Issuu on Google+

El misterio ¿Qué más da? Lo pasado, pasado está. Siempre he pensado que era un inconformista y un rebelde. Eso fue lo que me dijo mi padre antes de morir hace 2 años. Ahora estamos en el año 3.589 y tengo 25 años. Desde entonces intento averiguar qué significa la frase que dijo, un día mientras camina por la calle, un señor, con sombrero, gafas y traje me dijo- sabes donde vive Peter - -si, soy yo- sacó una pistola y me apuntó, me intentó disparar pero llevaba el seguro puesto, le di una patada en las manos y soltó la pistola, se cayó al suelo, cogí la pistola, le quité el seguro y me detuvo la poli. Yo intenté explicar lo que pasó pero no me creían y me condenaron a 20 años de cárcel. Cayó una bomba, pero no me mató, destrozó todo pero no mató a mucha gente. Me escapé. Me fui a la biblioteca, encontré un libro con el título de mi apellido, ponía que mi familia tenía un mapa de un tesoro en el sótano se su casa - ¡claro, por eso me quieren matar!- me fui a mi casa a buscar el tesoro. No lo encontré, rebusqué por toda la casa, tampoco lo encontré. Mientras jugaba a la Xbox, me estaban espiando por todas partes. Me fui a comprar, noté que me seguían cuando entré en el centro comercial, ¡era un holograma!, me cogieron al igual que otras personas que entraron al centro comercial falso. Saqué mi pistola del bolsillo de la chaqueta, apunté al jefe y dije – si movéis un solo dedo, le mato- atravesé la pared, ya que era un holograma, me fui corriendo, me perseguían, crucé la carretera, a un perseguidor le atropelló un coche mientras derrapaba para frenar. Yo giré la cabeza para ver cuanta distancia les sacaba, me choqué con una persona, me hizo perder tiempo pero aun así no me atraparon, llegué a un callejón sin salida. Por suerte, había una basura y me escondí dentro se ella. Mis perseguidores eran un poco tontos, ya que no se enteraron de que estaba en aquella basura. Cuando se fueron, salí de la basura, me acerqué al final de ese callejón y la banda de “los cobra”, que son mis perseguidores, me estaban esperando en la esquina de ese callejón. Me metieron en su guarida secreta. Pero todavía tenía esa pistola, solo una persona de esa bando fue a encerrarme, le pegué con la pistola en la cabeza, le dejé inconsciente, fui aproximándome a la puerta mientras me escondía. Cuando iba a salir, el chirrido de la puerta llamó la atención a uno de la banda, le intenté dar con la pistola, pero no funcionó, el de la banda paró la pistola con un tubo de hierro porque ya se lo esperaba, le intenté disparar pero no tenía balas. Me fui corriendo, pero me tiró el palo, me caí al suelo, me puse de pie pero me dio un golpe y volvió a tirar. Fue a llamar a sus compañeros, aproveché y me fui corriendo a mi casa, me fui al sótano, quité un cuadro, excavé un poco, encontré una tabla de madera, la quité, había un pasillo como un conducto del aire, me metí dentro, tardé 10 minutos en llegar a una sala secreta, había un esqueleto, la puerta se serró, intente salir, pero no pude, me quedé encerrado para siempre.


Seud贸nimo: FRANQUENSTEIN Modalidad: Iniciaci贸n


gabi