Page 17

DESARROLLO EMPRESARIAL

ponesa le vendría perfecta. Entonces comentó delante de toda la familia: –Ve, que nombre más bueno para poner con el biombo y la lámpara. Así nació Sayonara, una de las empresas más emblemáticas de la ciudad, con 45 años de tradición y buen gusto. Desde hace poco más de una década Ana María Osorio lidera la expansión del negocio familiar que emprendió su madre en la Avenida 30 de agosto con calle 41; aquel garaje donde padres y niños paraban el carro los fines de semana para comer fresas con crema, donde se reunían las parejas por la noche disfrutando las comidas rápidas que en aquella época eran toda una novedad. Ahora Sayonara es una empresa sólida con más de cien empleados, numerosos reconocimientos y siete locales en Pereira, el más nuevo de ellos en el Portal de Cerritos. Además de estar presentes en los principales centros comerciales de la ciudad poseen un restaurante en el sector de la Circunvalar y su famoso local de la 30 de agosto, prácticamente en el mismo lugar durante cuatro décadas. Sayonara se ubica en el puesto 70 dentro del Top 100 de los mejores restaurantes en el ranking de La Barra, que mide a los mejores del país, y es la tercera cadena de restaurantes del eje cafetero recomendada por la web Tripadvisor en un ranking local de 126 negocios. De los tradicionales perros calientes, las hamburguesas al carbón y las tortas de la abuela con la sazón de doña Pastorita Cortés, Sayonara evolucionó hacia una oferta variada de menús estilo americano, buscando siempre la originalidad y un sello propio. Ana María acostumbra

viajar a las ferias internacionales para enterarse de las nuevas tendencias del mundo de las comidas rápidas, investiga las variaciones del mercado y es ella misma quien diseña cada año dos nuevas innovaciones de productos para renovar el menú de los restaurantes. Sayonara ofrece una línea de desayunos americanos donde destacan preparaciones poco comunes como omelettes, pancakes y waffles. Recientemente crearon un menú con ingredientes como arroz de quinua, almendras y atún, pensando en nutrientes saludables con bajas calorías. También han enriquecido una línea variada de ensaladas gourmet que cada vez tiene más demanda entre un público que desea alimentarse de forma balanceada, así como su línea de postres y malteadas que sirvió para complementar las tradicionales fresas con crema, cuya receta se mantiene intacta. La clave de este éxito, sostiene Ana María, se encuentra en brindarle al cliente lo mejor apoyados en una cultura organizacional que confía en sus miembros: “buscamos que nuestros precios sean justos, con una muy buena calidad de productos. No estamos dispuestos a sacrificar la calidad de lo que vendemos, ni las condiciones de la gente que trabaja con nosotros”, concluye. Sayonara quiere seguir creciendo. Ana María dice que pronto esperan concretar en Manizales su primer restaurante fuera de la ciudad, y entre la visión del negocio aspiran en el mediano plazo a convertirse en la cadena de comida americana más reconocida de la región. Sin embargo, son conscientes de que cuando una empresa crece muy rápido se gana solidez pero se pierden tantas cosas valiosas, empezando por la cercanía familiar con los clientes. Esos pequeños detalles, como enviarle un regalo de cumpleaños al chico que le gusta la salsa Sayonara porque siempre la pide cuando visita el restaurante. Esa sonrisa que pone algún señor cuando recuerda que desde niño su papá lo llevaba a comer fresas con crema si se portaba bien… Por eso Ana María Osorio no habla mucho de metas empresariales, de ambiciosos planes de negocios o estrategias agresivas de mercado. El secreto es otro: “simplemente, que la gente tenga una experiencia deliciosa cuando venga a Sayonara.”

“No estamos dispuestos a sacrificar la calidad de lo que vendemos, ni las condiciones de la gente que trabaja con nosotros”

17

Revista comfamiliar edición 28  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you