Issuu on Google+

1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Memoria MĂŠxico, D.F., 2012


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar. Memoria Primera edición, 2012 Coordinación de edición y diseño: Colectivo de Mujeres Indígenas Trabajadoras del Hogar, COLMITH Diseño gráfico y editorial: Jorge A. Méndez Fragoso amendez.jorge@gmail.com Fotos de portada y anexo: Archivo COLMITH ISBN en trámite Impreso y hecho en México Esta obra esta bajo una licencia Atribución-licenciamiento recíproco 2.5 México Creative Commons Para ver una copia de esta licencia, visite: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/mx/


Índice

Agradecimientos..........................................................................5 Presentación.................................................................................7 Introducción...............................................................................13 Estrategias de vinculacion con las instituciones........................17 Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos..........................................25 Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos..........39 Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar (TH) en México..........................49 Conclusiones..............................................................................73 Anexos...........................................................................................................78 • Anexo 1: Convenio 189 • Anexo 2: Recomendación 201 • Anexo 3: Convenio 169 • Anexo 4: Declaración de los derechos humanos de los pueblos indígenas • Anexo 5: Fotos


Agradecimientos Agradecemos a todas y cada una de las personas que con su participación hicieron posible el 1er Encuentro Nacional de las Trabajadoras del Hogar:Alfredo Santoyo Cristóbal, Andrea Herrera, Ángeles Librado López, Aurora Olivera Zenteno, Avril Arjona Luna, América Martínez, Concepción de Jesús, David Rivera Martínez, Elodia López Chávez, Esperanza Reyes Ignacio, Eugenio Camarillo López, Gloria Campos, Gabriela Estrada, Isabel Ortiz Hilario, Esther Narváez Morín, Lorenza Serafín Ayala, Luisa García Salas, Macaria Gómez Díaz, Marcela Rosas Flores, María Elena Martínez, María Isabel Soriano Vega, María Josefina Martínez Flores, Marlene Vizuet Morales, Martha Sánchez Néstor, Martha Angélica González Chávez, Martha Patricia Vélez, Martha Peña, Mery Golsmith, Obdulia Salmorán Osorio, Paula Candy Jiménez González, Petra Hermillo Martínez, Priscila Galán, Rita Robles Benítez, Sandra Montalvo Sánchez, Sodelba Alavés Ruiz, Violeta Miranda García, Yassen V. Martínez, Eugenio Camarillo. Y a todas las organizaciones que de manera directa o indirecta hicieron posible este maravilloso encuentro: CATDA AC de Cuernavaca; Colectivo de Empleadas Domésticas de los Altos de Chiapas, CEDACH; Fondo Canadá, Red de Empleadas del Hogar en Cuernavaca, Red de Mujeres Empleadas del Hogar en Guerrero, Religiosas de María Inmaculada del DF, Comisión de Derechos Humanos del DF, Asamblea de Mujeres Indígenas de Oaxaca, Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas, Ex Convento de Culhuacán y a los medios de comunicación que cubrieron el encuentro. 5


Presentación Cuando desaparezca la última criada, el colchoncito en que ahora reposa nuestra conformidad, aparecerá la primera rebelde furibunda. Rosario Castellanos (1970)

El tema de las trabajadoras del hogar es un tema complejo, ya que es un sector invisible para la sociedad. Es un trabajo, social y culturalmente no percibido como un trabajo, destinado para ser llevado a cabo de manera natural por las mujeres. Se cree que las mujeres nacen sabiendo realizar el quehacer en una casa pero en realidad el trabajo del hogar se aprende con la práctica, y se aprende bien o se aprende mal. NO es una inclinación natural de las mujeres. Las tareas domésticas sólo se notan cuando no se han hecho o se han hecho a medias o mal. ¿Quién felicita a las mujeres cotidianamente por mantener a raya el polvo y el cochambre? El trabajo del hogar en sí no es malo, no es indigno, pero la sociedad lo convierte o lo ve así: como un trabajo no digno. El trabajo en el hogar es un oficio importante y merece respeto. Para muchas amas de casa mantener su casa limpia no es 7


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

tarea fácil, el trabajo doméstico se hace a la fuerza. Por eso, en cuanto pueden, le pagan a otra mujer para que realice ese trabajo, depositando esa carga sobre otros hombros femeninos. ¿Qué es lo que sucede con esta actividad? Las mujeres que contratan el servicio de una trabajadora del hogar no entienden muy bien cuál es el papel que juega dentro de la familia, pareciera, que desconoce o no están dispuestas a reconocer los derechos que tiene su trabajadora del hogar. ¿Cómo podemos cambiar este universo cultural donde no se valora el esfuerzo que realizan las mujeres para conseguir un espacio limpio y armonioso sino que se desprecia como una actividad secundaria y humillante? En nuestro país este tema hay que abordarlo en dos planos: el cultural y el político. En el político es necesario exigir la regulación laboral del servicio doméstico. Ya que la escasa legislación que existe actualmente no contempla muchas de las realidades que se viven dentro del sector. En lo cultural el trabajo del hogar tiene una carga histórica que le confiere características muy particulares, en donde la coincidencia de género, clase y etnia dan como resultado una fuerza de trabajo en condiciones de explotación y degradación. Los contratos se realizan de manera verbal, no existe una instancia legal para establecer horarios, condiciones mínimas de seguridad, salarios, prestaciones, día de salida, entre otros. En este sentido son las mujeres indígenas que a diario salen de sus comunidades en busca de una oportunidad de trabajo las que más recienten esta situación. Por lo general, salen de su comunidad entre los 14 y 20 años en busca de empleo y la manera de establecerse en la ciudad es a través del trabajo doméstico. Llegan a esta gran ciudad en busca de sus sueños que, con el tiempo, se ven truncados. El trabajo en una casa se vuelve cansado, 8

Presentación

rutinario y sin ninguna esperanza. Siguen el mismo camino que emprendieron sus abuelas, madres, tías, vecinas, hermanas, se establece como un destino forzoso. El trabajo del hogar se realiza en un ir y venir entre lo público y lo privado lo que hace que se mantenga en una tensión permanente. Por un lado, para la trabajadora su historia personal se mezcla con su historia laboral, realiza un trabajo que en su casa realizaría sin ninguna paga porque lo haría para su familia y lo haría con amor, en cambio aquí lo hace para otra familia y recibe un pago por su trabajo, sin embargo, con el tiempo esta segunda familia puede llegar a ser tan importante como su primera familia, borrándose los límites entre su vida laboral y su vida privada, es decir, entre lo público y lo privado. Por otro lado, para la empleadora que necesita contratar a una persona ajena a su familia para que realice tareas que ella no puede realizar, requiere que esta trabajadora sea de su entera confianza ya que tendrá acceso a su esfera privada, y con el tiempo ella también espera que realice el trabajo con la misma dedicación y amor con el que ella lo haría, es decir que haga bien su trabajo. Diluyéndose así los límites entre lo público y lo privado. Es ahí donde se ve el impacto, por la percepción cultural que pesa sobre este sector laboral, que es subvalorado como trabajo doméstico por considerarse “natural” y “propio “de la mujer realizado por “amor” a su familia. Sin embargo, es un trabajo asalariado que debe de contar con todas las protecciones y los beneficios de cualquier otro trabajo asalariado. Para establecer una diferencia entre las labores domésticas que se realizan en la casa, generalmente no remuneradas y llevadas a cabo por los integrantes de la familia, las trabajadoras del hogar han definido que se les nombre como Trabajadoras del Hogar, para que se las reconozca 9


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

como trabajadoras y que en correspondencia con esta condición, tenga acceso al goce de los derechos como cualquier trabajador o trabajadora. Es dentro de este marco que el Colectivo de Mujeres Indígenas Trabajadoras del Hogar enfoca su lucha en la difusión de los derechos que tienen las mujeres que realizan este trabajo. Parten de la premisa que las trabajadoras del hogar indígenas y no indígenas tienen que entender que el trabajo que realizan es un trabajo, valorar este trabajo y reconocerlo como tal: como un trabajo digno. Dentro de las actividades del Colectivo se han realizado varios Encuentros de Trabajadoras del Hogar, así como Foros y Talleres. En el 2011 se realizó el Primer Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar, en el Distrito Federal, donde participaron organizaciones de compañeras de los Estados de Guerrero, Oaxaca, Cuernavaca y Chiapas. En este primer encuentro cada una aportó su granito de arena y todas aprendimos de todas. Compartir nuestras experiencias y sumar nuestros esfuerzos hacen que las dificultades que enfrentamos día con día sean más fáciles de vencer y nuestros éxitos más fáciles de conseguir. Este encuentro se enfocó en profundizar la información y la comprensión del Convenio 189 y la recomendación 201 que hablan sobre el trabajo doméstico aprobado en junio 2011 ante la Organización Internacional del Trabajo, y su vinculación con el convenio 169 también de la OIT que trata sobre pueblos indígenas y vigente en nuestro país desde 1992, con la finalidad de comprender mejor los instrumentos legales que nos permitan romper el círculo de la discriminación que pesa sobre nuestro sector. Porque sabemos que la aplicación efectiva de nuestros derechos consagrados en instrumentos legales no es una tarea que hará el 10

Presentación

estado por sí mismo, su aplicación efectiva también depende de nuestro esfuerzo por exigirle que así las cumpla y para eso hay que conocerlas a fondo. ¿Qué significa para las trabajadoras del hogar indígenas y no indígenas que nuestro país ratifique el convenio 189 y la recomendación 201? La violación de nuestros derechos tiene como consecuencia, además de la violación a la dignidad de las personas, la restricción del derecho de igualdad de oportunidades. Por lo que el respeto a nuestros derechos no debe de ser una cuestión de gusto o buena voluntad de alguien sino que deben de estar consagrados en las leyes para que nos permitan exigir su cumplimiento, por lo que la ratificación del convenio 189 de la OIT permitirá reforzar los marcos normativos y garantías de derechos, para hacer efectivos los derechos laborales y el derecho a la no discriminación de las trabajadoras del hogar en México. Lorenza Gutiérrez Gómez

11


Introducción Esta memoria quiere no sólo dejar constancia del Primer Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar realizado en la ciudad de México los días 21 y 22 de octubre de 2011, su ambición va más allá de un mero registro, quiere ser una muestra del esfuerzo realizado por estas mujeres, un ejemplo de cómo juntas podemos ir avanzando y una inspiración para que más compañeras se sumen a la lucha por la defensa de nuestros derechos. Este Encuentro surgió de la necesidad de seguir fortaleciendo las redes entre las organizaciones que trabajamos con y por el sector de las Trabajadoras del Hogar. A fin de construir las bases para poder tener una agenda común que beneficie al sector independientemente de los objetivos y metas que cada una de nuestras organizaciones tiene según el contexto geopolítico y sociocultural en el que realizamos nuestro trabajo. Para COLMITH, como organización convocante, el encuentro parte de un objetivo general: “Hacer visible lo invisible, que la voz de las trabajadoras del hogar indígenas sea escuchada dentro de la sociedad, del gobierno y de las instituciones”. Por 13


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

lo que la meta del encuentro fue contribuir a que las Organizaciones de Trabajadoras del Hogar de todo el país elaboraran una propuesta ante el legislativo y otras instancias gubernamentales para la institucionalización del contrato de trabajo y prestaciones sociales de las trabajadoras del Hogar. Por lo que, durante los dos días que duró el encuentro se realizaron las siguientes actividades: el viernes 21 de octubre: un taller sobre los “ALCANCES Y LIMITACIONES DEL CONVENIO 189 DE LA OIT” Dado el contexto internacional que se ha generado para el sector a partir de la firma del Convenio de 189 de la OIT y de su recomendación 201, creemos que es una buena oportunidad para que nuestros derechos como trabajadoras del hogar sean reconocidos legalmente. Por lo que estamos dispuestas a trabajar para que el gobierno de México ratifique ese convenio. Sin embargo, como suele suceder con este tipo de documentos, muchas de nuestras compañeras, por no decir casi todas, desconocen el contenido, los alcances y las limitaciones de dicho documento por lo que es ilógico pedirles que difundan un documento que desconocen, por lo que el objetivo del taller fue que: un especialista en este tipo de “convenios internacionales”, nos platicara sobre sus limitaciones y alcances, de ser posible alguien que esté trabajando el Convenio 189 de la OIT sobre las trabajadoras del hogar. Otro objetivo que perseguimos con este taller fue hacer un ejercicio de vinculación entre el convenio 189 sobre trabajadoras del hogar y el convenio 169 de la OIT que habla sobre los pueblos indígenas, con el fin de contribuir que las demás organizaciones incorporen en sus agendas los derechos de las trabajadoras del hogar migrantes indígenas, por lo que también se invitó a conoce14

Introducción

doras del convenio 169 para que se incorporaran al taller, como ponentes y como participantes. El sábado 22 realizamos un foro abierto sobre:” LOS DERECHOS DE LAS Y LOS TRABAJADORES DEL HOGAR”, en el que se trabajaron tres mesas, 1) estrategias de vinculación con las instituciones, 2) vinculación entre los convenios 189 y 169 de la OIT y 3) logros retos y desafíos de las TH. La memoria que tienes en tus manos está formada por la síntesis de los temas que se trataron durante las tres mesas, además incluimos un artículo de la maestra en derechos humanos Priscila Galán en el que se da un breve contexto del movimiento de las trabajadoras del hogar en México y la situación jurídica actual. Por ultimo anexamos los convenios para su consulta.

15


Estrategias de vinculación con las instituciones Introducción Actualmente la lucha por los derechos de las Trabajadoras del Hogar Indígenas (THI) y su impacto en la agenda pública nacional requiere, innegablemente, de la construcción de puentes que permitan el diálogo y la comunicación entre las trabajadoras organizadas y las diversas instituciones ya sea del sector público o privado, nacionales e internacionales, así como en los diferentes niveles de gobierno. En este sentido, esta vinculación se presenta como reto en la lucha de las trabajadoras; es decir, ¿cómo establecer el primer contacto, a quiénes acudir, con quién relacionarnos, los aliados, los adversarios y sobre todo, cómo establecer un diálogo sin perdernos de nuestros objetivos, negociar frente a quien se sitúa en una situación de poder desventajosa? Estos planteamientos nos llevan a la necesidad de elaborar una agenda común de las diversas organizaciones de trabajadoras del hogar en el país y una vez planteada ésta, definir estrategias de vinculación con los diferentes actores políticos y sociales, haciendo énfasis en las instituciones y organismos con incidencia en 17


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

la problemática. A partir de la definición y priorización de problemas y posibles soluciones de la situación de las THI se busca definir el rumbo y las acciones estratégicas a seguir para lograr posicionar en la agenda pública nacional el tema del reconocimiento de nuestros derechos como THI. En este sentido nos encontramos en un momento histórico de cara a la firma del gobierno mexicano del Convenio 189 de la OIT referente al Trabajo decente de las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Por lo que la definición de nuestras estrategias deberán priorizar el cómo lograr que México ratifique dicho convenio y se cree un marco jurídico nacional que garantice el ejercicio de esos derechos. Metodologia El equipo de trabajo se conformó con seis mujeres participantes. Se acordó iniciar con la presentación de cada una diciendo el nombre, la procedencia y el interés en participar en este Primer Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar. Para organizar el trabajo de la mesa se acordó iniciar por la definición del objetivo y las estrategias a seguir. Sobre el objetivo acordado se realizó un debate, qué implicaciones tiene, quién puede ratificar y qué podemos hacer las organizaciones para que el país ratifique el convenio ante sus pares. El segundo paso fue definir y acordar sobre Qué es una estrategia. Una vez que se acordó la definición y se estableció la relación con el objetivo pasamos a indagar sobre los instrumentos y las alianzas tanto a nivel nacional como internacional. El cómo llevar adelante las tareas y el para qué formó parte importante de la sesión de trabajo. Se definieron estrategias a corto, mediano y 18

Estrategias de vinculación con las instituciones

largo plazo. Incluso se propusieron tareas a realizar por cada una de las organizaciones participantes. Se definieron los actores sociales involucrados en la temática, lo que nos permitiría una planeación a corto, mediano y largo plazo para el logro del objetivo. De esta manera a través del análisis grupal se fue buscando quienes podrían apoyar la iniciativa, y a qué niveles, el grado de apoyo que podríamos tener con cada uno de los actores, esto posibilitó imaginar y proponer estrategias a seguir en cada nivel, quiénes podrían ser los aliados y al igual en qué niveles de apoyo, qué interés tendrían en colaborar para impulsar la iniciativa. Análisis y generación de propuestas ¿Qué entendemos por estrategias? • Trabajo a nivel nacional e internacional • Entendemos las estrategias como un Plan organizado, un proyecto, pasos a seguir, el buscar la manera de cómo llegar a un objetivo. • Patricia de CATDA da el siguiente ejemplo: En las guerras buscan las estrategias que usan, para ganar una guerra. • El cómo llegar a nuestro objetivo. ¿Qué queremos o cual es nuestro objetivo? • La ratificación del convenio 189. • Presionar, negociar para poder llegar al objetivo. ¿Con qué instrumentos lograremos nuestro objetivo? • Negociación • Presionar al Senado , Cámara de diputados, Organismos Públicos Autónomos como las Comisiones de Derechos Humanos, a la Secretaria del Trabajo, a los Sindicatos, entre otros. 19


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

• Campañas en medios de comunicación: Radio, prensa escrita, Internet, Blogs, Televisión local, TV nacional, medios alternativos entre otros. • Establecer alianzas con organizaciones como GIMTRAC, Apoyo o alianzas a académicos, a organizaciones de mujeres solidarias. Ej .Marcha mundial de Mujeres, COFEMO, MOV INDE. DE MUJERES, Centro de Derecho a la mujer, KINAL, etcétera. • A nivel internacional: Embajadas, de países ratificados, como Costa Rica. Organizaciones Internacionales, de Derechos Humanos para este punto es necesario investigar la viabilidad para establecer estas relaciones. • A la Secretaría del Trabajo: el apoyo económico para los traslados. • Comisión de Derechos Humanos, presionar ya que tienen la facultad de hacer Recomendaciones a las instituciones de Gobierno, inclusive a diputados y gobernadores, donde les indiquen que las trabajadoras pedimos la Ratificación del Convenio 189 de la OIT. • Llevar a cabo capacitaciones a los y las TH, sobre el convenio 189. ¿Con quién negociar? • El Senado de la República, diputados a nivel nacional. Elaboración de un directorio para la redacción de cartas donde solicitemos el apoyo. Posibles partidos aliados: PT, PRD, Convergencia. • Sensibilizar, y concientizar legisladores y solicitar audiencia. • Secretaría del Trabajo y Previsión Social

20

Estrategias de vinculación con las instituciones

Identificar aliados • Sindicato del ESME, contactar y buscar apoyo. • Red de mujeres sindicalistas. • Solicitarles reuniones de trabajo, buscar contactos y solicitar entrevistas para dar a conocer nuestra agenda de trabajo. Así mismo pedir que envíen una petición de la ratificación como apoyo a las TH. • Las organizaciones, comunidades y estados a los que pertenecemos debemos redactar una carta para que firmen y llevar nuestro control de tiempo y envió. • Radio y TV local: Buscar contactos. Elaborar directorios y hacer visitas a los diferentes medios, agendar entrevistas para dar el testimonio y hablar de nuestra agenda. Sensibilizar e informar a la población. En DF visitar el IMER( Instituto mexicano de la Radio,), buscar estaciones locales y comunitarios. Medios alternativos =Internet. Hacer directorios de contactos, buscar en GOOGLE para mantenernos actualizadas en avance e información • Alianzas con organizaciones Sociales: Elaborar un directorio de organizaciones. Agendar citas con ellos o ellas, aprovechar reuniones de organizaciones para plantear la firma de la carta. Sensibilizar y concientizar para que nos apoyen. Cuándo A corto plazo (De noviembre al 13 de enero) elaborar Directorios de funcionarios e instituciones, de organizaciones y de medios de comunicación. Redacción de tres tipos de cartas: • A funcionarios solicitando entrevista. 21


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

• A organizaciones y sindicatos solicitando su firma. • A instancias internacionales, Embajadas y ONGs, de Derechos Humanos. A mediano plazo (Enero, Febrero y Marzo, abril mes de revisar avances) • Enviar cartas, colectar firmas. • Hacer Agenda de citas y entrevistas. A largo plazo (de mayo en adelante): • Obtención de resultados y análisis. • Numero de firmas y apoyo • Numero de entrevistas con: Funcionarios, diputados, senadores y secretaría del Trabajo y previsión social. • Numero de entrevistas a los medios de comunicación. • Numero de Entrevistas a ONG´s y Sindicatos. • Capacitando a organizaciones con talleres sobre el Convenio 189 de la OIT y cómo podemos hacer para lograr su ratificación y que exista un marco legal desde el cual poder exigir que el gobierno garantice nuestros derechos como Trabajadoras del Hogar Indígenas. Conclusiones La mesa se centró en analizar y reconocer la importancia que tiene para las Trabajadoras del Hogar la nueva norma internacional sobre el trabajo doméstico, aprobada en junio del 2011 por los 183 países que forman parte de la OIT. Para las asistentes la posibilidad de profundizar en las implicaciones del Convenio 189 fue un aprendizaje importante. El darse cuenta de que constituye un gran paso pues por primera vez se habla específicamente de este sector laboral, del cual forman 22

