Page 16

DESARROLLO EMPRESARIAL

SAYONARA : PLACER DE LO MEJOR Ana María Osorio recuerda que un día su papá llegó a comer trayendo a un japonés a la casa, de los de verdad, con ojos rayados y gestos ceremoniales. Ernesto Osorio era empleado de Caldas Motors y el japonés visitaba Pereira por cuestiones relacionadas con los modelos de automóviles que fabricaban en el país del sol naciente.

Mientras la familia se acomodaba en la mesa, seguramente doña Pastorita Cortés quiso ofrecerle al invitado de su marido unas deliciosas fresas con crema como las que vendía en su garaje. El japonés dio las gracias en su idioma diciendo “arigato”, entonces los niños no podían de la risa. Después, para despedirse, pronunció una palabra agradable que todos saborearon:

16

–¡Sayonara! A doña Pastorita le quedó gustando el sabor de esa palabra. Hacía poco tiempo había iniciado una venta de barquillos, tortas y fresas con crema en el garaje de la casa, con lo que pretendía juntar unos pesos extras para ayudarle a una hermana enferma. Como sólo tenía adornos de estilo oriental para poder decorar el local, pensó que la palabra ja-

Revista comfamiliar edición 28  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you