Page 4

4 Unión de Profesionales y Amigos de las Artes Circenses

NOS QUEDA LA CARPA

S

iempre he sido un firme defensor del circo ecuestre, de escuela europea e itinerante, y por lo tanto amante del viejo circo clásico, del espectáculo con animales. Un sentimental nostálgico con memoria de lo que ha sido el mayor espectáculo del mundo, aquel que nos mostraba un catálogo de maravillas sucesivas capaz de sorprendernos. El circo de la ensoñación y que cambiaba el mundo con su carcelería de colores, anunciando como en los programas del Atlas de Tonetti, razas y fieras del mundo. Era sin duda otro país, éramos otros espectadores que pasamos del circo de fortuna, a las grandes producciones de Feijoo y Castilla, sin duda los inventores del circo moderno en España, o Carcellé y sus circuitos sin olvidar las compañías de Los vieneses de Kaps y Johan, o los circos que visitaban España como el Krone,Togni o Medrano. Pero aquellos tiempos ya han pasado y después de los éxitos del circo Mundial de José María González en la década de los noventa del pasado siglo, el circo comenzó a languidecer en España y las compañías de los Rossi, Dola o Macaggi se vieron acorraladas por una poco justificable fiebre animalista que censura duramente los espectáculos de circos con animales prohibiendo su instalación en multitud de Ayuntamientos incluyendo alguna comunidad autónoma si en su elenco lleva animales artistas. Que eso son y no otra cosa, que el sustento cotidiano de quienes son sus adiestradores, los invitados especiales a la

pista de las estrellas, los leones criados en el mismo hogar que sus domadores, los amables elefantes amigos de los niños, capaces de reconocer el premio del aplauso a la

Nos queda la carpa

Comentarios de Chapito 25  

Revista del mundo del Circo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you