Estrategias de vinculación con las instituciones

parte y en el que predomina la informalidad y donde es pan de cada día la discriminación, la explotación, entre otros abusos. Se coincidió que la ratificación del Convenio es un gran paso ya que sienta las bases para que se reconozcan los derechos de las y los trabajadores del hogar iguales a los derechos básicos que tienen otros trabajadores en el país, derechos a jornadas laborales de 8 horas y descanso semanal, información clara sobre las condiciones de empleo, a la cobertura básica de seguridad social y al respeto de los derechos laborales fundamentales. Se consensó que esta norma internacional va más allá de lo jurídico, ya que al ratificarse se estaría comprometiendo el país internacionalmente a cumplir con mejorar las condiciones de vida y del trabajo de miles de personas a nivel nacional y sensibilizar sobre el tema a nivel internacional. También se acordó, por un lado, que uno de los principales retos que nuestro país tiene es la ratificación del Convenio 189 de la OIT, el cual reforzaría la regulación jurídica de los derechos y obligaciones de las trabajadoras y los trabajadores del hogar, lo que resulta indispensable, y por el otro analizar de qué manera las organizaciones presentes pueden participar en impulsar esta ratificación. Logramos acuerdos mínimos en cuanto a tiempos, el poder definir quiénes serían los aliados en cada uno de los lugares para poder incidir en el tema, y las tareas que están dentro de las posibilidades de las organizaciones realizar. También se abordó y se enfrentó como hipótesis de trabajo el paso siguiente una vez ratificado el Convenio 189, lograr que se refleje en las leyes de país y en la vida cotidiana y laboral de estas y estos trabajadores, es una tarea no menor lograr su aplicación efectiva. 23


Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos Introducci贸n Las trabajadoras del Hogar ind铆genas (THI) en el marco de la lucha por sus derechos abordaron el convenio 189 y el 169, se formularon preguntas que les permiti贸 profundizar en el sentido de los mismos, buscar estrategias comunes para avanzar en el fortalecimiento de su lucha a nivel nacional y reconocer que ambos convenios las vincula a otras Trabajadoras del Hogar a nivel internacional. Para nuestra lucha los derechos humanos son herramientas que muestran la importancia del respeto a la dignidad humana, que en distintos momentos de la historia puntualizan las exigencias de libertad y la igualdad humana, las cuales requieren ser reconocidas positivamente por los ordenamientos jur铆dicos a nivel nacional e internacional. Nosotras consideramos que estos derechos hay que conocerlos en primer lugar y apoyarnos en ellos para defenderlos constantemente y protegernos de los abusos. Los derechos humanos se han clasificado de acuerdo a sus conquistas: 25


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

26

Primera Generación: Derechos Humanos los cuales se reconocieron durante el siglo XVIII y están asentados en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789, los cuales fueron alcanzados por medio de una lucha contra el derecho divino de los reyes proponiendo un gobierno de elección popular. Los derechos civiles y políticos nacen de la lucha contra el abuso de poder por parte de las autoridades. Imponen al estado el deber de respetar los derechos y libertades de las personas, los cuales se reconocen en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos creado en 1966. Segunda Generación: Los Derechos Económicos, Sociales y Culturales son derechos de contenido social para procurar mejores condiciones de vida. Los protagonistas en la lucha para conseguir estos derechos fueron los obreros, campesinos e intelectuales. Su característica es que se extienden a la esfera de responsabilidad del Estado, por medio de dos partes: la satisfacción de necesidades y la prestación de servicios. Algunos de ellos son: a la seguridad social, al trabajo, a igual salario por igual trabajo, una remuneración equitativa y satisfactoria que asegure la existencia conforme a la dignidad humana, a fundar un sindicato y a sindicalizarme, al descanso y al tiempo libre, al seguro social, a un nivel de vida adecuado y digno, a la educación, a la participación en la vida cultural de la comunidad. Estos derechos son la base, el piso de nuestros derechos como mujeres indígenas trabajadoras, son reconocidos y nuestra lucha está dirigida a que se ejerzan. Tercera Generación: Los Derechos colectivos de los Pueblos o Derechos de Solidaridad, relacionados con el problema del medio ambiente, las guerras, el reclamo de autodeterminación y desarrollo digno de los pueblos indígenas y de las naciones del tercer mundo. Consideramos pertinente analizar el contenido del convenio 189

Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos

sobre las trabajadoras del hogar y relacionarlo con el convenio 169 sobre los pueblos indígenas y buscar los aspectos que los vinculan para tener más elementos para la defensa de los Derechos de la Trabajadoras del Hogar Indígenas.

Tanto la convención (Convención de Viena, 1969) como la ley, al definir el término tratado, establecen que es un acuerdo celebrado por escrito, regido por el derecho internacional, cualquiera que sea su denominación particular. Hay viejas discusiones acerca de si existe diferencia entre los tratados, los convenios, la convención, el pacto; todos ellos son instrumentos jurídicos que se asemejan a los contratos en el sentido de que mediante el consentimiento manifestado por los Estados con ese carácter se crea un vehículo jurídico y por lo tanto obligaciones y derechos entre las partes, regidos por el derecho internacional. Se abordaron en esta mesa algunas inquietudes, como por ejemplo, cómo se aplicaría en los hechos el convenio 189, cuando se conoce que hay una reforma laboral en marcha que va en sentido contrario a este convenio. Se revisaron distintas estrategias para lograr que este convenio sea ratificado y cuidar que se concrete y que no quede en letra muerta es el compromiso como organización y no solo esto sino también como vincularlo a otros convenios y tratados como por ejemplo el 169. El reconocer nuestros derechos tiene un interés político y económico. Metodologia La mesa estuvo conformada por cinco mujeres y un hombre de las cuales dos son trabajadoras del hogar, una estudiante de la 27


28 Comentario Adoptar la autoidentificación como criterio fundamental para ser considerado indígena es una de los grandes avances de este convenio.

El convenio protege el derecho a sindicalizarse y a firmar convenios colectivos, a la vez que deja abierta la posibilidad de que puedan firmarse contratos colectivos como pueblos indígenas.

Art. 1 “La conciencia de su identidad indígena deberá considerarse como criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplica”

Art. 20 párrafo 2 inciso d) “derecho a asociación, derecho a dedicarse libremente a todas las actividades sindicales para fines lícitos, y derecho a concluir convenios colectivos con empleadores o con organizaciones de empleadores.

Art. 3 Libertad de asociación y libertad sindical

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar Art. 1 “una persona que realice trabajo doméstico únicamente de forma ocasional o esporádica, sin que este trabajo sea una ocupación profesional, no se considera trabajador doméstico”

México deberá de elaborar una definición más amplia de quien es y quien no es una TH, contemplando la mayor cantidad posible de formas que adquiere este trabajo, así como el perfil socioeconómico y cultural de las trabajadoras, a fin de evitar alguna exclusión. El sindicato no es única forma de organizarse como TH, las compañeras pueden reproducir las formas de organizarse que existen en sus comunidades como formas de representación laboral.

Da una definición de quien es una TH, pero también aclara quien no es una TH

Una tarea importante es fomentar que más compañeras se organicen para defender de manera colectiva sus derechos

Vinculación entre ambos convenios

Comentarios

UACM, una Académica de la UAM Xochimilco, una compañera de la casa hogar de la joven que tienen una bolsa de trabajo y un compañero de COLMITH. Dado que no todas conocíamos el contenido de los convenios se decidió leer y comentar artículo por artículo de cada uno de los convenios rescatando los más importantes para, a partir de ellos, ver cómo se pueden enriquecer mutuamente. Se inició con el convenio 169 sobre pueblos indígenas y se continuó con el convenio 189 sobre trabajadoras del hogar.

Convenio 169 sobre pueblos indígenas

Análisis y generación de propuestas

1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos

29


30 En general el convenio dice que no debe de existir distinción alguna entre los trabajadores indígena y los no indígenas por lo que deben de tener acceso a las misma condiciones laborales

Nadie debe de ser obligado a trabajar si no lo desea ni siquiera por pagar alguna deuda y menos por decisión de algún familiar

Art. 20 contrataciones y condiciones de trabajo

Art. 20 contrataciones y condiciones de trabajo. Apartado 3, c) “los trabajadores pertenecientes a estos pueblos no estén sujetos a sistemas de contratación coercitivos, incluidas todas las formas de servidumbre por deudas”

Comentario

El derecho a la consulta es una exigencia que han ganado los pueblos indígenas y que debe de extenderse a los demás sectores de la sociedad como sería el sector de trabajadoras del hogar sean o no indígenas.

Así como promover el uso de nuestra lengua y toda nuestra cultura en nuestras áreas de trabajo.

Estos artículos hablan sobre el respeto y la no discriminación a nuestras formas de vida, vestimenta, idiomas, color de piel, religiosidad, medicina tradicional, formas de educación.

Comentario

Convenio 169 sobre pueblos indígenas

Art. 6 “Derecho a la consulta”

Art. 5 “deberán reconocerse y protegerse los valores y prácticas sociales, culturales, religiosas y espirituales… tanto colectiva como individualmente” Art. 5 “deberán de adoptarse, con la participación y cooperación de los pueblos interesados, medidas encaminadas a allanar las dificultades que experimentan dichos pueblos al afrontar nuevas condiciones de vida y de trabajo”

Art. 4“deberán adaptarse medidas especiales que se precisen para salvaguardar las personas, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los pueblos interesados”

Convenio 169 sobre pueblos indígenas

Los contratos deben de ser obligatorios y ser traducidos a los idiomas de las compañeras por lo que de ser necesario contar con asesoría especializada para que la TH comprenda en su totalidad sus derechos y sus obligaciones, de ser posible que los contratos sean colectivos Creemos que si se reduce las condiciones de exclusión y pobreza que existen en nuestras comunidades los casos de TH menores de edad se reducirán por lo que más que prohibir el trabajo infantil debe de combatirse la pobreza de nuestras comunidades Consideramos que los contratos no deben de ser opcionales sino obligatorios lo cual daría seguridad tanto al empleador como a la trabajadora sobre las condiciones y términos de la relación laboral que se establezca

Sabemos que muchas niñas vienen de sus comunidades traídos por sus familiares para que trabajen en una casa estos casos deben de ser estudiados para evitar abusos tanto de los empleadores como de sus familiares

Art. 4 sobre la edad mínima para trabajar

Sería conveniente establecer los métodos de consulta eficaces y vinculatorios para la elaboración de leyes y políticas públicas sobre las TH, respetando las formas tradicionales que las THI tienen para organizarse. Si bien en este artículo se menciona la necesidad de consultar tanto a los trabajadores como a los empleadores, en el resto del convenio no queda establecido de manera explícita nuestro derecho a la consulta como TH.

Art. 7 “que los TH sean informados sobre sus condiciones de empleo de forma adecuada, verificable y fácilmente comprensible, de preferencia, cuando sea posible, mediante contratos escritos en conformidad con la legislación nacional o con convenios colectivos”

Deben de considerarse de manera puntual y especifica todas las relaciones interculturales que vivimos las TH en nuestras relaciones laborales para evitar que nuestras culturales se conviertan en un elemento más de discriminación y abuso en nuestros trabajos.

El respeto a nuestros derechos laborales no deben de ser opcionales sino obligatorios, los horarios de trabajo, acceso al seguro médico, vacaciones pagadas como a cualquier trabajador y contar con lugar adecuado para descansar de lo contrario que no se le permita tener una TH

Vinculación entre ambos convenios

Vinculación entre ambos convenios

Comentarios

Comentarios

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar

Art. 2 “…Todo Miembro que ratifique el presente Convenio podrá previa celebración de consultas con las organizaciones más representativas de los empleadores y de los trabajadores…”

Art. 6 “…disfruten de condiciones de empleo equitativas y condiciones de trabajo decente, así como, si residen en el hogar para el que trabajan, de condiciones de vida decentes que respeten su privacidad.”

Art. 5 “…que los TH gocen de una protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia.”

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar 1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos

31


32 Muchas tenemos que salir de nuestras comunidades para trabajar en las ciudades pero esto no debe de limitar nuestros derechos, por el contrario, el Estado debe de crear las condiciones para que nuestros derechos no sean violados.

Comentario la idea que tenemos de lo que es un delito cuando salimos de la comunidad no siempre coincide con la de la ciudad por lo que al vernos involucradas en algún problema legal los jueces y abogados deben de considerar nuestra costumbres jurídicas

Art. 20 contrataciones y condiciones de trabajo

Convenio 169 sobre pueblos indígenas Art. 8 “…deberá tomarse debidamente en consideración sus costumbres o su derecho consuetudinario…”

Art. 10 “cuando se impongan sanciones penales deberán tomarse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales.”

Art. 9 “…deberán respetarse los métodos a los que los pueblos interesados recurren tradicionalmente para la represión de los delitos cometidos por sus miembros.”

Comentario

Convenio 169 sobre pueblos indígenas

“…establecer mecanismos de queja y medios eficaces y accesibles para asegurar el cumplimiento de la legislación nacional relativa a la protección de los TH”

Art. 17 párrafo 1

Asegurar que todos los TH, ya sea en persona o por medio de un representante, tengan acceso efectivo a los tribunales o a otros mecanismos de resolución de conflictos en condiciones no menos favorables que las condiciones previstas para los trabajadores en general.

tArt. 16

Proponemos la Creación de un centro de atención especializada en trabajadoras del hogar que sea gratuito y con horarios amplios por ejemplo que funcione en especial los domingos. Con diversas funciones y capacidades. Como asesoría y representación jurídica capacitación y certificación laboral. Servicio de colocación bolsa de trabajo. Y con amplio conocimiento del derechos indígena. Por ejemplo con traductores especializados en THI Los actuales mecanismos de justicia no son eficaces ni suficientes para resolver los conflictos en los que suelen verse involucradas muchas de las compañeras.

Formalizar y potenciar la utilización de nuestras redes comunitarias que utilizamos para colocarnos en nuestros trabajos las cuales también nos servirán como organismo de representación y negociación

Vinculación entre ambos convenios

Más que promover la creación de empresas de colocación, deben de regularse las que existen a fin de que se eviten los abusos que estas cometen como el cobro de comisiones y no responsabilizarse por las relaciones laborales que establecen. Artículo 15 párrafo 1. “Para proteger efectivamente contra las prácticas abusivas a los trabajadores domésticos contratados o colocados por agencias de empleo privadas, incluidos los trabajadores domésticos migrantes.”

Vinculación entre ambos convenios

Comentarios

La necesidad de evitar el pago en especie es vital cuando escuchas a muchas compañeras contar como su empleadora le regala cosas que luego le descuenta o le cobra la comida y hospedaje que le brinda,

Art. 12 limitaciones a las formas de pago y en particular al pago en especie

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar

Creemos necesario establecer un salario mínimo para TH similar a los salarios mínimos para profesionales

Comentarios

Art. 11 sobre el salario mínimo

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar 1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos

33


Sabemos que la inspección del trabajo es una de las que más controversias provoca pero es necesario implementar un mecanismo que nos permita verificar que la ley se está cumpliendo” Que los medio de comunicación no se burlen ni minimicen el trabajo del hogar, por el contrario debería de implementarse una campaña permanente y nacional de dignificación al TH

Comentario

El acceso a los medios de comunicación por parte de los pueblos indígenas ayudaría a promover mejores relaciones interculturales en toda la sociedad

Convenio 169 sobre pueblos indígenas

Parte IV educación y medios de comunicación

Art. 17 párrafo 2 “Todo Miembro deberá formular y poner en práctica medidas relativas a la inspección del trabajo…”

Convenio 189 sobre trabajadoras del hogar

Comentarios

Vinculación entre ambos convenios

Que en los medios de comunicación no discriminen, ni interioricen, pues es un orgullo ser indígena y el TH es un trabajo digno

1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

34

Convenios 189 y 169. Derechos de las trabajadoras del hogar y derechos de los pueblos

Conclusiones Uno de los principios de los derechos humanos es que son complementarios, ninguno excluye a otro, son igualmente valiosos, todos tienen el mismo valor. En esta mesa de trabajo pudimos comprobar que lo mismo sucede con los convenios de la OIT los cuales se enriquecen si los consideramos de manera simultánea. En México, el perfil de la THI es muy diverso, las variadas modalidades que adquiere en las diferentes regiones del país hace necesario, primero realizar un estudio – diagnóstico que de cuenta de esa heterogeneidad y segundo a partir de este diagnóstico definir lo que es el THI en México y adecuar las leyes nacionales a lo que dicen los convenios 189 y el 169. Un hecho incuestionable es el gran número de compañeras indígenas que actualmente se dedican a esta labor, lo que hace necesario considerar de manera puntual y especifica todas las relaciones interculturales que vivimos las THI en nuestras relaciones laborales para evitar que nuestras culturas se conviertan en un elemento más de discriminación y abuso en nuestros trabajos. Si una compañera indígena sale de su comunidad para trabajar en un casa ajena no pierde ninguno de sus derechos colectivos, por lo que las leyes que se modifiquen a raíz de la ratificación y adopción del convenio 189 deberán considerar de manera obligada el componente intercultural de nuestra sociedad sobre todo por la enorme cantidad de mujeres indígenas que se dedican a TH. Esto significa por ejemplo: Los contratos laborales, individuales o colectivos, deben de ser traducidos a los idiomas de las compañeras de tal manera que pueda verificarse la comprensión, en su totalidad, de los derechos y obligaciones que adquieres al entrar a trabajar a una casa ajena. 35


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

El sindicato es una forma legalmente reconocida para organizarse como TH, pero las THI pueden, también, reproducir formas organizativas que existen en sus comunidades como formas de representación laboral y estas deben de ser reconocidas por el gobierno como formas de representación legal. Una de la propuestas que se retomó en esta mesa y que ayudaría a concretar lo que las leyes dicen es la creación de un centro de atención especializada en trabajadoras del hogar el cual tendría que ser sea gratuito y financiado por el gobierno, contar con horarios amplios por ejemplo que atienda de manera especial los domingos que es el día en que la mayoría de las compañeras descansa. Tener amplias funciones como la de dar asesoría jurídica y tener la facultad de representación jurídica, contar con abogados con amplio conocimiento de los derechos indígenas, traductores especializados en THI. Contar con talleres permanentes de capacitación los cuales otorgarían una certificación laboral reconocida por la SEP y la Secretaría del Trabajo. Contar con Servicio de colocación, bolsa de trabajo. Y por supuesto debe de tener la facultad de regular las agencias de colocación existentes a fin de que no cometan abusos.

