Page 1

C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Ceremonia de Cambio de Portaestandartes 2008

El Viernes 14 de Noviembre, el Colegio El Salvador vivió una de sus ceremonias más significativas. Los alumnos J orge C a ro c a M a r t í n e z , Sebastián Cifuentes Riquelme y Nicolás Rojas Valenzuela, del Cuarto medio A, y Ricardo Armijo Guzmán, Leonardo Escobar Ourcilleòn e Ignacio Gutiérrez Cabello, del Cuarto medio B, entregaban los estandartes de la Patria y del Colegio a sus compañeros de Tercer Año Medio, y con ello comenzaban a señalar su definitivo egreso de esta casa de estudios, que sin duda marcó sus personas para siempre. Esta es su historia. Fe, Razón, Honor y Gloria

1


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Se presentan los alumnos de los Cuartos AĂąos Medios 2008. En ellos se ha pretendido reflejar todo el proceso educativo emprendido por esta Comunidad Educativa. El aĂąo pasado recibieron los estandartes que hoy entregan.

2

Fe, RazĂłn, Honor y Gloria


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Discurso pronunciado por Leonardo Escobar Ourcilleòn en representación de los Cuartos Años Medios

Creo que ha sido provechoso el vivir cuarto medio como si este día jamás llegaría, entrar sabiendo que estos eran nuestros últimos días en el colegio nos resultó a veces desconcertante. Estimado Padre Rector, Padre Humberto Palma Orellana, Comunidad Barnabita, Profesores, Apoderados y Compañeros presentes, muy buenos días. Es difícil saber que después de muchos años juntos ha llegado la hora de separarnos, y que muchos no nos volveremos a ver. Siendo pequeños aún, apenas veíamos al cuarto medio como los alumnos más grandes y que hasta nos daban miedo, y la verdad es que la conciencia de nuestra partida a la universidad sólo se vino a presentar hace un par de años, y vaya que nos trajo dolores de cabeza. Lo que ustedes ven en estos momentos son 70 alumnos, una promoción, pero no siempre ha sido así, incluso hasta mediados de este año, éramos dos cursos y no poco hostiles

Fe, Razón, Honor y Gloria

entre nosotros, lo más rescatable de nuestro paso por el salvador fue la realización del aniversario, que más allá de inmensas estructuras y la obra teatral que si nos significó un gran esfuerzo, lo que jamás olvidaremos será lo que nos convirtió en la generación 50, el proceso de maduración que a muchos le entró a golpes; vivir en carne propia lo que significa entrega por el colegio esta vez como un sentimiento generacional, trabajando codo a codo como uno solo. Esa entrega que nace como consecuencia del especial cariño que siente cada uno por el colegio y que se ha visto manifestado durante toda nuestra vida aquí mismo, como integrantes de la banda de guerra, las selecciones deportivas, aquellos que se destacan por su genialidad en distintas áreas del conocimiento y nuestro trabajo como abanderados del colegio, como los hermanos mayores, de una gran familia, es lo que más atractivo resulta de ser un salvadoreño, quizás porque es lo que nos distingue de entre la masa, lo que no otorgan otros colegios, lo que probablemente algunos nunca tendrán el goce de conocer, lo que simplemente no se puede entender.

3


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Cuartos Medios 2008 No avanzar es retroceder

Somos alumnos Barnabitas, pero llegar a serlos ha sido una experiencia increíblemente enriquecedora. Estamos unidos, seguimos siendo una familia, espero que la comunicación entre esta gran comunidad jamás se agote, porque es ese nuestro capital, lo que nos hace y lo que nos ha hecho grandes. Nos corresponde hoy hacer entrega de la bandera nacional y el estandarte del colegio, para nosotros ha sido una interesante responsabilidad y en parte lo que me ha acercado cada vez más al colegio; estoy seguro de que quienes lo recibirán ahora sabrán mantenerlo alto e incluso elevarlo por los cielos, y nosotros como ex-alumnos tendremos siempre presente lo hermoso que ha sido representar al colegio, y ser parte de él. El orden de las cosas ha sido y siempre será así, el tiempo no deja de transcurrir, el tiempo, una práctica invención de la raza humana, se ha convertido en el ente que se lleva todos nuestros momentos, este grandioso enemigo a quien no 4

