Page 32

Artículo

José Manuel Barranco Gámez

L.A.J. del Juzgado Penal número 10 de Málaga. Master en P.R.L. Técnico Superior en P.R.L. (Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial, Ergonomía y Psicosociología Aplicada

Las cooperativas de trabajo asociado La cooperativa de trabajo asociado, tiene por objeto proporcionar a sus socios puestos de trabajo, mediante su esfuerzo personal y directo, a tiempo parcial o completo, a través de la organización en común de la producción de bienes o servicios para terceros. El 118 de la Ley estatal de 1.987, señalaba que "son cooperativas de trabajo asociado las que asocian a personas naturales, con capacidad legal y física para desarrollar la actividad cooperativizada de prestación de su trabajo y tienen por objeto proporcionar a los socios puestos de trabajo para producir en común bienes y servicios para terceros", en similares términos se expresa el art. 80 de la Ley estatal de Cooperativas, Ley 27/1999 de 16 de julio). Evidencia la simple lectura de estos preceptos que la prestación de servicios a terceros es la razón de ser de estas entidades y que tal actividad está reconocida y amparada por la Ley que incluso la promociona. Entre los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado y los trabajadores por cuenta ajena existen factores diferenciales que justifican distinto tratamiento legal en orden a la protección de sus ingresos y el derecho a la tutela efectiva de los jueces y tribunales. Socios de la cooperativa de trabajo asociado Este tipo de cooperativa podrá contar, además de con los socios trabajadores, con socios colaboradores. Podrán ser socios trabajadores: 1. Los trabajadores que legalmente tengan capacidad para contratar la prestación de su trabajo. 2. Los extranjeros respetando lo previsto en la legislación específica sobre la prestación de su trabajo en España. 3. Aquellos que no hayan perdido su condición de socio trabajador (la pérdida de esta condición provocará

32

el cese definitivo de la prestación de trabajo en la cooperativa). Los socios trabajadores son personas físicas que desembolsan una cantidad mínima obligatoria fijada en los estatutos y que, adicionalmente, realizan una prestación laboral para la cooperativa, desarrollando de este modo la actividad cooperativizada. La relación del socio de la Cooperativa de trabajo asociado, no puede encuadrarse en el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores, ni como relación especial de trabajo, y de ahí que no pueda asumirse la tesis de su plena laboralidad, si bien sin desconocer su carácter societario, incorpora esta asociación para trabajar, un esquema organizado dotado de cierta jerarquización y de ahí que no se inspire sólo en la legislación civil la organización, sino también en la laboral, y en relación con los conflictos producidos que en el área de la relación de trabajo se haya de acudir supletoriamente al Estatuto de los Trabajadores. Tal singularidad, la de ser socio y no trabajador, o mejor, socio-trabajador, es la que acarrea, que desde antiguo el TS, haya entendido que en relación con los actos previos al proceso laboral no rigiera la LPL sino las previsiones contenidas en la Ley de Cooperativas que prevén un procedimiento específico cooperativo previo al proceso excluyente del de la LPL. Remuneración de los socios trabajadores Los socios trabajadores tienen derecho a percibir periódicamente, en plazo no superior a un mes, percepciones a cuenta de los excedentes de la cooperativa denominados anticipos societarios, según su participación en la actividad cooperativizada. Estos anticipos no tendrán, en ningún caso, la consideración de salario.

Graduados Sociales n.º 89 • 2017

Revista Justicia Social nº 89  
Revista Justicia Social nº 89  
Advertisement