36


Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos Introducción La lucha por nuestros derechos como las Trabajadoras del Hogar Indígenas y no Indígenas requiere mirar desde distintos ángulos no sólo los conceptos y sus cambios sino también la capacidad organizativa que hemos tenido en los últimos años. Las Trabajadoras del Hogar somos personas (mujeres y hombres) que, a cambio de un salario ya sea en dinero o en especie, ofrecemos nuestros servicios de cuidado, limpieza y atención en casas particulares. De acuerdo a los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el cuarto trimestre del 2010, había alrededor de más de dos millones de trabajadoras del hogar en México, de ellas nueve de cada diez son mujeres y alrededor de un 12% son indígenas. Si revisamos un poco la historia de nuestro país nos encontramos que en 1811 la ciudad de México tenía el 30% de su población ocupada trabajando en el “servicio doméstico”, esta proporción disminuyó al avanzar el siglo XIX y a inicios del siglo XX constituía un 10% de la población ocupada. Sin duda alguna se ha recorrido un largo camino, si pen39


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

samos que en 1822 se dictó una orden que describía al “sirviente doméstico” como la persona contratada para prestar a “sus amos” un servicio casero o puramente mecánico con exclusión de otro cualquiera… y cien años después, en la década de los 20 a los 50 nos relata la investigadora Mary Goldsmith la situación política posibilitó que se estableciera un salario mínimo y una jornada máxima para “trabajadores domésticos”, algunas de estas iniciativas tuvieron eco en la Constitución de 1917; reflejándose en el artículo 123 que garantiza a los trabajadores domésticos los mismos derechos que a otros trabajadores; mencionando también que las iniciativas de sindicalización “lograron superar algunos de los obstáculos organizativos que atañen a este sector de trabajadores y trabajadoras. El simple hecho de que solicitaran y recibieran su registro como sindicatos significó un paso adelante en la re-conceptualización del “servicio doméstico” como trabajo”. Estos intentos tuvieron un éxito esporádico y en la actualidad no existen sindicatos de trabajadoras del hogar. Sin embargo el espíritu de lucha no ha desaparecido y los diferentes grupos de mujeres y trabajadoras del hogar han seguido insistiendo en la reivindicación de sus derechos. Tenemos entre ellas a las compañeras del Centro de Apoyo a la Trabajadora Domestica A.C. (CATDA) y al Colectivo ATABAL A.C. quienes son consideradas como las organizaciones mexicanas fundadoras de la CONLACTRAHO (Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar) que se constituyó en 1988 la cual cuenta entre sus miembros a 150 sindicatos y organizaciones afiliadas de 25 países miembros. A partir de ahí se retomó en México la lucha por los derechos y a través de diversas redes de mujeres y feministas surgen nuevas organizaciones con proyectos propios como por ejemplo: CACEH, 40

Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos

Expresión Cultural Mixe Xaam, Red de Mujeres Trabajadoras del Hogar en Guerrero, Colectivo de Empleadas del Hogar de los Altos del Chiapas (CEDACH). En 2006 se creó la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar para potenciar las acciones y propuestas en defensa de nuestros Derechos Laborales, Humanos, Culturales y Colectivos. En el marco de la búsqueda de la ratificación del Convenio 189 y la Recomendación 201 se coloca en la agenda la discusión sobre la importancia de impulsar la sindicalización del sector. El Convenio aborda también aspectos sensibles y que serán temas de discusión como por ejemplo el reconocer que entre las trabajadoras del hogar hay un número importante de migrantes e integrantes de pueblos originarios las cuales son vulnerables a la discriminación relacionada con sus condiciones de trabajo así como a otras violaciones a sus derechos humanos y tienen otras maneras de luchas colectivas las cuales sin lugar a dudas enriquecerán la discusión y la lucha conjunta. Metodologia El equipo de trabajo se conformó por nueve personas, ocho mujeres y un hombre. Participaron algunas compañeras del COLMITH, una trabajadora del hogar que por primera ocasión participaba en un evento relacionado con sus derechos laborales, la representante de una casa hogar para mujeres migrantes que se insertan en el trabajo del hogar y tres estudiantes de distintas disciplinas de las ciencias sociales. Acordamos iniciar la mesa con la presentación de las integrantes, diciendo nuestro nombre, la procedencia y nuestros intereses al participar en el Primer Encuentro Nacional de Trabaja41


42 •

Existen organizaciones de trabajadoras del hogar en varias entidades federativas, especialmente en el centro y sur del país. Algunas trabajadoras se consideran sujetas de derecho y se organizan para ejercerlos. Se trata de “una primera gran decisión de vida”. Existen organizaciones que se han mantenido con el paso de los años; aprendiendo de sus experiencias y reconfigurando sus proyectos, tal es el caso de los tránsitos del actual COLMITH. Algunos medios de comunicación y algunas autoridades, como los diputados, han estado abiertos a escuchar las demandas de las trabajadoras del hogar y pueden considerarse aliados para el cambio. Algunas trabajadoras del hogar reconocen que como trabajadoras

Las trabajadoras del hogar enfrentan un “círculo vicioso” con tres aspectos interrelacionados: No reconocimiento de sus derechos, la necesidad de organizarse y participar y la posibilidad de perder el trabajo por falta de sensibilidad de las y los empleadores. Discriminación y no reconocimiento del trabajo del hogar, también por parte de las mismas trabajadoras. En ocasiones sólo se apela a las relaciones subjetivas que las trabajadoras sostienen con las familias para las que trabajan. No se trata de omitirlas, pero sí de estar conscientes de que existen relaciones de poder que invisibilizan los derechos de las trabajadoras y enmascaran la discriminación. Las mujeres que participan en las organizaciones no reciben un sueldo, sin embargo necesitan cubrir sus necesidades básicas. No es sencillo buscar y encontrar financiamiento para capacitar y fortalecer a las mujeres que participan en organizaciones de trabajadoras del hogar. Las financiadoras piden muchos requisitos difíciles de cumplir ante la carga de trabajo al interior de las organizaciones. La mayoría de las trabajadoras del hogar se enfrentan a la inconsciencia de muchas/ os patronas/es: “Si no trabajan no hay pago”, sin importar los motivos por los

OBSTÁCULOS

• •

• •

RETOS Que el círculo vicioso se convierta en un espiral que abra espacios y opciones viables. Trabajo comprometido al interior de las organizaciones, con una estructura sólida que permita desarrollar proyectos con todo el trabajo que implica. Delegar responsabilidades al interior de las organizaciones. Generar inquietud por la participación y organización responsable de las trabajadoras del hogar. Hacernos a la idea de que las reuniones no son una carga de trabajo. Fortalecer a las líderes. Sensibilizar a las trabajadoras y la sociedad sobre los motivos por los cuales es más adecuado denominarse “trabajadoras del hogar” y no trabajadoras domésticas. Organizar las reuniones de acuerdo con los calendarios escolares para que las trabajadoras con hijas/os puedan participar. Democratizar las relaciones al interior de los hogares de las trabajadoras para que ellas participen en las organizaciones y encuentros. “Detrás de una gran mujer hay un gran hombre que coopera en las labores del hogar”. Es decir, es necesario promover la equidad en la distribución de las labores al interior de las familias, incluyendo las de las trabajadoras del hogar. Establecer redes y fortalecer las existentes con trabajadoras del hogar en otras entidades federativas y otros países. Formación integral para las trabajadoras del hogar. No se trata de un trabajo cualquiera, también requiere saberes técnicos que pueden aprenderse y perfeccionarse. Al interior de las organizaciones también es necesario profesionalizarse para poder concursar por recursos.

Análisis y generación de propuestas

doras del Hogar. Para llevar un orden, que nos permitiera avanzar en la discusión y alcanzar el objetivo planteado, comenzamos por describir los logros. A la luz de éstos consideramos que estaríamos en mejores condiciones para pensar los retos y obstáculos que merecen atención para seguir sumando logros. El cuadro sintético se obtuvo de la relatoría encomendada a una de las estudiantes participantes en la mesa.

LOGROS

1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos

43


44 •

aportan a la economía mexicana y, en muchos casos, su trabajo permite que otras mujeres desarrollen actividades remuneradas fuera del hogar. Algunas trabajadoras reconocen que su ser mujer implica identidades complejas: indígenas, no indígenas, madres, esposas, etc.). En las capacitaciones que algunas han recibido aprendieron que sí se puede negociar con las patronas, quienes se sensibilizan sobre la situación de las trabajadoras. Existen algunas bolsas de trabajo, que necesitan fortalecerse, para empleadas del hogar. La existencia y presencia de la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar, misma que articula los esfuerzos de varias organizaciones en el centro y sur del país.

LOGROS

cuales las empleadas necesitan licencias médicas o de maternidad, por ejemplo. En ocasiones el trabajo está condicionado por las recomendaciones entre patronas/ es. Sin embargo, es difícil contar con ellas cuando se trata de jóvenes migrantes sin experiencia previa. La primacía de la productividad y eficiencia laboral que repercute negativamente en las trabajadoras mayores: las “retiran”. Algunos prejuicios entre patronas frente a las trabajadoras jóvenes. Ello lleva a que sean despedidas por temor a que el marido se fije en ellas. Los salarios son muy variables dependiendo la zona y la jornada de trabajo. Manipulación de los partidos políticos y los gobernantes. Las imágenes discriminatorias, sexistas y clasistas en algunos medios masivos de comunicación. Discriminación general dada la organización social: patriarcal, clasista, racista, etc. La falta de tiempo libre que en general enfrentan las mujeres trabajadoras con dobles o triples jornadas.

OBSTÁCULOS

Sistematizar las experiencias, perfeccionar las metodologías y compartirlas. Reconocimiento de las trabajadoras tanto de sus derechos como de sus obligaciones laborales. Salario digno, días laborales conforme a la ley, derecho a la capacitación y formación para el trabajo, pago de horas extras, salud en el trabajo, jubilación o pensión (especial atención requieren las mujeres de edad avanzada), acceso a guarderías y a la seguridad social. Tener recursos para que funcionen las organizaciones y las compañeras puedan trasladarse y acudir a los encuentros. Que las bolsas de trabajo también gestionen y aseguren un ingreso más digno a las trabajadoras del hogar. Objetivar las relaciones laborales entre patronas/es y t rabajadoras. Seguir fortaleciendo los medios de difusión del trabajo de las organizaciones, incluyendo el internet. Que las mujeres que se insertan en el trabajo del hogar tengan acceso a la educación formal si lo desean. Acceso a la educación sexual y a ejercer sus derechos sexuales y reproductivos. Pensar temas para armar alianzas con otros sectores de mujeres y hombres, no solo en materia de trabajo y derechos laborales.

RETOS 1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos

Conclusiones

En definitiva el gran logro que hasta el momento han alcanzado muchas trabajadoras del hogar, indígenas y no indígenas, se refiere a tomar la decisión de participar y organizarse en torno a sus derechos laborales para dotarlos de sentido y así poder ejercerlos. La participación y organización ha permitido experiencias diversas, de las cuales han aprendido para seguir desarrollando estrategias de difusión de sus derechos, así como nuevos proyectos y objetivos cada vez más incluyentes. Con el paso del tiempo las organizaciones de trabajadoras del hogar indígenas y no indígenas han logrado conformar una Red Nacional que ya cuenta con aliados en los medios de comunicación y algunas autoridades. Se trata pues de una trayectoria personal y colectiva, de un proceso de aprendizaje y fortalecimiento que requieren ser sistematizados. El apoyo y la colaboración de la familia –tanto de las trabajadoras como aquellas empleadoras-, de la sociedad civil organizada, de las y los académicos y del Estado son fundamentales para lograr que las trabajadoras del hogar tengan disponibilidad de tiempo libre y el acceso a derechos laborales básicos para seguir construyendo ciudadanías. Las capacitaciones y sensibilizaciones han permitido observar la importancia que tienen el diálogo, la negociación y la reflexión en el cambio de las relaciones sociales que permitan transformar la realidad de las mujeres trabajadoras del hogar. Sin embargo la sensibilización tendría que permear principalmente los referentes y prácticas de las y los empleadores para, con el tiempo, extenderse a la sociedad en su conjunto. Una campaña en 45


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

medios masivos de comunicación sería fundamental para lograr el objetivo de sensibilización y no discriminación de las trabajadoras del hogar. Una estrategia para el financiamiento del trabajo que desarrollan las organizaciones de trabajadoras del hogar sería elaborar un directorio de organizaciones que patrocinen acciones específicas en torno al trabajo del hogar. También sería conveniente incluir financiadoras, nacionales e internacionales, que promuevan la organización alrededor de temáticas relacionadas al trabajo y la ciudadanía. Planear proyectos a corto, mediano y largo plazo sería lo ideal, considerando distintas fases de acción tanto al interior de las organizaciones como al exterior de las mismas. Para vencer los obstáculos que enfrentan las trabajadoras del hogar y sus organizaciones se presentan múltiples retos de orden personal y colectivo, subjetivo y objetivo, de significado y de estructura. Para modificar las representaciones y prácticas discriminatorias que enfrentan las mujeres trabajadoras del hogar es necesario articular fuerzas y promover una cultura integral del respeto a los derechos humanos, especialmente de las mujeres jóvenes y no tan jóvenes, migrantes, indígenas y no indígenas, madres y no madres. Definitivamente una estrategia plausible es promover la ratificación del Convenio 189 y la Recomendación 201 y motivar la participación de trabajadoras y empleadores en la concreción del mismo en nuestro país. Dicho convenio permitirá mejorar las condiciones de trabajo y establecer criterios básicos de justicia laboral para todas las partes involucradas. Democratizar la vida cotidiana es un proceso largo que implica evidenciar las identidades complejas que caracterizan a 46

Ejerciendo nuestros derechos: logros, retos y obstáculos

los seres humanos condicionados por su posición en la estructura social, una estructura social que puede cambiar para dejar de ser excluyentemente patriarcal, racista y clasista. Este proceso democratizador es definitivamente colectivo, aunque se enraíza en la decisión personal de mejorar nuestras relaciones y contextos familiares, laborales, económicos y políticos. En este proceso los medios de comunicación, las autoridades, las organizaciones civiles y la sociedad en su conjunto representaciones agentes del cambio. México enfrenta crisis diversas relacionadas con el acceso a la educación, al empleo, a la salud y la seguridad social que afectan diferencialmente a varios sectores de la sociedad, y con especial fuerza a los sectores más vulnerables. Para lidiar con las repercusiones de la crisis es necesario apelar a la suma de conciencias y fuerzas que fomenten prácticas colectivas e individuales tendientes a la empatía, el reconocimiento y respeto de las personas. A pesar de la situación compleja que enfrenta el país, la sociedad mexicana no puede seguir obviando que el salario digno, los días laborales conforme a la ley, el derecho a la capacitación y formación para el trabajo, el pago de horas extras, la salud en el trabajo, la jubilación o pensión (especial atención requieren las mujeres de edad avanzada), el acceso a guarderías y a la seguridad social, son derechos fundamentales que deben extenderse a las trabajadoras del hogar.

47


Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar (TH) en México Priscilla Galán Arcia Desde hace varios años han existido grupos de mujeres trabajadoras del hogar que han luchado por alcanzar y hacer valer sus derechos laborales, sus derechos humanos y sus derechos culturales. Son mujeres que pretenden mejorar sus condiciones laborales de acuerdo a un salario justo, prestaciones básicas, seguridad social, jornada laboral adecuada en relación al trato digno, capacitación, respeto a sus costumbres, entre otros beneficios. Su lucha se ha desarrollado en varios frentes, entre ellos, el ámbito jurídico y legal para lograr así un reconocimiento ante la ley; por ejemplo; modificar algunas legislaciones, generar políticas públicas, visibilizar su situación para lograr una sensibilización en toda la sociedad. Las trabajadoras del hogar no han dejado de marchar hacia adelante, un ejemplo fue fijar una fecha para conmemorar el Día Internacional de la Trabajadora del Hogar en América Latina y el Caribe, la cual se estableció el 30 de Marzo por ser la fecha en que concluye el Primer Encuentro Latinoamericano y del Caribe de Trabajadoras del Hogar, realizado en Bogotá, Colombia en 1988, 49


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

donde participaron representantes de 16 países, entre sindicatos y organizaciones sociales de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Republica Dominicana, Ecuador y Canadá. Uno de los acuerdos en que se comprometió cada país, fue la celebración de éste día de lucha y divulgación sobre la situación de las Trabajadoras del Hogar en América. Otro acuerdo relevante fue constituir la Confederación Latinoamericana y el Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO) la cual sigue en actividad, cuenta con 150 sindicatos y organizaciones afiliadas de 25 países miembros. De las Organizaciones de Trabajadoras del Hogar de México, cabe señalar que participaron el Centro de Apoyo a la Trabajadora Doméstica A.C. (CATDA) y el Colectivo ATABAL, A.C. al estar presentes en este primer Encuentro y fueron quienes firmaron el acta constitutiva, por lo tanto, son consideradas fundadoras de CONLACTRAHO. La CONLACTRAHO está constituida por sindicatos, asociaciones y grupos de trabajadoras del hogar de América Latina y del Caribe. Se originó en 1983 por iniciativa de la antropóloga norteamericana Elsa Chaney, en el marco de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), conjuntamente con las dirigentas de organizaciones sindicales de Chile, Perú, México y más tarde Colombia, con quienes se planificó la organización del Primer Encuentro de Trabajadoras del Hogar, que finalmente se realizó del 23 al 30 de marzo de 1988, en Bogotá Colombia, con la participación de once países (México, Venezuela, Republica Dominicana, Colombia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Perú, Argentina y Chile). En este Encuentro la CONLACTRAHO estableció dos

acuerdos muy importantes para las trabajadoras del hogar, que son: 1º - Constituir una Confederación que una a todas las organizaciones y sea la base de un movimiento latinoamericano de trabajadoras del hogar. 2º - Que el día 30 de marzo sea el día Internacional de la Trabajadora del Hogar Remunerada, para que en este día se divulgue la situación de discriminación y la violación a los derechos humanos de las trabajadoras del hogar, así como la existencia de la organización, como espacio de reivindicación organizada. La CONLACTRAHO hoy tiene afiliadas a organizaciones de 15 países: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Republica Dominicana, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Perú, México, Guatemala, Costa Rica, Canadá, Ecuador y mantiene contacto con EEUU y Trinidad y Tobago. La CONLACTRAHO, es hasta ahora la única organización que representa al movimiento Latinoamericano y del Caribe de las trabajadoras del hogar. Es unitaria, pluralista y autónoma; impulsa, desarrolla y fortalece la lucha por reivindicar y mejorar las condiciones de vida del sector, esto lo hace por medio de la organización de las mismas Trabajadoras del Hogar y con sus propios recursos. La CONLACTRAHO ha generalizado la denominación “trabajadoras del hogar” para el sector, rechazando los nombres peyorativos . Así mismo, la CONLACTRAHO es miembro fundador de la Red Internacional de Trabajadoras de Hogar/Domésticas, fundada en Ámsterdam en noviembre de 2006. La CONLACTRAHO ha sido de suma importancia al realizar diferentes Congresos que han contribuido al encuentro,

50

51


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

al intercambio y el enriquecimiento de las organizaciones de las Trabajadoras del Hogar, como fue caso de Santiago, Chile. En 1991, Guatemala en 1995, México en el 2001 y Lima, Perú. En el 2006, renovando así su secretariado. En el primer encuentro se eligió como Secretaria General a Aída Moreno Valenzuela, de nacionalidad Chilena, reelegida en el segundo congreso realizado en Santiago de Chile en 1991. En el tercer congreso, en 1995, es elegida Basilia Catari de Bolivia. En 2001, en el cuarto Congreso, fue elegida Casimira Rodríguez, de Bolivia, y en el quinto Congreso en Perú en 2006, Marcelina Bautista de México. En México, desde hace 4 legislaturas, es decir 12 años, se realizan intentos por modificar el capítulo XIII de la Ley Federal del Trabajo. El intento más reciente fue en la legislatura de 2006-2009, que no prosperó. Seguimos impulsando acciones para que la nueva legislatura, 2009-2010, retome los principios y los planteamientos que hemos hecho las organizaciones participantes. En México, durante el periodo 1990-2000, esta propuesta para Trabajadoras del Hogar se da a conocer en otras ciudades del país a través de las diversas Redes de Mujeres y Feministas. Surgen nuevas propuestas y organizaciones con sus propios proyectos: como CACEH, Expresión Cultural MixeXaam (1995), quienes integran esta organización son mujeres indígenas migrantes del estado de Oaxaca en la Ciudad de México; Red de Mujeres Trabajadoras del Hogar en Guerrero y el Colectivo de Empleadas del Hogar de los Altos de Chiapas (CEDACH, A.C). Una de estas organizaciones activas de trabajadoras del hogar es el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), el cual surge en el año 2000 como un espacio

autónomo e independiente, integrado por y para trabajadoras del hogar. Comienzan a construir un lugar de convivencia, pero sobre todo de desarrollo personal y de enseñanza-aprendizaje para las trabajadoras del hogar, a partir de la defensa y promoción de los derechos humanos en un contexto donde dicho trabajo normalmente no es valorado. CACEH también ha desarrollado vínculo y relación con otras organizaciones e instituciones gubernamentales, civiles y sociales, nacionales e internacionales, con las que comparten intereses afines y con quienes impulsan diferentes acciones a favor de una nueva concepción del trabajo doméstico asalariado y no asalariado, que favorezca las condiciones actuales de las trabajadoras del hogar. La siguiente organización importante en el movimiento es Expresión Cultural Mixe Xaam, la cual surge en 1995 con el objetivo de realizar encuentros culturales con otras organizaciones indígenas para difundir la cultura, la vestimenta, el pensamiento de los pueblos indígenas, en 1998 se integra a su objetivo la temática de las trabajadoras del hogar Migrantes Indígenas enfocándose en la capacitación a partir de las necesidades de las mujeres que trabajan en casa. Dicha organización tiene por objetivo difundir los derechos laborales, los derechos humanos y culturales para ejercerlos plenamente, contribuyendo así al fortalecimiento de una identidad como mujeres indígenas en la ciudad de México. Como organización tuvieron una valiosa participación en el Primer Encuentro de Empleadas del Hogar Indígenas 2000. Así mismo, en el Segundo Encuentro de Empleadas del Hogar Indígenas en el 2001, donde se reflexionó sobre la Ley Federal del Trabajo y acordamos conocer a profundidad dicha Ley y elaborar propues-

