Issuu on Google+

La guitarra mágica

Había una vez una pareja de perritos que vivía con sus cachorros en un callejón oscuro y húmedo. Nerón, el machito, salía todos los días en busca de comida para alimentar a su familia, pero ese día no encontró nada para comer, sólo escuchó un ruido extraño. Se asomó por un agujero que había en esa vereda y vio un grillo con una pequeña guitarra cantando: - ¡Soy feliz, soy feliz! El perro, sorprendido no podía creer lo que veía y le preguntó: - ¿Cómo puedes ser feliz si estás en un agujero, mojado y sin comida? El grillo le respondió: - Lo que pasa es que me estoy bañando, mi casa está debajo del árbol más grande de la vereda de enfrente. El perro pensó en lo bueno que sería tener una casa, comida y sobre todo, ser feliz. El grillo, sin que Nerón emitiera sonido le propuso prestarle por una semana la guitarra. Fue tan grande la emoción que sintió al ver la bondad del grillo que, sin darse cuenta, empezó a tocar el instrumento.


Poco a poco, la gente se fue acercando y le dejó algunas monedas porque su ladrido era melodioso. Con esas monedas pudo comprar comida para todos los que vivían en el callejón. Al otro día se levantó temprano y fue a una esquina con su hermosa música. Juan pasó por el lugar, él era el dueño de una enorme mansión donde vivía solo y triste. Cuando escuchó al perro se llenó de felicidad y quiso llevarlo a su casa para que le hiciera compañía. El perro lo acompañó y le contó que tenía esposa y tres cachorritos. El hombre le dijo: - ¡Pueden venir todos a vivir conmigo! Nerón fue rápidamente a buscar a su familia y los llevó a la hermosa casa donde había mucha comida, lugar para jugar, una cucha bien pintada y colchonetas para dormir cómodos. Todo parecía un sueño, pero era realidad. A los tres días apareció en el jardín de la casa, debajo del árbol más grande, el grillo que estaba muy feliz porque ahora vivían todos juntos. Al día siguiente, muy temprano, salieron el grillo y Nerón en busca de alguien para regalarle la guitarra. De pronto apareció un ratón flaco y muy triste. El grillo y el perro se miraron y todo volvió a comenzar… ¡FI N! 3° B


La guitarra mágica