Issuu on Google+

KAREL HINEK MACHA Datos compilados por Ruperto Macha Velasco

LIMA – PERÚ 2013


Karel Hynek Mácha Karel Hynek Mácha (16 de noviembre de 1810 - 5 de noviembre de 1836) fue un narrador y poeta checo del Romanticismo, autor del poema «Mayo», («Máj»), el más reconocido de la poesía romántica de esta cultura. A Mácha se le considera el iniciador de la poesía checa moderna.

1


VIDA Nacido en 1810, cerca de la colina de Petřín, en el barrio praguense de Malá Strana, de una familia humilde, Karel Mácha comenzó sus estudios de enseñanza secundaria y es allí donde escribió sus primeros poemas, en los que utilizó el alemán, aunque es significativo que a los diecinueve años cambiara su nombre de nacimiento Ignatz por su equivalente checo Hynek. Más tarde estudió Derecho en la Universidad Carolina de Praga, aunque sus inclinaciones se decantaban por la filosofía y por la amistad con Josef Jungmann, el gran lingüista que redactara un modélico diccionario alemán-checo, y el dramaturgo Josef Kajetán Tyl. Es en este ambiente favorable en el que comienza a escribir su poesía en checo, idioma al que ya no renunciará. Viajero infatigable, en busca de paisajes románticos, en 1834 viaja a Italia para conocer Venecia y Florencia. Por esta época, en los círculos literarios y teatrales de Josef Tyl, conoce a Marinka Stíchova, para quien escribe en 1833 el poemario «Los nomeolvides de Sázava». Al año siguiente encuentra al que había de ser su amor más pasional, el de Eleonora (Lori, como él la llamó) Somková, a quien dejó encinta cuando ya sus sentimientos hacia ella se habían apagado. Sin embargo, Mácha se comprometió en matrimonio con ella, concertándose la boda para el 8 de noviembre de 1836, aunque la muerte prematura del poeta impidió que se celebrara. Karel Mácha se trasladó a la ciudad de Litoměřice, al norte de Bohemia, poco después de haber finalizado sus estudios de Derecho, con la intención de instalarse en esta ciudad con Eleonora Somková y su recién nacido hijo. Entre sus proyectos truncados estaban la escritura de un tratado de geografía checa basado con la experiencia que le habían proporcionado sus numerosos viajes por el país de los checos. Se desconoce a ciencia cierta el motivo de su muerte. Se ha especulado que pudo ser una pulmonía o el cólera. Lo cierto es que muere en Litoměřice, donde sería enterrado. En 1910, centenario del nacimiento del poeta, se erigió en la colina Petřín donde nació, una escultura que le representa aspirando el aroma de unas flores.

2


OBRA En abril de 1836, poco antes de morir, el poeta editó con sus propios medios una corta tirada de la obra que le haría ser considerado el poeta romántico checo por antonomasia, «Mayo» (en checo, «Máj»). Sin embargo, en el momento de su publicación, fue recibido con duras críticas, pues lo consideraban escasamente patriótico. Solo a mediados de siglo, sería enarbolado como estandarte de una nueva generación poética cuyo manifiesto se publicaría en una revista titulada Mayo en alusión al poema de Mácha, cuyo retrato aparecía en la portada. Los escritores agrupados en torno a esta publicación serían conocidos como Escuela de Mayo. Este poema ha gozado en Checoeslovaquia de centenares de ediciones y ha sido traducido a numerosas lenguas. Curiosamente, el manuscrito original del poema, que se creyó perdido, reapareció en 1965 en la biblioteca de Josef Prazák, entre las hojas de un libro de poemas de otro autor checo de la primera mitad del siglo veinte, František Halas. En "Mayo", ambientada en las cercanías del romántico castillo de Bezdez, se cuenta la historia de un bandolero llamado Vilém, que acaba matando a su rival por el amor de Jarmila, para darse cuenta trágicamente de que este era su padre. Vilém es ajusticiado y Jarmila muere ahogada en un lago próximo al castillo. Herman Skrivánek musicalizó «Mayo» en 1836 y por este camino le siguieron otros compositores como Jaroslav Kricka, Josef Bohuslav Foerster y Vítězslav Novák, que compusieron poemas sinfónicos inspirados en esta obra. Escribió también obras en prosa, como Cuadros de mi vida, una colección de estampas autobiográficas, y la novela Gitanos.

