Issuu on Google+

EL QUIJOTE TRANSFORMADO POR SEGUNDO CICLO DE VILLALBA DE LA SIERRA


NUEVO CAPITULO DE D. QUIJOTE DE LA MANCHA Autores: ALICIA Y JONATHAN DON QUIJOTE, EL PESCADOR Y EL TROL Una mañana calurosa y soleada de verano salieron D. Quijote y su escudero Sancho a lomos de sus corceles hacia unos molinos que había en las montañas en busca de nuevas aventuras. Cuando llegaron al río, el cual era caudaloso, largo, con árboles a los lados y piedras por las que cruzar, en él había abundantes peces, se encontraron con un pescador que decía haber visto un trol. El pescador Blas tenía el pelo y los ojos marrones, llevaba guantes y un cinturón. El trol que Blas decía haber visto se llamaba Pepito, era muy feo, gordo y un poco pijo. Llevaba una camiseta a rayas, pantalón rojo, y zapatos marrones. El pescador Blas acompañó a D. Quijote y su escudero a ver los grandes molinos blancos con enormes aspas. Don Quijote los confundió con enormes gigantes dispuestos a atacarles y arremetió sobre ellos a lomos de su corcel Rocinante a toda velocidad. Sancho Panza y Blas le gritaban: ¡que no son gigantes, son molinos de viento! Blas se asustó y salió corriendo dejando solo a Don Quijote herido junto a su escudero Sancho. Sin haberse repuesto de los golpes, apareció el trol Pepito, que intentó luchar con el caballero, pero éste consiguió recuperase y finalmente venció al trol.


NUEVO CAPITULO DE D. QUIJOTE DE LA MANCHA Autores: LOLA E IGNACIO DON QUIJOTE, LOS DUENDES MALIGNOS Y EL OGRO

Una estupenda mañana nevada de invierno salieron D. Quijote y su escudero Sancho a lomos de sus corceles hacia un río que había en el bosque en busca de nuevas aventuras. Cuando llegaron al bosque, el cual era grande, tenebroso, con árboles gigantescos como: robles, encinas y pinos se encontraron con un pastor que decía haber visto un ogro El pastor Felipón tenía un aspecto pobre, llevaba un sombrero con agujeros, una sucia chaqueta y era muy rudo al hablar. El ogro que Felipón decía haber visto se llamaba Igor, era enorme, muy feo, con muchos granos y de color verde. Llevaba un pantalón azul roto, camisa roja de manga corta y zapatos de tela. Cuando Felipón estaba contando a D. Quijote que había visto un ogro, el Hidalgo caballero creyó ver acercarse un grupo de duendes malignos. Felipón le gritaba: ¡mi señor, que es mi rebaño! y D. Quijote exclamó ¡mentira, son duendes malignos!, y de repente las ovejas se abalanzaron sobre D. Quijote pasándole por encima y por suerte no le rompieron ni un diente.


Sin haberse repuesto del golpe, apareció el ogro Igor, y D. Quijote intentó atacarle, pero el ogro le aplastó con sus enormes pies. Entonces Sancho Panza se asustó y corrió a esconderse, pero el ogro consiguió encontrarle y también le aplastó. Finalmente el ogro se fue y D. Quijote y su escudero volvieron a casa magullados y heridos.



El quijote transformado