podemos dar batalla más que con nuestra memoria, atenta con quitarnos lo más preciado de nuestras vidas, pero está muy lejos de lograrlo porque el salvador estará por siempre presente desde la profundidad de nuestras almas. Este mismo Tiempo nos ha traído en un lánguido viaje a un inevitable final, pero nos vamos con la frente en alto, contentos con nuestro desempeño, ya que estamos seguros de que el arrepentimiento no existe, estamos plenamente concientes de que las oportunidades se dan una vez en la vida, y las supimos aprovechar, hemos gastado bien cada hora vivida, incluso del fracaso hemos sabido aprender, no conozco palabras para expresar lo agradecidos que estamos de haber llegado hasta aquí, sea una casualidad, el destino, Dios, o nuestra propia iniciativa, lo cierto es que ahora somos parte de esta hermosa familia, gracias por las llamadas de atención y por estar ahí para ayudar a levantarnos.

Fe, Razón, Honor y Gloria


C

O

L

E

G

I

O

E

Compañeros, confío en que algunos si mantendremos el contacto, confío en que el sentimiento salvadoreño nos acompañará hasta los últimos días, confío en que partimos hacia una nueva vida con pie derecho, confío en que seremos exitosos y en que daremos lo mejor de nosotros para conseguir el bien de todos.

L

S

A

L

V

A

D

O

R

El colegio es el mismo, pero nosotros envejecemos, y es hora de partir sobrellevaremos nuestros desafíos y triunfaremos siempre buscando ir más allá, siempre avanzando. El colegio es el mismo, pero nosotros envejecemos, y es hora de partir. Todo lo que vimos, probamos y sentimos, lo que aprendimos a querer, y lo que nunca logramos querer, lo que dimos y lo que recibimos, lo que creamos, cambiamos y destruimos, lo que hicimos y lo que dijimos, todo lo que es, lo que fue y lo que será, toda nuestras vidas son parte del salvador. Muchas gracias a nuestros profesores, a nuestras familias, a los “cuñaitos”, a los padres Barnabitas, al Fundador, a quienes nos dejaron: Al querido Señor Orlando Valenzuela, al cariñoso Marcelo Reyes, al esforzado “Torito”. Y por Sobretodo a ti, Colegio el Salvador. Gracias, gracias, gracias. Hasta pronto.

Comunidad Barnabita, gracias por los conocimientos traspasados y por la formación valórica que nos han entregado, nosotros nos comprometemos a hacer de nuestras existencias ejemplos de excelencia, a llenar de orgullo a la comunidad y a demostrar porqué somos los mejores, mañana y en diez años, cada día mejores, es todo gracias a ustedes. Aún nos queda mucho por conocer, y nuestras vidas se abren camino a un sinfín de nuevas experiencias, gracias por prepararnos para este mundo tan exaltado y caótico, tengo fe en que

Fe, Razón, Honor y Gloria

5


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Juramento y Traspaso

Este es el momento culminante de esta ceremonia. La entrega de los Símbolos que los alumnos de Cuarto hacen a los alumnos de los Terceros Medios. El Rector toma juramento a los futuros portadores. Estimados Alumnos, Ustedes han sido llamados de entres sus pares para formar parte de una elite de alumnos que encarnan la esencia de la formación barnabita, cuyos pilares fundamentales son la comunión de fe y ciencia en el servicio a Dios y a los hermanos. Y no me cabe duda de que son dignos de asumir tan insigne tarea. Sin embargo, es mi deber pedir que hagan público su consentimiento de representar a esta Comunidad Educativa, como auténticos embajadores de los valores que ella anuncia, promueve y cultiva. Por lo tanto: ¿Juran anunciar, promover y defender con el testimonio de sus vidas la inteligencia que Dios les ha dado la libertad, la verdad y la justicia entre los hombres? Candidatos: Sí, juro. ¿Juran cultivar el respeto y la solidaridad donde quiera que vayan? Candidatos: Sí Juro. ¿Están dispuestos a trabajar con total dedicación a sus hermanos, disponiéndose a servirles como el Señor nos exige en el Evangelio? Candidatos: Sí, estamos dispuestos. ¿Están dispuestos a llevar sobre sus hombros, con dignidad, nobleza y valor, la herencia que hoy reciben de su compañeros de Cuarto Año Medio? Candidatos: Sí, estamos dispuestos. Ya que han manifestado pública, libre y voluntariamente esta decisión, reciban los estandartes de nuestra Patria y del Colegio El Salvador. Y con la ayuda de Dios, háganlos lucir más todavía. Jorge Félix Caroca Martínez entrega la bandera a Matías César Osorio Araya. Los escoltas Sebastián Felipe Cifuentes Riquelme y Nicolás Ariel Rojas Valenzuela, entregan la banda tricolor a Alvaro Fabián González Olivares y Andrés Nicolás Orellana González.

