tanto que la entrevista se convierte en una itinerancia por la antigua casa que sirve como sede. Pero llega el momento de sentarse frente al piano y allí Carlos Fernando, el maestro, se transforma. Llegan la concentración más absoluta y la entrega total mientras ruedan los dedos sobre el teclado

22


Revista comfamiliar edición 28