Page 33

Artículo La relación obligacional tiene carácter societario, debiendo descartarse todo atisbo acerca de que estemos en presencia de una relación laboral, ni siquiera como concurrente con la societaria o de naturaleza híbrida, porque en otro caso no habría tenido necesidad el legislador de dejar claro que las percepciones periódicas de los socios trabajadores "no tienen la consideración de salario", sino que son anticipos a cuenta de los excedentes de la cooperativa. Los conflictos no basados en la prestación de trabajo o en sus efectos, ni comprometidos sus derechos en cuanto aportante de trabajo y que puedan surgir entre cualquier clase de socio y la cooperativa de trabajo estarán sometidos al orden civil, la competencia para conocer de la reclamación efectuado por el socio trabajador en relación con el reembolso de las aportaciones realizadas no es del orden social, sino del civil, el diferente tratamiento a estos efectos está justificado por la doble condición que el trabajador tiene en la Cooperativa, de carácter mixto, ya que por un lado existe una relación societaria y al mismo tiempo se presta una actividad de trabajo (STS 20/11/2006). Al quedar claramente descartada la naturaleza laboral de la relación existente entre las cooperativas de trabajo asociado y sus socios trabajadores, habrá de llegarse, necesariamente, a la conclusión en el sentido de que cuando el cese o la expulsión de uno de estos socios, con apoyo en motivos disciplinarios, se declara improcedente o indebida por sentencia judicial, el socio expulsado carece de derecho a percibir salarios de tramitación, pues nunca había percibido "salario" en sentido jurídico-laboral. Responsabilidad La responsabilidad de los miembros de una cooperativa se limita a la participación En todo caso no será de aplicación a las Cooperativas de Trabajo Asociado, ni a las Cooperativas de Explotación Comunitaria de la Tierra, ni a los socios trabajadores que las integran, las normas sobre cotización y prestaciones del Fondo de Garantía Salarial en el capital social, se haya desembolsado o no. Admisión de nuevos socios En las cooperativas de trabajo asociado, de encontrarse recogido en los Estatutos, la admisión, de un nuevo socio lo será en periodo de prueba. Con las siguientes características: 1. No excederá de seis meses. 2. Será fijado por el Consejo Rector. 3. Podrá ampliarse hasta dieciocho meses, para aquellos puestos de trabajo que fije el Consejo Rector.

Graduados Sociales n.º 89 • 2017

4. Derechos y obligaciones durante el período de prueba. Serán los mismos que los socios con las siguientes peculiaridades: a) Podrán resolver la relación por libre decisión unilateral, facultad que también se reconoce al Consejo Rector. b) No podrán ser elegidos para los cargos de los órganos de la sociedad. c) No podrán votar, en la Asamblea General, punto alguno que les afecte personal y directamente. d) No estarán obligados ni facultados para hacer aportaciones al capital social ni para desembolsar la cuota de ingreso. e) No les alcanzará la imputación de pérdidas que se produzcan en la cooperativa durante el período de prueba, ni tendrán derecho al retorno cooperativo. Acceso de los trabajadores asalariados a socios Los Estatutos podrán fijar el procedimiento por el que los trabajadores asalariados puedan acceder a la condición de socios. En las cooperativas que rebasen el límite de trabajo asalariado establecido, el trabajador con contrato de trabajo por tiempo indefinido y con más de dos años de antigüedad, deberá ser admitido como socio trabajador si lo solicita en los seis meses siguientes desde que pudo ejercitar tal derecho, sin necesidad de superar el período de prueba cooperativa y reúne los demás requisitos estatutarios. En las sociedades cooperativas, sólo los trabajadores asalariados en los que no concurra la cualidad de socio cooperativista están legitimados para ser electores y/o elegibles en los procesos electorales para la designación de los órganos de representación de los trabajadores en la empresa. Periodo de prueba Si los estatutos lo establecen la admisión de un nuevo socio se produce en situación de prueba, pudiendo éste ser reducido o suprimido de mutuo acuerdo. La duración mínima en este supuesto se aleja de lo establecido con carácter general en el Art. 14 ET, imponiéndose una duración máxima de 6 meses aumentables hasta 18 para trabajos cuyo desempeño exigen determinadas condiciones especiales. Los socios trabajadores, durante el período en que se encuentren en situación de prueba, tendrán los derechos y obligaciones derivados de su condición de socios. Durante el período de prueba, la relación puede ser resuelta unilateralmente por el consejo rector o por el

33

Revista Justicia Social nº 89  
Revista Justicia Social nº 89  
Advertisement