6

Fe, Razón, Honor y Gloria


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Ricardo Francisco Armijo Guzmán entrega el estandarte a Pablo Ignacio Canales Moya. Los escoltas José Ignacio Gutiérrez Cabello y Leonardo Javier Escobar Ourcilleòn entregan la banda tricolor a Felipe Ignacio Donoso Ñiguez y Luis Felipe Hidalgo Bustamante.

Fe, Razón, Honor y Gloria

7


C

L

U

B

S

E

Q

U

O

I

A

Discurso de Luis Felipe Hidalgo Bustamante en representación de los Terceros Medios

Finalizar una etapa, así como comenzar otra son hechos que más que marcar nuestra memoria, tanto por nuestras capacidades como base para estructurar aquella diversa gama de posibilidades ofrecidas, tanto por nuestras capacidades y por aquello a lo cual somos llamados a servir, esto es lo que se denomina vocación. Hay que llevarla a cabo orientándonos en lo que alguna vez proyectamos, siendo personas con principios de autonomía. Así, considerando realmente que el trabajo realizado con seriedad y compromiso, dentro del desarrollo personal, nunca es vano. Hoy un grupo de alumnos deja nuestros patios, luego de haber concretado una etapa que mayoritariamente comenzó con el esperanzado

8

anhelo de muchos padres. Ellos escogieron, ante todo, dar a sus hijos la preparación para ser hombres de bien, hombres que no se conforman sólo figurando y nada más, sino que con ser los mejores. Hoy, visionarios marcados por la fe barnabita que aflora al momento de mostrar quiénes son realmente, personas las cuales sus horizontes llegan siempre más allá del ocaso, adelantándose a lo que el futuro les depara, obteniendo logros en diversos ámbitos. Es por ello que ahora tenemos la certeza de que están listos para partir, y como compañeros los felicitamos por llegar a esta etapa y deseamos buena suerte en aquello que les espera. Tengan presente y valoren lo aprendido en esta etapa, sabiendo que la educación recibida no termina al salir del aula, sino que está presente en todo momento, y que tú serás encargado de hacerla valer. Nos comprometemos a llevar con la vista en alto estos signos de representación, procurando cumplir esta labor con respeto por todo o que representan. Tomamos también como ejemplo su destacada participación en las actividades de este Colegio, intentando el próximo año no sólo seguir aquellos destacados sucesos, sino intentando añadir es estos nuestro propio sello. Como nuevos líderes naturales del Establecimiento, seguir la tarea de dar ejemplo a las generaciones futuras, es nuestro propósito. No olviden que alguna vez se dijera: “El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños”.

Fe, Razón, Honor y Gloria


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Orientaciones del Padre Rector Si todos hablan bien de ti, significa que estás muerto. Si todos hablan mal de ti, eres un canalla. Pero si unos te odian y otros te siguen, entonces estás haciendo algo interesante, estás vivo. Estimados alumnos, ya conocen al autor de estas palabras: Alejandro Jodorowsky. Pero lo que aún ignoran es cuánto tiempo, ni cuánto sacrificio les llevará provocar con sus acciones tanto la admiración como el desprecio y la distancia. No cometamos la torpeza de pensar que las palabras de Jodorowsky son de fácil comprensión. Detrás de ellas se esconde la sutil invitación a calibrar bien la forma en que nuestras existencias provocan encanto y desencanto. Y en esto se distingue el sabio del necio, el héroe del cobarde y el humilde del arrogante. No basta con tener detractores para concluir que se es fiel a la vocación a que hemos sido llamados, ni tampoco que el aplauso espontáneo es signo del deber cumplido. El hombre de fama ligera y lengua aduladora también, y al igual que el héroe, es objeto de alabanza y rechazo. La diferencia que indica el modo cómo vivir auténticamente expuestos la encontrarán en Cristo. Y mientras ello ocurre, me permito una última reflexión. Hace un año recibieron en sus manos algo que entonces no podían dimensionar. Los estandartes estaban cargados de historias y tradiciones ajenas, es decir, de un peso específico al cual ustedes no habían contribuido. Se los entregamos confiando en que fuesen capaces de escribir en ellos -con original pasión- su propia leyenda, y colmarlos de Fe, Razón, Honor y Gloria