52

53


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

tas. También, en el 2002 efectuaron el 1er y 2º Foro sobre Análisis Empleadas del Hogar Indígenas. En éste sentido, en el 2010, contribuyeron con dos publicaciones, el libro “Entre muros” y la Cartilla “Nuestros derechos: empleadas del hogar indígenas”. Otra organización que ha tenido acciones relevantes es el Colectivo Atabal A.C., fundada en 1987. Está conformada por mujeres que trabajan para la reivindicación y valorización del servicio doméstico. Esta Asociación se especializa en orientar y asesorar a las trabajadoras del hogar sobre los tipos de jornada, el salario, con una bolsa de trabajo y derechos laborales como en la realización de un contrato de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT). Cuenta con bolsa de trabajo y capacitación constante, así mismo ha interactuado con distintos sujetos políticos y sociales, ya sea instancias de gobierno federal o estatal, así como con otras organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales. También se encuentra en el Estado de Guerrero la Red de Mujeres Trabajadoras del Hogar, que se constituyó como organización en el 2006, sin embargo, desde 2001 comenzaron a organizarse para constituir lo que ahora es la Red de Mujeres Empleadas del Hogar. Se inició como un proceso local-municipal de formación en perspectiva de género, que abordó a través de talleres de reflexión y desarrollo humano, dirigido sobre todo a mujeres que prestan sus servicios en casas particulares. Trabajó en conjunto con la secretaria de la mujer (SEMUJER) dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) del Gobierno del Estado, asimismo con la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CODEHUM) y el Instituto de Educación para los Jóvenes y los Adultos de Guerrero (IEJAG). Así mismo en el Estado de Chiapas se encuentra el Co-

lectivo de Empleadas del Hogar de los Altos de Chiapas (CEDACH, A.C) el cual lo integran mujeres indígenas que migraron de zonas marginadas para residir en San Cristóbal de Las Casas en la búsqueda de un empleo, y así mejorar su calidad de vida; sin embargo, se encontraron con situaciones de discriminación y desigualdades que se agravaron por su condición económica e indígena. Al integrarse, sólo algunas, al Colectivo de Empleadas Domésticas de los Altos de Chiapas (CEDACH) en el 2007 decidieron organizarse y defender sus derechos laborales y humanos. Cuando en el 2006 iniciaron un programa de alfabetización en trabajo y empleo doméstico, para el siguiente año el resultado fue la conformación del Colectivo que para el 2009 se constituyó como Asociación Civil. A través de talleres, pláticas, eventos y actividades se imparten temas sobre Derechos Humanos de las Mujeres / Derechos y Obligaciones de las Trabajadoras del Hogar (estipulados en la Ley Federal del Trabajo) Otra organización importante en el movimiento ubicada en el estado de Morelos, es el Centro de Apoyo a la Trabajadora Doméstica A.C. (CATDA), la cual es una organización de mujeres feministas en defensa de sus Derechos Humanos y Derechos Laborales como Trabajadoras del Hogar. CATDA se encarga de promover, impulsar y acompañar los procesos de formación de lideresas y procesos organizativos de las Trabajadoras del Hogar para la Defensa de sus Derechos y Obligaciones Laborales que permitan condiciones laborales favorables para obtener calidad de vida. Diseña, promueve e impulsa estrategias de acción y ejecución así como políticas públicas y reformas legislativas con perspectiva de género que contribuyan

54

55


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

a la transformación de las condiciones laborales de las mujeres. En cuanto al movimiento internacional, actualmente se está fortaleciendo la Red Internacional de Trabajadoras del Hogar, con organizaciones y sindicatos de países de América, Europa y Asia, a partir de una convocatoria de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para impulsar y apoyar una iniciativa de Convenio Internacional 189 de protección laboral y social para las Trabajadoras del Hogar en el mundo. En éste sentido, el movimiento de las trabajadoras del hogar ha analizado y ha considerado las distintas legislaciones tanto a nivel nacional como internacional. Entre nuestra legislación mexicana encontramos la que se menciona en el Artículo 123 Constitucional, en las Disposiciones Generales de la Ley Federal del Trabajo (LFT) y en el apartado relativo al empleo doméstico de dicha Ley. En este sentido, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece: Artículo 1, tercer párrafo: Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. Artículo 123 Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto se promoverán la creación de empleos y la organización social para el trabajo, conforme a la ley. El Congreso de la Unión, sin convenir a las bases si56

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

guientes, deberá expedir leyes sobre el trabajo, las cuales regirán: a) Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y, de una manera general, todo contrato de trabajo: b) La duración de la jornada máxima será de ocho horas; III. Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de catorce años. Los mayores de esta edad y menores de dieciséis tendrán como jornada máxima seis horas. IV. Por cada seis días de trabajo deberá disfrutar el operario de un día de descanso, cuando menos. V. Las mujeres durante el embarazo no realizarán trabajos que exijan un esfuerzo considerable y signifiquen un peligro para su salud en relación con la gestación; gozarán forzosamente de un descanso de seis semanas anteriores a la fecha fijada aproximadamente para el parto y seis semanas posteriores al mismo, debiendo percibir su salario integro y conservar su empleo y los derechos que hubieren adquirido por la relación de trabajo. En el periodo de lactancia tendrán dos descansos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos. VI. Los salarios mínimos que deberán disfrutar los trabajadores serán generales o profesionales. Los primeros regirán en las áreas geográficas que se determinen; los segundos se aplicaran en ramas determinadas de la actividad económica o en profesiones, oficios o trabajos especiales. VIII. El salario mínimo quedará exceptuado de embargo, compensación o descuento. XI. Cuando por circunstancias extraordinarias deban aumentarse las horas de jornada, se abonará como salario 57


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

el tiempo excedente un ciento por ciento más de lo fijado para las horas normales. En ningún caso el trabajo extraordinario podrá exceder de tres horas diarias, ni de tres veces consecutivas. Los menores de dieciséis años o serán admitidos en esta clase de trabajos. XIII. Las empresas, cualquiera que sea su actividad, estarán obligadas a proporcionar a sus trabajadores, capacitación, adiestramiento para el trabajo. La ley reglamentaria determinará los sistemas, métodos y procedimientos conforme a los patrones deberán cumplir con dicha obligación. XIV. Los empresarios serán responsables de los accidentes del trabajo y de las enfermedades profesionales de los trabajadores, sufridas con motivo o en ejercicio de la profesión o trabajo que ejecuten; por lo tanto, los patrones deberán pagar la indemnización correspondiente, según que haya traído como consecuencia la muerte o simplemente incapacidad temporal o permanente para trabajar, de acuerdo con lo que las leyes determinen. Esta responsabilidad subsistirá aún en el caso de que el patrón contrate el trabajo por un intermediario. XXIX. Es de utilidad pública la Ley del Seguro Social, y ella comprenderá seguros de invalidez, de vejez, de vida, de cesación involuntaria del trabajo, de enfermedades y accidentes, de servicios de guardería y cualquier otro encaminado a la protección y bienestar de los trabajadores, campesinos no asalariados y otros sectores sociales y sus familiares. Las trabajadoras del hogar no gozan del Seguro Social , a pesar 58

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

de que es una ley de utilidad pública para todo tipo de trabajadoras/es. Como se sabe, las leyes son interpretativas, deben leerse con cuidado, ya que se pueden entender de diferentes maneras o ser usadas a conveniencia de unos cuantos para argumentar algo que afecte a terceras personas, en este caso a las trabajadoras del hogar. El aporte del artículo 123 Constitucional es fundamental, ya que aunque tenga algunas limitaciones legales, sirve como principio para hacer valer parte de los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, como derechos relacionados a gozar de los días de descanso a la semana, a no ser empleadas a la fuerza las menores de edad, a gozar de los días correspondientes de descanso antes, durante y después del embarazo sin ser despedida, el pago de horas extras, tener capacitación, indemnización por accidentes durante el trabajo y ser beneficiarias del Seguro Social. Referente a la Ley Federal del Trabajo (LFT) debe tener perspectiva de género porque si no dejaría fuera a más de la mitad de la población de México y no es justo que teniendo estas reformas no queden todos los aspectos que reglamenten los problemas de segregación ocupacional, no se garanticen servicios y subsidios a las mujeres, que haya problemas con la contratación y con los derechos de las mujeres en su trabajo, que exista una tabla de enfermedades específicas para las mujeres, debe haber énfasis en la creación y mejoramiento en las guarderías, el reconocimiento del trabajo doméstico, entre otros temas relacionados a las trabajadoras del hogar. En éste sentido, es fundamental considerar los siguientes artículos: Título Primero PRINCIPIOS GENERALES 59


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Artículo 2º. Las normas de trabajo tienden a conseguir el equilibrio y la justicia social en las relaciones entre trabajadores y patrones. Artículo 3º. El trabajo es un derecho y un deber social no es artículo de comercio, exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida, la salud y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia. No podrán establecerse distinciones entre los trabajadores por motivo de edad, sexo, raza, credo religioso, doctrina política o condición social. Asimismo, es de interés social promover y vigilar la capacitación y el adiestramiento de los trabajadores. Artículo 5º. Las disposiciones de esta Ley son de orden público por lo que no producirá efecto legal, ni impedirá el goce y el ejercicio de los derechos, sea escrita o verbal, la estipulación que establezca: trabajos para niñas y niños menores de catorce años; una jornada mayor que la permitida por esta Ley; una jornada inhumana por lo notoriamente excesiva, dada la índole del trabajo; horas extraordinarias de trabajo para los menores de dieciséis años; un salario inferior al mínimo. Título Quinto Artículo 164º. Las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres. Por muchos años las trabajadoras del hogar recibían salarios muy exiguos, deficientes frente a los aumentos en el costo de la vida, en general por debajo de lo que marcaba la Ley Federal de Trabajo (por lo que respecta sólo al trabajo de planta): dos tercios del salario mínimo vigente 60

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

en efectivo, y el pago del otro tercio en especie, o sea casa y comida. La crisis económica, la restructuración económica y las políticas de ajuste no afectaron a las trabajadoras del hogar de igual manera que a los trabajadores sindicalizados cuyas centrales suscribieron los pactos de control de salarios; así como otros trabajadores del sector informal, estaban en mejores condiciones para negociar salarios por encima del mínimo. Artículo 165º. Las modalidades que se consignan en este capítulo tienen como propósito fundamental, la protección de la maternidad. Artículo 166º. Cuando se ponga en peligro la salud de la mujer, o la del producto, ya sea durante el estado de gestación o el de lactancia y sin que sufra perjuicio en su salario, prestaciones y derechos, no se podrá utilizar su trabajo en labores insalubres o peligrosas, trabajo nocturno industrial, en establecimientos comerciales o de servicio después de las diez de la noche, así como en horas extraordinarias. Artículo 167º. Para los efectos de este título, son labores peligrosas o insalubres las que, por la naturaleza del trabajo, por las condiciones físicas, químicas y biológicas del medio en que se presta, o por la composición de la materia prima que se utilice, son capaces de actuar sobre la vida y la salud física y mental de la mujer en estado de gestación, o del producto. Artículo 170º. Las madres trabajadoras tendrán los siguientes derechos: I. Durante el período del embarazo, no realizarán trabajos que exijan esfuerzos considerables y signifiquen un 61


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

peligro para su salud en relación con la gestación, tales como levantar, tirar o empujar grandes pesos, que produzcan trepidación, estar de pie durante largo tiempo o que actúen o puedan alterar su estado psíquico y nervioso; II. Disfrutarán de un descanso de seis semanas anteriores y seis posteriores al parto; III. Los períodos de descanso a que se refiere la fracción anterior se prorrogarán por el tiempo necesario en el caso de que se encuentren imposibilitadas para trabajar a causa del embarazo o del parto; IV. En el período de lactancia tendrán dos reposos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos, en lugar adecuado e higiénico que designe la empresa; V. Durante los períodos de descanso a que se refiere la fracción II, percibirán su salario íntegro. En los casos de prórroga mencionados en la fracción III, tendrán derecho al cincuenta por ciento de su salario por un período no mayor de sesenta días; VI. A regresar al puesto que desempeñaban, siempre que no haya transcurrido más de un año de la fecha del parto; y VII. A que se computen en su antigüedad los períodos pre y postnatales. Artículo 171º. Los servicios de guardería infantil se prestarán por el Instituto Mexicano del Seguro Social, de conformidad con su Ley y disposiciones reglamentarias. Actualmente la Ley Federal del Trabajo establece que las trabajadoras del hogar disfrutarán de reposo suficiente para tomar sus 62

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

alimentos y para su descanso, sin precisar por cuánto tiempo es el reposo, y señala que la retribución salarial comprende, además del pago en efectivo, los alimentos y la habitación que equivalen a un 50% del salario. Esa legislación, que no ha sido reformada desde 1970, no obliga a las/os patronas/es a inscribir a las trabajadoras en el Seguro Social, y sus responsabilidades se limitan a guardar consideración a la empleada, proporcionarle un lugar cómodo para dormir, una alimentación sana, condiciones de trabajo que aseguren su vida y salud, así como “cooperar” para lograr la instrucción general de esa persona, como ya he mencionado, este tipo de responsabilidades poco o nunca se llevan a cabo. Ésta propuesta de las trabajadoras del hogar, que nunca pasó de su análisis en comisiones de la Cámara baja, plantea que la habitación y los alimentos no se consideren como parte de la retribución económica sino como prestación adicional y que el ingreso económico no sea inferior a los cinco salarios mínimos vigentes en el Distrito Federal. Además, la iniciativa establece que las trabajadoras del hogar tendrán derecho a su inscripción al Seguro Social, obliga al patrón/a a registrar ante las autoridades laborales todo contrato que celebre con su empleada/o o enfrentar una multa de 350 días de salario mínimo, así como proporcionar capacitación y adiestramiento (El Universal, 30 de marzo 2010). En este sentido, una legislación que debemos de considerar, es la referente a la Ley Federal del Trabajo Domestico, la cual tiene un capítulo dedicado a las/os trabajadoras del hogar, que va desde el Artículo 331 al Artículo 343.

63


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Título Sexto TRABAJOS ESPECIALES Esta definición ha sido justificada con el argumento de la especificidad de dicho trabajo y de que por ser el espacio físico de la realización el ámbito privado del hogar de una persona o familia, se hace difícil la inspección laboral. Capítulo I. DISPOSICIONES GENERALES Artículo 181. Los trabajos especiales se rigen por las normas de este título y por las generales de esta Ley en cuanto no las contraríen. Capítulo XIII. TRABAJADORES DOMESTICOS Las condiciones de trabajo y los derechos de las trabajadoras del hogar se regulan con muchas ambigüedades, incongruencias y lagunas sobre aspectos como el salario, jornada de trabajo y seguridad social. El tratamiento legal de “doméstico” es un reflejo de la concepción anacrónica, que ya no tiene razón de ser en la realidad actual, además de ser sumamente discriminatorio el término, pues califica a la persona como propiedad de un hogar y subvalora la categoría de trabajadora que le corresponde. Artículo 331. Trabajadores domésticos son los que prestan los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia. Artículo 332. No son trabajadores domésticos y en consecuencia quedan sujetos a las disposiciones generales o particulares de esta Ley: 64

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

I. Las personas que presten servicios de aseo, asistencia, atención de clientes y otros semejantes, en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, fondas, bares, hospitales, sanatorios, colegios, internados y otros establecimientos análogos; y Artículo 333. Los trabajadores domésticos deberán disfrutar de reposos suficientes para tomar alimentos y de descanso durante la noche. Artículo 337. Los patrones tienen las obligaciones especiales siguientes: I. Guardar consideración al trabajador doméstico absteniéndose de todo mal trato de palabra o de obra; II. Proporcionar al trabajador un local cómodo e higiénico para dormir, una alimentación sana y satisfactoria y condiciones de trabajo que aseguren la vida y la salud; Artículo 339. En caso de muerte, el patrón sufragará los gastos del sepelio. Artículo 342. El trabajador doméstico podrá dar por terminada en cualquier tiempo la relación de trabajo, dando aviso al patrón con ocho días de anticipación. Artículo 343. El patrón podrá dar por terminada la relación de trabajo sin responsabilidad, dentro de los treinta días siguientes a la iniciación del servicio; y en cualquier tiempo, sin necesidad de comprobar la causa que tenga para ello, pagando la indemnización que corresponde de conformidad con lo dispuesto en el Artículo 49, fracción IV, y 50. Otra legislación importante es la Ley Mexicana del Seguro Social para Trabajadores Domésticos, la cual menciona que todas/ 65


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

os aquellas/os trabajadoras/es que presenten servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia, el/la patrón/a deberá registrarse ante el IMSS e inscribir a su trabajador/a, que tienen derecho a las prestaciones del Seguro correspondientes a: • Riesgo de Trabajo: prestaciones en especie. • Enfermedad y Maternidad: prestaciones en especie y ayuda de gastos de funeral. • Invalidez • Retiro, cesantía en edad avanzada y vejez Referente a la discriminación, en México no se había reconocido de manera explícita su existencia hasta antes de 2001, año en que se dio la reforma constitucional que la prohíbe y de esta manera la no discriminación es un derecho fundamental de todas y todos. Luego de este logro, la legislación secundaria reglamentó esta garantía constitucional con la promulgación de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación en 2003 con la cual se creó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED). En los términos de dicha Ley, por discriminación se entiende toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, que tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas. La discriminación consiste en actitudes y prácticas de desprecio hacia alguien por su pertenencia a un grupo al que le ha sido asignado un estigma social. Esas actitudes y prácticas se hallan enraizadas en discursos sociales y prejuicios que las legiti-

man, las reproducen e incluso las concretan en normas e instituciones de carácter desigual, con fragmentación social y abuso de poder. En la actualidad, existen pocas propuestas de políticas sociales que favorecen a las trabajadoras del hogar, ninguna institución ha considerado como prioridad las propuestas para apoyarlas, impidiendo así que logren el ejercicio pleno de sus derechos laborales. Hemos venido mencionando el derecho laboral el cual se considera dentro del marco de los Derechos Humanos que se establecieron en la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 : como es el derecho a la libertad, a vivir sin discriminación, sin malos tratos y desigualdad, derecho a no ser sometida a la esclavitud o servidumbre; derecho a la seguridad, al reconocimiento como persona jurídica, al libre tránsito; derecho al trabajo, a la libre elección del trabajo, a un salario justo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo; el derecho a un nivel de vida adecuado que asegure a la persona y a su familia, la salud y el bienestar; especialmente la alimentación, el vestido, la educación, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios. Asimismo, se contemplarán otros derechos como el derecho al seguro social en caso de enfermedad, invalidez, viudez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad. También respeto y reconocimiento de derechos culturales, como uso cotidiano de su lengua indígena, vestimenta y creencias, en conjunto, todos los derechos para tener una vida digna. Sin embargo, no podemos mencionar que las trabajadoras del hogar gozan de una vida digna, ya que la sociedad difícil-

66

67


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

mente se percata de las jornadas interminables de las trabajadoras del hogar que muchas veces van de 12 a 16 horas, que no tienen descanso, ni pago de horas extras, ni días de descanso, que con el tiempo tienen impactos irreversibles en su salud, entre muchas otras consecuencias. La sociedad, en ocasiones, es cómplice de la esclavitud que viven muchas de las trabajadoras del hogar. Existe aún el compromiso de contar con una legislación adecuada que proteja y garantice los Derechos Humanos de las trabajadoras del hogar, por lo que podemos apoyarnos también en los Convenios y Tratados que ha firmado México, como es el caso de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW). México forma parte de ella desde 1981. Al día de hoy 180 la han ratificado y un número significativo, incluyendo México, han ratificado su Protocolo Facultativo. La CEDAW obliga a los Estados Parte, a tomar todas las medidas necesarias dirigidas específicamente a la eliminación de la discriminación contra las mujeres por cualquier organización, empresa o persona con respecto a los derechos civiles, políticos, económicos y culturales, ya que esta Convención prevalece sobre las leyes federales de nuestro país. En el Artículo 3, se estipula que los Estados Parte, están obligados a establecer garantías jurídicas y de otro tipo para el goce y el ejercicio de los Derechos Humanos, así como de las libertades fundamentales por parte de las mujeres. El Artículo 7, menciona que los Estados Parte, tomarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país y, en particular garantizarán a las mujeres, el derecho a participar en la formulación de las políticas gubernamentales y en la ejecución de éstas,

y ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los planos gubernamentales. En el Artículo 10, se refiere a la educación, donde los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer, a fin de asegurarle la igualdad de derechos con el hombre en la esfera de la educación y en particular para asegurar, en condiciones de igualdad entre mujeres y hombres. En el Artículo 11, específico del trabajo, menciona que los Estados Parte, adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera del empleo, a fin de asegurarle condiciones de igualdad con los hombres, los mismos derechos, en particular: el derecho al trabajo como derecho inalienable de todo ser humano; el derecho a las mismas oportunidades de empleo, inclusive a la aplicación de los mismos criterios de selección en cuestiones de empleo; el derecho a elegir libremente profesión y empleo, el derecho al ascenso, a la estabilidad en el empleo y a todas las prestaciones y otras condiciones de servicio, el derecho a la formación profesional y al readiestramiento, incluido el aprendizaje, la formación profesional superior y el adiestramiento periódico; el derecho a igual remuneración, inclusive prestaciones, a igualdad de trato con respecto a un trabajo de igual valor, el derecho a la seguridad social, en particular en casos de jubilación, desempleo, enfermedad, invalidez, vejez u otra incapacidad para trabajar, así como el derecho a vacaciones pagadas; el derecho a la protección de la salud y a la seguridad en las condiciones de trabajo, incluso la salvaguardia de la función de reproducción. A fin de impedir la discriminación contra la mujer por razones de matrimonio o maternidad y asegurar la efectividad de

68

69


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

Movimientos, luchas y apoyo en instancias internacionales de las trabajadoras del hogar en México

su derecho a trabajar, los Estados Parte, deben tomar medidas adecuadas para prohibir, bajo pena de sanciones, el despido por motivo de embarazo o licencia de maternidad y la discriminación en los despidos sobre la base del estado civil; implantar la licencia de maternidad con sueldo pagado o con prestaciones sociales comparables sin pérdida del empleo previo, la antigüedad o los beneficios sociales. La aportación de la CEDAW para los Estados Parte, desde mi punto de vista, consiste en ser un aval para garantizar los Derechos Humanos a cualquier mujer sin excepción de raza, religión, edad, estado civil, preferencia sexual, condición étnica, social y económica y ser responsables en el cumplimiento de dicha Convención. En el Artículo 12, los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia. Referente al Artículo 16, se adoptarán todas las medidas adecuadas para eliminar la discriminación contra la mujer en todos los asuntos relacionados con el matrimonio y las relaciones familiares y, en particular, asegurarán, en condiciones de igualdad mujeres y hombres. La lucha continúa y seguirá hasta que exista un cambio real tanto en las legislaciones como socio-culturalmente, cuando exista un involucramiento y colaboración de toda la sociedad. También cuando la organización de las trabajadoras del hogar se fortalezca y logre crear una conciencia en las trabajadoras del hogar indígenas y no indígenas de la importancia de conocer y

luchar por sus derechos y que no sea un impedimento la situación de que su trabajo sea puertas adentro o puertas afuera.