3


MAYO

4

Era de noche, el primero de mayo, noche de mayo era, el tiempo de amar. A amar en un fragoroso pinar al mundo invitaba un tórtolo payo. Cosas de amor el musgo susurraba, mentía su pena un árbol en flor, cantaba a una rosa un ruiseñor y a ella su propio olor la traicionaba. Un lago plano en sombra de arbustos con retumbos de una pena secreta; su orilla lo abrazaba en cadeneta, claros soles de otros mundos augustos en jiras azules iban errando cual lágrimas de amor llameando. Y mundos suyos en cielos brillantes, cual en un templo de eterno amor entrantes; de pasión uno hacia el otro hirviendo hasta tornarse chispas languideciendo y encontrarse cual amantes errantes. De la luna llena la cara hermosa, tan clara y pálida, pálida y clara, como si una amante a su amor buscara,


se incendió con un fulgor color rosa; reflejada en las aguas se veía y de amor por sí misma se moría. Lucían fincas en pálidas nieblas, una a otra venían acercándose, como si se enlazaran abrazándose, bajando en el seno de las tinieblas, hasta confundirse con la penumbra. Como un árbol a un otro se encumbra. Montañas sombrías en derredor; allí pino y abedul con ardor se arriman. Ola tras ola se apura por el arroyo. Toda creatura de amor hierve - en el tiempo de amor.

Debajo de un roble, al atardecer, sentada está una linda zagala en una roca, tratando de ver lo más lejano, encima de una cala. Aquí le envuelve los pies el azul que, alejándose, va reverdeciendo, cada vez más y más verde pareciendo, hasta fundirse en un pálido tul. En aquella superficie sin fin, la joven posa su lánguida vista; en aquella superficie sin fin sólo ve de astros caídos la pista. Una zagala bella, ángel caído, cual un amaranto desflorecido; bellezas duermen en su rostro ajado. El momento que le ha quitado todo, en su boca y frente y ojos ha dejado escrito un dolor de un garboso modo.

Ha fenecido el vigésimo día, ya cruza el sueño la tierra sombría.

5


El último incendio se está extinguiendo al tiempo que el cielo está reluciendo, color rosa, en los montes azuleños. "¡Él no aparece!" - "¡Ya no volverá!" ¡La pobre en la pena se envolverá! Hondos suspiros levantan sus senos, palpita su sangre tan dolorida, y el gemido del agua misterioso se mezcla con su lamento ansioso. En las lágrimas de la seducida se miran las luces de las estrellas, chispas hirviendo sobre el rostro frío y cayendo; y adonde caen ellas, se ajan las flores bajo tal rocío.

Hela pasar al borde de una peña; su ojo, por encima de la roca, envía - la brisa está agitando su estameña miradas a la extrema lejanía. Las lágrimas con rapidez secando, su vista con la mano sombreando, dirígese a una lejana breña, donde el lago con los montes reposa, una chispa a otra en juego acosa, una estrella a otra coge por greña.

Como un níveo y fino palomino que bajo una negra nube aletea o como una flor de un alba ninfea sobre un oscuro azul color endrino: - donde el lago a los montes se inclina tan veloz por las olas se aproxima una cosa. Un rato, y lo blanquecino ya es cual de una cigüeña el vuelo grave, ya no un pichón o una ninfea suave; al viento mécese una blanca vela. Un remo esbelto forma larga estela bañándose en el azul en derredor. A aquellas rayas las rosas doradas que por el cielo dimanan su ardor

6


dejan las frentes de oro rosa orladas. ¡Más y más cerca! "¡Qué barco tan ágil! ¡Es él! ¡Las plumas, las flores! ¡Qué alarde! ¡El sombrero, el ojo que debajo arde, la capa!" Está atando el barco frágil.

Por un sendero estrecho, a lo alto con leve paso sube el navegante. Se encienden las mejillas de la amante, escondida tras un roble. – Al botero corre - se regocija - un largo salto, y yace sobre el pecho del barquero. "Mas ¡Ay de mí!" La luna ha aparecido Iluminando un rostro conocido; la sangre se le hiela en las venas. "¿Y Guillermo?" "Mira," dice el garzón, sus palabras susurrando apenas, sus palabras susurrando apenas, "allá junto al lago hay un torreón sobre la noche arbórea; allá su blanca sombra ahogada está; y más honda se ve una lumbrecilla de una lámpara en una ventanilla; allá Guillermo abriga la idea de que mañana el fin de su vida vea. ¡Él supo de tu falta y de su ultraje y que, al matar al seductor tuyo, mataba, sin saberlo, al padre suyo! ¡La venganza se asoma a su celaje! ¡Muerte tan vil! - Encontrará la paz cuando sobre un palo morada obtenga, hoy aún rosa en flor, su pálida faz, y una rueda con sus miembros se entretenga. ¡Así finará el temible montaraz! ¡Recibe por su ultraje y por tu traición el ultraje del mundo y mi maldición!"

7


Le vuelve la espalda. - Su voz se extinguió en breve hacia la orilla descendió, encuentra su barco junto a la peña. Vuela la vela como una cigüeña disminuyendo, ya es una ninfea, hasta que en los montes ya no se vea. 8 Calmas las olas, oscuro el follaje, sobre el seno del agua una capa lila; más arriba, la sombra de un blanco traje, y todo el paisaje susurra: "¡Yarmila!" Desde el fondo del agua: "¡Yarmila!, ¡¡Yarmila!!"

Es noche avanzada, primero de mayo es noche de mayo - el tiempo de amar. A amar invita un tórtolo payo: "¡Yarmila!, ¡¡Yarmila!!, ¡¡Yarmila!!"


Karel Hynek Mácha