una gloria que ya no f u e s e ajena. Cuando l o s alumnos barnabitas h a c e n esto, la responsabilidad frente a los estandartes aumenta y se siente, y caen en la cuenta de lo que significa vivir como portadores de nuestra identidad. Espero interpretarles si digo que hoy, al devolver estos emblemas, ven en ellos mucho más que un motivo para sentirse satisfechos y orgullosos. En este día podemos leer en ellos la historia escrita por ustedes. Con este gesto de entrega se sella el trabajo de cincuenta generaciones de alumnos. Todos, incluidos varios de sus profesores, nos hemos esforzado en traducir con nuestras obras aquello que distingue al verdadero alumno barnabita: fe, razón, honor y gloria. Para nosotros, la fe es respuesta de un espíritu libre a la entrega de Dios, vivida en el dramatismo de la búsqueda constante, zarandeada por la muerte, el dolor y el propio fracaso, pero ante todo animada por la certeza del amor. No pueden creer en Dios, no pueden ver el rostro de Dios si no existe en ustedes la experiencia de amar, de sufrir, y entregarse a nobles y altos ideales. 9


C

O

L

E

G

I

O

E

Por eso, para un barnabita la fe se juega en el compromiso con el mundo, y especialmente en el diálogo con aquellos que nada poseen, que permanecen siempre en la trastienda del éxito y el desarrollo. Preguntarles qué tan profunda es su fe, es lo mismo que preguntarles qué tan héroes, qué tan valientes, qué tan generosos son. No desconozco los pasos de madurez que han ido dando en este sentido, pero no pueden negarme el derecho de exigirles todavía más. Siempre se puede avanzar un poco más, y lo harán en la medida en que cultiven aquella virtud tan propia de los grandes hombres: humildad. Es humilde quien se reconoce frágil y al mismo tiempo agradece las virtudes con que Dios le ha colmado, pero ante todo quien sirve a sus hermanos menores. Ése es auténtico señor, porque está en camino de ser imagen de Dios. A la fe se suma la razón. Bien sé que para unos ésta no es más que instrumento superior al instinto. Para ustedes, en cambio, la razón es la oportunidad de ser inteligentes, es decir, de mirar el universo y sus misterios y preguntar qué hay más allá de lo evidente. Así entendida, la razón es complemento de la fe, y ésta el alma de aquélla. Pueden prescindir de la fe, pero entonces su comprensión no tendrá la profundidad de los sabios. Para el barnabita, la razón es el medio para arrancar al universo las verdades que explican la propia existencia y la ajena. Sin

10

L

S

A

L

V

A

D

O

R

embargo, el universo no responde a todos, sino solamente a quien sabe formular las preguntas precisas. Aprendan primero a escuchar, y entonces sabrán preguntar. Ustedes vienen de una cultura que no favorece el necesario silencio para escuchar, ni la tranquilidad para contemplar. Vienen de un mundo en que la razón se ha hecho servidora del poder, y por eso la inteligencia no abunda. La razón no está de lado de quien impone las verdades ni quien argumenta mejor, sino de quien ama más. Recuerden las palabras de Juan Pablo II: el mundo escucha a los maestros, pero sigue a los testigos. Si no son testigos del amor, sin duda serán escuchados por la agudeza de sus argumentos, pero no serán seguidos; serán aplaudidos, como se aplaude a los muertos; serán racionales, pero nunca inteligentes. El amor es lo que da a la razón la capacidad de escuchar la verdad, seguir la verdad y morir por la verdad. Sólo el amor es digno de fe. Honor. El honor es aquello que distingue a los justos, da fama a los valientes y viste a los nobles. Y ustedes son nobles, porque noble es Cristo, noble San Pablo y noble San Antonio. Tal condición no nace de la estirpe, ni de la comunión con los poderosos. La nobleza de nuestros alumnos es la defensa de los pobres. Cuando caminen con ellos, caminará con ustedes el verdadero honor; cuando dispongas tu propia persona a la resolución de los problemas que ha de enfrentar la humanidad en las próximas décadas, cuando contribuyas a que menos personas mueran de hambre cada día, cuando luches por un desarrollo más justo, cuando no vendas tus ideales a nadie, entonces el honor será la insignia que anuncie tus pasos.

