Page 44

Artículo

Federico Martínez-James García Graduado Social Colegiado nº 702

(IN) Justicia Social

Tras comentarlo con muchos compañeros (operadores jurídicos) habituales de la Jurisdicción Social, y tras horas de conversaciones en los pasillos y ascensores, creo oportuno proceder a redactar estas líneas de absoluto rechazo a la situación que estamos viviendo los que nos dedicamos a esta jurisdicción tan maravillosa, pero lamentablemente, cada vez más desesperante. Y voy a escribirlo como me sale, sin pararme a corregir, sin pensarlo, porque creo que la indignación se debe apreciar y debe traspasar de la lectura a la acción. Hay que hacer algo, y se ha debido actuar hace años. Empezamos por el abandono y dejadez que la Administración dedica a la obligada Conciliación Previa en el CMAC. Nos han mandado donde menos comunicaciones hay en comparación con lo que era República Argentina, aquí sólo hay un autobús o dos, no lo tengo claro. Pero ni metro ni paradas de taxis cercanas, y las dificultades de aparcamiento son enormes. República Argentina tenía taxis, metro, autobuses, carril bici, aparcamientos públicos … Si hablamos de las fechas de los señalamientos, podemos decir que se citan a las partes incluso a más de 2 meses …. Y si el trabajador decide interponer él mismo su demanda (lo ampara así la Ley) no tiene conocimiento de que tiene 15 días para celebrarse la conciliación, y si transcurre ese plazo sin la celebración de la conciliación aparece el mecanismo fatídico de la caducidad … Señalan tan tarde que nos vemos obligados a dejar presentadas las demandas en el Juzgado de lo Social, con la tarea que eso supone para estos Juzgados ya colapsados de por sí. Para que todo funcione perfectamente en el CMAC hay disponibles 7 despachos ... y a veces ni la mitad (impresionante el esfuerzo de esos letrados y el personal técnico de apoyo). Tendrían que organizar cenas homenajes a los que trabajan en el CMAC cada tres meses para agradecerles lo que soportan.

44

Y para entrar en el Edificio (será inteligente como lo son todos los edificios ahora), tienes que soportar una larga fila de personas que quieren acceder a las instalaciones y hay que presentar el DNI, o la papeleta de conciliación, pero la fila te la tragas, ya vayas en hora o llegues tarde porque no has podido aparcar … Los profesionales a la fila que para eso están. En los edificios de los Juzgados te identificas ante la Guardia Civil como profesional, y entras. Aquí en el CMAC todos son facilidades. Y cuando hemos acabado con el CMAC, hay que poner demanda ante el Juzgado de lo Social … Aquí presentas la demanda y te olvidas hasta del nombre del cliente, en algunos casos pasan meses hasta que te notifican algún Decreto o Diligencia de Ordenación, y si tienes suerte te toca un Juzgado que te señala juicio para un año, y dos, dependiendo del asunto, pero todos tenemos señalamientos ya para el 2020 ... ¿acaso estoy exagerando?. ¿Cómo permite la Administración que a un señor que le han denegado una ayuda, una pensión, o la empresa le adeuda seis o siete nóminas, se señale juicio a tres años? ¿por qué seguimos soportando este retraso desde 2012 que comenzó esta debacle de la calidad de la Justicia? ¿Es Justicia concederle la pensión a un señor que tras tres años de pleitos ya le han embargado el piso? ¿puede un Recurso de Suplicación tardar en elevarse a la Sala más de un año? Podemos poner decenas de ejemplos, y todos los que nos dedicamos a esto los tenemos en nuestros despachos, pero todavía no he visto propuestas efectivas de soluciones al colapso judicial. Esto se llama COLAPSO, y se viene produciendo desde hace años, y ya basta, ya está bien, tenemos que dar solución al ciudadano, al justiciable, pues una Justicia que se retrasa de forma tan alarmante causa más daño que el que se pretende corregir con la demanda.

Graduados Sociales n.º 89 • 2017

Revista Justicia Social nº 89  
Advertisement