70

Bibliografía • Chávez Castillo, Sandra. Mujeres indígenas del servicio doméstico en la Ciudad de México. Su lucha por el respeto a sus Derechos Humanos, laborales y culturales. CIESAS, edu. Presentación, México, 2006, p.p. 1-15. • Grau M., Ilda Elena. Las empleadas domésticas en la Ciudad de México. Un análisis de las trayectorias de vida, los valores y las prácticas. UAM-X, México, 1980, p.p. 12-76. • http://www2.ohchr.org/spanish/law/cedaw.htm • http://www.conapred.org.mx/ • http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/125.pdf • http://www.eluniversal.com.mx/notas • http://www.equidad.df.gob.mx/eventos/encuentro_indigena. html • http://redtrabajadorasdelhogar.blogspot.mx

71


Conclusiones Las discusiones durante el encuentro se centraron en analizar y reconocer la importancia que tiene para las Trabajadoras del Hogar indígenas y no indígenas la nueva norma internacional sobre el trabajo doméstico. Poder profundizar en las implicaciones del Convenio 189 de la OIT fue un aprendizaje importante. Darnos cuenta de que constituye un gran paso ya que por primera vez a nivel internacional se habla de manera específica de este sector laboral, considerado hasta ahora por muchos gobiernos como parte de la economía informal. El Convenio 189 de la OIT sienta las bases para que se reconozcan los derechos de las y los trabajadores del hogar iguales a los derechos básicos que tienen otros trabajadores: el salario digno, los días laborales conforme a la ley, el derecho a la capacitación y formación para el trabajo, el pago de horas extras, la salud en el trabajo, la jubilación o pensión (especial atención requieren las mujeres de edad avanzada), el acceso a guarderías y a la seguridad social, son derechos fundamentales que deben extenderse a las trabajadoras del hogar. Sin embargo para nosotras como trabajadoras del hogar 73


1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

organizadas uno de los principales retos que tenemos es lograr la ratificación del Convenio 189 de la OIT por parte de nuestro gobierno, con lo cual se reforzaría la regulación jurídica de los derechos y obligaciones de las trabajadoras y los trabajadores del hogar, permitiendo mejorar las condiciones de trabajo y establecer criterios básicos de justicia laboral para todas las partes involucradas. Pero ahí no acaba nuestro esfuerzo, un acuerdo al que se pudo llegar por unanimidad fue reconocer que una vez ratificado el Convenio 189, la siguiente tarea sería lograr su aplicación efectiva en la vida cotidiana y laboral de las y los trabajadores, algo que lograríamos primero realizando un estudio–diagnóstico que dé cuenta de la diversidad de modalidades que adquiere este oficio en las diferentes regiones del país y segundo a partir de este diagnóstico adecuar las leyes nacionales a lo que dicen los convenios internacionales firmados. Otra de las cosas que logramos verificar durante el encuentro fue la complementariedad de los diferentes instrumentos jurídicos internacionales en particular los convenios de la OIT 189 y 169 que se enriquecen si los consideramos de manera simultánea. Por lo que reiteramos que es necesario considerar de manera puntual y especifica todas las relaciones interculturales que vivimos las Trabajadoras del Hogar Indígenas en nuestras relaciones laborales para evitar que nuestras culturas continúen siendo un elemento más de discriminación y abuso en nuestros trabajos. Una de las propuestas que se retomó en este encuentro fue la creación de un centro de atención especializada en trabajadoras del hogar el cual tendría que dar servicios gratuitos y financiado por el gobierno, con horarios amplios, por ejemplo, que atienda de 74

Conclusiones

manera especial los domingos que es el día en que la mayoría de las compañeras descansan. Tener amplias funciones como la de dar asesoría jurídica con abogados especializados en los derechos indígenas y traductores conocedores de la problemática. Contar con talleres permanentes de capacitación los cuales otorgarían una certificación laboral reconocida por la SEP y la Secretaría del Trabajo. Con Servicio de colocación y bolsa de trabajo. Y por supuesto debe de tener la facultad de regular las agencias de colocación existentes a fin de que no cometan abusos. Los esfuerzos de capacitaciones y sensibilizaciones que hemos realizado cada una de las organizaciones nos han permitido observar la importancia que tienen el diálogo, la negociación y la reflexión en la realidad de las mujeres trabajadoras del hogar. Sin embargo, el reto que aún tenemos por delante es lograr que la sensibilización permee principalmente a las y los empleadores para, con el tiempo, extenderse a la sociedad en su conjunto. Una campaña en medios masivos de comunicación sería fundamental para lograr el objetivo de sensibilización y no discriminación de las trabajadoras del hogar. Las estrategias para obtener financiamiento que nos permita desarrollar el trabajo como organizaciones de trabajadoras del hogar es un tema que se abordó con particular interés y se logró amplio intercambio de estrategias que cada una hemos desarrollado dentro de nuestra organizaciones. Pero sumando a todos estos logros y avances que obtuvimos durante el Encuentro consideramos que el mayor logro que hemos tenido como trabajadoras del hogar es, sin lugar a dudas, tomar la decisión de participar y organizarnos por la defensa de nuestros derechos laborales.

75


Anexos


Anexo 1

Convenio 189 de la OIT Proyecto de convenio sobre el trabajo decente para los trabajadores domésticos La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo: Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1.º de junio de 2011 en su centésima reunión; Consciente del compromiso de la Organización Internacional del Trabajo de promover el trabajo decente para todos mediante el logro de las metas establecidas en la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y en la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa; Reconociendo la contribución significativa de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] a la economía mundial, que incluye el aumento de oportunidades de empleo remunerado para los trabajadores y las trabajadoras con responsabilidades familiares; Considerando que el trabajo doméstico sigue siendo infravalorado e invisible y que lo realizan principalmente las mujeres y las niñas, muchas de las cuales son migrantes o miembros de comunidades históricamente desfavorecidas, por lo que son particularmente vulnerables a la discriminación con respecto a las condiciones de empleo y de trabajo, así como a otros abusos de los derechos humanos; 78

Convenio 189 de la OIT

Considerando también que, en los países en desarrollo donde históricamente ha habido escasas oportunidades de empleo formal, [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] constituyen una proporción importante de la fuerza de trabajo nacional y se encuentran entre [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] más marginados; Recordando que los convenios y las recomendaciones internacionales del trabajo se aplican a todos [los trabajadores] [los trabajadores y las trabajadoras], incluidos [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], a menos que se disponga otra cosa; Observando la especial pertinencia que tienen para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] el Convenio sobre los trabajadores migrantes (revisado), 1949 (núm. 97), el Convenio sobre los trabajadores migrantes (disposiciones complementarias), 1975 (núm. 143), el Convenio sobre los trabajadores con responsabilidades familiares, 1981 (núm. 156), el Convenio sobre las agencias de empleo privadas, 1997 (núm. 181), y la Recomendación sobre la relación de trabajo, 2006 (núm. 198), así como el Trabajo decente para los trabajadores domésticos Marco multilateral de la OIT para las migraciones laborales: Principios y directrices no vinculantes para un enfoque de las migraciones laborales basado en los derechos (2006); Reconociendo las condiciones particulares en que se efectúa el trabajo doméstico, habida cuenta de las cuales es deseable complementar las normas de ámbito general con normas específicas para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las 79


Anexo 1

trabajadoras y los trabajadores del hogar], a fin de que [éstos] [unas y otros] puedan ejercer plenamente sus derechos, teniendo en cuenta el derecho a la privacidad del que disfruta [todo trabajador doméstico] [todo trabajador del hogar] [toda trabajadora o trabajador doméstico] [toda trabajadora o trabajador del hogar] y todo miembro del hogar; Recordando otros instrumentos internacionales pertinentes, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y en particular su Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños, que la complementa, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares; Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas al trabajo decente para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio internacional, adopta, con fecha de junio de dos mil once, el presente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], 2011. Artículo 1 A los fines del presente Convenio: a) la expresión «trabajo doméstico» designa el trabajo realizado 80

Convenio 189 de la OIT

en un hogar u hogares, o para los mismos; b) la expresión «[trabajador doméstico] [trabajador del hogar] [trabajadora o trabajador doméstico] [trabajadora o trabajador del hogar]» designa a toda persona empleada para realizar trabajo doméstico en el marco de una relación de trabajo; c) una persona que realice trabajo doméstico únicamente de forma ocasional o esporádica, y no como medio de subsistencia, no se considera [trabajador doméstico] [trabajador del hogar] [trabajadora o trabajador doméstico] [trabajadora o trabajador del hogar]. Artículo 2 1. El presente Convenio se aplica a todos [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]. 2. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio podrá, previa celebración de consultas con organizaciones representativas de los empleadores y de los trabajadores y, en particular, con las organizaciones que representen a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] y a sus empleadores, cuando tales organizaciones existan, excluir total o parcialmente de su ámbito de aplicación a: a) categorías de [trabajadores] [trabajadoras y trabajadores] para las cuales esté previsto otro tipo de protección que sea por lo menos equivalente; b) categorías limitadas de [trabajadores] [trabajadoras y trabajadores] respecto de las cuales se planteen problemas especiales de carácter sustantivo. 3. Todo Miembro que se acoja a la posibilidad prevista en el párrafo 2 supra deberá, en la primera memoria relativa a la aplicación de este Convenio que presente con arreglo al artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, indicar toda categoría particular de [trabajadores] [trabajadoras y tra81


Anexo 1

bajadores] que se haya excluido en virtud del citado párrafo 2, así como las razones de tal exclusión; en las memorias subsiguientes deberá especificar todas las medidas que hayan podido tomarse con el fin de extender la aplicación del presente Convenio a [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] interesados. Artículo 3 1. Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar la protección efectiva de los derechos humanos de todos [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]. 2. Todo Miembro deberá adoptar, en lo que respecta a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], medidas para respetar, promover y hacer realidad, de buena fe y en conformidad con la Constitución de la OIT, los principios y derechos fundamentales en el trabajo, a saber: a) la libertad sindical y de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva; b) la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; c) la abolición efectiva del trabajo infantil, y d) la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación. Artículo 4 1. Todo Miembro deberá fijar una edad mínima para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] en consonancia con las disposiciones del Convenio sobre la edad mínima, 1973 (núm. 138), y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (núm. 182), edad que no podrá ser inferior a la edad mínima Trabajo decente para los trabajadores domésticos estipulada en la legislación nacional para [los 82

Convenio 189 de la OIT

trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] en general. 2. Todo Miembro deberá adoptar medidas para asegurar que el trabajo efectuado por [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] menores de 18 años pero mayores de la edad mínima para el empleo no les impida recibir la enseñanza obligatoria, una enseñanza superior o una formación profesional, o que dicho trabajo no interfiera en éstas. Artículo 5 Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], como [los demás trabajadores] [las demás trabajadoras y trabajadores] en general, disfruten de condiciones de empleo equitativas y condiciones de trabajo decente, así como, si residen en el hogar para el que trabajan, de condiciones de vida decentes que respeten su privacidad. Artículo 6 Todo Miembro deberá adoptar medidas para asegurar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] sean informados sobre sus condiciones de empleo de forma adecuada, verificable y fácilmente comprensible, de preferencia, cuando sea posible, mediante contratos escritos en conformidad con la legislación nacional que incluyan en particular: a) el nombre y los apellidos del empleador y [del trabajador] [de la trabajadora o del trabajador] y la dirección respectiva; b) el tipo de trabajo por realizar; c) la remuneración, el método de cálculo de la misma y la periodicidad de los pagos; d) las horas normales de trabajo; e) la fecha de inicio del contrato y, cuando éste se suscriba para 83


Anexo 1

un período específico, su duración; f) el suministro de alimentos y alojamiento, cuando proceda; g) el período de prueba, cuando proceda; h) las condiciones de repatriación, cuando proceda, e i) las condiciones que regirán la terminación de la relación de trabajo. Artículo 7 1. En la legislación nacional se deberá disponer que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] migrantes que son contratados en un país para prestar servicio doméstico en otro país reciban por escrito una oferta de empleo o un contrato de trabajo que incluyan las condiciones de empleo señaladas en el artículo 6 supra, antes de cruzar las fronteras nacionales con el fin de incorporarse al empleo doméstico al que se refiere la oferta o el contrato. 2. La disposición del párrafo que antecede no regirá para [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] que tengan libertad de movimiento con fines de empleo en virtud de acuerdos regionales, bilaterales o multilaterales o en el marco de organizaciones de integración económica regional. 3. Los Miembros deberán cooperar entre sí para garantizar la aplicación efectiva de las disposiciones del presente Convenio a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] migrantes. Artículo 8 Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] tengan una protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia. 84

Convenio 189 de la OIT

Artículo 9 1. Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]: a) puedan negociar libremente con su empleador si residirán en el hogar en que trabajen; b) no estén obligados a permanecer en el hogar en que trabajan o a acompañar a miembros del hogar durante los períodos de descanso diarios y semanales o durante las vacaciones anuales, y c) tengan derecho a conservar sus documentos de viaje y de identidad. 2. Al aplicarse estas medidas, deberá asegurarse el respeto debido al derecho a la privacidad tanto [del trabajador doméstico] [del trabajador del hogar] [de la trabajadora o el trabajador doméstico] [de la trabajadora o el trabajador del hogar] como de los miembros del hogar. Artículo 10 1. Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que las horas normales de trabajo, la compensación de las horas extraordinarias, los períodos de descanso diarios y semanales y las vacaciones anuales pagadas de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] no sean menos favorables que lo previsto para [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] en general en conformidad con la legislación nacional. 2. El período de descanso semanal deberá ser al menos de 24 horas consecutivas por cada período de siete días. 3. Los períodos durante los cuales [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] no dis85


Anexo 1

ponen libremente de su tiempo y permanecen a disposición del hogar para responder a posibles requerimientos de sus servicios deberán considerarse como horas de trabajo, en la medida en que se determine en la legislación nacional o en convenios colectivos o con arreglo a cualquier otro mecanismo acorde con la práctica nacional. Trabajo decente para los trabajadores domésticos. Artículo 11 Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] se beneficien de un régimen de salario mínimo, allí donde ese régimen exista, y que la remuneración se establezca sin discriminación por motivo de sexo. Artículo 12 1. Los salarios de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] deberán pagárseles directamente en efectivo, a intervalos regulares y como mínimo una vez al mes. Cuando proceda en virtud de la legislación y la práctica nacionales y si [el trabajador] [el trabajador o la trabajadora] da su consentimiento, el pago podrá efectuarse por transferencia bancaria, cheque bancario, cheque postal o giro postal. 2. En la legislación nacional, en convenios colectivos o en laudos arbitrales se podrá disponer que el pago de una proporción limitada de la remuneración de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] se haga con prestaciones en especie, en condiciones no menos favorables que las condiciones generalmente aplicables a las demás categorías de [trabajadores] [trabajadoras y trabajadores], siempre y cuando se adopten las medidas necesarias para garantizar que las prestaciones en especie sean aceptadas por [el trabajador] [la trabajadora o el trabajador] y resulten apropiadas para su uso y beneficio per86

Convenio 189 de la OIT

sonal, y que el valor en efectivo que se atribuya a las mismas sea justo y razonable. Artículo 13 1. Todo Miembro, teniendo debidamente en cuenta las características específicas del trabajo doméstico, deberá adoptar medidas apropiadas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] en general con respecto a la seguridad y la salud en el trabajo. 2. Las medidas a que se hace referencia en el párrafo que antecede podrán aplicarse progresivamente. Artículo 14 1. Todo Miembro, teniendo debidamente en cuenta las características específicas del trabajo doméstico, deberá adoptar medidas apropiadas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] en general con respecto a la protección de la seguridad social, inclusive en lo relativo a la maternidad. 2. Las medidas a que se hace referencia en el párrafo que antecede podrán aplicarse progresivamente. Artículo 15 Todo Miembro deberá adoptar medidas para garantizar que todos [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], ya sea en persona o por medio de un representante, tengan acceso a los órganos jurisdiccionales o a otros procedimientos de resolución de conflictos en condiciones no menos favorables que las previstas para [los trabajadores] [las 87


Anexo 1

trabajadoras y los trabajadores] en general. Artículo 16 Todo Miembro deberá establecer medios eficaces para garantizar el cumplimiento de la legislación nacional relativa a la protección de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]. Artículo 17 1. Todo Miembro deberá adoptar medidas para asegurar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], inclusive los migrantes, que hayan obtenido su empleo o colocación a través de una agencia de empleo sean protegidos eficazmente contra las prácticas abusivas, por ejemplo mediante el establecimiento de las responsabilidades jurídicas respectivas del hogar en que trabajen y de la agencia de empleo. 2. Todo Miembro deberá adoptar medidas para: a) establecer criterios en cuanto al registro y las calificaciones de las agencias de empleo, inclusive con respecto a la divulgación de información sobre toda infracción anterior que sea pertinente; b) llevar a cabo inspecciones periódicas de las agencias de empleo a fin de garantizar el cumplimiento de la legislación pertinente, y prever sanciones severas en caso de infracción; c) establecer mecanismos de queja accesibles para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] que les permitan notificar a las autoridades toda práctica abusiva, y d) garantizar que los honorarios de las agencias de empleo no se deduzcan de la remuneración de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]. 88

Convenio 189 de la OIT

Artículo 18 Todo Miembro, en consulta con organizaciones representativas de los trabajadores y de los empleadores, deberá poner en práctica las disposiciones del presente Convenio por medio de la legislación, así como de convenios colectivos o de otras medidas adicionales acordes con la práctica nacional, extendiendo o adaptando medidas existentes a fin de aplicarlas también a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] o elaborando medidas específicas para este sector, según proceda. Trabajo decente para los trabajadores domésticos. Artículo 19 El presente Convenio no deberá afectar a las disposiciones más favorables que sean aplicables a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] en virtud de otros convenios internacionales del trabajo.