Fe, Razón, Honor y Gloria


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

Ustedes son los barnabitas que desde hoy llevarán al mundo lo mejor de nuestra verdad. Levanten su espíritu para mirar el horizonte. Allá lejos siempre hay algo mejor de lo que dejan. Por último, es nuestro deseo que en tu casa habite junto al honor la gloria. Ella es el prestigio de Dios, la corona de los mártires, el esplendor de los santos, el alma de los hombres. Pero ustedes no conocerán la gloria hasta el día en que comprendan que no se puede levantar un estandarte sin antes haber renunciado a sí mismo, porque el verdadero estandarte es la propia existencia elevada a lo más alto del servicio. La gloria será tu corona cuando el honor sea tu investidura. Si ahora me preguntan qué tanto han vivido como alumnos barnabitas, puedo decir que han aprendido a caminar. Los alumnos que reciben hoy los estandartes, así como las familias que les acompañan y los profesores que les hemos formado damos fe de su crecimiento, del aprecio que tienen al Colegio y la pasión en la entrega. Reconocemos los méritos y éxitos que ha alcanzado esta promoción, pero también sabemos que no todos corren al mismo ritmo, y no por carecer de virtudes, sino por esa humana debilidad que nos lleva en ocasiones a prestar más oído al egoísmo y la pereza que a la generosidad y nobleza. Y, sin embargo, reconozco que han logrado sabiamente sumar más que restar, entregar más que requerir. Ustedes son los barnabitas que desde hoy llevarán al mundo lo mejor de nuestra verdad. Levanten su espíritu para mirar el horizonte. Allá lejos siempre hay algo mejor de lo que dejan. Recuerden aquel cuento de los ratones, las personas y sus quesos, y dispónganse a conquistar la belleza de sus sueños para que el futuro les pertenezca. Ya no hay más estandartes, desde hoy el estandarte eres tú mismo. Levanten el espíritu para alcanzar la gloria. Vivan como hombres, pero mueran como dioses. Y ustedes, alumnos del Tercer año medio, sepan que reciben una herencia por la que más de alguien ha entregado la vida. Tienen, también sobradas fuerzas y capacidad para crecer hasta la altura de aquellas generaciones que nos enorgullecen. En sus manos, pero sobre todo en sus corazones, es depositado hoy el signo de cuantos somos, creemos y hacemos. Que Fe, Razón, Honor y Gloria

brille en ustedes el espíritu de los barnabitas, para que al igual que sus compañeros egresen de este Colegio como auténtica síntesis de fe y razón, de honor y gloria.

Los alumnos de Cuarto Medio se retiran. Su salida de este patio anuncia el retiro definitivo del Colegio. Han traspasado los símbolos, y con ello la responsabilidad que llevaron durante un año. El pabellón nacional y el estandarte pasearán desde ahora en nuevos brazos ante la comunidad. Los alumnos de Tercero Medio se llevan su nueva, hermosa y difícil responsabilidad.

11


C

O

L

E

G

I

O

E

L

S

A

L

V

A

D

O

R

La Dirección del Colegio agradece a esta Promoción de alumnos que, justo al cumplirse 60 años de presencia Barnabita en Chile, ha sabido escribir una historia que no sólo nos satisface, sino que nos llena de orgullo y nos desafía a seguir educando. A esta generación pertenece un buen número de los deportistas que en la última Olimpíada Barnabita triunfó sobre el Colegio Seminario Conciliar; alumnos que también nos maravillaron con una de las fachadas más

exitosamente en certámenes de conocimiento a nivel regional y nacional, entre otras cosas. Sólo nos resta desearles que Dios retribuya la entrega que han mostrado al Colegio, que el futuro les sea benigno, que vivan hombres y mueran como dioses. Gracias totales.

hermosas de los últimos años, que supieron descubrir y plasmar en la obra Barnabita lo mejor del espíritu de Antonio María Zaccaria y nuestra Congregación, que nos han representado 12

Fe, Razón, Honor y Gloria

Cambio de Portaestandates  

Ceremonia de Cambio de Portaestandartes 2008

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you