Page 49

Artículo

Dr. José Adolfo Mares Santos

Director Médico de FraternidadMuprespa en Sevilla.

Análisis médico del concepto de “agravamiento de lesiones previas” en los procesos de accidente de trabajo

El artículo 115.2f del texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social afirma: “Tendrán la consideración de accidentes de trabajo (…) las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente”. Como tal, el párrafo anterior podemos verlo reflejado en múltiples sentencias de los Juzgados de Lo Social en sus distintos estamentos, incluyendo el Tribunal Supremo, existiendo jurisprudencia respecto al anterior enunciado. Vaya por delante de mi opinión sanitaria que el reconocimiento por parte de una Mutua de un accidente de trabajo por entender que existe un agravamiento de lesiones es una decisión muy compleja, donde evidentemente hay que tener en cuenta la patología, el mecanismo de producción, la intensidad de dicho mecanismo, y otros elementos médicos, pero todo ello hay que encajarlo en la legislación actual, y con ello poder llegar a esa decisión final sobre la laboralidad o no de un proceso. Dicho esto, y dado que en este artículo únicamente se trata de hacer un análisis médico de este concepto, vamos a centrarnos en esta parte y en esta perspectiva sanitaria. En el día a día de los médicos que llevamos a cabo tareas asistenciales, existen múltiples puntos negros (o al menos de “escasa visibilidad”) que convierten la afirmación inicial expuesta en este artículo en un auténtico quebradero de cabeza en un gran porcentaje de los casos que son atendidos en nuestras Mutuas.

Graduados Sociales n.º 89 • 2017

Y el motivo básico, a mi modo de ver, es que en pocas situaciones existe una discrepancia de criterio tan relevante entre los conceptos médicos y los conceptos jurídicos y la legislación vigente. Evidentemente, como sanitario que soy, en estas líneas únicamente puedo intentar aclarar y analizar alguno de los criterios médicos que intentamos aplicar en la calificación de procesos que reciben atención médica y que podrían, en algún modo, ser considerados como un agravamiento de una patología previa. El primer gran problema viene determinado porque en la salud de un trabajador no existen las líneas divisorias: la salud es un todo y con una evolución continua, con sus altibajos, con sus lesiones, con sus enfermedades, … Y, evidentemente, son múltiples los factores que influyen sobre ese todo, de forma que intentar argumentar una causa exclusiva para una lesión o enfermedad determinada es, en la gran mayoría de casos, una auténtica utopía. Las distintas sentencias judiciales que nos llegan nos complican un poco más nuestra intención de calificar correctamente determinados procesos. Por ejemplo, en muchos casos consideran que se puede agravar una patología que hasta el momento de su diagnóstico era silente. A los médicos nos cuesta un tanto calificar estos procesos: ¿cómo puedo decir que se ha agravado una patología que previamente no estaba diagnosticada? En la gran mayoría de casos no tendríamos que hablar de un agravamiento, sino de la primera presentación sintomática de una patología que está siguiendo su curso evolutivo habitual. Pongamos algún ejemplo sencillo para entender el razonamiento: una persona

49

Revista Justicia Social nº 89  
Advertisement