89


Recomendación 201

Recomendación 201 Proyecto de recomendación sobre el trabajo decente para los trabajadores domésticos La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo: Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1.º de junio de 2011 en su centésima reunión; Después de haber adoptado el Convenio sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], 2011; Después de haber decidido adoptar varias proposiciones relativas al trabajo decente para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación que complemente el Convenio sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], 2011, adopta, con fecha … de junio de dos mil once, la presente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación 90

sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], 2011. 1. Las disposiciones de la presente Recomendación complementan las disposiciones del Convenio sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], 2011 («el Convenio»), y deberían considerarse conjuntamente con estas últimas. 2. Al adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] disfruten de la libertad sindical y del reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva, los Miembros deberían: a) identificar y suprimir las restricciones legislativas o administrativas u otros obstáculos al ejercicio del derecho de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] a constituir sus propias organizaciones o a afiliarse a las organizaciones de trabajadores que estimen convenientes, y al derecho de las organizaciones de [trabajadores domésticos] [trabajadores del hogar] [trabajadoras y trabajadores domésticos] [trabajadoras y trabajadores del hogar] a afiliarse a organizaciones de trabajadores, federaciones y confederaciones; b) proteger el derecho de los empleadores de [trabajadores domésticos] [trabajadores del hogar] [trabajadoras y trabajadores domésticos] [trabajadoras y trabajadores del hogar] a constituir las organizaciones de empleadores, federaciones y confederaciones que estimen convenientes y a afiliarse a las mismas, y c) adoptar o respaldar medidas destinadas a fortalecer la capacidad de las organizaciones de [trabajadores domésticos] [trabajadores del hogar] [trabajadoras y trabajadores domésticos] 91


Anexo 2

[trabajadoras y trabajadores del hogar] para proteger de forma efectiva los intereses de sus miembros. 3. Al adoptar medidas destinadas a eliminar la discriminación en materia de empleo y ocupación, los Miembros, actuando en conformidad con las normas internacionales del trabajo, deberían, entre otras cosas: a) asegurarse de que el sistema de reconocimientos médicos relativos al trabajo respete el principio de confidencialidad de los datos personales y la privacidad de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]; b) impedir toda discriminación en relación con los reconocimientos médicos, y c) garantizar que no se exija que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras o los trabajadores domésticos] [las trabajadoras o los trabajadores del hogar] se sometan a pruebas de detección del VIH o de embarazo, o revelen su estado serológico respecto del VIH o su estado de embarazo. 4. 1) Los Miembros, tomando en consideración las disposiciones del Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (núm. 182), y la Recomendación núm. 190 que lo complementa, deberían identificar las modalidades de trabajo doméstico que, debido a su índole o las circunstancias en que se practiquen, podrían dañar la salud, la seguridad o la moralidad de los niños, y prohibir y erradicar esas modalidades de trabajo infantil. 2) Al reglamentar las condiciones de trabajo y de vida de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras o los trabajadores domésticos] [las trabajadoras o los trabajadores del hogar], los Miembros deberían prestar especial atención a las necesidades de [los trabajadores] [las trabajadoras y los trabajadores] que sean menores de 18 años y mayores de la edad mínima para el empleo definida en la legislación nacional, y 92

Recomendación 201

adoptar medidas para asegurar su protección, inclusive: a) limitando estrictamente sus horarios de trabajo, a fin de que dispongan del tiempo adecuado para descansar, recibir una enseñanza o una formación profesional, tener actividades de esparcimiento y mantener sus lazos familiares; b) prohibiendo que trabajen por la noche; c) limitando las tareas excesivamente penosas, tanto en el plano físico como psicológico, y d) estableciendo o reforzando mecanismos de vigilancia de sus condiciones de trabajo y de vida. 5. 1) Al comunicarse las condiciones de empleo de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras o los trabajadores domésticos] [las trabajadoras o los trabajadores del hogar], se debería prestar asistencia adecuada, cuando sea necesario, para asegurar que [el trabajador doméstico] [el trabajador del hogar] [la trabajadora o el trabajador doméstico] [la trabajadora o el trabajador del hogar] haya comprendido dichas condiciones. Trabajo decente para los trabajadores domésticos 2) En consonancia con las disposiciones del artículo 6 del Convenio, en las condiciones de empleo deberían incluirse los datos siguientes: a) descripción del puesto de trabajo; b) vacaciones anuales pagadas; c) descansos diarios y semanales; d) licencia por enfermedad y todo otro permiso personal; e) tasa de remuneración de las horas extraordinarias; f) todo otro pago en efectivo al que [el trabajador doméstico] [el trabajador del hogar] [la trabajadora o el trabajador doméstico] [la trabajadora o el trabajador del hogar] [tenga] [tengan] derecho; g) toda prestación en especie y su valor pecuniario; h) los detalles relativos al alojamiento suministrado; i) todo descuento autorizado del salario [del trabajador] [de la 93


Anexo 2

trabajadora o el trabajador], y j) el período de preaviso requerido para dar por terminada la relación de trabajo ya sea por iniciativa [del trabajador doméstico] [del trabajador del hogar] [de la trabajadora o el trabajador doméstico] [de la trabajadora o el trabajador del hogar] o del empleador. 3) Los Miembros deberían considerar el establecimiento de un contrato tipo para el trabajo doméstico, en consulta con organizaciones representativas de los empleadores y de los trabajadores y, en particular, con las organizaciones que representen a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] y las que representen a sus empleadores, cuando estas organizaciones existan. 6. 1) Se deberían calcular y registrar con exactitud las horas de trabajo realizadas, con inclusión de las horas extraordinarias, y [el trabajador doméstico] [el trabajador del hogar] [la trabajadora o el trabajador doméstico] [la trabajadora o el trabajador del hogar] [debería] [deberían] poder acceder fácilmente a esta información. 2) Los Miembros deberían considerar la posibilidad de elaborar orientaciones prácticas a este respecto, en consulta con organizaciones representativas de los empleadores y de los trabajadores y, en particular, con las organizaciones que representen a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] y las que representen a sus empleadores, cuando estas organizaciones existan. 7. Con respecto a los períodos durante los cuales [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] no disponen libremente de su tiempo y permanecen a disposición de los miembros del hogar para responder a posibles 94

Recomendación 201

requerimientos de sus servicios (lo que se conoce comúnmente como «períodos de disponibilidad laboral inmediata»), en la legislación nacional o en convenios colectivos se deberían reglamentar: a) el número máximo de horas por semana, por mes o por año en que se puede solicitar [al trabajador doméstico] [al trabajador del hogar] [a la trabajadora o el trabajador doméstico] [a la trabajadora o al trabajador del hogar] que permanezca en disponibilidad laboral inmediata, y la forma en que se podrían calcular esas horas; b) el período de descanso compensatorio a que [tiene] [tienen] derecho [el trabajador doméstico] [el trabajador del hogar] [la trabajadora y el trabajador doméstico] [la trabajadora y el trabajador del hogar] si el período normal de descanso es interrumpido por la obligación de permanecer en disponibilidad laboral inmediata, y c) la tasa según la cual deberían remunerarse las horas de disponibilidad laboral inmediata. 8. Los Miembros deberían considerar la adopción de medidas específicas, inclusive compensaciones pecuniarias apropiadas, para [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] que presten servicio habitualmente en horario nocturno, teniendo en cuenta las obligaciones y las consecuencias de dicho trabajo nocturno. 9. Los Miembros deberían adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] tengan derecho a períodos de descanso adecuados durante la jornada de trabajo, de manera que puedan tomar las comidas y pausas. 10. El día de descanso semanal debería ser un día fijo por cada período de siete días, determinado de común acuerdo entre las 95


Anexo 2

partes, atendiendo a los requerimientos del trabajo y a las necesidades culturales, religiosas y sociales [del trabajador doméstico] [del trabajador del hogar] [de la trabajadora o el trabajador doméstico] [de la trabajadora o el trabajador del hogar]. 11. En la legislación nacional o en convenios colectivos se deberían definir las razones por las cuales se podría exigir a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] que presten servicio durante el período de descanso diario o semanal, y se debería prever un período de descanso compensatorio apropiado, independientemente de toda compensación pecuniaria. 12. El tiempo dedicado por [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] al acompañamiento de los miembros del hogar durante las vacaciones no se debería contabilizar como período de vacaciones anuales de [estos trabajadores] [estas trabajadoras o trabajadores]. 13. Cuando se disponga que el pago de una determinada proporción de la remuneración se hará con prestaciones en especie, los Miembros deberían contemplar la posibilidad de: a) establecer un límite máximo para la proporción de la remuneración que podrá pagarse en especie, a fin de no disminuir indebidamente la remuneración en efectivo necesaria para el mantenimiento de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] y de sus familias; b) calcular el valor pecuniario de las prestaciones en especie tomando como referencia criterios objetivos, como el valor de mercado de dichas prestaciones, su precio de costo o los precios fijados por las autoridades públicas, según proceda; c) limitar las prestaciones en especie a las que son claramente apropiadas para el uso personal [del trabajador doméstico] 96

Recomendación 201

[del trabajador del hogar] [de la trabajadora o el trabajador doméstico] [de la trabajadora o el trabajador del hogar], como la alimentación y el alojamiento, y Trabajo decente para los trabajadores domésticos d) prohibir que en las prestaciones en especie se incluyan artículos directamente relacionados con el desempeño de las tareas, como los uniformes, las herramientas o el equipo de protección. 14. 1) [Los trabajadores domésticos] [Los trabajadores del hogar] [Las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [Las trabajadoras y los trabajadores del hogar] deberían recibir junto con cada paga una relación escrita de fácil comprensión en la que figuren las sumas devengadas, las sumas que se les han pagado y la cantidad específica y la finalidad de toda deducción que pueda haberse hecho. 2) Cuando se ponga fin a la relación de trabajo, se debería abonar inmediatamente toda suma pendiente de pago. 15. Los Miembros deberían adoptar medidas para garantizar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] disfruten de condiciones que no sean menos favorables que las que se apliquen a [los demás trabajadores] [las demás trabajadoras o trabajadores] en general en lo relativo a la protección de los créditos salariales en caso de insolvencia o de fallecimiento del empleador. 16. Cuando se suministre alojamiento y alimentación deberían preverse, atendiendo a las condiciones nacionales, las prestaciones siguientes: a) una habitación separada, privada, convenientemente amueblada y ventilada, y equipada con un cerrojo cuya llave debería entregarse [al trabajador doméstico] [al trabajador del hogar] [a la trabajadora o el trabajador doméstico] [la trabajadora o el trabajador del hogar]; 97


Anexo 2

b) el acceso a instalaciones sanitarias, comunes o privadas, que estén en buenas condiciones; c) una iluminación suficiente y, en la medida de lo necesario, calefacción y aire acondicionado en función de las condiciones prevalecientes en el hogar, y d) comidas de buena calidad y cantidad suficiente, adaptadas a las necesidades culturales y religiosas de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] de que se trate, si hubiere tales necesidades. 17. En caso de terminación de la relación de trabajo a iniciativa del empleador por motivos que no sean faltas graves, a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] que se alojan en el hogar en que trabajan se les debería conceder un plazo de preaviso razonable y tiempo libre durante ese período para permitirles buscar un nuevo empleo y alojamiento. 18. Los Miembros deberían adoptar medidas para: a) determinar, atenuar y prevenir los riesgos profesionales propios del trabajo doméstico; b) instaurar procedimientos de recopilación y publicación de estadísticas sobre la seguridad y la salud en el trabajo relativas al trabajo doméstico; c) formular consejos sobre la seguridad, la salud y la higiene en el trabajo, inclusive con relación a los aspectos ergonómicos y el equipo de protección, y d) elaborar programas de formación y difundir directrices relativas a los requisitos en materia de seguridad y salud en el trabajo que son específicos del trabajo doméstico. 19. Los Miembros deberían idear medios para facilitar el pago por el empleador de las cotizaciones a la seguridad social, incluso respecto de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores 98

Recomendación 201

del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] que prestan servicios a múltiples empleadores, por ejemplo mediante un sistema de pago simplificado. 20. 1) Los Miembros deberían considerar la adopción de medidas adicionales para asegurar la protección efectiva de los derechos de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] migrantes, como, por ejemplo: a) prever un sistema de visitas al hogar en que estará empleado [el trabajador doméstico] [el trabajador] [la trabajadora o el trabajador doméstico]; b) crear una red de alojamiento de urgencia; c) establecer una línea telefónica nacional de asistencia, con servicios de interpretación para los trabajadores domésticos que necesiten ayuda; d) informar a los empleadores sobre sus obligaciones y sobre las sanciones aplicables en caso de violación de las mismas; e) asegurar que [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] puedan recurrir a los mecanismos de queja y tengan la capacidad de presentar recursos legales en lo civil y en lo penal, tanto durante el empleo como después de terminada la relación de trabajo e independientemente de que ya hayan dejado el país de empleo, y f) establecer un servicio público de comunicación que informe a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], en idiomas que [éstos] [unas y otros] comprendan, acerca de sus derechos, de la legislación vigente y de los mecanismos de queja y los recursos legales disponibles, y les proporcione otros datos pertinentes. 2) Los Miembros que son países de origen de [los trabajadores 99


Anexo 2

domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] migrantes deberían contribuir a la protección efectiva de los derechos de [estos trabajadores] [estas trabajadoras y trabajadores], informándoles acerca de sus derechos antes de que salgan de su país, creando fondos de asistencia jurídica, servicios sociales y servicios consulares especializados y adoptando toda otra medida que sea apropiada. 21. Los Miembros deberían considerar la posibilidad de especificar, mediante la legislación u otras medidas, las condiciones con arreglo a las cuales [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] migrantes tendrán derecho a ser repatriados, sin costo alguno para [ellos] [las unas y los otros], tras la expiración o la terminación del contrato de trabajo. 22. 1) Los Miembros deberían formular políticas y programas en consulta con organizaciones representativas de los empleadores y de los trabajadores y, en Trabajo decente para los trabajadores domésticos particular, con las organizaciones que representen a [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] y las que representen a sus empleadores, cuando estas organizaciones existan, a fin de: a) fomentar el desarrollo continuo de las competencias y calificaciones de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] e incluso, si procede, su alfabetización, para así mejorar sus perspectivas profesionales y sus oportunidades de empleo; b) atender las necesidades de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] 100

Recomendación 201

en cuanto a lograr un equilibrio entre la vida laboral y la vida familiar, y c) asegurar que las preocupaciones y los derechos de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar] se tengan en cuenta en el marco de los esfuerzos más generales encaminados a conciliar el trabajo con las responsabilidades familiares. 2) Los Miembros deberían elaborar indicadores y sistemas de medición apropiados con el fin de reforzar la capacidad de las oficinas nacionales de estadística y de recopilar eficazmente datos exhaustivos sobre [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar]. 23. 1) Los Miembros deberían cooperar en los ámbitos bilateral, regional y mundial con el propósito de mejorar la protección de [los trabajadores domésticos] [los trabajadores del hogar] [las trabajadoras y los trabajadores domésticos] [las trabajadoras y los trabajadores del hogar], especialmente con respecto a materias que atañen a la prevención del trabajo forzoso y de la trata de personas, la seguridad social, la supervisión de las agencias de empleo privadas, la difusión de buenas prácticas y la recopilación de estadísticas relativas al trabajo doméstico. 2) Los Miembros deberían adoptar medidas apropiadas para ayudarse mutuamente a dar efecto a las disposiciones del Convenio mediante una cooperación o una asistencia internacionales reforzadas, o ambas a la vez, lo que incluye el apoyo al desarrollo social y económico y la puesta en práctica de programas de erradicación de la pobreza y de enseñanza universal.

101


Convenio 169 de la OIT

Convenio 169 de la OIT Preámbulo La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo: Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 7 junio 1989, en su septuagésima sexta reunión; Observando las normas internacionales enunciadas en el Convenio y en la Recomendación sobre poblaciones indígenas y tribales, 1957; Recordando los términos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y de los numerosos instrumentos internacionales sobre la prevención de la discriminación; Considerando que la evolución del derecho internacional desde 1957 y los cambios sobrevenidos en la situación de los pueblos indígenas y tribales en todas las regiones del mundo hacen aconsejable adoptar nuevas normas internacionales en la materia, a fin de eliminar la orientación hacia la asimilación de las normas anteriores; Reconociendo las aspiraciones de esos pueblos a asumir el control de sus propias instituciones y formas de vida y de su desarrollo económico y a mantener y fortalecer sus identidades, lenguas y religiones, dentro del marco de los Estados en que vi102

ven; Observando que en muchas partes del mundo esos pueblos no pueden gozar de los derechos humanos fundamentales en el mismo grado que el resto de la población de los Estados en que viven y que sus leyes, valores, costumbres y perspectivas han sufrido a menudo una erosión; Recordando la particular contribución de los pueblos indígenas y tribales a la diversidad cultural, a la armonía social y ecológica de la humanidad y a la cooperación y comprensión internacionales; Observando que las disposiciones que siguen han sido establecidas con la colaboración de las Naciones Unidas, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y de la Organización Mundial de la Salud, así como del Instituto Indigenista Interamericano, a los niveles apropiados y en sus esferas respectivas, y que se tiene el propósito de continuar esa colaboración a fin de promover y asegurar la aplicación de estas disposiciones; Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones sobre la revisión parcial del Convenio sobre poblaciones indígenas y tribuales, 1957 (núm. 107), cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio internacional que revise el Convenio sobre poblaciones indígenas y tribales, 1957, adopta, con fecha veintisiete de junio de mil novecientos ochenta y nueve, el siguiente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989: Parte I. Política General Artículo 1 1. El presente Convenio se aplica: 103


Anexo 3

(a) a los pueblos tribales en países independientes, cuyas condiciones sociales, culturales y económicas les distingan de otros sectores de la colectividad nacional, y que estén regidos total o parcialmente por sus propias costumbres o tradiciones o por una legislación especial; (b) a los pueblos en países independientes, considerados indígenas por el hecho de descender de poblaciones que habitaban en el país o en una región geográfica a la que pertenece el país en la época de la conquista o la colonización o del establecimiento de las actuales fronteras estatales y que, cualquiera que sea su situación jurídica, conservan todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas. 2. La conciencia de su identidad indígena o tribal deberá considerarse un criterio fundamental para determinar los grupos a los que se aplican las disposiciones del presente Convenio. 3. La utilización del término pueblos en este Convenio no deberá interpretarse en el sentido de que tenga implicación alguna en lo que atañe a los derechos que pueda conferirse a dicho término en el derecho internacional. Artículo 2 1. Los gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad. 2. Esta acción deberá incluir medidas: (a) que aseguren a los miembros de dichos pueblos gozar, en pie de igualdad, de los derechos y oportunidades que la legislación nacional otorga a los demás miembros de la población; (b) que promuevan la plena efectividad de los derechos sociales, económicos y culturales de esos pueblos, respetando su identidad social y cultural, sus costumbres y tradiciones, y sus instituciones; (c) que ayuden a los miembros de los pueblos interesados a eli104

Convenio 169 de la OIT

minar las diferencias socioeconómicas que puedan existir entre los miembros indígenas y los demás miembros de la comunidad nacional, de una manera compatible con sus aspiraciones y formas de vida. Artículo 3 1. Los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación. Las disposiciones de este Convenio se aplicarán sin discriminación a los hombres y mujeres de esos pueblos. 2. No deberá emplearse ninguna forma de fuerza o de coerción que viole los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos interesados, incluidos los derechos contenidos en el presente Convenio. Artículo 4 1. Deberán adoptarse las medidas especiales que se precisen para salvaguardar las personas, las instituciones, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los pueblos interesados. 2. Tales medidas especiales no deberán ser contrarias a los deseos expresados libremente por los pueblos interesados. 3. El goce sin discriminación de los derechos generales de ciudadanía no deberá sufrir menoscabo alguno como consecuencia de tales medidas especiales. Artículo 5 Al aplicar las disposiciones del presente Convenio: (a) deberán reconocerse y protegerse los valores y prácticas sociales, culturales, religiosos y espirituales propios de dichos pueblos y deberá tomarse debidamente en consideración la índole de los problemas que se les plantean tanto colectiva como individualmente; (b) deberá respetarse la integridad de los valores, prácticas e instituciones de esos pueblos; (c) deberán adoptarse, con la participación y cooperación de los pueblos interesados, medidas encaminadas a allanar las dificul105


Anexo 3

tades que experimenten dichos pueblos al afrontar nuevas condiciones de vida y de trabajo. Artículo 6 1. Al aplicar las disposiciones del presente Convenio, los gobiernos deberán: (a) consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente; (b) establecer los medios a través de los cuales los pueblos interesados puedan participar libremente, por lo menos en la misma medida que otros sectores de la población, y a todos los niveles en la adopción de decisiones en instituciones electivas y organismos administrativos y de otra índole responsables de políticas y programas que les conciernan; (c) establecer los medios para el pleno desarrollo de las instituciones e iniciativas de esos pueblos, y en los casos apropiados proporcionar los recursos necesarios para este fin. 2. Las consultas llevadas a cabo en aplicación de este Convenio deberán efectuarse de buena fe y de una manera apropiada a las circunstancias, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas. Artículo 7 1. Los pueblos interesados deberán tener el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. Además, dichos pueblos deberán participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente. 2. El mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo y del 106

