Page 1

ARTICULACIÓN DE LA ENTIDAD GREMIAL, ACADÉMICA Y GUBERNAMENTAL PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA POLÍTICA PÚBLICA DE CONVIVENCIA SOCIAL Y SALUD MENTAL PARA SANTIAGO DE CALI. El día 15 de junio de 2018, los integrantes de la Red de Programas de Psicología de Cali, de la Junta de Gestión Capítulo Valle de Colpsic, del Tribunal Deontológico y Bioético de Psicología del Suroccidente y del Grupo de Salud Mental municipal de Santiago de Cali, llevaron a cabo la primera reunión de articulación para la construcción de la política pública para la convivencia social y la salud mental del municipio de Santiago de Cali, en la sede de la Secretaría de Salud Pública Municipal. En este encuentro, se presentó el trabajo conjunto que vienen realizando el Capítulo Valle y la Red de Programas de Psicología de Cali, conformada hace 5 años con el objetivo de articular la entidad gremial, académica y gubernamental para impulsar el desarrollo de la Psicología en la región, realizar acciones como la celebración del día de los psicólogos, actualizaciones sobre deontología y bioética, participar en políticas públicas, organizar eventos de cualificación profesional y retomar experiencias valiosas de cada entidad para retroalimentar a las demás. A esta Red se encuentran vinculados los 11 programas de Psicología de la ciudad de Cali: Corporación Universitaria Minuto de Dios, Fundación universitaria Católica, Universidad Antonio Nariño, Universidad Cooperativa de Colombia, Universidad de San Buenaventura, Universidad ICESI, Universidad Javeriana, Universidad Libre, Universidad Santiago de Cali, Universidad Nacional Abierta y a Distancia y Universidad del Valle. Las representantes de la Secretaría de Salud, socializaron la propuesta del Grupo de Salud Mental y Convivencia Social que se fundamenta en tres ejes: 1. Promoción de la convivencia social y abordaje de las violencias 2. Promoción de la inclusión social y abordaje del consumo de Sustancias Psicoactivas –SPA- y otras dependencias 3. Promoción de la vida y abordaje del sufrimiento psicosocial. Estos ejes se articulan de manera transversal con las líneas estratégicas de reducción de riesgos y daños; reorientación y calidad de las Atención Primaria en Salud –APS-; gestión comunitaria; gestión de conocimiento; red de dispositivos y estrategias de Salud Mental Comunitaria. Desde el Grupo de Salud Mental de la Secretaría de Salud Pública Municipal, se propone una mirada distinta sobre este tema. Esta visión no circunscribe la enfermedad, aborda la salud mental desde el reconocimiento de situaciones y problemas sociales de contextos en los que conviven los sujetos. Esta problemática en el 2017 presentó 90 suicidios y en lo


corrido del presente año 13 feminicidios, el abuso sexual hacia niñas entre 9 a 14 años 1, entre otros, nos incita a trabajar en la mejor propuesta posible para atender la salud mental de la ciudad. Dentro de las barreras que se han identificado 3 principalmente: 1. La estigmatización al diagnóstico de enfermedad mental. 2. Percepción negativa del sistema de salud mental. 3. Baja percepción de la necesidad de atención. ¿Cómo se relacionan los profesionales con los fenómenos sociales? Se requiere una mirada del bienestar social a nivel país y región, que incluya componentes de cultura y salud, que supere la mirada por pedazos del sujeto. Repensar el modelo de salud mental, pues el biomédico no es el único que permite comprender estos fenómenos. Se retoma el marco teórico ofrecido por Stolkiner, Ardila (2012) que pone en discusión la definición de salud mental, enfatizando en el reconocimiento de la complejidad de este concepto desde la perspectiva social, de derechos y la referencia a la vida, en contraste con la objetivación/medicalización2. Se busca ir más allá de los determinantes sociales para avanzar hacia la determinación social (Morales Borrero, 2013). Una apuesta conceptual que implica llevar a cabo acciones reales y políticas en el territorio, desde el reconocimiento de las falencias en los soportes sociales que llevan a los sujetos a distintos niveles de exposición y vulnerabilidad según su clase social, etnia y género, y por ende, a padecer las situaciones y la enfermedad de forma diferencial. Esta gestión territorial se propone a partir del trabajo a nivel de comunidad/sociedad, familiar, institucional, universitario y laboral. La confluencia de la perspectiva del ciclo de vida, reconoce al sujeto histórico, no sólo su edad, sino también su contexto social y cultural, la identidad en su curso de vida, que diferirá de encontrarse en un contexto rural o urbano, por ejemplo. La ley 1616 de 2006 define la salud mental como un estado dinámico, desde el Grupo de Salud Mental de la Secretaría de Salud Pública Municipal se retoma la concepción de la salud mental como un proceso, como una posibilidad de dar cuenta de la complejidad del fenómeno, que incluye relaciones de poder, recursos, habilidades, competencias y capacidades. El territorio es clave cuando se tiene como finalidad la transformación política y la posibilidad de construir el tejido social, donde tiene cabida el trabajo transdisciplinario. Se propone un modelo comunitario de salud mental, en el cual se transita del paciente (tratamiento psiquiátrico), al ciudadano (atención transdisciplinar) y a la comunidad (integración con su entorno), para contemplar cuál es la relación del individuo con otros fenómenos, y que se busca que los sujetos que sufren se unan y se supere el monólogo disciplinar.