Convenio 169 de la OIT

nivel de salud y educación de los pueblos interesados, con su participación y cooperación, deberá ser prioritario en los planes de desarrollo económico global de las regiones donde habitan. Los proyectos especiales de desarrollo para estas regiones deberán también elaborarse de modo que promuevan dicho mejoramiento. 3. Los gobiernos deberán velar por que, siempre que haya lugar, se efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las actividades de desarrollo previstas puedan tener sobre esos pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser considerados como criterios fundamentales para la ejecución de las actividades mencionadas. 4. Los gobiernos deberán tomar medidas, en cooperación con los pueblos interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habitan. Artículo 8 1. Al aplicar la legislación nacional a los pueblos interesados deberán tomarse debidamente en consideración sus costumbres o su derecho consuetudinario. 2. Dichos pueblos deberán tener el derecho de conservar sus costumbres e instituciones propias, siempre que éstas no sean incompatibles con los derechos fundamentales definidos por el sistema jurídico nacional ni con los derechos humanos internacionalmente reconocidos. Siempre que sea necesario, deberán establecerse procedimientos para solucionar los conflictos que puedan surgir en la aplicación de este principio. 3. La aplicación de los párrafos 1 y 2 de este artículo no deberá impedir a los miembros de dichos pueblos ejercer los derechos reconocidos a todos los ciudadanos del país y asumir las obligaciones correspondientes. Artículo 9 1. En la medida en que ello sea compatible con el sistema jurídico 107


Anexo 3

nacional y con los derechos humanos internacionalmente reconocidos, deberán respetarse los métodos a los que los pueblos interesados recurren tradicionalmente para la represión de los delitos cometidos por sus miembros. 2. Las autoridades y los tribunales llamados a pronunciarse sobre cuestiones penales deberán tener en cuenta las costumbres de dichos pueblos en la materia. Artículo 10 1. Cuando se impongan sanciones penales previstas por la legislación general a miembros de dichos pueblos deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales. 2. Deberá darse la preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento. Artículo 11 La ley deberá prohibir y sancionar la imposición a miembros de los pueblos interesados de servicios personales obligatorios de cualquier índole, remunerados o no, excepto en los casos previstos por la ley para todos los ciudadanos. Artículo 12 Los pueblos interesados deberán tener protección contra la violación de sus derechos, y poder iniciar procedimientos legales, sea personalmente o bien por conducto de sus organismos representativos, para asegurar el respeto efectivo de tales derechos. Deberán tomarse medidas para garantizar que los miembros de dichos pueblos puedan comprender y hacerse comprender en procedimientos legales, facilitándoles, si fuere necesario, intérpretes u otros medios eficaces. Parte II. Tierras Artículo 13 1. Al aplicar las disposiciones de esta parte del Convenio, los gobiernos deberán respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su 108

Convenio 169 de la OIT

relación con las tierras o territorios, o con ambos, según los casos, que ocupan o utilizan de alguna otra manera, y en particular los aspectos colectivos de esa relación. 2. La utilización del término tierras en los artículos 15 y 16 deberá incluir el concepto de territorios, lo que cubre la totalidad del hábitat de las regiones que los pueblos interesados ocupan o utilizan de alguna otra manera. Artículo 14 1. Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. A este respecto, deberá prestarse particular atención a la situación de los pueblos nómadas y de los agricultores itinerantes. 2. Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que los pueblos interesados ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión. 3. Deberán instituirse procedimientos adecuados en el marco del sistema jurídico nacional para solucionar las reivindicaciones de tierras formuladas por los pueblos interesados. Artículo 15 1. Los derechos de los pueblos interesados a los recursos naturales existentes en sus tierras deberán protegerse especialmente. Estos derechos comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización, administración y conservación de dichos recursos. 2. En caso de que pertenezca al Estado la propiedad de los minerales o de los recursos del subsuelo, o tenga derechos sobre otros recursos existentes en las tierras, los gobiernos deberán establecer o mantener procedimientos con miras a consultar a los 109


Anexo 3

pueblos interesados, a fin de determinar si los intereses de esos pueblos serían perjudicados, y en qué medida, antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras. Los pueblos interesados deberán participar siempre que sea posible en los beneficios que reporten tales actividades, y percibir una indemnización equitativa por cualquier daño que puedan sufrir como resultado de esas actividades. Artículo 16 1. A reserva de lo dispuesto en los párrafos siguientes de este artículo, los pueblos interesados no deberán ser trasladados de las tierras que ocupan. 2. Cuando excepcionalmente el traslado y la reubicación de esos pueblos se consideren necesarios, sólo deberán efectuarse con su consentimiento, dado libremente y con pleno conocimiento de causa. Cuando no pueda obtenerse su consentimiento, el traslado y la reubicación sólo deberá tener lugar al término de procedimientos adecuados establecidos por la legislación nacional, incluidas encuestas públicas, cuando haya lugar, en que los pueblos interesados tengan la posibilidad de estar efectivamente representados. 3. Siempre que sea posible, estos pueblos deberán tener el derecho de regresar a sus tierras tradicionales en cuanto dejen de existir la causas que motivaron su traslado y reubicación. 4. Cuando el retorno no sea posible, tal como se determine por acuerdo o, en ausencia de tales acuerdos, por medio de procedimientos adecuados, dichos pueblos deberán recibir, en todos los casos posibles, tierras cuya calidad y cuyo estatuto jurídico sean por lo menos iguales a los de las tierras que ocupaban anteriormente, y que les permitan subvenir a sus necesidades y garantizar su desarrollo futuro. Cuando los pueblos interesados prefieran recibir una indemnización en dinero o en especie, deberá concedérseles dicha indemnización, con las garantías apropiadas. 110

Convenio 169 de la OIT

5. Deberá indemnizarse plenamente a las personas trasladadas y reubicadas por cualquier pérdida o daño que hayan sufrido como consecuencia de su desplazamiento. Artículo 17 1. Deberán respetarse las modalidades de transmisión de los derechos sobre la tierra entre los miembros de los pueblos interesados establecidas por dichos pueblos. 2. Deberá consultarse a los pueblos interesados siempre que se considere su capacidad de enajenar sus tierras o de transmitir de otra forma sus derechos sobre estas tierras fuera de su comunidad. 3. Deberá impedirse que personas extrañas a esos pueblos puedan aprovecharse de las costumbres de esos pueblos o de su desconocimiento de las leyes por parte de sus miembros para arrogarse la propiedad, la posesión o el uso de las tierras pertenecientes a ellos. Artículo 18 La ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones. Artículo 19 Los programas agrarios nacionales deberán garantizar a los pueblos interesados condiciones equivalentes a las que disfruten otros sectores de la población, a los efectos de: (a) la asignación de tierras adicionales a dichos pueblos cuando las tierras de que dispongan sean insuficientes para garantizarles los elementos de una existencia normal o para hacer frente a su posible crecimiento numérico; (b) el otorgamiento de los medios necesarios para el desarrollo de las tierras que dichos pueblos ya poseen. 111


Anexo 3

Parte III. Contratación y Condiciones de Empleo Artículo 20 1. Los gobiernos deberán adoptar, en el marco de su legislación nacional y en cooperación con los pueblos interesados, medidas especiales para garantizar a los trabajadores pertenecientes a esos pueblos una protección eficaz en materia de contratación y condiciones de empleo, en la medida en que no estén protegidos eficazmente por la legislación aplicable a los trabajadores en general. 2. Los gobiernos deberán hacer cuanto esté en su poder por evitar cualquier discriminación entre los trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados y los demás trabajadores, especialmente en lo relativo a: (a) acceso al empleo, incluidos los empleos calificados y las medidas de promoción y de ascenso; (b) remuneración igual por trabajo de igual valor; (c) asistencia médica y social, seguridad e higiene en el trabajo, todas las prestaciones de seguridad social y demás prestaciones derivadas del empleo, así como la vivienda; (d) derecho de asociación, derecho a dedicarse libremente a todas las actividades sindicales para fines lícitos, y derecho a concluir convenios colectivos con empleadores o con organizaciones de empleadores. 3. Las medidas adoptadas deberán en particular garantizar que: (a) los trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados, incluidos los trabajadores estacionales, eventuales y migrantes empleados en la agricultura o en otras actividades, así como los empleados por contratistas de mano de obra, gocen de la protección que confieren la legislación y la práctica nacionales a otros trabajadores de estas categorías en los mismos sectores, y sean plenamente informados de sus derechos con arreglo a la legislación laboral y de los recursos de que disponen; (b) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos no estén sometidos a condiciones de trabajo peligrosas para su salud, en 112

Convenio 169 de la OIT

particular como consecuencia de su exposición a plaguicidas o a otras sustancias tóxicas; (c) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos no estén sujetos a sistemas de contratación coercitivos, incluidas todas las formas de servidumbre por deudas; (d) los trabajadores pertenecientes a estos pueblos gocen de igualdad de oportunidades y de trato para hombres y mujeres en el empleo y de protección contra el hostigamiento sexual. 4. Deberá prestarse especial atención a la creación de servicios adecuados de inspección del trabajo en las regiones donde ejerzan actividades asalariadas trabajadores pertenecientes a los pueblos interesados, a fin de garantizar el cumplimiento de las disposiciones de esta parte del presente Convenio. Parte IV. Formación Profesional, Artesanía e Industrias Rurales Artículo 21 Los miembros de los pueblos interesados deberán poder disponer de medios de formación profesional por lo menos iguales a los de los demás ciudadanos. Artículo 22 1. Deberán tomarse medidas para promover la participación voluntaria de miembros de los pueblos interesados en programas de formación profesional de aplicación general. 2. Cuando los programas de formación profesional de aplicación general existentes no respondan a las necesidades especiales de los pueblos interesados, los gobiernos deberán asegurar, con la participación de dichos pueblos, que se pongan a su disposición programas y medios especiales de formación. 3. Estos programas especiales de formación deberán basarse en el entorno económico, las condiciones sociales y culturales y las necesidades concretas de los pueblos interesados. Todo estudio a este respecto deberá realizarse en cooperación con esos pueblos, los cuales deberán ser consultados sobre la organización y 113


Anexo 3

el funcionamiento de tales programas. Cuando sea posible, esos pueblos deberán asumir progresivamente la responsabilidad de la organización y el funcionamiento de tales programas especiales de formación, si así lo deciden. Artículo 23 1. La artesanía, las industrias rurales y comunitarias y las actividades tradicionales y relacionadas con la economía de subsistencia de los pueblos interesados, como la caza, la pesca, la caza con trampas y la recolección, deberán reconocerse como factores importantes del mantenimiento de su cultura y de su autosuficiencia y desarrollo económicos. Con la participación de esos pueblos, y siempre que haya lugar, los gobiernos deberán velar por que se fortalezcan y fomenten dichas actividades. 2. A petición de los pueblos interesados, deberá facilitárseles, cuando sea posible, una asistencia técnica y financiera apropiada que tenga en cuenta las técnicas tradicionales y las características culturales de esos pueblos y la importancia de un desarrollo sostenido y equitativo. Parte V. Seguridad Social y Salud Artículo 24 Los regímenes de seguridad social deberán extenderse progresivamente a los pueblos interesados y aplicárseles sin discriminación alguna. Artículo 25 1. Los gobiernos deberán velar por que se pongan a disposición de los pueblos interesados servicios de salud adecuados o proporcionar a dichos pueblos los medios que les permitan organizar y prestar tales servicios bajo su propia responsabilidad y control, a fin de que puedan gozar del máximo nivel posible de salud física y mental. 2. Los servicios de salud deberán organizarse, en la medida de lo posible, a nivel comunitario. Estos servicios deberán planearse y 114

Convenio 169 de la OIT

administrarse en cooperación con los pueblos interesados y tener en cuenta sus condiciones económicas, geográficas, sociales y culturales, así como sus métodos de prevención, prácticas curativas y medicamentos tradicionales. 3. El sistema de asistencia sanitaria deberá dar la preferencia a la formación y al empleo de personal sanitario de la comunidad local y centrarse en los cuidados primarios de salud, manteniendo al mismo tiempo estrechos vínculos con los demás niveles de asistencia sanitaria. 4. La prestación de tales servicios de salud deberá coordinarse con las demás medidas sociales, económicas y culturales que se tomen en el país. Parte VI. Educación y Medios de Comunicación Artículo 26 Deberán adoptarse medidas para garantizar a los miembros de los pueblos interesados la posibilidad de adquirir una educación a todos los niveles, por lo menos en pie de igualdad con el resto de la comunidad nacional. Artículo 27 1. Los programas y los servicios de educación destinados a los pueblos interesados deberán desarrollarse y aplicarse en cooperación con éstos a fin de responder a sus necesidades particulares, y deberán abarcar su historia, sus conocimientos y técnicas, sus sistemas de valores y todas sus demás aspiraciones sociales, económicas y culturales. 2. La autoridad competente deberá asegurar la formación de miembros de estos pueblos y su participación en la formulación y ejecución de programas de educación, con miras a transferir progresivamente a dichos pueblos la responsabilidad de la realización de esos programas, cuando haya lugar. 3. Además, los gobiernos deberán reconocer el derecho de esos pueblos a crear sus propias instituciones y medios de educación, 115


Anexo 3

siempre que tales instituciones satisfagan las normas mínimas establecidas por la autoridad competente en consulta con esos pueblos. Deberán facilitárseles recursos apropiados con tal fin. Artículo 28 1. Siempre que sea viable, deberá enseñarse a los niños de los pueblos interesados a leer y a escribir en su propia lengua indígena o en la lengua que más comúnmente se hable en el grupo a que pertenezcan. Cuando ello no sea viable, las autoridades competentes deberán celebrar consultas con esos pueblos con miras a la adopción de medidas que permitan alcanzar este objetivo. 2. Deberán tomarse medidas adecuadas para asegurar que esos pueblos tengan la oportunidad de llegar a dominar la lengua nacional o una de las lenguas oficiales del país. 3. Deberán adoptarse disposiciones para preservar las lenguas indígenas de los pueblos interesados y promover el desarrollo y la práctica de las mismas. Artículo 29 Un objetivo de la educación de los niños de los pueblos interesados deberá ser impartirles conocimientos generales y aptitudes que les ayuden a participar plenamente y en pie de igualdad en la vida de su propia comunidad y en la de la comunidad nacional. Artículo 30 1. Los gobiernos deberán adoptar medidas acordes a las tradiciones y culturas de los pueblos interesados, a fin de darles a conocer sus derechos y obligaciones, especialmente en lo que atañe al trabajo, a las posibilidades económicas, a las cuestiones de educación y salud, a los servicios sociales y a los derechos dimanantes del presente Convenio. 2. A tal fin, deberá recurrirse, si fuere necesario, a traducciones escritas y a la utilización de los medios de comunicación de masas en las lenguas de dichos pueblos. Artículo 31 Deberán adoptarse medidas de carácter educativo en todos los 116

Convenio 169 de la OIT

sectores de la comunidad nacional, y especialmente en los que estén en contacto más directo con los pueblos interesados, con objeto de eliminar los prejuicios que pudieran tener con respecto a esos pueblos. A tal fin, deberán hacerse esfuerzos por asegurar que los libros de historia y demás material didáctico ofrezcan una descripción equitativa, exacta e instructiva de las sociedades y culturas de los pueblos interesados. Parte VII. Contactos y Cooperación a Través de las Fronteras Artículo 32 Los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas, incluso por medio de acuerdos internacionales, para facilitar los contactos y la cooperación entre pueblos indígenas y tribales a través de las fronteras, incluidas las actividades en las esferas económica, social, cultural, espiritual y del medio ambiente. Parte VIII. Administración Artículo 33 1. La autoridad gubernamental responsable de las cuestiones que abarca el presente Convenio deberá asegurarse de que existen instituciones u otros mecanismos apropiados para administrar los programas que afecten a los pueblos interesados, y de que tales instituciones o mecanismos disponen de los medios necesarios para el cabal desempeño de sus funciones. 2. Tales programas deberán incluir: (a) la planificación, coordinación, ejecución y evaluación, en cooperación con los pueblos interesados, de las medidas previstas en el presente Convenio; (b) la proposición de medidas legislativas y de otra índole a las autoridades competentes y el control de la aplicación de las medidas adoptadas en cooperación con los pueblos interesados. 117


Anexo 3

Parte IX. Disposiciones Generales Artículo 34 La naturaleza y el alcance de las medidas que se adopten para dar efecto al presente Convenio deberán determinarse con flexibilidad, teniendo en cuenta las condiciones propias de cada país. Artículo 35 La aplicación de las disposiciones del presente Convenio no deberá menoscabar los derechos y las ventajas garantizados a los pueblos interesados en virtud de otros convenios y recomendaciones, instrumentos internacionales, tratados, o leyes, laudos, costumbres o acuerdos nacionales. Parte X. Disposiciones Finales Artículo 36 Este Convenio revisa el Convenio sobre poblaciones indígenas y tribales, 1957. Artículo 37 Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. Artículo 38 1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General. 2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General. 3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación. Artículo 39 1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración de un período de diez años, a partir de 118

Convenio 169 de la OIT

la fecha en que se haya puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado. 2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año después de la expiración del período de diez años mencionado en el p��rrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones previstas en este artículo. Artículo 40 1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros de la Organización. 2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio. Artículo 41 El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes. Artículo 42 Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial. 119


Anexo 3

Artículo 43 1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga disposiciones en contrario: (a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones contenidas en el artículo 39, siempre que el nuevo convenio revisor haya entrado en vigor; (b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros. 2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio revisor. Artículo 44 Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente auténticas

120

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas La Asamblea General, Guiada_ por los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y la buena fe en el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados de conformidad con la Carta, Afirmando que los pueblos indígenas son iguales a todos los demás pueblos y reconociendo al mismo tiempo el derecho de todos los pueblos a ser diferentes, a considerarse a sí mismos diferentes y a ser respetados como tales, Afirmando también_ que todos los pueblos contribuyen a la diversidad y riqueza de las civilizaciones y culturas, que constituyen el patrimonio común de la humanidad, Afirmando además que todas las doctrinas, políticas y prácticas basadas en la superioridad de determinados pueblos o individuos o que la propugnan aduciendo razones de origen nacional o diferencias raciales, religiosas, étnicas o culturales son racistas, científicamente falsas, jurídicamente inválidas, moralmente condenables y socialmente injustas, Reafirmando que, en el ejercicio de sus derechos, los pueblos indígenas deben estar libres de toda forma de discriminación, Preocupada por el hecho de que los pueblos indígenas han 121


Anexo 4

sufrido injusticias históricas como resultado, entre otras cosas, de la colonización y de haber sido desposeídos de sus tierras, territorios y recursos, lo que les ha impedido ejercer, en particular, su derecho al desarrollo de conformidad con sus propias necesidades e intereses, Reconociendo la urgente necesidad de respetar y promover los derechos intrínsecos de los pueblos indígenas, que derivan de sus estructuras políticas, económicas y sociales y de sus culturas, de sus tradiciones espirituales, de su historia y de su filosofía, especialmente los derechos a sus tierras, territorios y recursos, Reconociendo también la urgente necesidad de respetar y promover los derechos de los pueblos indígenas afirmados en tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos con los Estados, Celebrando_ que los pueblos indígenas se estén organizando para promover su desarrollo político, económico, social y cultural y para poner fin a todas las formas de discriminación y opresión dondequiera que ocurran, Convencida de que si los pueblos indígenas controlan los acontecimientos que los afecten a ellos y a sus tierras, territorios y recursos podrán mantener y reforzar sus instituciones, culturas y tradiciones y promover su desarrollo de acuerdo con sus aspiraciones y necesidades, Reconociendo que el respeto de los conocimientos, las culturas y las prácticas tradicionales indígenas contribuye al desarrollo sostenible y equitativo y a la ordenación adecuada del medio ambiente, Destacando la contribución de la desmilitarización de las tierras y territorios de los pueblos indígenas a la paz, el progreso y el desarrollo económicos y sociales, la comprensión y las relaciones de amistad entre las naciones y los pueblos del mundo, Reconociendo en particular el derecho de las familias y comunidades indígenas a seguir compartiendo la responsabilidad por la crianza, la formación, la educación y el bienestar de sus 122