1 Observatorio de Salud Mental Alcaldía de Santiago de Cali. http://www.cali.gov.co/salud/publicaciones/38366/observatorio-de-violencia-familiar/ 2http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/sitios_catedras/obligatorias/066_salud2/mat erial/unidad1/subunidad_1_1/stolkiner_ardila_conceptualizando_la_salud_mental.pdf


Hay una red de servicios territoriales de salud que incluye a las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), las Empresas Sociales del Estado (ESE), las Entidades Administradoras de Planes de Beneficios EAPB y las universidades. Los dispositivos comunitarios contemplan 19 redes del buen trato, 14 Zonas de Orientación Escolar (ZOE), 12 Centros de escucha, Centros de Desarrollo Comunitario, entre otros. En el componente complementario se encuentran los CADS, HUV, USM, IPS privadas, Camas psiquiátricas, HDPUV que actualmente se encuentra saturado. Se tienen también programas de reducción de riesgo y daños, centros de consumo habilitados y la red forense de salud mental. La Red de Apoyo Institucional y Comunitario incluye aspectos de cultura, justicia, protección, educación, ambiente y recreación. Los centros para la vida son lugares de encuentro que conectan al sujeto con la comunidad que genera cuidado. Son una bisagra del sistema en la que se establecen alianzas con otros actores. En esta red participan psicólogos, trabajadores sociales y psiquiatras. Para hacer realidad el objetivo pretendido con estos lugares, se requiere generar una ruptura que implicará tensiones, construir un perfil de profesionales que sepan y quieran trabajar con comunidad, con una formación que concilie la clínica y el trabajo con comunidad, para generar estrategias que permitan hacer juntos y no solo direccionar sus acciones. Este abordaje preventivo es menos costoso, pues disminuye la carga de enfermedad. ¿Cuáles son las posibilidades de esta alianza entre entidad gubernamental, académica y gremial para la atención en salud mental? Esta comunicación fluida entre la entidad gubernamental, académica y gremial permite enriquecer la mirada de los fenómenos, retomar la experiencia en terreno de la entidad gubernamental, que construye saber en acción, de la academia que construye conocimiento desde la investigación y prepara a los profesionales que irán a terreno con concepciones que determinarán la forma de enfocar su práctica y del gremio como ente articulador, alertando de las falencias en ambas esferas (la formación y la práctica), que permiten identificar los casos que llegan al Tribunal Deontológico y Bioético, abrir espacios que visibilicen y pongan en la agenda pública temas de vital relevancia como la importancia de lograr mayor incidencia en políticas públicas desde los avances científicos y políticos que tiene para aportar nuestra disciplina. Esto, más el abanico de posibilidades que se abre cuando escuchas al otro. Entre las posibilidades inmediatas se contemplan apuestas en docencia, investigación y proyección social. Llevar a cabo investigaciones conjuntas, prácticas, eventos, salidas pedagógicas, conocer los contextos y realidades. Hacer un convenio marco para beneficios mutuos, plantear necesidades de ciudad, eventos en torno a la salud mental. La Universidad Santiago de Cali ha venido trabajando en el proyecto de cuidados paliativos y ciudades compasivas en conexión con la Organización Mundial de la Salud OMS. Esta Universidad tiene una IPS clínica psicológica con docencia asistencial con interés social en la que los estudiantes en práctica brindan atención a población en situación de