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

hijos, en consonancia con los derechos del niño, Considerando que los derechos afirmados en los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos entre los Estados y los pueblos indígenas son, en algunas situaciones, asuntos de preocupación, interés, responsabilidad y carácter internacional, Considerando también que los tratados, acuerdos y demás arreglos constructivos, y las relaciones que representan, sirven de base para el fortalecimiento de la asociación entre los pueblos indígenas y los Estados, Reconociendo que la Carta de las Naciones Unidas, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales2 y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos2, así como la Declaración y el Programa de Acción de Viena3 afirman la importancia fundamental del derecho de todos los pueblos a la libre determinación, en virtud del cual éstos determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural, Teniendo presente que nada de lo contenido en la presente Declaración podrá utilizarse para negar a ningún pueblo su derecho a la libre determinación, ejercido de conformidad con el derecho internacional, Convencida de que el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas en la presente Declaración fomentará las relaciones armoniosas y de cooperación entre los Estados y los pueblos indígenas, basadas en los principios de la justicia, la democracia, el respeto de los derechos humanos, la no discriminación y la buena fe, Alentando a los Estados a que respeten y cumplan eficazmente todas sus obligaciones para con los pueblos indígenas dimanantes de los instrumentos internacionales, en particular las relativas a los 2 Véase la resolución 2200 A (XXI), anexo. 3 A/ CONF.157/24 (Part I), cap. III. derechos humanos, en consulta y cooperación con los pueblos interesados, 123


Anexo 4

Destacando que corresponde a las Naciones Unidas desempeñar un papel importante y continuo de promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas, Estimando que la presente Declaración constituye un nuevo paso importante hacia el reconocimiento, la promoción y la protección de los derechos y las libertades de los pueblos indígenas y en el desarrollo de actividades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas en esta esfera, Reconociendo y reafirmando que los indígenas tienen sin discriminación todos los derechos humanos reconocidos en el derecho internacional, y que los pueblos indígenas poseen derechos colectivos que son indispensables para su existencia, bienestar y desarrollo integral como pueblos, Reconociendo que la situación de los pueblos indígenas varía de región en región y de país a país y que se debe tener en cuenta la significación de las particularidades nacionales y regionales y de las diversas tradiciones históricas y culturales, Proclama solemnemente la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, cuyo texto figura a continuación, como ideal común que debe perseguirse en un espíritu de solidaridad y respeto mutuo: Artículo 1 Los indígenas tienen derecho, como pueblos o como individuos, al disfrute pleno de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos 4 y las normas internacionales de derechos humanos. Artículo 2 Los pueblos y los individuos indígenas son libres e iguales a todos los demás pueblos y personas y tienen derecho a no ser objeto de ningún tipo de discriminación en el ejercicio de sus derechos, en particular la fundada en su origen o identidad indígenas. (4 Resolución 217 A (III)). 124

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

Artículo 3 Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural. Artículo 4 Los pueblos indígenas, en ejercicio de su derecho a la libre determinación, tienen derecho a la autonomía o al autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales, así como a disponer de medios para financiar sus funciones autónomas. Artículo 5 Los pueblos indígenas tienen derecho a conservar y reforzar sus propias instituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales, manteniendo a la vez su derecho a participar plenamente, si lo desean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado. Artículo 6 Toda persona indígena tiene derecho a una nacionalidad. Artículo 7 1. Las personas indígenas tienen derecho a la vida, la integridad física y mental, la libertad y la seguridad de la persona. 2. Los pueblos indígenas tienen el derecho colectivo a vivir en libertad, paz y seguridad como pueblos distintos y no serán sometidos a ningún acto de genocidio ni a ningún otro acto de violencia, incluido el traslado forzado de niños del grupo a otro grupo. Artículo 8 1. Los pueblos y los individuos indígenas tienen derecho a no ser sometidos a una asimilación forzada ni a la destrucción de su cultura. 2. Los Estados establecerán mecanismos eficaces para la prevención y el resarcimiento de: a) Todo acto que tenga por objeto o consecuencia privarlos de su 125


Anexo 4

integridad como pueblos distintos o de sus valores culturales o su identidad étnica; b) Todo acto que tenga por objeto o consecuencia desposeerlos de sus tierras, territorios o recursos; c) Toda forma de traslado forzado de población que tenga por objeto o consecuencia la violación o el menoscabo de cualquiera de sus derechos; d) Toda forma de asimilación o integración forzada; e) Toda forma de propaganda que tenga como fin promover o incitar a la discriminación racial o étnica dirigida contra ellos. Artículo 9 Los pueblos y los individuos indígenas tienen derecho a pertenecer a una comunidad o nación indígena, de conformidad con las tradiciones y costumbres de la comunidad o nación de que se trate. Del ejercicio de ese derecho no puede resultar discriminación de ningún tipo. Artículo 10 Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios. No se procederá a ningún traslado sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas interesados, ni sin un acuerdo previo sobre una indemnización justa y equitativa y, siempre que sea posible, la opción del regreso. Artículo 11 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a practicar y revitalizar sus tradiciones y costumbres culturales. Ello incluye el derecho a mantener, proteger y desarrollar las manifestaciones pasadas, presentes y futuras de sus culturas, como lugares arqueológicos e históricos, objetos, diseños, ceremonias, tecnologías, artes visuales e interpretativas y literaturas. 2. Los Estados proporcionarán reparación por medio de mecanismos eficaces, que podrán incluir la restitución, establecidos conjuntamente con los pueblos indígenas, respecto de los bienes culturales, intelectuales, religiosos y espirituales de que hayan 126

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

sido privados sin su consentimiento libre, previo e informado o en violación de sus leyes, tradiciones y costumbres. Artículo 12 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a manifestar, practicar, desarrollar y enseñar sus tradiciones, costumbres y ceremonias espirituales y religiosas; a mantener y proteger sus lugares religiosos y culturales y a acceder a ellos privadamente; a utilizar y controlar sus objetos de culto, y a obtener la repatriación de sus restos humanos. 2. Los Estados procurarán facilitar el acceso y/o la repatriación de objetos de culto y de restos humanos que posean mediante mecanismos justos, transparentes y eficaces establecidos conjuntamente con los pueblos indígenas interesados. Artículo 13 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a revitalizar, utilizar, fomentar y transmitir a las generaciones futuras sus historias, idiomas, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literaturas, y a atribuir nombres a sus comunidades, lugares y personas, así como a mantenerlos. 2. Los Estados adoptarán medidas eficaces para asegurar la protección de ese derecho y también para asegurar que los pueblos indígenas puedan entender y hacerse entender en las actuaciones políticas, jurídicas y administrativas, proporcionando para ello, cuando sea necesario, servicios de interpretación u otros medios adecuados. Artículo 14 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a establecer y controlar sus sistemas e instituciones docentes que impartan educación en sus propios idiomas, en consonancia con sus métodos culturales de enseñanza y aprendizaje. 2. Los indígenas, en particular los niños, tienen derecho a todos los niveles y formas de educación del Estado sin discriminación. 3. Los Estados adoptarán medidas eficaces, conjuntamente con 127


Anexo 4

los pueblos indígenas, para que las personas indígenas, en particular los niños, incluidos los que viven fuera de sus comunidades, tengan acceso, cuando sea posible, a la educación en su propia cultura y en su propio idioma. Artículo 15 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a que la dignidad y diversidad de sus culturas, tradiciones, historias y aspiraciones queden debidamente reflejadas en la educación y la información pública. 2. Los Estados adoptarán medidas eficaces, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas interesados, para combatir los prejuicios y eliminar la discriminación y promover la tolerancia, la comprensión y las buenas relaciones entre los pueblos indígenas y todos los demás sectores de la sociedad. Artículo 16 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a establecer sus propios medios de información en sus propios idiomas y a acceder a todos los demás medios de información no indígenas sin discriminación. 2. Los Estados adoptarán medidas eficaces para asegurar que los medios de información públicos reflejen debidamente la diversidad cultural indígena. Los Estados, sin perjuicio de la obligación de asegurar plenamente la libertad de expresión, deberán alentar a los medios de información privados a reflejar debidamente la diversidad cultural indígena. Artículo 17 1. Los individuos y los pueblos indígenas tienen derecho a disfrutar plenamente de todos los derechos establecidos en el derecho laboral internacional y nacional aplicable. 2. Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, tomarán medidas específicas para proteger a los niños indígenas contra la explotación económica y contra todo trabajo que pueda resultar peligroso o interferir en la educación de los niños, o que pueda ser perjudicial para la salud o el desarrollo físico, 128

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

mental, espiritual, moral o social de los niños, teniendo en cuenta su especial vulnerabilidad y la importancia de la educación para empoderarlos. 3. Las personas indígenas tienen derecho a no ser sometidas a condiciones discriminatorias de trabajo y, entre otras cosas, de empleo o salario. Artículo 18 Los pueblos indígenas tienen derecho a participar en la adopción de decisiones en las cuestiones que afecten a sus derechos, por conducto de representantes elegidos por ellos de conformidad con sus propios procedimientos, así como a mantener y desarrollar sus propias instituciones de adopción de decisiones. Artículo 19 Los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por medio de sus instituciones representativas antes de adoptar y aplicar medidas legislativas o administrativas que los afecten, a fin de obtener su consentimiento libre, previo e informado. Artículo 20 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y desarrollar sus sistemas o instituciones políticos, económicos y sociales, a disfrutar de forma segura de sus propios medios de subsistencia y desarrollo, y a dedicarse libremente a todas sus actividades económicas tradicionales y de otro tipo. 2. Los pueblos indígenas desposeídos de sus medios de subsistencia y desarrollo tienen derecho a una reparación justa y equitativa. Artículo 21 1. Los pueblos indígenas tienen derecho, sin discriminación, al mejoramiento de sus condiciones económicas y sociales, entre otras esferas, en la educación, el empleo, la capacitación y el readiestramiento profesionales, la vivienda, el saneamiento, la salud y la seguridad social. 129


Anexo 4

2. Los Estados adoptarán medidas eficaces y, cuando proceda, medidas especiales para asegurar el mejoramiento continuo de sus condiciones económicas y sociales. Se prestará particular atención a los derechos y necesidades especiales de los ancianos, las mujeres, los jóvenes, los niños y las personas con discapacidad indígenas. Artículo 22 1. En la aplicación de la presente Declaración se prestará particular atención a los derechos y necesidades especiales de los ancianos, las mujeres, los jóvenes, los niños y las personas con discapacidad indígenas. 2. Los Estados adoptarán medidas, conjuntamente con los pueblos indígenas, para asegurar que las mujeres y los niños indígenas gocen de protección y garantías plenas contra todas las formas de violencia y discriminación. Artículo 23 Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar y a elaborar prioridades y estrategias para el ejercicio de su derecho al desarrollo. En particular, los pueblos indígenas tienen derecho a participar activamente en la elaboración y determinación de los programas de salud, vivienda y demás programas económicos y sociales que les conciernan y, en lo posible, a administrar esos programas mediante sus propias instituciones. Artículo 24 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a sus propias medicinas tradicionales y a mantener sus prácticas de salud, incluida la conservación de sus plantas medicinales, animales y minerales de interés vital. Las personas indígenas también tienen derecho de acceso, sin discriminación alguna, a todos los servicios sociales y de salud. 2. Las personas indígenas tienen igual derecho a disfrutar del nivel más alto posible de salud física y mental. Los Estados tomarán las medidas que sean necesarias para lograr progresivamente 130

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

que este derecho se haga plenamente efectivo. Artículo 25 Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y fortalecer su propia relación espiritual con las tierras, territorios, aguas, mares costeros y otros recursos que tradicionalmente han poseído u ocupado y utilizado y a asumir las responsabilidades que a ese respecto les incumben para con las generaciones venideras. Artículo 26 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a las tierras, territorios y recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o utilizado o adquirido. 2. Los pueblos indígenas tienen derecho a poseer, utilizar, desarrollar y controlar las tierras, territorios y recursos que poseen en razón de la propiedad tradicional u otro tipo tradicional de ocupación o utilización, así como aquellos que hayan adquirido de otra forma. 3. Los Estados asegurarán el reconocimiento y protección jurídicos de esas tierras, territorios y recursos. Dicho reconocimiento respetará debidamente las costumbres, las tradiciones y los sistemas de tenencia de la tierra de los pueblos indígenas de que se trate. Artículo 27 Los Estados establecerán y aplicarán, conjuntamente con los pueblos indígenas pertinentes, un proceso equitativo, independiente, imparcial, abierto y transparente, en el que se reconozcan debidamente las leyes, tradiciones, costumbres y sistemas de tenencia de la tierra de los pueblos indígenas, para reconocer y adjudicar los derechos de los pueblos indígenas en relación con sus tierras, territorios y recursos, comprendidos aquellos que tradicionalmente han poseído u ocupado o utilizado. Los pueblos indígenas tendrán derecho a participar en este proceso. Artículo 28 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a la reparación, por 131


Anexo 4

medios que pueden incluir la restitución o, cuando ello no sea posible, una indemnización justa y equitativa por las tierras, los territorios y los recursos que tradicionalmente hayan poseído u ocupado o utilizado y que hayan sido confiscados, tomados, ocupados, utilizados o dañados sin su consentimiento libre, previo e informado. 2. Salvo que los pueblos interesados hayan convenido libremente en otra cosa, la indemnización consistirá en tierras, territorios y recursos de igual calidad, extensión y condición jurídica o en una indemnización monetaria u otra reparación adecuada. Artículo 29 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a la conservación y protección del medio ambiente y de la capacidad productiva de sus tierras o territorios y recursos. Los Estados deberán establecer y ejecutar programas de asistencia a los pueblos indígenas para asegurar esa conservación y protección, sin discriminación. 2. Los Estados adoptarán medidas eficaces para asegurar que no se almacenen ni eliminen materiales peligrosos en las tierras o territorios de los pueblos indígenas sin su consentimiento libre, previo e informado. 3. Los Estados también adoptarán medidas eficaces para asegurar, según sea necesario, que se apliquen debidamente programas de control, mantenimiento y restablecimiento de la salud de los pueblos indígenas afectados por esos materiales, programas que serán elaborados y ejecutados por esos pueblos. Artículo 30 1. No se desarrollarán actividades militares en las tierras o territorios de los pueblos indígenas, a menos que lo justifique una razón de interés público pertinente o que se haya acordado libremente con los pueblos indígenas interesados, o que éstos lo hayan solicitado. 2. Los Estados celebrarán consultas eficaces con los pueblos indígenas interesados, por los procedimientos apropiados y en par132

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

ticular por medio de sus instituciones representativas, antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares. Artículo 31 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales, sus expresiones culturales tradicionales y las manifestaciones de sus ciencias, tecnologías y culturas, comprendidos los recursos humanos y genéticos, las semillas, las medicinas, el conocimiento de las propiedades de la fauna y la flora, las tradiciones orales, las literaturas, los diseños, los deportes y juegos tradicionales, y las artes visuales e interpretativas. También tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su propiedad intelectual de dicho patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales tradicionales. 2. Conjuntamente con los pueblos indígenas, los Estados adoptarán medidas eficaces para reconocer y proteger el ejercicio de estos derechos. Artículo 32 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar y elaborar las prioridades y estrategias para el desarrollo o la utilización de sus tierras o territorios y otros recursos. 2. Los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por conducto de sus propias instituciones representativas a fin de obtener su consentimiento libre e informado antes de aprobar cualquier proyecto que afecte a sus tierras o territorios y otros recursos, particularmente en relación con el desarrollo, la utilización o la explotación de recursos minerales, hídricos o de otro tipo. 3. Los Estados proveerán mecanismos eficaces para la reparación justa y equitativa por cualquiera de esas actividades, y se adoptarán medidas adecuadas para mitigar las consecuencias nocivas de orden ambiental, económico, social, cultural o espiritual. Artículo 33 133


Anexo 4

1. Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar su propia identidad o pertenencia conforme a sus costumbres y tradiciones. Ello no menoscaba el derecho de las personas indígenas a obtener la ciudadanía de los Estados en que viven. 2. Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar las estructuras y a elegir la composición de sus instituciones de conformidad con sus propios procedimientos. Artículo 34 Los pueblos indígenas tienen derecho a promover, desarrollar y mantener sus estructuras institucionales y sus propias costumbres, espiritualidad, tradiciones, procedimientos, prácticas y, cuando existan, costumbres o sistemas jurídicos, de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos. Artículo 35 Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar las responsabilidades de los individuos para con sus comunidades. Artículo 36 1. Los pueblos indígenas, en particular los que están divididos por fronteras internacionales, tienen derecho a mantener y desarrollar los contactos, las relaciones y la cooperación, incluidas las actividades de carácter espiritual, cultural, político, económico y social, con sus propios miembros, así como con otros pueblos, a través de las fronteras. 2. Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, adoptarán medidas eficaces para facilitar el ejercicio y asegurar la aplicación de este derecho. Artículo 37 1. Los pueblos indígenas tienen derecho a que los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos concertados con los Estados o sus sucesores sean reconocidos, observados y aplicados y a que los Estados acaten y respeten esos tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos. 2. Nada de lo contenido en la presente Declaración se interpretará 134

Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas

en el sentido de que menoscaba o suprime los derechos de los pueblos indígenas que figuren en tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos. Artículo 38 Los Estados, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas, adoptarán las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, para alcanzar los fines de la presente Declaración. Artículo 39 Los pueblos indígenas tienen derecho a recibir asistencia financiera y técnica de los Estados y por conducto de la cooperación internacional para el disfrute de los derechos enunciados en la presente Declaración. Artículo 40 Los pueblos indígenas tienen derecho a procedimientos equitativos y justos para el arreglo de conflictos y controversias con los Estados u otras partes, y a una pronta decisión sobre esas controversias, así como a una reparación efectiva de toda lesión de sus derechos individuales y colectivos. En esas decisiones se tendrán debidamente en consideración las costumbres, las tradiciones, las normas y los sistemas jurídicos de los pueblos indígenas interesados y las normas internacionales de derechos humanos. Artículo 41 Los órganos y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales contribuirán a la plena aplicación de las disposiciones de la presente Declaración mediante la movilización, entre otras cosas, de la cooperación financiera y la asistencia técnica. Se establecerán los medios de asegurar la participación de los pueblos indígenas en relación con los asuntos que les conciernan. Artículo 42 Las Naciones Unidas, sus órganos, incluido el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, y los organismos especializados, incluso a nivel local, así como los Estados, promoverán el respeto y la plena aplicación de las disposiciones de la presente Declaración y velarán por su eficacia. 135


Anexo 4

Artículo 43 Los derechos reconocidos en la presente Declaración constituyen las normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas del mundo. Artículo 44 Todos los derechos y las libertades reconocidos en la presente Declaración se garantizan por igual al hombre y a la mujer indígena. Artículo 45 Nada de lo contenido en la presente Declaración se interpretará en el sentido de que menoscaba o suprime los derechos que los pueblos indígenas tienen en la actualidad o puedan adquirir en el futuro. Artículo 46 1. Nada de lo contenido en la presente Declaración se interpretará en el sentido de que confiere a un Estado, pueblo, grupo o persona derecho alguno a participar en una actividad o realizar un acto contrarios a la Carta de las Naciones Unidas, ni se entenderá en el sentido de que autoriza o alienta acción alguna encaminada a quebrantar o menoscabar, total o parcialmente, la integridad territorial o la unidad política de Estados soberanos e independientes. 2. En el ejercicio de los derechos enunciados en la presente Declaración, se respetarán los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos. El ejercicio de los derechos establecidos en la presente Declaración estará sujeto exclusivamente a las limitaciones determinadas por la ley y con arreglo a las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos. Esas limitaciones no serán discriminatorias y serán sólo las estrictamente necesarias para garantizar el reconocimiento y respeto debidos a los derechos y las libertades de los demás y para satisfacer las justas y más apremiantes necesidades de una sociedad democrática. 3. Las disposiciones enunciadas en la presente Declaración se interpretarán con arreglo a los principios de la justicia, la democracia, el respeto de los derechos humanos, la igualdad, la no discriminación, la buena gobernanza y la buena fe. 136

Fotos

En la marcha del 1° de mayo de 2012, se hacen presentes las trabajoras indígenas del hogar

137


Anexo 5

Fotos

Las trabajadoras del hogar presentes en el encuentro nacional feminista realizado en Zacatecas, 2010

PresentaciĂłn del libro “Entre Murosâ€?, 2010

138

Conferencia de prensa. 1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar, 2012

Reunion de trabajo de la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar al finalizar el 1er Encuentro Nacional de Trabajadoras del Hogar

139


Anexo 5

Fotos

Foto del recuerdo al final del encuentro

En capacitaci贸n con GIMTRAP, 2011

Reunion previa al encuentro nacional de la Red Nacional de Trabajadoras del Hogar, 2011

140

141


Para esta edici贸n se us贸 tipograf铆a Times New Roman 12, 14 y 16 puntos. M茅xico, D.F., agosto 2012


memoria del 1er ENTH