vulnerabilidad. Se está dando un cambio en la academia en la forma de concebir la salud mental, ahora desde lo positivo. Hay una necesidad social de trabajar con la comunidad. La universidad Libre ha apoyado el entrenamiento en MhGap que busca establecer un lenguaje común, los instructores forman líderes comunitarios para que comprendan, entiendan y aborden la salud mental de la mano de profesionales idóneos. El modelo de salud mental, se debe abordar desde una perspectiva política, para garantizar una mejor calidad de vida, equidad y seguridad. Se ha dado una tensión de conceptos en psicología, rompimos con el modelo biomédico. Se debe cuidar de que en el discurso no se siga hablando de enfermedad usando términos distintos como sufrimiento psicológico y social. Esta transición descrita en el ámbito teórico de la salud mental, hace parte de conceptos lógicos que están en reconstrucción. Las comunidades no son pasivas, menos cuando tienen el acompañamiento indicado. Han respondido al modelo asistencial que genera dependencia, pero cuando se trabaja con ellas, se empoderan y toman decisiones. No se puede caer de nuevo en direccionar los procesos por parte de los agentes externos, como lo señala Maritza Montero, cuando tenemos la alternativa del modelo de intervención participativa. La comunidad define lo que es valioso para ella, por ejemplo con metodologías como la Investigación Acción Participativa IAP, que es una forma de trabajo sustancial. Al identificar que estamos en la misma ruta, se propone: - Organizar la Semana de Salud mental de manera conjunta con un evento de entrada gratuita, tener acceso a la información generada por el observatorio de salud mental en el Sistema de Vigilancia de Salud Pública (SIVIGILA) que tiene como responsabilidad el proceso de observación y análisis objetivo, sistemático y constante de los eventos en salud, el cual sustenta la orientación, planificación, ejecución, seguimiento y evaluación de la práctica de la salud pública y el Registro Individual de Prestaciones de Salud (RIPS) "el conjunto de datos mínimos y básicos que se requieren para los procesos de dirección, regulación y control, es decir, para hacer seguimiento al Sistema de Prestaciones de Salud en el SGSSS . - En los espacios de construcción de políticas públicas es vital la participación de los gremios de la salud y las ciencias sociales entre los actores contemplados. El Colegio Colombiano de Psicólogos ofrece su apoyo para establecer sinergias, intercambiar recursos y medios que favorezcan el logro de una política pública de salud mental y convivencia desde una perspectiva amplia, legítima y que propicie la autonomía de las comunidades desde lo que valoran como pertinente desde su propio estilo de vida.


De izq a der: Alonso Tejada, Representante Regional del Campo de Psicología Social, Comunitaria y Ambiental del Capítulo Valle; Marcela Rosero, directora del programa de Psicología de la Universidad Santiago de Cali; María Cecilia Salcedo, directora del programa de Psicología de la Fundación Universitaria Católica; Carolina Vidal, Secretaría de Salud Municipal; Juliet Salazar, Presidente del Capítulo Valle; Ana Marcela Uribe, miembro de la Junta de Gestión del Capitulo Valle y magistrada del Tribunal Deontológico y Bioético de Psicología del Suroccidente; Lina Quintero, coordinadora regional de campos disciplinares y profesionales; Karla Paz Ledesma y Maritza Isaza, coordinadora del Grupo de Salud Mental municipal de Santiago de Cali.

Mayor información: capitulo.valle@colpsic.org.co http://www.cali.gov.co/salud/publicaciones/130047/grupo-de-salud-mental-yconvivencia-social/

ARTICULACIÓN DE LA ENTIDAD GREMIAL, ACADÉMICA Y GUBERNAMENTAL PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA PP  
ARTICULACIÓN DE LA ENTIDAD GREMIAL, ACADÉMICA Y GUBERNAMENTAL PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA PP